Terrenos de regadío Por Pirlo de Félix

jorge hernandez felip
Mensajes: 56
Registrado: 19 Jul 2009, 13:51
Ubicación: castellon
Contactar:

Terrenos de regadío Por Pirlo de Félix

Mensajepor jorge hernandez felip » 22 Jul 2009, 06:43

TERRENOS DE REGADIO

Tiene mi familia en Castellón varios terrenos de regadío, en los que no hace mucho tiempo sembrábamos verduras; tomates, pepinos, lechugas, calabazas, berenjenas y judías verdes.

Mi abuelo y mi padre plantaban en los terrenos de cultivo una u otra verdura o legumbre dependiendo siempre de lo grande que fuese el terreno. Si el terreno era pequeño plantábamos sólo verdura en cambio y era grande plantábamos judías verdes también, así habían terrenos dónde recogíamos distintos tipos de verduras y legumbres, que llevábamos al mercado central donde mi madre, todos lo días, ponía en venta la cosecha que el día anterior le habíamos llevado. Mi madre vendía en la parada del mercado central verdura fresca todo el año.

Este es un hecho normal porque el agricultor sabe que producto debe cultivar para la época en la que ésta va a crecer mejor.

No solo teníamos un terreno, sino que, aunque estuviesen separados uno del otro por media hora en bicicleta para mi. Teníamos más variedad y más tierra para cultivar verduras frescas y judías verdes, que son lo que en la parada del mercado, mi madre mejor vendía.

El clima mediterráneo de Castellón siempre nos ha respetado y protegido la verdura y hortalizas que plantábamos. No recuerdo ninguna helada nocturna ni ninguna lluvia de granizo y, agua para regar el campo siempre hemos tenido, no han habido épocas de excesiva sequía.

De la primavera de aquellos años recuerdo muy bien como preparábamos la siembra de la judía verde. Para la siembra de un terreno venían a ayudar otros agricultores y, entre cuatro o cinco sembrábamos el campo de uno y luego el resto iba al campo del otro a realizar el mismo trabajo. Para la siembra de judías se necesita un punzón, que es un palo de madera en forma un ángulo de noventa grados y con uno de sus extremos terminado en forma puntiaguda, de su forma viene el nombre. El punzón de madera es una herramienta de mano, no es muy grande medirá un palmo por cada uno de sus dos lados, esto en compañía de un saco de tela, plegado en forma de bolsa y un cinturón con el que se ata en la parte delantera del hombre a la altura de la cintura, es todo lo que se necesita para sembrar un terreno de judías, dentro del saco se ponen las semillas de las judías, con el punzón se hace un hoyo en la tierra con las manos pones dentro dos o tres semillas y una vez éstas dentro se vuelve a tapar con el punzón.

En el terreno de campo de regadío siempre se hacen estos trabajos si se quiere recolectar verdura, hortalizas o legumbres. Preparar el terreno para la siembra; es decir con un motocultor se revuelve toda la tierra y la que está debajo se junte y se mezcle con la de arriba. Mi padre era el que llevaba el motocultor y mi abuelo decía:

-¡Qué grande! el invento del motocultor, te remueve la tierra seca y, te deja el huerto listo para volver a sembrar. Hace muchos años yo hacía lo mismo solo que con una hazada, yo solo no podía, por eso venían otros agricultores como; yo iba luego para ellos, ha ayudarnos a trabajar la tierra.

La hazada en una herramienta de labranza compuesta por un mango de madera y en uno de los extremos lleva soldado una placa de hierro plana, que és la que hace moverse la tierra cada vez que la golpeas con este instrumento. Hay hazadas con placas de hierro grandes y otras con placas más pequeñas e incluso las hay que llevan dos agujeros para que cuando muevas la tierra, si esta está con agua, muevas la tierra pero dejes el agua, así el trabajo de mover la tierra, para volver a cultivar, no se tan pesado. Esto me lo explicaba mi abuelo siempre que veía a mi padre labrando la tierra con el motocultor.

Mi abuelo quiso en una ocasión plantar naranjos en uno de sus terrenos y es en este lugar donde él utiliza la rústica hazada que ya heredó el de sus padres. Hizo sesenta hoyos y puso en cada hoyo un plantón de naranjo. Los plantones de naranjo no miden más de un metro de alto y en su parte más baja llevan las raices, que se han de tapar del todo, y luego hay que regarlos uno a uno y ponerle el abono justo para que el plantón se pueda alimentar y crecer. El proceso de plantón de naranjo a árbol que produce este fruto son cinco años.

De las estampas que de joven vi y que aún recuerdo; es cuando en tardes de primavera y las de los meses de verano, cuando el sol, se está poniendo sobre las montañas, ya por la tarde, los últimos claros de luz, muy anaranjados, hacen resplandecer y le dan un rebote de luz, a la naranja y, al verde del árbol. Esta imagen y la calma de la huerta en Castellón, son de los recuerdos más gratificantes que tengo.

Volver a “Literatura”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 4 invitados