Probando y Defendiendo la FE

menganito
Mensajes: 212
Registrado: 14 Abr 2017, 21:17

Probando y Defendiendo la FE

Mensajepor menganito » 24 Abr 2017, 14:31

EN DEFENSA DE LA FE

Voy a subir varios posts (las 6 partes que componen el hilo), en ellas abordaremos distintos aspectos sobre la FE. En especial intentaremos demostrar que la etiqueta o paradigma de que la FE es contraria a la RAZÓN no se sostiene y solamente es mantenida por ignorantes o personas que quieren destruir lo que representa la fe (de forma nada razonable, por cierto).



1ª.- Parte: FUNDAMENTOS DE LA FE.
Una acusación común hacia los cristianos es: ¡Los cristianos me enferman, todo lo que tienen es una fe ciega!
Insinuando el acusador que para ser cristiano hay que cometer un suicidio intelectual. Negar toda razón.
Personalmente pienso que la creencia involucra el corazón, la mente, la voluntad y las emociones de cada uno.


LA FE CRISTIANA ESTÁ BASADA EN LA EVIDENCICIA.
Es una fe que aunque va más allá de lo razonable no va contra la razón. Fe es la certidumbre del corazón en lo adecuado de la evidencia.

La FE CRISTIANA es una FE OBJETIVA,
Y debe tener un objeto.
El concepto cristiano de “fe salvadora” establecen una relación de uno con Cristo (el objeto) y se opone al uso filosófico del término. El cristiano debe rechazar la expresión corriente de “no importa lo que uno crea, siempre que crea”.

Es así porque el valor de la fe cristiana no está en el que cree, sino en el objeto de su fe, así si se pudiera demostrar que Cristo no resucitó de entre los muertos no tendría sentido seguir manteniendo la fe cristiana.
La FE CRISTIANA es FE EN CRISTO y su valor no está en el que cree sino en aquél en el cual se cree. No en el que confía, sino en aquél en cual se confía.

Los musulmanes (o budistas; etc.) suelen decir que tienen más fe en Mahoma que los cristianos en Cristo. Puede ser, pero el cristiano está salvo pues no importa cuanta fe tenga uno sino más bien cuál es el objeto de su fe. Eso es lo importante en la perspectiva cristiana de la fe.
Sería un error imaginar que las características de una religión histórica se mantendrían si el Cristo de los teólogos estuviera divorciado del Jesús histórico.

Los redactores del Nuevo Testamento fueron testigos ocualres, directos de los hechos, o recogieron los testimonios de primera mano de testigos presenciales. Conocían perfectamente la diferencia entre mito, leyenda y realidad.

Hay una gran diferencia entre la mitología (griega, por ejemplo) y los eventos de la vida de Jesús (nacimiento virginal, resurrección, etc.).
Los hechos y eventos aplicados a la mitología NO se refieren a seres reales de carne y hueso sino seres de leyenda.
Mientras que los eventos y hechos aplicados a Cristo se refieren a una persona a la que los redactores conocieron en la historia dimensional de tiempo y espacio, un personaje histórico que conocieron real y personalmente.

Los redactores del Nuevo Testamento apelaron a conocimientos de primera mano que tenían sus lectores y oyentes respecto a la evidencia y los hechos de la persona de Cristo. Los redactores no dijeron solamente: “escuchen, nosotros vimos esto o escuchamos aquello ...” sino que se expusieron ante sus más grandes críticos y adversarios diciendo: “vosotros también sabéis estas cosas y también las habéis visto y oído personalmente

Los apóstoles fueron testigos de la vida de Jesús resucitado (Lucas 24:48; Juan 15:27; Hechos 1:8; 2:32; 3:15; 4:33; 5:32; 10:39; 10:41; 13:31; 1 Corintios 15:4-9; 1 Corintios 15:15; 1 Juan 1:2; Hechos 22:15; Hechos 23:11; Hechos 26:16).


LOS PREJUICIOS HISTÓRICOS.
Algunos afirman que si se pretende estudiar históricamente la vida de Cristo nos encontraríamos con un hombre notable, pero no con el Hijo de Dios. Es decir, siguiendo el método histórico jamás podría descubrirse la resurrección. Pero ¿Es esto cierto?
Muchos estudiosos de la historia están convencidos de que no hay Dios, que los milagros no son posibles, que vivimos en un sistema cerrado y no hay vida sobrenatural.
Cargados de prejuicios inician su investigación “crítica, abierta y honesta” de la historia.
Así cuando estudian a la vida de Cristo y leen respecto de sus milagros o la resurrección concluyen que no hubo tal milagro o resurrección pues saben (filosóficamente, no históricamente) que no hay Dios ni milagros. Por tanto tales cosas no pueden ser posibles. Así se eliminan la resurrección, los milagros, la vida sobrenatural antes siquiera de haber iniciado la investigación histórica.

Pero estas presuposiciones no son referencias ni estudios históricos, son simples prejuicios filosóficos. Su manera de ver la historia se basa en la “presuposición racionalista” de que Cristo no pudo levantarse de entre los muertos. En vez de acudir a datos históricos simplemente eliminan esa posibilidad por una especulación metafísica, de una forma para nada científica ni histórica.

El hecho de la resurrección o los milagros no pueden desdeñarse, a priori, sobre bases filosóficas racionalistas. Los milagros o la resurrección sólo son imposibles si se definen de esa manera, pero tal definición excluye la adecuada investigación histórica.

Kant demostró que todos los argumentos y sistemas comienzan con presuposiciones, pero esto no significa que todas las presuposiciones sean igualmente deseables.
Es mejor empezar con presuposiciones de método (que nos llevarán a la verdad) que con proposiciones de contenido substantivo (que ya suponen que hay un cuerpo de verdad).
En el mundo moderno hemos descubierto que las presuposiciones del método empírico cumplen mejor esta condición; pero hay que notar que estamos operando, únicamente, con las presuposiciones del método científico, no con las presuposiciones racionalistas del cientificismo.

El argumento más fuerte contra el escepticismo histórico es que el hombre que duda de la posibilidad de una correcta evidencia y tradición histórica no puede, por la misma razón, aceptar su propia evidencia, juicio e interpretación. Tal persona no podría limitar su duda a su crítica histórica, debe operarla en todas las facetas de su vida. Al hacerlo descubrirá que le falta la evidencia conclusiva en todos los aspectos de su vida, incluso los que había considerado garantizados, porque ya no tendrá ningún tipo de evidencia sobre nada. Se vería forzado a aceptar un escepticismo filosófico general que va aparejado con su escepticismo histórico.
Así el escepticismo filosófico general es un juego intelectual que puede ser interesante especulativamente, pero nadie podría vivir con él en el mundo real.

Hogaño hay una fe cristiana muy extendida que considera las afirmaciones de la fe cristiana como declaraciones confesionales que los individuos aceptan en calidad de miembros de la comunidad creyente. Sin dependencia de la razón o la evidencia.
Estas personas no admiten que la investigación histórica tenga algo que decir sobre la singularidad de Jesús. Se muestran escépticos sobre la posibilidad de conocer algo que tenga que ver con el Jesús histórico.
Yo pienso que la revelación histórica de Dios en Jesús de Nazareth debe ser la piedra angular de cualquier fe cristiana. Cualquier interrogante histórico sobre el genuino Jesús que vivió en Palestina hace 20 siglos es fundamental.

Los eventos históricos son únicos y la prueba de su autenticidad puede ser únicamente el método documental aceptado que seguimos. Ningún historiador tiene derecho a usar un sistema cerrado de causales.
¿Qué nos ocurre, como historiadores, cuando encontramos sorpresas que contradicen nuestras expectativas, incluso nuestras convicciones e incluso la totalidad de la comprensión de la verdad de nuestra época?

La labor del historiador no es construir una historia de nociones preconcebidas, ajustándolas a su gusto, sino reproducirla a partir de la mejor evidencia y dejar que ella hable por sí misma.

Es muy útil para comprender los prejuicios de la gente al entrar en contacto con la historia. Es decir, el que niega la existencia de Dios no está entre los que creen e la Biblia. De igual modo que un musulmán convencido de que Dios no puede engendrar no aceptará como Palabra de Dios un libro que enseñe que Cristo es el unigénito de Dios.

Unos creen que Dios no es una persona, que “solo” es la causa Última, el Fundamento del Ser, estos estarán predispuestos a rechazar la Biblia como la auto revelación personal de Dios. Se basan en la premisa de que la Biblia no puede ser la palabra personal de YO SOY EL QUE SOY (Ex. 3:14).

Otros rechazan lo sobrenatural y no quieren dar crédito al libro que enseña que Cristo se levantó de entre los muertos.

Aquellos sostienen que Dios no puede comunicar su verdad sin distorsión a través de hombres pecaminosos, por tanto, para ellos la Biblia, al menos en parte, es una obra simplemente humana.


DEFINICIÓN BÁSICA DE LA HISTORIA.
Todos tenemos un conocimiento del pasado basado en testimonios. Y aunque muchos dicen no estar de acuerdo aceptan que creen en Cristóbal Colón, o Alejandro Magno, pero hoy, ahora, no hay nadie que le haya conocido personalmente. Por tanto la única manera de saberlo es mediante el testimonio.
De hecho el 95% de nuestros conocimientos son fruto del testimonio. Cualquiera que niegue la existencia de las Filipinas (porque nunca estuvo allí) o de Alejandro Magno (porque nadie le conoce) sería un idiota.
Pero hay que tomar una cautela, vigilar y contrastar la veracidad de los testigos.


PROBANDO LA EXISTENCIA DE DIOS.
Es frecuente acusar al cristiano de dar un salto en la obscuridad.

Según Hume la evidencia histórica no tiene valor por cuanto no puede establecer la verdad absoluta.
Y según John W. Montgomery estamos en desventaja para hacer elecciones significativas a priori.

La resurrección de Cristo nos provee de una base en la PROBABILIDAD HISTÓRICA para poner a prueba la fe cristiana.
Admitimos que la base es únicamente la probabilidad, algo que no es seguro 100%. Pero la probabilidad es, sin embargo, la única base sobre la que los seres humanos (finitos) podemos tomar nuestras decisiones.

Solamente en la lógica deductiva y en las matemáticas puras se encuentra la “certidumbre convincente” pues ellas se derivan de axiomas formales que tienen su propia evidencia (por ejemplo la tautología si A, luego A) pero no involucran un asunto de hecho.
Es cuando entramos en el campo de los hechos es cuando dependemos, totalmente, de la probabilidad. Puede parecernos poco afortunado, pero es inevitable.

John W. Motgomery dice en sus artículos, sobre historia y el cristianismo: “de demostrar que el peso de la probabilidad histórica yace del lado de la validez de las declaraciones de Jesús de ser el Dios encarnado, el Salvador de la humanidad, y el Juez venidero del mundo. Si en efecto la probabilidad apoya estas declaraciones (¿y pueden negarse si se estudian las evidencias?) entonces debemos actuar a favor de ellas".


EXCUSAS INTELECTUALES.
El rechazo de Cristo, generalmente, no es una cuestión de la mente sino más bien de la VOLUNTAD. No suele tratarse de un “no puedo” sino de un “NO QUIERO”.

Muchos exponen excusas intelectuales, pero realmente hay muy pocos con PROBLEMAS intelectuales. Las excusas suelen encubrir multitud de razones.
Tenemos gran respeto por el que se ha tomado el trabajo de investigar las aseveraciones de Cristo y honestamente concluye que no puede creer. Estamos en armonía con el que sabe por que no puede creer (basado en hechos y la historia) pues nosotros sabemos por qué creemos (basados en los hechos y la historia) por lo que tenemos una base común si bien llegamos a conclusiones diferentes.

La mayoría rechazan a Cristo por una de las siguientes razones: Ignorancia, Orgullo, y/o problema moral.

Es frecuente el caso de los que afirman tener un problema intelectual para no creer en Cristo. Al preguntarles ¿por qué no puedes creer? Responden el Nuevo Testamento no es digno de confianza.
Pero si se les repregunta: Si te demostrara que el Nuevo Testamento es una de las obras más dignas de confianza ¿creerías?
Replican con un rotundo NO
Entonces queda demostrado que el problema no es intelectual ni de la mente, es de VOLUNTAD.

Igual ocurre cuando se les pregunta: si te demostrara, sin sombra de duda, que Cristo resucitó de entre los muertos y es Hijo de Dios ¿Lo aceptarías como tu Salvador?
La respuesta suele ser un NO enfático.
Nuevamente encontramos el obstáculo en la voluntad, no en la razón.

Pongamos de ejemplo a dos ateos célebres: Aldous Huxley y Bertrand Russell.
Huxley admitió sus propios prejuicios (End and Means, pg. 270) cuando dice: “yo tenía motivos para no desear que el mundo tuviera un significado; en consecuencia supuse que no lo tenía y pude hallar sin dificultad razones satisfactorias para dicha suposición. El filósofo que no halla significado en el mundo no está preocupado simplemente por con un problema de metafísica pura, sino que su preocupación también será probar que no hay razón valedera por la cual él no debiera hacer como desea hacer … En lo que a mí concierne, la filosofía de la falta de significado fue esencialmente un instrumento de liberación sexual y política”.

Russell es un ateo inteligente que sin embargo no hizo un examen cuidadoso de las evidencias del cristianismo. En su ensayo Porqué no soy cristiano, ni siquiera consideró la evidencia de y para la resurrección de Jesús y, por sus propias declaraciones es dudoso que siquiera hubiera leído el Nuevo Testamento.
Es inconcebible que alguien no tome en cuenta la resurrección en lo que vale siendo el fundamento del cristianismo.




2ª Parte.- LA BIBLIA.

La característica que mejor describe La Biblia es que es un libro ÚNICO.
Único como lo describía Webster: 1.- uno y especial. Singular, solo. 2.- diferente de todos los otros; sin igual o semejante.

Según el profesor M. Montiero-Willians, ex profesor de Sánscrito que pasó 42 años estudiando los libros de Oriente, dijo, al compararlos con la Biblia: “apílelos, si quiere, al lado izquierdo de su mesa, pero coloque la Biblia en el derecho, sola, y con un amplio espacio entre ambos lados porque hay un abismo entre ella y los así llamados libros sagrados del Oriente, abismo que separa a ésta de los otros en forma total, sin esperanza, y para siempre … un abismo tan profundo que no puede ser traspasado por ninguna ciencia de pensamiento religioso”.

La Biblia es un libro único en muchas formas de los demás, entre otras porque:

1º.- Es Único en su Continuidad:
Es un libro escrito a lo largo de unos 1.600 años, durante 60 generaciones, por más de 40 autores diferentes de toda clase social (reyes, campesinos, filósofos, pescadores, poetas, estadistas, eruditos, …).
Escrito en diferentes lugares: desierto, en la cárcel, en un palacio, mientras viajaba, en la isla de Patmos, en medio de campañas militares, etc.
Escrito en diferentes épocas, en guerra y en paz.
Escrito desde muy diferentes estados de ánimo: entusiasmados de gozo o desde la tristeza más profunda y la desesperación.
Escrito en tres continentes: Asia, África y Europa.
Escrito en tres idiomas: hebreo (idioma del Antiguo Testamento), arameo (lengua franca del VI al IV a.d.C) y griego (idioma internacional en época de Cristo).
Abarca, en su material, cientos de casos y asuntos de controversia que generan discusiones y opiniones contrarias. Pese a todo, sus autores hablaron sobre cientos de estos asuntos con armonía y continuidad, desde el Génesis hasta el Apocalipsis. Siempre con una única historia en desarrollo: “la redención humana efectuada por Dios”.

A primera vista la Biblia parece ser una colección de literatura, principalmente judaica, pero no es una simple antología, mantiene una unidad en su conjunto y la Biblia carece de antologista que recopilara todo el material.


2º.- Única en su Circulación:
La Biblia ha sido leída y publicada más que cualquier otro libro. Ningún libro ha generado tantas copias, totales o parciales en toda la historia.
Solamente la Sociedad Bíblica Británica debe, para satisfacer su demanda, producir una cada tres segundos, día y noche, todos los días del año que despacha a varias partes del mundo en 4.583 bultos que pesan unas 490 toneladas.
Todo esto, evidentemente, no prueba que la Biblia sea la palabra de Dios, pero sí que es un libro único.

3º.- Única en su Traducción:
Es el primer libro que se tradujo: La Septuaginta (traducción griega del A.T. Hebreo, unos 250 años antes de Cristo).
La Biblia ha sido traducida, vuelta a traducir y parafraseada más que ninguna otra obra del mundo.
Según la Enciclopedia Británica, en 1996, la Biblia entera estaba editada en 240 idiomas y dialectos. Uno o más libros completos de la Biblia en 739 idiomas adicionales, es decir, en total, en más de 1.280 idiomas.
Entre 1950-1960 trabajaban más de 3.000 traductores bíblicos.


4º.- Única en Supervivencia:

RESISTENCIA TEMPORAL:
Escrita en materiales perecederos, teniendo que ser copiada y recopiada durante cientos de años antes de la invención de la imprenta. Pero ello no perjudicó ni su estilo, ni su corrección ni su existencia.
La Biblia, comparada con cualquier otro escrito antiguo, tiene más evidencia manuscrita que diez piezas cualesquiera de escritura clásica juntas.

Según A.T. Robertson (autor de la gramática más completa del N.T. Griego) escribió: “existen, al menos, unos 8.000 manuscritos de la Vulgata Latina, y cuando menos otros 1.000 de otras versiones primitivas, a los que hay que añadir unos 4.000 manuscritos griegos. A parte de ello gram parte del N.T. Puede reproducirse de las citas de los escritores cristianos primitivos”.

John W. Montgomery (History and Christianity) dice: “mostrarse escéptico respecto del texto resultante del Nuevo Testamento equivale a olvidarnos de todos los clásicos de la antigüedad porque ningún del período antiguo tiene tal respaldo bibliográfico como el N.T

Los judíos preservaron la obra como ningún otro manuscrito ha sido preservado jamás. Con su masora (parva, magna y finalis) llevando la cuenta de cada letra, sílaba, palabra y párrafo. Había especialistas con la misión exclusiva de preservar y transmitir estos documentos con suma fidelidad, prácticamente perfecta. ¿Quién contó jamás las letras o sílabas o palabras de Cicerón, Séneca, Platón o Aristóteles?
Sobre el N.T. Hay cerca de 13.000 manuscritos, completos e incompletos solo en griego, pero hay otros idiomas que han sobrevivido desde la antigüedad. Ninguna obra clásica antigua cuenta con tal respaldo.

John Lea (The Greatest Book in the World) comparó la Biblia con las obras de Shakespeare. Sorprende que las obras de Shakespeare en unas décadas se hayan corrompido y sea más incierto que la Biblia con diez veces más de existencia y que durante 15 siglos sólo estuvo en forma manuscrita.
Salvo unas 15 excepciones el texto de cada versículo del Nuevo Testamento puede decirse que está de tal modo establecido por el consenso general de los eruditos que cualquier en cuanto a sus lecturas debe atribuirse más a la interpretación que a cualquier duda del texto.
Sin embargo, en cada una de las 37 obras teatrales de Shakespeare hay probablemente un centenar de lecturas aún en disputa, una gran porción de las cuales afecta el significado de los pasajes en que ocurren.

RESISTENCIA A LA PERSECUCIÓN:
La Biblia ha soportado más ataques malintencionados de sus enemigos que cualquier otra obra y durante más tiempo. La han quemado, prohibido, ilegalizarla (desde el Imperio Romano o los regímenes comunistas).

Voltaire, el incrédulo francés que murió en 1778 dijo: “cien años tras mi época el cristianismo sería borrado de la existencia y pasaría a la historia”, pero el que pasó a la historia fue Voltaire mientras la circulación de la Biblia siguió creciendo en prácticamente todo el mundo. Tan sólo 50 años tras la desaparición de Voltaire, la Sociedad Bíblica de Génova usó la misma casa e imprenta que Voltaire usara para producir montones de Biblias. Ironías de la Historia.

Ya en el 303 Diocleciano expidió un edicto para destruir a los cristianos y sus libros sagrados. En todas partes se promulgó una carta imperial obligando la demolición de las iglesias y las Escrituras arrojadas al fuego, retirando los cargos públicos y derechos civiles a los cristianos que los detentasen y privar a todo cristiano de libertad.
25 años más tarde, Constantino, el Emperador que sucedió a Diocleciano comisionó a Eusebio para que preparara 50 copias de la Escritura a expensas del Gobierno.

La Biblia es única en supervivencia, lo que no prueba que sea la palabra de Dios, pero sí que es única, que permanece sola entre los libros.

CUALQUIERA QUE BUSQUE HONESTAMENTE LA VERDAD DEBERÍA CONSIDERAR UN LIBRO CON TALES CARACTERÍSTICAS ÚNICAS.

RESISTENCIA A LA CRÍTICA:
Por más que los incrédulos han atacado e intentado refutar el libro sin denuedo, hogaño permanece tan sólido como una roca. Su circulación aumenta y es más amado, leído y querido que nunca antes.
Cuando un monarca francés propuso perseguir a los cristianos un anciano estadista y soldado le recordó: “Señor, la Iglesia de Dios es un yunque contra el que se han roto y gastado muchos martillos mientras el yunque permanece

Si este libro único no fuera el libro de Dios, hace siglos que los hombres lo habrían destruído. Emperadores y Papas, reyes y sacerdotes, príncipes y gobernantes, todos han probado su mano contra él pero mientras ellos han pasado el libro sigue.
Más de mil veces las campanas han anunciado la muerte de la Biblia, se ha formado la procesión fúnebre, se escribieron las esquelas y lápida mortuoria, se ha leído el oficio, pero … de manera inexplicable, el cadáver nunca ha aparecido.

Ningún otro libro ha sido tan molido, acuchillado, cernido, escudriñado, vilipendiado, … ¿qué otro libro, de filosofía, religión, artes, clásico o moderno, ha sufrido un ataque tan masivo y severo como el de la Biblia? ¿con igual rencor y escepticismo? ¿con tal perfección y erudición? ¿sobre cada capítulo, línea y declaración?
Pero la Biblia aún es amada, leída, estudiada y querida por millones.

Hubo un tiempo en que se hablaba de los resultados confirmados de la “alta crítica” pero ahora los más altos críticos caen en el camino. Así, por ejemplo,
- la Hipótesis Documentaria: según ella el Pentateuco no pudo ser escrito por Moisés. Los resultados confirmados de la “alta crítica” demostraron que la escritura era desconocida en ese tiempo de Moisés. Obviamente el autor tenía que ser, forzosamente, más reciente. Las mentes de los críticos empezaron a funcionar y los escritores: J, D, P, X, L reunieron todo el material, dividieron hasta un mismo versículo en tres autores diferentes, construyeron grandes estructuras de crítica muy científicas.
Fue entonces cuando otros individuos descubrieron el “código negro”, caracteres cuneiformes con la ley de Hamurabi, pero ¡caramba!, era no solo anterior a Moisés sino a Abraham, antecedía a Moisés en tres siglos, un Moisés al que consideraron, de forma muy científica un primitivo carente de alfabeto.
Irónicamente la Hipótesis Documentaria aún sigue enseñándose si bien su base original (los resultados científicos confirmados de la alta crítica) tuvo que ser erradicada al comprobar su falsedad.

- Los críticos dijeron, enfáticamente, que los muros de Jericó no pudieron desplomarse. Pero sabemos que estaban, otra vez equivocados, se desplomaron.
- Una vez más los resultados “confirmados” de la “alta crítica” negaron que hubieran existido los hititas (la única referencia que se tenía de ellos era la del Antiguo Testamento, no figuraban en ningún otro registro, ni había indicio alguno de su existencia).
Pero la arqueología hoy ha cubierto, con centenares de referencias, unos 1.200 años de civilización hitita.

5º.- Única en sus Enseñanzas:

PROFECÍAS:
La Biblia es el único texto humano en el que pueden encontrarse un gran cuerpo de profecías relativas a naciones en forma individual, Israel, a todos los pueblos de la tierra, a ciertas ciudades y a la venida de Uno que sería el Mesías.
El mundo antiguo tuvo muchas formas diferentes de determinar el futuro (adivinación) pero en toda la literatura griega y latina no hallaremos verdaderas profecías específicas sobre un gran hecho histórico a suceder en un futuro distante, ni profecía sobre ningún Salvador que saldría de entre los hombres, y eso a que en dicha literaturas se empleaban las palabras profecía y profeta.

El mahometanismo no puede señalar ni una profecía sobre la venida de Mahoma expresada siglos antes de su nacimiento. Ni los fundadores de ningún culto identificar algún texto antiguo que preanunciara específicamente su aparición.

HISTORIA:
Desde Samuel a Crónicas se cubre la historia de Israel durante 500 años. El A.T. Es el texto histórico más antiguo conocido.
Es una narración histórica sin parangón en cualquier otra nación, o tribu. Ni en Egipto o Babilonia, ni en Asiria o Fenicia, ni en Grecia o en Roma podemos encontrar algo comparable. No hay nada similar en la tradición de los pueblos germánicos, ni en la India ni en la China hay nada similar. Ningún otro pueblo guarda memoria de sus ancestros, tal vez los que más se acercan, distando mucho, son los antiguos escritos hindús (Puranas) o los asirios que reconocían que sus primeros gobernantes (de los que sólo se sabe sus nombres) moraron en carpas pero hacía mucho tiempo que habían olvidado sus orígenes.

PERSONALIDADES:
La Biblia no es la clase de texto que el hombre escribiría si pudiera o que podría escribir de querer hacerlo.
La Biblia es crudamente franca cuando trata los pecados e injusticias de sus personajes. No trata de encubrir defectos, cuenta las cosas como son, relata los pecados del pueblo, de los gobernantes, y no escapan los propios evangelistas que narran sus propias faltas y los errores de los apóstoles.
La Biblia no se ahorra capítulos, tiene el hábito de contar las cosas como son.


6º.- Única en la Influencia Sobre la Literatura Circundante:
Si se destruyera la Biblia de todas las ciudades podría restaurarse en todas sus partes esenciales por las innumerables citas de ella que surgen de cada biblioteca pública de cada ciudad.
Casi todos los grandes escritores literarios tienen obras en las que explican la enorme influencia que ha ejercido la Biblia sobre ellos.

Como dice el historiador Philip Schaff (The Person of Christ): “este Jesús de Nazareth, sin dinero ni armas, conquistó más millones que Alejandro, César, Napoleón o Mahoma. Sin ciencia ni erudicción arrojó más luz sobre las cosas, divinas y humanas, que todos los filósofos juntos. Sin la elocuencia de las escuelas habló tales palabras de vida como nunca antes, ni después, fueron dichas y produjo efectos más allá del alcance del orador o el poeta. Sin escribir una sola línea puso en movimiento más plumas y proporcionó más temas para oraciones y sermones, discusiones, volúmenes de erudición, obras de arte, cánticos de alabanza que el ejército completo de los más grandes hombres antiguos y modernos.

Genera complejidades de estudios bibliográficos sin paralelo en ninguna otra ciencia o rama del saber humano. Partiendo de los Padres Apostólicos (año 95) hasta hoy hay un gran río literario inspirado por la Biblia: diccionarios bíblicos, atlas bíblicos, léxicos bíblicos, enciclopedias bíblicas, geografías de la Biblia, que pueden considerarse el punto de partida, luego la vasta bibliografía sobre teología, educación religiosa, himnología, misiones, idiomas bíblicos, historia de la Iglesia, biografía religiosa, obras devocionales, comentarios, filosofía de la religión, evidencias, apologética, etc. es un venero inacabable.

Una evidencia de su importancia y el efecto que ha tenido en la historia, y del desconcertante misterio de su ser, es el hecho de que nadie que haya vivido sobre este planeta ha evocado una tan gran cantidad de literatura entre tantos pueblos, épocas e idiomas, y que lejos de menguar el río continua creciendo.

Lo anterior no es una prueba de que la Biblia sea cierta, pero desde luego es una prueba irrefutable de su singularidad.

Cualquier persona inteligente que busque la verdad leerá el libro que ha atraído la atención mucho más que los demás.
La Iglesia es intolerante en los principios porque cree; pero es tolerante en la práctica porque ama. Los enemigos de la Iglesia son tolerantes en los principios porque no creen; pero son intolerantes en la práctica porque no aman”.

Avatar de Usuario
letitbleed
Mensajes: 1727
Registrado: 01 Ago 2007, 12:32
Ubicación: Sistema de referencia aparentemente inercial

Re: Probando y Defendiendo la FE

Mensajepor letitbleed » 24 Abr 2017, 17:27

Unos comentarios:

¿Se puede decir, como usted afirma, que la fe es algo objetivo? Una verdad objetiva o pública es algo que es verdad para todo el mundo, independientemente de la manera de pensar o sentir (definición de objetivo según la RAE). Por ejemplo, el teorema de Pitágoras es una verdad objetiva. Da igual lo que uno piense, su religión, su equipo de fútbol, su tendencia sexual, su grupo de rock favorito,… el cuadrado de la hipotenusa de un triángulo rectángulo es igual a la suma de los cuadrados de sus catetos, es algo que es cierto se mire por donde se mire. ¿Se puede decir lo mismo de la fe? ¿Se puede decir, como dice menganito, que la fe cristiana es una fe objetiva? Evidentemente no, puesto que en el mundo hay miles de millones de personas que no lo comparten, de ahí que llevemos siglos matándonos por ello (y no así por el teorema de Pitágoras). La fe en general es un conjunto de verdades subjetivas o privadas, y, por supuesto, la fe cristiana no es una excepción. Y los mismos argumentos que él utiliza contra los que no admiten la fe cristiana podrían ser utilizados por esos contra aquellos que no admiten su fe, por ejemplo los cristianos. Bien podría decir un musulmán que "La mayoría rechazan a Allah por una de las siguientes razones: Ignorancia, Orgullo, y/o problema moral", y el un judío que "La mayoría rechazan a Yahvéh por una de las siguientes razones: Ignorancia, Orgullo, y/o problema moral",... ¿Quién tiene razón entonces? En definitiva, es un argumento comodín que no prueba nada, es la más pura evidencia de que las verdades de fe son verdades subjetivas y, además, se deja el argumento más importante: la mayoría de la gente que no cree es por falta de evidencia. Y añado, la mayor parte de la gente que cree, lo hace por motivos culturales. Si menganito (que presupongo español), hubiera nacido unos cientos de kilómetros al sur, en África, estaría aquí diciendo lo mismo de la religión musulmana.

¿Se puede probar la fe, como afirma el post de menganito? Dicen que Tertuliano, padre de la Iglesia, dijo eso de "Creo porque es absurdo". ¿Se puede probar acaso el absurdo? Es más, aun suponiendo que la fe fuera verificable, ¿qué valor tendría entonces creer? ¿tiene algún valor creer en algo que es objetivamente demostrable, tal cual es, siguiendo el ejemplo anterior, el teorema de Pitágoras? Todo el valor que la Iglesia otorga a la fe, elevándola a la categoría de virtud teologal, deriva precisamente de su carácter indemostrable. Si fuera demostrable no valdría una mierda (tendría el mismo valor que la convicción de que 2+2=4, ninguno).

Sobre la existencia de Dios, creo que no escapa a nadie que la resurrección de Cristo, caso de haber ocurrido, no demuestra nada sobre la divinidad de Cristo ni sobre la existencia de Dios. Y digo caso de haber ocurrido porque no existe ninguna evidencia histórica contrastable no ya de que Jesús resucitara, sino de que existiera. Sólo existen los Evangelios, pero claro, por lo mismo, podríamos deducir la existencia de Alonso Quijano porque existe un libro titulado El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha que narra sus aventuras. Caso de haber ocurrido la resurrección de Cristo y de haber sucedido tal y como se relata en el Evangelio de Mateo, debería haber sido una noticia que corriera de una punta a otra del Imperio Romano y que convenciera a propios y ajenos. Sin embargo, la realidad es que no hay noticia alguna reflejada en ningún sitio y no convenció a nadie en toda Jerusalén, de hecho, no convenció ni a los propios guardianes del sepulcro (a la vista de lo que tardó en triunfar el cristianismo y a pesar de que se abriera la tierra y resucitaran cientos de muertos al morir Jesús en la cruz).
No tengo que 'tener' una respuesta. No me siento aterrorizado por no conocer cosas, por estar perdido en el misterioso universo sin tener ningún propósito, que es el modo en el que la realidad es, hasta donde puedo decir, posiblemente.

R. Feynman

Avatar de Usuario
subman
Mensajes: 1160
Registrado: 14 Sep 2015, 12:39

Re: Probando y Defendiendo la FE

Mensajepor subman » 25 Abr 2017, 09:11

La fe es el invento más perverso que ha podido crear el ego de algunos humanos.
El cristianismo desde su inicio careció de argumentos para convencer a las gentes del imperio romano. Al carecer de argumentos calificó a la razón de perversa y se dedicó a adoctrinar en el sentido de que la fe es el maximo bien y el creyente es el hombre bueno, a la vez que identificaba maldad con incredulidad. La maldad consiste en no creer. Pero los que esto predicaban carecían de fe. Quien vio resucitar a Lázaro o a Jesús, si es que tal cosa ocurrió, no podía tener fe, tenía conocimiento. La fe consiste en creer lo que no se puede ver ni comprobar. Según Eslava Galán, la fe consiste en creer en lo que sabermos que es falso. No es un chiste. Se puede comprobar en todo momento.

Si la fe consiste en aceptar como verdad aquello que no se puede comprobar ni ver, ¿cómo se consigue?. Elemental, querido Watson: Es un regalo que te da Dios. Eso es lo que cree la iglesia y lo cree porque sabe que es falso. Veamos: Si es un regalo que Dios reparte como le dá la gana ¿qué sentido tiene la Inquisición? Solo puede haber uno: No se fian de Dios o saben que no es verdad que regale tal cosa. Si es un regalo que da Dios ¿para que se necesita el adoctrinamiento? ¿Por qué se pone tanto empeño en que se den clases de religión? Porque saben que no es un regalo de Dios, sino una manipulación de la mente, que lo mismo sirve para que alguien tenga fe en el cristianismo, que en el nazismo, en el comunismo o en el "Sendero Luminoso". La fe es como el coito anal: Funciona en todas las estructuras anatómicas y la fe en todas las estructuras doctrinales.
Solo hay que tener en cuenta que Allah no daba tanta fe como para que se suicidaran en su nombre, como han dado los bombardeos de la OTAN, y EE.UU en Oriente Medio o los bombardeos ordenados por Sarkozy sobre Libia, con linchamiento de Gadafi incluido. Las bombas y el odio que provocan dan suficiente fe como para suicidarse matando.

La otra arma de la fe consiste en el soborno o la coacción y chantaje. Si crees tendrás dicha eterna en el cielo. Si no crees arderás eternamente en el Infierno. Aceptar ese método es equivalente al juez que acepta la inocencia del reo a cambio de un cheque millonario. No se puede ser honrado y aceptar una verdad a cambio de un premio o por miedo a un castigo. El primero y más importante de los derechos humanos debería ser este: "Nadie puede ser intimidado o premiado para imponerle creencia alguna. El que pueda demostrar algo, que lo demuestre y el que no que se joda."

En resumen: Una persona honrada jamás aceptará que algo es verdad porque se le premie por aceptarlo. Las personas honradas no pueden ser creyentes.
Pero es que además, la fe pervierte a la sociedad. Cualquier dirigiente religoso de cualquier secta o iglesia cristiana, considerará siempre mejor persona al creyente muy creyente, aunque sea un pederasta o un sinvergüenza, que al incrédulo honrado y decente. De ahí que la fe sirve para que el pederasta, el sinvergüenza y similares se sienta ser de los buenos porque pertenece al grupo de los creyentes. Sus maldades serán consideradas debilidades humanas y además todos somos pecadores. Ese es el daño que produce la fe: Sustituir las virtudes por la irracionalidad pagada ahora o en una supuesta vida futura.
Finalmente, probar la fe es un oxímoron. Lo que tiene demostración se sabe, no se cree. Si a MOisés se le apareció Dios y le habló, ya no pudo tener fe. Tenía conocimiento. La virgen María, los Apostoles etc. tampoco pudieron tener fe, ya que vieron y comprobaron la resurrección. Sin embargo carecieron de pruebas de la misma. En Hechos Pedro demuestra la resurrección por una frase muy ambigua del salmo 16 escrita siglos antes. Ni menciona ningún sepulcro vacío, ni terremotos y resurección de muertos, como narra Mateo, ni testigos. No tiene más demostración que un salmo que dice que no permitirá a su siervo ver la corrupción.Todo ello sin aclarar de qué siervo se trata. Lo más seguro que ese salmo se refiriese a Felipe Gonzalez, o a Rajoy o Aznar que no vieron la corrupción. Se enteraron por los periódicos.


Reedito porque no digo jamás nada que no pueda demostrar. He dicho que el Salmo 16 afirma que "no dejarás que tu siervo ver la corrupción. Citar la Biblia es arriesgado porque cambia y se manipula de eición en edición. Por ese motivo cito diferentes versiones del versículo en cuestión.

SALMO 16-27 en Reina Valera de 1960:
Porque no dejarás mi alma en el Seol, Ni permitirás que tu santo vea corrupción.


Reina Valera 2010: Pues tú no dejarás mi alma entre los muertos ni permitirás que tu santo se pudra en la tumba.

Biblia de Jerusalén:. pues no me abandonarás al Seol, no dejarás a tu amigo ver la fosa.

Cuando se cita este salmo en Hechos se da esta versión.

Reina Valera 1960
Hechos 2: 27 Que no dejarás mi alma en el infierno, Ni darás á tu Santo que vea corrupción.

Edición de 2010-
Hechos 2, 27 porque no dejarás mi alma en el Hades, ni permitirás que tu Santo vea corrupción.

----------------------------------
Los argumentos y datos sirven para demostrar que algunas doctrinas son falsas; pero no sirven para convencer de su falsedad a los seguidores de las mismas.

menganito
Mensajes: 212
Registrado: 14 Abr 2017, 21:17

Re: Probando y Defendiendo la FE

Mensajepor menganito » 25 Abr 2017, 11:50

3ª Parte.- EL CANON.

El término “canon” viene de una raíz que significa caña (ganeh en hebreo, y Kanon en griego). La caña se usó para medir y eventualmente tenía el significado de norma.
Originalmente se usó la palabra canon para expresar lo que denominamos la regla de la fe, la norma con la que medir y evaluar, sería más tarde cuando adquirió el significado de lista o índice.
Aplicada a las Escrituras significa una lista (índice) de libros aceptados oficialmente.

Pero hay que recordar que NO fue la Iglesia la que creó el canon ni tampoco fue la Iglesia la que incluyó los libros que componen las Escrituras. La Iglesia simplemente reconoció los libros que fueron escritos inspirados por Dios desde su comienzo.


PRUEBAS A LAS QUE SE SOMETÍAN LOS LIBROS PARA INCLUIRLOS EN EL CANON:
Normalmente había cinco principios guías para determinar si un libro era o no canónigo (de la Escritura):
1º.- ¿Tiene autoridad?: ¿Proviene de la mano de Dios? (tiene un divino “así dice el Señor”).
2º.- ¿Es Profético?: ¿Fue escrito por un hombre de Dios?.
3º.- ¿Es Auténtico?: Los Padres de la Iglesia seguían la política de “ante la duda se desecha”.
4º.- ¿Es Dinámico?: ¿Tiene el poder de Dios para transformar las vidas?
5º.- ¿Fue Recibido, Reunido, Leído y Usado?: ¿Fue aceptado por el pueblo de Dios?


CANON DEL ANTIGUO TESTAMENTO.

LA NECESIDAD DEL CANON DEL ANTIGUO TESTAMENTO.
En el año 70 el poder de Roma destruyó el Templo y esparció a los judíos que se vieron en la necesidad de determinar qué libros constituían la autorizada palabra de Dios ante la existencia de muchos escritos extra Escriturales y la descentralización.
En esas fechas el cristianismo empezaba a florecer y también sus escritos. Los judíos precisaban ponerlos en evidencia y excluir sus libros de los usados en las sinagogas. Había que ser muy cuidadoso para separar el canon hebreo de las Escrituras, de la variedad de literatura religiosa.

El Canon Hebreo:
El canon judaico divide el Antiguo Testamento en:
La Ley (Torah): 1.- Génesis. 2.- Éxodo. 3.- Levítico. 4.- Números. 5.-
Deuteromonio.

Los Profetas (Nebhiim):
A) Profetas Anteriores: 1.- Josué. 2.- Jueces. 3.- Samuel. 4.- Reyes.
B) Profetas Posteriores: 1.- Isaías. 2.- Jeremías. 3.- Ezequiel. 4.- Los Doce.

Las Escrituras (Ketubim):
A) Libros Proféticos: 1.- Salmos. 2.- Proverbios. 3.- Job.
B) Cinco Rollos (Megilloth): 1.- Cantar de los Cantares. 2.- Rut. 3.-
Lamentaciones. 4.- Ester. 5.- Eclesiastés.
C) Libros Históricos: 1.- Daniel. 2.- Esdrás-Nehemías. 3.- Crónicas.

Aunque los cristianos tienen el mismo canon del A.T. El número de libros varía pues dividen algunos (Samuel, Crónicas, Reyes, etc.) en otros dos cada uno y los judíos también consideran a los Profetas Menores como un solo libro.

También hay diferencias en el orden de los libros, los protestantes siguen un orden tópico en vez de uno oficial.


EL TESTAMENTO DE CRISTO RESPECTO DEL CANON DEL ANTIGUO TESTAMENTO.
Lucas 24:44: Jesús dijo a sus discípulos: “era preciso que se cumpliera todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos”
Así indicó las tres partes en que estaba dividida la Biblia hebrea: (La Ley, Los Profetas, y Los Escritos que llamamos Salmos porque este libro es el primero y más extenso de esta tercera sección).

Juan 10:31-36. Jesús no estaba de acuerdo con las tradiciones orales de los fariseos (Marcos 7, Mateo 15) pero sí lo estaba con su concepto del canon hebreo pues no hay evidencia alguna de disputas entre ellos por la cononicidad de algún libro del A.T.

Lucas 11:51 y Mateo 23:35 … desde la sangre de Abel hasta la de Zacarías. Jesús confirma así su testimonio sobre todo el canon del A.T. (Abel fue el primer mártir (Génesis 4:8), Zacarías el último que se menciona con el orden del A.T. hebreo (2 Crónicas 24:21)). Génesis es el primer libro del canon hebreo, Crónicas el último.
Jesús dijo desde Génesis hasta Crónicas (o según nuestro orden desde Génesis hasta Malaquías).


TESTIMONIOS DE ESCRITORES EXTRA BÍBLICOS:
libro Eclesiástico (130 adC), es el registro más antiguo sobre la triple división del A.T. se halla en el prólogo escrito por el nieto del autor dice: “La Ley y los Profetas y los otros libros”.

Josefo (finales del I) en Contra Apion I.

El Talmud.

Meliton, obispo de Sardis, autor de la lista más antigua del canon de la que hay noticia (año 170), Eusebio guardó el registro de sus comentarios. Meliton dice haber conseguido la lista en un viaje a Siria.

Testimonios del N.T. respecto del A.T. como un todo: Mateo (21:42, 22:29, 26:54, 56). Lucas (24). Juan, y otros.

El Concilio de Jamnia, aunque muchos creen que el canon fue un acuerdo tomado (más o menos arbitrariamente) en un concilio es del todo FALSO.

Según F.F. Bruce (The Book and the Parchments, Fleming H. Revell, 1963): “la principal razón para inquirir si los “Escritos” estaban completos en el tiempo de nuestro Señor es que se conservan registros de discusiones que se suscitaron entre los rabinos tras la caída de Jerusalén (año 70). Con la destrucción de la ciudad y del Templo inminentes, un gran rabino, Yochanan ben Zakkai, de la escuela farisaica de Hillel, obtuvo permiso de los romanos para reconstruir el Sanhedrin sobre una base puramente espiritual, en Jabneh o Jamnia.

Algunas de las discusiones fueron mantenidas por transmisión oral y luego registradas en registros rabínicos. Entre los debates figura si se les debía conceder reconocimiento canónico a los libros de Proverbios, Eclesiastés, Cantar de los Cantares y Ester. Contra estos libros se habían presentado objeciones por diversos motivos (por ejemplo en el de Ester no figuraba el nombre de Dios, etc.).
Finalmente en Jamnia se dio el reconocimiento a todos ellos como Santa Escritura".


LITERATURA APÓCRIFA DEL ANTIGUO TESTAMENTO.
Apócrifo es un término que significa escondido, oculto (apokrufos)

¿Por qué no son canónicos? Por no reunir los requisitos de la canonicidad y por otras razones como:
· abundan en inexactitudes y anacronismos históricos y geográficos.
· enseñan doctrinas falsas y/o fomentan prácticas en desacuerdo con la Escritura inspirada.
· recurren a tipos literarios y despliegan artificialidad en las materias y estilo que no guardan relación con la Escritura inspirada.
· carecen de los elementos genuinos que dan a la Escritura inspirada su carácter divino: poder profético, poético y el sentimiento religioso.

Testimonios Históricos Para Su Exclusión:
· Filón, filósofo judío de Alejandría (20 adC a 40 dC) citó abundantemente el A.T. y aún reconoció la triple división, pero nunca citó los apócrifos como inspirados.
· Josefo, historiador judío (30 a 100) excluye explícitamente los apócrifos y deja en 22 el número de libros del A.T.
· Jesús y los escritores del N.T. Nunca citaron a los apócrifos, en cambio hay centenares de citas y referencias a casi todos los libros canónicos del A.T.
· los eruditos judíos de Jamnia no reconocieron los apócrifos.
· ningún canon o concilio de la Iglesia cristiana de los primeros cuatro siglos reconoció los apócrifos como inspirados.
· muchos de los grandes Padres de la Iglesia primitiva hablaron contra los apócrifos (Orígenes, Cirilo, Atanasio, etc.).
· Jerónimo, el gran erudito y traductor de la Vulgata (340-420) rechazó del canon a los apócrifos.
· muchos eruditos católicos rechazaron los apócrifos durante la Reforma.
· Lutero y los reformadores también rechazaron la canonicidad de los apócrifos.


EL CANON DEL NUEVO TESTAMENTO.

PRUEBAS A QUE SE SOMETÍA UN LIBRO PARA INCLUIRLO EN EL CANON DEL N. T.:
El factor básico para determinar la canonicidad del N.T. fue la inspiración divina y su prueba principal su calidad apostólica.

LOS LIBROS CANÓNICOS DEL NUEVO TESTAMENTO:
Hubo tres razones principales para determinar la canonicidad del Nuevo Testamento:
· Marción (año 140), era un hereje muy rico que decidió elaborar su propio canon y propagarlo. La Iglesia precisaba anular su influencia determinando el canon auténtico de las Escrituras del N.T.
· Las iglesias orientales muchas de las cuales estaban usando en sus servicios libros que eran espúreos, se requiría una decisión sobre el canon.
· El Edicto de Diocleciano (año 303) que declaraba la destrucción de los libros sagrados cristianos ¿Quién deseaba morir por un simple libro? Era vital saber con seguridad cuál era auténtico.

Es Atanasio (Alejandría, año 367) quien da el primer canon de libros del N.T. que cuadra perfectamente con el actual. Se encontró en una de sus cartas.

Poco después de Atanasio, dos escritores: Jerónimo y Agustín, definen el canon de 27 libros.

Policarpo (año 115), Clemente y otros se refieren a los libros del A.T. y N.T. con la frase “como se ha dicho en estas Escrituras”.

Justino, mártir, (año 100-165) al referirse a la eucaristía escribe la fórmula: “está escrito” cuando cita a los Evangelios, tanto él como Trifón (con el que se escribía) sabían qué significa “está escrito”.

Iréneo (año 180) discípulo de Policarpo (Obispo Lyons en la Galia) en sus escritos se confirma el reconocimiento canónico de los Cuatro Evangelios; los Hechos; Romanos; 1 y 2 de Corintios; Gálatas; Efesios; Filipenses; Colosenses; 1 y 2 de Tesalonicenses; 1 y 2 de Timoteo; Tito; 1 Pedro; 1 Juan; y Apocalipsis.

Es evidente que ya en el año 180 la idea del Evangelio con sus cuatro distintas narraciones era ya axiomático en toda la cristiandad siendo un hecho establecido.


LOS CONCILIOS DE LA IGLESIA:
Fue una situación similar a la del A.T., cuando por fin un Concilio de la Iglesia: el Sínodo de Hipona (año 393) confecciona una lista de los veintisiete libros del N.T., no les confiere ninguna autoridad que éstos no tuvieran ya, simplemente RECONOCIÓ SU CANONICIDAD PREVIAMENTE ESTABLECIDA.
Y los dictámanes del Sínodo de Hipona fueron vueltos a promulgar, cuatro años después, en el Tercer Sínodo de Cartago.

Desde entonces no ha habido una oposición seria a los veintisiete libros aceptados en el N.T., ni por católicos ni por protestantes.


4ª Parte : LA CREDIBILIDAD DE LA BIBLIA.

Confirmación por el Texto Histórico.

LA CONFIABILIDAD Y VERACIDAD DE LA ESCRITURA.
Vamos a tratar aquí la CONFIABILIDAD HISTÓRICA de la Escritura, no su inspiración divina. La confiabilidad histórica de la Escritura debe someterse al mismo criterio con que se han probado todos los documentos históricos.

Según C. Sanders (Introduction to Research in English Literary History) lista y explica los tres principios básicos de la historiografía: Prueba Bibliográfica; Prueba de la Evidencia Interna; y Prueba de la Evidencia Externa.


Prueba Bibliográfica de la CONFIABILIDAD del NUEVO TESTAMENTO.

PRUEBA BIBLIOGRÁFICA
:
Es un examen de la transmisión textual por medio de la cual llegaron hasta nosotros los documentos. Es decir, careciendo de los documentos originales ¿Cuán confiables son las copias disponibles en relación con el número de manuscritos y el intervalo de tiempo entre el original y las copias existentes?

Los Eruditos Testifican la Autoridad de los Manuscritos:
Ezza Abbot, miembro del Comité de la Revisión Americana, escribió (Critical Essays): “el número de lecturas diferentes asusta a los profanos. Y es uno de los puntos más destacados en los escritos de los incrédulos más ignorantes: ¡150.000 diferencias de lectura!"

Acaso ¿no basta este elevado número para que todo el texto del N.T. sea incierto y se destruya el fundamento de la fe?
En realidad de las 150.000 lecturas diferentes del texto griego del N.T. Pueden desecharse diecinueve vigésimas partes por ser de un carácter o apoyarse en una autoridad tan pequeña que ningún crítico les confiere el derecho a reclamar su aceptación.
Ya se ha rebajado el número a unas 7.500 versiones. Al analizarlas se ve que de éstas, diecinueve vigésimas partes pueden desecharse porque sus pequeñas diferencias son tan leves que no afectan al sentido general. Son diferencias de ortografía, construcción gramatical, del orden de las palabras, y otras variaciones menores sin importancia real.
Afectan únicamente a la forma de expresarse, no al significado esencial. Nuevamente el número elevado de 7.500 se reduce a unas 400 que sí implican una diferencia de significado aunque leve, o una omisión (o añadido) de algunas pocas palabras, lo que se considera suficiente para exponerlas a la curiosidad y el interés.
Son muy pocas, unos casos excepcionales, entre ellas las que podrían considerarse relativamente importantes.
Pero como las ayudas críticas son ahora tan abundantes, en la mayoría de los casos de divergencia de lectura podemos determinar cuál es el texto verdadero con un elevado grado de confianza.

En todos los escritos antiguos existen pasajes en los que el texto no puede precisarse con seguridad, e igual sucede con la interpretación.

Philip Schaff (Comparison to the Greek Testament and the English Version) concluye que solo unas 400 de las 150.000 implican alguna duda respecto del significado textual, y solamente 50 de éstas son de gran calado.
De todas formas para Schaff ninguna de las variantes altera ningún artículo de fe o precepto que no esté abundantemente respaldado por otros pasajes de los que no hay duda o por el tenor completo de la enseñanza escritural.

Benjamín Warfield (Introduction to Textual Criticism of the New Testament) coincide con Abbot respecto a los diecinueve vigésimos de las variantes diciendo: “tienen muy escasa base, aun cuando son lecturas diferentes; y diecinueve vigésimos del resto son de tan poca importancia que su adopción o rechazo no causaría diferencias apreciables en el sentido de los pasajes en que ocurren”.

Geisler y Nix puntualizan sobre cómo se cuentan las variantes textuales: “existe ambigüedad al decir que hay unas 200.000 variaciones en los escritos existentes del N.T. pues en realidad solo representan únicamente unos 10.000 lugares porque si una sola palabra está mal escrita en 3.000 manuscitos diferentes se cuentan como 3.000 variantes o lecturas distintas".

Fenton John Anthony ha trabajado toda su vida con los manuscritos y es aceptado como un experto en ellos dice: “la proporción de las palabras que están virtualmente aceptadas como exentas de toda duda es muy grande, no menor a siete octavos del total. Es en ese octavo restante donde se concentra la atención de la crítica y se refiere a cambios de orden de las palabras y otras trivialidades comparativas ...
Colocando a un lado las diferencias de ortografía, las palabras en duda son un dieciseisavo del total de palabras del N.T.
En esta segunda estimación la proporción de variaciones comparativamente triviales es aún mayor que en la primera, de forma que lo que podría llamarse una variación substancial es una pequeña fracción de toda la variación restante que difílmente pasaría de una milésima del total del texto”.

En resumen, del total del texto puede decirse que matemáticamente es puro en un 98,33%.

Según Warfield los hechos demuestran que la mayor parte del N.T. nos ha sido transmitida sin (o casi sin) variaciones, e incluso considerando su forma más corrupta EL VERDADERO TEXTO DE LOS ESCRITORES SAGRADOS ES COMPLETAMENTE EXACTO NI UN PRECEPTO MORAL O ARTÍCULO DE FE HA SIDO PERVERTIDO O SE HA PERDIDO.

Los expertos poseen tantas versiones y tantos manuscritos que NUNCA se precisa conjeturar respecto a los medios para eliminar erratas. La riqueza de testimonios es tan vasta que la verdadera lectura tiene que haber sido preservada, al menos por uno de los miles de testigos.

En resumen NINGUNA de las doctrinas fundamentales de la fe cristiana descansa sobre una lectura en disputa. Puede afirmarse, con rotundidad, que, en substancia, el texto de la Biblia es veraz. Y esto es especialmente cierto en el Nuevo Testamento.

Es tal el número de manuscritos del N.T., de antiguas traducciones del mismo, y de citas de él en los escritores más antiguos de la Iglesia, que es seguro que la lectura de cualquier pasaje dudoso se ha preservado en alguna de estas autoridades de la antigüedad y ESTO ES ALGO QUE NO PUEDE DECIRSE DE NINGÚN OTRO LIBRO ANTIGUO DEL MUNDO.

Los eruditos están satisfechos de poseer substancialmente el texto verdadero de los principales escritores griegos y romanos cuyas obras han llegado hasta nosotros como Sófocles, Tucídides, Cicerón o Virgilio, sin embargo el conocimiento que tenemos de sus escrito depende de un puñado de manuscritos. Mientras que los manuscritos del Nuevo Testamento se cuentan por cientos y miles.

Howard Vos (Can I Trust My Bible, Moody Press, 1963) declara que: “desde el punto de la evidencia literaria, la única conclusión lógica es que la confiabilidad del N.T. Es infinitamente mayor que la de cualquier otro registro de la antigüedad”.

Etc. etc.

Además de su enorme número los manuscritos del N.T. aventajan a los de los autores clásicos por el intervalo ta corto entre la composición del libro y la fecha del manuscrito más antiguo existente. Los libros del N.T. fueron escritos a finales del siglo I y los manuscritos más antiguos existentes (exceptuando fragmentos de menor importancia) son del siglo IV. Unos 250 a 300 años más tarde.
Puede parecer un largo intervalo pero no es nada comparado con la mayoría de los más grandes autores clásicos y los más antiguos manuscritos de sus obras.
En general se cree que poseemos, en lo esencial, un texto correcto de las siete obras existentes de Sófocles, pero el manuscrito substancial más antiguo que se conserva, sobre el que está basado, es de 1.400 años tras la muerte del poeta.

Según Kenyon (The Bible and Archaeology) afirma que: “el intevalo entre las fechas de composición del original y la evidencia más antigua existente puede considerarse despreciable, así queda suprimido el último obstáculo sobre cualquier duda de que las Escrituras nos han llegado substancialmente como fueron escritas. TANTO LA AUTENTICIDAD COMO LA INTEGRIDAD DE LOS LIBROS DEL NUEVO TESTAMENTO DEBE CONSIDERARSE ESTABLECIDA DEFINITIVAMENTE”.

Evidencia Manuscrita Comparada: N.T. ante Autores y Obras de la Antigüedad:
Para las Guerras de las Galias de César (compuesta entre 58 y 50 adC) hay varios manuscritos existentes, pero solamente hay unos diez buenos. Además el más antiguo es unos 900 años posterior a César.

De los 142 libros de la historia romana (Livio: 59 adC a 17 dC) solamente sobreviven 35 que nos han llegado mediante 20 manuscritos de alguna importancia de los cuales solamente uno de ellos (con fragmentos de los libros III y IV) tiene antigüedad que llega al siglo IV.

De los 14 libros de las historias de Tácito (año 100) solamente sobreviven 4 y medio; de los 16 libros de sus Anales sobreviven sobreviven 10 completos y fragmentos de 2. El texto de estas porciones existentes de sus grandes obras históricas depende, enteramente, de dos manuscritos uno del siglo IX y otro del XI.

Etc. etc. etc.


CRONOLOGÍA DE LA AUTORIDAD DE LOS MANUSCRITOS DEL NUEVO TESTAMENTO:
El procedimiento de fechado de un manuscrito se basa en varios apartados: materiales, tamaño y forma de la letra, puntuación, divisiones del texto, ornamentación, color de la tinta, textura y color del pergamino.

Se conservan varios manuscritos y textos muy completos desde el año 130 en adelante.

Los expertos confirman que no hay un texto de literatura antigua en el mundo que goce de tal riqueza de buena atestación textual como el Nuevo Testamento.
El número de manuscritos que se poseen actualmente de N.T. Es abrumadoramente mayor que los que haya de cualquier otra pieza de literatura antigua y los más tempranos manuscritos del N.T. fueron escritos en fechas mucho más próximas del escrito original que cualquier otra obra de literatura antigua del mundo.

Es tal la variedad y cantidad de evidencias sobre las que descansa el Nuevo Testamento que es un CASO EXCEPCIONAL y ventajosamente ÚNICO entre los escritos de la antigüedad.

Las obras de varios autores antiguos han sido preservadas hasta hoy por finos hilos. Por ejemplo la historia compendiada de Roma (Valleius Paterculus) ha sobrevivido hasta los tiempos modernos solamente en un manuscrito incompleto del que se hizo la edición que poseemos, manuscrito único perdido en el XVII tras ser copiado por el beato Renano.
Los anales del historiador Tácito (en sus primeros 6 libros) se conservan en un único manuscrito del siglo IX que se consumió en un incendio (Biblioteca Estrasburgo) en 1870.
Etc. etc. etc.

El poema épico de La Iliada es el documento antiguo que tiene más manuscritos (643) y como la Biblia se consideró sagrada, ambos textos sufrieron cambios textuales y la consiguiente crítica de sus manuscritos griegos.
La Biblia tiene alrededor de 20.000 líneas. La Ilíada 15.600.
Solamente 40 líneas (unas 400 palabras) del Nuevo Testamento están en duda, mientras que de La Ilíada están en cuestión 764 líneas, un 5% de corrupción en La Ilíada ante un 0,5% del Nuevo Testamento.
El poema épico indio: Mahabharata aún está más corrompido, con sus 250.000 líneas (unas 8 veces La Ilíada y Odisea juntas) contiene un 10% (unas 26.000 líneas corruptas).

La ventaja del gran número de copias del Nuevo Testamento es que es más fácil reconstruir el original (autógrafo).


LA CONFIABILIDAD DE LOS MANUSCRITOS APOYADA POR LAS VERSIONES MÁS ANTIGUAS.
Otro firme apoyo para la evidencia textual y la exactitud son las versiones antiguas. Generalmente la literatura antigua raramente era traducida a otros idiomas.
El cristianismo ha sido una fe misionera desde su nacimiento y las más antiguas versiones del N.T. las prepararon misioneros para ayudarse en la propagación de la fe entre pueblos de lenguas como el siríaco, el latín o el copto.
Las versiones siríaca y latina, traducciones del N.T., se hicieron sobre el año 150 lo que las acerca mucho, temporalmente, a los originales.
Del texto original (A) tenemos:
· versión latina, unos 300 años después, hoy se conservan varias copias de estas versiones.
· versión griega, se conservan actualmente varios manuscritos de unos 150 años después.
· versión siríaca, hogaño se conservan varias copias de estas versiones de unos 200 años después.
EN TOTAL SE CONSERVAN MÁS DE 9.000 COPIAS DE LAS VERSIONES ANTIGUAS. Es un dato extremadamente inusual por su cantidad, abrumadoramente mayor que cualquier otro libro antiguo.

Versión SIRÍACA (arameo cristiano,
Es una variación del alfabeto arameo): su versión antigua contiene cuatro evangelios (sobre el siglo IV).
Teodoro de Mopsuestia escribió: “ha sido traducida a la lengua de los sirios”.
Siríaco preshita, fue la versión corriente sobre 150-250 años después, actualmente con más de 350 manuscritos
Filojenia, (año 508), Policarpo tradujo un N.T. Siríaco para Filojenas, obispo de Mabug.
Siríaco harkleiana, (año 616), por Tomás de Harkel.
Siríaco palestina, año 400-450.

Versión LATINA:
Latina antigua hay testimonios abundantes desde el siglo IV al XIII de que en en Norte de África y Europa circulaba una versión antigua latina.
Códice Babiense, año 400, dice Metzger que E.A. Lowe muestra pruebas paleográfias de haberse copiado de un papiro de siglo II.
Códice Corbiense, contiene los cuatro Evangelios, años 400-500.
Códice Vercellense, año 360.
Códice Palatino, siglo V.
Vulgata Latina, Jerónimo, secretario de Dámaso (obispo de Roma) cumplió una petición de éste respecto de hacer una versión, entre los años 366-384.

Versiones Coptas o Egipcias:
F.F. Bruce afirma que es probable que la primera versión egipcia haya sido traducida en los siglos III ó IV.
Sahídica, a inicios del siglo III.
Bahairica, siglo IV.
Egipcio Medio, entre siglos IV y V.

Otras Versiones:
Armenia, año 400, traducida de una Biblia griega de Constantinopla.
Georgiana.


LA CONFIABILIDAD DE LOS MANUSCRITOS APOYADA POR LOS ERUDITOS DE LA IGLESIA PRIMITIVA:
Según la Enciclopedia Británica: “cuando el erudito textual ha examinado los manuscritos y las versiones, todavía no ha agotado la evidencia en lo que al texto del N.T. se refiere. Los escritos de los Padres de la Iglesia primitiva reflejan, a menudo, una forma de texto que difiere de la que se encuentra en uno u otro de los manuscritos. En algunos casos estos manuscritos representan el único acceso a las tradiciones textuales que ya hace mucho tiempo que se perdieron; por consiguiente su testimonio con relación al texto, especialmente cuando corrobora las lecturas que vienen de otras fuentes, pertenecen a la clase de fuentes que los críticos textuales deben consultar antes de formar sus conclusiones”.

Y según J. Harold Greenlee las citas de las Escrituras en las obras de los primitivos escritores cristianos son tan extensivas que el N.T. podría escribirse enteramente a partir de ellas prescindiendo de los manuscritos del N.T.

Bruce Metzger es de la misma opinión. Las citas son tan numerosas y amplias que aún sin los manuscritos del N.T. éste podría reproducirse sin problemas solamente a partir de los escritos de los padres primitivos.

Geisler y Nix ante la pregunta de si se ¿podrían reconstruir los textos del N.T. a partir de los escritos de los padres del segundo y tercer siglo, aunque se hubieran perdido el N.T. y todas sus copias? la respuesta es que ya lo habían hecho a excepción de once versículos.

Además, Geisler y Nix, hicieron un breve inventario de las citas del N.T. anteriores al Concilio de Nicea (año 325), obtuvieron unas 32.000, y no son exhaustivas y ni siquiera incluyen a los escritores del siglo IV. Si se añadiera solo otro escritor más: Eusebio, contemporáneo de Nicea, la cifra ya subiría a 36.000 citas.
Y habría que añadir: Agustín, Amabio, Lactancio, Crisóstomo, Jerónimo, Gayo Romano, Atanasio, Ambrosio de Milá, Cirilo de Alejandría, Efraín el sirio, Hilario de Poitiers, etc. etc.


LA CONFIABILIDAD DE LOS MANUSCRITOS APOYADA POR LOS LECCIONARIOS.
Suele ser un aspecto descuidado pese a que el segundo volumen de manuscritos del N.T. Son leccionarios.

Bruce Metzger muestra el fondo de los leccionarios: “siguiendo la costumbre de la sinagoga, de acuerdo con la cual se leían porciones de La Ley y de los Profetas en el servicio de cada sábado, la Iglesia cristiana adoptó la práctica de leer pasajes del N.T. en sus servicios. Así se desarrolló un sistema regular de lecciones de los Evangelios y las Epístolas y se inició la costumbre de disponerlos según un orden fijo de domingos y otras festividades del año cristiano”.
Se han catalogado unos 2.135 aunque la mayoría están a la espera del análisis crítico.
Los leccionarios eran más bien conservadores y siempre usaban los textos más antiguos lo que los hace muy valiosos para la crítica textual.


LA CONFIABILIDAD DE LAS ESCRITURAS SEGÚN LA PRUEBA INTERNA.

El Beneficio de la Duda:
Los críticos literarios aún siguen la regla aristotélica: “el beneficio de la duda es del documento, el crítico no debe atribuírsela para sí”. Hay que escuchar el clamor del documento y no puede desautorizarse por el crítico ni suponerse fraude o error salvo que el autor se descalifique a sí mismo (contradicciones, imprecisiones, etc.).

Y hay que tener en cuenta que las “dificultades” no constituyen “objecciones” y los problemas sin resolver no son necesariamente errores. Las dificultades retienen al erudito y los problemas hacen buscar con mayor claridad hasta el momento en que se tiene claridad total y final sobre cualquier asunto no se está en condiciones de declarar “aquí hay un error comprobado”. Innumerables objecciones y problemas se han resuelto plenamente y a satisfacción, en el último siglo.

Valor de la Fuente Primaria:
Los autores del N.T. escribieron en su condición de TESTIGOS PRESENCIALES DE LOS HECHOS. Cuando escribieron los Evangelios sus adversarios y críticos eran contemporáneos que también conocían los hechos y fácilmente podrían refutarlos de no ser ciertos.

Además los cristianos primitivos eran muy puntillosos sobre lo que había dicho Jesús y sus propias declaraciones y juicios (ejemplo Pablo al discutir sobre el matrimonio en 1 Corintios 7 tiene gran cuidado en mencionar la distinción entre su propio consejo y la reglamentación decisiva del Señor “no yo sino el Señor” y luego “yo digo, no el Señor”).

Fuente Primaria Competente:
El N.T. es considerado por los eruditos fuente Primaria Competente desde el primer siglo: Cartas de Pablo (años 51 a 62); Marcos (años 64 a 70); Mateo (años 80 a 85); Lucas (años 80 a 85); Hechos (años 85); Juan (antes del siglo I).

El más destacado arqueólogo bíblico del mundo: el judío Nelson Glueck dijo: “puede afirmarse, enfáticamente, que no hay base sólida para atribuir una fecha posterior al año 80 para ningún libro del Nuevo Testamento …
En mi opinión cada libro del Nuevo Testamento fue escrito por un judío bautizado entre los años 40 y 80 del primer siglo, en algunos casos entre el 50 y el 75”


LA CONFIABILIDAD DE LAS ESCRITURAS SEGÚN LAS EVIDENCIAS EXTERNAS.

Autenticidad Comprobativa:
¿Otros materiales históricos, confirman o contradicen, el testimonio?
¿Hay otras fuentes, aparte de la literatura bajo análisis, que confirmen su precisión, confiabilidad y autenticidad?

Autores Extrabíblicos:
Eusebio (en su obra Historia Eclesiástica) preserva los escritos de Papías, año 130 (obispo de Hierápolis), que
éste consiguió del Anciano (apóstol Juan).
El Anciano acostumbraba a decir que: “Marcos había sido el intérprete de Pedro y escribió con precisión todo cuanto Pedro mencionaba, ya fueran dichos o hechos de Cristo, aunque no precisamente en orden. Aunque él no fue ni oyente ni compañero del Señor pero acompañó a Pedro copiando lo que narraba”
Papías también comentaba respecto del Evangelio de Mateo: “registró los oráculos en hebreo" (arameo).

Ireneo (obispo de Lyons, año 180) discípulo de Policarpo (obispo de Esmirna y martirizado a los 86 años) quien fue discípulo directo de Juan el Apóstol.

Ignacio (mártir obispo de Antioquía, años 70 a 110) conoció personalmente a todos los apóstoles y fue discípulo de Policarpo (a su vez discípulo directo del apóstol Juan). Ignacio prefirió la muerte por dar crédito a las Escrituras que conocía bien y tenía abundante material para encontrar errores, artificios, engaños, etc. en ellas. Elegir la muerte antes que renunciar a su verdad sella su ciega creencia en la exactitud de las mismas.

Josefo (historiador judío). Etc. etc.



LA ARQUEOLOGÍA.

EVIDENCIAS ARQUEOLÓGICAS:
Nelson Glueck (el afamado arqueólogo judío) escribió: “puede declararse categóricamente que NINGÚN DESCUBRIMIENTO ARQUEOLÓGICO HA CONTRADICHO NI UNA SOLA REFERENCIA BÍBLICA. La Biblia tiene una increíble precisión histórica, siendo sumamente verza al estar respaldada por los hechos arqueológicos”.

El reputado arqueólogo William F. Albright declara: “no puede quedar duda de que la arqueología ha confirmado la substancial historicidad de la tradición del A.T. …
El excesivo escepticismo hacia la Biblia manifestado por importantes escuelas históricas de los siglos XVIII y XIX ha sido progresivamente desacreditado. Descubrimiento tras descubrimiento se han establecido la exactitud de numerosos detalles y han hecho crecer el valor de la Biblia como fuente histórica”.

Según Tomás Drobena (investigador del Instituto Americano de Estudios de Tierra Santa) “cuando la arqueología y la Biblia entran en tensión el asunto siempre se relaciona con una cuestión de fechas, el punto más débil de la arqueología corriente en la cual a menudo los científicos reemplazan el sólido análisis empírico por razonamientos apriorísticos y circulares”.

El profesor H.H. Rowley “el que los eruditos actuales tengan un respeto mucho mayor por las historias patriarcales que sus antecesores no es a causa de que los eruditos actuales comiencen con presuposiciones más conservadoras que sus los anteriores sino porque LA EVIDENCIA LO GARANTIZA”.

Millar Burrows (Yale): “la arqueología ha refutado en muchos casos los puntos de vista de los críticos modernos, demostrando con frecuencia que dichos puntos de vista se basan en falsas y/o irreales suposiciones con esquemas de desarrollo histórico artificiales”.

Merrill Unger resume: “la arqueología del A. T. ha redescubierto naciones enteras, ha resucitado pueblos importantes, y ha llenado, de forma asombrosa, lagunas históricas enteras haciendo inmesurables añadiduras al conocimiento de los contextos bíblicos”.

Como resume Burrows “la causa de una excesiva incredulidad se debe más al EXCESIVO ESCEPTICISMO DE MUCHOS TEÓLOGOS LIBERALES, DERIVADO NO DE UNA CUIDADOSA EVALUACIÓN DE LOS DATOS DISPONIBLES, SINO DE SU ENORME PREDISPOSICIÓN CONTRA LO SOBRENATURAL

En conjunto, no obstante, el trabajo arqueológico ha fortalecido la veracidad del registro escritural. Varios arqueólogos aumentaron su respeto por la Biblia tras excavar en Palestina.


CONCLUSIÓN:
Tras miles de análisis, estudios, tesis, y demás, tratando de desbaratar la HISTORICIDAD Y VERACIDAD de la Biblia la única conclusión es que es históricamente digna de confianza.

Si con los datos y pruebas existentes se desechara la Biblia por poco digna de confianza habría que descartar prácticamente TODA la literatura antigua que goza de muchísimos menos testimonios y pruebas favorables.
Recordemos que las clases de pruebas y criterios que se aplican a la Biblia son los mismos que los que se hacen a cualquier texto antiguo sea secular o religioso.

LA BIBLIA ES VERAZ E HISTÓRICAMENTE DIGNA DE CONFIANZA
.
La Iglesia es intolerante en los principios porque cree; pero es tolerante en la práctica porque ama. Los enemigos de la Iglesia son tolerantes en los principios porque no creen; pero son intolerantes en la práctica porque no aman”.

Avatar de Usuario
subman
Mensajes: 1160
Registrado: 14 Sep 2015, 12:39

Re: Probando y Defendiendo la FE

Mensajepor subman » 25 Abr 2017, 12:52

Como muestra de la estupidez de tan largo e inútil panfleto, es suficiente esta cita.

Los expertos confirman que no hay un texto de literatura antigua en el mundo que goce de tal riqueza de buena atestación textual como el Nuevo Testamento


Esa es la tipica razón de quien ni tiene razón, ni razona, ni es intelectualemente honesto. ¿Qué expertos lo confirman? ¿Desde cuando que alguien proclame algo es una prueba lógica?
En la década de los 90 se celebró en Nueva York el Jesús Seminar en el que intervinieron expertos en historia antigua de todo el mundo. Llegaron a la conclusión de que el 80 por cien de los evangelios no es aceptable como historia y el restante 20 por cien es dudoso. ¿Se refiere usted a estos expertos?
Le doy el nombre de algunos de ellos en la siguiente lista.
John Dominic Crossan (1994)
Robert Walter Funk y Roy W. Hoover (1993)
Helmut Koester (1989)
S. J. Patterson
Marcus Borg
Stephen L. Harris
Robert M. Price
Burton Mack
James McConkey Robinson
W. Schrage
R. M. Grant

Su escrito solo demuestra que carece usted de apoyo racional para nada de lo que afirma. Todo lo prueba con frases como s"e ha dicho.... "alguien afirmó, "no hay nada más cierto...." y otros insultos a la inteligencia de la misma categoria.
Pero no hace falta acudir al Jesús Seminar. Orígenes en el siglo II afirma que conoce 24 versiones de los evangelios y en todos se contiene cosas que no ocurrieron y cosas que no puedieron ocurrir.

Pero el arma más pooderosa es la lógica y el método más potente el de la no contradicción.
La base de toda su fe consiste en la resurección de Jesus. Según los evangelios solo hubo dos testigos. Los guardias del sepulcro que no le dieron importancia ya que se limitaron a ir a contarlo al sumo sacerdote etc. Nadie más estuvo presente en el momento de la resurección. Pero Jesús y Pablo afirman que volvería antes de que pasara aquella generación. La epistola II de Pedro afirma que no se produjo esa segunda venida y trata de justificarlo. Esa es una contradicción insalvable. Las demostraciones se formulan por la lógica y la lógica rechaza la veracidad del evangelio porque contiene esa contradicción funcamental Unos dicen que volvería antes de que pasara aquella generación y la epístola de Pedro afirma que no volvió.
PUNTO

P.D:
Como su pongo que su larguisimo panfleto lo ha usado para enterrar el mensaje de Letitbleed y el mio, dentro de poco los volveré a publicar.


----------------------------------
Los argumentos y datos sirven para demostrar que algunas doctrinas son falsas; pero no sirven para convencer de su falsedad a los seguidores de las mismas.


Volver a “Religión”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 4 invitados