¿Qué es un problema?

JesRICART
Mensajes: 395
Registrado: 15 Oct 2008, 23:45
Ubicación: world/ciberespacio
Contactar:

¿Qué es un problema?

Mensajepor JesRICART » 27 Ago 2009, 12:44

¿Qué es un problema? JesRICART
Tener un problema no es nada grave, lo grave es no tener ninguno. El problema es algo intrínseco a la vida. Basta la irrupción de dificultades o adversidades para que bloqueen un proceso para que se retrate la situación de problemática. Basta que alguien opine de manera diferente o no cumpla con las órdenes recibidas para que el ordenante defina la situación de problemática. Un problema es todo aquello que presenta una dificultad o un sabotaje para la realización de un acto necesario, una interrupción por tanto del poder de la voluntad, pero que excita el descubrimiento de una posibilidad alternativa. Ésta es su ventaja potencial. Un problema excita la imaginación y el intelecto para encontrarle soluciones.
La curiosidad que reviste la palabra “problema” es que tiene una connotación negativa a pesar de su alta frecuencia en la existencia cotidiana. Los problemas son tan propios de las formas de vida que lo habitual es prepararse para ellos. Los trabajos y las formas de trabajo son ya maneras estructurales para enfrentar problemas ordinarios o extraordinarios, Se distingue entre problemas connaturales a los procesos (las plagas en el agro o los movimientos sísmicos o el desbordamiento de ríos son problemas cíclicos) y problemas determinados por el error humano. Los excesos de velocidad siguen produciendo una gran mortandad y eso es un problema para todos: para los que mueren los primeros, para los demás que hemos de contar con esa variable y para las instalaciones viarias. El problema es lo consubstancial, resolverlo forma parte de retos y gestiones. Muchos trabajos consisten en resolver problemas: la reparación de un coche permite que siga funcionando, limpiar u clarinete es devolverle sonoridad. Un problema que para uno es la parálisis o el impasse para otro, desde su especialidad, es un mero trámite.
Cuánto más experto se sea en problemas más protocolizadas están sus soluciones. Lo ideal es vivir sin verse agobiados por ellos y cuando las circunstancias os enfrentan a uno tratarlo como una experiencia que toca enfrentar. Las mejores anécdotas están ligadas a problemas que contados en retrospectiva pueden parecer ridículos. Un problema se puede reinterpretar como un obstáculo que obliga a cambiar de planes y por tanto de vivencias. Es cierto que hay problemas que no se pueden resolver en el tiempo en qué se presentan y deben esperar coyunturas posteriores. Otros, de los que se sabe que existe una solución pero que no se tienen las condiciones a mano para instrumentarla.
Las constantes de vida fundamentales: trabajo, cobijo, alimento, placeres…tienen sus moviolas entre bastidores que los dificultan presentando problemas. Si se viven con frescura y se coexiste con ellos como características lógicas de los procesos en los que se está, se hace una profilaxis mental de los mismos, impidiendo que se conviertan en síntomas fosilizados. De todos los problemas hay que distinguir entre aquellos que se contraen gratuitamente y de aquellos otros que son ineludibles. También toca distinguir entre los auto producidos sin necesidad alguna y los causados por factores externos no controlados. Hay psicologías personales especialmente dispuestas a la problematicidad. Hay personas en sí mismas problemáticas de las que hay que huir como del fuego.
Hay problemas con los límites, con la comprensión, con las soluciones en espera, con el acoso, con los recursos… Las formas de vida ordinarias ya son protocolos estandarizados para enfrentar problemas habituales que no se les permite que lleguen a constituirse en graves. Tener una interacción sana con el medio no genera problemas, tenerla ilógica no para de acumularlas. Con eso sabemos que hay problemas que no son consecuencia del azar sino de la no pericia o de la irresponsabilidad. Tampoco supondré que existen problemas del azar, sino dificultades de compresión para determinadas soluciones en un tiempo infra tecnológico e infra científico. Se ha dicho que la ciencia ha podido progresar al cuestionarse la solución a problemas. La filosofía existe al preguntarse el por qué de las cosas y de los fenómenos. El esquema que sustenta la curiosidad del saber se fundamenta en el interrogatorio de los límites que es una de las denominaciones de los problemas. Un problema es una dificultad que obstruye una situación, representa la negación de un potencial que es vetado. Quien se enfrenta al problema es el héroe en lo concreto y el megateórico en lo conceptual.
Se nos ha acostumbrado a una sociedad problemática, permanentemente problematizada, creando categoría de normalidad de fenomenologías totalmente antinaturales y antilógicas: contaminaciones, guerras fratricidas, latrocinio sistemática, victimidad permanente, envidias, odios, engaños, traiciones. Ponerse al margen y en contra de ello es vindicar una existencia armónica con la ausencia de problemas añadidos evitables. La sociedad es una industria de problemas en masa para generar necesidades superfluas tras la que tener a las masas entretejidas y alienadas cubriéndolas sin plantearse siquiera otras formas de vida alternativas.
Hay problemas que son la consecuencia directa de elecciones equivocadas (hay cuadros biográficos en que estos problemas son la parte mayoritaria). Vivir sin problemas es o debería ser el deseo más legítimo de las personas de paz. Trabajar para conseguir alimento, leña, abrigo, tranquilidad…todo eso no constituye verdaderos problemas. Trabajar para pagar hipotecas astronómicas o alcanzar cotas de consumo superiores a las indispensables eso sí que genera situaciones problemáticas.
Si conseguimos distinguir entre las cosas-problema y los individuos-problemáticos, la realidad puede avanzar sobre sí misma entendiéndose y poniendo el punto de mira en las causas objetivas de los límites. Si tu vecino más arriba hecha sus tóxicos en el rio que pasa por tu terreno tienes un problema, si busca una solución en su propia finca para minimizar el impacto ecológico el problema no se extiende. Detrás de la mayoría de problemas hay una conducta humana y ésta sigue dependiendo de la voluntad. Si uno vigila en no generar problemas a su paso el resultado general ira a favor de la convivencia de todos, si es un descuidado se convertirá en un factor para complicarlos.
Estamos hablando de distintos tipos de problemas: los ocasionados por la negligencia humana son o deberían ser los evitables, los que ya hubieran pasado a los anales de la historia; los conceptuales y los pendientes serán tato mas resolubles cuanto aquellos otros cotidianos ya controlables hayan quedado neutralizados.
La mayoría de problemas son cotidianos y banales. Tenemos problemas con los consumos (contratos de servicios que no cumplen con lo estipulado, objetos comprados que no funcionan,..), con los límites (hasta donde llega la autoridad de cada cual en la intervención en la vida ajena) y, por tanto, con la coexistencia pacífica. Los problemas de menor cantidad son los relativos a lo científico (la transportabilidad atómica de los cuerpos o la operatividad telepática). De hecho, la posición investigadora en resolver problemas de alto nivel conceptual no es un problema real para su personalidad sino parte de su dinámica atencional y de sus intereses intelectuales. Hay problemas por resolver en el campo de la salud que siguen requiriendo investigación tanto biológica como de aparatología de intervención. E este campo, como en otras, la noción de problema es distinta según la toma de posición analítica. Lo que para una medicina –la alopática- es un gran problema como la fiebre, para otra –la naturópata- son manifestaciones lógicas del organismo en su proceso de cura.
No hay mayor problema que el del sujeto que no admite su responsabilidad en su causación. Eso inscribe la subjetividad como factor evaluable y cómplice de la objetividad. De los problemas objetivos se rastrean problemas subjetivos que los crean. Incluso los problemas directamente vinculados a las llamadas catástrofes naturales en una parte se pueden atribuir a causalidades por negligencias, por tato a problemas humanos (edificar en zonas de avenidas de aguas o levantar edificios no preparados en zonas sísmicas o poner a volar aviones con avisos de alarma no atendidos).
Cada vez que se afirma que hay un problema se está obligado a interpretarla en su primera información básica en qué lo está produciendo. Detrás de éste, suele haber un quien que no hizo las cosas adecuadamente. Hay lugares de vida y coordenadas culturas más propiciatorias a los problemas que otros. De hecho no tener ninguno en absoluto o no tener apenas seria tener la mejor de las suertes (como si eso dependiera del azar). Juvenal afirmó que el hombre que tiene la suerte a su favor es algo muy raro. Todos/as podemos dar cuenta de dificultades existenciales. Nacer en la mejor cuna no nos encapsula dejándonos fuera de ellas.
U problema añadido a los problemas tenidos es conceptuarlos, clasificarlos por categorías, ordenarlos. El solo test de este balance añade un problema menor extra: darse cuenta de que aquello que es señalado como un problema en realidad no lo es si se recalifica como una tarea pendiente o una indagación por hacer. Es así que la misma entidad de lo problemático es una u otra según la posición interpretativa. La mayor parte de los problemas están en la cabeza, pero lo que para el observador es puro subjetivismo, para el sujeto que los padece es su tragedia. Sin problemas el mundo tal como lo conocemos se desmontaría. Si bien una parte de ellos están creados por la propia industria de las necesidades artificiales, otra parte son reales y forman parte del vivir y del crecer. Saramago presenta una curiosa situación fantástica de un lugar en el que la muerte no existe. Su ausencia, que en principio sería una de las alternativas a uno de los problemas de angustia cruciales del ser humano: el de su finitud, se convierte en un problema mayor, ya que se rompe el equilibrio social, se hunden las empresas, crece el aburrimiento. La gente tiene que cambiar de localidad para poder optar a morir. Algo parecido nos sucedería en una sociedad perfecta en la que no hubiera problemas, deberíamos crearlos. La imperfección es un estimulo para la evolución, la arrogancia de lo impecable es más bien un desestímulo.
La definición de problema depende del marco definicional y de las posiciones teóricas en definirlo. Vivir de acuerdo a las propias convicciones de autenticidad genera problemas, no hacerlo siguiendo las pautas de la hipocresía social genera otros. En conjunto los problemas son unos u otros según se decida gestionar los límites de la existencialidad adoptando el desiderátum de trascenderlos o no.
En la farándula política que nos toca aguantar a la mayoría como si fuéramos payasos de trapo embutacados en la platea se asiste a diario a quienes no paran de señalar problemas pero que al hacerlo añaden problemas extras a los problemas señalados al no presentar propuestas de soluciones. El lenguaje político está tan intoxicado que se ha convertido en la forma lingüística quemas tiempo atencional se lleva y menos soluciona. Otros lenguajes cotidianas no se salvan de las objeciones. De todos el científico, o el de la investigación, el que conecta causas y hechos es el que más podrá legitimar una re-racionalización de la cultura para permitir que el hombre actual vuelva a recordar sus orígenes: los del homo sapiens.

florecita_ecológica
Mensajes: 96
Registrado: 17 Ene 2011, 15:08
Ubicación: Madrid

Mensajepor florecita_ecológica » 02 Mar 2011, 15:51

Para mí problema es algo más simple, es la visión negativa de un improvisto.
Y para el optimista no existen problemas, sólo retos! :)

JesRICART
Mensajes: 395
Registrado: 15 Oct 2008, 23:45
Ubicación: world/ciberespacio
Contactar:

Mensajepor JesRICART » 24 Oct 2011, 12:44

Problema es una denominación cientifica con una noción muy clara de su significado. Está diferenciado al de reto. Otro asunto es que la postura personal o de empresa ante el problema sea para convertirlo en una invitación a resolverlo o bien se tome como un papus del que escapar lo antes posible. El reto ante el fuego descontrolado en tu casa consiste en huir del problema antes de un minuto, antes de que las llames te abrasen. El problema anterior de tener las conexiones e instalaciones electricas en mal estado o la costumbre de dejarte la chimenea encendida se resolvia con una reeducacion en el trato con las cosas y la conciencia del peligro. Un problema no es igual a otro problema, pero su definición sí que lo es: problema es todo aquello que presenta un límite en la necesidad de un avance. Es la pared que te para, la barrera que no te deja seguir, el accidente por el que has perdido la movilidad en las piernas o la reconsideracion teórica del neutrino mas rápido que el fotón. La postura de enfrentamiento ante un problema desde luego lo altera facilitandolo o no a su solución. El depresivo que ve en el problema el acabóse además de no resolverlo o tratar de hacerlo lo consolida como mas dificil, mientras que el optimista desbordante que lo ve como un problema más que será resuelto, al relativizarlo y quitarle importancia, se pondra a interpretarlo con justicia y decidir un plan para resolver. Por lo general, la primera parte del problema de un problema es definirlo en lo que exactamente es. Una vez hecho esto, solo queda ponerse manos a la obra y seguir los pasos de su solución. El peor problema es el que aun no es considerado como tal y está haciendo ya estragos. La previa de todo problema es otorgarle tal consideración. Mientras no sepas que tienes un problema (sea de estabilidad emocional, de déficit intelectual, de minusvalia sensorial, de irritabilidad, de obsesión, de obesidad, de compulsión o de atención no usarás recursos para resolverlo.

Avatar de Usuario
Ultimo
Mensajes: 656
Registrado: 13 Sep 2011, 09:50

Mensajepor Ultimo » 30 Oct 2011, 02:00

Para mi el hombre no es homo sapiens sino homus problematico.
Si el hombre no tiene problemas los crea por esa razon creo que el cerebro humano crea una infinidad de situaciones contradictorias para luego resolverlas.
Miren cuantas cosas hace el hombre por resolver los problemas existente y cuantos problemas los ha causado el mismo....
Antepongo el pasado, al verbo estar...
Dios te confió el Imperio, a nosotros las cosas de la Iglesia

Koldo
Mensajes: 2501
Registrado: 25 Jun 2011, 07:47

Mensajepor Koldo » 30 Oct 2011, 14:42

Los problemas los crea el cerebro humano, lo hace para sobrevivir.

Si el cerebro no creara problemas hoy no estaríamos aquí. Es pura supervivencia. Aunque sinceramente yo no entiendo muy bien qué es la supervivencia y mucho menos para qué sirve.

Creo que la supervivencia es puro eufemismo utilizado incluso por el propio Darwin Padre (o Dios) de la Evolución.

El cerebro no apuesta por "verdades absolutas", juega con "verdades relativas" o sea, con "verdades aproximativas", de no hacerlo así, se auto-extinguiría, y la especie humanóide iría detrás.

En definitiva, el cerebro nos "engaña" o "semi-engaña" para que pasemos el tiempo divagando, elucubrando entre las 10 opciones que hay entre la opción CERO a la opción UNO.

En estos momentos el homo sapiens, sapiens, sapientísimo se encuentra en una TRANSICIÓN, desde al homo sapiens analógico BINARIO al homo sapiens digital CUÁNTICO.

El homo sapiens emocionalis digitalensis será la próxima especie capaz de controlar sus emociones.

Para entonces habremos jubilado a Dios, el Gran Gorila de la Manada.
Debemos ofrecernos en sacrificio al Neo-Dios Los Mercados, bajo la religión Neoliberalismo Financiero.

JesRICART
Mensajes: 395
Registrado: 15 Oct 2008, 23:45
Ubicación: world/ciberespacio
Contactar:

Mensajepor JesRICART » 25 Nov 2011, 19:34

El cerebro como órgano fisiológico que es, es basicamente mecanicista, como lo es el estómago, el hígado o el corazón. Cumple una funcion de transmisión de datos y vehiculka una circulación de impulsos eléctricos. A diferencia de los demás órganos es la sede del pesnamiento que en principio es dialéctico. Dialectizar la reflexión significa relativizar cada asunto (relacionarlo con todos los demás) no sucumbiendo a la potestad que se presente como invariable de cada concepto absoluto. Ese proceso es desigual. Cada mente –cada individuo- enfrenta con mas dialectica o mas mecanicismo la realidad que recibe y con la que se mezcla. Es misión de cada sujeto con su voluntad reflexiva y de reinvencion del pensamiento utilizar los datos que capta desde sus sistema nervioso a favor del acercamiento y comprensión a verdades más exactas. Al sistema sensorial hay que cribarlo y tambien todo lo que almacena el cerebro.Asi como el mundo percibido está repleto de señales equivocas, los datos acumulados por el cerebro pueden engañarnos si no se relacionan en un analisis coherente. Pasa algo parecido con la memoria distorsionada. El gran problema del libreprensamiento son las anclas emocionales. La inteligencia emocionalizada puede apasionarse con éxito en muchos retos pero puede dejar de atender a las certezas por tener tirria a quien las dice.Genial la idea de que para cuando el humano supere sus limitaciones emocionales estara en condiciones de jubilar al dios que trata como el gran gorila de la manada.

Avatar de Usuario
SALMA
Mensajes: 435
Registrado: 16 Mar 2015, 09:36

Re: ¿Qué es un problema?

Mensajepor SALMA » 22 Sep 2015, 01:32

Empiezo a entender de donde viene tu bisexualidad, piensas demasiado te va a pasar como al celebre hidalgo
"Don Quijote de la Mancha" con aquella cèlebre frase que lo volviò loco, parece que a ti con un libro de caballeria no es suficiente.
" Son pocos los que prefieren la lìbertad, la mayoria sòlo quieren un amo justo"

Avatar de Usuario
Fernando
Mensajes: 12376
Registrado: 11 May 2011, 20:16

Re: ¿Qué es un problema?

Mensajepor Fernando » 23 Mar 2016, 10:49

JesRICART escribió:¿Qué es un problema? JesRICART
Tener un problema no es nada grave, lo grave es no tener ninguno. El problema es algo intrínseco a la vida. Basta la irrupción de dificultades o adversidades para que bloqueen un proceso para que se retrate la situación de problemática. Basta que alguien opine de manera diferente o no cumpla con las órdenes recibidas para que el ordenante defina la situación de problemática. Un problema es todo aquello que presenta una dificultad o un sabotaje para la realización de un acto necesario, una interrupción por tanto del poder de la voluntad, pero que excita el descubrimiento de una posibilidad alternativa. Ésta es su ventaja potencial. Un problema excita la imaginación y el intelecto para encontrarle soluciones.
La curiosidad que reviste la palabra “problema” es que tiene una connotación negativa a pesar de su alta frecuencia en la existencia cotidiana. Los problemas son tan propios de las formas de vida que lo habitual es prepararse para ellos. Los trabajos y las formas de trabajo son ya maneras estructurales para enfrentar problemas ordinarios o extraordinarios, Se distingue entre problemas connaturales a los procesos (las plagas en el agro o los movimientos sísmicos o el desbordamiento de ríos son problemas cíclicos) y problemas determinados por el error humano. Los excesos de velocidad siguen produciendo una gran mortandad y eso es un problema para todos: para los que mueren los primeros, para los demás que hemos de contar con esa variable y para las instalaciones viarias. El problema es lo consubstancial, resolverlo forma parte de retos y gestiones. Muchos trabajos consisten en resolver problemas: la reparación de un coche permite que siga funcionando, limpiar u clarinete es devolverle sonoridad. Un problema que para uno es la parálisis o el impasse para otro, desde su especialidad, es un mero trámite.
Cuánto más experto se sea en problemas más protocolizadas están sus soluciones. Lo ideal es vivir sin verse agobiados por ellos y cuando las circunstancias os enfrentan a uno tratarlo como una experiencia que toca enfrentar. Las mejores anécdotas están ligadas a problemas que contados en retrospectiva pueden parecer ridículos. Un problema se puede reinterpretar como un obstáculo que obliga a cambiar de planes y por tanto de vivencias. Es cierto que hay problemas que no se pueden resolver en el tiempo en qué se presentan y deben esperar coyunturas posteriores. Otros, de los que se sabe que existe una solución pero que no se tienen las condiciones a mano para instrumentarla.
Las constantes de vida fundamentales: trabajo, cobijo, alimento, placeres…tienen sus moviolas entre bastidores que los dificultan presentando problemas. Si se viven con frescura y se coexiste con ellos como características lógicas de los procesos en los que se está, se hace una profilaxis mental de los mismos, impidiendo que se conviertan en síntomas fosilizados. De todos los problemas hay que distinguir entre aquellos que se contraen gratuitamente y de aquellos otros que son ineludibles. También toca distinguir entre los auto producidos sin necesidad alguna y los causados por factores externos no controlados. Hay psicologías personales especialmente dispuestas a la problematicidad. Hay personas en sí mismas problemáticas de las que hay que huir como del fuego.
Hay problemas con los límites, con la comprensión, con las soluciones en espera, con el acoso, con los recursos… Las formas de vida ordinarias ya son protocolos estandarizados para enfrentar problemas habituales que no se les permite que lleguen a constituirse en graves. Tener una interacción sana con el medio no genera problemas, tenerla ilógica no para de acumularlas. Con eso sabemos que hay problemas que no son consecuencia del azar sino de la no pericia o de la irresponsabilidad. Tampoco supondré que existen problemas del azar, sino dificultades de compresión para determinadas soluciones en un tiempo infra tecnológico e infra científico. Se ha dicho que la ciencia ha podido progresar al cuestionarse la solución a problemas. La filosofía existe al preguntarse el por qué de las cosas y de los fenómenos. El esquema que sustenta la curiosidad del saber se fundamenta en el interrogatorio de los límites que es una de las denominaciones de los problemas. Un problema es una dificultad que obstruye una situación, representa la negación de un potencial que es vetado. Quien se enfrenta al problema es el héroe en lo concreto y el megateórico en lo conceptual.
Se nos ha acostumbrado a una sociedad problemática, permanentemente problematizada, creando categoría de normalidad de fenomenologías totalmente antinaturales y antilógicas: contaminaciones, guerras fratricidas, latrocinio sistemática, victimidad permanente, envidias, odios, engaños, traiciones. Ponerse al margen y en contra de ello es vindicar una existencia armónica con la ausencia de problemas añadidos evitables. La sociedad es una industria de problemas en masa para generar necesidades superfluas tras la que tener a las masas entretejidas y alienadas cubriéndolas sin plantearse siquiera otras formas de vida alternativas.
Hay problemas que son la consecuencia directa de elecciones equivocadas (hay cuadros biográficos en que estos problemas son la parte mayoritaria). Vivir sin problemas es o debería ser el deseo más legítimo de las personas de paz. Trabajar para conseguir alimento, leña, abrigo, tranquilidad…todo eso no constituye verdaderos problemas. Trabajar para pagar hipotecas astronómicas o alcanzar cotas de consumo superiores a las indispensables eso sí que genera situaciones problemáticas.
Si conseguimos distinguir entre las cosas-problema y los individuos-problemáticos, la realidad puede avanzar sobre sí misma entendiéndose y poniendo el punto de mira en las causas objetivas de los límites. Si tu vecino más arriba hecha sus tóxicos en el rio que pasa por tu terreno tienes un problema, si busca una solución en su propia finca para minimizar el impacto ecológico el problema no se extiende. Detrás de la mayoría de problemas hay una conducta humana y ésta sigue dependiendo de la voluntad. Si uno vigila en no generar problemas a su paso el resultado general ira a favor de la convivencia de todos, si es un descuidado se convertirá en un factor para complicarlos.
Estamos hablando de distintos tipos de problemas: los ocasionados por la negligencia humana son o deberían ser los evitables, los que ya hubieran pasado a los anales de la historia; los conceptuales y los pendientes serán tato mas resolubles cuanto aquellos otros cotidianos ya controlables hayan quedado neutralizados.
La mayoría de problemas son cotidianos y banales. Tenemos problemas con los consumos (contratos de servicios que no cumplen con lo estipulado, objetos comprados que no funcionan,..), con los límites (hasta donde llega la autoridad de cada cual en la intervención en la vida ajena) y, por tanto, con la coexistencia pacífica. Los problemas de menor cantidad son los relativos a lo científico (la transportabilidad atómica de los cuerpos o la operatividad telepática). De hecho, la posición investigadora en resolver problemas de alto nivel conceptual no es un problema real para su personalidad sino parte de su dinámica atencional y de sus intereses intelectuales. Hay problemas por resolver en el campo de la salud que siguen requiriendo investigación tanto biológica como de aparatología de intervención. E este campo, como en otras, la noción de problema es distinta según la toma de posición analítica. Lo que para una medicina –la alopática- es un gran problema como la fiebre, para otra –la naturópata- son manifestaciones lógicas del organismo en su proceso de cura.
No hay mayor problema que el del sujeto que no admite su responsabilidad en su causación. Eso inscribe la subjetividad como factor evaluable y cómplice de la objetividad. De los problemas objetivos se rastrean problemas subjetivos que los crean. Incluso los problemas directamente vinculados a las llamadas catástrofes naturales en una parte se pueden atribuir a causalidades por negligencias, por tato a problemas humanos (edificar en zonas de avenidas de aguas o levantar edificios no preparados en zonas sísmicas o poner a volar aviones con avisos de alarma no atendidos).
Cada vez que se afirma que hay un problema se está obligado a interpretarla en su primera información básica en qué lo está produciendo. Detrás de éste, suele haber un quien que no hizo las cosas adecuadamente. Hay lugares de vida y coordenadas culturas más propiciatorias a los problemas que otros. De hecho no tener ninguno en absoluto o no tener apenas seria tener la mejor de las suertes (como si eso dependiera del azar). Juvenal afirmó que el hombre que tiene la suerte a su favor es algo muy raro. Todos/as podemos dar cuenta de dificultades existenciales. Nacer en la mejor cuna no nos encapsula dejándonos fuera de ellas.
U problema añadido a los problemas tenidos es conceptuarlos, clasificarlos por categorías, ordenarlos. El solo test de este balance añade un problema menor extra: darse cuenta de que aquello que es señalado como un problema en realidad no lo es si se recalifica como una tarea pendiente o una indagación por hacer. Es así que la misma entidad de lo problemático es una u otra según la posición interpretativa. La mayor parte de los problemas están en la cabeza, pero lo que para el observador es puro subjetivismo, para el sujeto que los padece es su tragedia. Sin problemas el mundo tal como lo conocemos se desmontaría. Si bien una parte de ellos están creados por la propia industria de las necesidades artificiales, otra parte son reales y forman parte del vivir y del crecer. Saramago presenta una curiosa situación fantástica de un lugar en el que la muerte no existe. Su ausencia, que en principio sería una de las alternativas a uno de los problemas de angustia cruciales del ser humano: el de su finitud, se convierte en un problema mayor, ya que se rompe el equilibrio social, se hunden las empresas, crece el aburrimiento. La gente tiene que cambiar de localidad para poder optar a morir. Algo parecido nos sucedería en una sociedad perfecta en la que no hubiera problemas, deberíamos crearlos. La imperfección es un estimulo para la evolución, la arrogancia de lo impecable es más bien un desestímulo.
La definición de problema depende del marco definicional y de las posiciones teóricas en definirlo. Vivir de acuerdo a las propias convicciones de autenticidad genera problemas, no hacerlo siguiendo las pautas de la hipocresía social genera otros. En conjunto los problemas son unos u otros según se decida gestionar los límites de la existencialidad adoptando el desiderátum de trascenderlos o no.
En la farándula política que nos toca aguantar a la mayoría como si fuéramos payasos de trapo embutacados en la platea se asiste a diario a quienes no paran de señalar problemas pero que al hacerlo añaden problemas extras a los problemas señalados al no presentar propuestas de soluciones. El lenguaje político está tan intoxicado que se ha convertido en la forma lingüística quemas tiempo atencional se lleva y menos soluciona. Otros lenguajes cotidianas no se salvan de las objeciones. De todos el científico, o el de la investigación, el que conecta causas y hechos es el que más podrá legitimar una re-racionalización de la cultura para permitir que el hombre actual vuelva a recordar sus orígenes: los del homo sapiens.

JesRICART: Si escribieras mensajes más cortos posiblemente serías más certero en tus opiniones, ya que tendrías más tiempo para repasar los escritos. Me basaré en la primera frase que escribiste (no necesito pasar de ahí): "Tener un problema no es nada grave, lo grave es no tener ninguno."

Craso error: tener un problema puede no ser grave (si es intrascendente), o puede ser gravísimo (si ocasiona o puede ocasionar la pérdida de alguna cosa de las que más queremos). Lo correcto hubiera sido decir que tener problemas es consustancial de la vida, sean leves o graves. Y hasta podrías haber añadido que en tu opinión es preferible tener problemas muy graves antes que no haber nacido o estar muerto. Y he dicho "en tu opinión", porque otras personas prefieren no haber nacido, morir, o incluso matar, antes que padecer o tener miedo a padecer ciertos tipos de problemas.

*
"La prensa de izquierda le fabrica a la izquierda los grandes hombres que la naturaleza y la historia no le fabrican" (Nicolás Gómez Dávila).

JesRICART
Mensajes: 395
Registrado: 15 Oct 2008, 23:45
Ubicación: world/ciberespacio
Contactar:

Re: ¿Qué es un problema?

Mensajepor JesRICART » 19 Oct 2018, 19:51

No tener problemas es un problema porque o bien quien no los tiene o dice no tenerlos miente o es de otro mundo. Cuando das con confidentes con vidas muy problematizadas y además con problemas cronificados a cuyo relato vuelven una y otra vez te pueden hacer sentir comparativamente que al no tenerlos o tenerlos en poca cuantía y gravedad no te atreves a exponerlos frente a los suyos. De los problemas hablamos siempre, no creo que haya día sin que un momento u otro de las conversaciones no aparezca su referencia, sean propios o ajenos. Hay problemas compartidos de amplia envergadura de los que todos tenemos una cuota de victimidad y de los que somos parte interesada y opinante. Podemos englobarlos en el capitulo de los problemas supervivenciales, materiales y coexistenciales. Hay otra clase de problemas que son teóricos. Todo aquello que presenta un interrogante para el que no hay una respuesta teórica fiable es para la ciencia un problema. Se puede buscar otra palabra sustituta y hablar de reto intelectual. De todos los problemas, unos y otros, personales o científicos, detectarlo y definirlo ya forma parte de la respuesta a ese problema.


(Nunca falta quien te dice como has de hacer las cosas, cómo hablar, cómo opinar, como escribir., cómo o donde viajar, qué frecuentar y qué consumir. Suele ser la vía directa para no tomarlo en serio, especialmente cuando de sus consejos no sacas ninguna utilidad práctica o no hay una entente con tu modo de ser. )

JesRICART
Mensajes: 395
Registrado: 15 Oct 2008, 23:45
Ubicación: world/ciberespacio
Contactar:

Re: ¿Qué es un problema?

Mensajepor JesRICART » 19 Oct 2018, 20:03

El sujeto existencial es un sujeto problemático y lo es independientemente de su poder técnico o recursivo para encontrar soluciones a sus necesidades. La problematicidad es intrínseca a la existencialidad. El concepto de paraíso social (y/o terrenal) seria el de aquel lugar con ausencia de problemas ¿cuales? De todo tipo: desde los meramente supervivenciales teniendo todo lo escenario para cubrir las necesidades fisiológicas de calorías, lípidos y proteínas a las relacionales no estando excluido de placeres y del universo sentimental de la fraternidad. Ese paraíso social no tiene ninguna ubicación a la vista, por eso se le llama utopía, y nadie ha indicado en qué coordenadas se podría establecer. Vivir y vivir con problemas parece que viene en el mismo paquete. Desde que se nace se lucha por la existencia reclamándola, gritándola con furia inclusa. La lucha contra el otro junto al otro comienza desde el mismo momento de separación de la madre y no cesa hasta que no se pone fin a la vida. Por eso deseamos a nuestros difuntos que descansen en paz porque presuponemos que hacerlo en vida es mas difícil o imposible. La escriba o no, cada persona tiene su Problem List, que puede dividir en bloques o capítulos, Parte de los problemas los arrastrará mientras viva sin contar con una solución ni a medio ni a largo plazo ni nunca, otros los irá solventando sobre la marcha. De todos los problemas cabe diferenciar los que quedan bajo el control propio y los que quedan bajo factores externos o control ajeno. El problema de la hambruna en el mundo y de las guerras perpetuas son de este segundo grupo, mientras que tener bronquitis por tabaquismo es del primer grupo.
Ya es mucho que a lo largo de una vida una persona que conciencie sus problemas cambie aquellos que está en su mano hacerlo modificando sus hábitos de consumo y actuación, y conciencie aquellos otros que no depende de su voluntad resolverlos en el plazo de su vida pero si mantener su critica y denuncia extensiva.

JesRICART
Mensajes: 395
Registrado: 15 Oct 2008, 23:45
Ubicación: world/ciberespacio
Contactar:

Re: ¿Qué es un problema?

Mensajepor JesRICART » 19 Oct 2018, 20:27

¿cómo alguien que tiene por slogan de cabecera, o mejor dicho de pie de texto para todos sus microcomentarios, que afirma una evidencia: que la mayoría teme a la libertad prefiriendo un amo justo cuestione la libertad de la elección sexual que incluye la homosexualidad, la bisexualidad, la trisexualidad? Lo del “amo justo” no se acaba de entender porque todo amo por definición somete a un sumiso sea por la vía de la trola o por la vía de la disposición. El expolio y la justicia se contradicen. Es interesante el seguimiento ,hasta donde el tiempo libre lo permite,de determinados foreros en determinados foros que por sistema no entran a discutir el contenido de un texto pero sí dicen su opinión sobre su enunciado. La curiosidad se ensancha cuando no discuten el que y se menen en especulaciones sobre como es o hace quien lo ha expuesto. Lo uno demuestra su condición de opinante obviando su falta de debate y de polémica, lo otro demuestra su escapada por la tangente de la personalización a falta de no rascar bola de lo dicho y no tener nada mejor que aportar.
Cuando nos iniciamos en esto de la democracia electrónica supusimos toda clase de intrusismo amparado en el anonimato pero nunca pudimos prever el alcance de la no disposición a la entente intelectual. Todavía estamos calculándola.
Como que la ignorancia es un fenómeno en crecimiento cuantitativo y que preocupa por lo que hace a conocer el factor X de la sociedad, ese factor que decide por masa aplastante actitudes mayoritarias sin que sean razonadas y va cambiando de forma dadas las nuevas variables que incorpora, la democracia electrónica necesitará depurarla de alguna manera para construir espacios de rentabilidad cultural en los que los intrusos que vienen a entretenerse para no decir nada cambien de actitud. Se puede entender un cierto interés por las letras escritas (digitalizadas) en quienes no tienen lecturas suficientes en su haber ni se plantean tenerlas porque a fin de cuentas un conversatorio digital es un espacio que proporciona una cierta deferencia. Es el coladero para muchos que no atreviéndose nunca a hablar en publico como conferenciantes o como asistentes a conferencias o a asambleas, se atreven a hacerlo entre dígitos aunque no se enteren demasiado de lo que se habla o construyan un oxímoron, como ese de “amo justo” que tiene su gracia. A lo que se refiere el descuidado con sus palabras es que algunos prefieren tener un amo que les garantice una cierta seguridad laboral o económica.
Lo mismo que en el espacio mediático se discrimina rápidamente un periodista por su profesionalidad de otro que no es un profesional en cuanto a que el uno hace sus preguntas o indaga sobre el tema concertado y el otro se sale por peteneras metiéndose en su vida privada. Por desgracia el periodismo está escindido entre no pocos de este grupo (que ya nada tiene que ver con el periodismo de origen) y aquellos otros que son los que luchan por la canalización de verdades. Creo recordar que cuando a Camilo Jose Cela entrevistado por no se quien a propósito de una de sus novelas el entrevistador le preguntó por su vida personal contestó algo así como que habían quedado para hablar de la novela no de él. Pues ese criterio tan básica lo olvida un tipo de personalidad peculiar que rebaja sus intervenciones digitales a nivel de barra de bar con sus chutes etílicos. Otro asunto completamente diferente es que después de una conversación teórica, intelectual, artística sobre un objeto temático en si, a modo de colofón final se haga una pregunta de carácter personal.
Algo mas: el interviniente que pretende polemizar y descerraja conjeturas sobre el articulista sin debatirle su articulo ni siquiera llega a opinante. Va de estorbo, se lo deben haber dicho y debe saberlo, pero insiste. Que siga que siga, siempre ayuda dar de bruces con alguien a quien no te querrías parecer nunca por mucho que te dieran todo el oro del mundo.
Entiendo perfectamente porque hay autores éditos en el espacio digital que publican y por criterio no leen jamás sus colas de comentarios, así se evitan dar con bodrios. Deseo que algún dia los foros se cualifiquen desembarazándose de personalistas y no dialogantes.

Avatar de Usuario
Fernando
Mensajes: 12376
Registrado: 11 May 2011, 20:16

Re: ¿Qué es un problema?

Mensajepor Fernando » 20 Oct 2018, 10:16

JesRICART escribió:No tener problemas es un problema porque o bien quien no los tiene o dice no tenerlos miente o es de otro mundo. Cuando das con confidentes con vidas muy problematizadas y además con problemas cronificados a cuyo relato vuelven una y otra vez te pueden hacer sentir comparativamente que al no tenerlos o tenerlos en poca cuantía y gravedad no te atreves a exponerlos frente a los suyos. De los problemas hablamos siempre, no creo que haya día sin que un momento u otro de las conversaciones no aparezca su referencia, sean propios o ajenos. Hay problemas compartidos de amplia envergadura de los que todos tenemos una cuota de victimidad y de los que somos parte interesada y opinante. Podemos englobarlos en el capitulo de los problemas supervivenciales, materiales y coexistenciales. Hay otra clase de problemas que son teóricos. Todo aquello que presenta un interrogante para el que no hay una respuesta teórica fiable es para la ciencia un problema. Se puede buscar otra palabra sustituta y hablar de reto intelectual. De todos los problemas, unos y otros, personales o científicos, detectarlo y definirlo ya forma parte de la respuesta a ese problema.


(Nunca falta quien te dice como has de hacer las cosas, cómo hablar, cómo opinar, como escribir., cómo o donde viajar, qué frecuentar y qué consumir. Suele ser la vía directa para no tomarlo en serio, especialmente cuando de sus consejos no sacas ninguna utilidad práctica o no hay una entente con tu modo de ser. )




JesRICART escribió: No tener problemas es un problema porque o bien quien no los tiene o dice no tenerlos miente o es de otro mundo


Ahora lo has arreglado algo, pero no demasiado. No tener problemas NO es un problema sino un imposible.

JesRICART escribió: (Nunca falta quien te dice como has de hacer las cosas, cómo hablar, cómo opinar, como escribir., cómo o donde viajar, qué frecuentar y qué consumir. Suele ser la vía directa para no tomarlo en serio, especialmente cuando de sus consejos no sacas ninguna utilidad práctica o no hay una entente con tu modo de ser. )


Cierto. Y yo añadiría que, nunca falta gente que intenta dar lecciones sobre un tema que no domina. (Mucho más breve)

"La prensa de izquierda le fabrica a la izquierda los grandes hombres que la naturaleza y la historia no le fabrican" (Nicolás Gómez Dávila).

JesRICART
Mensajes: 395
Registrado: 15 Oct 2008, 23:45
Ubicación: world/ciberespacio
Contactar:

Re: ¿Qué es un problema?

Mensajepor JesRICART » 23 Oct 2018, 19:16

El sujeto interpelado en su autodefensa.
Por los careos verbales entre dos, en la cancha del tú a tu, desfilan distintos perfiles de personalidad (cada persona es un mundo etcétera, vale) pero hay uno especialmente llamativo y es el de quien pretende que su interlocutor hable de la manera a la que está acostumbrado llamándole a orden si utiliza una palabra que no le gusta, negándole si profesa otra ideología o filosofía, o tratándolo de ningunear si su dicción es con otro acento u otra procedencia. Como lo que mas me interesa del otro no es su procedencia, su cv, su status, su partidismo, su orientación sexual, su cargo o su poder, sino su honestidad y su cuota de verdad, que sea de un lugar u otro, se exprese de una manera u otra, sea torpe con la lengua o impropio con el texto, es secundario siempre y cuando cumpla una ley básica: la del respeto, tanto en las maneras como sobre todo en el fondo de la cuestión temática en curso. Se ha comprobado científicamente que quien no esta por la labor de una discusión y pasa al personalismo es porque carece de dominio sobre la cuestión y se va a la deriva para ser centro de atención en lo que no da a lugar. Como de todo interviniente siempre se puede sacar algo, como mínimo que sirva de materia de combustión para reactivar nuevos ítemes tampoco es cuestión de dejarlo con su objeción en la boca aunque lo que objete sea totalmente irrelevante. Además está el hecho protocolario de dejar al articulista que termine con la ronda de réplicas para no seguir con la espiral del nunca acabar. Es de una curiosidad antropológica brutal dar con perfiles consolidados en determinados ámbitos de los que se hacen o creen hacerse amos por la inercia de recurrencia diaria y que no paran de hacer propagandismo de eslóganes, que por simplista que sea, no deja de ser propagandista, que objeten de otros que presenta un argumento disidente que vienen a dar lecciones. Bueno, dar lecciones es algo que las da quien tiene un conocimiento no quien quiere darles. Hay centros de enseñanza especializadas en darlas y en los foros las da quien tiene recursos intelectivos no quien aporta su mera presencia no acompañada de fecundidad.
Como las danzas entre interpelantes mutuos que disienten acaban en pisotones agriando el resto del baile lo mejor es cambiar de pareja o bailar solos lo cual nunca ha dejado de ser una buena alternativa. ¿que cabe esperar en alguien que te interpela?que objete cuestiones concretas de lo que has dicho, no que te haga una impugnación general o un perdón general como si te perdonara la vida y te dejara seguir hablando. El escritor no escribe para alguien en concreto y mucho menos para aquel con el que no se ha generado un feeling. Escribe en primer lugar para responder a su propia demanda de relato y en segundo para conectar en quien esta en una historia elaborativa semejante. No pasa nada con que un escritor sea entendido por el 1 por ciento de quienes se acercan a leerlo y saquen alguna utilidad de lo leído, lo que no puede hacer es perder el tiempo con quien no trata de entenderlo y lo impugna sin mas porque no le gusta.
Como el mundo está lleno de rencorosos que hablan con dejes lesivos, lo que pasa en los foros no es distinto de lo que pasa en la vía publica o en las reuniones presenciales en torno a una mesa, solo que aquí la gente suele inhibirse mas de decir chorradas. En los espacios digitales con un nombre de pila que nadie conoce se pueden decir las mayores barbaridades.
¿Por que los foros que instrumentan periódicos digitales no han llegado a constituirse en entidades valiosas cuya instrumentación digital puede aun permitir? Porque abundan los formalistas por encima de las aportaciones discursivas. Siempre da pistas de la clase de gente que pulula en el mundo anónimo con la pesca de una frase por aquí y otra por allá. Pero lo peor de todo no es una falta de entente entre autoría y lectura, lo peor de todo es quien lee y no se entera de lo leído y pretende pasar por que tiene la ultima palabra sobre el asunto.
El sujeto interpelado está en pleno de derecho de su autodefensa aunque se aproveche sin compasión alguna del ítem que se la provoca para viajar por el mundo de las letras haciendo caso omiso al excursionista de las sombras que le ha provocado elongar su respuesta. A fin de cuentas en el universo de las letras cada carácter es un acto, cada tecla pulsada una acción de presión, cada palabra formulada una aventura hacia una presunta iluminación. Mientras estemos combinando letras y palabras como como mínimos sacamos de los laboratorios de los artefactos dañinos y de la nitroglicerina a quienes prefieren hablar aunque sea con furia que llevar sus furias sin hablar al campo de los torneos con caballo, armadura, escudo y lanza. De todos modos siempre tiene una utilidad el interviniente que interviene aunque no aporte mucho, sirve de comparador estadístico del debate que suscita el texto de cabecera, si no hay debate siempre puede servir como material de copia y pega para estudiantes que necesitan originales para pasar sus asignaturas dejando a su honestidad si los hacen pasar como materiales propios o prestamos de otro autor.


Volver a “Filosofía”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado