Literatura Social

Coincidencia
Mensajes: 329
Registrado: 21 Ene 2013, 18:52

Literatura Social

Mensajepor Coincidencia » 05 Jul 2018, 16:00

La obligación de escribir. _O_


Escribir bajo el estigma del Caín.


El primer beneficio, de escribir, es que aprendo a leer, por lo tanto el punto de partida es la lectura; valorizo cada palabra en toda la extensión de su definición indefinidamente, mientras escribo trata de comunicar todo lo que gestiono dentro de mí, pero cuando leo, me encuentro en los textos de otros escritores un sin fin de definiciones, analogías, afinidades sobre el mismo tema; la problemática que centraliza el funcionamiento de la mente.
Sobre el papel trato de concretar lo que formalizo como mí propio baúl cultural, siempre y cuando se pueda alcanzar cierta autonomía sobre la razón, sobre la creación de las ideas, no hay una razón que pueda escapar a su contexto es una cuestión implícita en su funcionamiento, condicionada por la realidad existente donde he crecido, donde me he desarrollado.
El condicionamiento es demasiado complejo para poder deshacerse, de él, se ha constituido en una ramificación tan extensa como una aráñatela y complica dividir lo que es propio de lo que es ajeno a la propia razón, cómo fase de independencia intelectual, pues, es radicado dentro de nosotros que se vuelve una acción implícita hasta se podría definir como un condicionamiento de acto reflejo donde las respuestas a las interrogantes llegan a la conciencia de manera autónoma, es análogo a ingerir alimento, crecemos y nos alimentamos y ese alimento forma las fibras musculares siendo parte y motor de una misma estructura, de esa misma manera crecemos y aprendemos, pero todo el aprendizaje es concerniente a nosotros, y al ambiente socio-cultural que nos limita la visión, la manipula, la condiciona al vivir dentro de esa especifica realidad, ¿cómo podríamos imaginar una alternativa completamente diferente de algo que no ves? quizás podríamos contestar todo lo concerniente al implanto cultural adquirido, pero lo hacemos con los mismos instrumentos y formas que contestamos, usamos definiciones que están preestablecida como términos, formas conceptúales que limitan el crecimiento autónomo aunque nos benefician en el crecimiento cultural, por ello es bien difícil deshacerse del propio bagaje cultural, incluso podemos entrar en conflicto con la propia identidad cultural, pero lo hacemos alienándonos a otras culturas menos comprendida por el propio intelecto, instalándolas dentro la mente como acciones culturales ideales, pero a fin de cuenta es solo un subproducto de nuestra propia especulación de la realidad que está en conflicto con la propia identidad.
Parecería una sentencia; Ninguno escapa al propio contexto socio-cultural.

Al leer encuentro en otros textos, palabras y frases que relevan conceptos y descripciones, que estimulan mi perseverar, donde han llegado en su búsqueda otros autores, y consignan al tiempo sus reflexiones creando una escalera entre la antigüedad, el presente, y el futuro, un puente entre el área oscura de la mente, y la que se ilumina con el conocimiento, escritos que han adquirido la santidad por la renuncia al sistema de cosas, adquiriendo la erudición por retirarse a la vida asceta.

Cuando leo los textos antiguos, me digo; los griegos han indagado hacia todas las direccione posible, han dicho ya todo, han explicado incluso que la materia esta compuesta por átomos 2.500 años atrás, lo que no dijeron es porque los textos se perdieron, o los escondieron ellos para hacernos crecer en nuestra pequeñez, y el engaño de las traducciones de sus textos nos crean sino concepciones erradas de sus especulaciones filosóficas, por principio sus textos no pueden ser bien traducidos, porque; ellos alcanzaron la perfección de la definición mediante el desarrollo de la gramática, esta a su vez genero mejores conceptos de como formular los razonamientos abstractos, ¿cómo pueden ser traducidas en idiomas que tenían un retraso lingüístico? ¿Cómo interconectar las frases y oraciones, como crearan las definiciones de algo que aún no ha sido definido dentro de otra cultura?
Así me di cuenta que ellos escribían después de una vida en la indagación de la verdad, buscando el conocimiento, en la vía que conduce a la sabiduría.
La Filosofía; como búsqueda de la verdad.
La Religión; como principio epistemológico para definir cómo nace, o como se crea el conocimiento en nuestra mente.
Indagando en sus textos descubres que hay un filo lógico que te lleva sutilmente hacia los confines de la razón, en su función, en su uso, en su estructuración continua hasta el fin.
Leyendo sus textos luego de conseguir la justa definición de la palabra, logrando alcanzar su semántica original, indagando hasta obtener la sintaxis del texto, retrocedes al inicio cuando se formó la cultura para lograr su auténtico significado, hay que posesionarse en aquel tiempo específico circunstancial, y mediante el uso exclusivo de la razón recrear mentalmente su forma de razonar, la enunciación que te da el entendimiento más allá del período actual, por esa especifica cuestión, no podemos considerar que ellos han desaparecidos, tramite sus textos y sus vivencias quedan las marcas inteligible una forma emotiva con la cual podemos comunicar, la comunicación va más allá del texto en sí, es trascender con el mensaje alcanzando su esencia de Ser.
Aun en la lejanía de pertenecer al futuro de aquellos escritores, se puede comunicar con quien desde aquellos remotos tiempos han escrito, y hoy lees sus textos, solo debes comunicar mediante el texto con quien desde el pasado ha escrito, él, el escritor no dejara a merced del olvido su propio texto, su espíritu vive dentro de estos para guiar a quien pretende seguir el camino en la búsqueda de la verdad, aun si somos antagónico a las ideas allí expresada.
Así de esa misma manera se reproduce el mecanismo dentro de la propia creación, cuando escribo me comunico con el lector que está en el futuro y lee, en el instante que en el futuro el lector lee, yo en este presente escribo y esta es una conexión que a su vez comunica el escritor con el lector esa lectura produce conjeturas y estas a su vez pueden retroalimentar el texto.
Aunque la realidad nos hace creer que los tiempos sean ausentes que da impresión de haber existido, no es así; los textos son espacios comunicativos en una frecuencia en la cual espacio/tiempo son anulados; el escritor escribe en su presente, el lector lo lee en su presente; son dos presentes que anulan pasado/futuro, el pasado de quien escribe y el futuro de quien lo lee.
Cuando termino de escribir esta palabra; pasado al marcar cada carácter es pasado, pero al quedar escrita se anula pasado por un presente inmanente, constante, en la medida que alguien lee esta oración está comunicándome sus conjeturas pro, en contra, sus perplejidad de que pueda comunicar en este instante conmigo, (….) incluso la pausa que he hecho para percibir el dilema formado de la presencia contante de un indefinido número de lectores.
Alcanzo también la evidencia que la Verdad es un infinito, no alcanzable sino en pequeñas realidades, pequeñas porque son circunstanciales de espacio y tiempo.

¿Escribir para qué?

Continuar a llenar estantes con libros que después esconden a los maestros del pensamiento, a los tutores de la humanidad, por este perfeccionamiento repetible en que la historia de la escritura es una concadena de textos que dialogan entre ellos, disputan aun en las angoras en las plazas de las polis griegas, en las sinagogas, en las asambleas, en las abasias, en la escolástica, textos progresistas contra textos paganos, textos de manifestación de Fe y textos del uso de la razón, textos de ciencias, de Teología, de Filosofía, de Literatura obras maestras del genio humano que llegan a nosotros luego de caer imperios, de los saqueos de las tribus germánicas, peste y terremotos, guerras e incendios, llegan como testimonio que la cultura resiste al agravio humano.
Las nuevas generaciones, ellos, no tiene la claridad de una lectura formativa, la orientación de quien en sus escritos daban una guía, una orientación valida, una ayuda sustancial para el desarrollo del intelecto, para ir más allá del límite.
Demasiados libros engaño, libros de acción consumista que expuestos en las estantería no permiten visualizar lo que forma de lo que desvía.
Por eso la desnutrición cultural se ve tan natural hoy, pues la mediocridad la aplauden como Maestría, la masificación de la desinformación produce pingue ganancia en el intercambio de dinero y eso crea Producto Interno según tesis de Política Económica crea riqueza, no importa que crea pobreza de intelecto, no importa que devalúa el sentido práctico de la comprensión, no importa que agota recursos indistintamente.

Hoy, hay tanta literatura que sepulta la Verdad.

Hay una producción continua de lectura inútil, desorientadora, que accionan una realidad subjetiva, son textos llenos de elementos psicóticos que atrapan las mente contagiando la psiquis con fuertes emociones mediante la empatía, textos de irrelevancia de tema, creaciones de marketing para colmar un vacío de algún desprevenido lector, al cual después se le abre un precipicio de prejuicios totalmente inútil para la entera humanidad.
Son libros que antepone el vacío de tema a un título suntuoso, una caratula de venta, líneas obtusas para cerrar el entendimiento, también las cajetillas de cigarrillos avisan “El fumo Mata.” Pero el consumo es libre.
Para sentarme a escribir pasaron años, archivaba todo dentro la mente, hasta crearme una neurosis acuda, no querría exponer ideas inmaduras, definiciones incompletas, formas deformes, porque mis primeros escritos se perdieron, cómo hojas al viento que son arrancadas del árbol por el torbellino en los días de otoño.
Mi voz interior me pedía que me sentara a escribir.
¿Pero que podía escribir? yo común mortal.
Podía acaso violar el templo de Sofía, las letras inmortales, de Platón, Aristóteles, Demócrito, Heráclito, Séneca, Descartes, Hegel, el humanismo.
Todos aquellos escritores que con sus plumas plasmaron el sonido de las palabras que dieron un sentido al hablar, y definieron las concepciones que desarrollaron la gramática, compusieron los principios de lógica la formulación del silogismo, el fin último del hombre, la dialéctica.

Por eso razón mi vida fue errante ocultándome de la especulación de hundirme en mis propias internaciones de carácter subjetiva, hay que darse a cualquier ocasión que generará una experiencia, en la ausencia de política culturales, pero no es cierto no hay ausencia de espacios, hay solo el colmo de la medida, si quieres destacar no puedes interactuar con los instrumentos degastados, la creatividad debe nacer autónoma lejos de todo lo que fue establecido, lejos de universidades ya comprometidas con la aniquilación sintomática del saber, lejos de financiamientos de instituciones o fundaciones comprometidas con la clase dominante, debes por un único acto de verdadera autonomía buscar donde la sociedad indica; allá está el mal, donde indica allá nunca serás, de allá nunca saldrás,
Por esa razón; las experiencias validas son, aunque sean las que causan la entrada en las tinieblas, no hay nada como la ausencia de luz para apreciar su utilidad, no hay como caer entre los que niegan la luz para iniciar a ver, de quienes mutilan libros para fumárselos en vicios, no hay nada ajeno al humano luego que vences el miedo, y el limite impuesto.
Cuando logras salir por algún hueco hecho en el muro del tiempo quedas cegados por su emisión de la iluminociencia la que dona la llave del inicio, reconoces que la formación de la noción es una simple información y no es conocimiento, que hay luz si pero la que tu buscas es la luz que resplandece desde el eterno, ella no ciega.
Años concebidos por la maestra vida, las épocas dadas al accionar de las formas, de los actos empíricos aquella acciona que hace necesario aprender del propio vivir, acciones continuas y sin descanso, sin reconocer que la amargura era un premio, el fracaso una aureola, la crítica destructiva un aliciente, el desprecio un elogio, es así como indico el sendero Cristo; convertir la contradicción de una realidad en una Verdad, la acción emocional de fuerte connotación desviadora en voluntad positiva de crecimiento dialectico.
Para poderse levantar de nuevo de debajo de los escombros de las propias derrotas.
-¿Aporreado, y lleno de polvo?
-¡Sí!
A lo mejor es así la imagen de la derrota; humillado, reducido a una mínima expresión, expropiado de cada derecho, de cada dignidad, abandonados de todos, y además canibalizado para que pierdas tus más comunes rasgos de humanidad, de quien pierde cada miligramo de arrogancia, de deseos, de bienes.
“Haber alojado en campo de exterminio.”
Pero a quien expropian todo lo antes expuesto le crean un espacio lógico mental por la defunción del Ego, dejando libre ese espacio lógico mental que había sido erguido por la arrogancia humana en la exagerada opinión del propio hacer, de los propios méritos, de la propia capacidad que conlleva la formación del Ego a recrear un potencial inexistente alimentándose del descrédito de los demás, la idea fascista de la autodeterminación basada en el desprecio y adversidad al diferente.
Con la defunción del Ego ese enorme espacio lógico mental vaciado de todo tipo de concupiscencia por la presión y el choque con la realidad externa objetiva, pasa a ser recolonizado por el espíritu, el cual cambia el odio precedente por el resto de la humanidad en comprensión, el dolor recibido en empatía hacia los demás, el desprecio por el diferente en asimilación cultural a razón relativista; de que cada ser que llega a este mundo tiene un objetivo intrínseco dentro la creación, una específica razón de Ser, en que ningún hombre debe juzgar a otro hombre, cesadas las pasiones que el Ego ha elevado al grado sublimatorio del propio subjetivismo, debe aceptar la realidad cuando a su alrededor todo ha sido destruido, todas sus certezas han sido arrancada de la raíz, no hay un punto de donde poder asirse, no hay donde poder legarse mientras el vórtice lo continua ad erosionar, sus sentimientos que son solo desesperaciones lo continúan a desgastar, sufre la acusación de la agresión a los pueblos, y debe asumirse las responsabilidades, alguien se suicidio, pero quien enfrenta la derrota total con el mismo aire de cuando bandereaba su superioridad, retoma el acero para su nuevo temple pacientemente lo limpia de todas las escorias que han salido con él, del horno de fundición no será la primera vez que el acero es fundido de nuevo, y descubre lo bueno que hay en él, sin olvidar el enorme espacio de maldad por el cual cruzo, de los momentos que vivió sin piedad, que impuso su desprecio a seres indefensos, callados, y humillados por la soberbia de otro ser humano.
No lo puede decir, pues, su conciencia ha tenido el mejor de todos los despertares; la derrota.
Después de algún tiempo indefinido, dentro de sí es reanimado de un nuevo vigor renacentista para enfrentar la misma prueba, entregarse a la misma lucha, configura un Yo, que en base a todo lo vivido presupone un Yo social; la fraternidad con todos los seres humanos.
Esa ha sido la evidencia de la trasformación del pueblo Alemán.
Solo la derrota producida de una lucha total; te da el verdadero sentido de la Victoria.
No creas que perder es una derrota,como tal, muchas veces la Victoria es solo un engaño para una catástrofe peor.
Regresas a tus individualidades.
Años de soledad, en realidad la soledad es una, única y muy personal que raya muchas veces con la melancolía, hasta que la misma ausencia de la imagen que te delineo, delimito, forjo se asimilan a momentos en que no hay un parámetro de orientación, pero debes andar, hacia allá con certeza, y convicción justamente por lo que no ves, lo que no puedes ni aferrar, ni palpar justamente prueba que la luz es interior, pues es una certeza concreta de lo que esperas.

Sé hasta dónde veo, el resto me lo imagino.

Cuando todos te adversan, en ti no hay sino sombras.
Cuando estas rodeado de tinieblas, eres luz de tus propias pupilas.
Cuando la tierra entera te gira en contra, llamaras adversidad de los tiempos que vendrán.

Mientras logras supervivir dentro de un mundo agreste, y nada importa que seas solo un niño con la espalda marcada por cable de luz, o la cara hinchada de las golpizas recibidas de la masa, la muchedumbre tiene por objeto mantener el anonimato de la cobardía.
¿Porque siempre habrá una masa que se opone a tú espíritu?
Al desarrollo por el cual evadirás de esa realidad, a ellos los aterrorizas; que puedas desvelar el esquema de esa realidad por lo tanto desaparecería, lo que demuestra que la realidad es formada por una fuerza emotiva que necesita de ese diario vivir para mantenerse por un tiempo indefinido, quien se acomodó a una realidad no acepta al diferente que puede hacer derrumbar sus certezas, una tenaz resistencia al cambio.

Cuando escapas en esa corta edad entre la niñez y la adolescencia, ahogado por un ambiente al cual te resistes de pertenecer ese designo que te marca por tú rebeldía que no puedes cuantificar, esa angustia que te aprieta el pecho por la cual no logras el mínimo entendimiento, sino entrever solamente la realidad adyacente que te obliga a creer en ella como única alternativa, se te abre delante como una meretriz para endulzarte a la vida mundana, vicios y degradaciones para que olvides, para que niegues el fin primo del hombre, el derecho a un buen uso de la vida.
Te duermes en un refugio improvisado como nómadas siderales, te duermes en tú olvido con la ciudad que te pasa por delante, sin encontrarle sentido; ¿porque la gente vive? ciertamente viendo el mundo detrás de una bolsa llena de cola amarilla, con el sonar ensordecedor del pitico continuo en las orejas, visiones de estrellas que explotan en galaxia distante, como astros vagantes en el vació universal.
La escuela que te impone la alineación de clase, violencia de sistema implícita sobre el educando, te inculcan razonamientos de adultos para que olvides tú naturaleza, incluso debes negarla, hay quien rechaza esta realidad desde los primeros instantes de su venida a la tierra, por ello en la antigüedad muchos primogénitos eran sacrificados a Baal.
-¿Y hoy no?
¿Cuántos primogénitos mueren hoy? El infanticidio fue siempre mantenido oculto aun de la historia.
La tarea de escribir cuando no tienes nada que añadir a la literatura de los enviados, aquellos seres que tienen la propiedad de corregir el mensaje que ha sido consumido por el uso, trasbocado en las discusiones agotándolo de significado, desviado de su atributo, mal entendido en su particularidad.
Del intenso vivir de toda aquella acción emocional recogida donde están activados los esquemas de razonamiento psico-socio-cultural necesitas asimilarlos para reconvertirlos a la Luz.
Pero es tanta la vivencia que no sale una entrelinea, un punto y coma, sentimiento errados en conciencia autista.

El primo libro que leí, fuera de la educación formal, fue de aventura en edad temprana adolescencial, justo a los 15 años; “Papillón,” él, Henry Charrier como escritor de esa novela fue prisionero de la cárcel de Cayena, Guayana francesa, reclusión dura al parecer de hombres que no se doblegaban debajo la presión de las fuerzas imperiales francesas. Al terminarlo de leer tuve una reflexión: ¿Mira tú cuantas cosas se pueden hacer en la vida?
Y de esa manera fue uno de esos acontecimientos que es un claro diktat de la vida, por fuerza superior un designo; “Primero haces la tarea, y luego te ocupas de ti,” con la experiencias adquiridas en el transcurso de los años al transitar por tantas cárceles, concluí el autor de la novela, había redimensionado aquella historia; demasiadas aventuras para un solo hombre, la vida no funciona de esa manera.
También pude elaborar por qué desde niño recibía tanto castigo físico, pues dentro las peores cárcel de este mundo las palizas son colectivas;
“No me asombras ni aparecido en medio de la nada con cachos, y cola ni envuelto en llamas.”

El segundo libro que leí algún tiempo después fue el discurso del método, de Descartes; sustancia y método; Todo es cuestión de método, y sí niego todo lo que hasta ese momento creo que es real, dentro de mi mente emerge el inicio del moto, el motor que activa la mente en este caso y para René Descartes es la duda, que es el proceso anterior al inicio del uso de la razón “Cogito, ergo sum” (“Yo pienso, por eso existo”).
Pensadores que configuran el pensamiento humano en una ilación continua de reestructuración en un todo para alcanzar un infinito, cada uno de estos filósofos incansablemente trataron según el propio contexto explicar como inicia el conocimiento en la propia mente, como se activa la razón, como interpretar la realidad que es realmente lo que percibimos.
Aunque viví errante, en lugares distantes, lugares impropios los libros en mi mochila siempre tuvieron un lugar destacado, lo primero que introducía y lo primero que tomaba al llegar a lugares de exclusión.
Novelas no volví a leer, si no las necesariamente obligatorias como cultura general por si alguno de esos autores hubiera dejado alguna fórmula para el conocimiento del Sí mismo como las novelas de Hermann Hesse, muchos de esos autores son demasiados subjetivistas, texto llenos de elementos psicóticos donde rayan en el pseudointelectualismo hacen de la mediocridad de un texto el mérito obtuso de escribirlo, poco rigor histórico, demasiado partidismo en fomentar las propias ideas sin pasar por una justa autocrítica y de la objetividad que se debe esgrimir para afrontar el tema, por ello se escusa cada autor; “En fin de cuenta es solo una novela no es real.”
¿Usar la literatura como instrumento de venganza, anula la ética?
El texto es sagrado, cada violación es una injuria, es un ultraje al noble arte de escribir.
¿Quién incurre en esa bellaquería puede escribir? Sí porque el limite lo impone el buen juicio, y se sabe que la ignorancia, el que no sabe es temerario en exponer sus prejuicios.
Recuerdo que una vez dijo el comandante Sol; La vida de un revolucionario, pasa por diferentes fases se inicia en un adoctrinamiento básico, donde el joven erige su moral y sus estructuras intelectuales, después pasa por la fase del anticonformismo, donde se forma su condición subversiva contra el poder establecido, despues se quita el miedo y huye a la clandestinidad, redactando panfletos eversivos enmarcado dentro de ese romanticismo en la que se forma la teoría utópica de la sociedad ideal, el olor a tinta de la batea (multígrafo), un amor efímero con una camarada entre el descanso de la lucha armada, condición única de ese sentir libre e indómito en que la violencia del estado impacta contra la voluntad autónoma del que se opone a ser condicionado, y no acepta el alineamiento a la clase social dominante.
De esa manera la cárcel es de obligación, donde se eleva a las formas única en que la tortura templa su carne, patadas, cachazos, plan de machete, plan de peinillas, batazos, puñaladas a traición de parte de aquel que no sabe afrontar un hombre de frente, son momentos en que la vida, te continua a presentar tareas, y tú a realizarla cabalmente a su cumplimento, no hay descanso para el hombre que tiene impreso en su frente;
El estigma del Caín. La única búsqueda existencial promovida por DIOS, nadie mate al Caín, pues Él se vengara siete veces por atreverse a suspender un edicto.
La doble fase; de cómo el opuesto lucha enmascarado de adversario.
De cómo el diablo infiltra sus huestes en la iglesia.
De cómo el fascista se infiltra en las filas de los progresistas.
De cómo el reaccionario se infiltra en los movimientos revolucionarios.
De cómo el hombre se hace delincuente, cuando es descartado de las filas de la policía.
De cómo el servo del sistema se infiltra mediante el aparato represivo en los movimientos de masas.
Porque solo el antípoda tiene el interés de derrumbar la Verdad, de recrear en su seno un virus que pueda proponerse como el ente invadido.
Las filas de los hijos de la Luz recuperan esos espacios, los hijos de las tinieblas traman desde los confines en donde serán relegados…
-¡Sí!
Sentarse a escribir por una obligación, pero pesa la mirada, las ideas se agolpan en la mente dichosas de ser impresas en tinta viva, pero la forma contestataria se acciona de nuevo, y paraliza el fermento creativo, las ideas se impacientan, reclaman que es demasiado el tiempo de gestión, ellas ya fueron confeccionadas y creen las ideas que están bien elaboradas que es justo ser imprimidas, es la duda de nuevo que exclama;
-¡Pero, no ves, que los estantes están llenos de libros! y ya no se ven a los maestros del conocimiento, es solo letra muerta; porque no ilumina el camino.
Tesis de la alternativa análoga;
Aunque hay libros caducos, porque las palabras han emigrado a otros significados, también la semántica tiene su dinámica implícita, recuerda que los desviadores de la humanidad se infiltran entre los doctos para bajar el nivel dialectico a chisme de calle, su lucha no es en vano esta orquestada para descarrillar el buen juicio en la entera humanidad, los tiempos que corren suspenden la ética, las polillas corroen el papel, el polvo cubre las caratulas de libros elaborados cuidadosamente por los amanuenses, los estantes y libros trasladados de las amplias salas son relegados en subterráneos húmedos, oscuros las largas filas de libros de manufacturas delicadas con impresos en letras góticas, dibujos y encabezados de otras épocas, escritos carácter por carácter con léxico enriquecido por los eruditos en un formidable desarrollo de la terminología en que las palabras alcanzan su máximo nivel de desarrollo expresivo hasta definir lo infinitamente intrínseco, caen en boca de puercos como perlas desechadas, lanzada en medio del fango de la desidia, nadie parece cuantificar el agravio, es solo insolencia de algún burócrata tanto el la luz no la ve, así concluye la época del renacimiento, para dar paso a la recaída del intelecto.
Construir conlleva paciencia, trabajo metódico y estudio, destruir la velocidad de la pólvora.
-¿Entonces para que escribir? ¡Volverán a deslegitimizar los textos!
-La maestría del erudito, es blindar el texto, hacerlo hermético para el adversario, entendible para el buscador como lo han hecho en el pasado otros, ¿pero no puedes creer que tus palabras duren hasta el final de los tiempos? Eres solo un hombre.
-¿Un hombre? que debe oponerse al elemento hostil de la humanidad.
-¡Sí!
-Pero no estás solo, todos ellos, los autores de la antigüedad mediantes tus letras se reproponen nuevamente a los nuevos tiempos, ellos vivirán en tus letras, la supervivencia de la especie literatos, es la literatura que se repropone a sí misma, como el sol en sus diarias apariciones.
Arrojar luz, sobre lo que ha sido oscurecido…
Allí es donde el escritor crea sus propios parámetros, y vive dentro de su creación a la cual recrea como propia acción de vida, empujar la escena a acontecimientos que podrían formularse en el futuro, en contraposición de la realidad hodierna que lo limita, cuando el hombre en su limitación circunstancial/temporal ha agotado la totalidad del contexto, para comunicar en un lenguaje actualizado revelando el misterio del ministerio.
Te encuentras en exaltación;
Vas hacia adelante sin ver, ciego, como el que no sabe, cuando el ácido alucinógeno explota dentro la mente se abren áreas de olvido, fantaseando en miles de colores, y te reconoces dentro las experiencias de la adolescencia, te proclamas Antiautoritario; “No a la imposición de racionamientos de adultos en donde se encierran los esquemas de la violencia implícita de sistema.” una fuerte inclinación de intolerancia delante todo tipo de autoridad en que tú y otros como tú, medios sollados se enfrentan a los poderes de la tierra, en una contestación de calle, de masa compuesta de individuos no homogénea, sin ninguna posibilidad de limitarlos, ellos, con inmensos intereses que tratan de apoderarse de todos los recursos, monopolizando medios de producción dejando a enteras poblaciones sin subsistencia, chocan estos intereses contra los gritos de rabia de la juventud, gritos de contestación, gritos con eslogan; ¡No al expropio de la naturaleza! se queman carros, se levantan heroicas barricadas, se saquean negocios, se ahogan con el gas lacrimógeno, lanzas un ladrillo despedazado, no sabe dónde va a caer, corres buscando refugio de la carga de los represivos, mientras escribes frases al vuelo en paredes ya mancilladas, embaucadas, desgarradas por la literatura de la contestación, sigues corriendo hasta que pierdes el sentido del donde/estar, al día siguiente la gente regresa a su normalidad, mientras los poderes de la tierra habrán hecho girar la bolsa de valores y la habrán manipulada ganando millardos adquiriendo solo un ligero crecimiento del 0,23 + en sus arcas aumentan los recursos.
-Optimo (dirá) “mi poder tiende aumentar.”
Él, tú, ellos, nosotros, todos ustedes, aún vosotros no significamos nada somos solo comparsa dentro de conglomerado social.
Él ese día se levantan un poco más confundidos, habrás perdido; un cero sin algún punto específico de una vida sin intereses económicos.
Se lo dices a sí mismo, sé que estoy en lo justo, pero al ver a la multitud que avanza a sus puestos de trabajo por un sueldo, ellos la masa son fin a su misma explotación, y se le desatada la angustia de ser uno entre millardos, que está en el completo anonimato de la masa, que no decide nada, que están al margen de cada toma de decisión, y desde ese sentir de impasible anonimato de masa; Desarrollas su conciencia autocrítica de clase marginal, periférica de la explotación del hombre por el hombre.
Se devuelve al camino interior con todo su ser, cree que es el único sendero que no ha sido expropiado, porque el capitalista no tiene un espíritu, su razón está monopolizada hacia la acumulación de los recursos económicos.
¿Has oído a un multimillonario preguntar por su Ser?
¿O algún político interrogarse; porque es capaz de emitir tanta falsedad?
Por la cual facilitan con la planificación económica el acumulo de máximo capital a los oligopolios, y te recuerdas que hay un opuesto a cada Ser, todo ello es manifestación del Ego sin lugar a dudas, pero te maravillas de lo que es capaz de idear para ilusionar a las masas.
-¡Sí! Claro, si mañana esta realidad se derrumbaría la masa entraría en desesperación, ¿Entiendes? No lo verían como una liberación de la ilusión material, si no como una catástrofe para sus vidas aclamarían su regreso en vueltos en una profunda angustia, y en base a este comportamiento los profetas del desastre tendrían nueva voz.
Hay gran testimonio de todo ello; “Éxodo 16 3 y les decían los hijos de Israel; Ojala hubiéramos muertos por manos de Jehová en la tierra de Egipto, cuando nos sentábamos en las ollas de carne, cuando comíamos pan hasta saciarnos; pues nos habéis sacado a este desierto, para matar de hambre toda esta multitud.”
Allí está, la masa aun delante a tantos prodigios murmura, y padecen de la ilusión de la realidad pasada.
Ellos los poderes de la tierra no alcanzaran la tierra promesa, no pasaran, pues, cargan inmensas fortunas, cargan toda la miseria creada en la tierra para satisfacer su ansia desmedida compulsiva, e impulsiva del haber.
A ellos no les he dado, entonces has obtenido una medida que es Justicia.
Pero luego te asalta la duda, porque si hay algo que es contestario en este universo, es la duda.
¿Y si todo es un engaño del capitalista?
¿Si el creer que la riqueza son agente de corrupción del espíritu no es sintomático?
La duda y su producto te desplazan ad áreas de olvido…
La aseveras en base a la propia experiencia; “El haber es el principal corruptor del espíritu,” y lo señalas como una acción intrínseca y es tácito.
Vas y marchas en senderos de montaña aun no formados, entonces te interrogas;
-¿Es allí el límite?
-No, es solo tierra baldía, (ni tiempo/ni espacio) y te ves andando, marchando entre abandonos, y traiciones,
-¡Pero, tú no!
Tú, estas con los maestros que forjaron las virtudes, y debes mantenerte en pie, caminar erguido en medio del perjurio, solo para sentir cuán fuerte es un ideal forjado dentro la resistencia de la propia rebeldía.
Volteas, hacia atrás, y ves tú propio recorrido, marcado con signos indelebles de lo que signa, de lo que marca, de lo que señala, un largo camino del sí mismo, te hace sentir cansado, el triple en edad, pesado por la presión atmosférica, quisieras gritar;
- ¡¡¡Basta!!! ¡¡¡Me detengo!!!
Pero no puedes, ves hacia adelante casi hasta el confín del horizonte, un infinito, ¿es mucho lo que falta aún se pregunta el pelegrino? tú piel está lleno de cicatrices, tú alma lacerada, tú cuerpo que envejece se llena de artrosis, de dolores, de achaques.
- ¿Quién habrá inventado la vejez?
Encuentras aquellas adolescentes que una vez eran bellas y radiantes, redimensionadas dentro de un cuerpo que pierde elasticidad, una cara que ha perdido lozanía, la voz aun resiste a su gracia.
¡DIOS que terrible este designo! creaste la vejez donde el cuerpo se marchita solo para que no nos apeguemos a la existencia, ¿así fue que sigilaste el árbol de la vida en el Edén? lo encerraste dentro de cada uno de nosotros, para que cada uno de nosotros refutásemos la vida en el invierno de nuestras vidas, delante la perdida de los atributos del propio cuerpo y mente.
-¿Por qué ese fin tan doloroso?
-¿Quién dice; he concluido la misión de mi vida?
-¿Dónde está el interruptor con el cual activo mi propia destrucción?
¿Pero no has alcanzado la paz, la serenidad, la felicidad de la que te habían hablado los Gurú en la India?
La realidad de todas esas doctrinas; es que si abandono la acción conflictiva, contestaría, si dejo de entrar en contradicción; mi razón dejaría de funcionar, quizás mi razón tiene un esquema de razonamiento anticuado o en desuso, pero lo cierto es que la paz, la serenidad, la felicidad para mí son productos de mentalidad alienada a la clase burguesa, de cierto sé que busco el conocimiento, y en su camino veo difícil la posibilidad que haya de encontrar la paz, la serenidad, la felicidad, puedes ser feliz, y tener mucha paz, pero las guerras siguen, la explotación del por el hombre sigue, el abandono de la infancia sigue, la miseria en la humanidad crece, y ella es producto de la avaricia del capital, toda guerra tiene intereses, y son los intereses del capital, para ello los poderes de la tierra necesitan personas conformistas que estén tranquilas aptas a producir bienes de consumo, cuando sus interés así lo planifican, o incitarlos a manifestar algún tipo de violencia, cuando alguien está tocando sus intereses, los intereses del capital.
Mientras los ilusionan con abstractismos como la búsqueda de la felicidad.
La vida es tacita, a ti no te va hacer descuento, esto es implícito, incluido desde antes de empezar.
Solo por el designo forjaras letras, escritura que el polvo del tiempo guardara para los eventos póstumos.

Después llega el invierno, el riachuelo hiela, su sonido que abre al paisaje mágico se cristaliza, el anciano que vive en la montaña más allá del tangible calla, el paisaje mágico es inaccesible en esta época, no hay con quien comunicar.

Entonces te sientas, tus manos empuña la pluma, y extiende el pergamino, los canales de comunicación se abren, y la escritura se forma a sí misma, lo que tenías que decir estaba formulada de antemano es solo producto de la misma dinámica, dentro de ti desde el inicio de los tiempos, es más antes que ellos se formaran, esa pergamino enceraba esa literatura el mensaje es implícito, igual que el mármol guardaba la imagen dentro de la piedra informe que fue esculpida el otro día...
Eres medio, vehículo a realizar, no método.
Cuando cierras el libro reflexionas sobre el hecho que aún no has hallado la palabra definición con la que pudieras conceptualizar todo el universo, y en lo que en él, se encuentra.
Una palabra para conceptualizar un infinito…
Pero las manos que son un instrumento, y medio de esta arte son formadas en mil experiencias, son forjadas como el acero, son seguras de lo que dicen, una palabra diseñada tiene un significado implícito que trasciende, coordenadas justas para el encuentro en lugares aun no configurados donde la luz es ausente, sin concordar aún el tiempo y al espacio, en viceversa sustrae definiciones a áreas mentales aun no colonizadas por la razón en el establecimiento de la conexión con todo lo antes expuesto por ende libre del condicionamiento socio-cultural.

Lo sabes tú, solamente tú, y la maestra vida, que ya no te impone nuevas tareas.
Haz alcanzado el grado del desarrollo endógeno por el cual engendra tus propias semillas de la creatividad.
-Tienes; Solo la obligación de escribir.
-¿Solo la obligación de escribir? Aun me maravillo que sea a mí a quien fue dada esta noble misión.
-¡No! Te equivocas no solo a ti, también a cada uno que se ha adentrado en este escrito, pues, ya no pueden sustraerse en el anonimato de la masa, no puede recurrir a decir esto yo no lo sabía, pues, te fue comunicado.
Aunque tú insistes; los estantes están llenos de libros, está todo dicho, tendremos que derribar nuevos árboles, para hacer más papel, y agotar más recursos.
Porque para un escritor la tinta y el papel son consagrados a Sofía, no se puede escribir o diseñar encima de un papel cualquier pendejada, escribir es un noble arte.

¿Pero quién puede leerlo?

De esta manera DIOS llamó a Moisés apartándolo sobre una montaña, y le dicto; claro un dictado, por esa razón no puede ser profano, un libro es Sagrado, un libro inspirado al Conocimiento, es lo que nutre nuestra civilización.
¿Quién lo leerá entonces?
¿En qué lugar será conocido?
¿Qué te pueden decir tus contemporáneos?

-Eso no tiene importancia, porque la verdad es una, inmutable en el tiempo y en el espacio, podrá yacer en el fondo de un baúl por siglos, esperando su momento histórico, hasta que aquel día avendrá.
No podrías esperar el hoy, pues, mientras un escrito es efímero un éxito inmediato dado por un impulso mediático en la mañana, en la tarde ya nadie se acuerda de él.
Efímero es toda acción del Ego, por ello el mundo es una acción continua de estímulos e impulsos emocionales.
¿Puedes ir detrás de un premio o sustentar el Ego?
¿Para eso pediste conocimiento a la forma del Absoluto?
¿Para eso pedisteis a los profetas de desvelar el Misterio de cada Ministerio?
¿Para eso invocaste en tus largas noches de invierno al espíritu vivo de los maestros de la antigüedad?
Fue cuando recibí el entendimiento, que tome la pluma, aunque en cada tilde siempre actué impulsado por la duda.
Espero que DIOS no me pida cuenta de mi permanencia en la carne, no quisiera ser testimonio de cómo actúan los hombres en la tierra.
No se puede ir, detrás de las palabras de hombre.

Entonces luego escribiré, porque escribiré existiré.

Sustraído del diario de Arquímedes de razón unilateral,
para atrapar el sonido e incidirlo sobre papel en letra viva.
El fin ultimo del hombre es el mismo formarse como universo.

Coincidencia
Mensajes: 329
Registrado: 21 Ene 2013, 18:52

La primera de la clase la ultima de la cuadra

Mensajepor Coincidencia » 05 Jul 2018, 16:04

LA PRIMERA DE LA CLASE

LA ÚLTIMA DE LA CUADRA

Quede en la página – 48 – 55 -
Páginas: 74 – 78 – 81 -
Palabras 17.621 – 18.895 – 19.875
Son los días, en que él, el Yo, anda en el automático del ser.
A las diez de la mañana en el estrecho valle de Caracas, el sol inicia a recalentar, el ruido de los carros inicia a molestar, el suéter inicia a picar, el joven siente pero no es, siente su existencia más allá de su propia iniciativa, en ello consiste su ansia, en la búsqueda de ser más que estar.
Hoy, en el liceo Gustavo Herrera, hay agitación estudiantil, hoy, como en el ayer el estudiantado protesta.
Los integrantes del centro de estudiantes, al salir de la asamblea convocada en la mañana urgentemente determinaron oponerse a la manifestación, la presidenta del Centro de Estudiantes convocando al estudiantado con un megáfono desde la planta baja del edificio les quiere hacer presente de la decisión que tomaron.
-¡Atención a todos los estudiantes, pueden salir de las aulas!
Y de las aulas de clase salen estudiantes, y profesores se asoman desde el corredor de los tres pisos que tiene el instituto.
-Hemos decidido por unanimidad que se ha perdido demasiadas horas de clases, que hacer una huelga y suspender las clases sería contraproducente para los intereses del estudiantado.
Un grupo de estudiantes no está de acuerdo con su razonamiento, entonces es contestada por su sumisión al sistema.
-Bien, bueno pues, tremenda seriedad la suya compañera, los intereses del estudiantado son protestar por lo que se crea injusto, y eso son nuestros intereses en primer lugar porque en la pasada manifestación falleció un compañero del liceo Mariano Picón Sala. ¿Te parece que encerrarnos a estudiar sería una cuestión seria, delante la muerte de un compañero?
-No, claro que no lo es, pero también otra manifestación podría producir otro asesinato.
Los estudiantes que quieren suspender las clases se alejan amenazantes por los corredores gritando consignas, y uniéndose en un tumulto, los Integrantes del Centro de Estudiantes regresan a la asamblea.
La agitación comenzó en las aulas, siguió en los pasillos, hasta llegar fuera del plantel, se reúnen en pequeños grupos mientras van planeando como fomentar la agitación, algunos estudiantes alzaron una barricada con sus cuerpos impidiendo la circulación de vehículos, se acercan a los vehículos detenidos y se les pide una colaboración para el Centro de Estudiantes las personas atemorizadas meten el dinero en la raja de las latas que ellos le acercan, una vez tomado el dinero, levantan la mano y avisan a los de la barricada;
-¡Dejen pasar a este señor que ya colaboró con el Centro!
Algunos iniciaron a gritar las consignas usuales, los eslóganes en contra de gobierno que consideraban hostil a las peticiones del estudiantado.


“-¡¡¡Gobierno asesino de liceístas!!!-”
“-¡¡¡Tirano, de ti todo pueblo es lejano!!!-”
“-¡¡¡Hoy y mañana contra vuestra tiranía!!!-”
“-¡¡¡Estudiantes la protesta es un deber moral!!!-”
“-¡¡¡Violencia y represión son las armas del sistema!!!-”
“-¡¡¡Contra la violencia del sistema violencia del estudiantado!!!-“

Algunos estudiantes retiran unos cauchos usados de una cauchera, otros piden gasolina a los motorizados que siendo jóvenes están de acuerdo con todo tipo de agitación, una vez colocado los cauchos en la vía publica forman una barrera, los rocían de gasolina, y encienden los cauchos el fuego se esparce en un soplo, una intensa nube negra se levanta en medio de la calle, los choferes guían sus vehículos en retroceso, tienen miedo que le peguen candela a los carros, los estudiantes se animan, y espontáneamente cada quien busca piedras o lo que pueda lanzar, saben bien que la policía no tardará en llegar.
Un estudiante entra corriendo al aula de la asamblea del centro de estudiante, y avisa:
-¡Hay un grupo que tomo la avenida, y está blocando el transito!
-¿Qué están haciendo? pero si dijimos que no deberíamos manifestar.
-No hicieron caso, inclusive han incendiado cauchos en medio de la avenida.
-Compañeros suspendamos la reunión, y salgamos a interrumpir la acción de esos saboteadores, antes que nos allanen el liceo otra vez la policía.
La Presidenta del Centro de Estudiantes deja el aula de la asamblea, dispuesta a blocar la protesta, a medida que avanza otros estudiantes se unen a ella, apresuran el paso y al llegar al portón principal, toma control de la puerta del liceo, y se opone en contra de los que quieren salir a la huelga violenta, en la puerta del liceo desde la avenida se reúnen también los opositores, y ella cierra el paso físicamente con su propio cuerpo a los estudiantes que intentan unírseles.
-¡Aquí no sale más nadie!
-¡Está loca! ¡No se dejen mandar compañeros, por esa traidora que defiende los intereses del gobierno!
De hecho, por la pared que forma el recinto del ateneo, estaban saltando los más decididos.
-Esta Daisy, sino fuera porque es de la cuadra, ya la hubiéramos derribada con portón, y todo.
La Daisy, pero, no se atemoriza, empuja el estudiantado hacia atrás, estos ceden, porque la mayoría son del primer año.
-¡No! ¡¡¡ No van a salir para que la policía los maltrate otra vez!!!
-¡Que té pasa Daisy! ¿Ni que fueras la mamá?
Ella indignada se abalanza en contra del grupo.
-¿Ustedes! lo que quieren es sabotear, martillar, romper vitrinas y si los dejan quemar carros, atentar contra la propiedad pública, el movimiento estudiantil no se enriquece con esas acciones.
-¡Na' guara! ¡La propia falangista pues! (Ella y sus dos hermanas, son hijas de un español, que siempre defendió el franquismo).
-Tú podrás decir misa, pero, aquí hay una oposición seria a vuestros desmanes, porque los conozco.
Delante del liceo, con el grupo ya reunido, se realiza el cierre de la avenida, un grupo inicia el martillo (a pedir a los automovilistas dinero) con latas decoradas con el logotipo del centro de estudiantes.
Con la ayuda del portero, la presidenta del centro de estudiante, logra cerrar el portón, las últimas en escabullirse son la Tata, la Gaby, y Jazmín.
Daisy, pero, aferró por el brazo a Jazmín, muy sorprendida.
-¡Dónde vas muchachita! Tú no eres igual a ellas.
-¡Pero chica! Ellas me invitaron a manifestar, la causa es justa, es nuestro deber protestar contra el abuso del estado.
-¡Qué protestas, y que nada! Ellos son solamente una pila de vagabundos, la protesta legitima está fijada para el viernes en la tarde, por convocatoria de la federación de centros estudiantiles del área metropolitana, ésta protesta es ilegal.
-¡Vente Jazmín! Deja esa enrollada con esa mentalidad de legalismo burgués, se ganará un 20 en todas las materias por ayudar al director, seguramente.
-Lo que me gano es por mis méritos, porque estudió, no soy una fracasada como ustedes, raspadas en todas las materias, promovidas a punta de copiones, y otras artimañas.
-Sí, Luí eres la perfecta, te vas ganar una medalla nominación a la estudiante obediente del año que nunca vendrá. (Se ríen a carcajada plena).
Mientras Jazmín se suelta de su brazo, Daysi le queda la mano sujetando el suéter, y se le estira la manga del suéter, ella entonces abre la mano, y la manga estirada hace que Jazmín la recoge con enfado, Daysi en ese momento siente una impotencia, ella sabe que Jazmín es una buena estudiante pero no puede protegerla, hay algo fuera del sentido común que las está separando, piensa que debería ser tarea de los profesores dar orientación adecuada a los estudiantes.
Daisy, se queda mirando a las compañeras como alcanzan al montón de revoltosos, y se reúnen con el grupo de estudiantes justo en mitad de la avenida donde obstruyen el tráfico, los ve uno a uno, todos son probadamente malos estudiantes menos Jazmín, los varones usan el uniforme con diversas modificaciones, el cabello largo y muchas malas maneras, lo que demuestra que van por otro rumbo, alejado de la educación impartida, y la condición que ella considera que debe tener un buen estudiante.
En la avenida a unos 500 metros se han formado en filas los cuerpos represivos del estado que incitan a los automovilistas a desviarse, los estudiantes inician a provocarlos gritando consignas mezcladas con insultos, algunos ya lanzan objetos, otros se quitan la camisa, y con la franela se encapuchan, la avenida se ve desolada, y la distancia entre Estudiantes y Policías se llena de escombros.
Llega el director con una comisión de profesores al portón, Daysi le informa que la huelga violenta ya inicio, que deberían mediar con las autoridades policiales antes que inicie la violencia. Entonces varios profesores y algunos jóvenes miembros del centro de estudiante marchan hacia donde están los policías, y dialogan con el oficial que comanda a los represivos, luego se separan por los gestos se entiende que la mediación ha fracasado, los policías se forman alisan los rolos con que golpearan a los jóvenes, sus ojos brillan de violencia, el oficial que fue inflexible en el dialogo pacifico ordena el ataque. Entonces una lacrimógena es disparada, y se alza en vuelo dejando una cola de humo blanco en su trayectoria, todos miran su vuelo en contra del intenso azul del cielo, que eleva el sentir colectivo a poesía, hasta que ésta impacta contra el portón del plantel, como siempre los cuerpos represivos del estado, avanzan, hacia los que no participan activamente en el desorden público.
Daisy se despierta de su abstracción el impacto le hace reconocer el momento del avance de los represivos, entra por la puerta pequeña del portón principal, ordena al portero de cerrar y por ningún motivo abrirla, luego llama la atención de los estudiantes, y recomienda a los nuevos de no correr, pues luego los represivos tomarán el plantel, y les tocarán las camisas, quien la tiene sudada dirán que estuvo en la agitación, se siente contrariada quisiera que las cosas no fueran así.
¿Por qué aquellos estudiantes arruinan a ellos y otros jóvenes?
Es todo un desorden el país no debería funcionar de esta manera, en que al desorden de la juventud la policía implementa violencia de estado.
El primero de todos los síntomas en el joven, es oponerse al poder establecido; búsqueda en la contradicción con este su autonomía de ser; él, en la que inicia su propio sendero hacia la configuración de su propio Yo.
Daysi cuando logra subir a la azotea del liceo para observar la situación, en la avenida ya es batalla campal, los cauchos incendiados se arrojan en contra la policía, las piedras vuelan, e impactan contra los escudos y cascos, los policías avanzan y retroceden, algún estudiante temerario por avanzar demasiado es capturado, y golpeado, se revuelca en el pavimento, ardiendo de dolor, los demás hacen lo imposible por rescatarlo, y este en extremis logra zafarse en un extremo esfuerzo para huir de la paliza que le están propinando.
Los estudiantes que no estaban encapuchado cuando llegan los fotógrafos, usan sus franelas para hacerse las capuchas, en fragor de la protesta el Edgar lideriza el conflicto armado de piedras, lanza los naturales proyectiles continuamente, organiza las filas de la débil resistencia, su instinto lo hace un líder natural en los momentos de intensa crisis, no se desanima cuando lo envuelve el humo de la lacrimógena, sí no que logra tomarla y arrojársela a los policías.
Ellas; la Tata, la Gaby, Gilda, Rosmar, Jazmín lo aplauden enérgicamente, también de la azotea lo aplauden menos Daysi.
Entonces el Edgar se humedece la cara y regresa al frente de la barricada a reordenar las filas de la protesta.
-¡No joda, Henry! cubre esa parte detrás de los carros.
-¡Eduardo sácale gasolina a esa moto, no joda!
-¡Moncho que pasa! ¿No sabes tirar piedras?
Jazmín, lo ve, y lo admira como su acto natural, es por él, que aceptó salir aun contra de las normas del plantel, el suéter le llega casi a las rodillas, la hace ver más joven de lo que es casi una niñita, la Tata, y la Gaby en cambio se han quitado el uniforme, y gritan con todo lo que tienen dentro, un millón de adjetivos descalificativos contra los policías;
¡Sapos! ¡H. de P! ¡Vende patria! ¡Tarifados! ¡Servos del gobierno! etc, etc, de los etcéteras.
Ella en sí participa, pero, esta contrariada, esos son representantes de la sociedad, de la organización política, ¿Por qué hay este enfrentamiento?
Esta, pero, no es, se mantiene en dilema dentro un limbo, entre lo que le impone el statu quo, y lo que su instinto le incita, pero, no logra rebeldizarse, de esta manera su conflicto la envuelve en una sumisión impuesta; dentro del automático de no ser por lo que quisiera ser.
Nelson se acerca al Edgar, y le dice que la Guardia Nacional, está llegando por la autopista.
-¡Mira Edgar la guardia nos está encerando en una emboscada!
-¿Como cuando son?
-Llegaron como tres camiones de guardias, y se están preparando para subir de la autopista a la avenida.
Se detiene un momento mientras la razona, no hay suficientes estudiantes para organizar otro frente.
-Compañeros rompamos la huelga, llego la guardia nacional por la autopista.
-¡No joda esos no comen nada!
-¿Qué vamos hacer Edgar?
-¡Correr hacia la avenida Francisco de Miranda!
La retirada es obvia y desordenada, y se corre como mejor se puede, en pequeños grupos y fomentando el desorden público desorganizado, desobediencia de quién contesta todo lo impuesto, varias cuadras más arriba se desahogan, y no ven a los perseguidores, entonces deciden corren hacia el centro comercial de Bello Campo donde piensan despistar a sus perseguidores al mezclarse con los clientes de los comercios.
Los varones dan paso a las compañeras que corren, gritan, ríen, se caen, piden ayuda, dan aliento en una perfecta anarquía; “Cada quien hace como le sale.”
Mientras cuando ya la avenida ha sido desalojada por los revoltosos, dejando las barricadas de cauchos incendiada y el asfalto lleno de piedras, y otros objetos.
Los cuerpos de represión, quieren tomar por asalto el plantel, dentro la Presidenta del Centro de Estudiantes está ya preparada, y junto con el director, y varios profesores salen a parlamentar con la policía.
Estos como siempre no les entra un argumento, amaestrados para la guardia y el ataque, fieles a la obediencia que se le ha impuesto, quieren reprimir por la fuerza, en la ceguera en que los alojas el sistema de represión de los pueblos, no ven o no quieren ver que los revoltosos ya pasaron, y justamente delante de sus ojos.
Presionan por tomar el plantel por la fuerza, La Presidenta del Centro de Estudiantes, el director, y los profesores se oponen al allanamiento.
Luego se decide llamar a un alto funcionario, el cuál acepta que salgan los estudiantes, pero, en fila para ser requisados.
-No, ustedes les pegarán. (Enfatiza Daisy)
Inicia un nuevo giro de consulta; Daisy razona; Que es tan difícil hacer el bien en este país, y que haya concordia entre el acto y el derecho.
El grupo de revoltoso, al sentirse a salvo algunas cuadras más arriba, deciden contar el dinero martillado en la manifestación abren las latas, el monto es suficiente para irse a comer unas pizzas, se deciden por el restaurante IL Piccolo en Bello Campo, Jazmín se siente aún más contrariada.
-¿Tata pero esos fondos fueron recogidos, para el Centro de Estudiantes? ¿O no?
-¡Bueno, y que somos nosotros chica! Estudiantes, y estos son gastos de representación. (Todos ríen)
El Edgar, se voltea, distinguiéndola de entre el grupo.
-¿Qué hace esta pavita aquí?
Ella se siente empequeñecer, casi quisiera desaparecer delante de su mirada.
-¡Es de la cuadra Edgar!
-¿Cuál cuadra? ¡La del convento dos, chamo es la hermanita del Alex, él, que vive en el edificio Araguaney!
Ella se entristece que él, no sepa que vive en la misma cuadra.
-Bueno, niñita dale para tú casa.
-Estoy en quinto año, y no soy niñita.
-¡Claro Edgar! Además la chica es un cráneo, es la mejor de la clase, y es panita ella nos hace la tarea, y de paso nos sopla en los exámenes.
-De verdad sin ella no pasábamos del sexto grado, Edgar.
La risa de la Tata y la Gaby estremecen el ambiente, inclusive contagia a los presentes.
-Está bien, quédate, eres una chica vital por lo visto, vamos a comer.
Jazmín, no puede contenerse, y ruborizarse delante la mirada del Edgar, su causa natural, su deseo ideal.
Las pizzas, llegan humeante con extraños nombres, Caprichosa, 4stagione, mare e monti.
Son el origen, como fin primo de la humanidad y el universo.
Son las formas, en tiempos de lejanía, donde los opuestos contrarios son forma de cercanía.
Son los deseos, en que el libido de ella corre hacia él, es un llamado atávico que omite el uso de la razón.
El Tato, y su lista como Siempre llegan retardatarios.
-¡Oigan Compañeros! Suspendieron las clases, hasta nuevo aviso.
-¿Hasta cuándo?
-No se sabe, lo dirán el lunes.
-¡Qué bien! (Exclaman los presentes)
-¡Lo logramos que hayan suspendido las clases!
-¡No, J-o-d-a-s, que estupendo!
-¡Vayámonos a la playa!
-Sí, a la Sabana, o a Osma.
-Que va, mejor es ir de excursión al Ávila, allí nos divertimos más, en la playa hay siempre mucho lio.
-¿A qué parte?
-¡Rancho grande!
-¡No! Es muy seco, a Paraíso Perdido que tiene río, y pozas para bañarnos.
-¡Al Lagunazo que se ve el mar, y la ciudad!
-¡Que va! allí hace mucho frío en las noches.
-Hagámoslo de esta manera, subimos hasta el Naiguatá, después bajamos y acampamos una noche en Rancho grande, luego el resto de los días en Paraíso Perdido.
-¿Quiénes se anotan?
Todos alzan las manos menos Jazmín, que no entiende como pueden decidir una salida de varios días, sin consultar con sus padres.
-¿Chama, tú no vas con nosotros? (Mabel)
-Bueno quisiera, pero tengo que pedir permiso a mis padres.
Una risa de conmoción general se extiende por el ambiente, ella se siente empequeñecer dentro de la silla, extraña al grupo, pero, El Edgar se levanta.
-¡¿Por qué se ríen vale de ella!? ¡No ven que es una chama bien!
-Aja bien bueno, y ¿nosotras que somos Edgar según tú?
-Ustedes, son grillos, unas dañadas, la chama es zanahoria. ¿O no?
-¿Qué es eso de zanahoria? (Jazmín).
-Que los dañados somos grillos, y los sanos zanahoria.
Ella hace un gesto de apreciar cosas raras, lenguajes cifrados de concepciones esotéricas que no da a su entendimiento son extrañas lejanías, los conoce a todos de toda la vida, pero es una realidad a la que ya no siente pertenecer, ¿Dónde habrán adquirido esa diferenciación? Se pregunta entonces.
-¿Entonces, chama bien, vienes con nosotros de excursión?
¡Sí! Haré todo lo posible.
Imaginándose, la oposición cerrada de la madre.
El regreso a la cuadra fue lleno de eventos; discutieron y vacilaron al chofer del autobús, pelearon con un grupo de jóvenes adversarios (de otra urbanización), a la altura de la embajada americana pararon la unidad de trasporte algunos jóvenes militares que llaman la recluta, pues en Venezuela ningún joven sano de mente va por su propia decisión al servicio militar, por lo tanto el gobierno organiza batida de caza para detener y obligar a la juventud ad hacer el servicio militar.
Jazmín delante a tanta novedad, ve a un joven sentado solo, él tiene una extraña mirada que la fija en ella, y sintió de él una fuerte distancia, él le sonrió asentado con la cabeza de sucesos fuera de su ser, ella esbozo una cándida y radiante sonrisa que cautivo al joven.
-¡Ciudadanos por favor cedula, y libreta militar!
Mientras avanzaban dentro de la unidad el joven se lanzó por la ventana, Jazmín lo ve como cae sobre el techo de un carro, el que comandaba le grito.
-¡Párate muchacho!
Él aturdido por la caída mientras se bajaba del techo del carro le respondió;
-¡Agárrame becerro!
Y huyo, por supuesto los militares se bajaron y lo persiguieron, pero este llevaba una buena ventaja, y se fue corriendo hacia la avenida de los Dos Caminos, lo vio que corría con mucha naturalidad como si estuviera acostumbrado a esa técnica evasiva, pero como pudo responderle de esa manera a un soldado, con esa forma de pleno desafío, en la buseta se armó una algarabía, pues todos se asomaron a las ventanillas y gritaban.
-¡Corre Catire no te dejes agarrar por esos webones!
No lo entendía como podían oponerse de esa manera a la autoridad, para Jazmín que siempre regresaba a casa en el carro con su mamá sin novedad, le era particularmente curioso, el hecho de cuantas cosas se hacen de regreso a casa, tomando simplemente otro camino, otros medios diferente al carro de la mamá que siempre la venia a buscar.
Llegaron a la cuadra se reunieron como de costumbre en el portón del edificio donde residen, Jazmín hablo con ellos un rato y luego se despidió, dejándoles a ella como de costumbre en sus comentarios, y a ellos que se quedaron junto a las barras y paralelas, hablando, sentados sobre los carros estacionados junto a la acera, saluda a Henry, y a Eduardo, mientras cruza la esquina hacia su edificio, Edgar esta de espalda no la oye.
Los muchachos se quitan la camisa, e inician hacer barra, y hablan de cosas llenas de futuro, aquella visión del mundo que todo va hacia delante, futuro prometedor de cuantas cosas se desean hacer en una sola vida.
Jazmín entra en casa, saluda a la madre,
-¿Jazmín como es que llegaste a esta hora?
-Mamá hubo una huelga violenta en el liceo y la policía nos obligaron abandonar el plantel.
-Que peligro, ¿pero porque no me esperaste como todo los días?
-¿Dónde mamá? Allá se armó un verdadero zaperoco.
-Se lo dije a tu padre que debíamos inscribirte en un colegio privado, bien este es el resultado.
Ella va a su habitación y se asoma a su ventana, ve al grupo en especial al Edgar, con sus pantalones de Jean ajustado al cuerpo, y su pecho desnudo, balanceándose en las paralelas, luego salta al aire y cae de pie, toda su sangre corre hacia él, inconteniblemente, irresistiblemente, llenándose de emoción por el hecho que había compartido ese día con él todas una serie de vivencias, dejándole el corazón palpitándole duro. Luego se retrae de su sentir, y regresa ad hablar con su madre.
-Mamá, fui invitada a una excursión al Ávila.
-¿Cuándo?
Desde mañana hasta el domingo.
-¿Y las clases?
-Fueron suspendidas por los disturbios, nos has visto las noticias.
-¿Con quién vas?
-¡Con mis amigas!
-¿Cuáles amigas?
-¡Las de siempre!
-¿Cuáles amigas, Jazmín?
-Tata, Gaby, Mabel, Rosmar y el grupo de la cuadra.
-Jamás de los jamases, ¡No irás!
-¿Qué dices? No puedes negarme el permiso, jamás te he pedido nada, siempre he estudiado, he sido obediente, pero, este asunto no puedes negarlo, es muy importante para mí.
La última frase se sintió en el pasillo, coincidiendo con el ruido de la cerradura, y la puerta que en ese momento se abría al ingresar el padre, que le sonríe mientras se quita el paltó.
-¿De que hablaban que se oye desde el pasillo.
Ellas no hacen caso a la entrada del padre, y siguen la discusión.
-No chica, ese grupo son malas juntas, y desde tiempo te lo quería decir.
-¿Malas juntas? Pero si, son las muchachas de siempre pertenecen a la cuadra, hemos estudiado juntas desde la primaria, ¿Qué dices?
-Son de la cuadra, sí, y las conocemos desde pequeñas, pero, la gente cambia y ellos están siempre en la calle, haciendo cosas de mal en peor.
-Papá, por favor intercede, tú, no me pueden hacer esto, estoy a punto de graduarme de bachiller, he sido siempre consecuente con ustedes, ellos son mis amigos, por favor te lo pido.
-¡Claro! déjala ir Matilde, ella siempre ha mostrado responsabilidad, y buen juicio.
La madre torció la mirada, guardando sus argumentos, su intuición, que le decía que eran los tiempos de las atracciones mutuas, tiempos de las acciones naturales donde el clamor de sus adentro; rompe los diques de lo impuesto.
Asintió, con todos los temores que asechan a la edad de su hija recordándose de sus tiempos a su vez.
Jazmín, corrió a la calle, emocionada, alegre tanto que no lo podía creer.
-Hola a todos, mañana voy con ustedes, ¡bien!
-Sí, de acuerdo después subimos a tú casa, para preparar lo que debemos llevar, ¡okey!
El Edgar, se mecía en las paralelas, Luis castigaba en la barra fija, el Henry limpia la bujía de una moto, Eduardo recibe un paquete del Pedro Chifla que se va en su Volkswagen dejando un columna de humo negro con olor a aceite quemado, las chicas hojeaban una revista de moda.
-¡Hasta mañana a todos!
Al entrar de nuevo al apartamento ve asoma de nuevo al balcón, los ve con alegría pensando en que compartirá con ellos el mañana, luego subieron las amigas y prepararon los víveres para varios días, la madre la observaba que no perdía un detalle, les hacía continuas pregunta pero ellas entrenadas a la defensiva de sus madres no la dejaban entender nada, de nada y de paso la llenaban de evasivas y cuentos del vecindario.
Antes del amanecer, el grupo de jóvenes cargando sus mochilas, avanza por la avenida Sanz del Marques caminan despacio, y en medio de la avenida, pues, el tráfico es nulo a esa hora sola la camioneta del panadero rompe el silencio de la noche.
En la madrugada la urbanización es serena, las avenidas están vacías y se camina por ellas tranquilamente, hasta la autopista que delimita el parque de la ciudad, a la montaña se accede por debajo del puente de la autopista. Se sube un montículo por una escalera, llena de tierra rojiza, mezclada otra tierra de color marrón clara, allí termina lo urbano, el cemento, e inicia la tierra la hierba esta alta, que cubre casi todo, así se desvía el sendero, luego cuando los alcanza el amanecer ellos ya han alcanzado una buena cuota de la montaña, y desde allí se ve toda la ciudad, los amaneceres de Caracas, las mañanas son particularmente multicolores en el cielo se forman juegos policromos, mientras el sol despunta desde oriente su luz despierta la ciudad, y la luz luminosa del sol la puedes ver entre las montañas haciéndole de marco, el Ávila y en el cielo se forman una acción indivisible en los primeros instantes, se colorea de un intenso púrpura, luego da paso a un naranja glorioso, para luego convertirse en un cielo espléndidamente azul, la hondonadas de la montaña se intensifican por la sombra cobijada de los picos más altos.
-¿Esperen un momento por donde vamos?
-¿No vamos por la Julia?
-No, allá en el refugio Nº1, está el guardabosque Acosta; últimamente se comporta de autoritario, ha cambiado mucho desde que lo pusieron de jefe del puesto de guardabosque, y está pidiendo permiso para acampar, marchémonos por la falsa Julia, que es mejor y más rápido, así salimos derecho debajo al primer Toyota.
(La falsa Julia; la llaman de esa manera, porque mucha gente se pierde cuando sube, creyendo que es el camino a la Julia, hacia el refugio número Nº1 se baja en vez de subir, y hay un arroyo que baja desde el Naiguatá, el arroyo forma una cañada que sube directamente a la cima más elevada del parque).
El esfuerzo físico, los hacia avanzar callados y en fila, no se sentía el hablar locuaz del Moncho, o las risas alocadas de la Tata y la Gaby.
-¡Hay! Ayúdenos esto ya pesa mucho.
-¡Ya les dio la pálida a las chicas!
-Nosotras preparamos la comida, y ustedes que son más fuertes deberían cargar el peso.
-Bien, les daremos una mano.
Después de alcanzar el tercer Toyota, se llega al anfiteatro, allí las mujeres decidieron descansar, en cambio: El Edgar, Moncho, Jesi, Eduardo y Henry quisieron conquistar la cima, dejando las mochilas a las muchachas.
La cima del Naiguatá, te proyecta en las mañanas, hacia el gran espacio del mar de los Caribes, la vista se expande al límite máximo, hasta el límite del no ver, hasta donde la vista recrea un horizonte inexistente.
Donde se funden los dos elementos aire y agua, cielo y mar.
Entonces deduzco; Sé hasta dónde veo, lo demás me lo imagino, no más.
…ESE INTENSO AZUL DEL MAR…
…ESE INTENSO AZUL DEL CIELO...

Que une mis adentro, más allá de mi entendimiento, y libera mi ser hacia ese espacio sin confines.
De regreso al acampamento base, las mujeres habían hecho un tentativo de preparar el almuerzo, con tanta impericia que los espaguetis quedaron tan empegostado, que parecía un amaso de masa cruda indefinible antiapetitosa, con el atún, pero, tomó otro sabor, con la mayonesa se volvió comestible, entre risas, y reproches todas entendieron que cocinar, no era solo entrar a la cocina, y girar una cuchara dentro una olla, charlando con la madre de los chismes de la cuadra.
A Rancho grande, o refugio número Nº4 llegaron al atardecer, el refugio estaba hecho de caña y bahareque, tiene una vista panorámica sobre la ciudad.
Las muchachas durmieron adentro del refugio, los muchachos afuera, no hubo tiempo ni de hacer una fogata, porque la noche, y el cansancio llegaron de inmediato en forma de sueño arrollador.
El amanecer, allá en la cima de la montaña, es diferente; es intensamente frio, y está lleno de sonidos, se siente el trajín de los animales nocturnos que se van a dormir, y el alboroto con que se activan los animales diurnos que hacen un escándalo de grandes proporciones, en especial los pájaros.
El café colado, desparramó su aroma, el roció sobre las plantas evocaba sentires elevados, allí el agua es escasa, el arroyuelo es solo un hilo de poco líquido, por esa razón se busca lugares donde circule más agua, la noche fue larga intensamente fría.
En la mañana les costó calentarse hasta que los primeros rayos de sol llegaron, optaron en continuar con la excursión, se baja hasta la ruta 77, y después se desvía hasta la cueva Emilia, de allí se camina debajo una tupida vegetación de árboles enormes: es un túnel de vegetación natural, que enseguida te embarga un sentir de cobijo en que la naturaleza revela al pasante que ella posee un espíritu que embarga con su contacto cada ser.
Cuando se llega a Paraíso perdido.
Se entra por entre dos lomas, que la exuberante vegetación apretuja, y cierra a la vista hacia el sendero, el sendero que es solo para aquellos escogidos que lo siguen entre sus distracciones de vida común adentrándose dentro una trama que han elaborado según propias prioridades.
Las colinas se aprietan entre sí, dejando solo el espacio labrado por el arroyo que cae en una poza, luego el riachuelo reanuda la marcha emitiendo un murmullo ese sonido abre al sentir del paisaje encantado en los tiempos de la precoz juventud.
Los rayos del sol se filtran desde lo alto, haz de luz que penetra entre el follaje de enormes árboles, impactando sobre las gigantescas hojas de la vegetación tropical, plantas de sombras que crecen en ausencia de sol, lugares que se perciben de cobijo, recogimiento donde los sentidos emergen de la represión de vivir en lo urbano, del estridente tráfico, del ruido automotor de la contaminación del monóxido, entonces se compenetra con aquel frescor que alivia su cuerpo de tanto aire malsano.
Un sentir a percepción, un abrir de los sentidos, aturdidos por la praxis de cerrarlos por el intenso humo, y ruido de los motores.
La humedad del musgo, el agua que cae en el estaño, con el cantar de ranas de estaño en estaño, hasta formar la cascada de agua que cae en el parque de los Chorros.
Dentro de aquel ambiente de exuberante naturaleza se decora con el deslizar por el aire de las mariposas de exaltante amarillo, flores que brotan espontáneas, esplendidas de colores intensos de lucido acrílico, las hojas que caen al remolino del estanque que se forma en el estaño, el colibrí que vuela en zigzag, toma el néctar de las flores selváticas, el azulejo con su color azul metalizado de una intensa pigmentación de violeta irón, el Cristofué pájaro místico con su estrofa que nos recuerdas con su cantar la venida del Mesías, el vuelo rasante de la Guacamaya que sus vivos colores dejan encantado a quien tiene la suerte de verlos en vuelo.
Vida y éxtasis de una percepción interna más allá del sí mismo.
El campamento se instala debajo de la peña del Indio, un peñón que se parece a una cueva, y que usan los excursionistas como cocina. La Gaby, y la Tata; se lanzan entre empujones para caer en el estaño, y salpicándose una a ñla otra agitan el agua dentro del estaño escavad en la roca, la risa fuerte y natural rompe el silencio del teatro natural antes expuesto, expandiéndose en el ambiente, se eleva sobre la montaña entre los árboles y plantas, los animales que corren entre la maleza, dentro de la vegetación baja, se paran a oír escrutando a sus alrededores con sus ojos saltones de donde viene esa inútil algarabía.
Las ranas, saltan fuera del estaño, por causa de la imprevista ocupación que agita, y desbordan las aguas del manantial, el ambiente en general amortigua el impacto humano.
Las aves, interrumpen el canto, agudizando su vistazo desde las ramas más altas, emiten un canto avizor que algunos sienten como preemisor, luego saltan a otras ramas, y a sus nidos en protección de sus crías.

Son, los días que envuelven al sí mismo.
Son, los tiempos que corren a sus encuentros.
Son, los momentos que se esperan, la objeción dentro la inclusión.

Los juegos que brotan espontáneos, como niños en su jardín de infancia, como seres abstraídos de la obediencia del sistema urbano impuesto de esa violencia de imposición de patrones de conducta en la que se tuerce la vocación del Ser.

…Negarse para regresar a Ser…

El reír que se expande, entre la vegetación vaga en el éter, sin una forma precisa, mezclándose al cantar del Ruiseñor, de vistosos pájaros de multicolor plumaje, aromas, sonidos que liberan al propio espíritu largamente olvidado que vaga en un limbo de regreso al Edén, mientras sobre ellos cae toda la energía que la naturaleza prodiga a las plantas y animales.
-¡Recojamos la leña, para hacer una fogata esta noche!
-Recojamos bastante porque en las noches aquí hace frio que jode.
-Pero miren es prohibido hacer fogata, por la cuestión de incendios forestales.
-¿Dígame esto, vinimos aquí arriba para recibir clase de leyes?
-Que incendio vamos a causar con toda esta agua que tenemos aquí.
Jazmín, se abstrae del momento, camina como vagando hasta que se sienta al lado del árbol que creció sobre la peña del indio, ella entra sutilmente dentro de un espacio redimensionado en una geometría plana, eliminando los ángulos obtusos, las líneas incongruentes, crea arcos, y bóvedas de formas perfectas, fuera de lo correctamente racional, se enaltece en sus mejores sentimientos hasta alcanzar el valor estético que la arrulla como una niña en brazo de un amor profético, recuesta su pecho sobre sus piernas recogidas, que las abraza con sus brazos, luego con la mano toma un pedacito de rama y diseña en la tierra líneas infinitas, y círculos perfectos mientras se detiene ad observar el verde intenso de una hoja.
Desde encima de la peña del Indio observa todo ese recodo que llaman Paraíso Perdido, el calor del cuerpo cede a un sentir de plenitud del cosmos interior y de su sagaz naturaleza que emerge lentamente y se conjuga a si misma; agua y estar, cuerpo y tierra, ser y luz, un rayo que baja desde lo alto filtrado entre el follaje deja entrever el cielo, ella levanta su mirada, y llega a entrever un pedacito de cielo en la lejanía, el rayo se descompone en multicolores formas, como juego de abalorio a percepción de una herencia atávica que regresa con sentires trascendentales al espacio asignado, donde la conciencia aturdida de tanta reglas se desvanece delante al sentir oportuno de ingenua percepción.
Momentos en que la introspección, les catapulta dentro de nuevos entendimientos imperceptible a su conciencia urbana, van y no avanzan, miran y no ven, sienten pero no razonan.
Jazmín
Desde lo alto de la peña, sentada sobre la tierra húmeda aun del rocío mañanero, percibiendo olores a musgo y a tierra, olores que emergen de sentir distantes en que hombre y tierra eran una única entidad, inmersa dentro un vasto y complejo ecosistema, se abre a la forma y a la óptica de la visión para otro acontecer, en que ella da paso a todo el caudal de sus bellas emociones que libera serenamente en ese ambiente en el cual sus amigos la hacen sentir segura.
El hablar del grupo, el gritar de las amigas, el trabajo del conjunto, le devuelve ese estatus de pertenecer al grupo, a la forma tribal de las sociedades autosuficientes, en que lo cotidiano estaba a merced del propio esfuerzo.
Como quisiera que este momento circunstancial, que la llena de bienestar no pasara nunca.
El día pasa sin límites internos, dado solo por la diferencia de la luz que cuando se retira, lo hace lentamente, deslizándose detrás del tiempo, imperceptiblemente al común sentido, tanto que cuando la oscuridad reina en forma de totalidad, es tan natural que la conciencia hace una acción de adecuación de la aceptación que la percibe como si siempre hubiera estado así, dentro de aquella oscuridad, algo propio, sentires de remembranzas desde que el universo se formó de oscuridad y luz son un todo donde conocerse elimina las incoherencia de los claros oscuros.
La leña tarda en encender, está húmeda, la lata con kerosén no la encuentran, se encienden fósforos a continuación, se sopla, y se inhala humo que hace toser, cuanta impericia, el frío les hace moverse más rápidamente, cuando encuentran por fin el kerosén, lo traen rápidamente y lo rocían sobre la leña, despide un olor grasiento, reminiscencias de épocas del amanecer de aquellas mañanas de antaño en que la arepa, se cocía sobre el budare emanando olores mixtos junto al carburante.
-¡Enciende un fosforo, y cuidado que eso quema!
-¡Échense para atrás que se van a quemar!
-¡Cuidado que le voy a pegar candela a la fogata!
Una llama, se alza conjuntamente a una explosión envuelta en una nube negra que desaparece en la penumbra y el lugar se ilumina de rayos danzante de sombras proyectadas en contra de la peña sobre la oscuridad reinante.
-¡Por fin!
La Tata, se acerca temblando de frío, el Jesi intenta calentar una bebida, Tato y su lista, como de costumbre mete más leña al fuego.
El Edgar, se sienta sobre la tierra desnuda con las piernas cruzadas, saca un abultado paquete, y papel, abre el pucho, la hierba conservada dentro del papel libera un aroma, emana un olor a profunda hierba aromática, calmante, la desmoña y la envuelve en papel marrón de bolsa, sacando el primero barreto de la serie, Moncho recorta más papel para hacer un señor trabuco.
Alrededor de la fogata, se van sentando uno a uno, en círculo, seres que coinciden en un punto sideral como nómadas que habitan en los laberintos de ángulos llanos, el frío en el cuerpo llama al calor, no es como en lo urbano que cemento, bloque y asfalto retienen el calor, aquí el calor es como la luz del sol cuando se aleja se va, escapa de los cuerpos, de los árboles, de las rocas, del agua del manantial uno a uno se sientan alrededor de la fogata, hasta completar un circulo.
Edgar enrola un tabaco con gran maestría, y lo enciende directo de un tizón de la fogata.
-¡Aquí está le dan a la americana!
-¡Sí! sin que haya apiloneo.
-Claro le dan una patada (Jalada) y la pasan de una, sin apilone, okey.
Jazmín se une al grupo le hace gracias ese extraño lenguaje y reglas sin lugar, al sentarse entre sus amigas nota que Edgar le queda justo en frente.
Henry inhala duro, para sus adentros, hasta llenar la capacidad máxima pulmonar, pasándoselo a Mabel, ella igual lo aspira hasta sus profundidades, y le da un arrebato de tos, aguanta y se le saltan las lágrimas, y se lo pasa al Eduardo este le hace encender una llamarada en la punta de lo duro que jala, y se lo pasa a Corina ella le da tímidamente, y se lo pasa a Moncho, este hace a su vez que el tabaco se encienda de nuevo en la punta de lo duro que inhala, y se lo pasa a la Gaby y este le dice;
-¡No jalen tan duro que recalientan el trabuco vale!
Gaby, jala como saboreándolo hacia lo recóndito de sus pulmones a capacidad máxima, luego voltea el tabaco y absorbe el humo que sale de la punta, y se lo entrega a Jazmín.
Ella rechaza el objeto extraño, como algo impropio, indeterminado y que no logra identificar, la Tata que está a su lado le dice.
-¡Dale una patada (una jalada) manita que es burda de bien chica!
-¡No vale! Yo no sé fumar.
-Chica jala todo el humo para dentro, directo a los pulmones, ¡es facilito tú ves!
Interviene el Edgar.
-¡Dejen tranquila a esa chama, vale!
La Gaby, mueve negativamente la cabeza, se lo pone en la mano, y le dice;
-No te rebotes chama, y no seas rompe grupo aquí estamos todos en la misma. ¡Esto es bien! Tú ves.
Jazmín, cede a la moral de grupo, el tabaco con la punta aplastada, lo toma, y se lo lleva a los labios, siente lo humedecido por otros labios y jala, la garganta le pica, la tos no la aguanta, las lágrimas le brotan a pesar del esfuerzo que hace por no mostrar lo evidente, los cachetes los siente calientes, agacha la cabeza sosteniéndola entre sus brazos para buscar más fuerzas, y alza la mano con el tabaco, y lo toma la Tata que le dice:
-¡Bien, ahora le doy yo!
Ella lo fuma de la manera más natural, y se lo pasa a Luis que lo fuma sin más piensa ahora que la noche empieza, y luego ve lo pasa a Rosmar directo de la boca ella lo toma en su boca con la candela para adentro, luego lo extrae y lo aspira largamente, dos veces,
-¡Ya empezó Rosmar con el apiloneo
Entonces ella lo devuelve al Edgar.
Reinicia la ronda.
De nuevo llega el turno a Jazmín, que lo inhala con curiosidad no entiende el porqué de esa eucaristía, pero lo hace imitando a los demás lo que más puede y lo pasa de nuevo, pero; razona ¿Para qué fuman? Sino siento que sucede nada.
En el tercer giro lo toma de nuevo Jazmín, esta vez con confianza, lo ve, luego se lo lleva a los labios, y jala el humo aspirando la cantidad máxima, lo pasa mientras se sujeta el pecho, con el antebrazo abraza la cabeza, para tomar aire.
Y siente que los ojos se le abultan y cierra los parpados con un sentir de pesadez como si quisiera dormir, dentro de ella bajan escarchas de centellas en forma de polvo de Hadas, y siente el hechizo de la floresta que inicia a iluminarse de una extraña frecuencia una luz esmeralda avanza entre los árboles, ella suspira no estamos asenté de luz ve dice; una Luz que ilumina la noche con fulgor diferente, mientras desde el alto entre las altas cimas de los arboles descienden rayos de luna de noche ascendente espléndidamente plateada.
Su mirada pasa por entre las llamas, y se encuentra con la mirada del Edgar; su sentir se subvierte: Fotones, protones, haz de espectro luminoso, noche de astros errantes, luz de intensos rayos argentados, duendes y hechiceras, lluvias de estrellas cadentes con rastros de polvo mágico, seres que deambulan en cada una de nuestras fantasías, inician a iluminar el bosque encantado, donde el subjetivo alcanza su más allá de cada forma, en cada conciencia, llenando cada sentir.
¿No sabía que en el bosque habitaban tantas formas luminosas?
Se dice cuando ya su fantasía ha cubierto el paraje encantado, y ella se expande en el límite del profundo bosque.
Es el momento único, el exacto lugar a unicidad mental, una luz que explota en el confín del cosmos, avanza a una velocidad sostenida, paridad pensamiento ausencia espacio tiempo, tomando posición de todo el espacio interno mental, hasta que se descompone en alfa y omega más allá del infinito, expandiéndose, incrementándose, en una progresión ilimitada, donde no hay confines.
¿Hay tantos universos? Como galaxia iluminada dentro del mí en ese vasto espacio.
La luz que emanaba el fuego, proyectaba sus sombras hacia la peña del Indio, estas se descomponían, y desde dentro de la cueva iniciaron a llegar todos los seres que habitan en las sombras, en la medida que los pensamientos activaban las formas ajenas de cada fantasías.
Jazmín, resistió conteniéndole dentro de sí, y luego expulsó el humo, el cual se convirtió en miles de estrellitas multicolor, formas subversivas del sentir inmanente cuando por asíntesis entras en lo trascendente.
Entonces, el Edgar se levantó, y su figura se creció por la acción de la luz que proyectan las llamas, ella lo vio en otra dimensión y deseo lo vivido, como desde el futuro transitivo del traspasado remoto, convirtiéndose en amor de cercanía correspondido, él, pasó entre las llamas de la fogata, justamente el fuego que ella alimentaba que lo hizo crecer aún más dentro de sus propias fantasías, día a día desde el primer día, Él la tomó de la mano rompiendo el círculo de la fraternidad constituida alrededor de la fogata.
Se alzaron en vuelo por sobre la peña del Indio, hasta la cima de un frondoso árbol donde al posarse sus cuerpos, él, posó sobre sus labios, el primer y único sentir que ella deseaba en conjugación del verbo amar en todos sus tiempos, sobre su piel deslizó sus manos, sobre su piel Él, descubrió una textura virgen de amor en tiempos de inocencia, los deseos que abarcan una vida, la existencia plena que trascienden las épocas, lo único que se deseó desde siempre, amores en lugares no pre-establecidos, cuando la tierra y los seres vivían al abierto, sin fronteras, sin obstáculos, sin inhibiciones.
Podía ella sentir, el latir profundo de un pueblo nuevo, podía probar todo el calor del mar de los Caribes, lo incandescente del primer acto, mientras sobre ellos un cielo estrellado daba esencia y deleite a los tiempos inmaduros del verbo amar.
Sus labios recibieron los de él, sus ojos se cerraron para que ver, si era todo sentir se dijo, y vivió aquel momento dando todo su ser, como si el mañana no tuviera algún reparo para ella.

Son dos cuerpos en un solo espíritu.
Son tiempos, que esencia y piel alcanzan el clímax.
Son los gestos y los movimientos, que se forma en uno.
Son los gestos y los movimientos, que hacen de dos, uno.
Son los deseos alcanzados, en el paraje encantado de su primer amor.
El fin ultimo del hombre es el mismo formarse como universo.

Coincidencia
Mensajes: 329
Registrado: 21 Ene 2013, 18:52

La primera de la clase la ultima de la cuadra

Mensajepor Coincidencia » 05 Jul 2018, 16:06

Cuando, mucho después, juntos alcanzaron el amanecer, la luz del sol trajo orden, y cordura al espacio del plano dado, en forma de despertar no deseado, el lugar a primera vista era un área de desastre, cosas tiradas dejadas a su abandono, cuerpos inertes durmientes, aquí y allá, solo el Moncho continuaba despierto porque aun hablaba con Tapirini, un ser mágico que se ve solo en las noches de plenilunio, que permanecía desde luego en vigilia transparente.
Como una flor, como una orquídea que se abre bella en el amanecer, Jazmín se despertó, y Edgar, la besó de nuevo, pero luego se alejó.
¿Cuán inmenso es solo un instante? entonces una lágrima deslizó sobre su mejilla, y al caer sobre la desnuda tierra brotó una nueva flor que la llamaron Compromiso, por lo que se debía esperar en todos los hechos, y los advenimientos futuros que corrían hacia ellos, tiempos dados del mismo verbo amar de la forma inmadura del verbo estar.
El campamento lo levantaron en la tarde, les embargaba el sentimiento de siempre; regresar a lo urbano, recaer en el anonimato de los hechos impropios, convivir con lo impuesto. Cuando llegaron a la cueva Emilia, tomaron hacia la derecha el camino hacia la Pica, del bosque se sale a una loma, y enseguida se descubre el valle y la ciudad.
El bajar es lento, pausado, involuntario, cada quien dentro de sí, ansiaba tomar.
.El largo camino para regresar a casa.
Unos esperaban un OVNI, otros un desastre natural, ellas un caballero alado, así se multiplicaban las fantasías, dentro de los deseos reprimidos de non volver al hogar.
Jazmín, avanzaba sin más tenía un sentir completo desde aquel instante sintió que su corazón batía duro solo por él, todo el resto, el universo entero, no tenía un sentido práctico inmediato, eran adefesios pues Edgar ocupaba todo su espacio mental desde allí hasta la eternidad.
Al llegar a la cuadra, sucios de tierra y monte, hediondos a carbón y kerosén, cada quien se retiró a lo suyo, pero, antes.
Edgar, se acercó a Jazmín y le dijo:
-Mira niñita; tú eres una chama bien, tú ves y lo que pasó allá arriba, allá se quedó en lo alto, porque aquí abajo muñeca linda, no hay cabida a este sentimiento que nos desborda, por lo tanto deja que todo permanezca en áreas de olvido, aquí abajo sola con este amor; Vas a Sufrir Que Jode, princesa encantada.
Jazmin V.S.Q.J.
Así lo escribió luego en el muro de la cuadra, a lo que todos entendieron.
Ella también lo entendió de esa manera, como su causa natural, pero, dentro de sí, conservó la esencia de aquella vivencia por antonomasia de su vivir,
“Basta con verte para seguir profesando un sentir sin límites.”
Le bastó con entrar al hogar y la madre, la escudriñó con una mirada que descifró lo ocurrido. Jazmín bajó la cabeza, a ella no le importaba nada, entró en su habitación y encendió la luz, luego se asomó a la ventana, y vio a los muchachos del grupo sentados, charlando y haciendo barra. La sosegaba el hecho que ellos estaban allí.
La madre entro a la habitación la observo sin decirle nada, pero luego le pregunto.
-¡Jazmín! ¿Qué paso?
Ella que miraba por su ventana, sin inmutarse pero dispuesta a no compartir con nadie lo vivido, le respondió.
-Mamá por favor deja la averiguadera.
El lunes, la primera noticia que corrió por la cuadra fue: Las clases están suspendidas hasta los exámenes finales, en la cuadra no podían creer a tanto júbilo, los días se alternaban en la disco, en la nocturna, era algo nuevo que los hacía sentir de lleno en lo cotidiano de la ciudad, los amaneceres en la playa, vestidos de discotequeros con trajes de baños improvisados, a veces semidesnudos, otras veces en desnudo total para que entretenerse con hábitos cuando en la juventud la moral es relajada.
Ella desde su ventana los veía, contemplando lo que ella no podía compartir por las obligaciones impuestas, el Edgar, meciéndose en las paralelas, o flexionándose en la barra sin franela, con sus cabellos largos que ondulaban al viento, siempre alegre, y optimista; ahora corría en patineta, otras en bicicleta, luego haciendo caballito en moto, creando acrobacias. (Moto rigurosamente expropiada a la confianza pública por aquellos tiempos).
Unas veces montaban en la moto a la Mabel, otras la Gaby, a la Tata, a Corina, Rosirí, Mayory, Rosmar;
Ella pero no, ella era la última de la cuadra, nunca se le veía a diario bajar, y compartir.
Ella estudiaba, y confiaba en aquel primer amor, un símbolo elevado al altar de la devoción, dentro de la lealtad unilateral.
Cuando las amigas de la cuadra, en la escalera del edificio o caminado hacia el parquecito Sanz, la encontraban, le recomendaban todas las estrategias para los exámenes finales, la cuadra era bastante armónica por complicidad de pertenecer a la misma generación, eran cómplice de ese normal vivir adolescencial, sola la Daisy y sus reproches rompían la camaradería por su necedad de ser adulta antes que adolescente.
Los días de exámenes finales llegaron para algunos con suficiente tiempo por que estudiaron, a otros los alcanzo fuera de tiempo máximo con ciertas lagunas que confundían aun la geometría con la aritmética, Jazmín perdía un buen tiempo despertando a las amigas el día de cada examen, que ni siguieran se recordaban el día en el cual despertaban.
Cuando en Caracas llegó el fin de año escolar, y con él, los temibles exámenes finales, los liceístas hierven de nerviosismo en especial, los que estaban en quinto año.
Las amigas se escribían las chuletas, (las notas de lo que no sabían, que al anotarlas, ya las habían estudiado) se las tatuaban en sus piernas con tinta de bolígrafo negro para que resaltara lo que más podía en su tierna blanca piel, en papelitos que los escondían en todos lados, al entrar los salones los profesores habían alineados los pupitres más alejados de lo normal, el ambiente de clase era tenso, la prueba al iniciar hay alumnos que se aplican sobre el examen con destreza por haber estudiado, otros pero dudaban y miraban hacia los lados esperando a la caballería, de esa manera Jazmín contestaba, y cedía las preguntas ya contestadas con mucha diligencia.
Daisy, pero concentrada en examen, observaba todo aquel ajetreo, de intercambio de respuestas, y no estaba de acuerdo que el esfuerzo individual, se convierta en relajo colectivo, y las notas (que llaman chuletas) se alternaban con la complicidad de todo el estudiantado, algunas con desesperación y algún llanto, cuando los profesores pasaban como santos inquisidores, olvidando las veces que ellos se copiaron a su vez cuando eran estudiantes, secuestrando pruebas, y tachando hojas.

…Educación represiva, autentica violencia de sistema, sobre el educando…
Los exámenes concluyeron, y la Daisy fue directamente ad hablar con el Director, y este secuestro algunas pruebas y se comprobó que la Tata, Mabel, y la Gaby habían copiado directamente la prueba escrita a Jazmín incluso algunos errores gramaticales.
A Edgar, lo rasparon de la A -a la- Z, Moncho aplazado con máxima prueba de deficiencia adquirida, y le colocaron una nota al margen del boletín en recomendaron visita psiquiatra a sus padres, Jesi insuficiencia crónica en todas las materias, a Henry buena aplicación en ciencias sociales pero no concretizaba las ideas, a Eduardo se le recomendó rehabilitación psicomotora.
En los días de la promoción o del aplazamiento, los estudiantes en Venezuela se rayan las camisas autografiándolas, punto máximo de la fiesta estudiantil, como una fiesta de los pueblos; porque ya es una tradición de diferentes generaciones.
El caos pero estallo cuando expusieron las notas. Jazmín fue la primera de la clase, ellos en cambio reflejaban el desastre del sistema educativo, junto a la ausencia de políticas de inclusión social que el estado negaba dentro de la concepción del privilegio de clase que asumen para repartirse los cargos en el gobierno.
En un acto de último minuto, Daisy se acercó al grupo y les dijo:
-¡Que les pasó banda de los protestantes! ¿No aprobaron? Ahora tienen otro año más, para hacer huelgas ilegales, y sabotear a los que sí, queremos progresar.
-Chica la verdad, verdaita, te diré; que solo con verte me eres antipática.
-Tienes un rencor social con la cuadra, rolo de enrollada.
-De verdad Daysi, eres más enrollada que un kilo de espagueti empegostado.
La alegría se difundía por todo el plantel educativo, se continuaba a rayar camisas, se pintaban cachetes con frases, y nombres, pero, el grupo de la cuadra, estaba en el propio frikeo in, inside, sin poderlo, ni siquiera definirlo, cruzan el portón del plantel con la moral arrastrándola por el suelo.

Son, los tiempos que nos llaman.
Son, los momentos de derrumbes.
Son las acciones que se retroalimentan.
Son, las piedras que caen formando trancas, en los senderos.
Son las formas que cultivamos, y que nos catapultan a áreas del olvido.

Caminaban con orientación completamente desorientada, el Edgar se ponía el cuaderno en el bolsillo de atrás, luego lo tomaba de nuevo, y lo batía contra la palma de la mano.
De nuevo en la cuadra, comentaban la catástrofe natural que se les acercaba.
-¡Chamo, me van a botar de la casa!
-Ni me lo digas a mí, desde hace un mes, que me dan el ultimátum todos los días.
-¡Na guara! Se acabó el chuleo de familia ahora hay que rebuscarse.
-No, puedo creerlo que nosotros solo fuimos aplazados.
-¡Créalo, es la realidad amistad!
-No juegues allí pasan todos hasta los burros y, ¡A nosotros nos dieron matica de café!
La Tata lloraba, y luego exclamaba;
-¡Me van a llevar a vivir a la finca de castigo!
-Dígame eso, ahora todos van para la universidad, que es tremenda rumba, y nosotros nos quedamos por fuera como la guayabera.
-Claro perdimos el estribo, y caímos abatidos por tierra.
-¿No se puede hacer algo?
-¿Cómo qué?
-Te acuerdas del Erni de la Yaracuy; se tumbó unos diplomas, y las notas certificadas, y se fue al exterior a estudiar.
-Sí, pero si te los tumbas, aquí no sirven.
-Claro, después ve forma tremendo lio hay que llevar todas las notas certificadas, y no te digo lo complicado que es, que si las pierdes para inscribirte en la universidad, es un rollo que ni en la N.A.S.A. lo resuelven, te piden todo esos documentos.
-¡Cómo! ¿Si se te pierden las notas, con el boletín?
-Sí, tiene que ir a Carmelitas al ministerio de educación a buscarlas en el archivo.
-¿No podrían ir a la universidad?
-¿Quién?
-¿Los que no tienen las notas certificadas?
Entonces, El Edgar se levantó de sobresalto, y dijo;
-Ya está, nosotros no vamos a la universidad, entonces ellos tampoco.
-¿Qué vamos a hacer?
-Nos vamos de hurto.
-¿Qué es de hurto?
-¡Vamos a sabotearles la fiesta a los demás, de envidia, y todo!
No hubo más que decir y todos entendieron, el resto de la historia.
El Edgar, acompañado del Moncho, subió a hablar con el guachimán que custodiaba el edificio Paramaconi que estaba en construcción.
-¡Epa guachimán!
-¿Dígame muchachos, me trajeron una marimba, para fumar?
-¡Claro! Pero, haznos un favor, préstame una cizalla, y una pata de cabra.
-¡Caray, muchachos no faltaba más!
En la noche se fueron al descobre, entraron al liceo, porque este funcionaba como liceo nocturno también, abrieron el laboratorio de química, y desde la ventana caminaron por la cornisa, hasta el techo desde allí penetraron a la oficina de coordinación, cortando las barras de la ventana.
Cuando abrieron los estantes, estaban todos los diplomas para ser entregados, junto con las notas certificadas con sus fotos, las notas certificadas de ellos escritas con letras en tintas rojas y subrayadas, fueron las primeras que destruyeron.
-Miren aquí está la de Daisy; ¡Enemiga número una del pueblo, Carajo!
-¡Rómpelas, ja, ja, ja que alegría, tú ves!
-No puedo más de la alegría…
Casi todas las certificaciones fueron destruidas, pero El Edgar encontró la de Jazmín.
-¡Esta no, la chama es pana!
-¡Claro! Esta también es pana, la Caula.
Lo que se salvaron fueron pocos, y porque reconocieron en ellos cierta identificación.
Al llegar a la cuadra, hicieron una fogata en el monte, en que había caído el parquecito de la avenida Sanz, fumando y conversando de una época que se les iba de entre sus vidas.
Los días se intercambian así mismos, uno a tras de otro como una cadena, cuando llego septiembre las mañanas se llenaban de estudiantes que iban a sus institutos, en cambio ellos regresaban de la nocturna.
Algunos sentado en capot del carro, expropiado a la confianza pública, otros durmiendo adentro de los carros.
-¡Buenos días Jazmín!
-¡Bueno días a todos!
-¿Qué tal Edgar?
-Bien, que más niña bonita.
Ella sonreía porque el Edgar cada vez que la encontraba la llamaba de una manera diferente pero siempre con elogios.
-¿Muchachos que hacen?
¿Esperando que se vayan los mayores a trabajar para irnos a dormir?
-¿Sí, están trabajando ustedes?
-Sí, pero de noche.
-¿Y ese carro?
-Me lo presto un tío, que vino de vacaciones.
-Con razón no lo había visto nunca estacionado en la cuadra.
-¿Y tú muñeca linda para dónde vas?
-Chico que pregunta a estudiar.
-Pero sin uniforme.
-¡Hay dios Moncho eres de lo último, no ves que Jazmín está en la universidad.
-Mira cubre las ventanas del carro que viene la mamá de la Tata.
Cubrieron los varones las ventanas del carro, pero la mamá de la Tata se acercó en el momento que Jazmín se despedía.
-Buenos días señora Gloria.
-Buenos días Jazmín.
-Muchachos los saludos que tengan un buen día.
-Señora Gloria ¿como esta?
-No tan bien, ¿No han visto a mi hija?
-Si la vi hace ratico que iba a inscribirse para el liceo.
-¿Para el liceo? Yo te aviso chirulí, si la ven dígale que después de desayunar que limpie el apartamento, por lo menos.
-Muy bien señora Gloria.
Cuando la señora se alejó despertaron a la Tata y a la Gaby y subieron al apartamento a ducharse y a dormir, plácidamente.
Jazmín y Daysi por el contrario seguía sus estudios universitarios, mientras en las noche estudiaba en su habitación su luz encendida iluminaba la cuadra de noche y cada día, en su interior idealizaba, lo que sus amigos vivían a diario.
Mientras ellos sin protección paterna, y no habituados a trabajar vivían del día, al día; como iba viniendo la iban viendo.
-Caballeros que pelazón. (Sin dinero) ¿Qué vamos hacer?
-Estamos fritos, en la vía, y sin futuro.
Oigan está que me propuso el Caliche Víctor, él regresó de Cúcuta con unas libras de mafafa (marihuana) dice que si le damos mil bolos, nos da dos libras y media y nos fía unas cuatro libras más.
-¿Seis libras y media? ¡Un poder, congiale!
-Sí, muy bien todo ¿Pero cómo conseguimos esos mil bolos?
-¡Vámonos de rebusque!
-Claro tengo un pedido; José Alberto me pidió un repro (Reproductor) y 4 cauchos de Jeep Comando, y nos da doscientos bolos, el resto del dinero, se deja colar de la misma manera.
-Claro, más claro no canta un gallo, hay que darle de una, irse de hurto en los estacionamientos.
-Pero, es toda gente que conocemos, y nuestros ¡familiares!
-Bien, al primero que le doy, es al carro de mi papá que tiene un reproductor Pionner.
-¡Miren! Nosotros aquí hemos protegido la cuadra, que no la asaltaran, y no robaran los estacionamientos, pero, ahora no más, esto está de estricta supervivencia, de ¡Patria o Muerte!
Estamos en la vía, botados de casa, durmiendo en la azotea de los edificios, tenemos que hacer algo para pararnos, el jibareo de malanga da, si no tienen que irla a conectarla en el barrio, y allá muchas veces hay tumbe (atracos)
-¡Esta bien vale! ¡Plomo con el cunaguaro!
-Bueno esto es así, aquí están el destornillador de estrías y el destornillador planos, el alicate no hay que dejar ni uno solo, el pueblo esta sufrido, y doliente.
-¡Bien las jevas, a cantar la zona!
Jazmín desde su ventana los ve entrar en los estacionamientos, y como abrían los carros, mutilándoles la antena de la radio, que después le servía de garfio para levantar el seguro y abrirlos, que mal pensó, ellos se deben sentirse bien mal, para hacer esas cosas.
El desmantele de los estacionamientos de los 9 edificios de la cuadra, dio un buen botín, desde ese día la banda de los del Marques de Debajo de las calle Convento I y Convento II se declaraba en rebeldía, contra toda forma de gobierno, por lo tanto rompían la paz social reinante en las cuadras.
Razonándola;
Tú estás bien, yo estoy mal.
Ahora tú vas a estar mal, y yo voy a mejorar.
De esta manera, razón incluida; todos estamos iguales porque pasamos por las mismas.
Los comentarios después de ser descubierto el saqueo de los vehículos en los hogares de la cuadra, eran duros y los principales sospechosos eran ellos.
Jazmín, sintió como propia la indignación de la mamá, al descubrir que le habían robados los neumáticos nuevos, y el reproductor recién instalado con el cual el papá escuchaba los cassett de música clásica mientras iba o venia de su trabajo, y en la reunión del condominio se tomaron varias medidas como poner un portón que abría a control remoto, alzar los muros, enrejar los puestos de los carros, y las ventanas.
Mientras el negocio se lleva a cabo, con el Caliche Víctor, y este les dio un total de 10 libras de marihuana amarilla colombiana, calidad de exportación las panelas de mariguana la escondieron en varias partes de los edificios inclusive en la sala de máquina de los ascensores.
Sobre el techo del estacionamiento, se reunieron a empapelar (Empaquetar) la hierba, pero, a falta de papel decidieron comprar periódicos.
-¡Anden a comprar periódico!
-Mira no hay periódico a esta hora.
-¡Que rollo! ¿Cómo vamos a empapelar?
-Gaby, tú que tienes una buena charla de religión, cáele a los evangelistas, y les pide unas Biblias.
-¡Bien! Vente Mabel para pedirles dos, diles a ellos lo mismo que le digo yo, que estamos haciendo estudio bíblico.
-Que tal hermanos, ¡Gloria a DIOS!
-¡Gloria a DIOS! Hermana en que podemos asistirla.
-Ves, que yo y mi amiga, estamos reconociendo a nuestro Señor Jesucristo, y queremos hacer el curso Bíblico, si ustedes nos facilitasen una Biblia a cada una de nosotras, le estaremos eternamente agradecidas.
-¡Con gusto hermana! Es nuestra misión difundir la palabra.
El buen pastor, saca de su maletín una copia de la Biblia, donde está en forma de escritura; la Palabra Revelada de DIOS a la humanidad.
-¡Hermanas! Rezaremos por ustedes, que DIOS les haga encontrar la senda de la Verdad, del Camino, de la Enseñanza.
-Gracias pastor. DIOS, ya está obrando en nosotros.
-¡Gloria a DIOS, Hermanas!
Gaby, sintió un llamado, Mabel bajó la cabeza medio abochornada, luego tomaron los textos, y corrieron al grupo.
-¡Gaby! ¿Qué charla fina donde la aprehendiste?
-Mi mamá es evangelista, desde pequeña fui instruida en la Palabra, haciendo varios cursos bíblicos.
-Entonces la palabra del Señor no hace efecto, ¿Pues te desvías de la palabra?
-Que necia que eres, claro que hace efecto, todos estamos incluso en el diseño de DIOS, y dentro de este Él, tiene un propósito para cada uno de nosotros, por eso son infinitas las sendas que conducen a la vida eterna.
-¿No entiendo chica?
-Él, el Señor quiere ver hasta donde llegó yo.
-¿Quién?
-DIOS, veras, Él, habla a cada uno de nosotros en manera diferente, y en eso consiste que cada cual siente un llamado diferente, hasta que es alcanzado por la gracia, solo por ellas se es salvo.
-¡Que alivio!, entonces esperaré su llamado, chica.
Los textos, son despojados de las hojas, rellenadas de la hierba (malas según un criterio muy difundido) y cerradas, haciendo papeletas, pero es inevitable que ciertas frases se cuelen, y se leen de esa manera llegan a la mente.
”Una fe sin vida, sin obras prodigiosas del amor, no es fe.”
Las mujeres, toman la hierba y con tijeras la cortan y la desmoñan, los varones la empapelan.
Gaby, le pasa una hoja a Mabel, y ella lee.
“Porque sois salvo por la gracia, y no por vuestras obras, para que no os vanagloriéis.”
-¿Qué te dije el otro día?
-¡Hazte, un tabaco Moncho y nos lo pasas!
La voz se corre por barrios, y urbanizaciones;
“Se prendió un jibareo en la cuadra de las calles del Convento “I y II”
Llegan a toda hora, en motos ruidosas en carros con música ad alto volumen y hacen un silbido seco hacia dentro, es la señal que hace el conejo, al jíbaro.
(Conejo = comprador---- el Jíbaro = vendedor)
-¿Cuántas son?
-¿De a cómo son?
-Son todas pencas de a 5, pero resueltas de a dos tabacos.
-¿Lánzame 4?
-Tira, las munas.
-¡Epa! Amista ¡El Edgar!
-Edgar te llaman allí.
-¿Quién?
-El animal de la California.
-¿Qué es lo que ananimal?
Dame 10 y te pago 4 que estoy frito.
-¡No juegues pues! ¡Ananimal! La propia ruina.
El Jipareo, los pone de noche y de día, en el centro de la atención, todos los buscan, y los invitan en todas las rumbas, ahora tienen un poder. (El que tiene mucha mariguana).
-Mira, el Cheito del Márquez de atrás, quiere dos, Edgar.
-No se las cobres, que él, pinta está en la vía como nosotros, ¡bien!
-¡Bien Cheito! Te la brindamos, tranquilo es la misma gente, ¡No hay guiro!
-Una deuda amistad, con ustedes, bien por esta segunda.
Desde la ventana, la luz iluminaba ciertas imágenes, era inevitable que los de la cuadra miraran en esa dirección, de vez en cuando, había un anhelo incluido.
Una seguridad implícita de Ángel de guardia.
-Esa Jazmín, ¡No apaga nunca esa luz, chamo! ¿No te has dado cuenta?
El Edgar voltea, ella estaba asomada a la ventana de su habitación, y se encuentra con aquella mirada de lejanía aun correspondida.
-¡Sí! Es una ventana vigilante sobre todos nuestros designios.
Y han pasado varios años desde aquel beso, pero la llama permanece encendida.
-Y sabrás que la Jazmín se gradúa de abogada este año.
-Ella siempre fue una chica inteligente; La primera de la clase siempre.
-Sí, pero la última de la cuadra, ya no se asoma con nosotros.
-¿Por qué estará estudiado leyes?
-No, se tendrá ganas de defender, algún sentir.
-Miren muchachos, nos vemos en la disco de la Mónaco, frente a Bellas Artes, esa disco está vibrando bien, nosotros nos llevamos unas papeletas, tráiganse ustedes otras.
-Vámonos de rumba, ¿Qué más?
En la discoteca Mónaco, se encontraba en aquellos tiempos, toda la fauna y la flora que deambulaba en la nocturna de la ciudad, un bailar ensortijado, llenos de estímulos psíquico-físico-químico, disputando espacio a la noche, tiempos a la cotidianidad de la vida, vidas que van seres que divagan, mientras la noche cobija la ciudad los muchachos crecen a su medida sin los preámbulos establecidos.
Las redadas, pero, son las que rompen el hilo constitucional del propio andar, entonces las prefecturas son la morada habitual de quien quieren andar en lo estrictamente suyo, sin dar preámbulo a ninguno, y eran arrastrado de los locales musicales decorados con espejos, y luces multicolores, con gente vestida a la moda, bien peinada y perfumada, a las mazmorras aquellos sitios cerrados, lugares de promiscuidad, olores a creolina y meao rancio, las noches al filo del chuzo, disputando una partida de dados mientras otros atracaban a quien recién caía e las redadas de la policía.
Otras mañanas en cambio se amanece en el litoral, que se llega gracias a los carros confiscados a la confianza pública, son los días en que se vive al abierto, desafiando a lo impuesto probando que las reglas no son muros infranqueables, sin una predestinación de cuando es amplio el espacio expropiado a lo establecido del condicionamiento socio-cultural.
-¿Edgar sabes la última? Estamos invitados a una fiesta de graduación de la facultad de derecho.
-¡Sí! ¿Y quién se gradúa?
-La Jazmín vale, y nos invitó a todos.
Las graduaciones universitarias que se realizan en Caracas, normalmente las celebran en el círculo militar, que tiene varios salones destinados para las fiestas, y la fiesta de graduación de la facultad de derecho se realizaba en el salón Bolívar contratando a la orquesta de Billo´s o de los Melódicos.
Aquel día él, la vio lejos, muy lejos, radiante, bella, lozana, como algo que es bueno, y no merece la pena que se contamine, el ideal que debe permanecer en el alto del pedestal, en altar de un amor consagrado a la belleza a la pureza de un sentimiento que debería prevalecer por encima de todo lo demás.
Ella en cambio, lo vio en ángulo oblicuó de condiciones adversas, como el ideal inmaduro del primer beso, intenso, esquivo, el único, aquel que se conserva en el mejor de los lugares, que nadie, ni nada, jamás pueda perturbarlo, ella vio el grupo y los saludo, pero la madre se la llevo ad hacerse las fotografías, ella pensó habrá tiempo para bailar toda la noche.
-Ahora regreso muchachos.

Son, los avances del ser.
Son, las perturbaciones del diario vivir.
Son, los ideales que se conservan como horizonte.
Son, las formas que se conserva como el primer resplandor de luz que aparece al amanecer.

El ambiente pero molestaba al grupo, que eran habituado al ambiente de la disco, informal de poca luz, de música electrónica en que cada quien se desataba como querría, la parejas bailaban en el esplendor del salón Bolívar con sus trajes al compás de la música de un merengue caraqueño, y ellos se encontraron fuera de ambiente en especial porque los jóvenes que allí estaban, se estaban graduando y ellos no.
-¡Vámonos de aquí, que ambiente tan zanahoria Gaby!
-Si chica vámonos a rumbear a la nocturna, esta es la propia fiesta de sifrinos.
-Tienes razón, ¡Mabel esto es de lo último, chica!
-Tremenda corta nota.
-La verdad, parece una fiesta de viejos.
-Si esta rumba, se parece a las verbenas de los colegios de monjas.
Se marcharon, dejando a cada quien en lo suyo, cuando Jazmín los busco, al no encontrarlo se sintió mal, incluso culpable por dejarlos solos.
La risa del grupo, el olvido en tiempo presente, dentro la conjugación yo fui, a la conjugación yo quiero ser.
La nocturna es el refugio del que anda en lo diferente, pasos ya andados del que hoy es forma, y presagio del avenir.
En la cuadra, el jibareo había bajado sustancialmente, las cosas cambiaban y ellos se encontraron sin dinero, los jóvenes viven las novedades continuamente, y con ellos las sustancias de consumo; llegaron las pepas (psico-trópicos), el perico (alcaloide) que andaban mejor con el ambiente de la disco
Por ese entonces en la ciudad, la gente del ambiente buscaba el speed, como si de repente todos querían estar acelerados e ir más rápido, a más velocidad a 1.000 por hora.
-¡Ese Edgar! Te está buscando el Caliche Víctor.
-¿Dígame amistad, que es lo qué?
-Tengo un bisne, necesito unos caravaneros, para llevar unos carros chimbos legales (con los papeles arreglados) para el otro lado de la línea. (A Colombia).
-¿Cuántos carros son?
-Son 4 todos papeleados, y pagó con coca, pero, la propia melcocha buenísima, ¿Qué dices?
-Dame un chance, que voy a consultar.
El grupo se reúne, y opta sin medir consecuencias, ni peligro, todos estuvieron de acuerdo en llevar los vehículos a Cúcuta.
-¡Bien, no se hable más! ¿Dónde los tienes?
-En la urbanización el Cementerio, vente conmigo para que te los traigas a la cuadra.
Cuando, los vehículos entraron a la cuadra, iniciaron a picar cauchos y hacer acrobacias. La Jazmín, observaba desde su ventana todo aquel zaperoco, mientras oía a su madre que por teléfono hablaba con las vecinas del ruido, y la agitación que había en la calle.
-¿De dónde sacan el dinero esos muchachos, para comprar carros?
-Seguramente son robados, Matilde.
Jazmín le dolía, pero luego, los excusaba y contestaba que se los prestaban sus parientes y amigos.
La caravana de 4 vehículos y sus tripulantes iban con sus respectivas parejas.
El Jesi, con la Rosy.
El Henry, con la Tata.
El Edgar, con la Mabel.
El Eduardo, con la Gaby.
Se vistieron como si fueran a un desfile de moda, de lo más rebuscados, como creían que debían vestirse personas que llevaban carros de lujos.
El destino era la ciudad de Cúcuta, que ir desde Caracas con carros robados era prácticamente una Odisea en do mayor, por las tantas alcabalas de la guardia nacional que hay en las carreteras del país.
-¡Cónchale! Edgar estos tacones, me están matando ¡no, jugué!
-¿No querías lucir, de señorona de la Jai?
-Bueno, hay que vestirse con una pinta para deslumbrar en las alcabalas. ¿O no?
La autopista, hacia occidente a esa hora de la mañana, está ya bien transitada, ellos iban a una velocidad excesiva por los piques entre carros.
Varias alcabalas, las pasaron sin ser detenidos, en otras los papeles resultaban estar en orden, cuando pero llegaron a la alcabala de Peralca antes de la ciudad de San Antonio del Táchira, había un operativo, conjunto Policía Judicial y Guardia Nacional que les hicieron la señal de detenerse.
-¡A la derecha ciudadano! apague el vehículo, y bajase de la unidad con los documentos en manos.
Señalaban algunos guardias apostado en la carretera antes que los vehículos llegaran al retén, como eran un operativo grande, habían alistado varios retenes unos de Policía Técnica Judicial que revisaban documentación y seriales del motor, y otros de Guardia Nacional para controlar el contrabando de extracción de productos, era un operativo conjunto formado hasta el puesto de la frontera con retén para carros, para camiones y para motos de entrada y salida de Venezuela, y habían ya 50 vehículos detenidos.
Eduardo al ser notificado de pararse, de bajarse con documentos en mano, pisó el acelerador al máximo, los otros que iban llegando lo imitaron, al acelerar picaron caucho, y a máxima velocidad en él termino que les concedió la distancia quisieron llegar a la frontera donde no pensaban detenerse por ningún motivo.
Los funcionarios judiciales y los guardias nacionales ante el desacato iniciaron a disparar, los impactos de proyectiles, eran tremendos contra la carrocería, y los vidrios estallaban y saltaban por los aire, aumentando el efecto impacto, y esto los hacia apretar aún más el acelerador, el puesto de control de aduana de Peralca a la línea fronteriza, faltaban 5 kilómetros, ellos al pasar forzando las alcabala, hizo que el comandante del operativo llamó por radio al puesto fronterizo para que los detuvieran estos al recibir la orden se prepararon para detenerlos, entonces la Guardia Nacional que custodia la frontera alarmados los esperaron, desplegándose delante del comando, y al visualizarlos les hicieron la señal de detenerse, a la señal la vieron pero ninguno pensó de respetar, delante de semejante desacato a la autoridad, los guardias cargaron los fusiles y les dispararon.
-¿Edgar nos están disparando de verdad?
-¡Ah! no este es el último puesto de la Guardia Nacional, no me voy a parar ni de vaina.
La Mabel se encogió en el asiento, pensando en todas las veces que la mamá se lo había advertido, que su vida iba a terminar mal.
La guardia con los fusiles montados, continuaron el fuego y sucedió que los impactos de los proyectiles impactaron de tal manera al carro del Edgar, que le explotaron los cauchos, y este se derrapo, y él perdió el control del vehículo, y este se dirigió hacia donde estaban los guardias, que saltaron a un lado para no ser arrollado, y rodando por el asfalto el vehículo impactó finalmente contra el muro del portón, entrada a la nación.
En plena confusión del auto incendiándose, la tierra que levantó una polvareda, los guardias que se alzaban del piso, él se baja, arrastrando a la Mabel, por el pavimento, entre sus lamentos y el shock, la sangre que derramaba, los tacones que no la dejaban levantarse en sus pies complico aún más la fuga.
El Jesi venía de último, vaciló la escena, calculó el tiempo, y se frenó.
-Súbanse, ¡Rápidamente! ¡No joda!
El Edgar, empuja a la Mabel dentro, pero ella se hizo extremamente pesada, entonces hizo un último extremo esfuerzo para cargarla, una vez que la montó no logra montarse él, en el carro, porque el Jesi con la misma que frenó, arranca full acelerada, la puerta quedó abierta, y la Mabel se le sale una pierna, Rosy la sujeta por un brazo a la amiga, y grita desesperada delante lo inevitable.
-¡Aguántate por favor, Mabel!
Mabel en medio del llanto le grita.
-¡No me vayas a soltar manitaaa!
La Rosy en un arranque de valor se gira sobre el asiento, y la sujeta con las dos manos, pero al mismo tiempo ve que un guardia la apunta con el fusil, y se acuerda de rezar, mientras se aleja de la escena, ve como al Edgar es alcanzado por los represivos. Cuando, el Edgar es alcanzado por varios guardias, lo golpean y lo lanzan al pavimento entre penillazos y patadas, llegó a un último razonamiento que tantos años de manifestaciones estudiantiles, ni un rolazo y en esta caída, de una me dan de una pela con todo.
Rosy logrando sujetar a la Mabel le dice,
-Mira la vaina chama, están jodiendo al Edgar.
-Esos sucios lo van a matar.
Y ven la escena envuelta en polvo que alza el vehículo a toda marcha cuando cruza sobre el puente Simón Bolívar.
A Edgar lo alzan del pavimento a empujones y patadas, le meten los ganchos (esposas) y lo montan en una unidad, para trasportarlo al comando.
Los de la cuadra llegan a la plaza Santander de Cúcuta, como era pactado, el Caliche ve los carros y les dice:
-¿La propia guerra muchachos? Pero es lo de menos, es solo latonería y pintura.
El grupo pero estaba helado con solo imaginarse la que estaría pasando al Edgar, Mabel lloraba desconsoladamente mientras se limpiaba las rodillas ensangrentadas.
-Toda culpa mía que no podía correr.
El Comandante del destacamento, un hombre de la institución, amaestrado como lo que saben hacer martirizar al pueblo, le hace algunas preguntas.
-¿Es usted, miembro de algún grupo subversivo?
-¿Cuál es su grado, y funciones en la guerrilla?
El Edgar aturdido por la paliza no entiende, balbucea algunas frases de manera incoherente, y el comandante decide que era mejor entregarlo a una comisión del D.I.M. (División de Inteligencia Militar: El yugo sobre el pueblo).
La comisión de Inteligencia Militar llega al destacamento para trasladar al detenido, al verlo lo golpean y le dicen;
-¿Este es el guerrillero?
-Así parece, lanzaron un ataque contra el comando.
-Pajarito más vale que cantes, tú no sabes lo que te espera.
Edgar no entendió bien, lo que sí sintió fue una descarga de golpe, patadas y carajazos, luego cuando estaba desnudo, esposado colgando a una barra con los pies sobre un ring, y las cargas de electricidad lo hacían templar; recordó que si no hablaba, son solo 8 días de dolor, y no 8 años de prisión.
Los días pasaron, y se le complicó la situación, el cuerpo de seguridad no lo aflojaba, incomunicado y sin orden de detención no hubo manera de localizarlo.
De vuelta al Marques, ya en la cuadra la tristeza se le sentía a los del grupo, tanto que la Jazmín al no ver al Edgar, junto a ellos, bajó a preguntar.
-Chicas y donde está el Edgar que tengo semanas que no lo veo.
Mabel enseguida encendió la sirena y empezó a llorar desconsoladamente.
-Nada chama sucedió que nos tirotearon en la frontera, y el Edgar lo capturaron los de la guardia.
La noticia le causó pavor, temió perderlo para siempre, fue en ese momento, en que en ella llegó la claridad de ese acto natural, que trasbordó sus deseos, su quietud de conformismo burgués, y su anhelo de verlo solo desde la ventana.
-¿Pero dónde está detenido?
-No lo sabemos, un amigo nos dijo que lo llevarían para el Reten de los Flores de Catia.
-Okey voy a buscar mi carnet de I.M.P.R.E. abogado y nos vamos para allá.
Con las amigas fueron al parque del oeste, en el fondo de este parque, se alza el edificio del Retén de los Flores de Catia; (Ofensa a los pueblos, el símbolo máximo de la violación de los derechos humanos en Venezuela).
Solo con verlo daba para desmayarse, un templo al horror, trapos y latas que guindaban de las ventanas, manos que se asomaban a las ventanas entre las rejas, cientos, miles de manos blancas, morenas, negras, cobrizas, todos los colores de mi tierra que clamaban por todo desde agua y comida hasta la tan ansiada Libertad.

Manos de pueblo.
Manos que pedían.
Manos amenazantes armadas de chuzos.
Manos que imploraban perdón a la amada.
Manos que gesticulaban, mensajes escritos en el aire.
Manos de generaciones de jóvenes vacías, sostenidas en cadenas.

Un viento contrario les trajo una bocada de aire, en la que olieron hediondez mezclada de creolina, excremento, y meao rancio, que le hace cerrar los sentidos el impacto fue tan duro que creyeron de desvanecerse.
-¡Que olor de vomito!
-¡DIOS! ¿Cómo se puede vivir así?
Una señora de esas que tiene la piel trigueña brillante a manteca le dijo;
-¡Mija! Usted, mi niña no ha visto nada, si entras allí, el día de visita no vuelves a creer en nadien, allí adentro el diablo fue despojado de la cola, hay una maldad, que ni en la quinta paila del infierno.
Mabel, trae la noticia que allá dentro no se encuentra.
-¡DIOS que antro!
Se dijo para sus adentros, y allí en ese instante sigilo herméticamente el sentir, que no podía ocupar ningún otro ser dentro de sí, pero tuvo también un brusco despertar, pues vio y conoció a un pueblo que ella no conocía, pero pertenecía a la misma nación.
De regreso en su casa la esperaba el novio, y ese día cargando un gran pesar dentro de sí, decidió casarse a sentimiento muerto, no se puede ir detrás de un fantasma, la madre celebra el buen juicio de su hija.
-Jazmín, hoy me siento orgullosa de ti, porque él es el hombre ideal, joven, graduado, de buena familia.
Luego ella se asomó a la ventana, al ver las barras y las paralelas solitarias, al no ver ni sentir aquella imagen, el reflejo del amor lejano, que las circunstancias lo convertían en espacios paralelos una angustia le apretó el pecho, entonces lloro, preguntándose ¿dónde estará, Él sabe que lo amo?
Pensó que contrariedad me bastaba solo con verlo alguno minuto cada día, ¿y ahora en donde estará?
Extraída del contexto, oyó cuando el novio decía a sus padres que había comprado casa en la urbanización Miranda para mudarse una vez casados, y salió de su habitación, y enfáticamente le dijo;
-De este apartamento no me mudo, tácita e implícitamente aquí he nacido, y no me encontraría bien en ningún otro lugar.
La boda estuvo entre los eventos del año, la pareja lucía esplendorosamente, él, un poco gordito típico burguesito, con un poco de calva incipiente, pero estaba entre los renglones de mejor pareja.
El suegro como obsequio matrimonial, le consiguió la designación de fiscal a Jazmín, como Fiscal Decimocuarto en lo Penal del Distrito Federal y del Estado Miranda.
El fin ultimo del hombre es el mismo formarse como universo.

Coincidencia
Mensajes: 329
Registrado: 21 Ene 2013, 18:52

La primera de la clase la ultima de la cuadra

Mensajepor Coincidencia » 05 Jul 2018, 16:09

Edgar, en ese momento llegó en un traslado al Centro Penitenciario de Oriente, lo bajaron del autobús a los trancazos, y al trote, esposado a otro compatriota del sufrimiento, lo alojaron en el pabellón de los ñangaras (subversivos), tenía una bolsa en la mano con sus enseres, la mirada perdida y estaba flaco-Biafra, (Estrictamente pellejo guindando sobre los huesos), eran ocho meses de paliza continua, (Bioenergética Activa) y oficialmente ni existía, (Secuestro de Estado) en la penitenciaria hablaba poco, solo caminaba en círculo; como en paseos en patio de prisión.
Mirando el alto de los cielos, con el oído atento a las constantes requisas, y castigos colectivos, como una vez que se hallaba oyendo la charla de adoctrinamiento del comandante Jerónimo del M.I.R.;
-Compatriotas lo que a nosotros nos pasa es culpa sobre todo de como la Bota Imperialista Americana, subyuga nuestra nación, pues ha convertido a nuestros gobernantes en sus lacayos, pero son ellos los que les ordena usar la fuerza física, reprimir al pueblo, secuestrar a sus ciudadanos.
Algo interesante se dijo mientras escuchaba la charla.
De pronto se oyó un grito que anunciaba;
-¡¡¡La Móvil!!! (Brigada Especial de la Guardia Nacional, mala conducta, de la mala conducta).
Como un huracán de alimañas, entraron varios pelotones de la Guardia Nacional, destruyendo todo a su paso (lo poco que tenían) les gritaron como de costumbre.
-¡¡¡Todos desnudos, y cara hacia la pared!!!
Como un relámpago, las penillas caían sobre la probada piel, luego la orden de ponerse cara al piso, mientras los guardias, les pasaban por encima, pisoteándolos, humillándolos, en ese momento la mirada del Edgar, se cruzaron con la del comandante Jerónimo y viéndolo fijamente, le exclamó;
-¡No, comandante! Jerónimo; las botas que oprimen hoy al pueblo de Venezuela, no son del invasor gringo, sino de sus lacayos del Ejército de Venezuela. (Divisa sin Honor).
El comandante Jerónimo asentó con la cabeza y le dijo;
-Ayer, como hoy; la lucha es contra el autoritarismo.
La penilla al chocar con la carne, le arrancó un grito de dolor.
Pero lejos, en la capital había una llama que por él no se apagaba.
En horario de oficina, en las primeras horas de la mañana.
La Fiscal Decimocuarto en lo Penal, llega al archivo de la Central de la Policía Técnica Judicial, en parque Carabobo.
-Buenos días.
-Buenos días doctora el comisario me aviso que usted tenía una búsqueda.
-Sí señor funcionario, podría por favor ubicar a este ciudadano en su archivo.
Le extiende una cartilla.
Datos personales de;
Edgar Luís Martínez Colmenares C.I.V. 4.556.789.
Lugar de nacimiento; Caracas.
Fecha de nacimiento; 3 de Septiembre 1960
El funcionario toma la cartilla e ingresa los datos en el sistema, en breve minutos de búsqueda, le dice;
-¡No aparece doctora!
-¿Cómo no aparece, no está detenido?
-No, no hay nada de él, en el sistema.
Ella se extraña.
-¡Pero no puede ser! ¿Podría hacer otro tipo de búsqueda en el sistema?
-¿Cómo cuál?
Un funcionario que estaba al lado acotó.
-Haz una búsqueda con sus huellas digitales, así no hay pele.
-Entonces tendrá que ser remitido al archivo dactiloscópico.
-Muy bien, por favor remitir el éxito de la investigación a mi despacho del Fiscal Decimocuarto en lo Penal.
Después de varios días, llega el informe a la Fiscalía Decimocuarta en lo Penal.

MINISTERIO DE JUSTICIA
(De todas las injusticias)
DIRECCIÓN DE POLICÍA TÉCNICA JUDICIAL

Informe de la investigación de búsqueda dactiloscópica.
Del ciudadano; Edgar Luís Martínez Colmenares C.I.V. 4.556.798.
El susodicho ciudadano, está siendo juzgado por los tribunales militares por el presunto delito de rebelión militar contra el gobierno establecido.
División de dactiloscopia; del Cuerpo Técnico de Policía Judicial.
Detective Omar Palacio división de Búsqueda y Captura.

Ella toma el papel lee la información, como algo delicado, un cristal, un niño durmiente que no debe ser despertado.

Son, los días que avanzan en contradictorio.
Son, las formas ocultas que se proponen una y otra vez.
Son, esos momentos que el instante es contrario al sí mismo.

Ese día, llegó a su casa con el alma hipotecada, y la vida girándole en contra cansada, con la frustración de vivir en una sociedad profundamente injusta, abrió su habitación y encontró la luz apagada en un instante toda sus temores le llegaron de golpe, la encendió en medio del más absoluto temor, como cuando se es niño, y se despierta en su cama y ve la habitación a oscura y siente el miedo a la oscuridad, salió de la habitación y se enfrentó al marido.
-¡Oye! ¿Porque apagaste la luz?
-¿Qué hace la luz encendida de día, no entiendo yo?
-Esa luz no debe apagarse nunca, debe estar encendida con los primeros rayos que emite la oscuridad, ¿entendiste?
-¿Primeros rayos que emite la oscuridad? ¡Estás loca!
-Lo que pienses, no está en el orden de las cosas, sucede que esa luz debe permanecer encendida.
-Bien, pero, para mí es todo una manía que tienes con esta cuadra.
-Manía o no manía, deja esa luz siempre encendida, porque siempre habrá una razón lógica para hacer una cosa.
-¿Sí lógica? Aun ilógica.
La Fiscal Decimocuarta en lo Penal; toma declaraciones en calidad de testimonio por el delito de Secuestro de Estado a los ciudadanos:
A Jesús Alberto Gutiérrez Alarcón. (Jesi)
A Rosalinda Marcano Rodríguez. (Rosy)
A Mabel Virginia Barrios Caldera.
Por el presunto delito de secuestro de estado, perpetrado contra el ciudadano:
Edgar Luís Martínez Colmenares C.I.V. 4.556.789.
Hechos ocurridos; en la ciudad de San Antonio del Táchira, en la puerta de entrada a Venezuela, por las fuerzas represivas de la Guardia Nacional, el día 28/10/1975; año del olvido de los pueblos.
Remítase a la fiscalía de la jurisdicción militar.

Ministerio de la Defensa.
(Abuso sobre los pueblos)

El Fiscal Tercero de la Jurisdicción Militar.
A su despacho a la Fiscal Decimocuarto en lo Penal.
Responde;
Le informamos que no es secuestro pues el susodicho ciudadano confesó su participación en el ataque, a un cuartel de la guardia nacional.

Bien, dijo ella, apaciguándose dentro de sí, ahora reconocen que lo tienen bajo secuestro.

Ministerio de Justicia.
(De todas las injusticias)

Fiscalía Decimocuarta del Distrito Federal y Estado Miranda.

Petición de sobreseimiento de causa, a favor del ciudadano: Edgar Luís Martínez Colmenares C.I.V. 4.556.789.
Al tribunal tercero de la jurisdicción militar; Este despacho del Fiscal Decimocuarto en lo Penal, tiene conocimiento y testimonios, que el susodicho ciudadano fue detenido a raíz de un choque de vehículos, en la puerta de entrada a Venezuela, por lo tanto es un delito común y se exige que sea reintegrado a la jurisdicción civil.



Ministerio de la Defensa.
(Abuso sobre los pueblos)

Tribunal Tercero de la Jurisdicción Militar.
Luego de examinar el expediente Nº 4156 del ciudadano; Edgar Luís Martínez Colmenares C.I.V. 4.556.789.
Se determina la liberación del ciudadano por sobreseimiento de causa, y falta de pruebas.
Entonces allá, en el Centro Penitenciario de Oriente, en las tardes calurosas que azota aquellas tierras, llega un llamado.
-Oído a los detenidos, el ciudadano; ¡Edgar Luís Martínez Colmenares!
El nombre es repetido varias veces, el Edgar sentado en el pavimento contra la pared del patio, abstraído dentro de sí mismo, no oye el llamado hasta que un compañero le dice.
-¿Compañero, usted no se llama Edgar?
-¡Sí!
Entonces, siente como remerge de dentro de él, un ser anclado en alguna forma inconclusa en áreas de olvido, donde lo llevó la negación de su ser.
-¡Ese soy yo!
-¡Venga!
Siguió, al funcionario a diferentes departamentos, que le llenó oficios y papelería, tomándole huellas digitales y firma.
Cuando el portón de la penitenciaria se cerró detrás de él, de frente se abría una gran extensión de tierra, como nunca su vista había admirado en estos años de cautiverio, avanzó con paso tremulante, una alegría, y una tristeza se alternaban en sus emociones, unidas en una conmoción que le arrancó una lágrima, bastante limpia como para mirar en alto y al frente, hasta donde el hombre llega enarbolando la dignidad de un pueblo.
“¡La cuadra!”
Se recordó, es mi lugar.
Un largo camino a casa, por la parte más dolorosa del ser, reconocerse a sí mismo.
Tardó, varios días en llegar, pidiendo un aventón a camioneros, caminando a la orilla de la carretera, por tierras baldías donde él, y su ser comulgaban en el destierro.
Era de madrugada, cuando el camionero frena y sus chirridos estremecen el ambiente, lo deja en la autopista del este, debajo del puente peatonal que une a las dos urbanizaciones, subió por la California norte, cruzó el centro comercial, avanzó por la avenida Sanz. Cuando entró en la cuadra por acción impropia, levantó la vista hacia la ventana, en ella estaba encendida la luz clara, y luminosa como nunca, para esclarecer las áreas de olvido, dentro del ideal ingenuo del verbo recordarte.
Luego, como aclaró el día, iniciaron a salir los conocidos, y como pudo se puso de nuevo la pinta, sus blue Jeans, que en una época era su identificación, y fue de júbilo colectivo su regreso, hasta entrada la noche que se fueron de rumba al centro de la ciudad, pero, aun así con el apoyo de los propios, se tarda en tomar de nuevo el hilo constitucional de los acontecimientos, cuando oyó el comentario que La Jazmín se había casado, lo tomó como algo natural, el curso espontáneo de las cosas y las personas, pero les preguntó:
-¿Con quién se casó?
-Con uno de la Miranda, se llama José Luís, es arquitecto, bajito, gordito, y ya casi calvo (se ríe la Gaby) ni a palo me caso con uno así, el propio pánfilo.
-No sean así, que la muchacha se esmeró para encontrar al Edgar, donde te tenían secuestrado este estado abusador, además él gordo también tiene su corazón.
-Si Edgar, se casó; pero, cada vez que los veo, me parece que se buscó justamente lo opuesto a ti.
-¡A mí! ¿Por qué?
-No sé, vainas de luz que nunca se apagan.
La rutina, la retomo rápidamente dejando lo vivido para ser digerido en otra dimensión, justamente cuando entró en la cuadra con una moto 1000 c.c. Ninja, roja con franjas negras (rigurosamente expropiada a la confianza pública)
Avanzó, dio varias vueltas, hizo un caballito, se acercó al grupo, riendo y vacilando.
Jazmín, viendo la escena se llenó de tranquilidad, el tiempo vuelve fluctuando en el curso de los hechos, la cuadra esta en normalidad, mientras oía una canción de Santana; Los niños solo tienen que jugar.
Se quitó la franela, puso sus dos manos sobre las barra de un salto, los antebrazos lo alzaron en alto dos, tres hasta 110 flexiones las fuerzas que regresan se dijo.
Mientras los hechos del pasado, molestaban aquí, y allá, las cicatrices de las cuchilladas se estiraban, la piel tatuada con hechos de vida real, le venían en mente, todo lo que marcan al hombre en lo profundo, como una incisión de su alma fuente inmortal de hechos cotidianos.
¿De eso estará hecho el infinito?
De los amores de los seres humanos, hay aquellos que se guardan dentro de sí, que se alimentan de miradas, palabras pocas como un buen día, un hola, el resto es visual, hay un lenguaje preciso en sus ojos en sus gestos, en su presencia, en su vestir, en el sentir que esparce en el éter.
Un amor, puede ser elevado al concepto de amor Platónico; solo cuando la distancia entre los dos se respeta, y la presencia de ambos llena el vació que envuelve el espacio dado, su mirada llena el ser de ella hasta el infinito, mientras la presencia de ella se forma en un todo dentro de él, que no podría vivir un día sin verla por un instante.
Nadie lo establece es solo un sentir en que ambos se conectan, que se establece en alguna forma ideal, y nos une en una complicidad, en una comunicación visual, que no pretende establecer una relación material, pero lo cierto es que su mirada es un alimento constante, si no la veo unos instantes me siento desvanecer.
Amor de correspondencia cercana, que se ejercen por acciones lejanas.
Sucedió, que el trauma que te deja la cárcel por ser la primera vez te lo puede quitar solo otra detención, como un clavo saca otro clavo, en eso están y se la juegan los mecanismos del no consciente;
Sé hasta dónde veo, y veo hasta donde me alcanza la mirada,
por eso voy entendimiento para seguir comprendiendo.
-Edgar, ¿sabes qué? tengo la propia flecha (dato) para un 460 (Robo a mano armada) bien resuelto.
-¡No jodas! ¿De dónde la sacaste esa flecha?
-La jeva me la pasó, trabaja en una compañía grande, que produce medicinas, dice que a veces tienen hasta 200.000 mil Bolívares en efectivo.
-Bien, eso está chévere un resuelve de una, como para un buen corone.
-¿Entonces cuento contigo?
El Edgar, miró para sus adentros, un vació de temor lo embargó, pero, luego dijo que sí, ni cuando el instinto avisa, se dijo luego.
Esa noche, mientras dormía en la azotea del edificio Águila, viendo el cielo estrellado, esos millones de astros que brillan en el firmamento, se sintió tranquilo;
“Todas esas estrellas no están allí por caso, tiene que haber una coordinación, un todo, que sistematiza los advenimientos, presentes, futuros aún el pasado es modificable, no hay nada que temer, todo está en las manos del Señor.”
Sintió un escalofrió que le recorrió todo el cuerpo, a propósito de lo antes intuido.
Bajando, aquel día mientras iba al rancho (la casa) del negro Oswaldo en el barrio de Campo Rico, se cruzó con Jazmín.
-¡Hola muñeca divina!
-¡Buenos días! ¿Cómo está usted?
-Me imagino que bien.
Siguió, caminando para no disturbar la mirada, por dos veces volteó, y ella consecuentemente allí estaba, eso sí el usted, le cayó mal, a indiferencia, como el sentir de una estrella helada, ¿porque me trato así sin yo haberle hecho nada?
En el barrio, habló de nuevo con Echegaray, sobre el 460, y este le dijo que estaba todo listo, que además de ellos dos, iba Freddy.
-¡Freddy! ¿Quién amistad?
-Freddy la rata, él, de la cuadra.
-¡Bien, bueno pues!
-Tranquilo, que ese va pa’ lante, el armamento lo tengo ya, tráete tú moto, que yo, y el Freddy, nos vamos en carro.
-¿La moto? ¡No quiero enchavarla!
-¡No jodas! Ni que fuera tuya, con el corone te compras diez, locuaz.
-Tienes razón.
El día del entrompe, se sentía tranquilo, sereno, los otros dos en cambio estaban de lo más agitados, luego pensó;
¿Será esta la calma que anuncia, la cita con el destino?
El armamento lo sacaron de una bolsa, era todo hierro oxidado y olía mal.
-¿De dónde sacaste estos hierros? ¡Del Guaire!
-¡Qué querías armamento de estreno! Ni que fueras pa’ un baile.
La nueve milímetro, se la ajusto a la cintura, debajo la chaqueta de blue Jeans, luego se puso el casco.
Cuando salió del barrio tomó la avenida Sanz, ella lo vio.
Que extraño se dijo Jazmín, al verlo pasar, nunca lo había visto con el casco puesto, él detrás de la visera, la vio con renovado afecto, se recordó que había escrito en la pared, dejando un gran cartel que da a la avenida.

Jazmín T.Q.Q.J. siempre
T.Q.Q.J.
(Te Quiero Que Jode)

Ella al leerlo pensó que aquel día había sido ruda con él, un tanto frívola, pero era solo que no sabía que decirle.
En la avenida, el motor rugía desencadenando una fuerza propulsora ensordecedora, que hacia girar a los pasantes, asustaba a los perros, atemorizaba a las mujeres, hacia soñar a las muchachas, se desplazaba entre las filas de carros detenidos por el tráfico, velozmente, llegó a la zona industrial de los Cortijos en cuestiones de minutos.
El edificio, donde funcionaba la empresa era grande, Echegaray y Freddy estaban dentro del carro, salieron y le hicieron una señal, avanzaron separados uno del otro, hasta la oficina del personal, y una vez dentro, cantaron el quieto.
-¡Todo el mundo congelado, no queremos hechos de sangre!
-¡Si, señor por favor, no, nos haga daño!
-¡Los reales de una entonces!
El bulto preparado con la nómina, para el pago de los empleados, se le consigna a los hampones, entre nerviosismos, temores y llantos, ellos al apoderarse, se baten en retirada, cuando llegan al estacionamiento, va entrando un blindado del Pan Americano de Protección, el susto les pega duro, pero aguantan, los pocos metros que los separan de la calle, se hicieron una eternidad, cuando sintieron la voz;
-¡Quietos ladrones!
A lo cual, respondieron con plomo, la balacera fue de amplias proporciones, y se quedaron sin proye inmediatamente por que no calcularon que un conflicto a fuego necesita muchas municiones, el Edgar llegó a la moto y arrancó, pero, un proyectil lo tumbó, y lo puso a rodar por toda la calle, los del carro resistieron los impactos, y huyeron.
Edgar capturado, fue trasladado al hospital, la bala se la extrajeron sin anestesia, y luego inmediatamente, arrojado en los calabozos de la Policía técnica Judicial, de la División Contra Atraco.
Por los ochos días siguientes, recibió la terapia de bioenergética activa, resistió, pero, los testigos lo reconocieron con lujo de detalle, en la cuadra la conmoción fue general, porque apareció en todos los periódicos y por la televisión por varios días, además que en la foto aparecía visiblemente maltratado, despeinado, con barba como el propio delincuente.
-¡No chica! Este nada que ver con El Edgar, tremendo fachoso, él, tiene un físico bien.
-¡No, te hagas ilusiones, Mabel es él!
-¡Que! Ahora si se embarcó la vida, no sale más nunca.
-¿Chica porque dices eso?
-Porque es atraco a mano armada, art. 460 de 8 años a 16 años que dan 24 años en cargo.
-¡Hay no, pobrecito si en esa cárcel es un infierno!
En esos días Jazmín se divorció, cuando llegó a la fiscalía, se encontró que el expediente del atraco a la empresa farmacéutica, estaba asignado al Tribunal Cuarenta en lo Penal.
Habló con el fiscal asignado, para una erradicación del juicio en el Catorceavo en lo Penal, este accedió después de cerrar el sumario.
El auto de detención, quedó confirmado por la juez.
Luego de cerrar el sumario debía esperar a la audiencia pública del reo, y el proceso por audiencias tardaba varios meses.
Los constantes motines, que se efectuaban en la cárcel la mantenían en zozobra, pero nunca quiso ir a inspeccionar las prisiones después de los motines, luego que se aplacaban las revueltas, los otros fiscales, le contaban que llegaban a hasta la puerta, y les era difícil entrar, el olor, la promiscuidad, la violación de las más elementales reglas de los derechos humanos, iban contra toda voluntad de hacer su propio trabajo.
Cada vez que se originaba una riña, se imaginaba que le había llegado el turno, y cada vez ella se imaginaba que su cuerpo, salía con los pies hacia adelante, o lo vería en la morgue, encontrándolo acostado sobre una camilla de acero; frio e inerte.
Son, los momentos que se adentra dentro del sí mismo.
Son, las vidas que pasan delante, con miradas extrañas a nosotros.
Son, los días del chacal, en que los buitres nos expropian de nuestras carroñas.
El Edgar, vagaba entre aquellos corredores ajenos a la luz, entre muros ensangrentados en que se escribía, esta página de la vergüenza de una nación, vaga entre ojos sin reflejos de vida, de seres zombi muertos, pero aun conservados en vida por la carne que animada estaba ya desposeída del brillo de vida.
Fue en el mes de Diciembre, una banda contraria, llamada Barrio Chino, atacó y mataron a los gariteros, sacaron la barra del quité y pon, por donde salían y entraban, la resistencia fue a la altura de las circunstancias, pero como el armamento estaba encaletado, tuvieron que enfrentarlo solo a chuzo y machete, un impacto de bala y tres puñaladas lo mandaron directo al quirófano.
La larga espera, tirado en el piso de la manga, sujetando los intestinos con las manos, en el hospital lo cocieron, y le dejaron un hueco en el abdomen, para que hiciera las grandes obras por allí.
Esta vez estuvo cerca, la próxima no la contará.
Después de 9 meses, fue llamado a la audiencia pública del reo, para imponerlos de los cargos en su contra, por 10 veces no fue trasladado al tribunal por falta de trasporte.
El día de la audiencia estaba tranquilo, la herida se había cicatrizado le quitaron las esposas, y fue invitado a sentarse delante la juez.
-Señor Edgar Luís Martínez Colmenares C.I.V. 4.556.789 Se le comunica que hoy; Es el día de la audiencia pública del reo.
La fiscal tardaba en llegar, la secretaria trajo el expediente, su mirada cruzó entre ellos.
-¡Daisy! (Instintivamente Edgar le pregunto) ¿Te graduaste?
-No, aun no malhechor, solo soy la secretaria, aún no he obtenido las notas certificadas de bachiller.
-¡Todo, tarda en mano del gobierno, verdad! ……
Daisy se retiró, guardo silencio, pero percibió la hediondez que tenía el Edgar.
Cuando, entro Jazmín quedo contrariado, ella no era el fiscal de instrucción, ni el que abrió el sumario.
La juez llama a la secretaria.
La cuál anuncia:
Hoy el día 30 de marzo 1982 (año de la resurrección de los pueblos) se le impone de actos de cargo según el expediente Nº 89490.
Al ciudadano; Edgar Luís Martínez Colmenares C.I.V. 4.556.789.

Luego la juez da la palabra al fiscal.
-Doctora lea los actos de cargo.
-Bueno días, vuestro honor en esta publica audiencia del reo; impongo de cargos, al ciudadano Edgar Luís Martínez Colmenares C.I.V. 4.556.789. Ampliamente identificado en el expediente, Nº 89490.
De la pena de 8 años a 16 años contemplados en el actual Código de 24 años en cargos por el delito tipificado en el artículo 460 de robo a mano armada, del Código Penal Vigente.
-¿Qué? ¡Que té pasa a ti!
-Señor, cálmese esto es solo acto de cargo. (La juez).
El abogado defensor, rechaza los cargos, porque no estaba bien instruida la acusación, cosa que demostraría en el plenario.
El Edgar, miro al abogado público, y luego se dijo; Este parece el propio abogado Chimpín, si me defiende me dan 40 años, pero, ¿Qué le pasa a la Jazmín sé volteo? (Se puso en contra).
La juez anuncia;
-Queda cerrada la audiencia pública del reo.
Daisy le dice a Jazmín;
-Bien hecho, se ha hecho justicia.
En la cuadra, cuando vieron pasar a Jazmín, la Tata la llamó y le dijo:
-¡Manita! ¿Pero qué te sucede, te le volteaste a los panas?
-Oigan, eso ha sido solo el acto de cargo, el fiscal en el sumario, defiende que se haga todo según lo establecido en la ley, en el plenario es el acusador.
Ninguno entendió nada, pero confiaron en ella, como siempre.
De nuevo en la rutina carcelaria, el tiempo pasa sin forma es una ausencia de hecho; En la casa del tiempo inmóvil.
Las constantes riñas, los momentos que nos alejan que tatúan tajantemente la piel, los castigos colectivos que dibujan la penilla en el cuerpo del detenido, ¿Que motiva en el hombre, seguir hacia delante dentro de este caos social imperante?

Vivir para seguir entendiendo, soportando para seguir comprendiendo.

Sucedió que la población carcelaria superpoblada, inicio a reclamar mejoras y como siempre, cuando el gobierno toma medidas empeora la situación, y condiciones de los presos. El motín estalló y fue de amplias proporciones, y por días se combatió en todos los frentes, en cada muro, en cada reja, en cada pabellón, en cada celda, hasta que por último, la guardia nacional sometió a la población, los concentró en el patio, estaban tendido sobre el pavimento boca abajo, aporreados de los pies a la cabeza, solo en sus ojos había un brillo de luz, donde resplandece aun la resistencia de un pueblo.
-¡Comandante, llegaron los Fiscales del Ministerio Público!
-Bien, háganlos pasar.
-Son, dos hombres y una mujer.
-Bien, sargento mande a los delincuentes a ponerse un short.
-¡Atención! Parranda de ratas en pie, y vístanse, ahora van a pasar los fiscales del ministerio público, cuidado se le va el ¡yoyo! (Nos delatan).
-¿Ni que fuéramos sapos como tú?
-¿Quién habló?
Un silencio reinó en el ámbito, justamente, a causa de lo antes expuesto.
Jazmín, entra con la carpeta en mano, preguntando:
-¿Usted, ciudadano, tiene algo que declarar?
Los detenidos, movían la cabeza en significado negativo.
Llegó delante al Edgar, un hombre en pie, sometido por las fuerzas represivas antipopular del estado, y aún tiene una mirada de desafió contra del poder establecido, volver para seguir luchando, salir para probarse de nuevo.
-¿Usted, ciudadano, tiene algo que declarar?
-¿No, señora fiscal?
Ella se quedó fija, mirando más allá de la realidad circundante de muros y pisos hediondos, habitados por jóvenes y hombres desfigurados por la droga, sub alimentados, hacinados y golpeados.
-Sí, es obvio y de público dominio, el sufrir de este pueblo.

LUEGO SE GIRÓ, Y DE SU MEJILLA ESCURREN LAS LÁGRIMAS,
SOBRE EL DOLOR DE UN PUEBLO HUÉRFANO DE PATRIA, HUÉRFANO DE JUSTICIA, Y SIN DOLIENTE.

En la fase del plenario, la fiscal en promoción de prueba, expone que él ciudadano en el momento del arresto, fue expuesto en primera página de los diferentes medios de comunicación, y en todo el ámbito nacional con su foto; esto viola de hecho el secreto sumarial, ya que hace notorio, y de franco público dominio, ser el asaltante de la casa farmacéutica, por este motivo pide invalidación del reconocimiento hecha en la sala de los espejos del palacio de justicia, que se hizo 6 días después de su arresto en presencia de algunos testimonios influenciados por la información detallada que expusieron los medios de comunicación del ciudadano Edgar Luís Martínez Colmenares C.I.V. 4.556.789 por lo cual los testimonios fueron al acto de reconocimiento en la sala de los espejos del Palacio de Justicia de esta jurisdicción influenciados completamente.
Agrego al recurso también la evaluación de la entidad del delito;
De otra manera vuestro honor, la dimensión del delito ha sido superada ampliamente por la dimensión del castigo, mientras el ciudadano antes identificado, estando en custodia del Ministerio de las Injusticias (Justicia), ha sido herido varias veces, ha sufrido maltratos, y ha sido torturado de diversas formas, además que han violado de esa manera sus más elementares derechos constitucionales y humanos mientras esta en custodia del estado venezolano.
Por lo antes expuesto, esta oficina de Público Ministerio, Fiscalía Decimocuarta en lo Penal de esta jurisdicción retira el acto de cargo, igualmente renuncia a las audiencias de promoción y evacuación de prueba del plenario.

Fiscal Publico Decimocuarto en lo Penal
Del Distrito Federal y del Estado Miranda
Dra. Jazmín Margarita Azuaje Andrade Caracas 4 enero de 1984
(Año de la justicia de los pueblos)

La juez, llama a su oficina a la Fiscal para discutir del hecho antes expuesto, ella confirma que dentro del expediente hay vicios de forma en los oficios dentro del expediente hay una marcada tendencia incriminatoria sin ningún tipo de suporte, la juez concuerda que el castigo ha sido superior a la entidad del delito.
Cuando Jazmín sale del tribunal, Daisy que había leído el escrito la encuentra en la escalera eléctrica, y bajan juntas.
-¡Jazmín! ¿Cómo estás?
-Bien, ¡Daisy y tú!
-Muy bien, este año por fin me dan el título de abogada en derecho, por fin logre encontrar todas mis notas certificadas y pronto seré juez.
-Me alegro, que tengas ideas claras de lo que quieres hacer.
-Justamente lo que nunca haré, es la alcahueta a favor de los malhechores.
-Estupendo, así serás una dama de hierro, una juez inflexible, como la juez Camero.
-Mira, no te burles de mí, pero tú no puedes, seguir ayudándolos como si fueran unos niños, ellos tienen que madurar, tienen que enfrentar la vida, tienen que asumir sus propias responsabilidades.
-Sí, tienes razón Daisy, en Suiza donde el estado es consecuente con sus ciudadanos, aquí estamos en Venezuela, donde cada cuál ejerce un criterio a conciencia, según hechos de propia experiencia, no se puede aplicar la coherencia en este caos social.
-¡Siempre tan convencida de tú posición!
-Si por todo lo antes expuesto, prefiero ser leal a mi cuadra, de allí asumo los hechos según las circunstancias específicas, de esa manera obtengo mí coherencia de razonamiento ajustado a propios principios.
-¿Vendrás a mí graduación?
-Seguramente, allí estaré como amigas y como vecinas de la misma cuadra.
-¡Chaito! Que te vaya bien bonito.
-Claro, sin rencores, tú ves.
En el retén de Catia, generalmente las libertades llegan en la tarde avanzada, muchos no viven en los tiempos que pasan, sino hacen de la vida un lugar, dentro una sola situación, más o menos como viene la van viviendo, al 100% por 100% al ojo puro.
El Edgar, estaba almacenado en el pabellón N° 1 torre norte, jugaba una partida de dados, ajeno a su situación futura.
Cuando oyó su nombre, y apellido a alta voz, pero no hizo caso.
Luego sintió de nuevo el llamado;
-Atención parranda de ratas que son libertades;
-¡Efrain Andres Nieto C.I.V. 9.456,783!
-¡Edgar Luís Martínez Colmenares C.I.V. 4.556.789!
-Raymundo Alberto Barreto Rodríguez C.I.V. 5.674.321
Y se dijo:
¿Una libertad fantasma que será?
Pero no se inmuto, el día de la libertad están los cosacos, los dolientes de tantas riñas, los enemigos, que te quieren explotar antes que te vayas, casi nadie se conoce por nombres, así que se calmó, sacó los billetes que tenía pisados con el zapato izquierdo, acomodó el chuzo en la parte derecha, se ajustó la bolsa de las grandes obras al abdomen, y dijo agitando lo dados:
-¡Caballeros voy con todo! Topo, pico, caída y mesa limpia.
Mientras sus oídos agudizaban, sintiendo como abrían la puerta, lanzó los dados más lejos de lo normal, todos siguieron los dados en su trayectoria, se alzó como un gato, y salió por la puerta dejando chuzo y dinero plantado en el pavimento del juego, como es tradición; Que el que se va deja todo.
Justamente; Topo, caída y mesa limpia.
La reja la estaban por cerrar cuando se arrojó hacia ella.
-Un momento vigilante que es mi libertad.
En la fila, para salir, el funcionario lo llama a reseña.
-¡Ese Edgar Luís Martínez Colmenares!
-¡Soy yo!
-¿Número de cédula, rolo de delincuente?
-4.556.789.
-Mira pajarito, tienes varias entradas, ¿Cómo que te vas para los calabozos de prefectura?
-Que té pasa mano, estoy todo mal herido y convaleciente, déjame un respiro, ¡Un chance no más!
-Bien, dale rolo de rata, en la próxima directo a las colonias móviles del Dorado, sin llanto.
Él se estremeció solo con imaginárselo.
Al salir del edificio, el frescor del aire le llega de un viento que viene desde el parque del Ávila.
Alza su mirada hacia el panorama montañoso y decide regresar por el Ávila, como desde hace mucho tiempo no lo había hecho, tenía todo el tiempo del mundo.
Camino con paso desapercibido por la urbe, subió por la Pastora caminando rápidamente hasta salir de lo urbano, caminó por el antiguo camino de los españoles hasta Galipán, luego pasó delante del hotel Humboldt, dirigiéndose al Lagunazo, cuando llegó a la meseta desde donde se ve el mar y la ciudad, veía y recordaba escenas del pasado y estas se incorporaban a él, vivencia de vida común que a él, lo habían formado. Cuando llegó al pico occidental, hecho una mirada hacia todo el valle, las cosas se ven diferente desde arriba recordando la frase del Kike, mientras trataba de identificar en medio del tejido urbano su cuadra, siguió la ruta por la fila maestra, para salir al Naiguatá, allí desde la altura máxima. Dejó que su vista se perdiera en toda la inmensidad del mar Caribe, luego inició a descender por el anfiteatro, los Toyotas, bajó por la falsa Julia, y entró por la autopista de la Cota mil al Marqués, ya había oscurecido desde hace un buen rato.
Sí, un largo camino de regreso a casa.
Bajando por la avenida, desde un carro en marcha lo saludan, algún conocido que lo reconocía, y le gritaba;
-¡Ese Edgar! ¿Ya saliste mi pana?
Él siguió con la mirada el carro, y en sus labios se formó una sonrisa.
“Es bueno, es confortable, es estimulante, se dijo, tener un sitio donde la gente lo conozca a uno, te hace sentir alguien, justamente cuando dudabas de ti mismo.”
Mientras se sacudía, el fango incrustado en sus zapatos.
Llegando a la cuadra, el grupo se sorprendió.
-¡Qué bien, vale! Edgar.
Mabel, le dio un abrazo efusivo.
-¡Fo carajo! Hueles a mapurite, vente para la casa que mi mamá no está, para que te eches un baño, que ¡horror mijito!
-¡Sí! pero con cariaquito morado.
-¡No jodas Edgar, ni la cloaca hiede así muchacho!
-Bien, tremenda crítica pues, ¿Me lavas la ropa Gaby?
-¡Ni de vaina Edgar! Me quieres empavar el apartaco, quema esa vaina en el monte, ¡Chico!
-¿Que me pongo, si estoy en la vía?
-Ponte la ropa de mi hermano, él no la necesita se fue a estudiar al norte.
Luego, volvió su mirada hacia la ventana, y como siempre, estaba iluminada, lo que le regresó aquel sentir de serenidad.
Bien duchado, con ropa limpia regresa de nuevo al grupo.
-Ahora, tendrás que quitarte esa bolsa que llevas guindada allí.
-Que de lo último Edgar.
-Es una operación fácil, lo que sucede, es que allá dentro no hay tiempo para esas cosas.
-¿Qué vas hacer con esa ropa?
-Voy a seguir el consejo, a quemarla en el monte del parquecito Sanz.
Tomó un poco de gasolina de la moto del Jesi, y subió al parque, en una hondonada amontonó los ropa, que hedía a retén de Catia, cuando la gasolina hizo arder el amaso de tela, sintió como dentro de esta se peleaban espíritus demoníacos, que en ella se habían alojado.
¡Zape gato! ¡¡¡El propio maligno andaba conmigo!!!
La noche se prolongaba, y estaban aún reunidos, sentados sobre el capot de los carros estacionados y sentados sobre las motos, mientras se contaban las vivencias de hechos y lugares, jamás imaginados, a ritmo de narraciones de estilo épico de caballero urbano, que él, relataba a sus amigos sobre mundos lejanos, donde el metal es parte de la propia piel, y extensión del propio brazo, donde la maldad no tiene límite, y quien sale de esos lugares, expande toda aquella maldad en lo urbano.
-Verga Edgar es bien duro vivir allá adentro.
-Créeme chamo es de atrincabola para arriba.
-Na guara ¿hay que ser bien guapo, para sobrevivir?
-De caníbal para arriba.
Luego, se estiró sobre el capot del carro y miró el alto de los cielos, el cielo profundo y estrellado, suspiró inhalando el frescor nocturno, el perfume de las plantas, el aroma del vecindario del que él, era esencia viva, de la ventana se asomó Jazmín, y saludo con la mano, que revivió deseos presentes en tiempos ocultos por un traspasado remoto, de allí obedeció a su sentir del tiempo maduro del verbo amar, se levantó, y se fue a su apartamento.
Cuando ella abrió puerta, la luz impactó en su rostro, dibujando juegos de sombras, claroscuros de remembranzas y presencia del sentir mágico, dentro de la mirada de ella la conclusión de la espera, y deseos de un sentir que se mantiene nutriéndose del día a día.
Él se presentó tal y cual era.
Ella lo recibió cargando toda aquella espera, en que lo deseo.
Su mano en la de ella, aquel contacto que aún perdura, ella al pasar la mano sobre su piel, sobre su cuerpo, comprendió que éste era un texto abierto que contaba historia y geografía de una patria lejana, una nación emergente, donde el diario vivir, es sentencia clara del advenir de los pueblos.
-Cuantas cicatrices Edgar, parece una road map de este caos social que nos envuelve, y nos proyecta a ideales mayores.
-Estas son las cicatrices de un largo viaje, pero cicatrices al fin, de un común vivir, las cicatrices que solo tú puedes sanar, de una patria enferma, que nos reprime y nos oculta el sendero de la realización de nuestro ser.
Así el idilio se elevó a una conciencia, donde los pueblos se alcanzan a sí mismos, en medio de sus contradicciones conflictuales, de donde se parte para elevarla al arquetipo formal de la sociedad ideal.

Son, los momentos en que el amor alcanza su cenit.
Son, los momentos en que el guerrero enfunda la espada.
Son, los momentos en que el tú y el yo, trascienden al espacio dado.
Esa noche compartieron besos, y caricia por un prolongado tiempo en que ella asomada a la ventana le sonreía de niña bien, y él desde la calle veía su sonrisa como una luz en medio de sus andanzas de delincuencia urbana.
Luego se separaron les pareció que la medida era colma.
Al bajar, a la cuadra estaba casi desierta, estaban solo Mabel, Gaby, Juan Castro y Jesi que se iban a la nocturna.
-¿Vienes con nosotros Edgar?
-No que va, hoy cambié de menú.
-¿Que vas hacer?
-¡Me voy pal´guinde, panitas!
-Vaya pues, toma la llave de la azotea del Araguaney, mi pure (papá) se murió, y mi mamá me pidió regresar a la casa.
-¡Oye mira!
-¡La Jazmín, apagó la luz!
Todos se voltearon, delante el insólito hecho.
-La ventana triste, descansa princesa, que desde ahora nos cuidamos solos.
Desde la azotea del edificio Araguaney, se aprecia el parque montañoso del Ávila en toda su grandeza, aquel lugar que inspira magia, y encanto.
¿Se puede ser sin intentarlo nunca?
Se dijo.
Luego su voz interior le respondió:
-“Esta es solo una vida ¡Edgar!”
Desde allí se quedó mirando fijo las luces lejanas, hasta que su sentir se posesionó en el centro de lo que era su deseo, más allá del sí mismo, en donde el caos social es propulsor del creado.
Recordando;
De cuando vivió en tiempos de olvido y se expuso a los avatares de las circunstancias mañana es otro día pensó, esperando sea su día, fijo su mirada en un punto del inmenso universo en una estrella que se estaba formando en una galaxia lejana, tan lejana que nadie se la imaginaba.

Sustraído del diario del Edgar en los días que se dejo andar
El fin ultimo del hombre es el mismo formarse como universo.

Coincidencia
Mensajes: 329
Registrado: 21 Ene 2013, 18:52

La búsqueda espiritual de diferencias existenciales.

Mensajepor Coincidencia » 05 Jul 2018, 19:09

La búsqueda espiritual de diferencias existenciales.
.
RECOMBRANDO EL SENTIDO COMUN
La búsqueda espiritual de diferencias existenciales.

Dentro de nosotros hay un devenir que se activa tramite el pensamiento, es una aspecto que va más allá de cada posible conjetura de humana concepción, la búsqueda existencial es una situación mental que ataca al hombre y lo catapulta dentro de Sí Mismo en fases de llevar la razón en continuas introversiones, a este fenómeno le es indiferente si la persona es rico o pobre, que es paradoxal; pues un rico tiene tiempo y medios para buscarse a sí mismo, pero una persona pobre además que debe luchar por la supervivencia no tiene ni los medios, ni la mínima formación cultural para tener algún éxito en la búsqueda existencial, según los parámetros culturales en que hoy vivimos, pero como el sol sale para todos, así el hombre tiene a disposiciones los instrumentos y las posibilidades para hallarse a sí mismo o por lo menos su situación espacial/temporal dentro del conglomerado que forma la humanidad, pero modulada, según propio entendimiento de conciencia, y la cuestión se complica porque si no se resuelve la problemática existencial o sea el encuentro consigo mismo, la mente entrará en Estado Depresivo Mental.

La búsqueda existencial entre: El Señor Nicolás Spielberg y El vulgar Panchito el Agachado.
Dos métodos, pero un solo punto de partida.
En la ciudad de Caracas por la avenida Miranda dentro de la torre Cristal en una radiante mañana de Julio, en una espaciosa oficina de negocios, se repite la misma escena de todos los días, como si nada escapará a la normalidad.
En la sobriedad del ambiente de la oficina una voz afable interrumpe la lectura del gerente general de la compañía anónima Negocios Seguros.
-Señor Spielberg; Hoy tiene junta de accionista a las 10 a.m. y a las 2 p.m. tiene una cita de negocio con el representante del Bank of América.
-Sí, son dos asuntos muy importantes que atenderé debidamente.
-¿Le confirmo las citas?
-¡Sí! Muchas gracias por recordármelo.
La secretaria le sonríe tiernamente mientras sale de la oficina.
Él, una vez a solas se levanta del asiento, la camisa blanca deja entrever un cuerpo atlético, a pesar de la corbata, mantiene aun un cierto aire juvenil, camina hacia el vitral, una vez delante de este se pone las manos en la cintura, alza el mentón y focaliza la mirada hacia lo lejos, desde su oficina de la Torre Cristal se ve el parque nacional el Ávila, verde y majestuoso, sus montañas se erigen en el fondo del valle como una imponente cornisa donde se enmarca un lujuriante vegetación, además de la flora, hay una fauna rica de pájaros exóticos multicolores que bajan a beber en sus riachuelos.
Por unos instantes recuerda las veces que en un pasado no muy lejano, él, subía por sus lomas para hacer algún acampamento, recuerda aquellos contacto con la naturaleza, sus amigos de la juventud, la lozanía de las mañanas frescas, el ánimo de emprender una carrera útil para la humanidad, baja la cabeza como defraudado de sí mismo, y se pregunta ¿dónde han ido a parar todos aquellos sueños juveniles?
Luego realza la cabeza, y de nuevo trata de localizar las partes conocidas del parque nacional;
“El Ávila vale, menos mal que estás allí, para recordarnos, que hay otro mundo.”
Inmediatamente un absoluto cruza su aglomerado espacio mental, y se estrella contra el muro de su razón.
¿A qué sirve la vida?
¿Dónde estoy yo, hoy?
¿Qué es la existencia?
¿A qué sirve todo esto?
¿Porque siento esta inutilidad practica de lo que hago?
Desde hacía tiempo estaba asistiendo a un curso de introducción al Budismo, y esa religión oriental le había escrudiñado hasta el fondo de su Ser, y pensando en el Dharma cae en una profunda introversión;
“Él, el Buda alcanzo el Nirvana, mediante la Iluminación; ¿Cuál será el sendero a seguir, para alcanzarlo, yo, también?”
Leyendo sobre el Budismo, se había envuelto en atmosfera místico-misteriosa, una interrogante que cada día se formaba como una prioridad dentro de su mente; la de descubrir la Verdad sobre su existencia.
La existencia no es la que vemos, es justamente la que no podemos ver con las miradas de este mundo, es decir va más allá de la realidad material que nos circunda, por lo tanto debería alejarme de todo lo que para mí es conocido.
Razonaba que los monjes del Tíbet en el Himalaya, que vivían en la cima de montañas mucho más altas que el Ávila, ellos allá poseían desde hace milenios todas esas verdades, y por ello habían alcanzado el estadio de la espiritualidad en un unión con el todo, pero le llego la contradicción; los monjes Budistas no creen en la totalidad.
“Ellos no tienen la totalidad, solo alcanzan la iluminación” rectifico.
Por todas esas contradicciones su razón que se había sumergido en tantas interrogantes más o menos sensatas, había emergido dentro de un sentir místico que le había secuestrado el uso de la razón, él, en última instancia de un esfuerzo sobrareal se aproximó a una solución, y la de emprender ese sendero; el transitar místico interno donde se hallaría así mismo, por ello decidió tomarse un año Sabático, iría al Tíbet personalmente, al techo del mundo.
No había otra cosa que hacer para calmar todas esas inquietudes internas.
Días después organizó una reunión de despedida, invitando a la crema innata de la sociedad capitalina, los amos del valle como son conocidos por la población, se reúnen en la casa del country club, allí Nicolás Spielberg hace públicas sus intenciones de alcanzar las vetas de la espiritualidad, ellos cuando se enteran que el prominente hombre de negocios, ira al Tíbet para una búsqueda existencial de carácter espiritual, y que hará también un recorrido por Katmandú, se llenan de curiosidad por lo inusual de la drástica decisión de apartarse del mundo.
Los miembros del Club se quedan perplejos delante esa toma de decisión tan radical, por algo que ellos creían que hacían solo la gente errante, es decir la gente sin oficio, para colmar la inutilidad práctica de sus vidas.
-Muy interesante, Nicolás lo que usted va a realizar, ¿es como decir la búsqueda por la cual un hombre debe enfrentarse con el infinito? una cuestión compleja y muy peligrosa, ¿Sabe usted?
-Sí prepare, minuciosamente digamos en cada detalle todo el proyecto, llevo botas especiales para escalar las altas vetas, y de esa manera alcanzar el monasterio donde se aíslan del mundo los sabios del lejano oriente.
-Será un arduo viaje plagado de incomodidad, y eventos inesperados.
-Bien, las incomodidades las enfrentaré con ascetismo, además, como usted bien sabe; tengo una sólida educación formal en misticismo oriental, llevo además pastillas para purificar las aguas, ampicilina, crema anti malaria, tarjetas de créditos, y cartas de recomendaciones de los financieros más importantes del mundo, además de nuestra representación diplomática, etc.
-Nicolás déjeme decirle que de esas aventuras místicas orientales, muchos quedan consternado el resto de sus vidas.
-Me imagino que eso es debido a que alcanzan la paz espiritual.
-No creas, quedan consternados porque su razón no logra regresar a los cánones de la realidad.
-¡Ah! Caramba Doña Luisa, eso sería una contrariedad.
-Estimado Nicolás, tengo un sobrino Duilio que tú conoces, que algunos años atrás partió para la India, y cuando regreso vestía en manera estrafalaria, dormía sobre cojines, y hablaba, una lengua extraña.
-Don Eugenio, ¿seguro que hablaría en Sanscrito?
-Parece que no, pues trajimos varios interprete de la India, y ninguno reconoció la lengua en que él, se expresaba.
-Habrá alcanzado un nivel espiritual así de alto que comunicará en lengua de los dioses como Visnú.
-No sé qué decirte Nicolás, además come el césped del jardín, y habla con una tortuga, ¿Usted cree que es un estado de elevación?
-Me imagino que se ha desprendido de todo vestigio de materialidad.
La empresa era admirada por el jet set nacional e internacional, de como una promesa de los negocios, a escala mundial se interesaba por una búsqueda de lo no tangible, algo que no producía ganancias palpable, y en lugares remotos del globo, privado de adelantos tecnológicos, y plagados de privaciones.
El fin ultimo del hombre es el mismo formarse como universo.

Coincidencia
Mensajes: 329
Registrado: 21 Ene 2013, 18:52

La búsqueda espiritual de diferencias existenciales.

Mensajepor Coincidencia » 05 Jul 2018, 19:11

En la reunión de despedida dada en el hall de la casa-club del Caracas Country Club, presento a su maestro espiritual, los allí congregados escuchaban atónitos los grandes mensajes de sabiduría que guían a estos monjes, el expositor era el Monje Budista Grillo Saltante: el monje budista llevaba muchos años en el país, y enumero los tantos problemas del hombre actual, sus desequilibrios por causa de vivir en la opulencia, en la riqueza desmedida, en la fastuosidad, eso produce el Dukkha; el sufrimiento, por ello debemos practicar el Dharma las cuatro nobles verdades.
Las personas allí congregadas, atónitas escuchaban sin perder ni los puntos, ni las comas, y ninguna una vocal del profundo discurso, y con sumo interés apreciaban la elocuencia del maestro de la sabiduría, porque jamás habían imaginado que su forma de vivir, causara tanto resentimiento a la religiosidad oriental, incluso Carolina Machado se preocupó por esa instigación al sufrimiento que es el Dukkha, una cuestión que ella siempre había considerado de las clases menos privilegiados típico de la ignorancia tísica que sufría el pueblo Venezolano como una tuberculosis en sus casas de cartón piedra, discretamente excitada por sus ideas, se giró hacia su íntima amiga Elizabeth Blundenberg.
-Elizabeth has oído a este señor Grillo Saltante con sus tesis del sufrimiento, a mí me parece solo rencor social.
-Sí, Carolina es casi lo mismo que dice el Padre Santana de la parroquia de Altamira, solo que el dolor Cristiano se lo cargo Cristo por todos nosotros.
-Me parece muy justo que sufra una sola persona, y no que todos suframos, hasta es democrático.
-Nicolás, pero tú crees que alcanzar el Nirvana sea algo realizable por el Ser humano.
-¡Sí creo! firmemente que si uno es capaz de ser inteligente puede llegar ad alcanzar cualquier meta que se proponga.
-¡Chica que inteligente es este Nicolás!
-Ni tanto querida amiga irse a esos lugares de privación por algo que no es inteligible, no me parece una opción de vida.
-Creo Carolina que Nicolás lo hace porque se siente agobiado por sus responsabilidad.
-Pues que se vaya a New York, a mí me calma mucho todo ese ajetreo de la gran manzana.
-Quizás él, tiene gustos más sencillos, y quiere confrontarse con otras culturas.
-Además tengo mis dudas, porque si fuera como dice el Monje Grillo Saltante, en los barrios de Caracas que hay tanta marginalidad, además de una pobreza endémica, todo ese sufrimiento ya hubiera causado una gran iluminación, por lo tanto no robarían la luz eléctrica como hacen actualmente.
-Tienes razón Carolina, la única actividad que brota espontanea en esos barrios es la delincuencia y esa actividad no me parece cosas de iluminados.
-A lo mejor el monje se refiere a otro tipo de pobreza, y sufrimiento, no la que padecen la gente pobre.
-No creo que haya otra, ni siquiera me puedo imaginar que exista algo peor que los barrios de Caracas.
-¡Cómo no! Carolina en Calcuta estimada amiga, son mucho más pobre, porque allá no tienen ni siquiera ranchos en donde vivir.
-¿Y en donde viven?
-En las calles.
-¿Qué horror no tienen ni privacidad para vivir su pobreza dignamente?
-Entonces digo yo, ¿porque no alcanzan la Iluminación?
-No sé, tendrán sus razones, y ese Nicolás tan rico, y quiere probar las privaciones yéndose tan lejos.
-Sí pero él, lo hace con otro propósito.
-A mí me parece un despropósito.
-Ja, ja de lo último mi estimada amiga.
Cuando el avión despego desde Maiquetía hacia Paris, primera etapa de su viaje espiritual, el ocaso bañaba el Ávila, con una tenue luz violeta de intensos tonos anaranjados, el suspiro por lo que dejaba atrás, muy pronto estaría sumergido en un contexto de búsqueda del verdadero Yo, y la ansiada paz espiritual.
En Paris lo esperaba un comité de bienvenida de las familias más pudientes del valle de Caracas la crema innata de la oligarquía Caraqueña, que allá en Paris residían establemente; los Azpurúa, los Branger, Los Granier, y la prensa local: le Fígaro, Le Monde, la empresa hacia la cima del mundo fue difundida por la raridad del evento, y todos le pedían sus motivaciones, él, explico en manera detallada las grandes conquistas espirituales alcanzadas por estos monjes, hasta que Nicolás Spielberg agotó todas las posible soluciones de tantas explicaciones, pues los asistentes estaban acostumbrado que la conclusión de cada intervención emergiera el factor ganancia, él, además explico que la ganancia era alcanzar una apertura mental, todo lo contrario de las aspiraciones de la alta burguesía.
Luego lo invitaron a relajarse un poquito, con la esperanza que entrará en razón, una recepción en el restaurant Maxím de Paris; los platos eran variados, pero el degusto paté de foa (pasta de hígado de ganso muerto por cirrosis hepática) con vin rouge: (fermento de uvas rojas).
A cierto punto levanto la copa, y dada la embriaguez bien fermentada exclamo; “Las privaciones materiales llevaban a la iluminación del alma.”
Todos hicieron un brindis, a la idea, esperando que se sustraiga a la verdad.
Algunos se extrañaron, pues hasta donde llegaban sus conocimientos de Política económica, sociología, psicología y otras disciplinas de las ciencias sociales; las personas trabajaban duro durante toda la vida con tal de alejarse de esas privaciones considerándolas dañina para la salud.
Las luces del Paris nocturno, las grandes avenidas, le agregaron un toque romántico a su empresa, toda esa mundanidad allí reunida la encontró de paraíso y se quería quedar, pero como había tantos franceses, razono que era una mala idea.
Cuando el avión aterrizó en Katmandú el paisaje se veía desolado, escasos árboles, la hierba cortica, nada que ver con las exuberantes forestas de Venezuela, se imaginó que la naturaleza allí era terriblemente avara, y de escasa creatividad.
Entro a su hotel, y le dieron una modesta habitación que estaba formada solo por un dormitorio, el baño, balcón y un jardincito, cuantas privaciones reflexiono, se organizó mentalmente y activo la meditación;
“Aquí/Ahora estoy dentro a lo que he planificado el último año, por lo tanto tengo que adaptarme.”
Bajo ad adquirir provisiones, lo necesario para el viaje en autobús, así que aprovecho para comprar un poco de hachís, medio kilo porque el viaje era largo, chocolate, dos botellas de Coca cola, galletas, etc.
Después de muchos días llego al techo del mundo, bien demolido por lo incomodo del viaje, tenía todo el cuerpo que le dolía, el templo budista de la sabiduría eterna, se encontraba sobre la montaña, inicio ad ascender, mientras caminaba pensó que entraba en el tiempo para el estudio, la meditación, la introspección, se imaginó así mismo que flotaría sobre las nubes, bien en alto.
Subiendo la cuesta cada vez que encontraba los lugares de meditación daba vuelta al rombo; ruedas de la oración y entonaba una plegaria de ascendencia letárgica, vocalizando el Mantra universal.
El canto, los inciencios, el hachís, la atmosfera, la altura le traía reminiscencia de otro plano astral.
Volver al absoluto a la armonía del cosmos pensaba.
El fin ultimo del hombre es el mismo formarse como universo.

Coincidencia
Mensajes: 329
Registrado: 21 Ene 2013, 18:52

La búsqueda espiritual de diferencias existenciales.

Mensajepor Coincidencia » 05 Jul 2018, 19:15

En la reunión de despedida dada en el hall de la casa-club del Caracas Country Club, presento a su maestro espiritual, los allí congregados escuchaban atónitos los grandes mensajes de sabiduría que guían a estos monjes, el expositor era el Monje Budista Grillo Saltante: el monje budista llevaba muchos años en el país, y enumero los tantos problemas del hombre actual, sus desequilibrios por causa de vivir en la opulencia, en la riqueza desmedida, en la fastuosidad, eso produce el Dukkha; el sufrimiento, por ello debemos practicar el Dharma las cuatro nobles verdades.
Las personas allí congregadas, atónitas escuchaban sin perder ni los puntos, ni las comas, y ninguna una vocal del profundo discurso, y con sumo interés apreciaban la elocuencia del maestro de la sabiduría, porque jamás habían imaginado que su forma de vivir, causara tanto resentimiento a la religiosidad oriental, incluso Carolina Machado se preocupó por esa instigación al sufrimiento que es el Dukkha, una cuestión que ella siempre había considerado de las clases menos privilegiados típico de la ignorancia tísica que sufría el pueblo Venezolano como una tuberculosis en sus casas de cartón piedra, discretamente excitada por sus ideas, se giró hacia su íntima amiga Elizabeth Blundenberg.
-Elizabeth has oído a este señor Grillo Saltante con sus tesis del sufrimiento, a mí me parece solo rencor social.
-Sí, Carolina es casi lo mismo que dice el Padre Santana de la parroquia de Altamira, solo que el dolor Cristiano se lo cargo Cristo por todos nosotros.
-Me parece muy justo que sufra una sola persona, y no que todos suframos, hasta es democrático.
-Nicolás, pero tú crees que alcanzar el Nirvana sea algo realizable por el Ser humano.
-¡Sí creo! firmemente que si uno es capaz de ser inteligente puede llegar ad alcanzar cualquier meta que se proponga.
-¡Chica que inteligente es este Nicolás!
-Ni tanto querida amiga irse a esos lugares de privación por algo que no es inteligible, no me parece una opción de vida.
-Creo Carolina que Nicolás lo hace porque se siente agobiado por sus responsabilidad.
-Pues que se vaya a New York, a mí me calma mucho todo ese ajetreo de la gran manzana.
-Quizás él, tiene gustos más sencillos, y quiere confrontarse con otras culturas.
-Además tengo mis dudas, porque si fuera como dice el Monje Grillo Saltante, en los barrios de Caracas que hay tanta marginalidad, además de una pobreza endémica, todo ese sufrimiento ya hubiera causado una gran iluminación, por lo tanto no robarían la luz eléctrica como hacen actualmente.
-Tienes razón Carolina, la única actividad que brota espontanea en esos barrios es la delincuencia y esa actividad no me parece cosas de iluminados.
-A lo mejor el monje se refiere a otro tipo de pobreza, y sufrimiento, no la que padecen la gente pobre.
-No creo que haya otra, ni siquiera me puedo imaginar que exista algo peor que los barrios de Caracas.
-¡Cómo no! Carolina en Calcuta estimada amiga, son mucho más pobre, porque allá no tienen ni siquiera ranchos en donde vivir.
-¿Y en donde viven?
-En las calles.
-¿Qué horror no tienen ni privacidad para vivir su pobreza dignamente?
-Entonces digo yo, ¿porque no alcanzan la Iluminación?
-No sé, tendrán sus razones, y ese Nicolás tan rico, y quiere probar las privaciones yéndose tan lejos.
-Sí pero él, lo hace con otro propósito.
-A mí me parece un despropósito.
-Ja, ja de lo último mi estimada amiga.
Cuando el avión despego desde Maiquetía hacia Paris, primera etapa de su viaje espiritual, el ocaso bañaba el Ávila, con una tenue luz violeta de intensos tonos anaranjados, el suspiro por lo que dejaba atrás, muy pronto estaría sumergido en un contexto de búsqueda del verdadero Yo, y la ansiada paz espiritual.
En Paris lo esperaba un comité de bienvenida de las familias más pudientes del valle de Caracas la crema innata de la oligarquía Caraqueña, que allá en Paris residían establemente; los Azpurúa, los Branger, Los Granier, y la prensa local: le Fígaro, Le Monde, la empresa hacia la cima del mundo fue difundida por la raridad del evento, y todos le pedían sus motivaciones, él, explico en manera detallada las grandes conquistas espirituales alcanzadas por estos monjes, hasta que Nicolás Spielberg agotó todas las posible soluciones de tantas explicaciones, pues los asistentes estaban acostumbrado que la conclusión de cada intervención emergiera el factor ganancia, él, además explico que la ganancia era alcanzar una apertura mental, todo lo contrario de las aspiraciones de la alta burguesía.
Luego lo invitaron a relajarse un poquito, con la esperanza que entrará en razón, una recepción en el restaurant Maxím de Paris; los platos eran variados, pero el degusto paté de foa (pasta de hígado de ganso muerto por cirrosis hepática) con vin rouge: (fermento de uvas rojas).
A cierto punto levanto la copa, y dada la embriaguez bien fermentada exclamo; “Las privaciones materiales llevaban a la iluminación del alma.”
Todos hicieron un brindis, a la idea, esperando que se sustraiga a la verdad.
Algunos se extrañaron, pues hasta donde llegaban sus conocimientos de Política económica, sociología, psicología y otras disciplinas de las ciencias sociales; las personas trabajaban duro durante toda la vida con tal de alejarse de esas privaciones considerándolas dañina para la salud.
Las luces del Paris nocturno, las grandes avenidas, le agregaron un toque romántico a su empresa, toda esa mundanidad allí reunida la encontró de paraíso y se quería quedar, pero como había tantos franceses, razono que era una mala idea.
Cuando el avión aterrizó en Katmandú el paisaje se veía desolado, escasos árboles, la hierba cortica, nada que ver con las exuberantes forestas de Venezuela, se imaginó que la naturaleza allí era terriblemente avara, y de escasa creatividad.
Entro a su hotel, y le dieron una modesta habitación que estaba formada solo por un dormitorio, el baño, balcón y un jardincito, cuantas privaciones reflexiono, se organizó mentalmente y activo la meditación;
“Aquí/Ahora estoy dentro a lo que he planificado el último año, por lo tanto tengo que adaptarme.”
Bajo ad adquirir provisiones, lo necesario para el viaje en autobús, así que aprovecho para comprar un poco de hachís, medio kilo porque el viaje era largo, chocolate, dos botellas de Coca cola, galletas, etc.
Después de muchos días llego al techo del mundo, bien demolido por lo incomodo del viaje, tenía todo el cuerpo que le dolía, el templo budista de la sabiduría eterna, se encontraba sobre la montaña, inicio ad ascender, mientras caminaba pensó que entraba en el tiempo para el estudio, la meditación, la introspección, se imaginó así mismo que flotaría sobre las nubes, bien en alto.
Subiendo la cuesta cada vez que encontraba los lugares de meditación daba vuelta al rombo; ruedas de la oración y entonaba una plegaria de ascendencia letárgica, vocalizando el Mantra universal.
El canto, los inciencios, el hachís, la atmosfera, la altura le traía reminiscencia de otro plano astral.
Volver al absoluto a la armonía del cosmos pensaba.
El fin ultimo del hombre es el mismo formarse como universo.

Coincidencia
Mensajes: 329
Registrado: 21 Ene 2013, 18:52

La búsqueda espiritual de diferencias existenciales.

Mensajepor Coincidencia » 05 Jul 2018, 19:17

Mientras en otra parte del globo, en su tierra natal en la periferia de Caracas.
Dentro de las más absolutas de todas las privaciones lo que se llama pobreza crítica en fase terminal.
Se desarrolla una discusión que les quitaría la paz espiritual a todos los maestros del oriente.
-Mira Panchito, no jodas es mejor que no vuelvas más al rancho (Barracas) eres pura perdida, te dejas quitar todo por los malandros de las escalinatas.
Panchito el Agachado, vivía en el barrio de los Abajos de Parabajo, mientras ella le gritaba, el rancho templaba además que era todo destartalado, las paredes hechas con láminas oxidadas de zinc de varios colores le daban una apariencia que caería en cualquier momento, y no caía porque estaba reclinado a una empalizada que no lo dejaba desplomarse.
El cual reasumía toda la subcultura de los adyacentes era arte cinética torcido-enderezado, no podía caerse aunque querría, y para más el sarcasmo porque siendo un montón de láminas oxidadas lo habían promovido a vivienda.
Su mujer que se había convertida en la propia caima (Serpiente venenosa) siempre lo maltrataba, lo insultaba, le reclamaba.
Pero ese día decidió de irse y no regresar más, a lo que había sido su hogar, pero, más que dulce hogar, era un lugar de sufrimiento, de amargura, de dura lucha por acarear agua, o que debía vivir en la zozobra que los malandros no le expropiaran la humilde vivienda, además del hambre lo que llamaban cruelmente cable pelado, que pasaba junto a sus hijos.
La cuaima lo continuaba a insultar, y a tirarle piedras o lo que encontrara, mientras se alejaba
-¡Pendejo! ¡Sucio! c..o e madre; no eres ni hombre, ni nada me voy a buscar a un hombre, ¡uno que sea de veldad!
Él, dentro de esa continua humillación había agotado todo tipo de paciencia, además que en el trabajo el jefe le pagaba cuando querría, como querría, y si reclamaba lo amenazaba con botarlo, y lo ponía a cargar bloques, cemento, cabillas, arena, y demaces como si fuera un burro.
Tuvo un respiro, un último sentimiento, y se giró hacia el rancho, con la ira en los ojos, ahora la mato se dijo, pero vio a sus hijos, y se imaginó que vivirían en el desamparo, es mejor una madre mal hecha que no tener ninguna, trago en seco otra triste amargura, recogió todos los insultos, y siguió su andar cuesta abajo.
Los hijos, estaban sentado en la tierra roja desnuda polvorienta, sin camisa, descalzos y con un short ultrasucio se quedó observando la escena, los vio, sí quería decirles algo, pero ahogo las palabras en su último trago de aguardiente todos sus sentimientos buenos y malos, pero tan malos que no podía recordar uno bueno.
Los niños vieron al hombre blanco-oscuro-pardo-moreno-claro-negro, irse, y tirarle el abandono, mientras en la radio sonaba una canción muy de moda en todos los hogares marginales de Latinoamérica;
-¡Mamá apaga la luz, que papá ya se fue, que papá no regresará!
Ese día Pedrito el Machito, y Carlito el Terrorista, vieron claro que desde ese momento eran ascendidos a hombres, sin conocimiento de causa.
-Es palurdo Carlito, que lo dejen a uno en medio de una guerra, así de chamito, (Niño) y sin haberla declarada.
-¿Que vamos hacer brodel?
-No sé, vámonos al callejón de las Tres Potencias, pa´ ve.
Los niños caminaban a pies descalzos sobre la tierra desnuda, sin camisa, llenos de una soledad que les fraguaba el peor de los designios, al entrar al callejón, una voz les congela el paso.
-¡Epa quién va allá!
Con voz trémula, infantil desprotegida, alzaron las manos.
-¡É Pedrito, pana!
-¿Pedrito, quién? ¡Chico!
-¡Pedrito el Machito!
-¿Y el otro?
-¡Carlito el Terrorista! brodel que es la misma gente.
-Que Catire, ¿los dejamos pasar?
-Deja pasar a esos menores, que vayan de una al habla.
-¡Hablen de una, pues!
-¿Qué es lo que, que arde menor?
-Catire el pure nos lanzó el abandono (en medio del llanto).
-No te frikees chamín, para la llorona, que en el barrio van a decir que eres débil.
Seco las lágrimas con el brazo la cara se diseñó una línea de tierra, porque un varón se ve que es, desde que se para.
-¡Entonces! dinos tú, estamos resteado a todo, pa’ lo que venga.
Les hizo una seña para que lo siguieran, cuando abrió la caleta ellos vieron que había un fuerte armamento.
-Ármense, que si la patria te da la espalda, el malandreo se solidariza.
-Las dos pistolas 9 milímetros eran grande para los dos infantes, grandes como su marginalidad, las traquearon de varón.
-Agarren estas pastillas se van pa’ la escalinatas del Respiro y allá jipareen, canten zona con los Guanipa y con la banda de los menores del Carpintero, esos que ahora los llaman los Protestantes.
-¿Y a los Pantaneros, no les cantamos agua? (policía motorizada)
-No que va, esos están en nómina del hampa, ellos solo vienen por lo suyo.
-Vámonos pa’ la bodeguita a comprar unas caraotas, (Habichuelas) y arroz.
-¡Miren menores, aquí hay guapear oyó! contra el mundo.
-Tranquilo Catire, aquí hay infancia sufrida, seria y responsable.
El Catire los acompañó, y ellos ya se sentían al seguro.
-Portú, estos dos son la misma gente lo que pidan, ¿oyó?
Los enlatados de atún, los paquetes de arroz y caraotas, con el paquete de harina de maíz, y la panela de margarina, se la acomodaron en los brazos con grande dicha.
-Bien, Catire tú y tus hermanos son tremendos tipos.
-Bien Chicho (les hizo señal con la pajiza).
-Bien Negro.
-¡Negro, no, yo no soy negro, soy un Mandinga!
-¿Catire que es lo que le pasa? ¡Al Negro!
-Casi nada rolo de rollo, pero le dio desde que volvió de la montaña de Sorte, por allá le pego un rollo duro en el coco.
-Miren menores ustedes saben, ¿saben cómo es la moral del barrio? ¿¡No!?
-Ahora son de los nuestros pa´ tener cartel, hay que tener la ficha limpia, cero culipandeo, y que no le chalequeen las hembras, y menos la mamá.
-¡Tranquilo Catire! ahorita mismo jalamos a capitulo a mamá.
Llegando al rancho, los más pequeños gritaron maravillados;
-¡Es comida! ¡¡Mamá!! ¡¡¡Traen comida!!!
-¡Caray! (Toda contenta) se rebuscaron rápidamente mis hombrecitos.
-Mira mamá, ahora somos es malandro, ¡oyó! Y de la banda de las tres Potencias, no queremos ningún tipo de culipandeo en el rancho, que se nos falte a la moral, aquí mandamos nosotros y marido tuyo, ultimadamente aquí no queremos.
-Hay bien bueno estos caricitos; ¿Me vienen a mandar?
-Mandar o no, ahora el gobierno somos nosotros, evita porque si no te lo explotamos de una.
-¡Claro pure! no se hable más, aquí hoy somos nosotros el orden.
Después de los preliminares de extrema supervivencia.
Panchito el Agachado, tenía días durmiendo sobre unos cartones en la acera de la avenida Lozano, se levantó en medio de su pestilencia de fuerte ebriedad, y se acercó a una arepera por aquella costumbre que tiene el cuerpo que de vez en cuando quiere comer alguito, vio a un hombre negro, pero de un negro a juro, que tenía que ser negro, porque no sabía ser otra cosa, se limpió la mano a la pared creyendo que sería más presentable, luego extendiendo la mano tímidamente, con voz tremulante le dijo;.
-Manito regáleme un Bolivita ¡pa’ la caña!
-Vete de aquí rolo de sucio arrastrado, ¡anda a cargar cartón piazo de hediondo!
Mientras la arepa pasaba de un lado al otro de la mandíbula, como una trituradora, la piel era dura como un cuero seco, la franela estaba tiesa, pegada, adherida aquel cuerpo que no daba nada a ninguno.
Más adelante mendigando, le botaron agua sucia encima.
-¡Báñate pordiosero!
Los niños lo correteaban haciéndoles irrespetos de toda índole.
-Sucio, succión de perinola, duro de lavar; báñate alguna vez en la vida tuya.
-¡Epa señol! ¡señol!
-¡Qué! ¿Tú también me vas a insultar?
-No, no ayúdame a empujar este carretón, es que le eché mucha agua al cartón, y ahora pesa de más.
Él, lo entendió de inmediato; como un llamado.
-Está bien, pero después me das para comprar la caña.
-Claro para eso llevo los cartones a la fábrica.
Los dos empujaban la pesada carga, flacuchentos, vestidos de harapos con una capa de sucio que le cubría la piel y una traza de hediondez que mezclado con el olor del aguardiente dejaba un rastro de pestilencia de extrema rancia de vomito.
Después de vender el cartón; la Chinga Julia, le dijo que lo siguiera, le dio un saco, y empezaron a recoger latas.
-¿¡Pero chica¡ ¡tú tienes una empresa!?
-¡Sí! Antes de aplastarlas, a las latas échale un poquito de tierra así pesan más, ¿oíste?
Caminando por la autopista, recogiendo latas de un lado al otro lado de la vía, entre frenazos de carros, y maldiciones de conducentes, por los lados de la urbanización el Paraíso, detrás del Muro de la Cárcel de la Planta, se reunieron con otros botados al abandono, la caña blanca corría de mano en mano, en una lata de leche recogida en medio a la calle, hervía una tentativa de sopa.
-¿Qué cocinan?
-Un cruzado, de carne con pollo, pescado y carne de res.
-¡Ah! a me gusta eso, un cruzado de alimaña, ja, ja.
-¿Epa que profesión tienes tú?
-Bueno, yo era manager de una empresa, pero la crisis económica me arruino.
-¡Sí! a mí me paso igualito, yo tenía una hacienda, era agricultor.
El fin ultimo del hombre es el mismo formarse como universo.

Coincidencia
Mensajes: 329
Registrado: 21 Ene 2013, 18:52

La búsqueda espiritual de diferencias existenciales.

Mensajepor Coincidencia » 05 Jul 2018, 19:19

-Caray esa crisis arruino a todo er mundo, ¿veldad?
-Sí, así es, pero lo que sucede, ¿para qué tanto cachivache si nos vamos a morir todos?
-¡Esa es la gran veldad! Nosotros no somos nada.
-Tienen razón por eso que yo abandone todos mis bienes.
Mientras ellos discurrían de sus vidas pasadas, aludiendo a un futuro robado, se les acerca una persona de caminar distinto, el grupo al reconocerlo se calman en su cuchicheo.
-¡Hermanos! ¿Puedo sentarme para compartir con ustedes este padecimiento material?
-¿Si Pastor siéntese que usted es bienvenido?
-Hermanos, yo quiero compartir con ustedes este sufrimiento de vida terrena, y me gustaría contarle las novedades que Cristo trajo al mundo, para ustedes en la vida que vendrá.
-¿Y cuáles son esas novedades pa´ ver?
-¡Hermanos en Cristo! debo darle testimonio, que en un pasado yo también como ustedes era un andrajoso, bebía y en medio de mis pestilencias bramaba pensamientos pecaminosos, deseos de depravaciones, y esas indecencias las propagaba con gran audacia gritándolas en las calles, y avenidas medio desnudo, hoy habiéndome renovado al pensar todo lo que hacía en mi pasado, el tiempo, que viví en las tinieblas, me arrepiento cada vez que me acuerdo.
-¡Pastor! ¿También usted era un borracho de carretera?
-Sí, y ese es mi testimonio viviente, hasta que DIOS viendo mi gran sufrimiento decidió mandar a Cristo para que me curara.
-¿Pero lo curara de que, ¡de la bebida! tan sabrosa que es?
-Tiene razón, además el aguardiente es lo que nos ayuda a llevar adelante esta dolorosa existencia.
-De eso justamente me curo, me hizo ver que había otra vida, lejos del vicio, del abandono, de la desidia, del mal vivir de andar por la ciudad como animalitos del monte, ¡Entienden me abrió los ojos! y fue cuando reconocí mi pobreza no solo material, peor aún la pobreza espiritual.
-¿Le abrió los ojos? a pues, nosotros los tenemos abierto todo el día. (Se desata una carcajada general de los allí asistentes).
-Me refiero hermanos a que vi, reconocí el problema, y decidí solucionarlo, como bien tú has dicho, todos ustedes tienen los ojos abiertos, pero no ven, en las profundidades del abismo en el cual se encuentran.
-Tiene razón el Pastor, nosotros no nos damos cuenta de la mala vida que nos damos, en la cual vivimos y pensamos que lo que hacemos es normal.
A cierto momento se quedan en silencio mirando al fuego que arde en la fogata que les cocinaba el alimento, mientras les leía directamente del libro.
Un hombre maduro con un libro en la mano, humildemente vestido, pero con un traje limpio y escrupulosamente bien planchado, les empezó hablar de mundos, y vidas donde no hay padecimiento de un ser armonioso más grande que todos nosotros que emana una luz millones de veces más potente que el sol, que a la vez no quema, no ciega y que nos cura, nos ama, nos da entendimiento y quiere nuestra salvación de la carne.
-Hermanos como dice Pablo en; Gálatas 519Y manifiestas son las obras de la carne, que son; adulterio, fornicación, inmundicias, lascivia, 20Idolatria, hechicerías, enemistades, celos, pleitos, ira, contiendas, disensiones, herejías, 21envidias, homicidios, borracheras, orgias, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredaran el reino de DIOS.
Les predicó la palabra que leía de un libro, que tenía además muchas historias, escucharon atentamente idos como estaban hundidos dentro de ellos mismos en la doble pobreza espiritual y material, ebrios de maldades.
-Hermanos prepárense a recibir el Cristo, de parte mía, pues él, nos donó el poder de curar en su nombre a otros hombres, bajaron la cabeza y juntaron las manos, el pastor les impuso su humilde bendición para ser salvados, y les dijo;
No tengo ni oro, ni plata pero lo que tengo os doy en nombre de Gesua el unto del Nazareno yo lo curo.
Una luz brillante se les alojo adentro; porque en los humildes habita el divino.
-¿Que charla fina tiene el pastor verdad?
-Sí, ese señor era botado al abandono como nosotros, y de repente una iluminación le cambio su vida.
-¡Claro, lo dice él!
-Tiene que ser cierto.
La noche del tirado al abandono es intermitente, entre quién los roba, el miedo que una rata los muerda, el agua de la lluvia que porfía en bañarlos, los días son de intensas caminatas en la urbe, recogiendo el recicle, latas, cartón, plástico, el polvo de hollín que les cubre la piel, como dentro del tubo de escape de los automotores.
La infaltable carterita de aguardiente que de sorbo, en sorbo se vacía dejando en la mente un ser etílico, luego partían con sus carretones a recoger cuando cachivache encontraran, con el dinero que ellos recaudaban compraban de nuevo aguardiente, algún precario alimento, y regresaban a cocinarlo detrás del muro de la cárcel de la Planta al lado de la autopista.
El pastor Evangélico los alcanza por esos lados, era a cierto punto una parte integral del descanso, al que ellos escuchaban de entre el abandono de la propia existencia, donde cada día les explicaba de ese ser supremo que ilumina todo el universo, y que sabía antes de nosotros mismos nuestras verdaderas necesidades.
Luego entrada la noche cuando duermen ellos se regocijaban solo por el hecho de haber alguien que los observa desde el alto de los cielos, un Padre que desde su reino de gloria lo anima con aliento divino. no para insultarlos, no para calumniarlos, no para reprenderlos, no para castigarlos, si no para su bien, para curarles cada una de las heridas, cada una de las enfermedades que han adquirido por su deambular por la ciudad, donde van recogiendo todas las negatividades emotivas que la colectividad les descargan sobre ellos abusivamente.
Un hombre, varios hombres, una mujer, varias mujeres, a la orilla de la autopista con el fogón prendido, calentando en una lata un alimento improbable, como una tribu en trashumancia al confín del límite.
Un Hombre, el Libro, la Palabra, que allí expresa en Revelaciones, encierra, y libera a la humanidad de su carga, el maestro pastor que ha superado el Caos Social, habla a sus discípulos que lo oyen desde el fondo del abismo.
La Chinga Julia, Panchito el Agachado, Luis el Tuerto, Matilde la Soyada, el Mocho Juan, la Rata Freddy, Darío el Cachetón; viven una búsqueda existencial dentro del límite pre-establecido, perdido dentro del caos social el cual ellos drenan sin tener conciencia de lo que acontece a ciertos niveles emocionales.
Ni Ser, Ni Estar.
  
Los cantos budista con esa inclinación que tienen hacia la resonancia hipnótica, la respiración que guiaba la meditación, y la internación llegaba a su fin, dentro de sí habían emergido diferentes modalidades de un único ser.
Nicolás abrió sus parpados sutilmente sus ojos lentamente tomaron el espacio que lo rodeaba dentro de lo extremos abrió los externos solamente, mientras con la visión interna había alcanzado su iluminación interior, pero, tenía una duda por ello fue en presencia del Supremo Maestro Dalai Lama, y le pregunto.
-¿Maestro para alcanzar la iluminación suprema que debo hacer?
-Para alcanzar la iluminación; se logra mediante la meditación, y para ello se necesita adoptar una correcta postura.
Pero la postura no es la meditación, pero aun así hay que tener una correcta postura para que la columna se mantenga erecta, y una correcta respiración, que hará posible que meditemos profundamente.
Pero aun la correcta postura, con una correcta inclinación de la columna, y una correcta respiración no es Meditar.
Para una correcta meditación se necesita el Mantra, entonado en forma sistemática para poder Meditar en correcta forma, y mediante la práctica alcanzar la Iluminación.
Pero aun la correcta postura, con una correcta inclinación de la columna, y una perfecta respiración, y el Mantra entonado en forma sistemática para alcanzar la trascendencia, no es Meditar, y por lo tanto no alcanzarías la iluminación.
La Meditación llevara años hasta que se entrevea los primeros progresos que lleva a la Iluminación.
Pero aun la correcta postura, con una correcta inclinación de la columna, y una perfecta respiración, y el Mantra entonado en forma sistemática para alcanzar la trascendencia, y muchos años de práctica, aun entreviendo lo primeros progresos no es Meditar.
En la Meditación debe hacerse en la postura del Loto o del Semiloto, la respiración parsimoniosa, el Mantra entonado en acción trascendental, controlando la respiración y con una correcta postura pero delante un muro es una práctica que se debe hacer en Monasterios con un Maestro que ya haya alcanzado la Iluminación, de esta manera indican al discípulo el Dharma la vía hacia la Iluminación,
Pero aun la postura del Loto o del Semiloto, la respiración parsimoniosa, la correcta postura delante del muro, el Mantra entonado en acción trascendental en el Monasterio, con un Maestro Iluminado no es Meditación.
La iluminación llega al alumno, cuando la Meditación se vuelve de una práctica diaria en una práctica de vida, a cada instante por ejemplo; cuando se lleva el bocado a la boca percibir la alimentación desde que se prepara el terreno para el cultivo, se planta, se riega, el crecimiento de la planta, el recoger lo sembrado convertirlo en alimento, y como este nos da las diferentes sustancia que nos da la energía para realizar actividades de nuestro diario vivir, cuando se camina el trayecto que no es el último paso sino todo lo ya andado desde los primeros pasos desde cuando aprendimos a caminar lo importante que fue cuando éramos niños, cuando se hace el baño todo el recorrido que ha hecho el agua desde que evaporo en los mares del sur su pasaje por la atmosfera, después como nube, la precipitación, además concientizar que el agua no es solo un fluido, sino es constituida de miles de gotas individuales, y cada una tiene una particularidad, y aún más cuando se ve a nuestro alrededor distanciar cada singular fotograma, dentro de cada fotograma hay una infinita cantidad de imágenes que componen un micro fotograma, cuando se oye cada sonido interdependiente uno del otro, cuando se calla asumiendo una posición de mutismo absoluto, cuando se siente frio debes alcanzar esa intensidad que la piel reflecte como sentir, etc.
Pero aun cuando la Meditación se vuelve una práctica diaria, una práctica de vida, no es Meditación.
El progreso de la práctica de Meditación debe llevar a la supresión del deseo que logrará la desaparición del dolor, para alcanzar la iluminación.
Pero aun con la supresión del deseo, y de la desaparición del dolor no es Meditación.
Y si aún en esta lectura si tú razón no ha podido concebir lo que es Meditación, seguramente tardaras varias rencarnaciones para alcanzar la Iluminación.
La Iluminación está en la caída de una hoja, en la simpleza de un grano de arena en una playa, en el viento que pasa tras de los árboles, en la luz radiante del celeste cielo, el acto del despertar, en concurrencia con el poderse adormentar, en el aislamiento de la propia posición en el espacio, en alzar el brazo para apoyarse a una pared, a la acción inmanente que perpetua mi fisonomía.
Es así de simple que las persona rehúyen de la Iluminación, para complicarse la vida en lo absurdo.
-Entendí maestro;
El fin ultimo del hombre es el mismo formarse como universo.

Coincidencia
Mensajes: 329
Registrado: 21 Ene 2013, 18:52

La búsqueda espiritual de diferencias existenciales.

Mensajepor Coincidencia » 05 Jul 2018, 19:21

“.Es más fácil Estar que Ser.”
Por ello concibió que Él era una elite que no solo de este mundo pero también del Universo, pues quien si no Él podía llegar a semejante elevación de complejidad mental.
Lamentablemente su internación en el monasterio llegaba a su fin último, había alcanzado a su maestro, por lo tanto el mundo desde aquel momento tenía una nueva iluminación, Él, muy elevado en su nueva personalidad totalmente luminosa veía a los demás seres humanos con destaco, antes en su vida de Burgués distinguía a la gente en la masa de rango bajo y a sus iguales los de rango privilegiados, ahora con la iluminación era un ser humilde, por lo tanto se sentía alejado de la humanidad, claro Él, era un predilecto, uno de los pocos hombres en haber alcanzado la iluminación.
Creía en la más profunda de todas sus certezas que Él daría a la humanidad una nueva doctrina.
De hecho su maestro le dijo que desde ese momento, Él, sería una iluminación para el resto de la humanidad, un faro dentro del océano borrascoso de la ignorancia, por lo tanto le enseño una formula intransferible para regular su luz interior para que no encandilara al resto de la humanidad, Nicolás en un raptus de genial interpretación entendió perfectamente su misión, y visionaba en un futuro próximo enormes masas que llegaban a sus pies para pedirle consejos, sabiduría, iluminación, curación, simplemente verlo.
Tomó sus cosas, y salió del monasterio, a cierto punto se detuvo, y se giró para echarle el ultimo vistazo al monasterio, aquel lugar donde había crecido en su interior la gran sabiduría del Oriente extremo, un he self que sería conservado en su memoria como un acto de amor.
Luego vio hacia adelante, respiro y razonó que de nuevo entraría en la vida mundana, pero esta vez el internándose en el centro de las masas desprovista de sabiduría las cambiaría radicalmente, Él, sería el cambio que la humanidad esperaba desde algún milenio, en un momento de extrema humildad se dijo así mismo;
“No sé porque la tierra no lo había creado antes a Él, con la necesidad que tenía la humanidad de su persona.”.
El viaje fue monótono pero Él, meditaba constantemente, continuamente y recibía continuas ideas desde su pensamiento abstracto, sobre cómo era la composición real del universo, incluso había compuesto una nueva cosmogonía, y para enaltecer su inteligencia había recreado también el fin último del hombre y del universo, estaba tan lleno de Sí, que no le cabía dentro de sí mismo, nada podía fuera de la euforia de ser Él, y, nada más que Él.
Pero recuerda, porque tomó conciencia que al aterrizar en Maiquetía, al salir del terminal de llegadas del aeropuerto, el choque con el ambiente caliente le hizo presentir una cierta vulgaridad, mediocridad de cosas comunes el ajetreo propio del criollo, le llamó particularmente la atención la confusión del mal hablar, de la mala educación de la gente, el jaleo de las maletas.
-¡Le llevo las maletas señor!
Antes que dijera sí, el cargador las llevaba y él, tuvo que correrle detrás.
-¡Aquí señor agarre ese taxi!
Saco la cartera para pagarle el servicio, y el carga maleta le arranco el billete de diez dólares americanos.
-¡Después le doy el resto señor!
Sin darse cuenta casi, otro individuo le cargo sus maletas a bordo de un vehículo, que no era de la línea de taxi del aeropuerto, ya en el peaje de la autopista se dio cuenta, y le pregunto al taxista:
-¿Usted es un taxista pirata?
-No, soy un honesto hombre, que llevé a un pasajero al aeropuerto y no me puedo regresar vacío, ¿no cree usted?
-El orden de los factores no altera el producto, parece ser la suma del razonamiento.
-¿Usted parece Musiú, viene del exterior?
-Soy de aquí, pero en este momento vengo de un lugar remoto, del monasterio del rayo azul, donde hace un año fui a buscar la verdad.
-¿Versia eso suena importante, de verdad? Hum… Usted debe ser lo que se llama un distinguido, que bueno sería saber todas esas cosas.
-Sí, aunque usted no tenga nociones, debe saber que allá está el conocimiento del eterno, de su luz inextinguible, inagotable, que es mayor que mil soles, la luz que no ciega, que nos ama, y que quiere nuestra salvación.
-¿Y cuál es la novedad Musiú?
-La paz espiritual
-¿Usted, fue al exterior a buscar eso? Si mi vecino me dice esas cosas todos los días, porque desde que se metió a Evangélico, eso es una charla todo el año de ese Señor que ilumina desde el infinito, ¿Me extraña excelencia que usted no lo sepa? Eso está aquí mismito.
Nicolás hizo un sonriso tímido y piadoso por la ignorancia de aquel chofer el cual desconocía que solo Él había alcanzado eso niveles luminosos, luego para explicarle le dijo animadamente.
-Eso no es posible, eso que yo sé, lo aprendí allá en el monasterio son secretos esotéricos de tiempos inmemorables, antiquísimos, que no se lo dan a cualquier persona.
-No se vaya a molestar Musiú, pero alguien se los revelo a mi vecino antes que a usted.
-¿Pero su vecino también practica meditación?
-No sé, pero de vez en cuando ayuna todo el día, y hasta tres días de seguido, especialmente cuando no hay dinero para hacer mercado, ¿usted entiende?
-Pero eso no es suficiente para alcanzar la iluminación, en el mundo somos poquísimos lo que hemos sido investidos de la iluminación.
-Caray sin ánimo de contradecirlo, pero allá en el barrio donde yo vivo, hay un sin número de gente que no solo alcanzo la iluminación sino la gracia. ¿Usted qué problema tenia?
-¿Problemas? Ninguno, ¿pero en qué sentido lo dice usted?
-Problemas vale, en el sentido que es, ¿usted robaba?
-¡No, jamás!
-¿Usted era borracho o drogadicto?
-¡No! de ninguna manera.
-¿Usted era homosexual o sexo dependiente?
-¿Qué es eso, señor?
-¿Usted le pegaba a su mujer entonces?
-¿No podría hacer jamás algo así?
-Entonces Musiú ¿cómo vas alcanzar la iluminación si nunca has vivido en las tinieblas? Yo he visto como mis vecinos han cambado sus existencias, antes eran diablos, atracaban, asaltaban, asesinaban, se drogaban y después se convirtieron al Señor, cambiando radicalmente. ¿Tú en que has cambiado?
-Yo he alcanzado la iluminación, porque mi maestro me lo dijo.
-¿Iluminación Musiú? a mí me parece que estas más apagado que una vela en medio de un ventaron con aguacero y todo.
-¿Usted cree que solamente las personas que han sufrido, pueden alcanzar la Iluminación? Eso no es así.
Entonces sus mismas palabras le hicieron recordarse del principio budista del Dukkha, el sufrimiento y la renuncia eran los presupuestos básicos para alcanzar el Nirvana.
-¡Chico tú eres porfiado Musiú! fíjate que las escrituras dice; Donde sobreabundo el pecado, ha sobreabundado la gracias, más sencillito que así.
¡Anótatelo Musiú! Romanos 5:20 Pero la ley se introdujo para que el pecado abundase; mas cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia;
-¿Por culpa de la ley?
-¡Claro que es así! yo lo he leído en la Biblia, que DIOS va detrás de los que sufren, de los que se desvían, de lo que sufren por causa de la injusticia, no de los que están bien, y yo le creo; porque las personas que está bien no se acuerda nunca de DIOS, pero el hombre que anda en alguna vaina torcida, se acuerda cada rato de DIOS.
-Pero eso que usted expone es una torcedura, me quiere hacer entender ¿que un ladrón piensa en DIOS, o una prostituta piensa en DIOS?
-Así es Musiú, aunque usted no lo crea, yo, hago carreritas a las chicas de la nocturna de todo el barrio todas las noche, y esas rezan que jode, para que no les pase nada malo de tantas maldades que hay, ni te digo el ladrón, tengo un primo que es atracador; lo llaman el terror de Pinto Salina, y tiene un altar con vela encendidas día y noche, dejara de comer, pero, a su altar nunca le faltan velas.
-Eso no puede ser, pues ellos están en contra de la ley de DIOS,
o No robaras.
o No mataras
o No cometerás actos impuros.
o No desearas la mujer de otro.
o No nombraras el nombre de DIOS en vano.
o Por esa misma ley ellos serán castigados, pues pecan.
-No chico, la Biblia dice que nosotros pecamos, pero por culpa de la ley, si no fuera por la ley no fuera pecado, por esa razón, Él, DIOS personalmente rescata mediante la gracia a todos los que pecan a causa de la ley, es como un indulto, ¿tú ves? ¿Y me extraña Musiú que usted que es un Iluminado, no sepa una cosa tan sencilla que hasta yo la entendí?
Mientras le hablaba el chofer jurungaba dentro de la guantera, y sustrajo un nuevo testamento un librito azul que distribuyen los evangelistas, se lo dio a Nicolás con una orden implícita.
Lea para que se convenza en romanos capítulo 7 versículo octavo.
Nicolás toma el libro y busca lentamente el capítulo casi seguro que no hay sabiduría en sus palabras.
7 8Más el pecado, tomando ocasión por el mandamiento, produjo en mi toda codicia; porque sin la ley el pecado está muerto. 79 Y yo sin la ley vivía en un tiempo; pero venido el mandamiento, el pecado revivió y yo morí. 710 Y hallé que el mismo mandamiento que era para vida, a mí me resulto para muerte; 711 Porque el pecado, tomando ocasión por el mandamiento, me engaño, y por el me mató.
Nicolás leyó pero no logro aferrar, pues encontraba que era todo contrario a sus convencionalismos prestablecidos.
Después del distribuidor de la araña, empezó el embotellamiento en la autopista, Nicolás Spielberg entro en una fuerte contradicción por las impertinencias del aspirante a taxista.
Entonces en un raptus para hacerle entender de lo trascendental de su logro: le explico que él, había llegado a un plano superior de la plataforma mental de la humanidad, donde hay un ser en visión antropomórfica que lo dirige directamente, y que emana una energía así de poderosa que solo Él, que tiene un conocimiento metafísico es capaz de percibirla.
El taxista, que tenía el don de molestar a la humanidad, le pasó otro librito, que un ciudadano se le había olvidado en la unidad intitulado; “Metafísica al alcance de todos, de Conny Méndez.”
-Léase ese librito Musiú y veras como lo explica facilito, todos podemos alcanzar la Iluminación mediante el rayo violeta que es un rayo transmutador, para que veas Musiú que aquí en Caracas se encuentra de todo.
Nicolás, comenzó a echar chispas, cuando a la ventana del taxi, (como el vidrio de la puerta del carro estaba casi del todo bajado, porque el taxi era desprovisto de aire acondicionado y hacia un intenso calor, el tráfico había inmovilizado el taxi y el embotellamiento de vehículos no dejaba entrever ningún movimiento,) se asomó Panchito el Agachado.
-¡Buenas hermano! que la paz del cosmos este con usted, y la meditación de los grandes sabios de los maestros orientales le de iluminación pa' siempre, me das un dinero pa’ comprar la carterita, Ja,  Ja.
De su boca salió un elixir etílico de 98º grados que despidió una pestilencia de quinta paila del infierno.
Que hasta el taxista acostumbrado a tratar las peores cosas de la tierra se asustó.
Nicolás, automáticamente saco el dinero para dárselo e impactado por la pestilencia nauseabunda de aquel Iperuranio que parecía sin duda alguna, un despreciado de la comunidad continental, le extendió la mano para que se alejara lo antes posible, pero su mirada le abrió el entendimiento más allá del momento asignado, Panchito le extendió la mano y tomó el dinero, al ver el nuevo testamento en su mano, como para estar a la altura de la situación le disparo una frase del Pastor, diciéndole;
-Las cosas que DIOS ha purificado, no las hagas tú impuras.
Nicolás no solo oyó la frase, sino que vio todas las consonantes venir hacia él, intercaladas de las respectivas vocales, hasta cuando llegó el punto final.
Entonces Nicolás se quedó retro proyectado, viendo cómo millones de fotones luz traían hacia Él información desde diferentes ángulos de un mismo Universo, después en un momento axiomático dijo;
“Si no es redondo es cuadrado, los extremos se tocan, las paralelas se cruzan en el límite.”
Luego ambos se quedaron mirándose fijamente, uno dentro del otro, la mirada entro en trasferencia quántica, donde todo se sabe, entrando en el estado de anamnesis.
¿Cuánta distancia hay entre el pensamiento y la razón?
Algunos días después, la familia Spielberg inicio a preocuparse, pues, Nicolás no había llegado.
-No se angustie señora Cristina, ya su marido ad advertido al servicio consular de varias naciones.
-No sé, yo soy su madre y tengo un presentimiento que algo le ha sucedido a Nicolás, lo siento cerca pero a la vez lejano.
Mientras todo lo buscaban en lugares lejanos, Nicolás Spielberg, en anonimato de la masa recogía latas por las calles de Caracas, siguiendo la búsqueda de la Iluminación, en la ruta caraqueña de los tirados al abandono total, pero aquella verdad, verdadera (perdonando la redundancia) según el método del Dukkha, de sufrimiento inaudito, luego de recibir insultos de toda índole, se reunía con el gremio de los zarrapastroso y tirados al abandono detrás de la cárcel de la Planta.
El pastor llegaba, los saludaba gentilmente, siempre como si fuera la primera vez, con el mismo énfasis y la misma dedicación, ellos en ese momento paraban las contiendes, para dar espacio a las lecturas que él, les hacía, y respondían su saludo Cristiano juntos a Él lo repetían efusivamente.
-¿Quién vive?
A lo que ellos en coro respondían con ferviente fe.
-¡Cristo!
-¡Y a su nombre!
-¡¡¡Gloria!!!
-¡El que tenga oídos, oiga! lo que dice nuestro señor; En Gálatas capítulo 5 versículo 4Ustedes que quieren ser justificados por la ley están separados de Cristo, están caducados en la gracia.
El fin ultimo del hombre es el mismo formarse como universo.

Coincidencia
Mensajes: 329
Registrado: 21 Ene 2013, 18:52

La búsqueda espiritual de diferencias existenciales.

Mensajepor Coincidencia » 05 Jul 2018, 19:23

Y en Romanos capítulo 6 16¿No sabéis que si os sometéis a uno como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel que obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para Justicia? 17 Pero gracias a DIOS, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados; 18 Y liberados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia.
La familia de Nicolás empezó a buscarlo, después de dos meses en las mayores capitales del mundo, pero nadie lo buscaba en Caracas al borde de la autopista del este, junto a Darío el Cachetón y al Capeci.
-¿Pastor usted cree que yo pueda alcanzar la gracia?
-No sé qué decirte Nicolás, sucede que la gracia, DIOS la otorga viendo directamente en el corazón de la gente, y para mí que DIOS viendo en tú corazón, te reconoces sí, pero que eres un infiltrado dentro del sufrimiento popular.
-Ya entendí es más fácil que entre un camello por el ojo de una aguja que un rico en el reino de los cielos.
-Si fuera así Nicolás fuera bien facilito; porque en aquel entonces cuando Cristo contó esa metáfora a sus discípulos, el ojo de la aguja era una puerta en los muros de la ciudad de Jerusalén, cuando se cerraban las puertas principales esta quedaba abierta para que pasaran hombres sin una especial carga, pero a veces llegaban caravanas a muy tarda hora de la noche, eran ricos comerciantes que traían mucha mercancías valiosa, afuera de los muros estaban a la merced de los ladrones que los saqueaban, y los mataban, entonces para entrar debían descargar a los camellos, pasar las mercancía cargada en brazos, luego hacer que el camello se arrodillará, y empujarlos hasta adentro de los muros, una vez allí eran a salvo.
Como veras Nicolás era una empresa ardua pero pasaban, lógicamente el que no traía nada pasaba fácilmente, allí está el detalle de la metáfora.
-¿Entonces que tendría que hacer, yo, en especial para alcanzar la gracia? ya me quitado todas mis riquezas.
-No sé qué decirte, pero creo que es mejor que te vayas para tu casa, y dejas de fingir la pobreza, seguramente DIOS ya ha apreciado tu esfuerzo.
-¡Caray ¿ni pobre se puede ser en esta ciudad?!
-No es cuestión de la pobreza material en sí, si no de maduración; fíjate Nicolás en este ejemplo; no es el fruto el que decide que ya está maduro, aunque el fruto se ha esmerado en madurar, es el agricultor que decide si debe ser recogido, el mismo que ha preparado la tierra, la ha plantado, la ha alimentado, y la ha irrigada, él, es la última instancia para la recogida del fruto, a veces el fruto maduro se queda en la planta, y cae solo y sirve para nutrir la tierra, otras vez se alimentan las aves de él, por alguna razón al fruto no es que el agricultor no lo aprecia, si no por alguna razón en un plan más amplio que no deja de ser útil sucede que no le llega la recogida, hay siempre un plan superior a nuestro entendimiento.
Mira el ejemplo de estos hermanos de la privación, a los cuales yo les predico a diario, y todos los días ellos se conmueven, y se arrepienten, y reconocen al pecado, y cantan alabanzas a nuestro señor, pero ellos al rato siguen tomando caña, y recogiendo latas, y recogiendo cartones, y hablando sandeces que a cierto punto ni ellos mismos las creen, ellos persisten en ese vivir por algún plan específico de DIOS para la humanidad.
Entonces debes comprender Nicolás ¿quién decide la hora de la salvación?
-Ya entendí además de Ser, hay que Estar.
Cuando Nicolás se levantó e inicio a caminar para regresar a su casa, tuvo como un despertar de tanta confusión, y se rindió cuenta de lo sucio que estaba, y quiso lavarse, se acercó a una estación de servicio agarro la manquera se mojó, se fregó duro la piel con una esponja que allí encontró para lavar los carros, indiferente de los pasantes, luego siguió caminando, en eso tuvo una Revelación por analogía; “Ese fue el inicio, todo inició en ese momento.” ¿Entiendes?
Algunos pasantes se maravillaron, otros se asustaron porque él tomo una pose como de un gran visionario.
Él parado en la acera como si todo el mundo debía saberlo, pues Él lo veía tan claro que dijo en alta voz;
“Cuándo Adán y Eva se dieron cuenta que estaban desnudos, en ese instante inicio todo.”
El uso gratuito de la razón
La familia de Nicolás empezó a buscarlo, después de dos meses en las mayores capitales del mundo, pero nadie lo busca en Caracas al borde de la autopista del este, junto a Darío el Cachetón y al Capeci dos tirados al abandono dentro del caos social
El fin ultimo del hombre es el mismo formarse como universo.

Coincidencia
Mensajes: 329
Registrado: 21 Ene 2013, 18:52

FORMAS AJENAS DE LUCHAS

Mensajepor Coincidencia » 08 Jul 2018, 00:26

FORMAS AJENAS DE LUCHAS


Esa semana de intensas lluvias habían hecho que el río creciera, e inicio ad alagar la tierra, mi padre había luchado hasta donde pudo para salvar la cosecha de yuca, pero no pudo hacer más de lo humanamente posible, luego el agua inicio a invadir la cabaña, también, en la cual vivíamos hecha de caña de bambú, y hojas de palma, nosotros yo y mis hermanos éramos pequeños, cinco en total, yo era el mayor y tenía 9 años, por varios días no comimos, hasta que mi padre regreso con unas frutas, me acuerdo aun de la guayaba que me comí, pues era enorme, luego se fue de nuevo a buscar algo que hacer para ganar dinero, y desapareció por tres meses, al punto que pensábamos que no lo veríamos más, pero, el día que regreso trajo consigo un buen abastecimiento de víveres, el agua se había retirado, pero había dejado fango, y merma por todos lados, hicieron el fogón, y montaron la olla para ablandar la yuca, me quede mirando fijo dentro la olla, el hambre que tenía era insuperable, el fuego hacia arder el agua dentro de la olla toda ennegrecida por el hollín, el calor emanado por el leño me calentaba la piel, me preguntaba cuando faltaría para comer.
Mi padre era enérgico, iba y venía haciendo continuos trabajos de reparación, nos animaba diciéndonos continuamente que todo cambiaria, que un día tendríamos una finca, con muchos árboles frutales, vacas y gallinas, en las noches nos narraba historias de aventuras, de hombres invencible que luchaban en contra de todo tipo de calamidades, lo escuchábamos como si el tiempo se detuviera en aquel instante, luego nos retirábamos a dormíamos pero yo permanecía despierto oyendo los sonidos de la floresta, los rugidos de las fieras que acosaban a otros animales.
También lo oíamos cuando hablaba con mi mamá, y eran siempre problemas de resolver, alguna cuestión que hacer, algún mal que caería de improviso sobre la cosecha me imaginaba en aquel entonces que vivíamos inmersos en una calamidad, todo el mal de este mundo nos acechaba.
-Josefina no te preocupes tengo varios meses de trabajo aun, en la cocina.
-No sé Jesús, ese trabajo lo veo peligroso.
-No es tan peligroso allá tenemos guardias que nos protege, en lo que acabemos de recoger la cosecha cocinamos las hojas, y me regreso los antes posible.
-¿Por cuántos tiempo vas estar? y ¿cuánto tiempo voy a estar sola con los niños?
-Son otros cuatro meses justo en tiempo para volver a plantar una nueva cosecha.
Muy de mañana se levantó, mi mamá preparo las arepas, fue el olor a arepa asada la que me despertó, desde mi hamaca en el alto de la cabaña, vi como mi padre se vistió, enfundo el machete a la cintura, abrazo a mi madre, ella en pie al lado del fogón hizo que sus sombras se proyectaran dentro de nuestra humilde choza, se puso el sombrero y se terció el saco al lomo, levanto su cabeza y nos dijo;
-Niños hagan caso a su madre que yo regreso lo antes posible.
A mi madre la ayudábamos en la faena del campo, teníamos que abrir canales para hacer correr el agua estancada hacia el río, mientras mis otros hermanos arrancaban la hierba o cortaban la maleza.
A veces venían hombres a controlarnos, nos preguntaban; que cuando éramos, y donde estaba mi padre, mi madre les respondía que se hallaba trabajando de peón en la finca Santa Bárbara.
-En la finca Santa Bárbara, no será yo conozco a todos los peones.
-Entonces estará en la Santa Lucia, que puedo saber yo, tiene varios meses que se ha ido, desde que llegaron las inundaciones.
-¿No será subversivo su marido? pues, tengan guidado aquí no aceptaremos ni güerillos, ni subversivos.
-No señor, por el amor de Dios, mi marido lo único que piensa es en trabajar, mire como la crecida del río han dejado nuestro campo, perdimos 5 hectáreas sembradas de yuca, y toda las sembramos a mano, ¿qué tiempo vamos a tener en pensar en la subversión?
-Buena señora, le estamos avisando no más.
Luego de las amenazas, regresábamos a doblar el lomo sobre la tierra todo el día, en la noche comíamos alguna papa caliente, ahogada en caldo que no sabía a nada, pues, ni sal teníamos.
El que no tiene, no sabe lo que necesita.
La tierra empantanada decía mi madre no sirve para cultivar, y teníamos que tener paciencia para que se secara y poder sembrar, aunque el hambre es una cuestión de cada día, el alimento era escaso, mi madre que hacia lo que podía, muchas veces lloraba inconsolablemente, hasta el día que regreso mi padre y trajo algo de dinero, del saco extrajo verdura, harina y carne, más dos paquetes que los guardo en una estaca en el alto de la choza.
-Josefina esos cosos son la paga, pero, tengo que ir al pueblo a venderlos.
-Jesús, y porque no te pagaron con dinero, esos cosos traen problemas.
-Mujer el dinero escasea por todos lados, justamente porque todos lo buscan.
-Por aquí han venido los paracos, muy de seguido, preguntando por ti, le dije que trabajabas de peón en una finca.
-¿Te creyeron mujer?
-No, pero no, que no creen.
-Esa gente siempre anda buscando enemigos para después quitarles las tierras, tenemos que tener cuidado.
Mi padre se quedó de pie pensando, lo note preocupado.
-Bueno por ahora comamos, luego se verá.
Ese día fue como una fiesta, aunque nunca habíamos estado en una fiesta, es por un sentido decir.
Con papá en casa todo era más sencillo, era el primero en levantarse antes que el sol, y cuando las arepas estaban asadas, él, ya había picoteado la tierra por un buen rato, comía tomaba un poco de agua de café, y seguía picoteando la tierra, yo, lo veía con el lomo doblado, con el pico que hacia saltar la tierra, y esta le caía en la espalda pero él no se incomodaba, seguía picoteando con un empecinamiento de como que sí la tierra le debía hacer caso.
Ese día llego el señor Gutiérrez, pregunto por mi papá, y mi mamá contesto que se lo mandaba a buscar.
-José corre para el campo, y dile a tú papá que aquí lo busca el señor Gutiérrez.
Corrí siguiendo el rastro del machete, y la chícora, entonces lo vi erguido, tenía en las manos una estaca, tomo el machete, y mientras apuntaba un palo, me le acerque.
-¡Papá! mi mamá le manda a decir que venga para la casa que llegó el señor Guillermo.
-Ya voy mijo, ayúdame a llevar estos palos.
Cargue un bulto pequeño de ramas que él, me hizo, y nos encaminamos hacia la choza,
-¡Que hubule hermano!
-¡Bien! ¿Y usted?
-Dígame, José ¿vendió los cosos?
-No, aún no he ido para el pueblo.
-Pues apúrese, vaya y pregunte por un tal Casimiro.
-¿A como los pagan?
-Vendí los míos a 11.000 mil pesos cada uno, así que hágale hermano, allí están los recursos.
-¡Caray! ahora mismo.
-Se fue para el rio se quitó la tierra pegada a los brazos, en la espalda, se mojó la cabeza, se puso un pantalón, y una camisa que arranco del tendero, subió al alto de la choza, tomo sus paquetes, enfundo el machete, y se despidió ligero, pues, pensaba regresar lo antes posible.
-José no te vayas a quedar bebiendo, que siempre terminan en riñas de cantina.
-No te preocupes mujer, voy con juicio.
-Nosotros lo seguimos, hasta donde estaba la puerta del potrero de la finca; “El Porvenir.”
-¡Adiós papá!
El paro su andar, y se volteó diciéndonos:
-No se le dice nunca a adiós a papá, eso trae desgracias.
-¿Y cómo se dice?
-¡Hasta luego! no más.
-¡Hasta luego papá!
Gritamos hasta que lo vimos desaparecer detrás una loma, llegando a la choza se oyeron los primeros disparos, alejados, distantes pero mi madre agudizo el oído, luego miro hacia donde se fue papá, hizo un gesto, como ojala que Dios no quiera,
Los disparos se acercaron se hicieron repetitivos, y se acercaban junto ad algunas explosiones, luego sentimos gente correr por los potreros, algunas llamaradas, gritos, llantos, suplicas, y plomo.
-José agarra a tus hermanos, y escóndete en los matorrales en la orilla del rio.
No le dije nada y obedecí, porque imagine la seriedad de la situación, llegamos al rio corriendo llevando de la mano a los más pequeños, luego me escurrí por la rivera hasta un cañaveral.
-Vengan vamos a quedarnos aquí escondidos sin hablar.
-¡José! esto aquí parece un nido de culebras.
-¡Cállate! no creo que las culebras nos piquen hoy.
A lo lejos oímos comandos, órdenes, una ráfaga que rajo esa tarde por siempre, Rosalinda se asomó ella siempre había sido curiosa.
-Venga Rosalinda, te dije; que teníamos que estar escondidos.
-¡José mira! ¡Mira la casa se está quemando!
Salimos del cañaveral, y efectivamente estaba quemándose, y el fuego era alto, a mi madre, es decir su cuerpo inerte lo encontramos recostado al pilón como si no querría caerse, no quería irse, no querría caer en el abismo donde nos dejaría, había un esfuerzo en ese cuerpo sin vida que siempre recordare, llego la noche y la casa aun ardía, humeante no tenía ni ganas de dormir, ni ganas de comer, tenía una extraña sensación, a cierto punto lo que eran disparos aislados se convirtieron en una ráfaga continua, y entendimos que había un enfrentamiento, en la noche había sombras que corrían de un lado a otro, vimos las sombras de los asesinos de nuestra madre correr entre las estacas de yuca recién sembradas, cargando heridos y a su vez perseguidos, estaban escapando cuando oímos,
-¡Ríndase!
Nadie les contesto, pero el fuego cruzado de los fusiles automáticos obvio la repuesta, al rato se oyó la orden;
-¡No disparen más! ya cayeron abatidos esos asesinos.
Pero por mil asesinos caídos no devolvería a la vida a mi madre, así que mal de muchos, consuelo de tontos.
Lo que eran sombras que se movían en la noche con el amanecer se volvieron gente, gente armada que daban orden, y otros que corrían a efectuarlas, se acercaron varias veces a nosotros, nos miraron comprendieron la situación pero no nos dijeron nada, hasta que llego otro grupo y dijeron.
-Estos niños quedaron huérfanos.
-Llevémoslo al pueblo aquí no pueden quedarse.
-Quizás tengan familiares.
-Niños tiene que irse de aquí, ¿Qué van hacer?
Pero llorando le decimos.
-¡Estamos esperando a mi papá!
-Como se llama tú papá.
-Jesús Pérez.
-Pregunten por la radio acerca de un Jesús Pérez.
-Al mediodía llego nuestro tío Jairo.
-Muchachos tengo que comunicarles que su padre fue asesinado, vilmente asesinado, así que ahora cuenten conmigo.
Luego se volteó hacia el que mandaba y le dijo, casi suplicando;
-Pero yo también vivo en la precariedad, no puedo llevármelos a todos.
El comandante se quedó pensando, había otros niños con ellos de mi edad, y otros de más edad.
-Tengo seis hijos, así que tú José tienes que buscarte a donde ir.
-¿Pero adonde puedo ir?
El que comandaba me dijo muy tranquilamente.
-Puedes, si quieres venirte con nosotros no eres el único ni el primero que hemos recogido del desamparo.
-¿Pero tengo que ir al ejército?
-José nosotros no somos el ejército, es más lo combatimos, porque lo consideramos enemigo del pueblo.
No sé de qué sueño infantil, pensé, que a los asesinos de los inocentes los perseguía el ejército, pero de ese sueño me desperté ese día.
Así fue la última vez que vi a mis hermanos, mientras ellos iban con el tío Jairo, yo me interne en la montaña con los güerillos, y conmigo iban otros niños, y jóvenes, hablábamos, jugábamos, corríamos mientras nos conocíamos ya que vivíamos en la misma penuria, fue una caminada interminable, subiendo, y bajando cuestas durmiendo en la tierra pelada, soportando plaga, y aguaceros, hasta que llegamos a un acampamento, allí nos dieron roba y botas, nos atendieron unas mujeres, pero no como mi mamá, ellas estaban armadas, allí pensé claro si mi madre hubiera estado armada quizás estuviera viva, así deduje que delante la violencia del gobierno, violencia de pueblo, por eso no estaría nunca más desarmado.
Al poco tiempo, decidieron que aunque yo era un niño, aun, no había otra alternativa que la formación militar, aprendí a marchar, a presentar armamento, a usarlo, a desarmarlo, a limpiarlo, a cantar el himno de las F.A.R.C. etc.
Aunque hacíamos diversas tareas, aun de logística y marchas por la edad nos mantenían alejados de los enfrentamientos, o sea de las zonas calientes, hasta que cumplí 18 años, y oí que algunos de nosotros fuimos escogidos para una misión, y nos reunieron a un grupo de 20 algunos no los conocía, ellos venían de otros lados de Colombia.
-Vengan hay reunión con el instructor.
Entramos en la tienda, creí que era instrucción militar como siempre, pero no fue así.
-Compañeros ustedes fueron escogidos para una misión internacional de entrenamiento en cursos de guerrilla avanzada, por lo tanto irán a una nación lejana de la nuestra, que por motivos de seguridad no les decimos su nombre, lo que si les adelantamos sus órdenes; de ponerse en marcha a las horas 5 a.m. en ropa de civiles, y sin armamento.
-¡Atención al comandante del campo!
-¡Descansen! Una sola cosa que les voy a pedir en su misión, no dejen mal parada a nuestra organización demuestren coraje, honestidad y valor, a veces la reputación vale todo.
Esas fueron las órdenes, y el consejo, a la mañana siguiente, nos levantamos me lave el agua fresca me termino de despertar, levante la cabeza hacia el horizonte tratando de ver que nos deparará el futuro, desayunamos, e iniciamos a caminar, una marcha por los senderos de montaña sin armamento, la caminada es más ligera pero te sientes desnudo terriblemente vulnerable, aunque llevábamos unas cuantas cosas personales, no eran muy pesada la mochila, al llegar a la carretera asfaltada, nos esperaba un camión de esos que llaman de volteo, y este nos llevó por kilómetros hasta una ciudad cerca del mar, el cual nunca había visto, algunos días después estábamos embarcados en una nave, pero entendimos que éramos pasajeros embarcados ilegalmente, hasta que después de unos 15 días llegamos a un puerto que nos explicaron que era la República Popular del Pueblo de China, de allí unos militares y funcionarios del partido comunista nos trasladaron hacia otros lugares, viajamos por días, y semana que no me imaginaba que la tierra fuera tan grande, hacia otra regiones hasta un acampamento allí nos entregaron uniformes, y armamento e inicio la marcha de a pie como la sabíamos hacer, larga y tediosa, hasta que me di de cuenta que éramos en un clima tropical como la selva que conocíamos, entramos en el norte de Vietnam, nos dijeron a cierto punto, entendí algunos días después que estábamos en medio de una guerra de grande proporciones, aquí la ración de comida regreso como en los tiempos que vivía con mis padres arroz, y alguna planta, no había carne, solo algunos tipos de insecto.
El entrenamiento consistía en aprender hacer túneles, y lo que llamábamos caletas, y allí estuvimos por espacio de 6 meses, construyendo largas galería, y soportando bombardeos de todo tipo, una vez terminado el entrenamiento regresamos por la misma ruta hacia Colombia, una vez de regreso nos sacaron de noche del puerto, y nos separamos tomando cada quien diferente direcciones, a mí me asignaron una escuadra de 12 hombres para que construyéramos caletas, para los secuestrados, y para el dinero en total conté que en toda las caletas que construí había manejado más de 6 millones de dólares, y muchos cientos de millones de pesos, jamás se me ocurrió quedarme con un dólar ni siquiera cuando terminaba de construirla, y ocultaba el dinero, las sellaba, para que no descubrieran la entrada, tomaba las coordenadas, y las remitía al comité central.
A veces tenía que concentrarme con el grueso de la tropa en una zona, como una vez que nos informaron que en una de nuestras zonas liberadas había un contingente de antiguerrilla, por días avanzábamos por la selva sin hallarlos, el cuarto día mientras descansábamos oímos ruidos de machete, y hachas nos mantuvimos en silencio, estaban construyendo un acampamento ¿pero a quien se le ocurre construir un acampamento en una zona de enfrentamiento?
Ellos también habían marchado, y como no nos habían encontrado decidieron hacer un acampamento, el ruido revelo su posición del contingente antiguerrilla, una vez que los localizamos los rodeamos, y a las primeras luces de la mañana iniciamos el ataque, ellos llamaron a la aviación, pero estos no podían dar coordenadas sin sucumbir ellos también, al mediodía ya los habíamos derrotados, ellos los sobrevivientes se refugiaron en la selva, incautamos el armamento, por aquello que las armas son del pueblo y en ese momento el pueblo las reclamaba, y todo el equipo que pudimos, y nos retiramos, para que sus helicópteros los recuperaran, ese fue el enfrentamiento más duro al cual participe.
Hasta que llego el día del paro armado, tenía en aquel entonces el grado de subcomandante, el paro armado consistía en atacar al ejército, y al estado en diversos puntos del país, el ataque fue un éxito y metimos en severas dificultad al estado oligarca, cuando pero me retiraba con mi escuadrón nos tomaron por sorpresa, los elementos anti subversión que estaban bien entrenado, pero, parecían del ejército americano, total nos capturaron a dos, cinco abatidos los demás lograron huir, nos llevaron a unos calabozos secretos, y de allí por muchos días resistí a las torturas, y vejámenes de todo tipo, cuando se cansaron me remitieron a juicio, y fui condenado a 12 años por sublevación armada, y me trasladaron a la cárcel modelo de Bogotá. Allí estuve casi toda mi pena tenía mi grado de subcomandante era el segundo al mando en la cárcel, y gobernábamos la prisión en su totalidad, solo una pequeña ala destinados a los paramilitares no controlábamos, pero la tomábamos cuando querríamos.
Nuestra rutina era la misma del acampamento en montaña, las mañanas de reglamento hacíamos el saludo a la bandera y cantábamos el Himno de las FARC, teníamos una serie de cursos de aprendizaje en técnica de guerrilla, nuestra militancia comía en los restaurantes que gestionábamos, y teníamos turnos de vigilancia, y de inteligencia.
Hasta que a los paramilitares les llego un personajes que llamaban Caracas, este militante de las A.U.C. hizo entrar una gran cantidad de armamento, y se desato un enfrentamiento por varios días, hasta que las autoridades decidieron intervenir con el ejército, después de una semana sofocaron el enfrentamiento, y por el escándalo internacional que desato la prensa decidieron de reformar toda la cárcel modelo de Bogotá.
Nos trasladaron a una nueva prisión Coímbra, a mí me faltaban solo 6 meses así que decidí soportar el régimen asfixiante eran celda de a dos personas, teníamos telecámaras y micrófonos ocultos dentro de las celdas, teníamos que salir y entrar al orden de los guardias que nunca tenías contacto con ellos, porque era todo manejado automáticamente, entraban solo a sofocar un motín o a pegarnos.
Al salir como estaba quemado como se dice, y para el monte no querría regresar, busque un trabajo, pero, me botaron a los pocos meses, se enteraron de mi pasado, un día un compañero me dijo que había una buena oportunidad en Venezuela, se necesitaba gente que supiera sobrevivir en la montaña y tomar y dar coordenadas, la cuestión era administrar secuestrados, y yo era en todas esas cosas un especialista.
Al llegar a Venezuela nos entrevistamos con los interesados, y resulta que eran funcionario de la policía judicial ellos secuestraban a la víctima, nos la entregaban a nosotros en una zona rural, nosotros no internábamos en la montaña allí reteníamos al secuestrado, y les dábamos las coordenadas, y esperábamos a la orden de dejarlos ir después del pago del rescate, una vez que dejábamos libre al secuestrado, bajábamos a la ciudad nos manteníamos ocultos, y esperábamos el dinero, después de cobrar nos regresábamos a Colombia, hasta el día que nos llamaban de nuevo, así nos fue bien por tres ocasiones, al cuarto secuestro la víctima tenía un chip, y el ejército prácticamente nos daba la caza continuamente, hasta que nos avisaron por radio que el individuo tenia chip, se lo habíamos dicho varias veces si tienes chip dilo, porque si lo descubrimos te mueres, y así fue, nos regresamos a Colombia por la intensa ofensiva del ejército.
Estuvimos 6 meses inactivos, hasta que me contacto Dilbar, pero, esta vez era para hacer un secuestro en Ecuador, nos parecía que era más tranquilo, pero no teníamos la complicidad del aparato judicial, el secuestro fue relativamente fácil, pero como esta vez no teníamos a la policía que nos informaba, y compraba del dinero, esa parte la teníamos que hacer nosotros, y en eso no éramos prácticos, cada 15 días bajaba Dilbar a llamar a la familia del secuestrado, el pueblo más cercano no era muy grande, una vez que localizaron de que centro venia la llamada, se apostaron en las inmediaciones, y cuando bajo e hizo de nuevo la llamada, lo capturaron.
Lo trasladaron a la policía, y le dieron una paliza de grandes proporciones hasta que se la canto, era solo un muchacho, una vez que decidió colaborar subió al acampamento con el ejército, cuando me di cuenta que había soldados estábamos rodeados, quise resistir, pero en el primer intercambio de disparos fui herido gravemente en una pierna, de allí recuerdo el enorme dolor, porque la captura y el traslado fue duro, en el hospital dure 6 meses, y nos trasladaron todos a un tribunal de Quito.
Desde ese entonces estoy cumpliendo mi condena a 14 años, en este centro.
Tomado del Diario José Perez en los días que el pueblo se alzo en armas en contra de la injusticia del diario vivir
El fin ultimo del hombre es el mismo formarse como universo.

Coincidencia
Mensajes: 329
Registrado: 21 Ene 2013, 18:52

Lucerna

Mensajepor Coincidencia » 08 Jul 2018, 00:47

Lucerna
Me muevo despacio dejando, espacios excluidos de vano sentir.
Me muevo en sentido adverso, dejándome mi sombra suspendida, ella no puede entrar.
Si yo fuera mi sombra, que flota sobre la llanura…

Y quisiera decir estoy adentro, en el atardecer de las sombras.
Y quisiera decir solamente fue, y todo fue hecho, la falta de ímpetu, pero anula el deseo.
Si yo fuera agua viva, que escurre entre tus dedos…

Cuando expreso lejanía en realidad, es olvido de cerrar puertas.
Cuando expreso enigma en realidad, es analogía de los propios muros.
Si yo fuera luz no tendría sombras…

Aquel instante es circunscrito a mis posiciones, como el viento que sopla entre las ramas de los robustos árboles.
Ahora, en este instante cuando termino de escribir la última palabra, el viento está en alto mar.
Si yo fuera viento, soplaría sobre los océanos…

Podría referirme acerca de mi Soledad, ciertamente hablarle seria herético.
Ella es susceptible a la comunicación, por ello anularía nuestra relación.
Si yo fuera mar en cada ola espumante que acaricia la playa…

Podría caminar debajo de la lluvia fría, que produce escalofrió, aquella persistente melancolía.
Farol del ángulo de la calle que iluminas la ventana, de esta anónima ciudad de fronteras.
Si yo fuera neblina, que se posa ligera sobre los arbustos…

Ella es apacible de tacto sutil, llega imperceptible como el sueño.
Después agita dentro de mí el ser, hasta que mi sentir se colma de vacío.
Ella llena a mí alrededor paulatinamente de una profunda nostalgia.
Es la Soledad me digo, ella está cerca de mí, ¿Lo sabes?
Si yo fuera armonía, en cada ángulo del universo…

No puede ser olvidada.
No puede ser aferrada.
No puede ser diseñada.
No puede ser compartida.

Solo una fuerte nostalgia logra figurarla y anticiparla: Cuando la neblina es densa, y el viento escurre sobre mi faz, siento su abrazo.
Solo un cuerpo sin espacio. discierno, es ella siento su presencia.
Si yo fuera piedra, en el reflejo de la luna llena…

Voces alterna refieren que su frecuentación es una fuerte experiencia.
Otros al conocerla solo exprimieron escalofriantes aullidos, formas demenciales que trasforman al hombre en lobo.
Si yo fuera tinta, escribiría poesía más allá del visible…

Sinceramente a muchos ha quitado la razón, y les concedió la locura, pero la verdadera locura.
Liberados en parajes de olvidos, encuentran jardines iluminados con fascinantes rayos plateados, de la luna argentada que resplandece sobre la foresta.
Si yo fuera la natura, daría el ser a cada viviente…

Hoy vienes a mí, tus manos de fino mármol, eres magnifica, obra de la perfección.
Hoy después de la eternidad buscas comprensión, pues vi en sus ojos el infinito firmamento.
Si yo fuera noche, haría compañía a los noctámbulos…

Los primeros recelos, las mismas fobias, sancionan ciertos resquemores, aquellos temores de fuerte raíces atávicas, aquellas barreras que nos han separado siempre, hoy me dan la victoria.
Donde la Soledad se transfiguro en el idilio, el ideal de vivir en su inspiración.
Si yo fuera, yo mismo, obtendría la plenitud de tú alma…
El fin ultimo del hombre es el mismo formarse como universo.

Coincidencia
Mensajes: 329
Registrado: 21 Ene 2013, 18:52

A Fascinante

Mensajepor Coincidencia » 08 Jul 2018, 15:56

A Fascinante
Hube de definir tú imagen mucho antes de conocerte, tú presencia se manifestó, antes, mucho antes del primer saludo, percibía todo lo que tú expresas como emanación de tú ser, que fue presentido en tiempos y sentires de otras épocas, a distancias inimaginables.

Manifestaciones del ser que flotaba entre la nada y el vacío, esperando tú sentir con la certeza que existía, que dentro del universo en su inmensa armonía tú ser orbitaba al encuentro con el mío.

De vivir horas intensas dentro de tú mirada momentos trascendentales en que tú vivir es junto a mí, tú mano entre las mías formando lazos
De vivir días en que depositabas tú afecto en mí, donde se alcanza la dicha sin mirar atrás, sin un pasado que hoy carece de memoria.
De vivir semanas envuelto en tú dulzura sentires que no pueden ser alcanzados en tiempos materiales si no en lo circunstancial por lo cual de elevo a dicha.

Aquella vez escribí que el viejo Billy, mientras escribía historia anecdóticas, el romance lo alcanzó en el ocaso de su vida, que es significativo lograr la plenitud, cuando el otoño arrastra las hojas por las calles desiertas de la existencia vivida, mientras el frio viento del norte nos envuelve.

Contigo remonte a un vivir pleno.

Cuando la luz del verano palidecía.
Cuando el pasto estaba cubierto de nieve.
Cuando en la vida escaseaban los rayos de sol.
Cuando el higo se secaba aun en las ramas desnudas.
Cuando recogía la vid, el fruto del árbol que ya se secaba.

Allí halle las palabras, para decretar el momento que vencí sobre todas las desidias en que fui probado.

Un hombre en el olvido de sí mismo.
Un hombre atrapado en el propio laberinto.
Un hombre aprisionado entre dos frentes de análogo vivir.

Hasta que tú emergiste del incognito.
Hasta que tú te fijaste en mi concediéndome tú sonrisa.
Hasta que tú te elevaste en mi mente como un hada benefactora.
Hasta que tu encantamiento borraba todo lo que al camino obstruía lo que había prevaricado en formas e ilusiones.

Las veredas de montañas se abrieron.
Los senderos del bosque se iluminaron.
Los caminos sobre tierras baldías florecieron.

Halle el paso a la tierra prometida andado hacia ti, en los atardeceres en que el cielo se llena de juegos de abalorio en el horizonte, reflejando un ocaso multicolor hallándonos sustraídos del momento presente.

No es el día el que despierta mi sentir.
No es la noche que me hace buscar abrigo.
No es el atardecer que me hace añorar tú piel.

Eres tú que esparces este sentir que me eleva, como polvo de hada, el dulce destello que emanas de tú sonrisa, el brillo centellando de tú mirada, cuando nuestra presencia ilumina el paraje.

Sí son las formas, y esencia de tú ser femenino en el que encierras las fuerzas generatrices del universo.
Por ello asumo la posición fecunda en el renacer a un amor real, en ti, por ti, existiré en ti.
En tiempo real, en espacio dado, en tiempo culminado.
El sentir que me llevó a ti en los parajes que viví en plenitud.
En los instantes que puedo sentir tú presencia cerca de la mía sé que he sido.
El fin ultimo del hombre es el mismo formarse como universo.

Coincidencia
Mensajes: 329
Registrado: 21 Ene 2013, 18:52

El Visitante

Mensajepor Coincidencia » 08 Jul 2018, 16:00

El visitante
Cuando ingrese al ex penal García Moreno de Quito, llevaba muchas expectativas, a medida que avanzaba hacia el viejo penal su estructura se agigantaba, mientras leía el enorme cartel C.R.S.V.Q. N°1 que me parecía una insignia de la Roma Imperial, dudaba de lo que allí encontraría, la entrada de arquitectura clásica que el expresidente Gabriel García Moreno construyó en un raptus por alcanzar la época del Lume, da paso a un corredor que de por sí solo, te describe el ambiente de caos social en la cual está sumergida la población, y en la cual vive esta institución, todo muy sucio, todo muy mal pintado, todo excesivamente hediondo, una confusión de personas entre guías, y detenidos, en una sola frase; desorden público institucionalizado.
Los sellos que me impusieron en los brazos, y que tuve que mostrar, en la entrada seguidamente, me ensuciaban la camisa, es de mal gusto y contra toda regla de derechos humanos, marcar la gente como ganado, en recuerdo de lo que sucedió en los campos de exterminio, esta práctica está prohibida, dentro la cultura occidental.

Al salir de la jefatura de guías donde en cierta forma certificaron mi permiso.
Lo impresionante, fue como internos mal vestidos, y visiblemente desandados, trasportaban de las enormes ollas alzadas en hombros, con palos que atravesaban los agarraderos, que inmediatamente me frenaron, al venirme en mente aquellas imágenes de caníbales africanos, junto a un olor nauseabundo que provenía de la cocina grasa caliente excesivamente cocinada, pero, al entrar en la cocina, el olor no daba cabida al desastre en que se preparaban los alimentos, inmediatamente a la izquierda había como una piscina, luego las cocina encendida con ollas de todos los tamaños, el pavimento resbaloso, grasoso de una mezcla de alimentos de diversos tipos colados hasta el pavimento.
Salí de allí casi con ansia, y a medida que avanza por el corredor se volvía angustia.
Al ingresar por otra puerta de control, ad algo que llaman la bomba, (rotonda) los murales de guacamayas de alegre y vivaces colores contrastaban con la edificación, el ambiente de feo pasaba inmediatamente a tenebroso, como sin importarle la luz del día. Al ingresar pero un enjambre de seres, en franco deterioro físico y mental, de un hablar locuaz e incoherentes, me pedían dinero, lo primero que me vino en mente fue;
¡Zompi! Muertos vivientes que deambulan en estos antros de terror.
De mi abstracción me saco mi enlace del mundo externo, con este mundo interno.
-¡Visitante! ¡Señor visitante!
Me llamo con insistencia.
-¡Ah que tal Vikingo!
-¡Miren muchachos dejen al Visitante tranquilo! Que él es periodista, y vine a escribir acerca de nosotros.
-¡Ñaño, dile que nos regale para un par de ratas, pues!
-¡Comen ratas! (A este punto ya había perdido toda capacidad de asombro, y creí que allí se realizaban actos antropófagos, crueles, sanguinarios).
-No, Ñaño es la dosis de H, para sobrevivir en este infierno debes también entenderlos.
(¿Una bomba de hidrogeno sería la solución final a este antro de la humanidad?).
Luego en el instante me regreso la humanidad, y con ella volvió en mí la razón a las cosas comunes de esta latente realidad, saque monedas de 25 cts. y las repartí, ellos como aves de rapiña aprisionaron las monedas entre sus manos, como garras de gavilán para que nadie se las arrancara, la presa, e huyeron en buscaba de la dosis.
¡Vikingo! ¿Para dónde van tan de prisa?
¡Para la guarida del brujo!
(De nuevo me vino en mente seres que volaban en encima de las escobas, y aunque no era el día de Halloween, agarran de igual manera su escoba y vuelan).
El Vikingo se mueve bien en este ambiente saluda, y lo saludan, conoce cada hueco, él es un roquero, hace música y compone canciones tiene una dedicada a este ambiente.
Me habla de cosas que me rebotan en la mente, no logro aferrarla ni por la lógica, y ni siquiera en el plano abstracto del espacio sideral, por la total incoherencia de esta realidad con la realidad próxima objetiva.
Entre al pabellón el “B” a primera vista era en franca degradación, con ropa que guindaba en cuerdas de parte a parte de los balcones de los corredores como casa de vecindad, y los mismos seres fumando H, en un rincón inhalando el humo hasta lo imposible de la capacidad de sus pulmones, para luego alzar los ojos desorbitados, con una mirada perdida, la piel emblanquecida como ceniza.
¡Estas polillas! (exclamo un pasante).
Automáticamente reflexione; más bien parecen sabandijas, luego me autocensure: son seres humanos, en sus fisonomías vi reflejadas la ausencia de políticas sociales que por generaciones los han excluido de cada proceso reivindicativo de dignidad popular, en sus cicatricéis esparcidas generosamente en sus brazos, y pecho leía una verdadera road map de la marginación social.
Me llevo a su celda había varios de su grupo con bajo, y guitarra practicando un Hard rock, tomo el brazo de uno al que le estaba haciendo un tatuaje, mientras se fumaban una dosis de H, al terminar también yo estaba un poco mareado, y empezaba a ver que todo aquel caos en realidad tenía su lógica, algo como de normal.
-¿Qué te parece como quedo ese tatuaje?
-Bien tétrico.
-Ja, ja yo sabía que te gustaría.
Me aleje sin que la fuerte imagen de la muerte que avanzaba en medio de la total oscuridad abandonara mi mente.
-Ven conmigo Visitante te llevo a la parte aniñada del penal.
Al llegar al pabellón “C” el ambiente cambio radicalmente, esto me trajo una sensación contradictoria, había más luz, la gente era más serena, un nutrido grupo de personas que jugaban a billar.
El Vikingo me llevo por una escalera, cada piso me parecía que mejoraba la situación en los descanso de la escalera se veía que está bien pintada, y esto mejoraba el ambiente sustancialmente, ciertamente me dije; ¿ellos eran igual al del otro pabellón, es solo condicionamiento cultural lo que me hace apreciar uno y rechazar el otro?
En el tercer piso me dijo;
-¿Qué le parece la vista?
Me vinieron en mente lo jardines colgantes de Babilonia.
-Ven Visitante te presento a la directiva del pabellón “C”
Al entrar en la oficina, y biblioteca en el 3 piso, me encontré catapultado en un ambiente de trabajo con una dinámica de envidiar a cualquier oficina de periódico.
Un interno trajo un documento para ser fotocopiado, le dijo al oficinista que no tenía para pagar en ese momento y le respondieron sin excitar.
-No te preocupes chamo, estamos por lo social.
En el momento que me sentaba observe el retrato del Che de Guevara en diversas posiciones, este es un ambiente de profundas contradicciones.
-¡Oficinista! El representante del pabellón “B” me manda para que recargue el cartucho de tóner para el Departamento Social.
-Sta bien pues, mantengamos al gobierno.
Entra una mujer joven, y pide que le saquen copias.
-¿Cuánto le debo?
-Nada, no se preocupe licenciada. (Del departamento educativo).
Al empezar la entrevista todo lo que traía de predeterminismo, lo había abandonado, la confusión era justamente por todo lo antes expuesto, las contradicciones eran a ese punto contrastes dentro de la ambigüedad de lo existente, en el tentativo de sustraer la idea central de este desbarajuste, y además intentaba focalizar donde, en qué lugar allí adentro estaba marcada la topografía el límite del estado, o sea suinexistencia con el autogobierno de estos internados.
El inicio no se hizo esperar cuando les pregunte.
-Estoy viendo que están muy ocupados, ¿pero quién financia este trabajo?
-Mire usted Sr. Visitante aquí lo que usted ve es todo autogestionado, la baldosa que hacen de pavimento la compramos con los fondos que recogemos con la encuartelada de 1 dólar semanal, que cada interno paga en este pabellón, esto nos permite el mantenimiento y mejorar las instalaciones, además pagar salarios a lo que hacen la limpieza del pabellón, en mejores condiciones que lo que paga el estado, por ejemplo una persona que hace la limpieza en el pabellón gana; 1,40 diario y trabaja no más de 3 horas diarias, y cobran semanalmente y no se les adeuda nada. Los que trabajan para el Estado hacen turnos diarios redoblados, como los de la cocinas desde las 5 o 6 de la mañana hasta las 4 de la tarde por 1 dólar diario, y el pago a veces viene con atraso de hasta 6 meses; o sea explotación de Estado garantizada y reducción del ciudadano por debajo del límite de la esclavitud.
Con la encuartelada (pago semanal que hacen los detenidos de un pabellón), compramos los útiles de la limpieza, escobas, trapeador, cloro y demás implementos que nos sirven para mantener un nivel de vida aceptable, sin que el sistema nos relegue a la suciedad, y al degrado ambiental urbano como están algunos pabellones.
Estas computadoras, las impresoras, papel, tinta es todo comprado con nuestro aporte individual, el Estado aquí/ahora es ausente como lo ha sido en las políticas sociales por décadas, y varias centenas.
Esto es lo que nos permite ser, y comprobar que en materia de rehabilitación social digamos que la autogestión es entonces la fase más avanzada para la reinserción social.
-Pero el Estado debe proveer esos implementos, por ley.
-El actual Ministro de Justicia, vino una vez, y en el recorrido que dio por la cárcel, escucho lo de la autogestión, del autofinanciamiento, etc. Luego nos reunimos con el Ministro en el auditorio del hogar San Pablo y dijo;
-”Por el recorrido que hice por las instalaciones del centro, y los diferentes pabellones escuche a los internos hablar de autogestión y autofinanciamiento, eso no puede ser; es el estado el que debe proveer.”
-Muy bien que tome conciencia el Estado de su deber con sus ciudadanos.
-Han pasado varios meses, y aún seguimos en el mismo estado de cosas, en la misma cotidiana ausencia de Estado, vaya usted a la enfermería, y verá que no hay ni siquiera medicinas.
-Pero si hay un presupuesto del Estado para suplir de Medicinas, materiales de limpiezas, etc.
-Seguramente, pero los recursos se pierden, o se desvían en el camino, comprendiendo que las personas son mal pagadas, y ellos tienen que sobrevivir hacen uso de lo que les llega a la mano.
-¿Es entonces la corrupción administrativas que mella la acción del gobierno?
-Sí, pero la corrupción es estructural, no es a nivel individual, y cuando se toman medidas ponen a personas que empeoran la situación precedente, aumentan la burocracia, y allí anidan las nuevas raíces, y formas de la corrupción.
-Un ejemplo concreto.
-Mire usted al director nacional de la D.N.R.S. desde que llegó es el perfecto ineficiente, se dejó rodear por los cuadros medios de la institución, y de esa manera lo convencen que no hay que conceder más prelibertad a los extranjeros, porque estos se fugan,y que por esa razón ellos deben aplicar filtros.
La realidad es que los extranjeros les cobraban hasta 1.000 dólares para concederles el beneficio, pero como las prelibertades las estaban concediendo sin filtros, ellos estaban perdiendo el control, y el cobro de 1.000 dólares que de este beneficio hacían.
De esta manera los cuadros medios de la institución se vuelven inoperante en contra la dirigencia.
-¿Que se podría hacerse para avanzar en la humanización de las cárceles?
-Para mí es liberar los canales de comunicación, o sea por ejemplo punto de partida de donde sale el presupuesto de las medicinas, al punto de llegada hasta donde debería haber medicinas, de allí donde los estantes están vacíos remontarse hasta donde están los nudos de obstrucción que ahogan la distribución de los recursos del Estado.
-¿Eso que usted indica es un cambio estructural?
-Más o menos; aquí estuvo una funcionaria del ministerio, y al constatar estas anomalías, dijo;
“Sí el presidente Correa se entera de esta situación nos degollaría.” Palabra textuales.
-Bien, mira como está el pueblo aquí; hay una buena parte de la población que trabaja, y produce con recursos escasos y precarios, te cito el ejemplo del taller de carpintería, para ellos mandar a comprar lo que necesitan les cobran un sobre precio a eso se añade que hacen los trabajos baratísimos, unos decía una vez que a él, le bastaba comprarle unos helados a sus hijos cuando vienen a visitarlo, a mi particularmente tanta humildad y tanta, pero tanta explotación del hombre por el hombre me conmueve, y eso que he tenido una vida dura, pero me molestan la injusticias, las desigualdades. Las pocas veces que veo la televisión, los noticieros muestran escuelas en franco deterioro que necesitan ser reparadas, pues, aquí hay muchos albañiles para repararlas, se pueden fabricar pizarrones, pupitres uniformes a bajísimos costos, y de esa manera este Bravo Pueblo, pudiera ayudar a su familia, pero desde ya, sobre la marcha.
-¿El sobre precio es solo para la carpintería?
--¡No chico! Los precios de las cosas que hay en las tiendas es superior a los de la calle, y tomando en cuenta que el mercado popular de San Roque está a pocos metros, y que las tiendas aquí adentro no pagan impuesto, agua, luz, alquiler, solo un poco de aporte al Departamento Social que después no se sabe dónde va a parar todo ese recursos.
Lo más asombroso es la monopolización, y cartelización de los precios.
-¿Pero que haya negocios privados da una fuente de trabajo al penal?
-Sí, relativo a la máxima explotación de la fuerza trabajo del obrero, a veces solo para la comida, el rancho no es todo mal, pero hay para todos.
Una vez había aquí detenido un Israelita (Judío) y era tan jodido que le ofreció empleo a un italiano para que trabajara, y le prometió como compensación salarial un dólar, y una hamburguesa por todo el día de trabajo, en la venta de comida al finalizar el día le dio una hamburguesa en miniatura, hecha con el pan del rancho, luego le pagó solo la mitad de lo acordado, aduciendo que no trabajo todo el día sino por ratos según los pedidos que iban saliendo.
-Esto que sucede aquí en micro,sucede también en la realidad externa del penal en macro, la cárcel es solo un reflejo de todos los abusos que sufre el pueblo a diario.
-Seguramente, pero si no puedes hacer funcionar las cárceles, donde las personas están recluidas, y restringidas de sus derechos, ahora imagínate como incidir afuera donde la realidad es mayor.
-¿No crees en los procesos revolucionarios, de la revolución ciudadana como dice el actual presidente del Ecuador?
-Para los procesos revolucionarios hay que tener una ideología de base que forme al militante a una conciencia de lo que se va a construir, que ilumine los procesos de cambios, que aporte a la sobraestructura la orientación ideológica que justamente cambie la forma como la gente hace las cosas, esto es básico.
-Una pregunta ¿Qué significa la imagen del Che Guevara? (Me refiero a las imagen de un cuadro composición que está en la pared).
-El Che representa hoy día el anticonformismo, el hombre que no se aliena a ninguna forma de poder, la actitud que debe poseer una persona para el mejoramiento continuo de la sociedad.
-Hablemos de la violencia interna, de las bandas por ejemplo.
-Según mi parecer en este penal están reducidas al mínimo, sí a veces tratan de reorganizarse, por elementos que vienen de otras provincias que se forman en bandas por falta de ocupación, por el ocio, por la necesidad de generar recursos, son siempre formas de pseudo organizaciones para hacerse fuertes, por miedo. Aquí/ahora las condiciones no están dadas para que las bandas tomen el control del penal, porque de facto el Comité de internos hoy posee el control político.
-¿El consumo de droga aquí es alto?
-Por lo que usted ve, hay los que se dedican solamente al vicio, ellos están envilecidos, nacionales y extranjeros y es una manera de evadirse de sustraerse del medio ambiente, pero la realidad es que ellos caen en la trampa, justamente donde los aloja el sistema, en cambio, otros luchamos y no nos dejamos imponer la violencia implícita del sistema, muchos de ellos piensan que al salir cambiaran, pero, no es así; lo que aquí se ata, lo atas también allá afuera, otros ingresan en la clínica de conducta que se ocupa de la desintoxicación de los internos, se van de aquí demacrados, y regresan de allá recuperados físicamente no se les reconoce, ni siquiera de personalidad pero al regresar, la mayoría recaen en el vicio nuevamente, porque sucumben de nuevo delante del ambiente.
-¿Usted ha consumido drogas?
-Claro he estado en todas las etapas del degrado social, en épocas que se consumían drogas duras inyectadas, ácidos, pastillas.
-¿Cómo las dejó?
-En la cárcel, por la lucha, oponiéndome al sistema para no sucumbir al medio ambiente.
-¿Qué lo motivó?
-Creo que la ventaja que tuve es que a los 14 años ingrese como militante en la Juventud Comunista y tuve un cierto adoctrinamiento ideológico de conciencia de clase, y de teoría de Organización Social, luego fui Boy Scout, de esa manera creo haber tenido reservas morales, y la visión muy clara, muy detallada que el enemigo es el Estado, para salir del impase de la droga.
-¿Qué aconsejaría al estado en materia de Rehabilitación Social?
-Que iniciara un proceso endógeno, que las soluciones nacieran desde adentro de las propias problemáticas sociales actuales, imponer Desintoxicación Obligatoria a quienes han perdido la voluntad y el carácter.
Dar trabajo a todos, educación, pero, que sea nocturna para poder trabajar de día, o hacer cursos de capacitación manual de día.
-Desde luego todas estas implementaciones de mejoras tardarían.
-Este es el problema de siempre pierden el tiempo en planificación, en vez de arrancar de una con lo que se tiene que es la experiencia de la población, hacer de ellos una política incluyente, y que trabajen activamente en los cambios y de esa manera activar una política de concientización popular, y reivindicativa de la dignidad.
Luego me despedí, al salir tenía muchas dudas, bastantes interrogantes sobre el procesos de cambio que el actual gobierno está impulsando, me quedaban rondando en la mente lo mucho que hay por hacer, me dije empezare hoy por no hacer un artículo amarillista sensacionalista, y apegarme objetivamente a la entrevista, en un esfuerzo particular, para que cada quien haga lo suyo de la mejor manera posible.

El articulo lo titulare; Entrevista sin rostro…
Periodico La Manguangua
Alberto Cortez, 2009
El fin ultimo del hombre es el mismo formarse como universo.


Volver a “Literatura”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado