Criterios de Vida: paliativos para una existencialidad inexplicada.

JesRICART
Mensajes: 420
Registrado: 15 Oct 2008, 23:45
Ubicación: world/ciberespacio
Contactar:

Criterios de Vida: paliativos para una existencialidad inexplicada.

Mensajepor JesRICART » 25 Ene 2019, 18:19

Criterios de Vida: paliativos para una existencialidad inexplicada. jesRICART
Lo que el Dr. Miguel Ruiz en su libro Los 4 acuerdos (Urano ediciones, 1998) considera acuerdos con uno mismo siguiendo la tradición tolteca : 1. Uso impecable de las palabras, 2. no tomarse nada personalmente 3, no hacer suposiciones y 4 maximizar la dedicación a las actividades, cuadrangulatura del circulo de la vida que ha de permitir una vida maravillosa y un autocontrol al cien por ciento, yo lo venia tomando como criterios básicos tomados por la vía empírica para una mayor calidad de vida.
Siguiendo su orden: uno, la precisión lingüística evita la adulteración comunicativa o cuando menos sirve para poner en evidencia a quienes la intoxican. Dos, objetivizar los hechos y eventos por lesivos que te puedan suponer hay que tratarlos de una manera no subjetivista, es decir no paranoica, descubriendo sus propias dinámicas que les llevan a estallar sin que necesariamente tengas el menor grado de corresponsabilidad. Tres, No dejarse llevar por los pregrabados culturales y los prejuicios para analizar las situaciones es fundamental para no anteponer las conclusiones a las averiguaciones. Sin embargo en este punto cabe hacer una matización por no decir un discrepancia: la suposición o el supuesto es el modo vulgar o banal de expresar hipótesis. Estamos continuamente imaginando posibilidades de futuribles sin tener garantías de ellos o conductas ajenas sin que nada las haya garantizado. Cuatro, constituirte en autor de ti mismo sacando el máximo de provecho a tu vida. En este ultimo también hay una matización a plantear: hacer más, en el sentido físico uy temporal (dedicar mas horas o sudar mas o llenarte de actividades) no se traduce siempre por ser más efectivo o mejor. Los brokers y ejecutivos de numerosas empresas multinacionales dejan su piel en sus empleos y ni eso significa que lo hagan bien ni que sean más felices ni que el mundo vaya a mejor. El activismo por el activismo es tan o más cuestionable que la pereza por la pereza: ésta no suele interferir en los procesos naturales, mientras que aquella, la actividad o la hiperactividad puede dañar lo que toca si no se previene con garantías de respeto por lo tocado o tratados.
Tenemos 4 aspectos de un autocompromiso que en principio están bien como punto de partida, sin que superen las pautas dadas por cualquier otro libro de autoayuda. El de M. Ruiz es fácil de leer, se hace de una tacada, en no más de 2 horas. La letra gorda de la impresión editorial y las poco mas de 150 páginas impresas facilitan la actividad lectora.
En torno a esos puntos aporta valiosas consideraciones como la de la ficción del ser fingiendo los roles esperables en sociedad. Da en la diana cuando afirma que nos convertimos en copias de las creencias de nuestros instructores.
Considera al ser humano como el animal más erróneo y por cuyos errores se pasa toda la vida pagándolos. El resto de fauna es más liviana con los suyos, y, cabe añadir, raramente los repite.
Sorprende por un momento que considere que la verdad no está por descubrir ya que vivimos en ella y está hallada, l oque sucede es que los preconceptos interpretativos impiden verla.
Su afirmación de que el peor maltratador es uno consigo mismo es otra de las dianas estupendas de este libro. Es una observación a tener muy en cuenta ya que está muy relacionada en la vinculación un tanto compinchada que toda victima tiene con su victimario de turno.
Llamada a la educación o a las instrucciones familiares domesticación lo cual es una gran precisión lingüística. Su valoración de la gran importancia que tiene el lenguaje en el impacto cerebral concuerda con mi tesis sobre el poder lesivo de la palabra en la formación de la psicopatología.
Aunque se posiciona con la tesis inmaculada de que ”la verdad nos hará libres” resulta contradictorio con la evidencia de la hegemonía de la mentira y la complicidad mundial en compartirla. Reconoce que la sociedad se posiciona entorno a la propagación de chismes, algo totalmente confirmado por el tratamiento en forma de espectáculo de las noticias, las que sean, todas. Predice la de cambios que se producen con la precisión lingüística sin mencionar que lo que menos aceptan los interlocutores instalados en la mentira es que se le señale las cosas por su nombre y que al hacerlo los pone en fuga. Eso se ha convertido en un fenómeno de tal magnitud que son los menos los continuistas verbales que siguen manteniéndose unidos a unos mismos temas, los más emprenden la escapada.
Valiosa la puntualización que hace de la adicción humana al sufrimiento y a su perpetuación. Habla de un acuerdo tácito común en sufrir, no le falta razón, “Quitarse la máscara social resulta doloroso” – dice- ¡impecable!. Lo increíble es que hay quienes aceptando esta idea y frase no admitirán en el mismo contexto conversacional que se están mintiendo con sus escenografías e interacciones sociales. La automentiras es una constante biográfico-existencial. Me pregunto qué haríamos en el supuesto de que nonos mintiéramos nunca. ¿acaso `podríamos sobrevivir frente a la desesperanza absoluta y el sin sentido total? Necesitamos creer, y al reinventarnos nos rehacemos como personajes de ficción.
Desbarata la idea del amor como la alternativa de cambio de los demás. El amor no cambia a quien no se quiera cambiar, dice y lo apoyo rotundamente.
Propone la autoexculpación por la parte propia que te toque y la exculpación de los demás por el daño que te hicieran. Es una de esas ideas del “perdonavidas” de las películas que solo sale en las películas de bajo presupuesto. La exculpación lleva por complemento binomial el perdón. ¿De verdad que para vivir es necesario el perdón de todo y de todos por criminales que fueran? ¿No sería eso un factor de reforzamiento de su criminalidad?
La culpa propia es un efecto psíquico, mental que impacta en todo el organismo, consecuencia de la irresponsabilidad. Si se reconoce la culpa por tal condición cabe tomarla como un factor de consciencia. Lo opuesto, el menor sentimiento de culpa por muchas que sean las irresponsabilidades con efectos terribles de destrucción es la condición característica de la psicopatía.
Por suerte en la página siguiente defiende la libertad de ser nosotros mismos, expresándonos tal como somos. Eso nos coloca en el escenario antes mencionado del conflicto con quienes son refractarios a que se precisen los hechos y circunstancias, especialmente aquellos que le involucran en lo personal.
En su apología de los tolteca hace una gran aportación afirmando la inexistencia de líderes o de seguidores donde cada cual ha de vivir su propia verdad. Lo que me ha llegado de los toltecas de los siglo IX-XII es que fue una sociedad guerrera y militarista, organizada en castas. Textcatlipoca era su dios guerrero voraz de victimas que obligaba a su pueblo a una incesante guerra para satisfacérselas mediante el sacrificio de los prisioneros, aunque tambien es cierto que en Tula, la capital tolteca, fue impuesto transitoriamente el culto a Quetzalcoatl el dios pacifista de loes teotiahuacanos.
La contribución de M. Ruiz en este libro es recordarnos que todos lo seres humanos domesticados estan/mos enfermos, una enfermedad sustentada por el miedo. Miedo a la pérdida, añado, aunque no se sepa explicar exactamente a qué. propone una lucha contra los arquetipos del< Juez> y de la <Víctima>.
Como técnica propone hacer un inventario de todo lo que eres (a lo que cabe añadir, la lista de los haceres. De los pensares, de los actos, de los contactos, de los temas,…) algo que en distintas líneas de psicoterapia se emplea como forma de autointrospección, autoconciencia y rectificación. Esa sola técnica permite el arte de la transformación. Lo que te convierte en maestro de tu vida. Me resisto a aceptar su idea de “la repetición hace al maestro”, (los cuadros de manías repetitorias confirman al maniaco en el trastorno obsesivo compulsivo) salvo en su versión de la excelencia se consigue mediante la práctica.
Muy valiosa su observación del quantum de energía diaria con el que empezamos cada dia y que cualquier tensión o conflicto lo puede desbaratar o reducir. ¿Quién no ha tenido experiencias convivenciales con convivientes que actúan como saboreadores de tu energía aunque no fuera su intención? As veces e peor enemigo es el que duerme en casa y en tu cama. Trata de poner remedio a eso que hemos heredado de manera tan consolidad del siglo XX en cuanto no confiar en nadie ni en nada, que lo aduce, claro está, al miedo al mundo. ¿Se puede vivir en la sociedad maxipeligrosa sin miedo? Quien no experimente o haya experimentado ninguna situación de miedo con un peligro real que levante el dedo. Lo que ha dejando las experiencias del miedo es una prevención estructurada para cualquier situación, personaje o conducta que lo recuerden y regurgiten. El ideal de la dicha es no tener ninguna tensión por ningun tipo de factor insegurizante.
No estoy seguro de que M. Ruiz aceptara los conceptos que manejo tanto a los arquetipos antes referidos (juez y victima) como a conceptos tan cruciales como el de perdón, miedo y maltrato. Tal vez el considere que el maltrato comienza con la autocritica, esa herramienta que nos sirve en reconocernos en lo que somos y a partir de ello avanzar. Si admite que la verdad es como un escalpelo, el escalpelo hielo arrancando las costras (la mascarada) de las mentiras de las propias y de las ajenas.
Der los posibles miedosa liberarnos está el de entregar y no recibir, amar y no ser amado, dar y no ser correspondido. Esto concuerda, entiendo, con el 4to criterio que hemos reflexionado hoy: el de la actividad y proyección a los propios sueños o diseño de vida, pasen o no pasen – añado ahora – a la entrega altruista a los demás.
Terminas con una apología al amor al que considera que es el que proporciona un estado de dicha perpetua, eso sí, pasando por alto el pequeño detalle de explicar lo que es eso. amor la gran y compleja palabra por la que nos venimos desviviendo desde siempre.

Volver a “Filosofía”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados