Wikileaks: la batalla entre comunicación y terrorismo

Política Internacional (exterior a la U.E.)
malavito
Mensajes: 679
Registrado: 19 Nov 2006, 17:28

Wikileaks: la batalla entre comunicación y terrorismo

Mensajepor malavito » 26 Oct 2010, 00:13

No cabe ninguna duda de que la sociedad contemporánea está marcada por dos grandes elementos: la globalización y el terrorismo. Vivimos en el mundo más interconectado que jamás hayamos conocido en la Historia. Y, en ausencia de grandes y declarados conflictos internacionales (sí hay numerosas y sangrantes guerras civiles y entre Estados vecinos), el terrorismo asoma como la principal amenaza. Por ello, la comunicación, a través de los grandes medios, resulta esencial a la hora de que el ciudadano comprenda las principales confrontaciones, que en muchos casos devienen en terrorismo. Y es que, según nos cuentan, vivimos inmersos en la Tercera Guerra Mundial, la de “la democracia contra en terrorismo”. El reto no es pequeño...

Dicho esto, ¿somos conscientes en la sociedad occidental de hasta qué punto los medios de comunicación son una punta de lanza esencial de cara a la gran batalla que se libra en nuestros días? Si vivimos narcotizados, indolentes ante las grandes injusticias que se desarrollan a nuestro alrededor, es porque a muchos núcleos de poder les interesa que esto ocurra así. El último ejemplo lo hemos tenido con la gran gesta protagonizada por Wikileaks (un contrapoder en la Red, un aldabonazo en las conciencias de todos los periodistas) y su publicación en Internet, el pasado fin de semana, de casi 400.000 documentos secretos del Pentágono en los que se reflejan muchas vergüenzas que eran bien conocidas (y ocultas) por el ejército de Estados Unidos en lo referente a la Guerra de Irak: asesinatos y torturas por los aliados iraquíes (escondidas y permitidas por el amigo americano), bombardeos estadounidenses contra cientos de inocentes (“daños colaterales”)... ¿Y cuál ha sido la respuesta a tamaña ignominia?

¿Qué han dicho Bush, Blair y Aznar? Al no estar ya ninguno de los presidentes de la alianza de las Azores (¿por ello no cabe ninguna explicación? ¿No hay responsabilidades?), vayamos por países: en Reino Unido, el primer ministro, David Cameron, pese a estar entonces en la oposición, tal vez por haber apoyado la guerra (y por miedo a qué se encontrará al tirar de la manta y/o a molestar al amigo americano), ha dado la callada por respuesta. Sólo ha salido al frente el viceprimer ministro, el liberal Nick Clegg, solicitando una investigación. En España, mudos Aznar y Rajoy, entonces responsables en el Gobierno, ha tenido la gran “ocurrencia” el vicesecretario de comunicación popular, Esteban González Pons, quien ha instado a que Wikileaks investigue “a Rubalcaba” por sus años en la época de los GAL y sus actuales “secretos”... ¿Qué hace el Partido Popular, el partido que metió a España en la Guerra de Irak, cuando salen a colación las brutales consecuencias escondidas de ésta? Reírse de las víctimas iraquíes e ironizar, aprovechando para criticar al Gobierno Zapatero... ¿Y los Estados Unidos de Obama? Silente el presidente Nobel de la Paz, su secretaria de Estado, Hillary Clinton, sólo dice que Wikileaks “pone en peligro la seguridad nacional”. Y nada más.

¿Cuándo seremos conscientes de que bajo principios irrefutables como libertad, democracia y seguridad nuestros gobernantes nos manipulan, en numerosas ocasiones, para conseguir fines alejados de la verdad que preconizan? ¿Cuándo nos daremos cuenta de que el terrorismo es una realidad, pero que la etiqueta de “terrorista”, para una persona o un Estado, es el finísimo filo por el que se justifican guerras y latrocinios inmorales? ¿Y cuándo sabremos distinguir el momento en que un medio de comunicación, corrompiendo su función, se deja comprar por un poder (político y/o económico) para “vendernos” una amenaza que a lo mejor es ficticia?

Un ¿medio de comunicación? como Libertad Digital, el portavoz web del liberalismo internacional y desaforado por excelencia, nos ha servido el último ejemplo de este servilismo: de la filtración de Wikileaks, que detalla torturas, asesinatos y masacres amparadas y ocultas por Estados Unidos, sólo destaca como noticia que ésta “documenta la existencia de armas de destrucción masiva en Irak”. Que este armamento, según recoge la propia información, saliera del “mercado negro” y que hiciera referencia a “unos contenedores que contenían armas químicas como gas mostaza, azufre líquido y tóxicos empleados como armas durante la Primera Guerra Mundial”, y, por el contrario, no se refiera a un gran plan industrial dirigido por el Gobierno de Sadam Hussein..., ¿no hace pensar a Libertad Digital que ha buscado la aguja de la justificación en el pajar de un inmenso pantano de excrementos y muerte?

¿Merece la pena emponzoñar la credibilidad periodística? ¿Y la propia conciencia?

Desgraciadamente, mercenarios como Libertad Digital son legión, en un sentido y en otro, en esta Tercera Guerra Mundial de “la democracia contra el terrorismo”.

MIGUEL ÁNGEL MALAVIA

http://blogs.periodistadigital.com/laho ... more281845

Volver a “Política Internacional”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados