el aislamiento social

JesRICART
Mensajes: 395
Registrado: 15 Oct 2008, 23:45
Ubicación: world/ciberespacio
Contactar:

el aislamiento social

Mensajepor JesRICART » 02 Nov 2018, 13:52

El aislamiento social es el castigo de facto peor que puede recibir el que actúa como peligro público. No dirigirle la palabra ni el saludo al malfactor ademas de no confiar absolutamente nada en su ser es o debería ser un factor de presión suficiente como para que se tomara en serio lo de superar sus errores, especialmente en formato criminal, y desde esta base esforzarse por volver a formar parte de pleno derecho la sociedad. A los represores ni agua, hemos leído y oído numerosas veces. No confundirlos con las buenas personas es lo primero que ha de hacer su victima potencial. Están hechos de otra pasta, difícil de entender, pero elocuente por lo que hace a su pronto empleo de la fuerza para someter a los débiles.
De su parte a la victima, el repelús que da la violencia de un represor le será difícil de superar mientras viva. El agente represor que cumple órdenes de ataque sin tener el derecho institucional de objetarlas es un perfil con una alta tasa de psicopatía. Es por ese lado que no experimenta el menor sentimiento de culpabilidad o de vergüenza aunque deje cráneos rotos a su paso, heridos graves y cadáveres, además de destrucción de bienes y caos general. Los análisis de la psicopatología del agente del represor han sido hechos y divulgados. Nada nuevo que no se supiera en el movimiento de lucha por los derechos civiles en los USA de los 60, solo que el perfil del violento autorizado de entornes era mucho menos lesivo que el actual. ¿quiere decir eso que la psicopatía ha ido aumentando? Sí, y lo ha hecho adoptando una normalidad.
Como que el psicopata deja a su paso heridas graves y malestar, y no va a evolucionar por su cuenta, la sociedad a traes de sus instrumentos de control lo tiene que recluir en alguna parte. Los regímenes políticos del sistema capitalista se encuentran con la paradoja que han de reprimir a los represores que los defienden cuando se pasan de la ralla. Como esa linea no es tan inequívoca, los homicidas o los mas salidos, enfermos, pueden ser procesados pro el sistema y aislados de la sociedad. Eso pasa raramente, y que pase como excepción confirma que el sistema no está dispuesto a renunciar a unos de sus valores mas preciados: el de la rabia organizada. La psicopatía pues es un factor de alianza de los sistemas sociales corruptos. Mientras el psicópata no se rebote y no muerda la mano del amo que le contrata todo queda bajo control.
Lo que mas importa es lo que hace la sociedad en su grueso después de asistir a penosos actos de represión con numerosas victimas o de ser informado de ellos. No saludar al tipo que sabes que tiene por oficio golpear a la gente es lo menos que se puede hacer, dirigirle una mirada indentificatoria para que entienda que se le reconoce, es una opción. No dirigirle palabra alguna ni contestársela si es el caso, también. Pero eso no siempre es posible. Por ley, el ciudadano es considerado un súbdito que no se puede negar a dar sus datos o a responder a las preguntas de un represor. Cualquier desavenencia con ese presunto “representante de la ley” (en todo caso lo es del estado y del poder político, pero no siempre de la ley) puede alegar insubordinación a la autoridad o incluso violencia contra ella. El juez de despacho considerará que esta obligado a creerle en su palabra aunque no la demuestre y a no creer en la de su victima.
Que la sociedad en pleno le haga el vacío a los represores es lo menos que puede hacerse, pero eso no significa que deje de pagarle sus sueldos. Tenemos individuos dedicados al control que les pagamos sus salarios y que en cuanto se lo ordenan nos atacan y nos rompen la cara. ¿Hay una irracionalidad social mayor que ésta?
El problema practico de hacerle el vacío a los represores es que en un mundo en el que predomina la indiferencia mutua tampoco se nota tanto.
En numerosos controles policiales para incordiar he podido comprobar la semejanza de todos ellos, sean unos cuerpos u otros, en unos países u otros. Estás hechos con la misma plastilina y para cumplir la misma función. Eso no quita que en unos países que sí tienen estrados de derecho sean mas legales que en otros que dicen ser estados de derecho sin serlo. También es cierto que siempre hay el punto personal del sujeto que puede atenuar su función de control siendo más amable. La amabilidad es un valor humano escaso en este tipo de actividad.
La sociedad madura será aquella que no consienta en su seno a los antisociales sigan las ordenes que secan. Es una pena comprobar que los estados modernos siguen teniendo sujetos reclutados precisamente por su antisocialidad. (recuérdese el mensaje de La naranja mecánica).

Volver a “Sociedad”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado