Cómo se empieza una nueva vida

JesRICART
Mensajes: 420
Registrado: 15 Oct 2008, 23:45
Ubicación: world/ciberespacio
Contactar:

Cómo se empieza una nueva vida

Mensajepor JesRICART » 30 Dic 2018, 18:31

Cómo se empieza una nueva vida. W.Sumionda
Eva no tenía ninguna idea de lo que significaba empezar una nueva vida, había oído hablar a gente decir eso, a amistades de su marido, incluso a personalidades solemnes que enfatizaban mucho eso de empezar de nuevo, unas lo decían por sus matrimonios otros por tener nuevas direcciones de filiales de empresa en tales o cuales países o tener cargos diplomáticos en tales o cuales embajadas. Tal como oía la frase le pasaba de largo sin darle demasiada importancia, hasta que no experimento la necesidad de escapar de su marido y terminar para siempre con el tipo de vida que hasta entonces había estado llevando por treinta años no empezó a entender el significado de empezar de nuevo. Por lo que había oído hablar de este tema mucha gente se planteaba cambiar de vida al poco tiempo de empezar su vida adulta, a los 25, a los 30, a los 35,…pero ¿se podía plantear alguien hacerlo con los cincuenta a punto de cumplir como ella? 50 años parecían muchos pero a ella se le habían ido volando viviendo el programa de vida que su marido y la familia de ella le habían diseñado a su medida. La verdad es que no tenía la menor queja de nada, toda su existencia estaba alcanforada, lo único que tenía que hacer era comportarse de una manera modosita y no pensar ni decir lo que pe3nsara, de hecho Eva no empezó a pensar sobre el significado de la vida cuando ya había cruzado el meridiano de la media vida. Volver a empezar a vivir ésta era la cuestión, ¿dónde? ¿cómo? ¿con quién? De las tres preguntas la que tenía más clara era la última: con nadie, de una forma firme y rotunda, había conocido a demasiada gente por todas partes del planeta para ver que por doquier se repetía el mismo tipo de superficialidad comunicativa y había estados demasiadas décadas con la misma compañía para saber que acostarse cada dia con un mismo tipo de individuo no garantizaba ni un mayor amor, tampoco una mayor delicadeza en el placer y mucho menos una mayor comunicación y entendimiento. Quería escapar de todo eso, quería vivir y lo haría sola, eso no le daba el menor miedo. Tenía la enorme determinación de hacerlo: se había repetido por mucho tiempo, encontrar un lugar donde fugarse y quedarse para siempre, tirar la llave y no volver la vista atrás, un lugar donde no fuera encontrada por nadie de su pasado y especialmente por su marido, un tipo de armas tomar y dispuesto a hacer daño a quien fuera con tal de trepar en el mundo de los negocios o de arruinarle la vida a quienes rompían con él. Recordaba varios casos de socios a los que persiguió y con los que se querelló hasta arruinarles la vida. a uno incluso lo hospitalizaron de gravedad por enviarle unos matones.
Una nueva vida se empezaba con una ruptura franca y convencida con el pasado. No mas contactos, no mas repeticiones de la vida anterior. Dejar de frecuentar los mismos legales, dejar de pensar en ellos y en sus gentes. Eva había tenido cordialidad con toda la gente con que se había relacionado, especialmente con la gente del servicio, tambien con las esposas de los maridos de los socios o colegas del suyo, pero nunca había tenido verdaderas amistades. Había perdido las de adolescente al ser cortejada y apalabra su boda. A su marido no le gustaba que tuviera relaciones propias y ella que tampoco era muy dada a tenerlas se hizo a ese rol ensombrecido que él le asignó. De brillar solo podía brillar para él: corsetería y vestidos de los más caros y poses de las mas decorativos. Él le había instruido como debía comportarse en los cócteles, cenas a las que iban de invitados y como anfitriones y en los hoteles. Como anfitriona se preparaba media docena de frase, ninguna más, generalmente muy parecidas. Con esto bastaba para pasar una velada. Ella lo llamaba sus actos sonoros y no tenían otra función que centrar la atención ajena en su boca, en sus ojos y en sus senos, por este orden, para que esas miradas fueran autorizadas sin pasar por ojeadas de espías.
Sin hacer nada malo contra nadie, ella había experimentado algunos ojos de envidia o de rabia en algunas de las esposas de los otros maridos, no porque ella jugara a ningun juego de seducción o hubiera tenido nunca el menor contacto con ninguno de ellos, sino solamente porque era más guapa. Una mujer no sabe todo lo guapa que es hasta que otra que no deja de serlo la envidia por eso, por ese más. Las mujeres necesitaban compararse en todo. Eso añadió puntos al hartazgo que arrastró de su medio.
Eva estuvo tramando lo de su separación de su marido y la renuncia a su estatus desde que cumplió los 40. Esa es una edad en que el numero tiene peso y la gente repasa su planning y hace balances ilusionando en hacer a partir de la cuarentena lo que no hiciera en la trentena. Pero la idea de separarse la acompañó desde el primer año de matrimonio en la que quedó muy claro que su única función era complacerle y que no tenia mas vida privada que la suya en la intimidad con él. Así se lo había dicho él y confirmado los curas, los abogados, los suegros y los propios padres. ¡Y eso pasaba en Occidente! En secreto compadecía a las mujeres musulmanas sometidas a una ley criminal contra la libertad.
Fue ese sometimiento sutil lo que la hizo rebelar constantemente al mismo tiempo que iba desarrollando su frialdad contra el mundo. Lo que desencadenó su huida fue un ¡basta ya! Se avergonzaba de sí misma haber aguantado tantos años sujeta a un rol que no deseaba. Como que no tenia confidentes no tuvo a quien consultarle sus planes salvo a sus padres cuya sola perspectiva la tomaron como un fracaso personal de ella y solo de ella amenazándola con desheredarla y romper definitivamente si se atrevía a hacer tal cosa. Para Eva ese tipo de amenazas le confirmaban que el concepto de familia era defendido por encima de la legitimidad de los hechos que encerrara. Aborrecía el mundo hasta tal punto que su mayor vergüenza era haber nacido.
Su falta de interés por todo le podían conducir a dos formas de escapada: o matándose o matando todo lazo y recuerdo con su pasado. Estuvo a un paso de decidir lo primero, pero se abstuvo con un solo argumento: la hipótesis de que la vida podía ser vivida de otra manera distinta y más feliz a la que ella había seguido. Su caso sería el de una mujer rica que lo tenía todo y se lo hacían todo saltando a ser una mujer de la vida que querría probarlo todo que le fuera dado a probar y que fuera para satisfacerla.
Una se separa del pasado no porque tenga la promesa de un futuro distinto que vaya a vivir sino para darse la oportunidad de conocer lo que sus servidumbres anteriores le impidieron conocer.
El primer paso para su marcha era decidirlo y el segundo era no dejar .la menor pista ni permitirse el menor lapsus para que la encontraran. Fue así que todo el proceso de compra de esa propiedad en medio de la nada lo hizo a través de terceros y de prestanombres y en cuanto a su divorcio lo tramitó unilateralmente falsificando la firma de él. Según la legislación una mujer casada que deseaba divorciarse tenía que pedirlo, si la otra parte no estaba de acuerdo quedaba condenada el resto de su vida a soportar ese infierno. Eva le planteó el divorcio a su marido varias veces lo que le costó broncas durísimas y rotundas negativas acompañadas de terribles amenazas . Envidiaba a los hippies y a los que practicaban el amor por libre que no pasaban por semejante tortura. La falta de decisión y coraje la mantuvieron durante década y media más bajo el cetro del patrón de la casa. En el documento oficial de fractura ella renunciaba explícitamente a la mitad de los bienes de él. Su inversión económica en el matrimonio había sido una dote escasa y el coste de la ceremonia nupcial pagada por los padres de ella. Todo lo demás lo puso o su marido o la familia de este. De todas las coas que él le había comprado: joyas, vestuario y coches los dejó en su casa. Antes de tomar el vuelo hacia su futuro llevaba lo puesto., una maleta mediana y un bolso de mano. Suficiente para empezar una nueva vida. Las nuevas vidas se empiezan no con muchas cosas sino con unas cuantas ideas, pero eso sí muy claras.
Ya en el vuelo de escapada empezó a sentir transformaciones en su cuerpo: respiraba mejor y percibía mejor las cosas. Empezó a mirar a la gente a la cara, a los ojos, a afinar su escucha, a sonreír mas. Se `prometió no hablar de su pasado con nadie y fue fiel a eso cuando le preguntó su compañero de asiento en la TWA a que se dedicaba o donde vivía.
-No me dedico a nada, hasta ahora no he vivido –le respondió enigmáticamente-
Una mujer como ella con su anatomía espectacular no pasaba desapercibida y supuso que no le costaría encontrar compañía como así fue. El compañero de asiento reenfocó su arte de la seducción no tratando de indagar nada de ella. Ambos rozarían sus piernas y se acariciarían en ese mismo lugar. Ni él ni ella propusieron ir a la toilette para hacer el amor. Eva prefería aguardar eso para hacerlo en un dormitorio de verdad. A la llegada al aeropuerto el hombre fue recogido por quien fuera y desapareció.
Habían pasado unas 7 horas desde que salió de su casa, pero Eva estaba convencida que eso tenía el valor de 7 años. Era la primera vez que se ausentaba sin el permiso de su marido, ahora ya exmarido.
Sobre la cama le había dejado una carta escrita. Esa carta no estaba dirigida a ningun nombre ni tenía ninguna clase de encabezamiento, pero era obvio que iba dirigida a él.
-No sé hablar y no sé escribir. No cuentes pues con que sepa expresarme ahora. Lo que tengo que decir se dice en muy pocas palabras: Te dejo, no quiero volver a saber nada nunca más de ti. Esta es una frase muy meditada, destilada en la oscuridad de una cava durante michos años. No me busques porque no me encontrarás. Y si lo hicieras y me encontrarás antes de volver a tu lado me mataría allí ,mismo donde fuera que dieras con mi paradero. Me espera una vida que no puedo compartir contigo y que es incompatible con la que tu llevas. He sido tu esposa objeto de decoración y tú has sido el tipo que siempre ha dado las órdenes. No puedo más. Esta no es la decisión de un arrebato, es la puesta en escena de lo que he deseado hacer siempre. Quiero vivir los años que me queden de vida a mi manera, no a la tuya. Eso es todo. Puedes disponer de todo lo que había sido mío. Podrás revender las joyas o regalárselas a otra u otras mujeres con las que trates. No me llevo conmigo nada que me recuerde lo que he vivido a tu lado ni tampoco que te recuerde. No me llevo ninguna foto tuya. Dejo a tu criterio informar de eso a mis padres o a tu círculo. Puedes optar `por decirlo o por silenciarlo. De mi lado no hablaré de mi pasado con nadie y por tanto no lo haré de ti. Mi pasado termina ahora. Soy otra mujer.

Cuando su ex leyó esas líneas entro en cólera y golpeó todo l oque había en la habitación. Puede ser que por primera vez aquel hombre sollozara más que llorara en una mezcla de rabia e impotencia pero también por sentirse muy herida. Nadie actuaba de ese modo. Lo más sorprendente es que jamás se había esperado una cosa así.
A Eva no le costó demasiado dejar de hablar de su pasado ya que todos los años fueron muy parecidos. Olvidando uno se olvidaban todos. Tenía temas de los que hablar, pero esos temas iban a ser los que iría conociendo de primera mano o protagonizando. Al sentirse con nuevos oídos y nuevos ojos puestos, empezó a descubrir sonidos, formas y colores de los que antes no se había sentido seducida. Por primera vez en su vida la gente empezó a parecerle maravillosa. En el aeropuerto se quedo quieta en medio mirando el ajetreo de los demás, sintiendo como mil fragmentos de conversaciones le atravesaban su campo acústico. Todos formaban parte de sus discursos, ella era posiblemente el único ser en ese gran espacio que tenía por delante un nuevo discurso por componer y una nueva vida por hacer. Se había preparado psicológicamente para todo lo que esperara. Saltar de una zona residencial de ricos en una gran urbe a un desierto prácticamente no es algo que lo haga la gente todos los días.
Lo mismo que esperaba ella de su ex, hizo en relación a él: no mencionarlo nunca más ni tratar de saber nada de él. El inconsciente le jugaría unas cuantas malas pasadas por años trayéndolo como protagonista de sus oníricas siempre en roles desagradables hasta que eso que era el ultimo rastro de su pasado la dejaría en paz para siempre.
En un solo dia Eva dio tanto un salto geográfico como en el tiempo. Su pértiga .le dio para alejarse miles de millas de donde había estado y de sus décadas anteriores.

Volver a “Literatura”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados