Hacedores de Mundos

JesRICART
Mensajes: 395
Registrado: 15 Oct 2008, 23:45
Ubicación: world/ciberespacio
Contactar:

Hacedores de Mundos

Mensajepor JesRICART » 01 Oct 2018, 20:19

Hacedores de mundos. JesRICART
Los hacedores de mundos están entrampados en sus poemas o en sus circunloquios, por no decir en sus cursillos de findesemana aprendiendo manuales insurreccionales. Ya no hay un solo mundo a rehacer, no porque se le haya subdividido en una relación ordinal del primero al cuarto (¿o ya vamos por el quinto?) sino porque "cada persona es un mundo" valga seguir usando esa conocida frase. El mundo se hace cada día, en la cocina de cada casa, en las relaciones contractuales en los espacios de trabajo, en la producción de hechos y en el tratamiento de las noticias, en cada lectura, en cada hacer, en cada pensamiento y hasta en cada argumento onírico segregado por el inconsciente.
La apuesta kumbayá por el mundo mejor sigue sirviendo para muchachadas con guitarras re-cantando las inagotables melodías de Joan Baez o W.Gutrhie, tambien la de Revolution al ritmo de los escarabajos. La historia del pop a su turno, en buena parte tomó la tesitura de la canción protesta del folk song. Diríase que llevado al poema o a la canción, el deseo verbal revolucionario , el mundo va cambiando. Puede que solo haya tenido una función psicológica mas inmediata. Exculpar a cantantes y proclamantes porque ya han cumplido constatando su buena fe. (Puede que en cada acto creativo que hablemos de valores éticos no hagamos sino esto: exculparnos como particulares de los desastres generales). Luego, más allá de los escenarios y de las plateas de los musicales o de los corros guitarreros o de las reuniones con mantras de "sí, sí, sí, lo conseguiremos" (o coreando el we shall overcome) las conciencias y culos inquietos pueden dormir tranquilos pasando una noche estupenda para el dia siguiente volver a la carga con sus "sí, sí, sí, lo conseguiremos".
Todavía se cree que el mundo por hacer es algo que tiene dia y fecha, como el famoso desembarco de Normandía fuera considerado el inicio del fin de la segunda guerra mundial. Todavía se cree que ese mundo por hacer es algo que se compra desmontado como un mecano en la ferretería de los sueños para que cada chaval lo monte en cuanto tenga tiempo. Hay tantas ganas de vivir en “este mundo por hacer”, que se pierde el oremus y se dejan los análisis dentro del ordenador o de la víscera de las neuronas para abrazar el eslogan del momento o el substantivo de la ilusión como si de la pócima de la felicidad se tratara,
El materialismo exhistórico pone en la ilusión del mañana lo que las religiones de siempre ponían en la cita postmortem, eso sí sin definir el uno de que va exactamente este mañana y sin definir las otras de que paraíso transcorpóreo hablan. Todo queda en una vaporosidad interesada.
La concomitancia entre lo religioso y lo político no es gratuita. La interpretación que lo uno hace del mal, está en la base interpretativa de como lo hace lo otro con respecto a lo mismo. Si en un caso, el mal siempre lo traía el diablo metiéndose dentro de la gente para fastidiarla; en el caso de la mirada política se suele poner el mal en los malos dirigentes, en los corruptos, en los aprovechados, en los expoliadores, en las mafias. Para unos el diablo era expulsado con exorcismos o con avemarías, para otros el mal pretende ser extirpado desbancando a los indeseables que detentan el poder y dándoles alojamientos entrerrejados en la medida de lo posible. En este segundo caso se demoniza a los equivocados del poder cayendo en el romanticismo mas pulcro: suponer que sus sustitutos lo van a hacer mejor.
La historia social ha sido explicada desde el clasismo y mas concretamente por la constatación de quienes lo podían todo por encima de quienes no podían nada (esa nada tan bellamente poetizada por la rebeldía chiapaneca), pero dejada la historia a sus intensos y dramáticos cambios, ha venido repitiendo acciones en los cargos a pesar de los relevos directivos.
El proceso histórico no ha sido, no es, rectilíneo y siempre progresivo. En unos sitios se avanza y en otros se retrocede, Hay experiencias latinoamericanas en temas gubernamentales y jurídicos mas adelantadas que en las europeas. Los grandes deseos de estrenar mundo han llevado a los andantes de desiertos a ver en el espejismo el oasis del horizonte vaporoso. Es así que viene calificando de revoluciones rebeldías que no lo son y centrando el mal total en figuras coyunturales que una vez procesadas son exculpadas (como la de Hosni Mubarak). Por lo general, los tipos depuestos de sus cargos dirigentes no reconocen sus errores históricos ni siquiera sus crímenes financieros. Se van a otra parte: al exilio o a celdas donde van a ser bien cebados. Su cinismo continuará, su rectificación o autocrítica van a ser nulas.
El procapitalista depuesto no implica que el sujeto que venga a alternar en su puesto sea alternativo. Puede seguir gestionando el capitalismo de otro modo distinto, pero fundamentalmente gestionándolo. Querer hacer un mundo nuevo poniendo la idea a lo grande olvidando que millones de personas ya lo estamos haciendo en lo concreto, en lo cotidiano y a pequeña escala, es seguir retroalimentando las ilusiones del después para ignorar el ahora, otra apuesta por el mañana indeterminado dándole las espaldas al hoy muy determinado.
Ese mundo nuevo pasa por pensar de manera diferente el mundo viejo. Al repensarlo advertimos que los mundos coexisten, siempre han coexistido no solo en el mismo planeta, también lo hacen en la misma ciudad, en el mismo espacio, dentro de una misma casa, dentro de un mismo grupo militante.
El futuro lleva tiempo instalado entre nosotros así como el pasado nunca se ha extinguido del todo de nuestro presente. Para hacer un mundo nuevo o así proclamarlo no se puede hacer con herramientas fallidas asi demostradas consolidando lo viejo (la socialdemocracia, entre otras). Hacemos y rehacemos el mundo también quienes sin proclamarlo ya tanto estamos piano-piano viviendo nuestras vidas lo mas consecuentemente posible. Bastaría que cada persona dedicara una sola hora de su tiempo diario a hacer algo para la causa del bien común para que ese mundo dejara de ser escenario de sus dramas. El monopolio de los distintos partidismos en acaparar las estrategias para hacerlo es una etiqueta desacredita. El organízate y lucha, slogan de mucho valor genérico en un tiempo, ha dejado de serlo si por eso entiendes que me organice en tu grupo o que luche en tu lucha. Hay toda una pluralidad de enfoques y de sinergias, distintos currículos militantes y diferentes formas de vida respetuosas y libertarias.
Como no habitamos el mismo mundo aunque coincidamos en época y en geografía, por interpretar de manera diferente la realidad es muy difícil que coincidamos en el mundo futuro por hacer en el que unos van mientras otros vuelven. No hay un solo futuro colectivo como tampoco hay un solo presente homologado para todos, como tampoco hubo un pasado único. La marca del mundo futuro ha perdido su poder de reclutamiento a juzgar por tantos escaqueos coyunturales para plantearse revoluciones personales completas. Quedan las canciones y los poemas para los decorados progresistas, Quedamos tú y yo, cada cual en su mundo privado, en su rincón sobreviviendo, con una mochila de frustraciones pero tratando de tener siempre la cantimplora de los placeres siempre llena.

Volver a “Filosofía”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado