La coherencia impracticable

JesRICART
Mensajes: 311
Registrado: 15 Oct 2008, 23:45
Ubicación: world/ciberespacio
Contactar:

La coherencia impracticable

Mensajepor JesRICART » 24 Ene 2009, 17:20

La fiabilidad de una teoría así como la del agente de su discurso pasa por el reconocimiento de este de su falibilidad. La noción del sujeto consecuente, aquel que hace lo que dice, cumple lo pactado, aplica lo decidido y que vive sin fisuras conceptuales se ha ido diluyendo ante los embates de la existencia problemática que pone al descubierto los Nos econtramos –eso sí- con la fatasmada repetida de quie asegura y perjura desi mismo que no comete errores ni emite mentiras, siendo esta una antigua actitud qie ya recogió la filosofia clásica. La paradoja de una afirmación o negación univeral aplicada a un grupo al que pertenece el sujeto de la afirmación es que la invalida al hacerlo. Los eunciados maximalistas del tipo todo A tiene la propiedad p funcionan dentro del cuadro descriptivo o fisiocaracterial de un objeto o un individuo de especie pero fracasan al ser implementados en el repertorio de conductas humanas. Cuando se dicen afirmacioes del tipo: todos los individuos del grupo G se comportan de la forma f se está cometiendo una injusticia analítica ignorando las excepciones que desconfirman esta regla (las excepciones no confirman las reglas, demuestran precisamete su irregularidad). Repasada la afirmación posible quien la sostiene no tardará mucho e corregirla aceptando emitir enunciados más sensatos del tipo: la mayoría o parte de individuos del grupo G se comporta de la forma f en situacioes del tipo s. Como eso es hablar demasiado, la brevedad de la frase lleva consigo la incorrección definicional.
Si ya resulta costoso establecer la biunivocidad entre atributo y sujeto que la detenta la cosa se complica bastante más cuando las propiedades atributivas de las que se tratan son las de la coherencia. Esta es una palabra ante la que la diversidad de la realidad proporciona no tantas ocasiones para utilizarla o aplicarla debidamente. Es una palabra conceptual de orden mayor, tanto como hablar de integridad. La coherencia implica al discurso teórico (a lo que se piensa) con los maejos prácticos (lo que se hace y lo que se dice). Ante las primeras dicotomías que presenta la biografía, apostar por la coherencia es lo más razonable. La salud personal depende de esa apuesta. Además su impacto en el panorama social es cosiderable: cuantas más personas coherentes haya en un espacio, en una asociación, en un proyecto, en la sociedad entera, mejores resultados globales. Pero la lcuha por su crecimiento no parece estar en el objetivo principal del comportamiento. Este se mueve por factores de reactancia, por procesos mecánicos, por pulsiones no controladas, por estimulos excitantes, por momentos puntuales. En la gramática ordinaria la alusión a la incoherencia es bastante mayor que el elogio de la coherencia. Es facil de explicar este desajuste: la coherecia o queda circunscrito a un proceso individual y separado sino a cada proceso personal interactivo. Es la interactividad con el entorno, con los demás, con el mundo lo que lleva a considerar la sostenibilidad de cada idea, de cada objetivo, de cada cosa. En resumidas cuentas todo propóstio persoal, todo criterio, toda forma de habla queda condicionada por la circunstancilidad y las condiciones objetivas de su recibo. Pensar una idea o llegar a la averiguación de ua verdad son premisas idispensables pero no suficientes para que esas conckusiones sean transmitidas a los demás. El sujeto posesionario de una tesis y de un modelo autetificada choca innumerables veces con un estatuto culturla y unos poderes tácitos que le van a impedir mostrarse como es.
La falta de coherecia es lo menos que se puede apuntar de inumerables situaciones en las que nos toca vivir. Al principio parece que es una falla metodológica de los demás, luego se averigua que forma parte de la constacia social del comportamiento. Los políticos que votamos nos defraudan. A la mayoría de las candidaturas empujadas a la gestion gubernametal por la fuerza del voto se las puede denunciar por estafa (Llach lo hizo con el PSOE por no cumplir lo prometido en una de sus campañas).En realidad los juzgados de primera instacia andarian infinitamete mas colapsados de lo que lo están si todas las estafas sufridas en el mundo de las relacioes empresariales y comerciales fueran llevadas en forma de actos denunciados a sus despachos.La incoherencia más cotidiana y tácita es la de los productos (es decir la de los fabricantes que los hacen y dan el visto bueno para llevarlos a los puntos de venta) en los que hay una gran diferencia entre lo que prometen y lo que son. Ew así que hay una incoherecia diferida e inherente a las mismas cosas, ya que tras ellas estan las manos humanas que las hicieron con todas las diferecias entre lo que se plantearon y lo que cosiguieron, lo que publicitan y lo que dan.
El discurso que reclama la coherencia como una de las principales riquezas humanas que está a la baja (esa sí es una verdadera crisis y no las crisis económicas cíclicas) no garatiza la coherencia en quien lo haga. El observador no está a salvo de lo observado. Hay algo de la incoherencia que es ineludible en una sociedad ideológica la programa contiuamente. El sujeto de discurso más coherente está solicitando a dejar deserlo cuado sus valores a favor de la verdad y la sinceridad no son bien recibidos. Es eso lo que explica que la totalidad de las cosas no sean expuestas en la absoluta transparencia. Desde el momento en que el propio código ético sufre la imposicion de no ser expresado la icoherencia etá servido. Es imposible vivir social sin contradicciones, en primer lugar las planteadas ante el otro, y en segundo lugar las surgidas contigo mismo cuando no puedes ser tú mismo al completo por los condicionantes de los demás, olos autocodicionantes, infiriendo el deseo de estos. Es lo de menos si esta incoherencia tiene por coartada la dinámica mismade las relaciones de intereses y la necesidad supervivencial de las alianzas. A efectos concretos queda demostrada su certeza. La impracticabilidad de la coherencia permanente es ua pandemia que desnuda una de las verdades más inasumibles del ser humano.Todo quisqui prefiere dormir sus oches tranquilas creyendo que es el más bueno y el sujeto mas impecable. Lo ideal es vivir con y parala gente más integra, honesta y coherente, todo eso pasa por la dignidad y la verdad, pero eso, por el momento, es tan bonito como los fantasticos deseos de toda utopía.

Volver a “Filosofía”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados