El síndrome de Barbi-Nancy-Daisy

JesRICART
Mensajes: 420
Registrado: 15 Oct 2008, 23:45
Ubicación: world/ciberespacio
Contactar:

El síndrome de Barbi-Nancy-Daisy

Mensajepor JesRICART » 22 Ene 2019, 13:47

El síndrome de Barbi-Nancy-Daisy. (el sindrome de la muñeca humana).
Por increíble que parezca la mujer muñeca existe. Es uno de los productos más elaborados de la sociedad del hiperconsumo. Es su producto estrella. Es el producto de los productos, la mercancía de las mercancías, el súmmum que justifica el orden de las cosas tal como están montadas. Es tan especial porque es la mercancía que justifica y genera la obtención de otras mercancías. Aclaremos que no se trata de la muñeca de látex o silicona, tridimensional y turgente, hecha de materia inerte e insensible, se trata de un ser humano, hija de humanos, con órganos funcionales, un corazón que bombea sangre, una temperatura corporal autógena, unos ojos que miran y un cuerpo sintiente.
Daisy vive para gustar, para aparentar, para poner su estampa, para ser motivo de admiración, para contornearse, para oler bien, para sonreír mejor y para formar parte del decorado. Su proyección como mujer florero es la envidia de todo el jardín botánico. Sin sus zapatos de tacón y sin sus medias no se siente femenina, sin sus poses infantiloides de mimosa permanente no es nadie.
Está por consensuar si Daisy se escapó de un comic o fue la cantera empírica que dio lugar a buena parte de la industria del comic. Su superficialidad es tan notoria que no se entiende como puede sobrevivir. No tiene la menor necesidad de ganarse la vida porque siempre hay algun otro que se la paga: sea su padre, su madre o, a su turno, su marido.
Su síndrome se fue desarrollando a lo largo de muchos años. . Empezó a despuntar como muñeca biológica ya de niña cuando además de los agasajos recibidos fue comprobando que era objeto de deseo. Antes de saber lo que era eso: desear, y mucho antes de experimentar el placer, ya estaba constituyéndose como objeto de mirada y generadora de placer en esa mirada. El síndrome se instalo en bruto en su etapa virginal y pudo desarrollarlo al máximo desde que comprobó el valor de su anatomía para sus admiradores y fans.
Llegado el momento tuvo que elegir el mejor partido, es decir el mejor pagador de sus facturas. Buscar marido se coinvirtió en un objetivo con su táctica plan. Casarse era una inversión para amortizarla. Asegurada la fuente económica ella podria continuar dedicándose a lo que más le gusta: acicalarse, pasar horas ante el espejo, pintarse las uñas, tener sus congresos con otras clientas en la peluquería, ir a sus sesiones de estheticienne, de masaje y jakussi. Todo lo que tiene que tener en cuenta es mantener su línea, no ganar un solo grama, seguir esculpiendo su cuerpo según el canon de belleza dominante y con el que se siente a gusto.
Daisy ha venido a un mundo en el que hay pocas cosas que elogiar, su belleza viene a contrarrestar eso. Tiene el valor de la gata que no necesita hacer demasiada cosa, en realidad no necesita hacer nada para tener una vida asegurada y confortable. Ya ejerce su funcion ubicando su belleza en un lugar u otro de la estancia. Ronronea, se estira y al menor esfuerzo dice”¡uff!” o “¡ay!”
Daisy la gata no necesita hacer ningun esfuerzo para conseguirlo todo. Eso ya lo aprendió de adolescente cuando los chicos la invitaban y se lo pagaban todo por el solo hecho de que ella los aceptara como amigos o, ni siquiera eso, como meros acompañantes. Daisy no necesita amigos, nunca le falta gente alrededor, es el tarro de miel en el que todos los demás quieren libar.
Si su socio logístico, el que paga las facturas, compra la casa y trae el dinero, les aprieta los tornillos para que haga algo más que ir de pija por la vida, se arriesga a quedarse sin ella. ¿es que el tio no ha entendido que esa mujer ya contribuye suficientemente al medio con todo lo que es, es decir con lo que no es, le basta su belleza.? Es como una pintura valiosa que cumple una funcion de status en un hogar sin que esa pintura se tenga que descolgar para ocuparse de los quehaceres domésticos. Nadie objetará que la belleza es un valor en sí mismo y que genera energía por su mera exhibición sin añadir nada mas: ni esfuerzo físico, ni esfuerzo mental, ni actividad de ninguna clase.
El retrato de Daisy es sumamente reproducido por la cinematografía. Los negocios o los enredos estan entre hombres más o menos grises en el vestir y en el hacer, siempre rodeados de mujeres despampanantes que los acompañando poniendo sus sonrisas y sus curvas y poco mas, algun monosílabo como mucho. ¿Para qué más? ¿para qué más si el lenguaje comunicativo viene fracasando y no por mucho hablar se entiende mas la gente?
Daisy es como la gata tirada en el sofá, si la acaricias se recolocará en mejor posición para que tus manos lleguen a los lugares que más le gustan.
Daisy es un animal que ronronea como las gatas y no tiene el menor complejo de dependencia. Si no eres tú quien le pagues sus caprichos será otro. Para eso el mundo masculino está cargado de irreflexivos libidinosos dispuestos a hacer lo que sea con tal de tener un agujero donde meter su testosterona hinchada. La mujer muñeca viene a corroborar aquella sentencia tan machista que decía que el matrimonio era un contrato privado entre cliente y prostituta fija
Por vaga que sea y por muy irresponsablemente que viva jamás te perdonará quela avergüences ante nadie tratándola de inútil. Ella te hace un favor estando contigo en lugar de estar en las pasarelas o bajo los focos, que por su glamour y su sensualidad se la hubieran rifado. Podria estar ganando millones en vez de vivir con las calderillas que tú le aportas.
La personalidad de Daisy es muy delicada, cualquier palabra que le disguste la puede despeinar, eso no te lo perdonará nunca.
Sabe que no necesita hacer nada de ningun tipo para seguir estando en el centro de todo o de ahí donde vaya. No necesita apiadarse de quienes han de esforzarse y mucho para adaptarse y lograr su puesto en el mundo. Ella tiene todo el derecho a ser como es porque la naturaleza la ha privilegiado con su anatomía exuberante y su belleza.
No es que ella se hiciera a sí mismo, porque ya ha quedado claro que no hizo nada por estar dotada como lo está, no hace ni está dispuesta a hacer algo para alguien, fue la sociedad la que la pedestalizó. Fuiste tú que le cantaste mil veces los piropos que quería oir. Fuisteis sus pretendientes quienes os colocasteis a su lado como parejas de cortejo y pleitesia.
Eso no significa que todas las bellezas femeninas tengan el síndrome de Daisy (por cierto tenerlo no significa sufrirlo a no ser que la Daisy en cuestion conciencie lo inútil que es en la sociedad uy en su propia vida ,mas allá de su estética de consumo visual instantáneo como un sobrecito de nescafé). La mayor parte de mujeres bellas priorizan ser valoradas como personas, activistas o profesionales en su elección de medio de vida y no vivir de su belleza. E incluso quienes viven de su cuerpo (prostitución, modelos, pornostars,..) trabajan para sostenerse como independendientes. Daisy no es así, a Daisy se lo pagan todo, siempre tiene un tonto a mano que la invita, le pone un piso o le paga las facturas. Es un objeto cara de decoración lo sabe y no le importará reconocerlo si se la aprieta contra las puertas con un par de preguntas clave.
Daisy es un estereotipo muy cinematografiado, son las chicas que ponen las curvas en las películas tipo James bond, estan ahí tumbadas al sol junto a la piscina tomando un martini, siempre dispuestas a acariciar al amo que les paga. Se desconoce hasta que punta disfrutan en los placeres íntimos, porque realmente Daisy no tiene porque ser un animal erótico, de momento no pasa de porcelana quebradiza.
El hombre que vaya de págalotodo y la tenga en casa como consorte no le quedará otra que reconocer su gran error biográfico. Le saldrá más a cuenta pagarle el pasaje de ida a Honolulú para no volverla a ver nunca más que tratar de cambiarla. Mientras Daisy sea Daisy y su estética la acompañe puede pasarse toda una vida sin currar siempre que tenga a alguien que lo haga por ella. Si consigue vivir de sus posturitas sin ahcer nada, ni siquiera sin ser un animal de compañía sexual, habrá que reconocerle el gran merito de vivir y vivir bien al menor esfuerzo personal.

Avatar de Usuario
SALMA
Mensajes: 456
Registrado: 16 Mar 2015, 09:36

Re: El síndrome de Barbi-Nancy-Daisy

Mensajepor SALMA » 28 Feb 2019, 00:06

Cuantas tonterias hay que leer. En fin tiene que haber de todo como en botica.
Eso de la mujer florero es algo muy masculino aunque no lo parezca, la mujer florero, solo existe porque hay muchos machos que consideran que la mujer solo es un florero. Claro la mujer tambièn le gusta ser un florero pero porque sabe que si no es un florero nadie, es decir ningùn macho, la mirarà.
No creo que sea culpa de la mujer esa idea equivocada de agradar al hombre, de estar guapa para èl. Es algo cultural que està incluido en esa idea social de que ser atractivo, guapo, es lo interesante la apariencia por encima del interior del fondo.
Pero es que acaso hay fondo...?
Realmente a la gente le importa el interior de los demàs...?.
Creo que existe mucha superficialidad quizàs ahora impuesta por intereses consumistas. Si, lo profundo lo importante pasa siempre a un segundo lugar. Pero tambièn es verdad que la gente es superficial, frivola, y no se la puede demonizar por eso.
A mi resulta dificil pensar que si una chica que no es guapa pero es inteligente vaya a enamorar por su intelecto. Y lo mismo pasa en un hombre no siempre la inteligencia, o la personalidad va acompañada de un rostro bonito.
Al final todo se reduce a lo mismo el guapo y la guapa resultan interesantes porque son agradables a la vista.
A si de simple y de superficial somos los seres humanos miramos siempre la apariencia y el fondo se verà despuès si se consigue llevar el tiempo suficiente para ver si hay un fondo que generalmente no lo hay pero que tampoco eso importa mucho.
Última edición por SALMA el 28 Feb 2019, 00:51, editado 1 vez en total.
" Son pocos los que prefieren la lìbertad, la mayoria sòlo quieren un amo justo"

Avatar de Usuario
SALMA
Mensajes: 456
Registrado: 16 Mar 2015, 09:36

Re: El síndrome de Barbi-Nancy-Daisy

Mensajepor SALMA » 28 Feb 2019, 00:35

En cuanto a esa Daisy de la que hablan algunos muñequita probablemente creada por la imaginaciòn calenturienta de tipos que siempre han querido intimar con este tipo de señoritas, pero que estas señoritas, lo han despreciado e ignorado por no cumplir sus expectativas econòmicas y sociales.
Esa Daisy solo intenta agradar y complacer a ese tipo que siempre la critica: aunque cuando tiene dinero todo cambia porque puede tenerla y usarla utilizar; que es lo que en el fondo desea pero nunca puede porque Daisy siempre sabe muy bien que es lo que quiere.
En definitiva la mujer que suelen decir florero pongo el ejemplo de la Preysler resulta ser una señora que enamora y se casa con señores muy inteligentes que sobresalen en sociedad y que suelen ser la envidia de la mayoria de las mujeres.
Algo en esa teoria falla: mujer florero porque intenta no sobresalir por encima del hombre...?
No, mujer florero porque utiliza su imagen y su belleza para sobresalir y buscarse la vida....No no es verdad.
En esa descripciòn de la mujer se nota resentimiento se intuye una falta de reconocimiento de valoraciòn de lo femenino.
Se culpa a la mujer del esteriotipo creado por el propio hombre de esa imagen que entre los amigotes y entre cerveza y cerveza se intenta menospreciar. Se habla, se hace, a la mujer objeto del deseo egoista y machistas de tipos frustrados socialmente.
De tipos que se creen y piensan que el èxito como en los anuncios; de poder comprarse un buen coche va unido a una modelo que luce sexy y atractiva.
Si, la mujer bella, deseable, como objeto del èxito es un producto creado totalmente por la mente masculina.
Y solo los frustrados, los mediocres, los que nunca tendràn a una mujer bella en su cama porque nunca tendràn dinero para poder retenerla a su lado. Solo esos son los que suelen hablar de la mujer florero y culparla por ser un producto tipicamente màsculino creado y diseñado para complacer a ese hombre que no ve a la mujer persona que solo quiere un cuerpo en el que desahogar sus frustraciones y su egoismo machista.
En definitiva la mujer florero solo existe en la mente del hombre frustrado y fracasado socialmente. Si puede que exista la mujer florero. Pero siempre habrà a su lado un hombre mediocre y frustrado.
" Son pocos los que prefieren la lìbertad, la mayoria sòlo quieren un amo justo"


Volver a “Sociedad”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados