Una exclamación del papa Benedicto XVI.

Avatar de Usuario
subman
Mensajes: 1423
Registrado: 14 Sep 2015, 12:39

Una exclamación del papa Benedicto XVI.

Mensajepor subman » 26 Dic 2015, 08:57

En su visita al campo de concentración de Auswitch, el papa Benedicto XVI pronunciaba estás palabras.

¿Por qué, Señor, se quedó callado? ¿Cómo pudo tolerar esto?"

Pues es lo suficientemente inteligente para saberlo, ya que es un admirador de san Juan Crisóstomo. Veamos que dijo
este santo, que lleva el sobrenombre de "boca de oro" por lo covincente que resultaba en sus homilias.

San Juan Crisóstomo en sus homilias "Adversus Judaeos" constituyen el monumento máximo del antijudaísmo postniceno.
En ellas no hay escarnio suficientemente cruel ni mofa excesivamente sangrienta que no merezcan los judíos.
No hay texto demasiado remoto que no pueda ser torcido por la supuesta confusión hebrea ni blasfemia excesivamente monstruosa que Israel no haya cometido.

El papa Benedicto XVI, el miércoles, 19 septiembre 2007 afirmaba en un discurso en la plaza de san Pedro.

Es fundamental que en la infancia «entren realmente en el hombre las grandes orientaciones que dan la perspectiva justa a la existencia», recuerda el Papa.
Esta indicación procede de la doctrina del obispo de Constantinopla San Juan Crisóstomo, «más actual que nunca», dijo Benedicto XVI ante unos veinte mil peregrinos en la Plaza de San Pedro, en el Vaticano, dedicando este miércoles la audiencia general al Padre Apostólico en el año del decimosexto centenario de su muerte.
Llamado Crisóstomo o «Boca de oro» por su elocuencia, en el «alma de fuego» de Juan maduró «la urgencia de predicar el Evangelio»
y el «ideal misionero» le lanzó «a la atención pastoral», convirtiéndose en «pastor de almas a tiempo completo», describió el Papa.


Pero, he aquí un extracto de esas homilías de san Juan Crisóstomo:
Lo judíos, son peor que las bestias salvajes y sin razón alguna asesinan a su propia descendencia para rendir culto a los vengativos demonios, los cuales son los enemigos de nuestra vida»...... «Las sinagogas de los judíos son las casas de la idolatría y los demonios, aun cuando no tengan imágenes en ellas»; «Los judíos no adoran a Dios sino a los demonios»; «Todas sus solemnidades son inmundas»; «Dios los odia y siempre los ha odiado. Desde que mataron a Cristo no les ha dado tiempo para el arrepentimiento».

Pero, querido lector has interpretado mal esas palabras. El editor de las homilias nos lo aclara.
El primer editor benedictino de las homilías, Bernard de Montfaucon, incluyó la siguiente nota al título Adversus Judaeos:
«Un discurso contra los judíos, pero pronunciado contra aquéllos que fueron judaizantes y mantenían los ayunos con ellos [los judíos]».
Como tal, se afirmó que el título original tergiversa el contenido de los discursos, los cuales muestran que los objetivos primarios
de Juan Crisóstomo eran aquellos miembros de su propia congregación que continuaban observando las fiestas y ayunos judíos.

Todo aclarado. San Juan Crisóstomo era un santo como la copa de un pino y no predicó ninguna clase de odio.
Lo que no nos aclara el editor es si, cuando escribió esto, tenía pendiente algún préstamo con algún judío. Mucho antes los Kruger
ya habián financiado al emperador Carlos V y por ello les concedió el señorío de Almagro. Montfaucon, como buen católico, no
tiene el menor incoveniente en mentir a plena luz del día. Solo hay que fijarse en las frases que he coloreado en rojo, para ver
que no se trataba de judaizantes, sino de judíos normales. De todas maneras, si esas homilias se hubieran dirigido a judaizantes, o
a budistas, o a recaudadores de hacienda, ¿no resultan igualmente perversas?
Esa aclaración de Montfaucon, resulta peor que la que pretende justificar. Es como si el juez le dice al acusado.

-- Se le acusa de haber asesinado a su vecino. ¿Reconoce usted el delito?
-- POr favor, señor juez. Yo soy un hombre justo. Jamás hubiera asesinado a mi vecino. En realidad solo asesiné a mi hermano.
----------------------------------
Los argumentos y datos sirven para demostrar que algunas doctrinas son falsas; pero no sirven para convencer de su falsedad a los seguidores de las mismas.

Volver a “Religión”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 4 invitados