Hacia la Bisexualidad

JesRICART
Mensajes: 311
Registrado: 15 Oct 2008, 23:45
Ubicación: world/ciberespacio
Contactar:

Hacia la Bisexualidad

Mensajepor JesRICART » 10 Dic 2008, 08:08

Un repaso de la homosexualidad femenina y masculina.

La homosexualidad no se ha desarrollado tanto porque la cultura la sigue recriminando. Se sabe que en la naturaleza espontanea su existencia es notoria. Carpenter, estudió a través de un dispositivo de cámaras las conductas sexuales de los monos, observando acoplamientos homosexuales en gran cantidad. Se puede decir que en la naturaleza del ser humano está la pulsión exploratorio de los otros seres del mismo sexo. A la homosexualidad femenina se le ha objetado la falta de pene. Benjamin, en unos estudios con Ellis sobre la prostitución, informó que las mujeres en juegos con invertidos pasivos, que asi los denominó, substituían el pene por diversos instrumentos para manejarlos como masturbatorios, rara vez se oponían a las prácticas extravaginales. El elogio de la vagina ha creado una discriminación tácita a los valores y posibilidades del ano. Si bien el ano es el lugar de recibo y entrega de la homosexualidad masculina no es menos importante en la femenina como el centro de los secretos y el lugar mas escondido cuya entrega pasa por la mayor vulnerabilidad y, por tanto, confianza.
La naturaleza en todo su esplendor puede equivocarse. No todo el mundo tiene porque estar de acuerdo con el género sexual con el que ha nacido. Si el ser humano se caracteriza por su capacidad de transformación y dominio de sus entornos ¿por que razón no iba a ostentar tal poder en lo relativo a la transformación de su propio cuerpo? E. Roditi cita a Coccinelle como una de las primeras transformaciones transexuales. Recuerdo que mis primeras fantasías a los pocos años de edad consistían en desnudar mi hombro bajando la tira de mi camiseta blanca de verano para simular que era una niña algo que me complacía mirándolo de soslayo. De más adulto mis auto observaciones en el espejo con slips finos que marcaban mi paquete y separaban mis nalgas por detrás me procuraban imágenes muy excitantes. Me pregunto si no hay algo pulsional básico en todos los hombres deseando ser mujeres y pudiendo jugar el rol de ser poseídos/as. La gran ventaja de la mujer sobre el hombre es que puede recibir. Tanto el pene en los dos agujeros de abajo como el semen vertido en la boca son actos de recibo. El psicoanálisis se ha equivocado profundamente con las prácticas sexuales fuera de las dinámicas que apuntan a la reproductividad humana. Dracoulides, psicoanalista, cita el caso de un hijo que inauguró su primera práctica homosexual en actitud pasiva la misma noche del segundo matrimonio de su madre. Ese supuesto sentimiento de abandono que el chaval pudiera experimentar por la elección adulta de su madre de una segunda compañía pudo ser perfectamente un desencadenante pero no una causa. La llamada pasividad no quita que el sujeto sexualmente pasivo en una escena sea activo o pueda entrenarse y prepararse para serlo en otra u otras.
El ano representa el lugar de recibo para los hombres que desean ser penetrados por otros hombres, y eventualmente también por otras mujeres valiéndose de los dedos, de artefactos o de penes artificiales. La penetración anal permite una serie de ventajas frente a la vaginal por lo que hace a escapar de los fantasmas del embarazo sin acudir a preservativos siempre que las garantías de confiabilidad sanitarias sean totales. Egflittis.Jand E desde el campo de la histología. sostuvieron la persistencia de glándulas sudoríparas odorantes en la mucosa anal, reminiscencia como glándulas perfumadas de muchas especies destinadas a la excitación del compañero. El ano desprende siempre otro tipo de olor a la vagina, a las axilas o al escroto tras ser muy lavado. Ofrecer el ano a la compañera o al compañero para que juegue con él tiene un alto poder de magnetismo en particular por tratarse de un canal que cumple otras funciones fisiológicas desagradables.
El ano, a diferencia de la vagina, mantiene una estrechez que asegura un mayor rozamiento en la penetración gracias al anillo esfineterianos. Muir Lech, ginecóloga inglesa, refirió la observación de mas de 1.100 casos de infibulación en el Sudán, que parece remontarse como práctica al antiguo Egipto y que es todavía extendida. Consiste en avivar en la joven (y más tarde en las mujeres tras cada parto) la mucosa de la entrada vulvar estrechando las paredes vaginales tras unas determinadas cicatrizaciones.
La mujer dedicada al sexo con otras mujeres es socialmente mal vista porque en el fondo no es reproductiva y eso va en contra de las necesidades de la especie en cuanto a su multiplicación. Si bien esto pudo tener alguna justificación en alguna época de escasez de recursos humanos en la actualidad no es más que un absurdo ante el exceso poblacional a escala planetaria. En realidad la homosexualidad tanto masculina como femenina es una de las alternativas a ese crecimiento irracional sin atentar contra el placer y la felicidad. Por otra parte una mujer puede hacer la opción predominante de su lesbianismo sin por eso renunciar a ser puntualmente madre aceptando un a inseminación artificial o natural con una penetración puntual que busque un apareamiento idóneo con un hombre que acepte ser el padre de su criatura y luego desaparecer de la escena.
La homosexualidad está más extendida que reconocida. Los marcos sociales democráticos han permitido su liberalización no tan solo por lo que hace a las formas explicitas públicas de personas encariñadas del mismo sexo sino sobre todo en cuanto a su reivindicación como una elección posible, sana y realizadora. Eso ha sido posible tras pasar por tres fases: desculpabilizarla, despenalizarla y dotarla de un estatuto propio de praxis no solo como una sexualidad complementaria.
En una situación de excitación el pene de un hombre responderá a la felación de una boca cualquiera que sea al sexo que pertenezca. La evidencia de la homosexualidad latente masculina es el clientelismo espectacular de las prostitutas transexuales que siguen conservando su pene. En mis fantasías eróticas con transexuales no amputados no rechazo ninguno de los actos posibles de la intimidad: desde el beso negro a tragar su semen, eso si en un cuerpo exuberante por el que me sintiera muy seducido y entregado. En una ocasión en un hotel en Tegucigalpa habitado por transexuales y travestidos dedicados a la prostitución profesional dos trans terminaron sentados en nuestra cama, la de mi amiga y yo, cuando ya estábamos acostados. Ellas estaban a punto de salir a trabajar y la conversación fue más sociológica que erótica a pesar de todo no negaré la excitación extra que experimenté por una de ellas, cuya belleza y excelencias eran irrebatibles. Los sentidos pueden ser engañados por la forma, el olor, la presencia, la voz y una sensualidad en general. Otro asunto es que sigan manteniendose excitados tras la totalidad de la forma revelada. Un cuerpo de mujer con pene podria superar, al menos desde la especulación imaginaria, al cuerpo femenino; en todo caso permitiría extender la experiencia sexual a otras sensaciones que la heterosexualidad limita. Declarar el deseo erótico por un trans es una forma sutil de declararse homosexual. Sin embargo la homosexualidad es algo más que el contacto erótico entre los cuerpos del mismo género, es tanbien la forma de la conquista, el uso de la voz y las palabras, la sensibilidad específica. La homosexualidad latente debe/ría entrar en la consideracion estadística del potencial homosexual de una sociedad dada. Tomando la referencia de E. Roditi, E. Bergler médico encumbrado, se sintió amenazado en su consulta en su especialidad como analista de homosexuales ante las revelaciones de la generalización homosexual y de sus estadísticas desculpabilizadoras. Bergler, antis psicológica y anticientíficamente, procesa a Kinsey y acaba por dirigirse a madres, hermanas y amigos para que neutralicen a los homosexuales que con toda seguridad son enfermos que él sabe curar. En su declaración de la infelicidad asociada a la homosexualidad no observa que quienes la asumen viven una vida perfectamente estable y desarrollista y que aquella declaración contribuye a la perpetuación de un estado reinterpretable como natural a un síntoma de consulta, con lo cual queda asegurado un determinado segmento de clientelismo. Es un verdadero defensor del espionaje introducido en las relaciones filio parentales algo que en lugar de ayudar a la cura la complica.
El ocultamiento del instinto homosexual hay que incluirlo dentro del ocultamiento del deseo en otros tipos de experiencias. Las parejas practican sexo sin llegarse a decir claramente lo que está pasando en su intimidad y lo que la obstruye. Las y los homosexuales llegan a sus relaciones íntimas escapando de sospechas y persecuciones pudiendo al fin mostrarse libremente tal como son ante otros que experimentan los mismos impulsos. La homosexualidad masculina ha tenido la mala prensa de su promiscuidad creciente propagando el virus del sida. La homosexualidad femenina lo sigue teniendo por un autoencierro ideológico en sus posibilidades sin resolver la ideología de la posesión. El feminismo como marco teórico del que se nutre tiene algo de antojo masculinista copiándole las formas. Comparativamente a otras épocas remotas no parece que la actualidad sea más permisiva que algunas épocas clásicas. El espectáculo lleva a diferir los líos sexuales de tal manera que son aceptados como consumos intelectuales más que como prácticas verdaderas, el dr. Georges Valensin prefacista del texto de E.Roditi sostiene que en la antigüedad griega dado su lugar estratégico privilegiadamente protegido sus habitantes no se preocuparon en exceso por la natalidad forzosa para tener mas recursos humanos de defensa frente a posibles agresiones. Ello contribuyó a su permisividad de las prácticas homosexuales. En la homosexualidad puede verse una forma menor intersexual. Para atribuir explicaciones del origen homosexual en la influencia del entorno se estima que en una familia expectante de un segundo hijo hembra, la criatura puede ser educada como una hija por una madre decepcionada para así, inconscientemente tratar de equilibrar quiméricamente a la familia.. Ese fue mi caso, segundo de dos hermanos supervivientes sobre tres. La homosexualidad ha sido reprimida desde la hipocresía o la rudeza de distintas formas. Incluso en Auschwitz, en el campo de extermino, había un bloque destinado a los homosexuales cuyo signo distintivo era de color rosado. En contra de su mala prensa, todavía hoy, solo se puede oponer una ciencia razonada del placer.
La penetración anal asegura el masaje prostático y el simulacro de las formas puede conducir a equívocos curiosos y a reacciones imprevistas. El sujeto más macho o que así lo crea reaccionará a las estimulaciones eróticas de otro hombre en unas condiciones de percepción distorsionadas o limitadas y lo mismo se puede decir de la mujer que se considera mas hetero y vea a las lésbicas como guarras o tortilleras. Hay autores del campo de la terapia que impropiamente están por el reajuste a la heterosexualidad mediante terapias de aversión, sin cuestionarse la consistencia de los actos electos de la condición homosexual y de su perfecta coherencia psico-física. En una ocasión que mantuve un chat con un travestido que no paraba de ponerme fotos mientras manteníamos la conversación admito mi excitación a pesar de advertir a partir de la tercera imagen que había algo de sospechoso en ellas por mostrar fundamentalmente sus nalgas y disimular su cara sin mostrar tampoco sus genitales. Sus ligueros y medias y autofotos en posiciones eróticas despertaron mi curiosidad sexual (eso significa que mi pene aumentó de tamaño) a pesar de saber que estaba hablando con un hombre. Cuando sus imágenes fueron mas explicitas y su cara era inequívocamente varonil mi pene volvió a su inactividad enviando su plus de sangre al cerebro para asuntos más interesantes. Hay una reprogramación cerebral ante los estímulos: determinadas formas mueven a la excitación y otras a lo contrario. Según las pregrabaciones un hombre no puede tratar con otro hombre con delicadeza y ante la identificación de alguien de su mismo sexo debe maquinalmente rechazarlo. Sin embargo desde hace ya algún tiempo un tipo de formas masculinas adoptan expresiones híbridas: los cabellos largos seria la forma mas reconocida de adoptar semejanzas de los hombres con las mujeres, llevar un niqui con el cuello redondo sin nada debajo en lugar de la camisa simula la blusa, llevar abalorios en las orejas o pulseras también significa la adopción de formas femeninas. En cuanto a la ropa interior cada vez hay más hombres rehúyen de los estilos clásicos varoniles de tejido duro para preferir el fino que simula la lencería femenina. Las parejas hetero encontrarían placeres insospechados compartiendo su ropa interior usada. Cuando un hombre se pone una prenda femenina suele ser acusado de fetichista. Dejemos la etiqueta a un lado para concentrarnos en la cuestión del placer. Si un hombre se excita poniéndose la ropa de una mujer ¿por qué razón no ha de hacerlo? ¿A quien molesta realmente eso? Seguramente solo a quienes tienen una visión estándar del macho y no pueden soportar que alguien de su grupo sexual tenga una visión heterodoxa. Es posible que en ese uso haya un deseo inconsciente en vías de concienciar de su pasión homo. Un hombre que simula ser una mujer y consigue una excitación con eso no significa que pierda el interés por las mujeres ni que pudiera aceptar cualquier clase de conquistador masculino. Estoy completamente convencido de poder sucumbir a los hechizos de un transexual y hasta cierto punto de un transvestido con suficiente elegancia y sensualidad como para convencerme pero en cambio rechazo de plano la invitación de un hombre homo para una experiencia íntima. ¿Quien esta gobernando mis respuestas en ambos casos? Si bien el peso del erotismo y de la innovación con nuevas experiencias sexuales tendría mucho que ver en el primer caso la idea preconcebida por imperios culturales contra la homosexualidad estaría presente en el segundo caso.
Un hombre bello transvestido convenientemente en mujer puede confundir las reacciones de otro hombre que no sabe realmente la identidad sexual de su conquistador. Hay algo de autoengaño inducido en este juego. Lo rechazable del hombre travestido no es tanto la evidencia de sus genitales varoniles como todo un conjunto de atributos de varón: la voz, la piel rasposa, los gestos bruscos, el olor y una determinada psicología dominante. Cuando un hombre piensa como una mujer, se siente como tal y busca a otro hombre para que lo complazca todo cambia. La psicología es distinta y todos los demás atributos varoniles pueden ser específicamente atenuados. Recuerdo alguno de los primeros stripteases de travestis o ya trans no amputados que tenían la poca delicadeza de esconder su pene entre las piernas y mostrar solo el pubis en su desnudez impostora puesto que no era integral al no exhibirlo. Me parece mucho mas excitante un trans con el cuerpo afeminado, los hombros y las nalgas contorneadas y las tetas voluminosas sin disimular su pene que uno que tenga prisas en separarlo de su cuerpo. El problema del pene del transexual que sigue un programa de hormonas femeninas es que decrece. Un pene pequeño en la boca debe ser una experiencia menos placentera que un pene grande que ocupe toda la cavidad y que no quepa dentro de la palma de la mano. Norman Haire anunció en su novela la posibilidad de una transformación de hombre a mujer anticipándose a lo que La medicina haría posible décadas después y sobre todo la voluntad de elegir un sexo distinto para el destino del proporcionado por la naturaleza. La cirugía estética viene interviniendo en el cuerpo humano al gusto del consumidor. Antes la gente se cambiaba las orejas o rostros desgraciados por accidentes o por deformaciones naturales, ahora es posible cambiarlo casi todo. Hay mujeres que van al cirujano con una frecuencia parecida a la tienda de lencería. Cuando a una mujer se le detecta que sus tetas son implantes, sus labios llevan abultamientos extras y sus pieles han sido estiradas, además de liposucciones y otras intervenciones del bisturí se dicen frases de objeción, pero la verdad es que el mercado de demandantes para cambiarse una parte del cuerpo que no les gusta es impresionantemente alto y su tendencia es al crecimiento. En una sociedad de consumos masivos el consumo de la forma ya había empezado desde mucho antes al elegir formas de vestir, de trasladarse o de alojarse. El ser humano está vinculado permanentemente a la forma en no importa qué cultura. En la cultura más adquisitivista parece que entra dentro del guión lógico la extensión del consumo al tipo de cuerpo que se quiere: si no se consigue la línea perfecta en el gimnasio hay una cirugía con una factura millonaria que la pague que la pueden asegurar.
Pero la transformación anatómica no es tan sencilla ni tan posible. La tecnología es limitada y el cuerpo tiene sus propias leyes que rechazan la voluntad caprichosa de su habitante. No me cabe la menor duda que el cuerpo humano del futuro será cada vez más estilístico y más a la carta. El ser humano podrá trasplantarse órganos internos según le vayan fallando, hacer renovaciones celulares y depuraciones organísmicas adelantadas, además de combinar partes biónicas con el resto del organismo tal vez mas funcionales que los mismos órganos de origen. El plástico o el titanio o los empastes de metal de la dentadura quedan en el féretro tras la pulverización total de las partes blandas del cadáver. Un sujeto humano-biónico no está tan lejos de la ciencia posible. Cyborella, la coprotagonista de la novela que concebí pero en la que todavía no he empezado realmente a trabajar, es una compañera femenina de encargo que un hombre solitario y saturado en una civilización mas adelantada que la actual solicita como pareja domestica en lugar de buscar un humano real. Las relaciones entre el humano de origen y la compañera de hábitat y de intimidades pone las bases para un lujoso discurso especulativo sobre el placer como una instancia que no depende ya de la verdad humana del otro sino de un otro, sea lo que sea, que se preste a los juegos de realización.
Una confidencialidad total daría tanto a la ciencia como a los cónyuges informaciones relevantes sobre las pulsiones inconscientes e inclinaciones semiconscientes en la praxis sexual. Nancy Friday transcribe un buen número de fantasías de lectoras animadas a ser confidentes desde el anonimato. Esa es una garantía para toda clase de confidencias.
Lo que la verdad contante y tocante no es suficiente para la excitación la imaginación lo suple con una proveeduría de fantasías que actúan como plus de estimulación. Lo que no tiene de estimulante el cuerpo o la acción reales lo pueden tener, aunque no para siempre ni con el mismo poder de intensidad, las fantasías autogeneradas o incorporadas a partir de la pornografía y sugerencias de otras canteras. Zajonc sostiene un postulado de estimulación. La sugestión del hombre afeminado con una forma hermafrodítica en curso para otro hombre no es mas que una homosexualidad encubierta que no se atreve a ser consecuente. El hecho concreto de experimentar como un pene se engrandece dentro de la propia cavidad bucal y termina despues de una mamada creciente en soltar su carga seminal es todo un proceso excitativo. Recibirlo en el ano, también. La mucosa anal y el perineo están repletos de filetes nerviosos solidarios por su inervación con los órganos genitales y la vejiga y el recto, haciendo de toda la región una zona erógena privilegiada. Durante el acoplamiento heterosexual hay la presencia de ocitocina que es la responsable de las contracciones útero-anexiales y en el hombre de las de las vesículas seminales. La esteaotopigia de las mujeres desde la adolescencia puede ser un determinante de la preferencia anal por el acumulo de grasas en las nalgas y abdomen o la preferencia de las de un efebo. Todos los tabús levantados entorno al ano han venido dificultando su rehabilitación para las prácticas de placer.
La homosexualidad esta mas extendida de lo que se estima y en todo caso una sociedad permisiva que no la obstaculizara dejaría que la naturaleza espontanea la atestiguara en sus justos términos numéricos. Alfred Kinsey ya observó que una soltería prolongada podria incurrir en sospecha. Según él el 45por ciento de los orgasmos en célibes eran de tipo homosexual en los USA o en situaciones de masturbación solían ser acompañados de fantasías de ese tipo. Sus estudios desdramatizaron las nociones de la homosexualidad y la resignificaron de otro modo más asumible. La sexualidad ha sido, es y será una de las actividades más importantes de la condición humana. Para William C. Taylor es la palanca que mueve el mundo. La actualidad no es precisamente la más maravillosa al respecto a pesar de las leyes de la despenalización homo o de los pubs con camareras en topless o espectáculos de striptease y sexo en vivo. Los vasos etruscos del suelo italiano dan cuenta de la promiscuidad sexual en la prehistoria. Lo sexual tiene esa función motora tanto si es ejercitada como si se mantiene en el registro del deseo fantástico a la espera de su concreción no sin un cierto coste en el correlograma personal. El deseo es algo irracional por lo que uno siempre tiene que pagar un alto precio dijo P Almodóvar.
De una parte progresar en el campo del deseo es extralimitar la libertad; de otra, mueve piezas de juego y experiencias para las que no siempre están los sujetos psicológicamente preparados. En una cultura ideal los chicos y las chicas serian estimulados e iniciados a la vida sexual con formas bi no precondiconándolos en cuanto a una elección dominante.

Avatar de Usuario
condensador de fluzo
Mensajes: 42
Registrado: 05 Mar 2009, 02:11

Mensajepor condensador de fluzo » 06 Mar 2009, 19:04

muy didáctica tu exposición y con muchísimo fundamento. yo he entendido, resumiendo, las siguientes consideraciones:
1. realmente todavía no sabemos que desde un punto de vista sexual somos bisexuales, como muchos otros animales del planeta
2. que fisiológicamente estamos hechos para disfrutar de la sexualidad, especialmente por el ano, lo que ocurre es que tenemos demasiados prejuicios para afrontarlo con naturalidad y la penetración anal indicaría confianza ciega en el que te penetra
3. que entre hombres eso sería clarísimo, y entre las mujeres que compartieran una experiencia homosexual ( lésbica) se podrían valer de aparatos o juguetes para que la relación fuera más placentera y completa, y siempre refiriéndome a lo máximo a lo que se podría llegar en una relación sexual: a la penetración anal totalmente consentida y asimilada, tras una decisión en la que se tomarían puntos de vista tanto intelectuales como emocionales
4. que en la sexualidad lo válido, lo importante, lo que cuenta es la belleza y no el poder llegar a tener una relación con otra persona de distinto sexo, aunque haya consideraciones a tener en cuenta por las que también actuamos como podría ser la edad, se prefiere gente joven a gente mayor, normalmente, osea: la juventud y la salud es un punto a favor, aunque siempre tendríamos al típico pervertido que se lo montaría con una vieja si fuese necesario. resumiendo: si no fuese por nuestra cultura y los prejuicios que en ella se montan nos lo haríamos con hombres o mujeres indistintamente, sólo importaría que nos gustararan de verdad, que nos pareciesen bellos o interesantes. ahora, menos mal,empieza a haber gente que no se corta al decir para preferiría montárselo con fulanita( si es una chica la que habla) que está la hostia de wenorra que con el tiparraco ese de marras que aparte de ser más feo que pizio o pifio( no sé cómo es la verdad) es un gilipollas de mucho cuidado... y la tía se considera heterosexual jejeje

JesRICART
Mensajes: 311
Registrado: 15 Oct 2008, 23:45
Ubicación: world/ciberespacio
Contactar:

Mensajepor JesRICART » 24 Oct 2011, 12:07

Hay una estética de la ética que no pasa por la belleza física, que la trasciende y la alternativiza. La figura más fea te puede enamorar por sus valores, sus actitudes solícitas, su empatía, su amorosidad y su ternura; y al revés, la figura fisicamente mas estupenda, la de los podios del atletismo o las de las pasarelas de sensualidades, te puede dejar frio por no decir inerte en el primer sondeo conversacional. Es la dialéctica de la bellla y la bestia. Sí, hay una conexión del deseo que trasciende el formato corporal (un saco epidérmico para abreviar) y que relativiza la forma en la búsqueda de un fondo energético para el goce de los extrasentidos.

marta114
Mensajes: 13
Registrado: 04 Sep 2012, 13:31

Re: Hacia la Bisexualidad

Mensajepor marta114 » 22 Oct 2012, 13:46

no hay que jartarse con los textos, un poco de resumen y negrita no hacen daño a nadie. Por otro lado no creo q haya ningun camino hacia la bisexualidad. Lo que existe en estos dias es mucha gente perdida en todos los sentidos, incluido el sexual
Última edición por marta114 el 30 Jul 2013, 13:52, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
Fernando
Mensajes: 11280
Registrado: 11 May 2011, 20:16

Re: Hacia la Bisexualidad

Mensajepor Fernando » 31 Oct 2012, 15:48

¡Vaya hombre! Yo que empezaba a creer a los gays que anuncian el número creciente de personas con su tendencia sexual, con lo cual ya me veía yo, junto a cuatro más, al servicio de todas las señoras...

*
"La prensa de izquierda le fabrica a la izquierda los grandes hombres que la naturaleza y la historia no le fabrican" (Nicolás Gómez Dávila).

Avatar de Usuario
DukeEllington
Mensajes: 224
Registrado: 12 Dic 2012, 13:24

Re: Hacia la Bisexualidad

Mensajepor DukeEllington » 18 Dic 2012, 11:18

mariconazos seréis vosotros, yo sé de sobra que nunca lo he sido y no estoy en camino de serlo
"Yo no he sido nunca lo que llaman españolista ni patriotero. Pero ante estas cosas me indigno. Y si esas gentes van a descuartizar a España, prefiero a Franco"

Juan Negrín, presidente del gobierno de la Segunda República y miembro del Psoe

JesRICART
Mensajes: 311
Registrado: 15 Oct 2008, 23:45
Ubicación: world/ciberespacio
Contactar:

Re: Hacia la Bisexualidad

Mensajepor JesRICART » 10 Ene 2013, 22:08

La desventaja heteroxesual frente a la homosexual se demuestra con aritmetica simple: la persona que le atraen y gustan los dos generos, tanto hombres como mujeres, en principio duplica sus posibilidades de relaciones que pretenden el apareamiento puntual o continuado con un partner; por el contrario quienes solo son atraidos por los de sus propios sexo o por el sexo distinto reducen la nómina de gente objetiva a la mitad. Todavia hay quien se averguenza de sus inclinaciones homosexuales latentes y se las sigue autocensurando sobrecargando su dosis de machismo no sea que sospechen que lleva plumas escondidas en el culo. Por encima de la condicion sexual del amante es prioritario que el amante sea tierno y cariñoso, comprensivo y acogedor. Compete a cada dueto de amantes ,sean del sexo que sean, la decision de como gozar de sus cuerpos sin interferencias ajenas o haciendo caso omiso a morales prohibitivas.

dijon
Mensajes: 272
Registrado: 15 Dic 2012, 21:19

Re: Hacia la Bisexualidad

Mensajepor dijon » 13 Ene 2013, 19:53

El niño va donde hay cariño.
La lujuria es uno de los siete pecados capitales. La lujuria llega a tal punto de que un ser humano, se transplante sus organos genitales y otras partes del cuerpo. Es todo una cuestion del sexo obsesivo, de la lujuria. es el gran vacio existencial que pasan las personas y que lo tienen que llenar con algo, o bien con la lujuria, la bula, la envidia, la avaricia, la sobervia, la pereza, la ira.

JesRICART
Mensajes: 311
Registrado: 15 Oct 2008, 23:45
Ubicación: world/ciberespacio
Contactar:

Re: Hacia la Bisexualidad

Mensajepor JesRICART » 23 Ene 2013, 13:27

De los 7 pecados capitales que podemos considerarlos como un buen resumen clásico de un inventario extenso de males creados por el propio ser humano.
Su exposición fue establecida por Gregorio I (Gregorio Magno, el 64 papa del catolicismo, en el sVI dC). El de la lujuria que encabeza los demás es el que mas ambigüedad ofrece. Se le ha querido traducir como todo lo contranatural o lo excesivo Pero ni la homosexualidad ni el lesbianismo tienen per se excesividad (eso depende de cada dueto y hasta donde quieran maximizar su pasión) y la praxis homo puede incluir la penetración anal pero no es esa condición laque determina aquella. Otros juegos homosexuales sin penetración no dejan de ser juegos de placer que no van contra ninguna naturaleza. Además, la naturaleza no es un solo ente ni nadie tiene en exclusiva la interpretación de sus leyes. La naturaleza fisiológica de cada individuo es específica y lo que la de uno admite la de otro rechaza, tanto en los temas lúdicos como en cualquier otra clase de temas.
En una versión reactualizada de los pecados capitales la iglesia católica ni siquiera menciona la lujuria poniendo más el énfasis en el respeto a la vida y al medio ambiente, señalando los transgresores como responsables.
En el ludimos particular es cosa de cada universo privado la frecuencia, la intensidad y el estilo de uso de los placeres. Ningún hijo de dios ni circunstante de la vecindad tiene que decir nada ofensivo al respecto, al contrario debería felicitar a quienes se permiten el placer y son felices por ellos sin hacer daño a nadie. Por desgracia la reivindicación de la homosexualidad (y de la bisexualidad como de la prerrogativa en el mismo ser de sus inclinaciones homo y de sus inclinaciones hetero) no es aceptada por una parte de la población que lo ve como una cultura peligrosa para los genes de su pueblo y para sus descendientes. Los ataques contra manifestantes homosexuales en la URSS o el revival de manifestaciones en contra de esa práctica hacen pensar que la cultura de la tolerancia va en decrecimiento.
Los otros 6 pecados sin excepción si tienen traducciones directamente lesivas tanto para la salud física (la gula que es una de las causas de la obesidad es evidente). La bula no está considerada como pecado capital porque es esa tasa que permitió la iglesia católica a pagar por hacer algunas transgresiones. Es un acto que se podría calificar de avaricia por parte de la iglesia tan interesada en detectar los pecados de los demás y en no aplicárselos a ella. Hablando de eso, la iglesia católica es uno de las organizaciones que mas casuística de pederastia ha dado sin ser juzgada suficientemente ni aun depurada. Forzar alguien a una relación sexual sí es un crimen, mantener relaciones sexuales consentidas por las partes del tipo que sean y entre los diferentes sexos, los dos más los trans, es algo que satisface a los protagonistas sin molestar ala sociedad. Los verdaderos pecados están en otra parte: en los codiciosos, los ladrones y los erosionadotes de la convivencia social.

Avatar de Usuario
SALMA
Mensajes: 435
Registrado: 16 Mar 2015, 09:36

Re: Hacia la Bisexualidad

Mensajepor SALMA » 22 Sep 2015, 01:28

Este hombre que mal està de la cabeza, que serà lo pròximo que diga, si tu eres gay o homosexual, bisexual.
O màs bien no sabes para donde tirar, y te declaras bisexual, no entiendo que es lo que pides...?

Haz lo que sientes siempre de forma consentida y voluntaria, y deja que el mundo haga y sienta lo que quiera.
Lo ùnico que nos faltaba ahora es ser bisexuales, por algùn motivo desconocido, al final comer verduras va a ser malo
porque nos cambia los hàbitos sexuales, acaberemos comiemdo comida de gatos y de perros, para no volvernos locos.
" Son pocos los que prefieren la lìbertad, la mayoria sòlo quieren un amo justo"

Avatar de Usuario
SALMA
Mensajes: 435
Registrado: 16 Mar 2015, 09:36

Re: Hacia la Bisexualidad

Mensajepor SALMA » 06 Nov 2015, 23:08

En la sociedades en las que vivimos parece que existe una cultura intrinseca en el ser humano muy relacionada
con lo biologico y sexual una especie de simbiosis yo diria que casi telepàtica va màs hallà de lo terrenal, y humano
que parece convertir todo lo carnal es una especie de Santo grial de la felicidad, algo asi como un eterno èxtasis.

Todo lo bàsico, todo lo màs instintivo se apodera del alma humana cuando esta no tiene referencia en que apoyarse.
Es decir si vivieramos en la època del "Hombre de Atapuerca" que solo vivieramos para aparearnos, procrear y morir
seria lo màs normal del mundo, pero que ahora en la època actùal pareciera que vivimos rodeados del hombres de Atapuerca
y mujeres de Atapuerca queda como muy arcaico, desfasado, y fuera de lugar.

Realmente el hombre o mujer han evolucionado...?
o seguimos siendo presos de los màs ancestrales orìgenes de nuestra existencia...?

Yo diria que seguimos siendo presos de nuestros màs bajos instintos, y esto no lo digo como critica, o como
si esto fuera algo negativo o malo. Es solo una observaciòn personal no entiendo que exista tanto culto al vicio.
Es decir mucha gente intenta siempre explicar y para ello mete la biologia en todos los lados, e incluso la conducta animal.
Para justificar sus desmanes y excesos con respecto a su impulso sexual, no le basta con que a èl,
le guste sus desmanes.
Sino que tienen que gustarles a todo el mundo, y si no entran dentro de lo que se considera razonable, sale a la luz una nueva versiòn del vicio, del exceso, o de la lujuria, todo siempre dentro de la visiòn personal del cràpula o pervertido de turno.
Que no se cansa de decir lo normal que es èl, y lo sano que son sus vicios, algo delirante y absurdo pavoneàndose por ahi
de lo mucho que abusa de su cuerpo y de lo mucho que disfruta abusando, una especie de masoquismo lujurioso que no tiene fin.
Un no me canso del vicio y cuando màs vicio tengo màs vicio quiero.

Realmente alguien se cree que una conducta promiscua, sin sentido o con el ùnico sentido del placer por el placer
puede hacer feliz a alguien...?
El ser humano necesita buscar un sentido a su existencia, fuera de lo religioso o transcedental, necesita tener un horizonte
en que apoyarse, sea el que sea, su visiòn de la vida no puede ser estar constantemente gimiendo como perro en celo.
Eso en cualquier caso forma parte de un etapa de nuestra existencia, no de nuestra existencia en si, el placer es algo bueno
dentro de un contexto , pero existen muchas màs cosas que dan placer tan bueno o de màs calidad que el sexo.

Pero claro observar un cuadro, disfrutar de una melodia, contemplar un paisaje, deleitarse en un poema.
No es algo orgànico para muchos, ni tampoco es algo biològico, ni siquiera instintivo y animal.
Pero es algo muy humano, es algo hermoso y que nos llena tanto o màs que el mejor orgasmo.
Última edición por SALMA el 30 Ene 2016, 14:30, editado 2 veces en total.
" Son pocos los que prefieren la lìbertad, la mayoria sòlo quieren un amo justo"

Marc
Mensajes: 764
Registrado: 22 Feb 2015, 15:42

Re: Hacia la Bisexualidad

Mensajepor Marc » 08 Nov 2015, 22:05

SALMA escribió:En la sociedades en las que vivimos parece que existe una cultura intrinseca en el ser humano muy relacionada
con lo biologico y sexual una especie de simbiosis yo diria que casi telepàtica va màs hallà de lo terrenal, y humano
que parece convertir todo lo carnal es una especie de Santo grial de la felicidad, algo asi como un eterno èxtasis.


En nuestras sociedades laicas, los diversos ascetismos religiosos no influyen en el conjunto de la población, y eso es algo bueno. Sobre la felicidad pueden sostenerse debates que durarían años, porque fue un asunto tratado ya por los filósofos griegos, cada uno de los cuales dio una respuesta a la pregunta por cómo conseguirla (algunas de las respuestas fueron bastante parecidas) y la propia idea de felicidad ha cambiado en función del período histórico. John Stuart Mill, que fue durante largo tiempo de su vida una persona profundamente desdichada, afirmó que la mejor forma de ser desgraciado es obsesionarse por buscar la felicidad. No creo que lo "carnal", como usted dice, sea lo único que garantice la felicidad, pero me parece que es un fundamento de ella para muchas personas, como lo es la estabilidad económica o el tener amigos, requisitos que ya consideraba Aristóteles en su Etica nicomaquea. Para ser feliz se necesita mucho más que sexo, pero el sexo es un requisito de la felicidad, no para todas las personas, pero sí para la gran mayoría. De todas formas, yo diría que el sexo sin amor, aunque suene cursi, es bastante menos placentero de lo que tendemos a pensar; es el amor el verdadero requisito ineludible de la felicidad, al menos para el conjunto de los seres humanos

SALMA escribió:Todo lo bàsico, todo lo màs instintivo se apodera del alma humana cuando esta no tiene referencia en que apoyarse.
Es decir si vivieramos en la època del "Hombre de Atapuerca" que solo vivieramos para aparearnos, procerar y morir
seria lo màs normal del mundo, pero que ahora en la època actùal pareciera que vivimos rodeados del hombres de Atapuerca
y mujeres de Atapuerca queda como muy arcaico, desfasado, y fuera de lugar.


No todas las cosas “básicas” e instintivas son malas. No sé a qué se refiere usted con eso de no tener referencia en qué apoyarse. No vivimos sólo para procrear, pero, ya que vivimos, pretendemos disfrutar del amor para que la vida sea buena vida, y no un simple sucederse de los días y las noches.

SALMA escribió:Yo diria que seguimos siendo presos de nuestros màs bajos instintos, y esto no lo digo como critica, o como
si esto fuera algo negativo o malo. Es solo una observaciòn personal no entiendo que exista tanto culto al vicio.


Lo que sorprende de su comentario son palabras como "bajos instintos" o "vicio". ¿Follar le parece un vicio? :?:

SALMA escribió:Es decir mucha gente intenta siempre explicar y para ello mete la biologia en todos los lados, e incluso la conducta animal.


En esto estoy de acuerdo con usted; se llama biologicismo, un palabro muy feo que designa una ilícita operación epistemológica que consiste en explicar cualquier fenómeno con los conocimiento que disponemos de biología; algunos no se enteran de que el ser humano es un bicho muy complicado: su comportamiento no puede reducirse a lo biológico, aunque los reduccionistas dirán que los otros aspectos del comportamiento humano son producto de la biología. Yo no estoy ni mucho menos de acuerdo, pero, bueno, éste es otro asunto.

SALMA escribió:Para justificar sus desmanes y excesos con respecto a su impulso sexual, no le basta con que a èl le guste sus desmanes.
Sino que tienen que gustarles a todo el mundo, y si no entran dentro de lo que se considera razonable, sale a la luz una nueva versiòn del vicio, del exceso, o de la lujuria, todo siempre dentro de la visiòn personal del cràpula o pervertido de turno.


La gente es bastante más respetuosa de lo que usted cree, Salma; se trata de que cada cual pueda hacer lo que le venga en gana, siempre y cuando no perjudique a los demás. En otros tiempos, todo el mundo tenía que aspirar a las mismas cosas y ciertos comportamientos eran considerados indecentes por culpa de algunas doctrinas religiosas. ¿No cree usted que la situación actual, al menos en este asunto, es mucho mejor? Yo sí lo creo, aunque en general niego que haya habido un progreso real.

SALMA escribió:Que no se cansa de decir lo normal que es èl, y lo sano que son sus vicios, algo delirante y absurdo pavoneàndose por ahi
de lo mucho que abusa de su cuerpo y de lo mucho que disfruta abusando, una especie de masoquismo lujurioso que no tiene fin.
Un no me canso del vicio y cuando màs vicio tengo màs vicio quiero.


Joder, Salma... No creo que la bisexualidad sea algo de lo que preocuparse... :lol:

SALMA escribió:Realmente alguien se cree que una conducta promiscua, sin sentido o con el ùnico sentido del placer por el placer
puede hacer feliz a alguien...?


Hay doctrinas éticas cuyo principio básico es la obtención de placer, pero la búsqueda obsesiva del placer, como supo ver Eipicuro, sólo trae desgracias. En principio, la promiscuidad no tiene por qué suponer ningún problema, pero mi intuición me dice que, si se prolonga más allá de ciertas edades, es síntoma de algunos desordenes, al menos en general; la mayoría de las personas buscan a partir de ciertas edades relaciones sentimentales estables, sin perjuicio de que muchas de ellas se sucedan en el tiempo: a eso se denomina monogamia sucesiva.

SALMA escribió:El ser humano necesita buscar un sentido a su existencia, fuera de lo religioso o transcedental, necesita tener un horizonte
en que apoyarse, sea el que sea, su visiòn de la vida no puede ser estar constantemente gimiendo como perro en celo.


El sentido de la vida no es el que usted atribuye. En un ensayo que le recomiendo, El arte de amar, el filósofo Erich Fromm afirma más o menos que el sentido de la vida es hallar compañía para evitar la soledad, y que esta tarea ya en sus días se estaba poniendo difícil por culpa del capitalismo, que convierte todo en mercancía, y a causa de que el amor se entiende como una cosa, como el conseguir pareja igual que conseguimos un coche o unos pantalones, y no como un arte, porque para Fromm el amor no se reduce al enamoramiento, sino que es un arte que debe dominarse y que exige esfuerzo personal y virtudes éticas muy poco compatibles con el mundo frívolo y demasiado cambiante del capitalismo.


SALMA escribió:Eso en cualquier caso forma parte de un etapa de nuestra existencia, no de nuestra existencia en si, el placer es algo bueno
dentro de un contexto , pero existen muchas màs cosas que dan placer tan bueno o de màs calidad que el sexo.


El sexo de calidad es un placer de primer orden, pero eso no quiere decir que la vida se reduzca al sexo o que no existan más placeres que el sexo.

SALMA escribió:Pero claro observar un cuadro, disfrutar de una melodia, contemplar un paisaje, deleitarse en un poema.
No es algo orgànico para muchos, ni tampoco es algo biològico, ni siquiera instintivo y animal.
Pero es algo muy humano, es algo hermoso y que nos llena tanto o màs que el mejor orgasmo.


El arte es un placer de minorías, aunque no siempre; en la Atenas de Pericles, todas las personas, cultivadas o no, asistían a las representaciones de las tragedias de los grandes dramaturgos; las tragedias de Shakespeare eran éxitos de taquilla y al entierro de Beethoven asistieron gentes de toda condición, porque su música fue muy popular. Yo he conseguido sin proponérmelo que mis familiares, muy poco dados a disfrutar del arte, le cojan gustillo a la literatura y el cine. La pregunta es qué narices pasa en nuestra época para que interese sólo a la minoría de la minoría. En cualquier caso, el arte es una posibilidad; no pasa nada si alguien no disfruta con él: muchas personas incurren en un prejuicio muy extendido desde la Grecia clásica que consiste en considerar los placeres intelectuales o artísticos como superiores a los corporales. No es así: ambos tipos de placeres están a la misma altura, y cada cual es libre para escoger de qué manera disfrutar, porque tanto da disfrutar con un poema o con el sexo.

Ahora bien, se lo digo sinceramente: aunque me encanta leer, entre dedicar tiempo a un poema y acostarme con mi mujer, con la que estoy desde hace trece años -durante los cuales, como diría Cela, he sido un “unicoño”, añado yo, muy feliz-, elijo lo segundo, precisamente porque estoy de acuerdo con Erich Fromm: el sentido de la vida es hallar alguien con quien compartirla, no por miedo a la soledad, sino porque el compartir la vida es fuente de dicha. Y compartir la vida significa tener relaciones sexuales, lo cual quiere decir que, de entre todos los placeres, el mayor es precisamente éste, porque es el que nos hace más dichosos, sin perjuicio de que también se necesiten otras cosas: una vida compartida en la miseria no es vida.

Cabría hablar de placer sentimental, no de placer corporal, porque el sexo (también el arte, por cierto, que entonces estaría en el mismo grupo que el placer sexual, si lo pensamos bien) es en el fondo algo sentimental: por eso muchos elegimos cuidadosamente con quienes nos acostamos, porque no vale con cualquiera, y este comportamiento selectivo, el que verdaderamente abunda en nuestros días, está bastante distanciado de lo que habitualmente se entiende por promiscuidad, a pesar de lo que se suela decir. En todo caso, quien quiera ser promiscuo, que lo sea, siempre y cuando no perjudique a sus parejas sexuales y su promiscuidad no revele problemas para el comprmiso.

Saludos.
Última edición por Marc el 13 Nov 2015, 00:08, editado 1 vez en total.
«Antes de seguir hablando de cultura señalo que el mundo tiene hambre, y no se preocupa por la cultura; y que sólo artificialmente pueden orientarse hacia la cultura pensamientos vueltos nada más que hacia el hambre.»

Antonin Artaud

Avatar de Usuario
SALMA
Mensajes: 435
Registrado: 16 Mar 2015, 09:36

Re: Hacia la Bisexualidad

Mensajepor SALMA » 10 Nov 2015, 10:04

Pues me parece muy bien su punto de vista, cada cual tiene el suyo y yo, tengo el mio.
" Son pocos los que prefieren la lìbertad, la mayoria sòlo quieren un amo justo"

Avatar de Usuario
SALMA
Mensajes: 435
Registrado: 16 Mar 2015, 09:36

Re: Hacia la Bisexualidad

Mensajepor SALMA » 10 Nov 2015, 10:28

Japòn lider en consumo de sexo, es el pais donde menos sexo se pràctica.
Este video es muy interesante.

https://www.youtube.com/watch?v=jsvq5KeHdiA
" Son pocos los que prefieren la lìbertad, la mayoria sòlo quieren un amo justo"

Avatar de Usuario
SALMA
Mensajes: 435
Registrado: 16 Mar 2015, 09:36

Re: Hacia la Bisexualidad

Mensajepor SALMA » 10 Nov 2015, 10:31

Y este habla de como pienso yo, que vivimos en una sociedad hipersexualizada.

http://www.mitele.es/programas-tv/cuart ... grama-374/
" Son pocos los que prefieren la lìbertad, la mayoria sòlo quieren un amo justo"


Volver a “Filosofía”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado