la discusión sobre la libertad

JesRICART
Mensajes: 420
Registrado: 15 Oct 2008, 23:45
Ubicación: world/ciberespacio
Contactar:

la discusión sobre la libertad

Mensajepor JesRICART » 28 Sep 2018, 13:50

La discusion sobre libertad JesRICART
La discusion de la libertad (asi como la que se hace sobre justicia y sobre equidad social) es una discusión que puede acabar en derroteros (y no es escasa la cultura derrotista y sus adeptos) al chocar contra dos clases de límites: uno, y anterior a todos los demás, el de las propia constitución fisiológica (dependencia de alimento, condicionamiento del clima, bipedestación, longevidad biográfica dada, entorpecimiento intelectual. El segundo límite es el del tipo de materialidad social en la que se vive, siendo altamente determinantes el origen social y la clase de pertenencia, la ubicación geográfica y el régimen político del país en el que uno va pasando sus años.
El habla de la libertad en abstracto es un habla espurrea en la que todos los contertulios se pueden poner de acuerdo en un esfuerzo imaginativo. Lo que desdice la libertad es al tratarla en concreto. ¿quién es totalmente libre y cómo lo consigue? Y si no totalmente, ¿quién es más libre y quien menos? Pues bien, la libertad se la relaciona con la economía. Tanto ,que compartimos una tesis circulante que gana predominio y es que no se puede hablar de democracia integral sin que haya democracia económica que es tanto como decir que todo el mundo tenga el mismo accésit a todos los recursos (artificiales y naturales). A pesar del valor de esta tesis hay algo en ella que no se ajusta un espíritu libertario de fondo que pone el énfasis de la libertad humana en prescindir de todos los condicionantes (incluidos el dinero y el poder adquisitivo).
El problema de la tesis que sostiene esta libertad implica el acceso bien posicionado a la economía tiene por trasfondo este esquema: colocar el ser en función del tener. Veamos situaciones: ¿es más libre quien tiene cash sobrante como para comprarse yates millonarios o tener una mansiones repartidas por la Costa del Sol, el Caribe y las Bermudas, que quien no tiene un triste pisito en el que poner a descansar sus huesos? ¿Es más libre el rico heredero que nunca ha tenido que trabajar por un mísero salario que aquel que se ha pasado la vida trabajando para poder comer? ¿Es más libre el hombre de mundo que ha visitado todos los casinos del planeta y se ha alojado en los mejores hoteles que el monje autoexcluido y encerrado en una estructura de piedra? En definitiva la pregunta es: ¿es más libre quien tiene que quien no tiene? Y esa pregunta lleva a otra aun más compleja: ¿que significa exactamente ese tener? Si la libertad está tan determinada por el tener hay que juzgar que la inmensa mayoría de individuos del planeta que no tienen o no tienen suficiente no son libres.
Por el contrario, si la libertad incluye la prescindencia (liberación de apegos a las cosas y a las gentes y a las situaciones y a los estatus y a los lugares)entonces se abre toda una vía de optimismo por la cual el que menos tiene puede que esté en mas condiciones para gozarla que quien más tiene, siempre temeroso por la custodia de su patrimonio y temeroso de perderlo. El problema de esta segunda tesis -que la hago mía- es que se puede traducir en un comportamiento contemporizador con lo que toca vivir sin luchar por redistribuciones de la riqueza, repartos generales de recursos o socialización de los medios de producción y demás mandangas muy poderosas como consignas pero poco demostradas como posibilidades. La ventaja practica de esta tesis en lo cotidiano y en lo individual es que una persona no poner su libertad personal en función de una revolución política si no que la ejerce cada dia según sus posibilidades rompiendo cada cerco que se la impide y enfrentándose a cada limitante (desde el vecino que le denuncia por estar de ocioso o de pernoctante en un espacio público al fascista que no admite comportamientos marginales de ninguna clase pasando por las autoridades que sospechan de todo comportamiento no reglado). Ese enfrentamiento a los limitantes contra la libertad empiezan con los propios condicionamientos internos, por los cuales la mayoría de personas no se atreve a ser ellas mismas por temor a lo que dirán y pensarán los demás de sus nuevos hábitos. La libertad -supremo valor- lo que necesita antes que regímenes tolerantes y abiertos en lo político o sociedades ricas en lo que se refiere a empleos y salarios justos, lo que necesita -repito- son libertarios de conciencia, convencidos de serlo a sabiendas que eso les costará no pocas incomprensiones. La libertad es aquello que se libera de la economía irracional y de las pugnas por tener más, bastando el libre acceso a los recursos y cooperando con códigos que los permitan sin restricción alguna para todas las personas con derechos establecidos para ello. Es así que la lucha por la libertad es siempre doble: la lucha del sujeto contra sí mismo para dejarse de pamplinas y dedicarse a vivir libremente sea cual sea su nivel de ingresos, y la lucha contra el otro cuyo dictum le impida su integridad personal, sea quien sea ese otro, desde el agente de la autoridad (in)competente a la pareja doméstica.
El funcionario mas subalterno, el que menos pincha y pinta en el cotarro general de un aparato de poder, con un simple comentario, que por lo demás no tiene porque ser siquiera mal intencionado de su parte, resume y concentra lo peor del régimen social en el que van pasando nuestros años: el de la brutalidad contra la libertad. El de ese encargado de prisiones que no acepta abrir una ventana porque un pájaro que se ha dejado atrapar dentro del edificio pueda regresar a su libertad no dándole importancia a que muera de hambre o sed, quintaesencia personalidad de todo represor. Entiende tan poco de libertad y debe experimentarla con tanta escasez en su propia vida que prohibírsela a los demás es su modo personal de venganza.

Avatar de Usuario
Fernando
Mensajes: 13708
Registrado: 11 May 2011, 20:16

Re: la discusión sobre la libertad

Mensajepor Fernando » 28 Sep 2018, 19:52

JesRICART escribió:La discusion sobre libertad JesRICART
La discusion de la libertad (asi como la que se hace sobre justicia y sobre equidad social) es una discusión que puede acabar en derroteros (y no es escasa la cultura derrotista y sus adeptos) al chocar contra dos clases de límites: uno, y anterior a todos los demás, el de las propia constitución fisiológica (dependencia de alimento, condicionamiento del clima, bipedestación, longevidad biográfica dada, entorpecimiento intelectual. El segundo límite es el del tipo de materialidad social en la que se vive, siendo altamente determinantes el origen social y la clase de pertenencia, la ubicación geográfica y el régimen político del país en el que uno va pasando sus años.
El habla de la libertad en abstracto es un habla espurrea en la que todos los contertulios se pueden poner de acuerdo en un esfuerzo imaginativo. Lo que desdice la libertad es al tratarla en concreto. ¿quién es totalmente libre y cómo lo consigue? Y si no totalmente, ¿quién es más libre y quien menos? Pues bien, la libertad se la relaciona con la economía. Tanto ,que compartimos una tesis circulante que gana predominio y es que no se puede hablar de democracia integral sin que haya democracia económica que es tanto como decir que todo el mundo tenga el mismo accésit a todos los recursos (artificiales y naturales). A pesar del valor de esta tesis hay algo en ella que no se ajusta un espíritu libertario de fondo que pone el énfasis de la libertad humana en prescindir de todos los condicionantes (incluidos el dinero y el poder adquisitivo).
El problema de la tesis que sostiene esta libertad implica el acceso bien posicionado a la economía tiene por trasfondo este esquema: colocar el ser en función del tener. Veamos situaciones: ¿es más libre quien tiene cash sobrante como para comprarse yates millonarios o tener una mansiones repartidas por la Costa del Sol, el Caribe y las Bermudas, que quien no tiene un triste pisito en el que poner a descansar sus huesos? ¿Es más libre el rico heredero que nunca ha tenido que trabajar por un mísero salario que aquel que se ha pasado la vida trabajando para poder comer? ¿Es más libre el hombre de mundo que ha visitado todos los casinos del planeta y se ha alojado en los mejores hoteles que el monje autoexcluido y encerrado en una estructura de piedra? En definitiva la pregunta es: ¿es más libre quien tiene que quien no tiene? Y esa pregunta lleva a otra aun más compleja: ¿que significa exactamente ese tener? Si la libertad está tan determinada por el tener hay que juzgar que la inmensa mayoría de individuos del planeta que no tienen o no tienen suficiente no son libres.
Por el contrario, si la libertad incluye la prescindencia (liberación de apegos a las cosas y a las gentes y a las situaciones y a los estatus y a los lugares)entonces se abre toda una vía de optimismo por la cual el que menos tiene puede que esté en mas condiciones para gozarla que quien más tiene, siempre temeroso por la custodia de su patrimonio y temeroso de perderlo. El problema de esta segunda tesis -que la hago mía- es que se puede traducir en un comportamiento contemporizador con lo que toca vivir sin luchar por redistribuciones de la riqueza, repartos generales de recursos o socialización de los medios de producción y demás mandangas muy poderosas como consignas pero poco demostradas como posibilidades. La ventaja practica de esta tesis en lo cotidiano y en lo individual es que una persona no poner su libertad personal en función de una revolución política si no que la ejerce cada dia según sus posibilidades rompiendo cada cerco que se la impide y enfrentándose a cada limitante (desde el vecino que le denuncia por estar de ocioso o de pernoctante en un espacio público al fascista que no admite comportamientos marginales de ninguna clase pasando por las autoridades que sospechan de todo comportamiento no reglado). Ese enfrentamiento a los limitantes contra la libertad empiezan con los propios condicionamientos internos, por los cuales la mayoría de personas no se atreve a ser ellas mismas por temor a lo que dirán y pensarán los demás de sus nuevos hábitos. La libertad -supremo valor- lo que necesita antes que regímenes tolerantes y abiertos en lo político o sociedades ricas en lo que se refiere a empleos y salarios justos, lo que necesita -repito- son libertarios de conciencia, convencidos de serlo a sabiendas que eso les costará no pocas incomprensiones. La libertad es aquello que se libera de la economía irracional y de las pugnas por tener más, bastando el libre acceso a los recursos y cooperando con códigos que los permitan sin restricción alguna para todas las personas con derechos establecidos para ello. Es así que la lucha por la libertad es siempre doble: la lucha del sujeto contra sí mismo para dejarse de pamplinas y dedicarse a vivir libremente sea cual sea su nivel de ingresos, y la lucha contra el otro cuyo dictum le impida su integridad personal, sea quien sea ese otro, desde el agente de la autoridad (in)competente a la pareja doméstica.
El funcionario mas subalterno, el que menos pincha y pinta en el cotarro general de un aparato de poder, con un simple comentario, que por lo demás no tiene porque ser siquiera mal intencionado de su parte, resume y concentra lo peor del régimen social en el que van pasando nuestros años: el de la brutalidad contra la libertad. El de ese encargado de prisiones que no acepta abrir una ventana porque un pájaro que se ha dejado atrapar dentro del edificio pueda regresar a su libertad no dándole importancia a que muera de hambre o sed, quintaesencia personalidad de todo represor. Entiende tan poco de libertad y debe experimentarla con tanta escasez en su propia vida que prohibírsela a los demás es su modo personal de venganza.




JesRICART: Te conozco lo suficiente como para saber que no sueles dar puntada sin hilo...arrimando el ascua a tu sardina...nacionalista catalana, con frecuencia. El último párrafo resumen de tu exposición, que he destacado en color rojo, parece una crítica subliminal al responsable de que sigan en prisión los políticos presos catalanes (que no presos políticos catalanes como dicen algunos).

¿Quieres que debatamos esa cuestión abiertamente, sin mensajes subliminales ni demagogia barata, si es que he acertado en mi sospecha?

Seré claro: yo estoy a favor de que los políticos presos catalanes sigan en prisión. Y lamento que se escaparan algunos pájaros.


"La prensa de izquierda le fabrica a la izquierda los grandes hombres que la naturaleza y la historia no le fabrican" (Nicolás Gómez Dávila).

JesRICART
Mensajes: 420
Registrado: 15 Oct 2008, 23:45
Ubicación: world/ciberespacio
Contactar:

Re: la discusión sobre la libertad

Mensajepor JesRICART » 02 Nov 2018, 13:48

Desde que el mundo es mundo y hay historiografía y relatos que lo cuentan se conoce de la existencia de partidarios de unas cosas y también sus oponentes. Nunca ha existido, o al menos no se puede citar, en la que todo el mundo humano haya estado de acuerdo con lo mismo. Tomando eso como premisa la disposición a la diversidad y a los contrarios que contiene es lo consecuente, lo inevitable. Pretender una unidad de criterio y conceptológica para todo es bastante mas complicado que llenar el mundo con miles de millones de robots seriados que nos hagan las faenas domesticas y se ocupen de la industria productiva y de las labranzas en el campo.
Desde la filosofía no trato de convencer a nadie de mis ideas. Ese asunto queda para la politica de la cual mantengo la distancia profiláctica suficiente para no entrar en sus luchas personalísticas,m las cuales francamente me sobran, como tampoco entro en los quienes están a favor de algo y quienes están en contra de ello, mas allá de su ratio estadística. Que alguien me diga seer creyente de dios o que considera que la tierra es mas bien plana y no esferoide o que hay un cielo eterno que le espere o que vive en una democracia uy estado de derecho, francamente es lo que menos me interesa. Me interesa el debate no la afiliación de nadie o esa afiliación a excepción de ser un punto en los datos estadísticos no sirve de mucho más para una controversia.
Desde la filosofía se hacen contribuciones, dependiendo de la cultura y de la inteligencia analítica de cada cual, a un saber de conjunto, del que cada cual saca o sacará, si quiere, sus ventajas particulares en cuanto a aprender de la vida y elevar su capacidad de razonamiento. Estar de acuerdo o no en determinados parámetros no es el reto discursivo, le basta con el valor del discurso en sí.
Llevar el debate teórico y especialmente conceptual a los partidarios de unas leyes o a su oposición no es precisamente lo que mas ayuda a la disertación. No tiene el menor valor filosófico para temas tan densos como los de la libertad y la justicia tomar posición a favor o en contra de una represión, aunque siempre sorprende que alguien, sea quien sea y haya salido de la cantera que fuere, se muestre partidario a favor del encarcelamiento de personas por sus ideas políticas.
Por extraño que nos pueda parecer a quienes no sufrimos el mal de la rabia hay quienes hacen de ella su motor biográfico.


Volver a “Nacionalismos y reivindicaciones históricas”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados