Recuerdo mi primer contrato laboral by Pirlo de Félix

jorge hernandez felip
Mensajes: 56
Registrado: 19 Jul 2009, 13:51
Ubicación: castellon
Contactar:

Recuerdo mi primer contrato laboral by Pirlo de Félix

Mensajepor jorge hernandez felip » 21 Sep 2010, 11:18

Recuerdo mi primer contrato laboral. Narrated by Pirlo de Félix


Hace ya más de veinte años deje el instituto de formación profesional y me puse a trabajar, debido a mi baja formación solo puede aspirar a entrar en una empresa mayorista de papelería como aprendiz.

Era una empresa que se dedicaba a suministrar material de papelería e imprenta a otras empresas, no teníamos clientes particulares.

Mi carrera empezó así repartiendo material de oficina e impresos con una moto por la provincia de Castellón.

No quería ser un mero repartidor y como las relaciones sociales siempre se me han dado bien, preguntaba al encargado de cada empresa o fabrica en la que dejaba el reparto si necesitaban algo mas, para ser así un vendedor y subir mi autoestima, cuando los trabajadores o encargados de la sección de compras preguntaban por mí y me pedían precios, o que les llevara muestras de artículos de papelería para ver cual era más conveniente comprar.

A vender impresos también aprendí pronto, la verdad es que me ganaba el sueldo, vendía bastante y cuando podía entraba en una nueva empresa con el propósito de hacer un nuevo cliente, desde mi lugar de trabajo, nunca me llamaron la atención por hacer de vendedor.

Dos años estuve realizando esas funciones de reparto y venta de impresos y material de oficina, el dueño del almacén mayorista cerró la empresa, pero antes tuvo la prudencia de darme el finiquito y los papeles para cobrar del paro.

Yo me quedé muy desengañado, el dueño pedía préstamos personales y con lo que facturaba al mes iba pagando los intereses, pero un día encontró a una mujer de Argentina y ese día dejó de pagar los intereses al banco y también dejo de abrir el almacén, se fugó de España con el dinero prestado y con la argentina.

La argentina era prostituta, la conoció en un club de alterne unos meses antes. En una comida de empresa quiso el dueño del almacén llevarme a ver a su novia, así que después de comer en un restaurante paramos en un night-club de carretera y allí fue donde me presentó a Coral, su nueva pareja.

Muchos fueron los que me paraban por la calle y me preguntaban por el cierre del almacén, yo les contestaba.

-Se ha ido con una Argentina, le han podido más las ganas de alternar, que las de trabajar.

Había gente que reían, cuando les contaba la fuga del empresario, otros sólo querían recuperar su dinero.

Los que peor lo pasaron fueron sus tres hijos, ya que les dejó sin recursos económicos y la mujer con quien estuvo casado y también separado no trabajaba de nada, vivía en compañía de hombres que le pagaran el gasto, pero de ahí a pagar los estudios y la manutención de los tres chicos, la verdad es que no llegaba.

La hija mayor tendría mi edad por aquel entonces diecisite años, la mediana catorce, y el hijo menor trece, todos se fueron a vivir con la abuela y con una tía soltera que tenían. A su tía soltera el dueño del almacén también le sacó un préstamo personal poniéndola a ella como avalista y después me enteré que a la hermana de este también la asoció a su empresa y le sacó un préstamo personal con la intención de ampliar el capital social. Creo que el primer jefe con contrato que tuve era un timador en toda regla y por lo que luego vi un vividor de la noche de los que en Castellón han dejado huella.

Todas las compras que hizo a sus proveedores durante los tres últimos meses, no las pagó y yo ayudé a vender todo el material, incluso a mis tareas de aprendiz también se incluían al ir a cobrar las facturas, el dinero entró para luego uso y disfrute en el night-club y un billete al país del río de la plata.

Hace poco tiempo lo volví a ver, andaba cojo, se apoyaba en una muleta, mal vestido, sucio y con la barba mal cuidada, me hacía presagiar que los proveedores, acreedores y el resto de su familia habían dado cuenta del dinero que les debía.

Mucha gente hay que va a los burdeles, se enamoran de a mujer, inventan situaciones o crean fórmulas para sacarlas de allí, para que lleven una vida digna, así ella no tenga que acostarse con mas hombres por dinero. Esto debió pensar el dueño de la empresa donde tuve mi primer contrato laboral. Se enamoró tan fuertemente o creía que él, la podría mantener de una manera mas decente pero la forma en la que prentedia mantenerla, comprando material de oficina para luego volverlo a vender, y luego no pagar a los proveedores, y pidiendo préstamos personales, pero sin atender a los pagos mensuales, tampoco veo yo que sea la forma más digna de mantener una relación con una mujer.

Las mujeres trabajan en los burdeles por dinero, y este enamorado no pudo aguantar tres meses pagando los gastos de ambos, mientras mi jefe el timador tuvo dinero, la argentina vivió un romance por su parte con este hombre, viviendo con mucho lujo, viajes, ropa, cenas, copas, todo lo que una prostituta busca estar con un hombre por dinero, salir del burdel para vivir la vida a costa del otro, que es siempre el que paga, así mi primer jefe arruinó la vida de toda su familia.

A esta pequeña historia la podría haber titulado como la prostituta Coral, y el fraudulento dueño de una empresa suministradora de material de oficina, e impresos.

Entre Coral, y el empresario fraude no se si había amor por los dos lados, cosa muy dudosa, o unas ganas fuertes de sentir cariño, y de hacer el ridículo por un lado, y una gran profesionalidad por parte de Coral, que al ver un hombre con dinero, supo vivir de él mientras le duró.

Yo empecé con fuerza a los dieciséis años, buscaba la venganza del fracaso escolar, quería labrarme un futuro profesional, saber desempeñar una labor para así tener una profesión, quería quitarme las ataduras del instituto. Pero lo que ocurrió durante mi primer contrato laboral me dejó huella.

Volver a “Literatura”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados