BORRADO

Adolfodoq
Mensajes: 257
Registrado: 25 Ene 2008, 18:21

Mensajepor Adolfodoq » 29 May 2012, 11:23

PALABRAS DE RAMATÍS

Mis Hermanos:
Atendiendo a las recomendaciones de nuestros superiores de la espiritualidad, os entregamos esta obra de advertencia y esclarecimiento sobre el proceso del “hechizo y la brujería”, de la cual, nos preocupa la ventura del ser humano, antes que exponer nuestro interés espiritual. En las proximidades del “tercer Milenio” y del signo del “mentalismo de Acuario”, símbolo dominante del aire y del clima astrológico para la encarnación de los espíritus escogidos a la derecha del Cristo, es muy necesario orientar a los terrícolas para que se liberen de las prácticas y actos que lo coloquen en la caravana de los “izquierdistas “, señalados como futuros pobladores de un mundo inferior al de la tierra.

La Tierra, a partir del Tercer Milenio, será promovida como escuela planetaria, requiriendo a sus alumnos la matrícula que los haya liberado de los instintos y animalidad inferior. Mal grado a los habituales protestas y censuras de los conservadores descreídos sobre el texto de la presente obra, no dejamos de insistir y advertimos a los terrícolas, que el “hechizo” existe y sólo los espíritus totalmente liberados de rescates kármicos, son invulnerables a sus efectos demoledores.

Tampoco aguardamos reconocimientos prematuros para las explicaciones y consideraciones que relacionamos en la presente obra. En verdad, el objetivo del libro en sí, es advertir a los hombres terrenos, sobre su tremenda responsabilidad espiritual por el derrame de sangre de los animales y aves a través de los mataderos, frigoríficos y carnicerías, cuya barbarie “civilizada” genera cruciales karma, volviéndose la mayor fuente de infelicidad terrena. Mientras la sangre del hermano menor se vierta cruelmente, sobre la faz de la tierra, los espíritus desencarnados y primarios tendrán sobradamente el tonus vital para acentuar las prácticas del vampirismo, obsesión y hechicería. Bajo la Justicia implacable de la Ley del Karma, la cantidad de sangre vertida de los animales y aves, resulta, por acción refleja, en igual cantidad de sangre humana chorreando fratricidamente en los campos de batalla. Cada uno de los mataderos construidos en el mundo, proporciona la encarnación de un “hitler” o un “Atila”, verdaderos flagelos y sembradores de sufrimientos para la humanidad , como ejecutores inconscientes de la ley kármica, donde debe interpretarse: “que la siembra es libre, pero la cosecha obligatoria “ Jamás se podrá eliminar la industria de la muerte a base de los hermanos menores, pues éstos, al igual que los hombres, son hijos del mismo Dios y creados para la misma felicidad. La Divinidad no sería justa, si admitiera, que el mal llamado hombre racional, hiciera su felicidad a costas de la masacre de sus hermanos inferiores, indefensos y serviciales, que ellos también sienten la fuerza del dolor.

Además , los espíritus diabólicos que obcecan, vampirizan o hechizan, son los hermanos desencarnados aún esclavos de la ignorancia del carnivorismo, tal como los estáis haciendo actualmente. En verdad, es diminuta la diferencia entre los vampiros desencarnados, que se satisfacen con la sangre fresca, y los vampiros encarnados, que mezclan la sangre y la carne, transformándola en chorizos de rótulos dorados. Infelizmente, la humanidad terrena está esclavizada a un círculo vicioso, donde los “vivos”, dotados de razón, matan a los “vivos” irracionales para beberles la sangre y devorarles las carnes, para luego sufrir la desgarrante desgracia de ver morir a sus hijos o parientes, en la masacre organizada de los campos de batalla. Grandes estadistas, filósofos , psicólogos, sacerdotes, lideres espiritualistas y gobernantes han gastado toneladas de papel y ríos de tinta en los congresos, campañas y confraternizaciones para modelar e implantar la paz vísceras sangrientas de aves y animales, cuya sangre derramada es la causa de las guerras. La divinidad jamás podría cambiar su espíritu de justicia y amor para todos los seres, concediendo la paz y la ventura para el hombre racional, que afirma su existencia terrena sobre los escombros sangrientos del hermano menor.

Los terrícolas se convierten en esclavos del mundo oculto al servir de “alimentos vivos” a los espíritus tenebrosos, vinculados a las pasiones degradantes. Por eso, el hechizo y la obsesión se esparce en vuestro mundo, bajo el signo de la sangre derramada de los animales y del propio hombre, masacrado kármicamente en las guerras abominables. Chorrea la sangre en los pisos de los mataderos bajo los gemidos dolorosos de los animales indefensos, pero también seguirá chorreando la sangre humana en las calles, plazas y hogares y campos llenos de flores, bajo la ley de causa y efecto del Karma.

Magia de redención, es un simple relato mediúmnico sobre asuntos ya conocidos por los ocultistas estudiosos, pero, también ha de servir para realizar nuevas investigaciones de las actividades del Espíritu en la materia. No buscamos presentar una revelante o meritoria obra en el sentido literario, sino, por sobre todas las cosas, ofrecer un modesto compendio de enseñanzas tan viejas como el mismo hombre. Nos compensa, el despertar en algunos lectores, pensamientos y decisiones favorables de una vivencia con el Evangelio del Maestro Jesús, puesto que la impiedad para el infeliz hermano menor, genera el choque de retorno, que ha sido tan popularizado bajo el dicho: “el hechizo siempre se vuelve contra el hechicero”. Además es muy bueno tener presente, que nadie podrá integrase en las prácticas evangélicas, cuando su placer y su ventura aún dependen del sacrificio del más ínfimo animal.

Curitiba. 15 de agosto de 1967 Ramatís



NOTA: de RAMATÍS: insistimos deliberadamente, en ésta obra a través de algunos capítulos sobre los asuntos convenientes al “éter físico prana o vitalidad, doble etérico y chakra”, porque son temas que dentro de poco tiempo han de ser manoseados intensamente por las entidades espirituales en sus comunicaciones aclaratorias, sobre la realidad espiritual.




CAPÍTULO I

CONSIDERACIONES SOBRE EL HECHIZO

PREGUNTA : ¿Podríamos conocer vuestra opinión sobre el tan comentados hechizos, que tanto es negado por unos y reconocidos por otros?

RAMATÍS : Creemos que vuestra mente ya debe encontrarse bastante capacitada para tratar estos asuntos de suma importancia . El progreso de la Ciencia y la Técnica del mundo terreno, en el siglo actual, os permite comprender y comprobar, que la mayoría de las supersticiones, leyendas, creencias, prácticas de la investigación moderna, progresa satisfactoriamente tratando de solucionar los fenómenos habituales del psiquismo, en forma independiente de las conclusiones a priori, sino, estudiándolos hasta encontrarle una actividad de origen científico. Pero, necesita evitar la tendencia perniciosa o a través de un preconcepto religioso. De esa forma, podrá encarar y estudiar el fenómeno del hechizo sin prejuicios incidentales.

PREGUNTA : Hacemos Referencia a los posibles inconvenientes que surgen al tratar este asunto, porque el hechizo, además de ser analizado por muchos espíritus que siguen las directrices básicas del Espiritismo codificado, nos parece un asunto poco accesible a las mentes comunes. ¿No es verdad?

RAMATÍS : En general, las mentes comunes, ya sea por su ignorancia o descontrol habitual en lo mental y emotivo, son justamente, los más responsables por el hechizo verbal, mental y físico, que todavía se manifiesta sobre la faz de la tierra El desconocimiento o descreencia en el hechizo , no os libera de los resultados que arroja, dado que la mayoría de la humanidad los practica. También resulta un poco extraño, que los espíritas, siendo más esclarecidos que sus hermanos dogmáticos y conservadores teman enfrentar y examinar los problemas de la hechicería, como proceso que atañe a su mecanismo. Jamás podremos solucionar los agudos problemas de la humanidad, si imitamos aquello que la leyenda dice del avestruz, que ante el peligro amenazador, esconde su cabeza en la arena. La brujería es un asunto que debe examinarse y encararse exceptuando el ánimo, preconceptos religiosos, científicos o moral, provocados por sentimentalismos humanos . Es mucho mejor que sea comprobado o desmentido, sin temor alguno, ates que ignorar la realidad por falsa susceptibilidad, aunque sea un asunto desagradable y controvertido.

Nota. Ramatis; tiene razón en manifestar ese punto, pues el estudio de la Parapsicología se vuelve sospechoso, cuando el parapsicólogo lo hace bajo algún condicionamiento religioso, como sucedió en Francia, donde la escuela dirigida por Roberto Amadon, admite como válidos los experimentos que sólo satisfacen a las explicaciones católicas Actualmente, la investigación parapsicológica más sana, es conducida por J. B. Rhine, en USA.

PREGUNTA : Algunos espíritas alegan que es peligroso divulgar públicamente el mecanismo del hechizo, cometiendo la imprudencia de acrecentar el mal.

RAMATÍS : Bajo nuestra opinión, la hechicería es un proceso ingenuo e inofensivo, comparado al pavoroso hechizo de la “bomba atómica”, que en pocos minutos mató a más de 120.000 personas en Japón. Nada adelanta mantener secreto sobre las prácticas de la brujería, que a sabiendas, bastante gente sabe que existe, cuando la fórmula de la desintegración atómica quedó en manos de los brujos modernos de la Ciencia, que no escatimó esfuerzos para perpetrar el más amplio y devastador plan de hechicería, destruyendo parcialmente a la humanidad, y además, reconocido por la historia del mundo.

Por ventura, el misterio y el sigilo impuesto hasta la fecha sobre el hechizo, ¿de alguna forma contribuyó a eliminar o reducir los males advenidos de sus indignas prácticas? ¿Qué provecho consiguió la ciencia humana, ignorando a propósito la brujería, el considerarla leyenda o superstición, cuando la realidad dice que se practica desde hace muchos milenios, demostrando sus resultados maléficos? ¡Que lo digan las personas que fueron alcanzadas por la brujería y aun los escépticos que sufrieron en su propia piel tales efectos! Sin embargo, la brujería no puede investigarse a través de fórmulas idénticas a las que rigen los fenómenos del mundo material, dado que se disciplina por leyes que son vigentes para los planos trascendentales, conocidas únicamente por los magos y hechiceros.

Respecto a los espíritas, que oponen sus dudas a la realidad del hechizo, les recordaremos el admirable y buen sentido de Allan Kardec, él que jamás huyó a los problemas de índole espiritual, pero enfrentó valerosamente el sarcasmo de la ciencia y la persecución clerical, a los fines de presentar al oscuro hombre del siglo XVIII, la sorprendente realidad del mundo de los espíritus. Sin embargo, el vocablo “hechizo”, como sinónimo de maleficio, no define únicamente la práctica de la brujería a través de los objetos preparados por los magos negros o brujos, sino, que involucra también, a los trabajos emprendidos por los hechiceros modernos en sus laboratorios modelos ¡Para después, desintegrar a millares de personas, más aún, a millares de mujeres y niños indefensos!

Ya es tiempo de que los brujos científicos investiguen el sencillo trabajo de sus viejos colegas, los cuales, después de cansados esfuerzos y considerable pérdida de tiempo, sólo conseguían atrapar la vida de una persona. ¡Cuánta envidia podrían soportar sus corazones, si pudieran apreciar el deficientísimo proceso de hechicería moderna, que al solo toque de los espíritus . Sin embargo, el vocablo “hechizo”, como sinónimo de maleficio, no define únicamente la práctica de la brujería a través de los objetos preparados por los magos negros o brujos sino, que involucra también, a los trabajos emprendidos por los hechiceros modernos en sus laboratorios modelos, ¡Para después, desintegrar a millares de personas, más aún, a millares de mujeres y niños indefensos!.

Ya es tiempo de que los brujos científicos investiguen el sencillo trabajo de sus viejos colegas, los cuales, después de cansados esfuerzos y considerables pérdida de tiempo, sólo conseguían atrapar la vida de una persona, ¡Cuánta envidia podrían soportar sus corazones, si pudieran apreciar la eficiencia proceso de hechicería moderna, que al solo toque de un sencillo y misterioso botón, pueden arrasar la vida de millares de personas!

9

Adolfodoq
Mensajes: 257
Registrado: 25 Ene 2008, 18:21

Mensajepor Adolfodoq » 29 May 2012, 16:00

PREGUNTA : Los espíritas Kardecistas no admiten el hechizo como un hecho concreto , capaz de causar daños al prójimo a través de objetos preparados. Ellos aceptan la realidad del fenómeno, por la proyección de fluidos dañinos, emanados de los malos pensamientos. ¡Cuál es vuestro parecer!

RAMATÍS : Los espíritas, en ese caso, repiten la negativa habitual de los católicos y demás religiosos dogmáticos, rechazando a priori cualquier cosa que no se comporte a su formación doctrinaria o religiosa. Tratándose de adeptos que no ignoran el dominio inquisidor que ejercen los espíritus desencarnados sobre la humanidad terrena, que admiten la sobre vivencia y comunicación de los espíritus, la telepatía, la reencarnación, la Ley del Karma, la pluralidad de los mundos habitados, la terapia del agua fluidificada y los pases mediúmnicos, es por demás extraño que opongan sus dudas respecto a la realidad milenaria del hechizo, consecuente por la estabilización de fuerzas en los objetos y seres vivos.

Los objetos materiales utilizados para afirmar la acción de la hechicería, son los “núcleos” de energía condensada, conforme lo conceptuó Einstein sobre la verdadera naturaleza de la materia. He ahí el porqué, los hechiceros no necesitan arrojar, objetos o cosas materiales sobre sus víctimas, para lograr hechizarlas. Ellos dinamizan la energía o el electrón contenido en la intimidad de la materia, para luego producir las combinaciones fluídicas que más tarde se proyectan funestamente a través de la dirección vibratoria.

NOTA: Del Médium: La pregunta no implica un sentido exclusivo para los espíritas Kardecistas, sino, que tiene el objeto de distinguir a los hermanos que siguen estrictamente las recomendaciones del Maestro Allan Kardec, sin admitir los postulados de otras escuelas espiritualistas.


PREGUNTA : ¿Qué significa la “dirección vibratoria”?

RAMATÍS : La “dirección vibratoria” es el objeto o cosa que pertenece a la víctima y que el hechicero ajusta en su trabajo como catalizador de la brujería. Sirve de orientación para la carga maléfica, tal como los policías hacen con los perros de caza al darles un trozo de prenda, que el animal, después se encarga de buscar a su dueño.

Así, la efectividad del hechizo radica en la ley de afinidad de los experimentos de la física y la química, la que disciplina las relaciones y propiedad de los cuerpos entre sí. Además, los elementos se impregnan de las emanaciones de sus dueños, por lo mismo es que sirven de “dirección vibratoria” para las operaciones de magia a la distancia, como es de uso y necesidad para la brujería. En lo que respecta a los efectos mortificantes que accionan sobre las víctimas hechizadas, los hechiceros la consiguen a través de la “proyección” de los fluidos agresivos y enfermizos, que se multiplican en el campo electrónico de los objetos preparados bajo el ritual de la reducción vibratoria.

PREGUNTA: Además, nuestro temor era herir a las personas de naturaleza susceptible y que llegaran a provocar críticas adversas en la persona de vuestro médium. ¿No podría darse esa situación?

RAMATÍS : Es muy común, que a las personas de naturaleza susceptible, sólo les causa perjuicios directos aquellas cosas a las que son sensibles, mientras que demuestran poco interés por aquello que hiere al ajeno.. En cuanto al médium que nos sirve de intérprete sabe perfectamente, que nuestros mensajes transmitidos por su intermedio, son del tenor que despiertan juicios opuestos y que por otra parte despierta celos en los espíritus conservadores.

Tampoco tenemos la presunción de contentar a todas las personas, cosa que tampoco consiguió el mismo Jesús. Sin embargo, es muy necesario que aparezca alguien con ánimo de enfrentar a las críticas conservadoras y renueve las fórmulas envejecidas y tradicionales del mundo. Todo ello ayuda a clarificar la creencia ineficaz y provoca reacción en la misma ciencia oficial. Sabe nuestro médium, que en el trabajo desagradable de perturbar el condicionamiento habitual de la mente humana, no debe soñar con la glorificación extemporánea o la interpretación prematura.

PREGUNTA: En verdad os preguntamos, ¿qué significa el vocablo hechizo?

RAMATÍS : Hechizo sortilegio, brujería y hechizamiento significan operación de “magia negra” destinada a perjudicar a alguien. Antiguamente, la palabra hechizo o sortilegio era expresión de encantamiento, en el sentido benéfico de “acumular fuerzas” en los objetos, aves, animales y seres humanos. De ahí que el hechizo comprendía la confección de amuletos, talismanes, escapularios y oraciones de “cuerpo cerrado”, cuya finalidad era proteger al individuo.

El encantamiento o hechizo de objetos y seres y seres implicaba la presencia de un mago, porque era un proceso vinculado a la vieja magia. Pero, en base a su proverbial subversión e incitado por el instinto animal inferior, el hombre percibió en esa acumulación de fuerzas y dinamización del éter físico en los objetos y seres vivos, un óptimo camino para sacar provechosos favores. Después aparecieron los filtros mágicos y las bebidas misteriosas que favorecían los amores y casamientos y por otro lado, se hacían amuletos con irradiaciones nocivas con fines vengativos. La palabra hechizo, que definía el arte de encantar al servicio del bien, pasó a significar el proceso destructivo o de magia negra.

PREGUNTA : ¿En qué consiste la posibilidad del hechizo?

RAMATÍS : El hechizo es la función de convocar fuerzas del mundo oculto para catalizar objetos, que más tarde irradian energías maléficas en dirección a la persona prevista por los hechiceros. Es un fenómeno muy lógico y positivo, porque la acción hechizante es activa desde el campo de las energías libres, en correspondencia con las energías que pertenecen a las cosas, objetos y seres. El trabajo más importante de los hechiceros, es invertir la polaridad de esas fuerzas, empleándolas en sentido agresivo o demoledor, ¡tal como sucede con las energías de la naturaleza descubierta por los hombres!

La dinamita, utilizada para romper piedras y demoler obstáculos, es un elemento beneficioso, pero cuando es una terrible fuerza, cuando se construye bombas y artefactos mortíferos que arrasan ciudades indefensas y mata a los hombres en el campo de batalla. El alcohol también beneficia, aplicado en los medicamentos y productos químicos, pero es nocivo y degradante, cuando embriaga a la persona y lo instiga al crimen. Además, el principio de la dualidad, es fundamental y común, en la vida, puesto que encontramos el polo positivo y el negativo, el blanco y el negro, la luz y la sombra, el macro y el micro, el masculino y el femenino, la salud y la enfermedad. Consecuentemente, se encuentra el elemento fluídico bueno y terapéutico que preserva la salud, como el hechizamiento que produce la enfermedad.


PREGUNTA : ¿De qué forma el hechicero prepara los objetos para el hechizamiento?

RAMATÍS: El hechicero emplea procesos que encontramos innecesarios manifestar en la presente obra, cuya finalidad es advertir a los seres humanos y no exponer el tratado técnico de la hechicería. Pero, debéis concebir, en sentido general, que los objetos utilizados en el hecizamiento funcionan como verdaderos “acumuladores” o “condensadores” de fuerzas, que obedecen a la voluntad experimentada de los hechiceros.

Sin embargo , el éxito de la hechicería depende de la eficiente cooperación de los espíritus desencarnados que obedecen al hechicero, los que tienen la tarea de desmaterializar los objetos en cuestión, transportando las “matrices” o “dobles etéricos” para volver a materializarlos dentro de las almohadas, colchones o lugares donde las víctimas permanecen preferentemente. Antiguamente , los hechiceros y experimentados médiums de las tinieblas, se agotaban bajo un ritual cansador, mientras otros ingerían drogas hipnóticas, a fin de alcanzar el trance mediúmnico y la sintonía directa con los magos negros desencarnados. Existían prácticas peligrosas, como así también compromisos tenebrosos, como aún hoy se hacen en los trabajos de la Quimbanda y en los “candomblés” para obtener el apoyo de entidades poderosas, vengativas y crueles.

PREGUNTA : ¿Existe alguna diferencia entre las prácticas del hechizo actual, y las practicadas en la antigüedad?

RAMATÍS : No hay diferencia alguna, sólo nuevas oportunidades. La facultad mediúmnica se está generalizando entre los hombres, lo que permite una interferencia más positiva de los desencarnados sobre el mundo material. Poco a poco se va debilitando, la frontera divisoria entre el mundo oculto y el visible para los sentidos físicos; el mundo Espiritual se va percibiendo con mayor nitidez en la tela del mundo terrícola. Todo ello favorece la penetración malévola de los desencarnados, que accionan negativamente sobre los vivos de vuestro mundo y a breve plazo, la superficie terrena se transformará en un suburbio de las metrópolis edificadas en las regiones del reino astral inferior.

Ingelizmente, ciertos médiums de mesa y de los terreiros, no se ajustan a los principios espirituales superiores, pues además de manifestarse como personas vanidosas y con tendencia a las aventuras criticables, suelen hacer negocios ilícitos con la facultad mediúmnica. Los malhechores del Más Allá trabajan activamente para sembrar la corrupción en medio de los trabajos espirituales, puesto que está sabiendo, que el planeta tierra enfrenta la peor fase de la estabilidad geológica y humana. El “fin de los tiempos” es sinónimo de demolición de costumbres y tradiciones, puesto que el terreno está siendo preparado para una nueva siembra.

Los maestros satánicos son eximios conocedores de la vibración polaridad, ritmo, transmutación y causalidad del fenómeno de la “energía y materia”. Y, los quimbandeiros de la Tierra ceden su cetro a la dirección de los diabólicos desencarnados, pasando a trabajar como esclavos cumpliendo sus órdenes maléficas. Ante la cobardía de los hombres, temerosos de enfrentar sus faltas en el campo raso de la vida física, el trabajo del hechizo aumenta y se moderniza, porque los hechiceros modernos se ajustan paulatinamente, a la terminología científica de ondas, rayos, electrones, átomos, frecuencias , oscilaciones magnéticas, electricidad biológica, electronismo e ionización. Los brujos encarnados son verdaderos representantes dela industria de la bujería , con su casa matriz en el astral inferior, de donde ejerce su amplia actividad en las regiones limítrofes del planeta. Las cofradías negras del Más Allá amplían su campo de acción, fundando nuevas filiales para el mal, entre los mismos encarnados, gracias al fluido pesado del éter físico que envuelve al orbe, el cual es alimentado por la corrupción y la abundante sangre de la humanidad derramada.

De esa forma los espíritus malhechores atienden a la multiplicidad de “pedidos” de los clientes encarnados, que desean apartar al prójimo de su camino. Aquí, el ciudadano interesado, solicita la ayuda del hechicero por el hecho de tener que expulsar de la casa alquilada a cierta familia, que no cumplió con la fecha de entrega; allí, la novia o el novio, ha de sufrir con el hechizo por haber roto con el compromiso matrimonial; acullá, se solicitó al entendido, que dirija el hechizo hacia el vecino, porque su única falta, no fue cuidar de algunos animalitos que comían la verdura de la casa ajena.

Debido a que el mundo oculto también evoluciona, el hechizo se va haciendo más preponderante en el campo astralino, mientras que se reduce el proceso primitivo, en base al tratamiento de los objetos materiales. Pero, no existe diferencia en sus efectos, puesto que ahora, se vuelven más rápidos y maléficos porque aumenta el dominio de los desencarnados sobre los vivos, debido a esa práctica corrupta.

PREGUNTA: Debido a nuestra formación espírita, el concepto que tenemos sobre los rituales, es que son extravagantes y supersticiosos. Sin embargo, ¿Qué nos podéis aclarar sobre el ritual usado en el proceso del hecizamiento?

RAMATÍS : En el Universo todo se mueve, vibra y circula a través de éter transmisor de la vitalidad cósmica. Conforme sea la variación de la escala y su forma de vibrar, se manifiestan los diferentes estados de la materia . El espíritu del hombre acciona en un constante campo vibratorio de fuerzas, las cuales se mueven en todos los sentidos y también obedecen a la voluntad potencializada de aquellos que conocen las leyes que regulan sus funciones en el Cosmos. Los magos antiguos producían prodigiosos fenómenos , porque además de conocer el campo de fuerzas que integran el macro y el microcosmo, eran señores de la poderosa voluntad, al servicio de la Mente adiestrada en la dirección del mundo oculto.

En consecuencia, a través de rituales que dinamizaba esa voluntad y aglutinaban los campos de poderosas energías para “electrizar” sus trabajos, transformaban objetos, aves y animales en fuentes catalizadoras de fluidos, malos o buenos. El ritual practicado por el hechicero es el mecanismo de exaltación de su voluntad malévola, mientras que los objetos hechizados o “encantados” desempeñan la función de acumuladores o condensadores de fuerzas magnéticas, que funcionan en el plano físico y etéreo astral. Conforme sea preparado el rito del hechizo, tales objetos pueden funcionar como condensadores, captando las energías que rodean a la persona hechizada, para después bajarnos recuerda lo que sucede con ciertos aparatos de radio, cuya mala emisión debido a su funcionamiento, distorsiona o enrarece la música transmitida.

El ritual en el hechizo , apenas resulta ser un proceso dinámico que disciplina la multiplicación de los factores negativos en contra de la víctima. Basamenta las fuerzas salvajes del mundo astral e inferior y activa las reacciones en cadena magnética, en el objeto preparado que debe funcionar como un detonador continuo en el mundo fluídico . Además, quebrar o romper el hechizo, también exige determinado rito, debido a que no deben invertir los polos anteriormente basamentados por la concentración de los fluidos coercitivos. Algunos hechiceros acostumbran a utilizar fluidos tan perniciosos, que para “quebrar” el hechizo deben poner en acción energías semejantes. El ritual, en su noción específica, es un proceso que disciplina la propia vida.

PREGUNTA : ¿Cómo debemos interpretar que el “ritual” es un proceso disciplinado de la misma vida?
RAMATÍS : El ritual en sí, es una operación que disciplina la sucesión de las fases, actos y operaciones que promueven el desenvolvimiento gradual y lógico de los acontecimientos de la naturaleza, en concordancia con la actividad del espíritu encarnado. No es un hecho excéntrico o supersticioso, sino, un proceso científico , y técnico, presente en todos los hechos del mundo profano, aunque sea especificadamente relacionado con la esfera religiosa, iniciática , masónica o esotérica. El ritual en sí, nada tiene de misterioso, es orden, graduación técnica y coherencia creativa, rigiendo y consagrando el ritmo, a la sucesión y manifestación de las cosas.

En la tarea de hechizar los objetos, se debe alcanzar el “clima” provechoso, debiendo el hechicero seguir el ritual graduado y progresivo en su trabajo, obedeciendo a las fases y a las leyes consagradas y conocidas para ese proceso. El ritual del hechizo consiste en que el operador de la brujería, debe atraer progresivamente las fuerzas que ha de utilizar, para después ir condensándolas en los objetos y en seguida, pero gradualmente las dinamizará o “electrizará” y definitivamente proyectará las energías en dirección a la víctima. Lo absurdo es todo lo contrario al ritual, pues el hechicero tendría que dinamizar las energías antes de captarlas o bien, proyectarlas antes de su potencialidad El ritual, por lo tanto, no es una entidad oculta misteriosa o proceso supersticioso inherente a la magia y brujería; sino, una acción coordinada desde el principio al fin de todo un proceso sobre la naturaleza y actividad de la vida humana.

Dios, cuando creó el mundo, también siguió un determinado ritual, puesto que no lo hizo de golpe, sino disciplinó un procedimiento graduativo y lógico, donde primero surgieron las cosas fundamentales y luego las secundarias. Dios, al comienzo, hizo el planeta obedeciendo al ritual de la creación; después vino la segunda fase, cuando creó los mares los ríos y la vegetación; entonces aparecieron los pájaros, los animales y los peces.

Debido al ritual consagrado en cirugía, el médico operador primero cambia sus vestimenta de calle por el uniforme blanco, toma el bisturí, hace la incisión periférica, aplica las pinzas hemostáticas, y recién comienza la verdadera intervención con los instrumentos de acción profunda. El éxito de su intervención no está sujeta a su sabiduría, experiencia y decisión, sino a la obediencia del ritual riguroso que le disciplina las actividades quirúrgicas consagradas por el tiempo y la experiencia. El médico violentaría ese ritual, si primero se lavase las manos y después se desvistiese o en el proceso de intervención, usara la herramienta de incisión antes del bisturí para el corte periférico. El ritual, por lo tanto, es el modo de hacer las cosas seguras, con método planificado, que evita el error y la confusión.

Es el ritual cotidiano el que no permite al hombre quitarse las medias antes de sacarse los zapatos, porque en el ritual anterior, primero colocó las medias y después los zapatos.
NOTA: Tal vez por esa causa, en los trabajos de “quebraduras de los hechizos” en los terreiros de Umbanda, los padres determinan que esos procesos sean realizados a la orilla del mar, junto a las cascadas o en medio de la selva, cuyo hecizo, es muy posible, se haya hecho con los fluidos originales de esos ambientes.


PREGUNTA : ¿De qué otra forma podríamos entender, el poder maleficio, que tienen esos objetos, aves y animales usados en brujería?

RAMATÍS : En la múltiple operaciones realizadas en el campo del magnetismo terapéutico, los entendidos también utilizan una serie de “cosas” y objetos que favorecen la fijación o condensación de las energías imponderable. El agua, cuando es fluidificada en la terapia espírita, se transforma en un elemento intermediario o de ligazón entre el magnetismo y el enfermo. Están aquellos que magnetizan jarras de agua, flores, ropas, alimentos y frutos con finalidad terapéutica. Obviamente, el proceso del hechizo, también es realizable a través de los objetos , que son preparados para imantar y catalizar las energías perniciosas. Existen minerales, como el radium y el plomo, cuyas partículas, en constante irradiación, producen daño a los seres humanos, ajeno a toda clase de hechizos.

PREGUNTA : ¿Podríamos conocer el mecanismo que promueve la acción de esos objetos hechizados, en el campo psíquico?

RAMATÍS : Los acontecimientos de la vida están ligados íntimamente a la acción de la Energía sobre la Materia. El concepto actual de materia, aceptado por vuestra ciencia académica, es el de energía condensada o fuerza coagulada, siendo así, la mataría, aunque sea unas partículas de fuerzas condensadas, accionan fuertemente en los campos vibratorios de los planos etéreos astrales y mentales, de donde se originó. Desde que esa materia o energía acumulada sea accionada con impetuosidad, aumentará su acción en los correspondientes planos vibratorios de su hábitat natural. Esa actividad se amplía tanto como sea la capacidad de activar o excitar la sustancia material, haciéndola repercutir en dirección a su campo dinámico y natural. Accionando con cierta fuerza la materia, activaréis constantemente en los planos energéticos de donde ella proviene, porque hubo una “condensación” o “aglomeración” para los sentidos físicos.

Consecuentemente, esa energía presente en todos los cuerpos y aprisionada por los límites de la forma, se expande continuamente, formando las “auras” de los minerales, vegetales y seres humanos. El campo magnético en la superficie de los cuerpos físicos, es muy rico en radiaciones, es decir, en partículas magnéticas que se disocian continuamente de todas las expresiones de la vida material. Habiéndose observado que la criatura humana también es “energía condensada”, entonces tiene a su alrededor un campo radiactivo y por ende, deja tras de sí un rastro de partículas radiactivas, por las cuales los perros se orientan utilizándolas como verdaderos “faros” de origen animal. La tradición dice, que el hechizo realizado sobre el rastro de la víctima es muy eficiente y difícil de destruir o “quebrar”, debido a que la condensación de los fluidos perniciosos se hace directamente en el campo magnético del aura de la energía en liberación de la victima . El haz de partículas radiactivas de la victima que permanece activa y en estado de ebullición, en el área del hechizo, favorece la imantación compacta y penetrante en el aura de la persona.

Aunque se tenga por extraordinario el sentido de orientación, que la “mente instintiva” proporciona a las aves y animales ayudándolos en su lucha por la sobre vivencia, con poderes y facultades que asombra al mismo hombre, lo cierto es, que en sus cambios de un sitio hacia otro, dependen de las partículas radiactivas, puesto que dejan verdaderas pistas magnéticas, cuya vibración perdura en el mundo oculto. De esa forma, los perros y los gatos, cuando son trasladados a distancias de sus hogares, retornan hábilmente hasta su punto de partida, debido a que recorren en sentido inverso el camino que hicieron anteriormente, en realidad, retornan sobre la pista radiactiva que dejaron.

PREGUNTA: ¿De qué forma los objetos hechizados pueden bajar las vibraciones del ambiente, donde permanecen las personas, señaladas para ese acto de brujería?

RAMATÍS : Los objetos usados y trabajados por los hechiceros desempeñan la función de captadores de energías inferiores y a su vez condensan y bajan las vibraciones en los lugares donde son colocados. Aunque esos objetos son materiales, sin embargo vibran en el campo etéreo astral porque son energía condensada. Bajo la suprema voluntad de los hechiceros, que accionan en la intimidad electrónica de la sustancia, es decir, en su “elemental” se produce una excitación magnética o superactividad , pero en sentido negativo que más tarde alcanza el aura de la víctima, bajando al campo vibratorio , que a su vez, alimenta las mismas o expresiones deprimentes de la vida oculta.

PREGUNTA : ¿Qué sentido tiene, ese dicho sobre “expresiones deprimentes de la vida oculta”?

RAMATÍS : Si el lodo es un alimento para las colectividades microbianas patogénicas, la atmósfera magnética y viscosa que ocasiona la presencia de los condensadores hechizados, transformándose en un excelente campo de alimentación para las larvas, embriones, bacilos e infusorios psíquicos oriundos del mundo invisible, de muy poca percepción para los empobrecidos, sentidos humanos. Multitudes famélicas y colonias microscópicas de larvas y microorganismos en atropellada agitación, buscan vorazmente las zonas de “depresión magnética”alrededor de los hechizados, tratando de alcanzar el sustento mórbido. Descienden paulatinamente desde el campo imponderable, condensándose gradualmente en formas intermediarias, hasta alcanzar el plano físico, donde la ciencia humana, los presenta bajo el rótulo de virus y ultravirus y demás probabilidades patogénicas, responsables por innumerables enfermedades, en especial, la que corresponde a la patología cancerosa.

La sección transformadora de los objetos hechizados, invierte los polos de la frecuencia y el dinamismo natural de la energía libre, degradándola hacia una condición viscosa, descompuesta y deteriorada. Esa viscosidad, como un haz denso de magnetismo, es el elemento intermediario o revelador, que permite a las voraces colectividades descender hacia el campo material. Es decir, que gradualmente ingresan en esa especie de cortina magnética y pegajosa, exudada por el aura del hechizado, convergiendo hacia su metabolismo fisiológico y a su vez, le crea los estados enfermizos de origen imponderable y dificilísimo de descubrir por los más acreditados exámenes médicos.

NOTA DE RAMATÍS: El término “atmósfera magnética y viscosa”, aparentemente excéntrico, define en el periespíritu, una condición semejante a la del cuerpo físico, cuando lo envuelve el lodo húmedo y pegajoso, infiltrándose por los poros en forma desagradable. Los hechizos, baja una fuerte carga maléfica, casi siempre acusan la sensación, mortificante del frío, viscosidad o aridez en la piel.
17

Adolfodoq
Mensajes: 257
Registrado: 25 Ene 2008, 18:21

Mensajepor Adolfodoq » 30 May 2012, 10:42

PREGUNTA : Esas organizaciones “psicomicrobianas”, ¿únicamente deben alcanzar su cometido con el hechizado?

RAMATÍS : La acción maléfica se ejerce sobre aquel que está prefijado para padecer la carga de fluidos depresivos. Mientras tanto, como las “auras viscosas” de los objetos hechizados pueden sustentarse y robustecerse a través de los desequilibrios psíquicos de las personas humanas, que puedan encontrarse en el radio de acción del hechizo, aun los que no fueron señalados por la brujería pueden sufrir el efecto del astral enfermo. Existen casos, donde el impacto provocado por el hechizo al inducir sobre las personas de aura invulnerable o inmunizada, debido a su elevada graduación espiritual, rechaza el maleficio y alcanza a otro familiar de menor protección en la esfera de la espiritualidad?.

El hechizo tanto provoca la enfermedad psíquica en el alma humana, por alcanzar los centros de fuerzas de la dirección periespiritual, como atrae las nubes de bacterias nocivas, que penetran en la circulación fisiológica de la persona. Los objetos o seres transformados en fijadores de fluidos perniciosos, son los agentes del hechizo, los cuales funcionan como verdaderos proyectores de deterioros, fluídicos que invaden el aura periespiritual de la víctima. Las mismas crean alrededor del hechizado un campo vibratorio coercitivo de fluidos inferiores que entorpece la receptividad intuitiva de las instrucciones y recursos de ayuda que le son transmitidos por los guías y más conocidos por los “ángeles de la guarda”, que accionan en planos más sutiles.

La principal función que realiza el hechicero, es aislar la víctima de esa ayuda psíquica a fin de que responda únicamente a las sugestiones malévolas que lo desorientan en sus actividades financieras, le provocan inconvenientes emotivos, condiciones pesimistas y conflictos domésticos. Así, de esa forma, a los perjuicios materiales ocasionados se le suman los disturbios enfermizos, en el campo psíquicos, bajo la dirección nefasta de las almas perversas del mundo invisible. Y, cuando más se rebela o se aflige, mayor campo de acción ofrece a esas entidades que hacen la infelicidad de su vida, pero, sería totalmente inverso el proceso, si recurriera a la oración y vigilara estrechamente las imprudencias cometidas.

Poco importa si la persona merece o no el impacto del hechizo, puesto que su defensa y seguridad dependen únicamente de su mayor o menor integración al Evangelio del Cristo. En realidad, queremos decir, que es el estado de “cristificación” proveniente de la vivencia incondicional delas enseñanzas evangélicas el que realiza la efectiva desintegración de cualquier carga maléfica, proyectada sobre la persona. Sin lugar a dudas, son tan pocas las personas que usufructúan esa condición superior, que el proceso de hechizamiento alcanza a casi todos por igual.

NOTA RAMATÍS: Eso explica, que cualquier persona pueda ser hechizada, aunque no sea escogida por el hechicero. Sin embargo si defensa depende exclusivamente de su mayor o menor evangelización. El doctor M. B, amigo de nuestro grupo espiritualista, fue alcanzado por una carga hechizante de cierta potencia, sin embargo dado que su naturaleza era excepcional humilde, caritativa y evangélica, el impacto lo rechazó violentamente y fue a dar contra el perro, su fiel amigo, muriendo inmediatamente.

PREGUNTA : En el caso donde el hechizo es rechazado por la persona a la que está dirigido y a su vez alcanza a otro familiar, ¿eso no es un procedimiento injusto?

RAMATÍS : Como la inmunidad psíquica contra cualquiera de las expresiones del hechizo varía conforme a la conducta de la persona propuesta para ese hecho, las corrientes malévolas alcanzan y penetran con éxito en las auras periespirituales de los seres humanos, conforme sea su vulnerabilidad aúrica del momento.

PREGUNTA : ¿Por qué existen personas de reconocida conducta evangélica, que han sido impacto de los hechizos? ¿Eso no contradice a vuestras manifestaciones anteriores?

RAMATÍS : El santo que observáis en la vida presente, no quiere decir que la haya sido en su vida pasada. Ciertas personas, que en el presente se dedican a la práctica del bien, no pueden substraerse a la ley kármica y anteponer seguras defensas contra las fuerzas destructivas y que también, ellos manosearon en existencias pasadas. Están recogiendo ahora los frutos amargos de la siembra imprudente de otrora y están encuadrados en la ley, que dice: “a cada uno le será dado conforme a sus obras”. Además, debéis saber, que el simple hecho y las energías agresivas del plano terrestre, que aún es bastante primario.

El hechizo es una acción perniciosa producto generado consciente o inconscientemente por la mayoría de los hombres y que a su vez, alcanza proporcionalmente a todos los seres, según sean sus deficiencias o defensas espirituales. Es de sentido común, que el nadador eximio, no se ha de librar del inmenso peligro a que se expone, si se propone nadar en un río infestado de cocodrilos.

PREGUNTA : El hechizo, ¿puede alcanzar colectividades humanas? Conforme nos aseguraron los entendidos en la materia.

RAMATÍS : En la actualidad, casi no existe entre vuestra humanidad, los casos de hechizos colectivos, característicos de las épocas lemuriana y atlante, debido a que esos pueblos que guerreaban por ese medio, sustentaban camadas de espíritus ligados fuertemente a las líneas de fuerzas del astral inferior . Esos pueblos accionaban sobre determinadas “energías elementales” de la naturaleza, portadoras de actividades primarias muy agresivas, llegando a exterminarse recíprocamente, en un continuo proceso de venganza.

Innumerables enfermedades de naturaleza incurables, entre las que se destaca el cáncer y la lepra, son los resultados kármicos que aún padecen ciertos espíritus que participaron de la brujería colectiva e individual del pasado.. Es muy necesario que se elimine periespiritualmente ese elemental mórbido que algunas almas aún traen desde el pasado, para que desaparezcan la serie de manifestaciones patológicas actuales, de características incurables. Gracias a la acción pacificadora de Jesús, se creó la sublime egrégora en vuestro mundo, que es la fuente de transfusión de la Luz Divina, que aniquila al reinado de la Sombra, y a su vez disminuyó el éxito del hechizo colectivo. El contacto vibratorio cercano al aura del Cristo Planetario y la influencia constante de las preces y sacrificios de los cristianos en los circos romanos, aunados en la idea espiritual y liberadora, contribuyó bastante para anular la eficacia de la brujería colectiva. Mientras tanto, en la Edad Media sucedieron algunos casos de epidemias, alucinaciones, histerias colectivas, degradaciones y lujurias en masa, cuyos desequilibrios psíquicos fueron provocados por entidades diabólicas encarnadas, en detestables simbiosis con espíritus malévolos.

NOTA: Egrégora. Composición astral generada por una colectividad espiritual, puesto que el pensamiento, el deseo y la voluntad, son fuerzas tan reales y superiores como las más potentes energías de la naturaleza. Bajo esa influencia, la materia astral, casi plástica, torna forma, haciéndose compacta. Entonces, esa agrégora se vuelve un campo de influencia colectiva, impulsando a los que no interesan por ella, para efectivar realizaciones positivas en el mismo género. Gracias a Jesús, se formó en el mundo la egrégora del Cristo y atrayendo a las almas sensibles. De la misma forma, Hitler formó la terrible agrégora del Nazismo, la que aún insiste evocando adeptos y accionando fuertemente ante el mejor descuido de las autoridades internacionales del mundo tierra.

PREGUNTA: ¿Es verdad, que a la persona hechizada, el médico puede llegar a diagnosticarle erradamente, cuando se siente enferma?

RAMATÍS : ¿Por qué no? Quien está hechizado se encuentra psíquicamente impermeabilizado para las fuerzas que pueden hacer mucho en su bien y aún, está propenso a aceptar las peores sugestiones y consejos, provenientes del mundo oculto. El hechizo, no es un simple pasatiempo, su vital importancia, reside en perjudicar al prójimo. Sólo las personas evangelizadas, de pensamientos optimistas y emociones controladas, pueden resistir con cierta eficiencia a los impactos de la brujería.

La persona enferma y hechizada, casi siempre ignora el origen de su perturbación, así como también, su aura, conturbada puede influir sobre el médico que lo examina, diagnosticándole errado o imprecisamente. Hay casos, en que los malhechores de las sombras ligados al trabajo de la brujería, inducen a las víctimas para que consulten a ciertos médicos de baja condición moral y atraso espiritual, los que pronto encuentran síntomas errados y prescriben medicamentos inocuos y hasta nocivos.

Después de caminar incansablemente por los consultorios médicos, sufriendo terapias inadecuadas y aún, intervenciones quirúrgicas innecesarias, algunas de esas personas, sólo consiguen su cura cuando encausan el tratamiento físico a la renovación espiritual, o ajustando su mediumnidad despertada prematuramente bajo la acción estimulante del hechizo, debido a la asistencia personal a los centros espíritas o a los terreiros de la Umbanda. Entonces, mejoran porque sus defensas psíquicas, estimuladas por la conducta superior, quedan bajo la tutela de los espíritus benefactores, que los ayudan a disipar los malos fluidos.

PREGUNTA : El individuo lunático, ¿También puede ser hechizado?

RAMATÍS : Sin lugar a dudas, pues aún existen creencias y supersticiones provenientes de los pueblos primitivos, que deben rechazarse, debido a la inutilidad que presentan, además de ser un fundamento bastante tónto. Sin embargo, es necesario examinar tales cosas, antes de emitir cualquier juzgamiento injusto, porque el hombre nada crea, sólo descubre e inventa lo que ya fue creado por Dios. Siendo así, la más tonta de las creencias puede volverse una base científica, a pesar de su aspecto exterior, un tanto excéntrico e ilógico. También es verdad, que algunos mitos y leyendas, que parecen desafiar las leyes naturales de la tierra, son originados de los fenómenos existentes en el mundo astral, los que aún vibran en la memoria periespiritual del ser encarnado.

Pero; en el caso del lunático, él sufre realmente la influencia de las fases lunares, debido a que se excita en luna llena y se vuelve melancólico en luna nueva. Es un temperamento maníaco, excéntrico y visionario, cuyas fantasiosas ideas se modifican por los cambios lunares del satélite de la tierra. El fenómeno es fácil de explicar; el doble etérico del lunático es de una frecuencia vibratoria excitable, debido a la emanación del éter físico lunar. Durante la época de su nacimiento y la simultánea formación del cuerpo vital la luna se encontraba en la fase ascendente. Por eso, es un “hipersensible”y acarrea hacia su cuerpo etérico una mayor dosis de emanación del éter físico lunar, sufriendo durante la creciente y la luna llena un mayor flujo fluídico y excitativo, algo parecido a lo que sucede, en la forma gravitacional del flujo y reflujo de los mares.

Los antiguos hacían “amuletos”o “condensadores” de fuerzas para aliviar las crisis de los lunáticos, durante las fases máximas de luna llena y les indicaban los remedios hechos de plantas lunares, lechosas, frías, antiafrodisíacas de hojas grandes, ovaladas, redondas, como el repollo y la lechuga. En los casos de extrema gravedad, echaban mano a la amapola blanca, que proporciona el opio y la heroína, el sándalo lanco, dulcemente hipnótico, además de otras variedades de flores lunares, como la rosa blanca, la margarita y la azucena y el lirio.

PREGUNTA : según vuestro entender, ¿qué defensa es la mejor contra las proyecciones de los fluidos maléficos, generados por las diferentes formas del hechizo?

RAMATÍS : Sin lugar a ninguna duda, que es la vigilancia constante de la emisión de los pensamientos pecaminosos y emociones descontroladas. Además, la oración, como poderes o antídoto de química espiritual, crea fronteras protectoras alrededor del ser humano y deshace los fluidos deprimentes y ofensivos.

Los hechiceros, hacen todo lo posible para evitar que las personas hechizadas, sean instruidas sobre la realidad de la hechicería. Sus comparsas de desencarnados, tratan de desviar del camino elucidativo a las víctimas. De ahí, el motivo porque se cree tan poco en la realidad de la brujería, pues, en la mayoría de los casos, los mismos hechizados ironizan tal acontecimiento en su propia vida. En general, la mayoría de las personas, alegan que nunca hicieron mal a nadie, por eso, es que nunca padecerán del hechizo , además, tampoco merecen tal cosa, que por otra parte, ¡están sabiendo que no existe!.

Adolfodoq
Mensajes: 257
Registrado: 25 Ene 2008, 18:21

Mensajepor Adolfodoq » 03 Jun 2012, 01:51

CAPÍTULO II

HECIZAMIENTO VERBAL





PREGUNTA: ¿Qué significa hechizo verbal?

RAMATÍS : El hechizo o la brujería puede llevarse a cabo por medio de la fuerza del pensamiento, de las palabras y a través de los objetos imantados, que producen daño a los seres humanos y otras criaturas vivientes. El hechizo verbal es la resultante de las palabras pronunciadas en forma de crítica antifraternal, maledicencia, calumnia, traición a la amistad, intriga y maldiciones. La carta anónima y aún la intención simulada de alguien, que al hablar de otra persona, crea la desconfianza o dudas sobre la conducta ajena, en verdad, todo eso, es un acto de hechizamiento. Su autor es responsable delante de la Ley del Karma y queda sujeto al “choque de retorno” de su brujería verbal, con forme sea el daño causado al prójimo.

La palabra tiene fuerza, dado que es el vehículo que impulsa y permuta el pensamiento de las personas, para los que aún no se entienden por la telepatía, conforme sucede en los planetas adelantados. De acuerdo al significado, la intensidad y motivo de la palabra, ella se reviste de la cuota de materia sutilísima de éter físico, de aquello que la palabra define. Cuando la persona habla mal de alguien, esa vibración mental atrae y activa la misma cuota de energía, de las personas que escuchan, aumentando el hechizo verbal, con una nueva carga malévola. De esa forma, cree la responsabilidad del malediciente por el cráter ofensivo de sus palabras, y a medida que se divulgan y son apreciadas por otras mentes, alcanzan a la víctima con un impacto más fuerte al que se originó en un principio. El maleficio verbal sigue su curso de persona a persona, así como la bola de nieve va tomando impulso y tamaño, a medida que rueda.

La movilización de las fuerzas a través del verbo es predominantemente creadora, en una acción de hechicería y de considerable perjuicio para el futuro de su autor, pues las palabras crean ideas y éstas, por su reflejo moral, de “habar mal” de otros, producen la convergencia de las fuerzas repulsivas, a las cuales se aúnan la naturaleza del pensamiento y el sentimiento, tanto del que habla, como del que oye. Esta especie de brujería a través de la palabra, también varía conforme a la culpa y responsabilidad de la persona.

PREGUNTA : ¿Nos podéis explicar ese asunto?

RAMATÍS : Evidentemente, la persona que habla mal de otro por liviandad , ha de tener menos culpa, que aquella que lo hace por maledicencia, envidia, celos, odio y venganza. En el primer caso, las palabras no tienen la fuerza propia de una deliberación malévola consciente. La persona liviana, es menos responsable que la mal intencionada; sucede así, porque la persona que obra de mala fe, se concentra para llevar a cabo una acción deliberada en pensamiento, puesto que la palabra o la brujería a través de los objetos preparados, pone en movimiento fuerzas tenebrosas contra el prójimo, además crea y trabaja en contra de su propio destino.

PREGUNTA : ¿Tiene fundamento el dicho , que las “maldiciones causan desgracias?

RAMATÍS : El hombre es un espíritu o núcleo espiritual, que centraliza en sí todos los tipos de fuerzas, correspondientes a los diversos planos de vida. El cuerpo físico es el vestido transitorio de menor importancia en el conjunto de las personas, pues la energía que allí se condensa en forma de materia, constantemente trabaja para liberarse y retornar a su plano de vida original. Esa energía aprisionada en todas las formas del mundo, produce en su exudación permanente , las diversas auras que conforman las radiaciones de los objetos y de los seres. Es la polarización resultante del impulso centrífugo de la energía condensada, intentando readquirir su vivencia normal o estado de absoluta libertad.



Cuando el espíritu piensa, agita todos los campos de fuerzas bajan vibratoriamente hasta alcanzar a su periespiritu y el cuerpo físico, por eso, proyecta en todas direcciones, energías benéficas o maléficas, creadoras o destructivas, según sea la naturaleza de sus pensamientos y sentimientos. Por lo tanto, la palabra, es la manifestación sonora, para el mundo exterior, pero también es el sentimiento o pensamiento generado en el plano oculto del ser. Por eso, además de constituirse en fuerza duradera, incorpora en su trayectoria, las energías que despierta en las personas interesadas en el asunto tratado. Por otra parte, es tan sutil e influyente la palabra, que ciertas personas, debido a un sentido oculto, llegan a presentir cuando alguien habla mal de ellos, poniéndolos aleta contra algún peligro, inminente.
La palabra, en sí, conducen parte de las características de su autor cuando son dirigidas por sentimientos censurables hacia el prójimo.

PREGUNTA : ¿Nos podríais dar una explicación más clara sobre el asunto?

RAMATÍS : Existe marcada diferencia de “tensión”o “impacto” en el hechizo verbal o en las maldiciones, cuando es pronunciada por una persona egoísta, avara o envidiosa, puesto que la mayoría de los seres saben, que es un acto de crueldad causar cualquier tipo de mal al prójimo, porque la palabra conduce en su base, el fluido generado por el pecado fundamental de cada ser. Sirviéndonos de un ejemplo algo rudimentario, diríamos, que la maldición proferida por el avaro, es mucho más intensa, en su contextura boca bular, que si la pronunciara una persona de condición afable. Las maldiciones por parte de las personas optimistas, son menos ofensivas, debido a que ven las cosas desde un punto de vista menos interesado, mientras que el avaro, siempre rebasa el contenido pernicioso que anima su alma, ante una pocas gotas vertidas en la ofensa hacia el prójimo.

De la misma forma, existe marcada diferencia entre el mal decir y el bnedecir, puesto que se manifiesta en la contextura psicofísica de la criatura humana, dado al tipo y cualidad de las energías empleadas para ambos actos. Cuando bendecimos , ponemos en marcha las energías correspondientes al reino espiritual, mental, superior, a fin de expresar la idea, el sentimiento y emociones sublimes de nuestro espíritu, en ese preciso momento. Durante ese acto, el hombre manifiesta en su configuración humana, la magnitud, altilocuencia, mansedumbre y recogimiento de espíritu, preocupado por invocar las fuerzas superiores a favor de otra persona. El brillo de los ojos, el gesto de las manos la expresión del rostro y la quietud del cuerpo, forman un conjunto de aspecto atrayente, unificado al fluido amoroso que distingue y acompaña a la palabra beneficiosa. Hay un encanto indefinible en la madre amorosa que bendice al fruto de su vientre, cuando pone en acción su fuerza materna e invoca al Creador la protección amorosa para su prolongación de la vida, en el mundo de las formas. El peor de los bandidos, se conmueve ante la sinceridad y sentimiento de alguien que lo bendice, puesto que no existe rechazo en su espíritu por aquello que se le ofrece y no tienen función de humillar u ofender.

La bendición es una invocación divina entregada a los hombres para ayudar a otros hombres, pues en vez de elevarse el pedido egoísta a favor de aquel que está bendiciendo, cambia el tenor, al elevar la súplica a Dios para beneficiar al prójimo. La bendición es el homenaje fraternal que dulcifica al alma receptora y beneficia a quien la solicita.

PREGUNTA : Entonces ¿tiene fuerza y fundamento la maldición, puesto que es algo bastante usado por las personas de condición primitiva?

RAMATÍS : Hace muy poco hemos explicado, que la persona cuando bendice, lo hace por medio de gestos serenos simpáticos, agradables y cautivantes, como expresión exterior del elevado sentimiento que le invade su alma. Pero, todo cambia cuando maldice, porque pone en acción energías inferiores y agresivas, que demuestran su estado espiritual de ira, turbulencia y desatino espiritual.

El maldiciente crispa las manos y sus ojos lanzan destellos de odio; su nariz se dilata bajo el fragor de la violencia acumulada por el amor propio herido o apreta los labios sobre las mandíbulas cerradas. La fisonomía se congestiona, demarcando las características, en su semblante, de la furia del animal cuando arremete contra su presa. Sin duda alguna, que existen las personas que maldicen tan desapercibidamente, tal como lo hace la usina eléctrica para enviar su fuerza mortífera y silenciosa a través de sus transformadores a la distancia, alcanzando su objetivo final; La carga pensada y concentrada bajo la voluntad diabólica y fría, obra cual hechizo silencioso, penetrante como un poderoso trépano, pero tan inocente en su apariencia, como la copa de agua cristalina que posee el veneno fatal. Consonante a las leyes de afinidad energética, ese hechizo verbal y mental, además de tener su impulso inicial, día a día se robustece por medio del pensamiento perverso de la persona extremadamente vengativa.

Mientras tanto, la maldición proferida abiertamente por la persona temperamental y sin control emotivo, es de condición inofensiva puesto que su impulso no tiene la fuerza destructora, que se forja lenta y calculadora en el quimismo del laboratorio consciente mental. Entonces, el mismo pueblo , considera que la “maldición” hecha de la “boca hacia fuera” es inofensiva y es terriblemente perjudicial cuando emana del corazón.

PREGUNTA : ¿Cómo se explica eso?

RAMATÍS: Existen maldiciones que son el fruto de una construcción mental paulatina, diríamos, cocida a fuego lento y avivada, día a día por el odioy el orgullo vengativo. Se nutren en su fuerza del calculo mental, frío y criminoso, cuya meta es destruir al adversario. “La venganza es la delicia de los dioses”, dijo una vez, cierto imbecil sobre la tierra, probablemente acometido por una crisis mórbida, que le hizo olvidar el atroz sufrimiento espiritual, que sufren los vengativos, después de su muerte física.

Además, no necesita ser un mago para concentrar la desgracia en la palabra que maldice al prójimo; sólo hasta ser una persona perversa. Mientras que las maldiciones salidas de boca para afuera, son instintivas, como las avecitas que caen de sus nidos a los primeros intentos de querer volar, la maldición consciente es una fuerza tan diabólica, que arrasa a la víctima indefensa y masacra a su imprudente autor.

PREGUNTA : ¿Qué fundamento existe, cuando se dice que la maldición proferida por una madre a su hijo, es de condición irreparable?

RAMATÍS : La fuerza destructora de la maldición, depende del grado de vehemencia odiosa que la genera y del vínculo fluídico que existe entre uno y otro. Obviamente, entre madre e hijo existe un estrecho vínculo psicofísico, puesto que la madre le originó el cuerpo carnal en el vientre durante los nueve meses tradicionales y aún sufre los impactos de naturaleza espiritual, buena o mala del descendiente, debido al cambio de los fluidos mentales y emotivos entre ambos y que perduran por algunos años por encima de los lazos sanguíneos comunes. Además, según la Ley del Karma, los padres y los hijos tanto pueden ser inseparables amigos, como los peores enemigos, ligados por sus hechos en el pasado. En el primer caso, están unidos por el amor, en el segundo, imantados por el odio.

Por regla general las madres no acostumbran a maldecir a sus hijos amorosos y los recuerdan constantemente en sus oraciones y ruegos a Dios. Y, aquellas madres, que por cualquier contrariedad filial, ruegan por el mal del fruto de su vientre, son iguales a las criaturas imprudentes que arrojan el boomerang y a su regreso, el impacto lo reciben con el doble de violencia.

Otras veces hemos comentado que la envidia, la cólera, el despotismo y el odio, producen fluidos tóxicos en la vestidura espiritual de la persona, que al volcarlos en el papel secante del cuerpo físico, les produce molestias incurables y aflicciones indeseables. Las explosiones verbales o mentales hacia el prójimo, se convierten en una carga tóxica generada por la mente bajo el combustible del odio, rabia o venganza y una vez alcanzado el objetivo prefijado, a su retorno se agregan los fluidos mórbidos de la víctima, impactando a su real autor.

La maldición proferida por una madre, es la más funesta de todas las maldiciones, porque además de producir el fluido virulento, propio de las personas encolerizadas, acciona con extremada rapidez a través de los lazos íntimos, forjados en la gestación materna. Los fluidos destructores puestos en acción por la maldición de la madre, causan inevitable desgracia porque hiere al vaso carnal, que ella misma dio vida.

PREGUNTA : Reiteramos ¿la maldición de la madre, es realmente irreparable?

RAMATÍS : Eso depende de la intensidad odiosa que emplea la madre que maldice, como también, del grado de culpabilidad que tenga su hijo.

PREGUNTA: Y, en el caso de la madrina, ¿también es difícil de reparar?

RAMATÍS : Conforme a la tradición Católica consagrada por la ceremonia del bautismo, la madrina es la sustituta de la madre. El ritual del bautismo es una ceremonia respetuosa, que confirma una severa obligación espiritual de am junto a la pila bautismal, comprometiéndose a proteger al ahijado en ausencia de sus padres o ante situaciones infelices. Ninguno está obligado a bautizar a cualquier pequeño y cuando toma esa responsabilidad, ya sea bajo la égida católica, protestante, espírita o umbandista, tendrá que cumplirla bajo pena de sufrir inmensas desventuras en el mundo espiritual. Aunque sepamos que las ceremonias religiosas del mundo derivadas de dogmas y “tabúes” del pasado han de poder modificar la esencia del espíritu, sin embargo, pueden despertar fuerzas ocultas y ajustar los pensamientos bajo el mismo tema espiritual. Durante el bautismo se manifiesta el fenómeno de imantación debido a la convergencia de los fluidos movilizados por los padres, padrinos y por el ahijado, formándose una amalgama o vínculo de compromiso espiritual entre los presentes, hasta el fin de la existencia carnal. La madrina y el padrino asumen espontáneamente, en espíritu, ,la obligación de cuidar del hijo adoptivo, que les es ofrecido a través de la ceremonia del bautismo. El ritual sólo consagra en el mundo profano, aquello que ya tuvo origen en el mundo espiritual.

Es evidente, que la madrina asume el compromiso espiritual delante de la Divinidad, al sustituir a la madre del ente que acepta por ahijado y además, queda vinculada por lazos ocultos, que fueron robustecidos durante la ceremonia del bautismo. Desde ese momento, ya sea su bendición como su maldición se transmite con mayor rapidez sobre el propuesto, bajo la ley de vinculación de madre e hijo.

PREGUNTA : ¿Existe preocupaciones o sufrimientos por parte de los padres desencarnados, por no haber bautizado a sus hijos durante su vida física?

RAMATIÍS: Los padres desencarnados no se preocupan porque haya sido o no bautizada su prole sobre la tierra, puesto que en el Más Allá comprueban, que la salvación de ellos no depende de la creencia o ceremonia, sino, de sus obras. En realidad, sufren desconsoladamente cuando sus tutelados se entregan a los vicios execrables, como el fumar, el beber o se corrompen con las drogas, terminando indefectiblemente en el suicidio o en el crimen. En otros casos, dado que estamos exponiendo sólo algunos ejemplos aislados, es lamentable observar el sufrimiento atroz de algunos padres, que después de haber confiado a sus hijos en la ceremonia del bautismo a sus padrinos pudientes, éstos nada hacen para remediar las necesidades de sus ahijados, que bien podían subsanarles tremendas desdichas.

No importa, reiteramos, si el bautismo es una ceremonia católica, protestante, espírita o umbandista o se considere como una superstición, mito, dogma o creencia. En sí, la persona poco vale como consagración a la luz del mundo físico, pero no deja de ser un severo compromiso espiritual asumido en nombre de Dios, cuando alguien pretende erigirse en padrino de una criatura, dado que no elude, para el mundo espiritual, lo que ha prometido en ese acto.

El diccionario de los humanos aclara en perfecto y categórico lenguaje, que padrino es “patrono” o protector. Por lo tanto, es una segunda paternidad que el hombre asume sobre el hijo del amigo, pariente o servidor, en el acto espontáneo de aceptar un hijo adoptivo.

NOTA: DE RAMATIS: A nosotros no nos preocupa si las criaturas deben o no ser bautizadas, pues según la doctrina espirita, toda las personas nacen bajo el amoroso bautismo de Dios. En verdad, el hombre se salva por sus obras, no por las creencias que tuviere. Sin embargo, la ceremonia es un hábito que se justifica por los acontecimientos importantes que transcurren durante la vida de los hombres. Hay ceremonias en la esfera científica, durante consagración de un sabio o un acontecimiento poco común; en la esfera política, remarcando el triunfo lectoral o el rango alcanzado por alguna persona en su carrera diplomática. En el acto de entrega de los títulos a los doctorados se entrega la formalidad de la ceremonia, por lo tanto, es una “conformación” o “memorización” en el mundo de las formas, hasta por el indicado pueda manifestarse en su autenticidad espiritual.
PREGUNTA: ¿No podríais dar un ejemplo convincente de la fuerza de la palabra en el sentido constructivo?

RAMATÍS: En muchas oportunidades hemos dicho, que la palabra es amorosa, constructiva y catalizadora de fuerzas y emociones superiores, como la expresión verbal. “Dios te bendiga”, poderoso “mantram”, que dinamiza en la criatura humana, las esperanzas y el júbilo espiritual. Así como la maldición proferida por la madre o la madrina es una fuerza poderosa y más destructiva que si la pronunciaran los extraños, la bendición, el mismo caso, produce resultados sublimes y constructivos. Con el magnetismo energético e hipnótico de las palabras, podemos despertar energías o promover transformaciones inesperadas. Jesús levantaba paralíticos con su palabra puesto que desataba las energías adormecidas en el ser. Hay médicos inteligentes, que obtienen curas extraordinarias en sus pacientes poniendo en juego palabras creadoras, a su vez dinamizan “formas pensamientos” que terminan por destruir las acumulaciones fluídicas enfermizas. Cada letra o sílaba, además de tener su acción vibratoria en el campo mental, astral y entérico del hombre, sigue repercutiendo en determinada región o zona del cuerpo físico, produciendo sensibles modificaciones. Por otra parte, dice la ciencia del mundo, que el hombre pone en movimiento 72 músculos del cuerpo, cada vez que pronuncia una sola sílaba.

PREGUNTA: ¿Os sería posible darnos algunos ejemplos de la acción psíquica y física de las palabras?

RAMATÍS: Existen las palabras antipáticas que poseen acentuada aglutinación de consonantes y producen sensaciones desagradables en la mente o influyen en la temperatura, presión y circulación sanguínea del ser humano. Cada letra del alfabeto repercute en zonas distintas en el cuerpo de la persona, que puede comprobarse debido a la auscultación mental, resultante de su pronunciación. A pesar de juzgarse superstición o mito, los antiguos magos conseguían aumentar la producción de los jugos gástricos, fermentos pancreáticos y bilis, inclusive acelerar el ritmo cardiaco, elevar la presión, la temperatura y relajar los nervios al pronunciar determinadas palabras. Debido a la inteligente combinaciones de las sílabas y palabras que accionan en la contextura fisiológica del ser, desaparecen eczemas, verrugas o excrecencias de la piel.

Es suficiente que la persona concentre su atención, cuando piensa o habla para comprobar que cada letra acciona en determinado punto del cuerpo humano. Las letras conjuntas O-I, por ejemplo, cuando se piensa en ellas repercuten en lo alto de la cabeza porque es el símbolo de la unión psíquica aun el “chakra coronario”; la K suena mentalmente en el centro de la garganta, incidiendo su repercusión en el chakra “laríngeo”; la H tiende a resonar en el vientre, en la región del plexo abdominal, donde está situado el “chakra gástrico” o “umbilical”, repercutiendo a la altura del gran nervio simpático, especialmente donde se apoya el cuerpo astral, vehículo de las emociones del ser humano.

Las letras O y A repercuten mentalmente en la base de los pulmones, la N en las fosas nasales; la L en la punta de la lengua y la X en el ombligo. La letra T acciona sobre la frente, en los lóbulos frontales. Sus trazos, el vertical y el horizontal dejan la sensación de salir por el extremo de la cabeza a través del “chakra coronario”. Representa la unión del eslabón divino, es la letra simbólica de la cruz humana. Es suficiente que la persona abra sus brazos y piense en ella con atención y pausadamente, para comprobar el efluvio de la corriente fluídica que emana por las puntas de los dedos de la mano y de la cabeza a los pies, en un sincronizado proceso de “hilo a tierra”. La letra O resuena en la base de la columna vertebral en el campo etérico del “chakra kundalíneo” responsable del proceso genético.

PREGUNTA: Sin embargo ¿no existen sobre la tierra, idiomas que nadan tienen de común con el nuestro? ¿ Qué debemos pensar respecto al chino y al árabe, por ejemplo?

RAMATÍS: Sin lugar a dudas, que existe enorme diferencias en la conformación de los idiomas hablados en el mundo tierra, pero, cada raza tiene una contextura etéreo física en particular, dado que poseen características e idiosincrasias distintas a los demás. Las variaciones o tipos de letras que pueden producir mentalizaciones y repercusiones diferentes sobre lo que estamos explicando, coinciden con el tipo psicológico y espiritual de la raza. Por esa causa, el idioma más perfecto como medio de relación entre los seres humanos encarnados, para el futuro, ha de se el idioma “Esperanto”. A pesar de su expresión predominante fonética, las repercusiones de las letras, sílabas y palabras de la pronunciación esperantista, inciden sobre los principales centros de ligazón entre el cuerpo físico y el periespiritu.

Los estudiosos podrían verificar a través de la auscultación mental, que las combinaciones de las sílabas, repercuten en ciertos puntos del organismo, como son las glándulas endocrinas, en los plexos nerviosos, en las zonas cerebrales, en las manos, en los pies, en las puntas de los dedos y demás órganos. En consecuencia, es fácil comprobar el efecto producido por las palabras buenas o malas, dado que accionan sobre el periespiritu del ser y le modifican su estabilidad, como así también, le altera la circulación “mental astralina” y su comportamiento energético con el doble etérico. De haí que existen las palabras “trágicas”, “tenebrosas”o “fatídicas” que funcionan supercargadas de maldad y odio, siendo verdaderos y terribles dardos de hechizo verbal, lanzados sobre la criatura humana. De la misma forma están los “mantrans” palabras de bendición, o llamadas “llaves mágicas” que en el pasado, su misión eran desenvolver correctamente los chakras etéricos por medio de la combinación sonora, mental, astral, etérica y física.

PREGUNTA: ¿Qué son los “mantrans”?

RAMATÍS: “Mantrans” son como piezas idiomáticas que fueron consagradas por su uso superior, son letras y sílabas de articulación armoniosa. Cuando son prenunciadas con ritmo o sonoridad peculiar y bajo una fuerte concentración mental, despiertan en el organismo físico una energía poco común, que le proporciona cierto desprendimiento o euforia espiritual. Hace unos instantes, explicamos los efectos que producen el solo hecho de pensar concentradamente sobre algunas letras del alfabeto Occidental. Las palabras mántricas tienen mayor poder de acción en el campo etéreo astral de la persona, puesto que aceleran, armonizan y amplían la función de los “chakras” del doble etérico. Ayudan a sintonizar con más precisión el pensamiento sobre el sistema neurocerebral y demás manifestaciones de la vida física. Debido a que la palabra se reviste de fuerzas mentales y accionan sobre los planos de la vida física y oculta, al dar curso a las vibraciones sonoras en el campo de la materia, produce transformaciones equivalentes a su naturaleza elevada.

La palabra escrita o hablada expresa el lenguaje del hombre, de la tribu, del pueblo, de la nación, o de la raza. En consecuencia, ella también define el temperamento, el idealismo, el optimismo el pesimismo, el sentido artístico, la conducta moral, la malicia, la seriedad, la cultura, la alegría y por lo tanto el proceso espiritual . Los pueblos civilizados y optimistas, cuya cultura filosófica es de orden superior, cuando hablan o escriben, utilizan vocablos suaves, fluyentes, agradables, claros, sonoros y reveladores precisos de las ideas superiores. En ciertas localidades italianas, el lenguaje del pueblo es tan sonoro como la música, predominando fuertemente los motivos de la vida. El francés parisiense, innato, habla con un tono cortés, dejando translucir un aire travieso, malicioso pero inteligente. Sin embargo, el lenguaje de muchos pueblos asiáticos es coagulado, gritón y desagradable, afín a su idiosincrasia, belicosidad o especulación inescrupulosa. Los negros africanos y los salvajes hablan para “adentro”, como dice el vulgo; son palabras oscuras, verdaderos rumores verbales, que imprimen una multiplicidad de gestos para ser entendidos, cuyos desperdicios de sonidos no dan la idea nítida de lo que quieren expresar, haciéndonos recordar al sediento, que desea un tonel de agua, para luego usar una sola copa.

Por eso, las palabras mágicas o mantrans, revelan en su enunciación disciplinada y en su ritmo ascendente, el carácter, la fuerza, la sublimidad, la religiosidad o la ternura espiritual de un pueblo. Los tipos de mantrans escogidos para las prácticas religiosas y esotéricas, también son expresiones verbales, cuales ideas revestidas de elevado tenor espiritual. Los pueblos civilizados y optimistas, cuya cultura filosófica es de orden superior, cuando hablan o escriben, utilizan vocablos suaves, fluyentes, agradables, claros, sonoros y reveladores precisos de las ideas Superiores. En ciertas localidades italianas, el lenguaje del pueblo es tan sonoro como la música, predominando fuertemente los motivos de la vida. El francés parisiense, innato, habla con un tono cortés, dejando translucir un aire travieso, malicioso pero inteligente. Sin embargo, el lenguaje de muchos pueblos asiáticos es coagulado, gritón y desagradable, afín a su idiosincrasia, belicosidad o especulación inescrupulosa. Los negros africanos y los salvajes hablan para “adentro”, como dice el vulgo; son palabras oscuras, verdaderos rumores verbales, que imprimen una multiplicidad de gestos para ser entendidos, cuyos desperdicios de sonidos no dan la idea nítida de lo que quieren expresar, haciéndonos recordar al sediento, que desea un tonel de agua, para luego usar una sola copa.

Por eso, las palabras mágicas o mantrans, revelan en su enunciación disciplinada y en su ritmo ascendente, el carácter, la fuerza, la sublimidad, la religiosidad o la ternura espiritual de un pueblo. Los tipos de mantrans escogidos para las prácticas religiosas y esotéricas, también son expresiones verbales, cuales ideas revestidas de elevado tenor espiritual.

PREGUNTA: ¿Diríamos, que los “mantrans” son palabras creadas a propósito a fin de despertar efectos ocultos en las personas?

RAMATÍS: No se construyen mantrans bajo la frialdad científica ni por caprichos esotéricos para comprobar los efectos de los vocablos, puesto que no resaltaría los efectos superiores del alma humana. En verdad son las palabras las que se elevan a la categoría de “mantrans” por su aplicación superior, las que se transforman en verdaderas “llaves verbales” de cierta acción espiritual, poco común, que incide sobre los vehículos ocultos y físicos que conforman a la persona. Ellas en sí, congregan las energías y las ideas ocultas de sus autores, asociando las beneficiosas fuerzas psíquicas, que luego se convierten en eficaces despertadores espirituales.

Además, existe en las palabras sublimes, cierta musicalidad agradable, que accionada progresivamente, puede alcanzar la intimidad atómica de la materia y alterarle la cohesión íntima, causando modificaciones inesperadas. En ciertas leyendas del pasado, existe bastante fundamento científico, puesto que se conocía que determinadas palabras pronunciadas bajo una fuerte concentración llegaban a accionar la materia. La cultura, la ciencia, el ideal y el grado de religiosidad de un pueblo, también le eran un antecedente esotérico que ineludiblemente, queda registrado en el mundo oculto de la mentalidad.

Los “mantrans” aunque varíen en su expresión entre los pueblos que lo utilizan, siempre han de estar formados por palabras, que el tiempo y la distancia las ha consagrado, aunque varíen de matices. El ambiente esotérico de cada pueblo influye en la intimidad de su lenguaje, en sus palabras escritas o orales, en fin, en sus “mantrans”.

Cuando más pensamos y pronunciamos determinada palabra, tanto más de energía toma y se hace cohesa y nítida en su representación idiomática y vibración psicofísica. Palabras como amor, paz, perdón, mansedumbre, ternura, esperanza y bondad, aunque sean vocablos comunes y de mucho uso en el mundo profano, definen un sentido inequívoco y que aplicados en los cursos esotéricos, lojas masónicas, iglesias y templos religiosos, bajo un ritmo disciplinado y pronunciado sonoramente, pasa a integrase como verdadero “mantrans”. Son de vibración dulce, pero acumulan fuerzas creadoras, debido a su expresión moral y superior que las mismas expresan.

La Iglesia Católica tiene sus “mantrans”, los cuales, cuando son recitados religiosamente y dinamizados por la música sacra, equilibran el alma, reajustan Energías espirituales, dispersan emociones desagradables y asocian sentimientos puros en los creyentes, que aunados a pensamientos semejantes producen purificaciones emotivas y mentales.

NOTA: El pensamiento, la voluntad, y el deseo son fuerzas tan reales, qué sobrepasan a la potencia generada por la dinamita y la electricidad. Bajo tal influencia, la materia astral, muy dúctil, se hace compacta y toma forma bajo la vibración constante de los pensamientos. Entonces, resulta la formación de un ser o forma que adquiere vida, que está animado de una fuerza buena o mala, conforme a los pensamientos emitidos, que influyen poderosamente a todos los que están en su órbita de influencia.
PREGUNTA: Para nuestra mejor comprensión espiritual, ¿nos daríais algunos ejemplos sobre esa influencia emotiva y mental de los “mantrans”?

RAMATÍS: La palabra “guerra”, por ejemplo, que bien la podríamos considerar como un mantran negativo y fatídico, al hombre le crea en su mente una serie de imágenes y recuerdos mórbidos, como son los soldados destrozados en el campo de batalla, las desgracias creadas por ese infortunio, la sangre, muerte por doquier inclusive los hospitales y bombas. El tema “guerra” asocia otras evocaciones amargas, como son el flagelo de la carestía de la vida, la convocación de las filas de los hijos y de los nietos, la falta de alimentos, epidemias, desempleo y por ende, las ciudades en ruinas. Obviamente, una simple palabra puede desencadenar en el psiquismo humano, los cuadros más aterradores que se puedan imaginar. Además, conforme asegura la medicina moderna, esa disposición mental, llega a modificar la corriente sanguínea, endocrina, lifática y nerviosa. Se mueven los músculos, reflejando en el rostro la tristeza, la angustia y el miedo; se activan las hormonas líquidas, jugos e ingredientes químicos que atienden las zonas corporales, cuyo metabolismo orgánico se perturba por el estado desagradable del espíritu.

Hace muy poco tiempo la humanidad terrena comprobó el efecto terrorífico de los “mantrans” negativos y malévolos, cuando el nazismo sembró por toda Alemania, banderas distintivos, insgnias y símbolos, que por su imagen o verbalmente expresados activan las emociones guerreras de los alemanes. La cruz svástica funcionó como un poderoso dinamizador bajo la tonalidad primaria, excitante y física del color rojo; los uniformes negros de los “SS” avocaban en el subconsciente de las personas, las fuerzas de las tinieblas que conforman cualquier plan diabólico en contra del bien. Todo ello acicateó el temperamento belicoso y destructivo del pueblo alemán, resurgiendo la base para el futuro desquite sobre las demás naciones. Los pueblos vencidos pagaron duramente el desbordamiento mórbido de los nazistas, donde los bárbaros y bestiales crímenes figuraron a cuenta de un saneamiento necesario, como en el caso de los judíos, Adolfo Hitler, mediumnizado por los Mentores de las Sombras, usó y abusó de la fuerza de la palabra en el evento nazista, practicando el “hechizo verbal” más chocante y pernicioso, que se conozca en al historia del Mundo.

En el sentido opuesto y positivo, la palabra “Paz” es un maravilloso “mantran” que produce un estado agradable, eufórico, sedativo y jubiloso en el espíritu, en especial a las madres, porque plasma ideas e imágenes confortadoras, llenas de esperanzas y optimismo que asocian la seguridad, tranquilidad y alegría de vivir. Es una palabra amiga e inofensiva, que recibe el aliento y la energía creadora de los pacifistas, instructores espirituales, discípulos del bien y amigos del Cristo.

Así, la palabra que maldice, en su trayectoria arrastra amarguras y perturba a la persona propuesta, el vocablo “guerra” es fuerza hechizante que envuelve a toda una colectividad de almas, provocando miedo, aflicciones y depresiones psíquica, Y, la bendición, cuando dinamiza energías constructivas y consoladoras, también equivale a la palabra mántrica “Paz” que disipa del espíritu los mórbidos temores.

PREGUNTA: Según vuestro entender, ¿Qué “mantran” ha sido de mayor importancia y que haya consagrado en medio de la humanidad y a través del tiempo?

RAMATÍS: Existen “mantrasn” universales, cuyos sonidos y vibraciones se consustancian a una idea madre, abarcando toda la faz del orbe. Es el caso del vocablo “AUM”, que se pronuncia con más propiedad “OM” pues es un “mantran” poderoso en cualquier parte de la tierra. Su ritmo iniciático, representa la idea universal de Dios, la Unidad, lo Absoluto. En su expresión idiomática, sumamente elevada, tiene por función asociar, cuanto sea posible, en su repercusión vibratoria, el máximo de sensibilidad del espíritu humano con la esencia eterna e infinita de Dios. Los monjes blancos de Himalaya, entregados a una vida sublime frugales y vegetarianos, cuya glándula pineal funciona activamente en la comunicación con el mundo espiritual, cuando recitan la palabra “AUM”, alcanzando tal “clímax” vibratorio, que se sienten transportados al plano edénico.

Mientras tanto, en Asia, la palabra Buda es un poderoso “mantran” de evocación esotérica y el nombre de Krishna tiene similar expresión a la del hombre occidental cuando pronuncia el vocablo Cristo, dado que despierta en sus espíritus las cualidades del amor, renuncia, bondad y pureza. Los iniciados que saben dar curso a la vibración sonora sideral del vocablo “Cristo”, también se sumergen en un estado de expectativa cósmica, alcanzando al máximo su éxtasis espiritual, inmunizándose contra las vicisitudes y crueldades del mundo. Los cristianos se dejaban matar en los circos romanos, entonando el cántico “Ave Cristo” y muchos de ellos desencarnaban como si estuvieran anestesiados y casi en estado de éxtasis, al estar bajo los efectos de la vibración sonora o mántrica de esa sublime palabra.

La palabra “Agnus Dei”, no tiene nada de excepcional cuando la pronuncian las personas profanas, pero, resulta un poderoso “mantran”, arrobador de belleza y misteriosa magia, cuando el sacerdote la recita acompañado por el fondo coral al consagrarla en la elevación del cálice sagrado. La Iglesia sería una de las mayores fuentes de producir los llamados milagros, si sus creyentes supieran aprovechar las energías creadoras que aparecen por efecto de la sonoridad dinamizadora de ciertos “mantrans”, que son evocados durante las ceremonias religiosas católicas. La convergencia de sentimientos y pensamientos elevados de los presentes, forman la “egrégora” sublime y estimulada por los “mantras”, de energías poderosas. Sin tener dudas al respecto se podría comprobar, que al término de las mismas, los paralíticos abandonarían sus muletas y los enfermos darían gritos de alegría al evidenciar tamaña curas en medio de su propia nave.

PREGUNTA: ¿Por qué una palabra, de significado común, para el entendimiento general de las personas, tiene tanta diferencia, si es pronunciada como un “mantras” en los ambientes esotéricos y religiosos, provocando fenómenos que por su índole, no da cabida a la creencia del profano?

RAMATÍS: Existen personas que pasan indiferentes delante de un precioso rosal, inclusive lo golpean, esparciendo sus pétalos por el suelo, mientras tanto, el artista se conmueve ante la presencia de una simple rosa. Hay personas que hablan del Cristo con la misma disciplina que mencionan la marca del cigarro preferido, pero están aquellos, que ni bien mencionan al cordero de Dios, proyectan sus imágenes sublimes hasta alejarse de las sensaciones del mundo en que viven.

Además el vocablo generalizado en boca del pueblo, define una idea opuesta a lo que es sagrado, venerable, inviolable puro y santo. En consecuencia, lo sencillo y pueblerino, pronunciado mántricamente, repercute en la intimidad del ser creándole un estado de euforia.

Lo que da fuerza a la palabra transformada en “mantras” es la voluntad y la vibración persona, como así también el amor de quien la recita coaligándola en ese acto, a la vibración matriz del Espíritu Cósmico. El recitativo mántrico, disciplinado por las leyes mágicas del mundo oculto, transpone los límites del poder y la fuerza en el campo mental, astral y etérico de la persona, Es un vocablo poderoso o detonador psíquico, que libera las energías del espíritu inmortal, conduciéndolo al arrobamiento, a la suspensión de los sentidos normales, debido a la fugaz contemplación del mundo divino.

PREGUNTA: Si el “mantras” es el vocablo arrebatador debido a la sonoridad sublime e idiomática, lo contrario, ¿no sería una palabra de profanación?

RAMATÍS: El “mantras” puede ser una palabra, un verso, un aforismo o una fórmula, variando en la práctica conforme a las diversas fraternidades iniciática, doctrinas espiritualistas o credos religiosos que la emplean. Es la resultante de una consagración idiomática, vivida en un campo beneficioso o saturado de sentimientos amorosos que irradian o convocan energías sublimes cuando la enunciación se realiza bajo determinado ritmo sonoro. Hay personas que influyen preponderantemente en algunas palabras sencillas, dándoles efectos mántricos, porque son ruegos que benefician a cierta porción de personas, mientas otras, vengativas e inconformes, accionan en sentido opuesto, provocando el hechizo verbal.

PREGUNTA: Tenemos cierta dificultad para creer, que un conjunto de letras, agrupadas en forma de palabra y consagrada como un “mantras”, ¡llegue a provocar el arrobamiento contemplativo del alma, y que su sentido opuesto, pueda concentrar fuerzas demoledoras, aplicables a la vida del hombre! ¿No tenemos razón en pensar así?

RAMATÍS: La propia naturaleza tiene su lenguaje especial y se expresa a través de diversos sonidos, acorde a las funciones de sus respetivos reinos, donde cada cosa, sea mineral, vegetal, animal o humana representa una letra viva que conforman o estructuran las palabras divinas. La vida, ¿No es el Verbo de Dios? El lenguaje humano procede de una base o expresión lingüística primitiva, pues todos los idiomas contienen señales indelebles de su formación básica, es decir, de un mismo y original tronco. Las letras no son productos caprichosos extemporáneos o invenciones asiladas, ellas nacieron como símbolos necesarios para representar los estados del alma a través de las formas físicas, por esa causa, están fuertemente impregnadas del esp0íritu y de las ideas que le dieron origen.

Por eso, las mismas pueden agruparse y ayudar en su vibración sonora, al dinamismo liberador delos chakras del doble etérico, provocando elevadas emociones en las personas de buenos sentimientos, que trabajan al servicio de la Verdad Espiritual. Mientras tanto, reunidas y tergiversadas en su vibración idiomática, pueden resultar agresivas, resultando el proceso desagradable del hechizo verbal.


32

Adolfodoq
Mensajes: 257
Registrado: 25 Ene 2008, 18:21

Mensajepor Adolfodoq » 04 Jun 2012, 00:30

CAPÍTULO III
HECHIZO MENTAL



PREGUNTA: ¿Qué diferencia existe entre hechizo verbal y mental?

RAMATÍS: Que el hechizo sea verbal o mental, el pensamiento sigue siendo el elemento fundamental para esas prácticas maléficas, dado que no existen palabras ni ideas, sin pensamientos. Cuando el hombre habla, pone en movimiento energía mental sobre el sistema nervioso, para luego accionar el aparato de fonación y expresar en palabras las ideas originadas en su mente. El hechizo mental es más dañino que el verbal, debido a que es elaborado fríamente bajo el cálculo de la conciencia despierta, puesto que no es un producto del instinto incontrolable. El hechizo verbal provocado por la maldición o deseos de venganza, tiende a ser más explosivo, por lo tanto, produce simbólicamente dicho más humo pero menos efectos físicos, puesto que le falta la premeditación que le daría fuerza al impacto ofensivo.

PREGUNTA: ¿Qué es lo que provoca la peligrosidad en el hechizo mental, puesto que es más gravoso que el hechizo verbal?

RAMATÍS: El hechizo mental, por regla general, es producto del celo, amor propio, frustración, venganza y humillación puesto que se origina y crece en el silencio enfermizo del alma y bajo el control consciente de su autor. El hechizo puede volverse mucho más grave que el verbal, porque se basa en la cobardía trabajada silenciosamente e ignorada por el mundo profano. Quien maldice públicamente, asume la responsabilidad debido a su exposición intempestiva. Pero, el que lo hace mentalmente, se resguarda en el anonimato hipócrita y sigue gozando del buen concepto de sus semejantes.

PREGUNTA: ¿Nos podéis aclarar, cuál es el mecanismo que se aplica, para que el pensamiento dañe a la distancia, bajo el vehemente deseo de venganza?

RAMATÍS: La mente humana cuando se deja llevar por la ira, odio o celo, produce energías agresivas, que al pasar por el cerebro periespiritual, baja el tenor vibratorio de las mismas, alterando además, las energías astralinas y etéricas que se encuentran en circulación en ese sector. En esas condiciones se produce un fenómeno que podríamos denominarlo de “condensación”o “coagulación” etéreo astral, recordándonos al fenómeno que se manifiesta, cuando una corriente de frío acciona sobre la atmósfera saturada de agua, llegando a solidificarla en pequeñas gotitas.

Las ondas mentales también se alteran e intoxican alrededor del cerebro humano, produciendo sustancias nocivas al bajar su vibración matriz y que es muy necesario eliminar del campo psíquico del hombre. Sin embargo, en esos casos, penetran en la circulación de la persona y afecta el sistema endocrino, linfático, nervioso y sanguíneo, manifestando enfermedades de origen desconocido. Por eso, las personas violentas, coléricas, irritables, pesimistas, celosas y envidiosas se afectan fácilmente y casi siempre, son víctimas de las alergias inespecíficas, urticarias, nefritis y eczemas neurohepáticas, disentería o hemorroides, consecuentes por el desequilibrio mental y psíquico. Los hipocondríacos, por ejemplo, son personas que viven sujetas a un círculo vicioso, puesto que alteran y perturba el psiquismo, y cuando éste se desarmoniza, entonces se enferman del hígado.

De la misma forma, las ondas mentales, astrolinas y etéricas viajan por el mundo oculto hasta alcanzar la persona propuesta. Entonces ese impacto hechizante, mina la fisiología del cuerpo hasta producir determinadas enfermedades.

NOTA: Los tipos de eczemas son curables con cierta felicidad por medio de la homeoopatía por causa de su origen psíquico. Entre los productos homeopáticos para el tratamiento de las eczemas. Figuran Gradite, Bus Tox, Anacardim, Petroleum y otros más. Una de las terribles pegajosas y excitantes eczemas, es la que proviene del insulto injurioso de las personas extremadamente encolerizadas pudiendo curarse muy bien con la homeopatía de Staprisagris, agregándole la Chelidonium Maj, como drenado.


PREGUNTA: ¿Nos podéis dar una definición, precisa y clara sobre el pensamiento?

RAMATÍS: El pensamiento es una vibración de la mente, pero sigue siendo materia y aunque es sutilísima, provoca deterioros en los ajenos cuando es proyectada como una carga tóxica por la mente vengativa. Es un análogo al de la luz, puesto que se propaga en ondas y es constante o se debilita conforme a la distancia que recorre. Pero, el pensamiento es superior al fenómeno de la luz, porque es una vibración de materia quintaesenciada y su origen está sujeto a una serie de fenómenos fisiológicos del cuerpo humano.

Además, la contención cerebral, exigida por la función de pensar, permite que el cerebro reciba mayor flujo de sangre. Los médicos, en la actualidad, demuestran lo manifestado, poniendo a una persona acostada en una balanza, la cual acciona hacia abajo, ni bien esa persona deja de pensar. Es evidente que los pensamientos van más allá de la acción de las palabras, en especial, cuando son vitalizados por una persona de voluntad fuerte y experimentada, que los guías con tanta seguridad como lo hace el operador con los controles remotos a través de la distancia. La persona, al pensar, imprime impulsos vibratorios en su cuerpo mental, originando simultáneamente “ondas” y “formas de pensamientos”. Conforme a la ley de repercusión vibratoria, la vibración del cuerpo mental se prop0aga por la materia que la rodea, así como la vibración emitida por la campana se difunde por el aire atmosférico donde es accionada. La atmósfera y el éter, que ínter penetran todas las cosas del macro y el microcosmo, también se encuentra impregnado de sustancias mental, proveniente de la Mente Cósmica y responde inmediatamente a cualquier impulso vibratorio producen una especie de ondulación, a semejanza de la piedra que es arrojada sobre la superficie del agua, propagándose en todas las direcciones de igual forma sucede con la luz del sol o de una modesta lámpara. Las ondas mentales, que se forman y expanden en todas las direcciones, son multicolores, pero se debilitan a medida que alcanzan mayor distancia, recordándonos a las pompas de jabón, cuya duración se debe a su limitado tiempo de vida.
PREGUNTA: Los buenos y los malos pensamientos, ¿tienen alguna diferencia en lo tocante a su estructura?

RAMATÍS: Los pensamientos elevados son de vibración muy rápida y sutil, diríamos que son alimentados por un combustible muy delicado que no deja residuos en el periespiritu. Esos pensamientos, cuando son atraídos por otras mentes afines, activan los sentimientos y las emociones superiores. Como se trata de pensamientos muy raros, sólo influyen a los seres de muy buena estirpe sideral. Las ideas, sugestiones y creaciones mentales sobre el amor, la paz y el bien, en verdad, son energías extraordinarias, de una cualidad poco común, que estimulan la evolución del espíritu humano. Existen pensamientos científicos; religiosos y teosóficos, que influyen preponderantemente en cierto sector de las actividades humanas.

Los pensamientos malévolos, vengativos, coléricos y odiosos, imántanse de magnetismo inferior, sobrecargándose de fluido mental, astralino y etéreo de baja vibración, que acciona rápida y eficazmente en la atmósfera terrena, justificándose el viejo refrán; “El Mal se propaga mucho más fácil que el Bien”. Mientras la energía rarificada y utilizada por los buenos pensamientos se volatiza del periespiritu absorbida por el éter superior, la sustancia mental y astralina que se utiliza para mover los pensamientos negativos y pecaminosos, se adhiere fuertemente al tejido periespiritual, formando escorias, que más tarde, al ser drenada hacia la carne produce sufrimientos atroces, o de lo contrario deberán desintegrarse con el contacto terapéutico de los charcos astrales del mundo inferior.

El hombre es por lo que piensa; su espíritu, cuando se esclaviza a los órdenes inferiores, hace de la mente, su instrumento de relación y cuando desencarna se sumerge en un mar de magnetismo viscoso y adherente. Pero , cuando se eleva a los niveles angélicos bajo la ley de “los humildes serán exaltados”, quien usa el poder mental para aniquilar las pasiones del mundo animal, automáticamente higieniza su cobertura periespiritual.

PREGUNTA: ¿Nos podéis dar un ejemplo de la diferencia que existe entre esos clásicos pensamientos, en que unos dejan residuos y otros se volatiza?

RAMATÍS: A pesar del ejemplo rudimentario que os exponemos, suponed que tenéis dos fogones, uno alimentado a leña y el otro a electricidad. El primero deja residuos, como son la ceniza del carbón y el segundo queda limpio, debido a que los residuos de la electricidad se volatizan.

PREGUNTA: ¿Qué otra cosa nos podéis decir sobre las ondas mentales?

RAMATÍS: Reiteramos, las ondas mentales tienen semejanza en su origen al fenómeno producido por la piedra arrojada sobre la superficie tranquila del agua. Pero, son imprecisas en su acción, debido a que se diluyen rápidamente sin dejar su trayectoria o demarcar su objetivo final. Mientras que las ondas mentales inciden en sensaciones semejantes sobre su objetivo, entonces, las formas pensamientos transmite una idea más completa, porque además de estar sobrecargadas de sustancia mental de quien la emite, se incorpora fácilmente al campo del pensamiento de otra persona, perdurando en su acción contagiante. El cuerpo mental de la persona al ser alcanzado por una forma pensamiento distinta, tiende a producir en su mente un pensamiento semejante, tanto como sea su grado de receptividad. Sin lugar a dudas, que el poder y la acción dominante de las ondas mentales forman pensamientos proyectados por alguien varían en relación a la voluntad de quien las emite y de acuerdo a la distancia en que se encuentra.

La onda devocional, emitida por una persona convencida en su fe, despierta en otra persona de similar sentimiento un estímulo propicio, que será tan fuerte conforme sea esa onda mental, y además, de la sensibilidad del receptor. De la misma forma, una onda mental de naturaleza especulativa, aviva en la persona receptora, impulsos para las transacciones comerciales.

PREGUNTA: ¿Qué son formas de pensamiento?

PRAMATÍS: Las ondas mentales transmiten los sentimientos, las divagaciones y reminiscencias de la especulación propiamente psíquica, las formas pensamientos remarcan las figuras con nitidez o configuran símbolos de una naturaleza objetiva y comprensible para los clarividentes. A través de la onda mental, el vidente bien desenvuelto llega a ver a la persona que lo transmitió, mientras que la forma pensamiento se impone por su propia imagen.

El pensamiento produce una serie de vibraciones en el cuerpo mental, y éste proyecta una porción del mismo, en conexión con la materia mental circundante. Del fenómeno citado se genera una forma pensamiento simple y pura, cuya configuración, radiación, vitalidad, brillo y color, perdura tanto como sea la fuerza o la convicción, del que la emite.

La forma pensamiento , también se conoce como elemental o elemental artificial, pareciendo una entidad viviente temporaria, pero dotada de actividad y animada por la idea madre del que la generó. Es un producto del alma, pero robustecida por la esencia elemental vivificante y electrónica del cuerpo. Cuando es maligna trata de imponerse sobre la persona escogida como víctima e incorpora en su trayectoria, la fuerza vital y salvaje que se desprende de las fuerzas del odio, envidia, celo o venganza. Es tan obstinada como la semilla arrojada en el surco de la tierra, que a pesar de la sequedad del suelo y la acción destructora de los parásitos, siempre trata de sobrevivir.

La forma pensamiento está formada de materia sutilísima y aunque para algunos sea un producto de la fantasía, podemos asegurar que se equivocan rotundamente, puesto que aparte de estar sobrecargada de sustancia mental y por ende astralina, se fortifica y vitaliza por el éter físico, que se desliza por el doble etérico humano, como también se impregna de la electricidad y del magnetismo biológico de la persona. Electrizándose en su curso benéfico o maléfico, alcanza el objetivo cual dardo creador o destructor, valiendo la intención y el poder de aquel que la proyecta.

Entre los tres billones de encarnados y el doble de desencarnados en el constante intercambio a través del pensamiento sobre la superficie del planeta, el aura del orbe parece el centro de un inmenso océano etérico, vaporoso y centelleante, alimentado por las fabulosas energías que transmiten y reflejan las formas pensamientos de los hombres, asemejándose a inmensos cardúmenes de peces fantasiosos, algunos en colores y otros pétreos. Las más absurdas e inconcebibles configuraciones mentales fluctúan, friccionase y superponedse para proyectarse en varias direcciones, arrastrándose inevitablemente formas semejantes. Es un torbellino de ondas mentales propagándose en todos los sentidos y las formas pensamientos se entrecruzan buscando apoyo en la multiplicidad de las mentes que forman la conciencia colectiva de la humanidad. Existe una incomparable riqueza de hermosos y fascinantes colores, pero que jamás se mezclan con la masa de tonos oscuros, repulsivos, irascibles y pegajosos del submundo mental.

PREGUNTA: ¿Qué causa determina esos colores en el pensamiento?

RAMATÍS: Conforme a las leyes trascendentales que rigen al mundo mental, la calidad del pensamiento le determinan el color; la naturaleza del pensamiento que compone la forma; y la precisión del pensamiento le determina la configuración exacta. Los colores del pensamiento son fundamentales y jamás desmiente su cromosoma peculiar, es decir, el pensamiento de amor o de paz, de odio o de guerra siempre tendrá la misma tonalidad de colores, ya sea producida por un europio, asiático, africano o latino. Sucede así, porque la Mente Divina, en cualquier latitud Cósmica del Espacio, expresa u origina el pensamiento en color e ínter penetra todos los intersticios de la mente humana. Los pensamientos , además de ser fortalecidos por la sustancia mental, se impregnan del fluido astralino, que instantáneamente fortifican los sentimientos semejantes.

Por eso, en cualquier punto del universo, el color claro y limpio siempre identifica los pensamientos del amor; el blanco plateado, fundamenta los sentimientos mesiánicos; el azul celeste, distingue la elevada emoción religiosa, mientras que el elevado esfuerzo mental para raciocinar en beneficio de la humanidad, resalta sobre un hermoso matiz amarillo y oro chispeante, que en definitiva, es el color del intelecto sublimado. Las formas pensamientos sublimes son limpias, translúcidas y hermosas, mientras que las formas pensamientos producto de la mente subversiva y robustecida por las energías inferiores, son oscuras, pétreas y aceitosas.

Desgraciadamente, debido a la graduación primaria de la humanidad terrena, en general, aún predomina en el aura humana los colores oscuros, viscosos y densos, como resultante de los pensamientos emanados de las mentes mal desenvueltas.

PREGUNTA: En base a la complejidad del asunto, ¿nos podéis decir como se originan las formas pensamientos?

RAMATÍS: Cuando un hombre piensa en un objeto concreto, como una casa, un libro, un pájaro o un paisaje, construye una imagen diminuta de tal objeto en la sustancia de su mente o cuerpo mental. Así, cuando el pintor, el científico o el escultor imaginan alguna creación para el futuro, proyectan fuera de sí la forma pensamiento sobre lo que pretenden crear en el mundo exterior de la materia. Bajo la ley de afinidad y correspondencia vibratoria, esas formas pensamientos fluctúan hasta encontrar un campo mental semejante reiterándose ese fenómeno hasta incorporar otras formas pensamientos similares. De ahí los inconvenientes que suelen presentarse entre los hombres terrenos, cuando coinciden en ciertos inventos o descubrimientos que surgen simultáneamente en varios cerebros humanos, dando lugar a mutuas censuras de plagios.

El novelista, el poeta y el escritor, no crean únicamente sus pensamientos cuando imaginan, puesto que también lo impregnan con su fuerza y vivencia mental; después toman movimiento en sus obras cuales muñecos vivos, dirigidos por la mente creadora. Aunque se trate de personajes o imágenes creados mentalmente, de una existencia física ficticia y de poca duración en el campo espacial de la mente del orbe, sin embargo quedan bajo la dirección y potencial de la materia mental de su autor. Las imágenes o formas pensamientos creada por las personas, y a veces, son tan vigorosas y perfectas, que en algunos trabajos espíritas, umbandistas o esotéricos, en donde el ambiente mental y psíquico se vuelve hipersensible, los videntes poco desarrollados llegan a confundirlos con los espíritus desencarnados, lo que no deja de ser un simple fenómeno de ideoplastia mental.

En los trabajos de hipnotismo es muy posible que el “sujeto” vea en una hoja de papel las formas pensamientos creadas simultáneamente por el hipnotizador, que le parecen objetos físicos y reales. Existen personajes creados bajo tal vitalidad y constante robustecimiento mental, que perduran en la esfera de la de la vida de algunos pueblos, de los cuales, aún reciben mayor incentivo mental, llegando a asombrar a algunos espíritus recién desencarnados, los cuales quedan boquiabiertos al ver vivos en el Espacio a los personajes pertenecientes al mundo de las hadas.

PREGUNTA: ¿Cómo se explica, que los pensamientos proyectados por la persona, aún pueda volver a influenciarlo?

RAMATÍS: Os recordamos, que en el estado presente de la evolución humana, la mayoría de los pensamientos de los hombres se centralizan en ellos mismos, porque son fundamentalmente egoístas y circulan alrededor de la persona, formándoles una especie de coraza alrededor de su cuerpo mental. Si esos pensamientos son mórbidos, odiosos, tristes o coléricos, crean preocupación a sus propios autores, avivándoles los estados propicios de la melancolía, inquietud y desesperación,, justificándose la vieja leyenda, de que “el hechizo siempre se vuelve contra el hechicero”.

Sin lugar a dudas, que los pensamientos sanos, decididos, animosos y confortantes, incentivan la mente bajo el impacto vibracional, dado que influye preponderantemente en la propagación de ideas semejantes, mientras que los productos mentales que generan venganza, crímenes o suicidios, son verdaderos hechizos mentales que llegan a impulsar a otras personas a cometer iguales desatinos.

NOTA: Así fueron el origen de las historias de Blanca Nieves y los siete Enanitos, Caperucita Roja. El Gato con Botas, Pinocho, La Cenicienta y otros personajes que hicieron la delicia de nuestras infancias, cuyos personajes, aún perdura en nuestras mentes, como creaciones vivas e indestructibles. Véase el capitulo “videncia Ideoplástica” de la obra Mediumnismo de Ramatís.


PREGUNTA: ¿Cómo se explica eso?

RAMATÍS: Ciertos tipos de crímenes, suicidios o hechos trágicos crean formas pensamientos fuertes, nítidas y duraderas que inducen a las personas sintonizadas en la misma faja vibratoria a practicar actos semejantes. En realidad, siguen la línea trágica de las ondas y pensamientos que dieron origen a los acontecimientos funestos, sucedidos anteriormente. A semejanza de las ondas hertzianas, esas formas pensamientos fluctúan y convergen hacia el primer aparato mental sintonizado en la misma gama vibratoria, que en otras palabras, quiere decir, todos aquellos que piensen igual.

El hombre que se encuentra bajo el impacto incontrolable del odio, que piensa matar al supuesto enemigo o bien se sienta impulsado a suicidarse, pero, que le falta el coraje necesario para hacerlo, puede muy bien captar el impulso mental alucinatorio de otros y lograr fortalecer su macabra idea, debido a la sugestión e influencia ajena. Las formas pensamientos que dan fuerza a los hechos trágicos, terminan por cerrar el circuito iniciado por la vacilación mental, impulsando al sujeto imprudente a concretar el crimen o su propia destrucción. En verdad, esos pensamientos mórbidos no matan, sino que fortalecen a incentiva a otros pensamientos semejantes y que accionan sobre la persona que se deja auto hipnotizar debido a cualquier situación apremiante de su vida, que estuviera soportando.

NOTA: En Curitiba, comprobamos, además de nuestras observaciones personales, que en el plazo de 49 días, que los ocultistas consideran astrológicamente peligroso para la manifestación de hechos semejantes y trágicos, sucedieron hechos de características muy similares; tres personas se suicidaron arrojándose de lo alto de los edificios, pero anteriormente habían intentado suicidarse por otros medios y habían fallado; tres muertes de jóvenes víctimas de la estúpida ruleta rusa; tres muertos provocadas por terribles palizas y tres esposas frustradas, que intentaron matar a sus respectivos maridos.

PREGUNTA: ¿Esas formas pensamientos pueden durar mucho tiempo?

RAMATÍS : Esas formas pensamientos dependen de la vitalidad mental acumulada y de la fuerzas impulsiva de la persona que le dio origen. Hay formas pensamientos que no duran lo que una pompa de jabón, mientras que otras persisten durante meses, renovándose mentalmente por causa de la adhesión o incorporación de otras formas pensamientos semejantes.



Actualmente, ya no hay dudas, que el pensamiento es un elemento tan poderoso como lo es la luz, el calor, la electricidad y otras manifestaciones de energías inferiores. En el futuro, tal como sucede en otros planetas de vida humana superior, los niños serán educados a través de la materia pensamiento, tal como se utilizan las manos para aprender a escribir en vuestro mundo. El pensamiento, usado tonta e inconscientemente, es un arma que se vuelve contra su propio autor, puesto que es una fuerza que nace, condénsase y se revitaliza para volver a la fuente de donde emanó. El pensamiento de amor que se emite hacia una persona que no ha hecho mal alguno, lo recibe como algo refrescante, suavizándole la mente conturbada momentáneamente, le calma la ira y la desesperación encausándola hacia una sensibilización espiritual y superior. Sin embargo, la energía mental, fortalecida por el odio, es como el ave de rapiña que se arroja sobre la víctima a fin de destruirla. La fuerza del pensamiento y el estado emocional determinan la forma mental y su tiempo de vida, como una verdadera entidad separada del ser. Cuando se interpreta deseos mórbidos y emociones predominantes del mundo animal, esas formas son inestables y carentes de belleza.

PREGUNTA: ¿Los encarnados podrían ver los pensamientos?

RAMATÍS : Hay médiums y ocultistas bien desarrollados o clarividentes innatos, que pueden ver los pensamientos; otros, los sienten; y en el futuro, la ciencia podrá pesar e identificar los pensamientos a través de instrumentos de elevada precisión. El pensamiento es tan real como el aire que rodea la vida material. Comúnmente, su forma sutil e invisible, de apariencia nebulosa, se asemeja al vapor de agua, que varía en el color, densidad y en su conformación característica, en perfecta sincronía con el temperamento y el poder de la persona que piensa. Cuando los pensamientos son emitidos con vehemencia y fortalecidos por aquella “fe que transporta las montañas”, enunciada por el Maestro Jesús, los mismos absorben una buena cantidad de prana o fluido vital que le fortifica la contextura benéfica o maléfica que le dio origen, multiplicándoles la acción en curso para determinado objetivo. Los pensamientos emitidos por varias personas, teniendo por objetivo la misma finalidad, terminan por darle un color o tono mental, fácilmente reconocido por las personas muy sensibles.

PREGUNTA: ¿Nos podéis ejemplificar lo manifestado?

RAMATÍS : Existen pensamientos emitidos por algunas personas, que tienen tendencia de atraer y combinar a otros pensamientos de naturaleza semejante, resultando un considerable aumento de fuerza que sobrepasa al producido por la fuente original. Los pensamientos se mezclan y combinan entre sí, dejando su marea característica en los lugares donde se aglomeran, formando una egrégora o aura constante de aquello que allí se piensa frecuentemente.

Los lugares, como las personas conservan sus peculiaridades y características, buenas o malas, depresivas o vitalizantes, agradables o desagradables, siendo el producto de la suma de los pensamientos detenidos allí por mucho tiempo. Existe mucha diferencia entre el ambiente sedativo, que inspira y resulta acogedor en la quietud de una iglesia, en contraste con la atmósfera nauseabunda, mórbida y coercitiva de un matadero. Las personas que entran en una iglesia o templo religioso, aunque no sean prosélitos de las mismas, no pueden sustraerse a un estado de espíritu reverente, pacífico y altamente emotivo, puesto que allí se manifiesta la suma de pensamientos y sentimientos de las personas congregadas, causando impresiones mentales superiores. Mientras tanto, ninguno sentiría esas emociones en un matadero aunque estuviera limpio y adornado con las más bellas flores que la naturaleza le brinda. El aire ambiental del más estético y moderno de los hospitales cambia nuestra forma de pensar cuando nos encontramos en su interior, debido a la atmósfera de tristeza, mental, saturada de expectativa dolorosa, que emana de los enfermos. El ambiente de las cárceles provoca repulsión, depresión y estímulos inferiores contundentes, debido a la aglomeración mental perniciosa, emitida por los reclusos que forman la corte de tarados, ladrones, viciados y malhechores.

Existen aldeas, ciudades y naciones que nos resultan antipáticas al solo presentir su atmósfera mental, mientras que otras, aunque más progresistas y fascinantes, nos desagradan a primera vista, porque sentimos o captamos la composición hostil de los pensamientos de sus habitantes. Las ciudades nuevas son estimulantes o optimistas, tal como lo es la juventud; las metrópolis envejecidas y condenadas a desaparecer, proyectan su inmanencia mental pesimista.

Las personas acostumbradas a decir que gustaron del “aire” de ésta o aquella ciudad, de éste o aquel pueblo, inadvertidamente, no saben que se están refiriendo al espíritu o egrégora mental de la misma. Ese aire peculiar, agradable o no, es como el calor que persiste en un lugar, aun después de haber eliminado el fuego, o el perfume, pues continúa después de haber retirado la esencia de la habitación.

Las ondas del pensamiento se proyectan lenta o violentamente, débil o fuertemente, constructiva o destructivamente, según sean los sentimientos y emociones que le dieron origen. Los pensamientos de amor, tolerancia, conmiseración, piedad, ánimo o renuncia, se impregnan de fluidos vitales de alto coeficiente energético manifestándose en colores muy claros y fascinantes, como el rosa, azul celeste, verde seda, amarillo translúcido, carmín y liliáceo, que aun se vuelven más hermosos cuando convergen otros pensamientos semejantes. Cuando los pensamientos son generados por sentimientos de cólera, celo, envidia, venganza, odio, lujuria, egoísmo, irascibilidad, crueldad, desesperación, maledicencia o desánimo, en su trayectoria incorporan otros productos mentales inferiores y degradantes, que aumenta su temor original.

NOTA: “Egrégora” es una forma mental colectiva, producto de una cantidad de pensamiento semejantes; nace, crece y ampliase, conforme al fortalecimiento de los pensamientos concurrentes que vibran bajo el mismo diapasón mental.



41

Adolfodoq
Mensajes: 257
Registrado: 25 Ene 2008, 18:21

Mensajepor Adolfodoq » 10 Jun 2012, 01:15

CAPÍTULO IV

HECHIZAR A TRAVES DE LOS OBJETOS


PREGUNTA: ¿Nos podéis explicar o aclarar sobre los condensadores maléficos, colocados en puntos estratégicos y que afectan a las víctimas del hechizo?

RAMATÍS : Condensadores de hechizos, ya lo hemos explicado, son objetos de contacto íntimo, que pertenecen a las personas que van a ser hechizadas. En ellas, los hechiceros canalizan las fuerzas primarias, excitadoras y enfermizas que más tarde, se proyectan contra el aura de sus dueños. Algunos objetos, además de funcionar como condensadores son transformadores de corriente fluídica, contribuyendo a bajar rápidamente el campo vibratorio defensivo en el aura del hechizado.

PREGUNTA: ¿Cómo Es posible, que esos objetos causen perturbaciones a la distancia, sin que exista acción física o material?

RAMATÍS : Es la ley de “correspondencia vibratoria”, la materia reacciona sobre la materia, la electricidad sobre la electricidad y el magnetismo sobre el magnetismo, como así también, el fluido, la radiación, el sentimiento y el pensamiento proceden de igual forma en cada caso. Y, como los objetos, cosas y seres del mundo, a pesar de su contextura y configuración física, son el campo de las más variadas energías condensadas del Cosmos, las mismas pueden activarse por las fuerzas del mismo nivel de vibración y descargar su carga saturada sobre las personas fijadas por el hechicero.

La víctima se vincula al campo vibratorio y subvertido de los objetos hechizados por medio de su doble etérico, convirtiéndose en una especie de estación receptora de malos fluidos, una especie de hilo a tierra, que recibe el impacto ofensivo y descarga los residuos hacia la tierra, en un flujo continuo de carga y descarga.

PREGUNTA: Esas energías subvertidas que nos mencionáis, ¿No se encuentran libres a nuestro alrededor pudiendo perjudicarnos sin necesidad de los procesos del hechizo?.

RAMATÍS : Es de sentido común que el aprovechamiento de las energías y la receptividad de las dispersas fuerzas de la naturaleza, depende fundamentalmente de la sintonía de las frecuencias simpáticas. El vapor de agua, aunque p0roviene de la misma fluctúa sobre el río, pero no se junta al mismo salvo que se cambiara su frecuencia y se transformara en líquido; los rayos del sol atraviesan las nubes, pero no pierden su características de luz y calor, aunque sea un ambiente electrificado; la carga eléctrica, a su vez, no se mezcla con el aire atmosférico, aunque éste sea su vehículo de transmisión. La electricidad, los rayos ultravioleta, infrarrojos, ultrasónicos, rayos roentgen, las ondas hertzianas o televisivas, aun siendo energías provenientes de la misma fuente cósmica, no se mezclan ni incorporan, resguardándose en sus frecuencias peculiares. Además, la fuerza eléctrica de 110 voltios, no se ajusta a la de 220 voltios, así como los 10.000 voltios de la usina supera a todos los bajos voltajes.

No existe invasión de la propiedad ajena en la multiplicidad de frecuencias de energías que pululan por todo el Cosmos. El hombre puede vivir rodeado de muchísimas y poderosas energías sin necesidad de hechizarse; sin embargo, cuando inteligencias subvertidas y experimentadas manipulan maléficamente esas fuerzas planetarias, modificándole la frecuencia original de cierta energía, pueden ajustarlas hábilmente a la frecuencia áurica de la persona que es indicada para el maleficio. Los magos y hechiceros que actúan con eficiencia en el mundo oculto, pueden utilizar fuerzas desconocidas y no perceptibles a los sentidos humanos e interferir en el cuerpo de las personas, acicateándoles las emociones o alterarles el campo mental, como sucede en el caso de la obsesión.

PREGUNTA: Nosotros creemos, que cierto tipo de personas son favorables o receptivas a ese tipo de energías perturbadoras, ¿no es verdad?

RAMATÍS : La intención principal del hechicero es vincular la organización psicofísica de la víctima y subvertirla a través de la irradiación de las fuerzas inferiores, emitidas por los objetos condensadores y previamente canalizados para su acción dañina. Después se procesa la unificación de esas energías de gradadas en perfecta reacción con el circuito magnético.

El hechicero, después de esa preparación, se limita a controlar y activar mentalmente la fluencia fluídica perniciosa entre los condensadores y el hechizado. Bajo la acción continua de la carga fluídica, de naturaleza inferior, la persona se descontrola, baja la frecuencia y debilita su defensa áurica.

PREGUNTA: ¿Qué proceso técnico o científico, de nuestro conocimiento, nos ayudaría para mejor entender el trabajo o accionar de la brujería?

RAMATÍS : En la aplicación y técnica de la electricidad podríamos encontrar términos y accionar semejantes para una mayor elucidación de la práctica del hechizo. El proceso de catalizar o dinamizar objetos para el trabajo de la hechicería, tiene cierta analogía en la operación de “electrizar” o “desenvolver” la propiedad eléctrica y natural de las cosas y de los seres.

Las historia terrena dice, que la experiencia más antigua sobre la electricidad fue realizada por los griegos, que friccionaban el ámbar con pedazos de piel, de cuya fricción extraían propiedades singulares una especie de excitación que hoy se conoce por “estado eléctrico”. Pero esa experiencia de la electricidad no es la más vieja, pues los hombres de las cavernas también sabían electrizar, puesto que friccionaban palos y piedras para extraer el fuego. La diferencia únicamente existe, en el caso del ámbar, pues al ser friccionado queda excitado o sobrecargado de electricidad; es la misma electricidad extraída por los hombres del silex a través de palos y piedras, que se consumía de inmediato en forma de fuego.

Por eso, el pueblo acostumbra decir, que cierto orador altilocuente “electrizó”o “galvanizó” al público, como es el caso de las personas sumamente inquietas, que se acostumbra decir, que están “electrizadas” Eso llanamente quiere corroborar que la persona además de activar su campo bioeléctrico y manifestarse en forma poco común, aún transmite e influye hacia el exterior su propia electrización.

En términos de electricidad, podríamos decir que los objetos hechizados y saturados de fuerzas primarias y fluidos eléctricos, accionan sobre el hechizado y lo “electrizan”, continuamente, pudiendo conducirlo a hechos peligrosos como son el suicidio y la locura.

PREGUNTA: Aunque consideremos el proceso del hechizo en términos de electricidad, ¿cómo es posible que esos condensadores físicos y estáticos puedan emitir energías destructivas en una acción demoledora a la distancia?

RAMATÍS : Después que Marconi encendió las luces del monumento del Cristo, en el Corcovado, por la emisión y control remoto de las ondas electromagnéticas proyectadas desde su yate “Electra” desaparecieron los obstáculos e impedimentos para realizar similares trabajos de energías proyectadas a la distancia.

El hombre moderno se sienta cómodamente en una silla, toma una cajita pequeña de electricidad y a través de una pulsación sutil, supera la distancia entre él y su televisor, seleccionando el canal preferido, no habiendo elementos materiales entre ambos. Los objetos estáticos son núcleos de electricidad dinámica que fluyen constantemente de las fricciones y reacciones gravitacionales entre los electrones y núcleos atómicos. Cuando esa carga es excitada, su acción se transforma en un agente activo y emisor de electricidad, variando conforme al potencial activado en su excitación.

En el futuro, las experiencias científicas en los laboratorios podrán aclarar fácilmente los procesos del hechizo o encantamiento, por el análisis de su acción análoga al control científico de ondulaciones, frecuencias, electrización, inducción acoplamiento, carga dinámica, estática o modulaciones. Hechizo, quebranto, pases, telepatía, radiestesia, psicometría, mal de ojo, amuletos talismanes, sahumecio baños de descarga, hipnosis, fenómenos mediúmnicos de levitación, bilocación, desmaterializaciones o voz directa, agua fluidificada, siembra y cosecha de plantas en horas favorables y todas las creencias y supersticiones, serán explicadas científicamente, sin quedar ninguna duda. Entonces, los científicos comprobarán que todo proviene de una sola fuente de energías, aunque varíen sus frecuencias, pero se manifiestan bajo una implacable disciplina vibratoria, en forma de hechos poco comunes, pero no “normales”, como se dice actualmente, por falta de conocimiento en la materia.

PREGUNTA: En base al progreso de la ciencia humana ¿No es hora que se conozcan y aclaren esos hechos o cosas dudosas?

RAMATÍS : La electricidad, que es un conocimiento muy en boga en el siglo actual, en el pasado fue considerada como una fuerza misteriosa, que era producida por los magos y en contacto directo con el diablo. Acaso, ¿Los médiums no fueron considerados como brujos y fueron quemados en las hogueras de la Inquisición?

Los magos, alquimistas y hombres milagrosos del pasado accionaban en medio de las cofradías iniciáticas, templos sagrados y ambientes sigilosos, en donde investigaban y experimentaban los fenómenos de la vida oculta, asemejándose a los abnegados científicos modernos, que en la actualidad se encierran en los laboratorios a fin de descubrir nuevos recursos energéticos a favor de la humanidad. Sin lugar a dudas, que sus precursores también eran científicos, puesto que colocaban muy buenas luces en medio fe la ceguera de aquella humanidad. Esos científicos vibraban de felicidad cuando conseguían producir una chispa eléctrica, la trepidación magnética de un objeto o transmisor del pensamiento a pocos metros de distancia; conmovíanse hasta las lágrimas ante la fugaz presencia de un espíritu, después del prolongado y cansado ritual para obtener una pizca de ectoplasma.

Los envanecidos académicos, que aún murmuran de los viejos alquimistas y de sus empíricos experimentos, ignoran y olvidan los grandes errores cometidos por los científicos modernos. El Doctor Morel, exaltado miembro de la “Academia de Ciencia”, de París, expulsó de la sala al representante de Edison, arrojando por la ventana el fonógrafo o llamada “máquina de hablar” inventada en aquella época, bajo el protesto de que era mistificación y osadía del hombre querer gravar la voz humana en una chapa de metal. El propio Edison, más tarde, en un momento de infeliz burrada científica, también negó las posibilidades que presentaban los hermanos. Wright de volar en aparatos más pesados que el aire. Pasteur sufrió severas críticas de eruditos de su época, cuando enunció la existencia de microorganismo en el fenómeno de la fermentación, ; Harvey fue ironizado, hasta el cansancio al querer demostrar el esquema de la circulación de la sangre; Sommelwiss, el “profiláctico”, era el blanco de las risotadas de sus colegas y alumnos cuando aconsejaba que se lavasen las manos antes de atender un parto, a fin de quitar la fiebre puerperal.

Los médicos modernos se ríen de sus colegas ancestrales, que competían con los herreros y barberos , en la época dela terapéutica de las cauterizaciones y sangrías; mas, en el futuro, los doctores también se reirán ante las fotografías de los actuales y eximios cirujanos que extirpan o arrancan órganos y piezas del cuerpo humano debido al fracaso de la clínica, o porque introducen agujas de acero en las venas y carnes de los pacientes bajo la cruel terapia de las inyecciones. La ciencia médica de hoy, respetada y ponderada, no pasará de ser una superstición, creencia y motivo de ironía, cuando fuera evocada por los médicos y científicos del futuro.

PREGUNTA: ¿Por qué los objetos que se utilizan en el hechizo, son encontrados en los colchones, almohadas o acolchados?

RAMATÍS : Los condensadores de brujería absorben mayor cuata de energía vital humana, cuando están en contacto o mayor aproximación del sujeto hechizado. De ahí la preferencia por los colchones, almohadas y acolchados confeccionados con las plumas arrancadas de las aves o la crin de los caballos, como así también, las prendas de vestir, como los sacos de cuero, pieles de malta o visón, porque tales elementos, además de tener bastante tonus vital impregnado de la fuente de donde provienen, son de uso personal de la víctima embrujada.

PREGUNTA: ¿Por qué motivo tienen una mayor impregnación de tonus vital esos elementos utilizados en la brujería?

RAMATÍS : Las gallinas, los patos, carneros y caballos, son seres vivos, por eso , están dotados de electricidad biológica, cuya energía se desliza por las puntas, obedeciendo a la conocida ley de física de los fenómenos electromagnéticos. De ahí, que las plumas, la lana o la crin, funcionan como cabos vivos de la descarga electromagnética. El proceso de arrancar las plumas de las aves, cuando aún tienen vida, favorece el trabajo de brujería, puesto que las aves descargan mayor cuota de tonus vital, dinamizado por las contracciones nerviosas del dolor.

Los objetos de piel, almohadas de plumas, acolchados de lana y colchones de crin animal, son campos de magnetismo de alta frecuencia que excita favorablemente el electronismo de los elementos utilizados para la hechicería. Respecto a la influencia electromagnética de las ropas de lana están acentuada, que innumerables personas sufren eczemas, urticarias y hasta casos de asma, debido a un tipo de alergia inespecífica, que proviene de tales elementos. De esa forma, los hechiceros disponen de una excelente contribución para sus trabajos maléficos, dado que utilizan el tonus vital de las aves y de los animales, destinados a desmaterializar y transportar los objetos de brujería. Los mencionados elementos de origen animal y de aves, exudan fluidos densos alrededor del aura de la persona hechizada, favoreciendo a los espíritus malhechores para agotar vitalmente a la víctima, en el fenómeno conocido como vampirismo.

PREGUNTA: ¿Nos podéis explicar mejor, ese aspecto sobre el aborrecimiento del tonus vital exudado de las aves y animales en los objetos hechizados?

RAMATÍS : Ese tonus vital favorece el campo magnético e inferior, porque está impregnado del éter físico animal, que vibra en la faja o plano accesible a los espíritus vampiros, que de noche andan en busca de energías vitales y nerviosas, condensadas y polarizadas alrededor del aura de los objetos “preparados” y que son utilizados por las personas embrujadas. El prana o energía vital, afectada por el descontrol emotivo y mental del ser durante el día, por la noche se adensa y a la superficie de los plexos nerviosos y fluctúa encima de los “chakras” esplénicos y umbilical, los cuales dirigen las actividades del bazo y el abdomen.

Ese tonus vital se disemina por los otros chakras y al ser de calidad inferior se condensa en la región del cerebelo, pudiendo ser captado por los espíritus interesados en las operaciones obsesivas. El éter físico de mala calidad, que fluye a través del tonus vital circulante en los “chakras”, es el producto de los impactos mentales pecaminosos, condensándose a la superficie de la región infla craneana.

PREGUNTA: Una persona de nuestra familia, después de muchos y atroces sufrimientos provenientes del estómago y de los intestinos, se sometió al trabajo de “romper el hechizo” y expidió del estómago, agujas, botones de huesos, fragmentos y residuos, cuyo origen no hemos podido identificar. ¿Qué fundamento tiene todo eso?

RAMATÍS : Se trata de un tipo de hechizo muy raro, cuya finalidad es producir sufrimiento y malestares orgánicos, preferido por los espíritus muy obcecados y perversos. Esos seres materializan en el vientre de las víctimas, objetos preparados adrede vitalizándolo ininterrumpidamente a través de propio tonus vital, captado y distribuido por los “chakras” Umbilical y esplénico. Es un hechizo muy eficiente debido a que los objetos en las entrañas de las víctimas absorben totalmente el tonus vital, mientras que los condensadores colocados en las almohadas, acolchados o colchones, sufren la variante de la discontinuidad, porque los hechizados salen de sus hogares alternan el proceso.

Además, cuando los encarnados practican el hechizo con fines de venganza, los espíritus desencarnados y familiares se interesan muchísimo, diríamos que se encuentran en un “caso de familia”, pasando a cooperar eficientemente desde el más allá. Muchas personas que parten desde la tierra odiando a sus vecinos, parientes o enemigos gratuitos, al acomodarse en su respectivo plano de vida en el astral tratan de poner en movimiento los peores recursos que encuentran a su disposición para vengarse. Existen cónyuges, que una vez desencarnados al descubrir el adulterio de su compañero... se ponen tan furiosos, que toman los más innobles e inconcebibles compromisos con los malhechores del más allá para que los ayuden en la tardía, pero efectiva venganza.




PREGUNTA: ¿Es cierto que los objetos que provocan el mal, pueden desaparecer de los colchones o lugares puesto de ex profeso, cuando la víctima es avisada y decide retirarlos?

RAMATÍS : Los objetos o condensadores de la brujería, colocados en los colchones o almohadas, aparecen y desaparecen conforme a la voluntad de los espíritus malhechores, puesto que los mismos materializan o desmaterializan los “moldes etéricos” aprovechando las emanaciones vitales degradadas por las pasiones y vicios de las víctimas imprudentes. Cuando esos espíritus presienten que los hechizados desconfían de la brujería y pretenden investigarla, tratan de desmaterializar inmediatamente los objetos colocados en los lugares elegidos. De la misma forma preceden con aquellos que los objetos se encuentran en las entrañas de la victima, motivo por el cual las radiografías resultan negativas.

PREGUNTA: Nos podéis dar una idea del transporte o materialización de los objetos, en las almohadas o colchones?

RAMATÍS : En la especialidad delas facultades mediúmnicas espíritas se encuentra el médium de transporte o de fenómenos físicos, cuya facultad, no muy común, le permite exteriorizar la fuerza nerviosa en fusión con el éter físico y el prana, constituyendo el ectoplasma humano y terrestre. Es una materia invisible, de poco color, pegajosa y fría, que funciona positivamente entre los dos mundos, el material y el espiritual. Es una sutil energía que bajo la dirección de los espíritus desencarnados, puede materializar o desmaterializar objetos, cuyo fenómeno escapa a la visión física de los encarnados. El éxito de dicho fenómeno depende de las condiciones armónicas del ambiente, de la predisposición de las entidades espirituales y de la serenidad mental de los presentes.

Bajo la acción y voluntad de los desencarnados ese acto plasma cuando incide en las patas de las sillas y mesas o cualquier objeto predestinado para el fenómeno, anula la ley de gravedad o campo gravitacional alrededor de los mismos, permitiendo que tales objetos sean levitados o transportados. Los objetos de menor porte, como las flores, medallas, anillos, copas o frascos peden ser desmaterializados, y nuevamente ser materializados a cierta distancia del lugar de trabajo. Conforme a la ley de que la materia es energía condensada, todas las cosas y objetos materiales pueden desmaterializarse o ser liberados de su contenido sólido, transformándose en energía libre.

Después de liberada la energía por aceleración electromagnética sólo queda su molde, doble etérico o contraparte etérica, absolutamente semejante a la forma habitual, sea una medalla, una flor, fotografía, etc. Bajo tales condiciones, los espíritus tácticos que dirigen los trabajos de fenómenos físicos de “este lado”, pueden transportar cualquiera de esos moldes para otro lugar adrede, preparado y sujetarlo nuevamente con la energía libre del ambiente.

Aunque el objeto desaparezca de la vista física el molde que da intacto y nítido en el mundo invisible, pudiendo ser materializado nuevamente sin perder un solo electrón de su configuración física anterior. El fenómeno en sí, se asemeja algo al molde yeso, que reproduce y plasma innumerables figuras, sin perder su constitución original . Lo que hacen los científicos en forma agotadora y compleja en la desintegración del átomo por medio del ciclotrón, los espíritus desencarnados lo realizan a través del ectoplasma mediúmnico, que obedece, también, a las leyes de la física trascendental y sin usar cualquier tipo de violencia.

NOTA: Nos explicó el espíritu de Niho Quim, que ni bien la persona hechizada se le cruza la idea de abrir la almohada o el colchón, los magos de la sombras se ponen inmediatamente en acción para desmaterializar los objetos y transportarlos a sus moldes etéricos y luego volver a materializarlos para otros lugares, fuera del alcance de los interesados. Mientras que, en los casos de “quebrar” positivamente el hechizo, como suele suceder con los peritos de Umbanda los jefes de la falanges obligan a los hechiceros a traer los objetos a fin de ser procesados y a través de tito adecuado y eliminar la condensación que provoca el malestar definido sobre la persona indicada.
NOTA: Aun en los trabajos de fenómenos físicos, donde el éter físico es activado en grandes cantidades para componer el ectoplasma y la fluidificación nerviosa resulta dificultosa para los desencarnados en el proceso de lograr la materialización. Véase al respecto la obra. Misioneros de la Luz, capítulo “Materialización”, de André Luíz. En el Umbral de lo Etéreo, de J. Arhur Findlay y Esclarecimiento del Más Allá, de Ramatís. Capítulo “Los Trabajos de Fenómenos Físicos”.
PREGUNTA: ¿Los objetos y cosas encontradas en los trabajos de brujería, tienen fundamentalmente acción maléfica?

RAMATÍS : Es muy natural, que el hechizo debido a su antigüedad,, aún sea una ciencia oscurecida por la superstición, puesto que desde la Lemuria y la Atlántida, era un arma terrible, dado que ciertas tribus se destruían recíprocamente a la distancia, poniendo en acción las energías adrede preparadas. Más tarde, los sacerdotes conscientes intentaron velar el mecanismo peligroso de la Magia, debido a que las personas la utilizaban para fines personales. Entonces, introdujeron símbolos, objetos, ritos excéntricos, cuya función primordial era desviar y oscurecer el ritmo iniciático del hechizo. Había una necesidad de velar deliberadamente el proceso mágico, que la persona podía catalizar a voluntad, y dominar las energías poderosas del mundo oculto, puesto que de quedar librado a criterio de cada uno para fines maléficos, la humanidad se habría autodestruido.

Por esa causa, los procesos de brujería presentan accesorios ingenuos, excrecencias ridículas o extravagantes, que confunde en su expresión iniciática en el campo original del mundo oculto, puesto que es un proceso que se rige por medio del cuerpo astralino del ser, pudiendo exceptuarse del uso tradicional de los objetos para la condensación fluídica y poco común en el plano físico. En el futuro, la acción maléfica del hechizo será llevada a cabo por medio de la acción mental de los hechiceros y sus cómplices desencarnados. Debido a que todavía se ajustan a la tradicional práctica de la hechicería, la brujería aún reclama o requiere el uso de los objetos y cosas materiales, que funcionan como condensadores representativos de los tres reinos de la naturaleza.

NOTA: La Magia, entre los antiguos magos, era una ciencia muy importante y se realizaba en los ambientes iniciáticos, cuyas fuerzas de la naturaleza, se utilizaban únicamente para el Bien. Pero, tratándose de ciencia, que tanto puede utilizarse para el Bien como para el Mal, conforme sucede en la era moderna con la bomba atómica, de ahí que nació la hechicería o magia negra, proceso maligno o vengativo de los secretos de la vieja ciencia de la Magia.

PREGUNTA: ¿Qué significa los condensadores de los tres reinos de la naturaleza?

RAMATÍS : En el proceso del hechizo basado sobre la materia, lo más importante no es la configuración o la forma de los objetos utilizados para fines malévolos, sino, la naturaleza de su contenido energético, que lo sustenta en el mundo de la material Por eso, cualquier cuerpo o cosa puede transformarse en “acumulador”o “condensador” de fuerza negativa y servir de base para la brujería, siendo de poca importancia su constitución física. Puede ser de cobre, hierro, níquel, plomo, plata, oro, etc. Lo que más interesa es que se encuentren fuertemente impregnados delas emanaciones personales de la víctima. Por ese motivo se encuentran en el proceso de la hechicería, medallas, agujas, monedas, botones, peines, llaves, brazaletes anillos, distintivos o cigarreras que aprisionan las energías del reino mineral . Los granos del mijo y ciertos tipos de cereales, pajas, hierbas tóxicas, raíces de olor agreste raspaduras de maderas de buena conductibilidad magnética y eléctrica, como el cedro, el olmo o el álamo, que durante las tempestades atraen con facilidad los rayos, los cuales representan las fuerzas del reino . Los cabellos, sangre, orina, residuos humanos, huesos de difuntos, sebo, plumas arrancadas de las aves o la cria del animal, aseguran el vínculo dinámico del reino animal.

En Caldea y en Egipto, los antiguos hechiceros conseguían hacer hechizos que eran indestructibles sobre el rastro o pisadas de la víctima, o bien, cuando conseguían pañuelos o prendas mojadas con lágrimas. Aún hoy, se acostumbra a usar cajas de cigarros, peines, pañuelos o piezas impregnadas de calor , magnetismo y de los efluvios emanados del cuerpo etérico del sujeto Los más entendidos potenciaban el trabajo con fotografías y miniaturas de muñecos de cera. Los condensadores entonces, funcionan como multiplicadores de frecuencia mórbida, captando las energías de bajo tenor vibratorio y las proyectaban sobre el lugar o la persona indicada para ese maleficio. De ahí, que los más experimentados hechiceros prefieren las cosas u objetos que hayan estado en ambientes enfermizos y contactos fúnebres, como son los trozos de mortajas y elementos que forman parte del cajón del difunto, los que están impregnados de las auras del sufrimiento, desesperación , miedo o depresión psíquica de irradiación mórbida.

PREGUNTA: ¿Qué acción desarrolla el mijo y otros cereales, inclusive los residuos animales en las prácticas de brujería?

RAMATÍS : Algunos cereales, especialmente el centeno, contiene energías virulentas, que alimenta satisfactoriamente algunos tipos de hongos venenosos como también provocan enfermedades semejantes a ciertos estados de alteración mental.

Los residuos animales contienen el tonos vital deteriorado de las sustancias nutritivas y descompuestas en las operaciones químicas del tracto intestinal. Aunque nuestras aclaraciones impresionen al lector por su aspecto algo repulsivo y mórbido en el caso de los hechizos, la verdad, es que tales cosas deben explicarse sin misterios, para que de una vez se compruebe la realidad científica que encierra esa demoníaca práctica, a fin de que las personas potencialicen sus defensas psíquicas bajo la fuerza liberadora de las enseñanzas del Cristo Jesús. En la hermosa parábola del “sembrador” donde el “yuyo nace junto al trigo, el Divino Maestro resaltó los resultados de los pensamientos y sentimientos humanos, de los cuales tanto aparecen los buenos como los malos procederes. Quien siembre como lo hizo Jesús, recogerá trigo sazonado, quien lo desprecia, ha de contentarse con el yuyo dañino.

NOTA: Léase el extraordinario articulo intitulado “Es de Llevar los Mitos al Laboratorio”, publicado en la revista O Cruceiro del 20/11/65, destacando los siguientes trechos en correlación a lo expuesto por Ramatís: “En 1943, cuando estudiaban las propiedades de un componente del ergot, Albert Hoffmaun, accidentalmente, en los laboratorios de Sandoz (Suiza), descubrió la composición de una droga que más tarde abrió nuevos caminos al aún mal conocido mundo de la mente humana; en el LSD- 25 (la dietilamida del ácido lisérgico), sustancia derivada de la semilla del centeno preparada químicamente en el laboratorio.” Más adelante (después de someterse al ácido lisérgico del centeno), Horffumann dice; “Vi imágenes fantásticas de extraordinaria plasticidad, acompañadas por un juego cálidos tópico de colores. Perdí totalmente la noción del tiempo y espacio; el espacio y el tiempo se volvieron cada vez más incoherentes y me sentí dominado por el temor de volverme loco. La peor, era que yo tenía clara conciencia de mi estado, pero era incapaz de dominarlo. Por momentos me sentía como si estuviera fuera de mi cuerpo, pensé, que había muerto. Mi ego estaba suspendido en alguna parte del espacio y vi a mi cuerpo que estaba muerto sobre el diván. Observé que mi Alter Ego ambulaba por toda la casa”.

PREGUNTA: ¿Qué función tiene el manojo de agujas, comúnmente atados con una cinta roja y habitualmente encontrados en la brujería?

RAMATÍS : Las agujas de acero, como los metales conductores de la electricidad, tienen auras fuertemente radiactivas. Además, su conformación de filamentos e hilos de acero, funcionan como diminutos cabos electromagnéticos favoreciendo el pasaje de los fluidos activados por la brujería.

Además repetimos que el hechizo quitándole el camuflaje legendario con que los magos prudentes le velaron el mecanismo específico, es un proceso totalmente científico.

PREGUNTA: ¿Desearíamos mayor amplitud de conocimientos al respecto?

RAMATÍS : según El concepto moderno de la ciencia, la materia es energía condensada, o manifestación letárgica y última de la energía materializada del mundo oculto, en un proceso de reducción vibratoria, que hace parte del mundo físico y visible para los humanos. La energía descendió, por así decir, de su campo natural de vida y actividad, para hacerse perceptible para los sentidos físicos del hombre.

Cualquier cosa, objeto o ser, vibra simultáneamente en la forma letárgica de materia y también en el estado oculto de energía, como un núcleo energético impregnado del éter físico, que sustenta la forma física y tangible. Esa energía acumulada, en forma de materia, es una condición anormal, por cuyo motivo, tiende a liberarse de su prisión estática. En consecuencia, una flor, un animal, el hombre o el pico de una montaña, están en vueltos e impregnados por un aura de luz polarizada, que refleja el halo de la energía y forcejea constantemente para liberarse de la prisión de la forma.

Cada objeto, sustancia, ave, animal o persona, tiene su doble etérico, es decir, un duplicado exacto de su configuración material exterior, un poco más amplia y que sigue actuando constantemente en el mundo oculto, que es fuente de su vida original. Los clarividentes desarrollados, saben que el doble etérico del hombre terreno, aunque es sutilísimo, es de una composición material, modelada con el éter físico, cuyo peso oscila entre 60 y 65 gramos. De esa forma, un cabello, un elefante, un pino, una aguja, una flor o una montaña, son las configuraciones visibles, materiales y exteriores de otras figuras idénticas y etéricas, como si fuercen recortadas nítidamente en un material plástico o de papel celofán, con un potencial de vida activado en el campo de las fuerzas magnéticas del mundo oculto.

La acción mental y dinámica del hechicero, sobre el campo físico de los objetos y seres, destinados a la censurable función de acumuladores magnéticos del hechizo, también se propaga por el doble etérico de los mismos, en obediencia a la ley de atracción y cohesión magnética. Los fluidos acumulados en tales objetos, bajo la ley recíproca de los semejantes, se vincula al aura del doble enfermedades y perturbaciones, que desarticulan el control intuitivo de los guías sobre la persona. Las cosas y objetos materiales, bajo la fuerza mental del entendido que accione sobre su cuerpo vital o doble, etérico, pueden transformarse en perfectos captadores de éter físico inferior y de energía astralina deteriorada.

PREGUNTA: La presencia del color rojo, tan frecuentemente observada en los objetos empleados por la brujería, ¿tienen algún significado especial?

RAMATÍS : El rojo es un color excitante y sanguíneo, que se acondiciona con más facilidad al campo vibratorio de las fuerzas primarias y acumuladas en el proceso de hechizo. Las cintas rojas son muy usadas para desviar la carga nociva del “mal de ojo”, cuyo color excita y que por ser primario, las tribus salvajes y los pajes africanos lo preferían para utilizarlo en sus bárbaros ritos y festividades folklóricas.

NOTA: Véase la pag. 90, del capítulo X, “Sonambulismo Torturado”, de la obr4a En los Dominios de la Mediumnidad, de Adré Luiz, cuyo trecho así: “Con la ayuda del supervisor, el médium fue convenientemente exteriorizado. Al comienzo, su periespiritu o “cuerpo astral” estaba revestido con los efluvios vitales que aseguran el equilibrio entre el alma y el cuerpo de carne, conocidos aquellos en su conjunto, como “doble etérico” formado por emanaciones neuropsíquicas, que pertenecen al campo fisiológico, y que por eso mismo, no consiguen mayor separación de la organización terrestre, destinándose a la desintegración, tanto como sucede al instrumento carnal, por ocasión de la muerte que renueva”.

PREGUNTA: ¿Por qué algunos hechizos son realizados preferentemente con la tierra de los cementerios?

RAMATÍS : La tierra del cementerio está muy impregnada de tonos vitales o residuos vitales a causa de la exudación de los cadáveres puesto que el hombre es un cuerpo impregnado de electricidad animal y del éter físico extraído de la fuente solar El cadáver, al descomponerse en la sepultura, también libera energía condensada en forma de materia, puesto que la misma, había estado aprisionada para componer el edificio atómico del cuerpo carnal . La tierra saturada del “humus” magnético y fluidos mórbidos de los cadáveres, se transforma en un excelente vehículo para realizar la hechicería y robustecer la obsesión. Ciertas falanges de la Umbanda trabajan exclusivamente en el ambiente del cementerio, porque sus jefes son hábiles especialistas y técnicos experimentados, que saben trabajar con la tierra impregnada de los fluidos de los difuntos, en el proceso de la hechicería.7º

NOTA 7º: Fragmento de la obra Obreros de la Vida Eterna, cap. XV, “Aprendiendo Siempre” de André Luís, que dice así: “En los cementerios acostumbran a congregarse compactas hileras de malhechores, arrojándose sobre las vísceras cadavéricas a fin de substraerles los residuos vitales” “Jerónimo se inclinó piadosamente sobre el cadáver, cuyo ataúd estaba momentáneamente abierto, antes de la inhumación, y a través de pases longitudinales extrajo los residuos de vitalidad, dispersándolos en la atmósfera por medio de un proceso imposible de comprender por los encarnados”.

Entre los umbandistas es muy conocido, el famoso caboclo Veludo, hábil y experimentado técnico del mundo astral, que trabaja en “cascarón” en los cementerios, cumpliendo con cierto tipo de karma terrícola, que en esos lugares se hacen a través de tareas repulsivas.

PREGUNTA: ¿Qué función tiene el carbón en el hechizo?

RAMATÍS : El carbón es un condensador mineral, que además, fue adoptado por la propia ciencia médica, utilizándolo con fines absobentes, como en los casos de dispepsia, excesos de gases o bien, para purificar ciertas aguas o revestir filtros especiales. Ese carbón también acciona en el plano etérico y astralino e influye a través del doble etérico de la persona, pues capta y absorbe fluidos psíquicos y formas pensamientos de bajo tenor vibratorio.

El carbón que proviene de la madera de buena conductibilidad sonora y electromagnética, como el cedro, olmo álamo y otras especies más, son altamente receptivos y absorbentes a los procesos naturales , como ya manifestáramos, de atraer el rayo. Esos carbones de las maderas especificadas, por las noches, tienen la facilidad de absorber los fluidos nocivos que pululan y chocan con el aura de las personas adormecidas. Los magos de la antigüedad activaban el electronismo del carbón de cedro por medio de procesos poco comunes, después lo colocaban junto al lecho a los fines de absorber los efluvios mentales y astrales negativos provenientes de los magos o personas adversarias. Por la mañana lo arrojaba al agua corriente de los riachos, apartando de su medio el residual astralino.

También se usaba dentro de una copa de agua y según fuera la reacción se diagnosticaba la magnitud del comúnmente llamado “daño” o hechizo o si había proliferación de gusanos en la persona. El mismo carbón tenía propiedades particulares cuando debía tratarse a la víctima en proceso de limpiarle la enfermedad engendrada por diversos tipos de gusanos, los cuales descienden en forma de larva para luego formar los huevos. Esas larvas que descienden del mundo astralino eran captadas por el carbón a causa de su contacto directo con la víctima y en los días de tormenta, eran destruidas por la repercusión vibratoria y etérica de los truenos, afectada a la absorción magnética, que es su propiedad. Para eliminar la influencia nociva de una carta, enviada con intención, se recomendaba encerrarla en una caja de metal, llena de carbones por un período de tres días, después debía enterrarse al pie de un árbol. En verdad, el carbón acciona lenta y provechosamente como diseminador de fluidos malos, pero después que ha sido tratado por un mango competente, reiteramos, debido a que se le apresura su electonismo.

NOTA: No se olvide el lector, que Ramatís sólo está mencionando el poder absorbente y positivo del carbón de cedro, que sirve de condensador de fluidos inferiores cuando se coloca junto al lecho, pero después de haberse tratado convenientemente por procesos desconocidos por el vulgo. En consecuencia, no dejaría de ser una superstición o creencia, que la persona, al solo hecho de colocar carbones alrededor de sus lechos, ya se encuentra inmunizada de los malos fluidos, puesto que el mismo es inocuo, si no está tratado en su campo electrónico por un buen entendido.

PREGUNTA: Nosotros somos de la creencia, que la persona evangélica tiene muy buena defensa psíquica, mayor a la que pueda ofrecerle un simple puñado de carbón, ¿No es verdad?.

RAMATÍS: Sin duda alguna, que un estado absolutamente evangélico o de perfecto equilibrio espiritual, inmuniza a la persona contra cualquier tipo de proyecciones psíquicas inferiores. Pero, también es verdad, que las fuerzas deletéreas en circulación por el mundo, no se eliminan ni dejan de accionar sobre las personas porque alguien se juzgue, que está evangelizado. Ellas insisten y fuerzan la resistencia psíquica causando perjuicios o violencias, tal como obra el vendaval sobre el árbol endeble, pero que no lastima al fuerte y bien formado.

No basta que la persona “lean” o “suspiren” evangélicamente para elevarse a un grado superior e inmunizarse contra los malos fluidos que pululan por el mundo, sino, que debe vivirse permanentemente con pureza, renuncia, humildad y amor para obtener seguridad espiritual. Obviamente, aquellos que alcanzaron el grado de la angelitud, ni siquiera necesitan reencarnarse en la tierra, puesto que en la morada, terrena, no existe nada de atractivo para su espíritu purificado. De ahí entonces, las personas que no se entregan al bien, sus defensas psíquicas resultan precarias, y a veces, en menor proporción que un simple puñado de carbón, magnetizado convenientemente por el entendido.

El hombre terreno aún es el candidato en potencia para sufrir los impactos de cualquier carga de brujería mental, verbal o física, por eso, Buda en su largo peregrinar, advertía: “Así como la lluvia penetra en las chozas mal techadas, de la misma forma, la pasión irrumpe en la mente indisciplinada del hombre”.

PREGUNTA: Según nos explican los entendidos, los hechizos realizados a través de los modelos de órganos recortados en trozos de tela o en moldes de cera, predispone a la víctima, siendo negativos los diagnósticos emitidos por la ciencia médica, llegando, algunas veces, a ser intervenidas quirúrgicamente, sin necesidad alguna. ¿Qué fundamento tiene lo expresado?

RAMATÍS : En cientos casos, la brujería alcanza a mutilar a la víctima a través de las atrofias orgánicas, accidentes u operaciones innecesarias, cuyo resultado depende fundamentalmente de la defensa psíquica de la misma.

Los recortes de tejidos reproduciendo conformaciones anatómicas de órganos físicos, bajo el proceso de la hechicería, cuando no son “destruidos” a tiempo, llevan a la víctima a sufrir operaciones, atrofias orgánicas o intervención quirúrgica precipitada, Los órganos modelados por los hechiceros en ese tipo de brujería, inducen al médico a cometer errores de diagnóstico y a dictaminar la terapéutica equivocada; en la mayoría de los casos, es necesario recurrir a las operaciones mediúmnicas o solicitar la ayuda confortadora al mundo espiritual. La limpieza de los objetos o modelos de órganos hechizados, generalmente colocados en las almohadas, colchones de crin o acolchados de lana de carnero, si se hace a tiempo alivia a los enfermos de sus padecimientos extraños, debido a la liberación de los fluidos coercitivos (9) .

(9). NOTA DEL MÉDIUM: Yo no creía en el hechizo, y cuando ingresé en el Espiritismo aún me convencí más, de que todo eso era tontería de una simple y primitiva creencia. En 1951, comencé a sentir fuertes perturbaciones en el estómago e hígado, sufriendo torturantes dolores, indigestiones e intoxicación sanguínea, lo que me llevó a un estado, muy nervioso y por demás perturbado. Después de diversos diagnósticos médicos, dudosos e inocuos, algunos tets de laboratorios y una profusa colección de radiografías, determinó que mi vesícula estaba atrofiada, impidiendo el flujo normal de la bilis. Entonces, se vislumbraba una sola solución; ¡extirparla! Cuatro días después de extirpada la vesícula, en base a mi convalecencia hice un trabajo mediúmnico en nuestro hogar, incorporando al espíritu de Nho Quim, viejo amigo, el cual recomendó que fuese abierta mi almohada, esa misma noche. Ante el asombro de mi esposa e hijos, encontramos el siguiente material; varias coronas de plumas de gallo, puñados de grano de mijo, un montón de agujas atadas con una cinta roja, algunos trozos de chapas de cobre y un distintivo deportivo, que se habían extraviado inexplicablemente. En medio de las plumas de la almohada, habían cosido dos trozos de paño rojo que tenían la forma de un hígado humano, en cuyo interior, presumiendo que debía encontrarse la vesícula, había siete cruces hechas con un hilo de color claro. En verdad, yo había operado la vesícula cuatro días antes. Mi esposa, algo sentimentalista e inconformada, protestó, diciendo que Ramatís me había abandonado en manos de la brujería, habiendo retrucado Nho Quim. “El hermano hercilio antes de encarnar en la tierra, en el Espacio comprometió su palabra por lo cual debían prestar ayuda para esclarecer el asunto de los hechizos, ya que en la tierra, todo el mundo dice no creer, pero en realidad, cuando no lo saben hacer recurren al entendido, en definitiva la responsabilidad la tienen igual. Sin embargo, él una vez encarnado, no aceptó la realidad del caso, quedando el único recurso para volverle a su raciocinio; hacer que el señor Maes sufriera en carne propia la realidad del embrujamiento”.

En verdad, necesitaría de muchas páginas para consignar los beneficios que alcancé espiritualmente, a través de ese hechizo, que definitivamente me hizo perder la vesícula.

PREGUNTA: ¿Qué significa “desprender”o “limpiar” de los objetos la saturación maligna?

RAMATÍS : Los objetos de brujería encontrados en las almohadas, colchones, en el vientre del sapo y con la boca cosida o expulsados por las personas hechizadas, deben ser limpiados del magnetismo enfermizo etéreo astralino que poseen, puesto que está vinculado a la víctima, a fin de poder recuperarse en su metabolismo vital y de la salud perdida. Por esa misma causa, lo alto providencia la encarnación de personas simples, pero entendidas en esos casos, que dan la pauta de tener un “don” espiritual, puesto que hacen exorcismos o limpian los malos fluidos de los objetos preparados y usados para la brujería. Es muy necesario romper los “lazos fluídicos” del núcleo virulento de los objetos, utilizados como condensadores enfermizos.

PREGUNTA: ¿Qué debemos hacer con las ropas, cordones o tiras de paño trenzado y llena de nudos, como tuvimos la oportunidad de encontrar en los trabajos de hechicería?

RAMATÍS : Los objetos encontrados en las almohadas, ropas y colchones, no siempre tienen la fuerza maléfica, porque la positividad del hechizo depende de la capacidad y del conocimiento del hechicero o de los espíritus que lo ayudan. Tampoco no es fácil hacer el hechizo, pues si no fuera así, el primero que se sintiera herido, tomaría la ropa de la pseudo víctima y cometería desatinos fatales. Pero, como el hechizado no puede saber si la hechicería encontrada es positiva o se trata de una experiencia condenada al fracaso, lo más aconsejable, es que la misma persona destrabe la ropa, deshaga los nudos hechos sobre las cintas, rompa las coronas de plumas de gallo y después someta ese material a un lavado de alcohol o solución de sal gruesa, arrojando todo al agua corriente, liberando de esa forma, las amenazas fluídicas.

El aura fluídica de los objetos preparados en la brujería son los caldos de larvas, embriones, bacilos y gérmenes psíquicos de toda naturaleza astralina, los cuales bajan vibratoriamente y se incorporan al hechizado, penetrando en la circulación nerviosa, endocrina, sanguínea y produciendo las enfermedades persistentes. Desenvuelto el campo fluídico y mórbido existente en el hechizado, tales gérmenes y partículas virulentas también se dispersan y retornan a su campo peculiar en el mundo oculto.

PREGUNTA: ¿Por qué los objetos hechizados se deben arrojar al agua?

RAMATÍS : Es de sentido común que el agua es muy buena conductora de la electricidad, por cuyo motivo, los objetos imantados magnéticamente en el hechizo, y arrojados al agua corriente, dejan en la misma el residual fluídico. Además de absorber las emanaciones del éter físico, adulterado en la brujería, ella los aleja del lugar, desvinculando los fluidos de la víctima. Por esa misma causa, en la antigüedad, no se aconsejaba construir las casas sobre los ríos, debido a que esos elementos circulaban por debajo de las mismas.

PREGUNTA: ¿Por qué los objetos hechizados deben arrojarse al corriente antes de la puesta del sol?

RAMATÍS : Indiscutiblemente, que el sol es el cuerpo celeste de mayor importancia en nuestro sistema, puesto que de él emanan todas las formas de energías y radiaciones que estimulan, crean y dan vida en vuestro mundo. Todos los cuerpos químicos que conoce el ser humano, existen en el sol, sumando actualmente cerca de mil doscientos elementos. La ciencia humana sólo conoce el potencial solar en el campo físico y de percepción por parte del aparato humano. Mientras tanto, son las fuerzas pránicas, astralinas y etéreas, irradiadas del sol, el potencial primordial que impregna al planeta tierra en su accionar oculto.

Por esa causa, los objetos utilizados en el hechizo pierden su imantación nociva y hechizante, cuando son arrojados al agua corriente antes de la uesta del sol, porque son bombardeados por los rayos “infrarrojos” en su contextura etérica y por los rayos “verdes” en su intimidad astralina.


55

Adolfodoq
Mensajes: 257
Registrado: 25 Ene 2008, 18:21

Mensajepor Adolfodoq » 14 Jun 2012, 00:57

CAPÍTULO V

HECHIZO A TRAVES DEL SAPO


PREGUNTA: ¿Por qué motivo comúnmente se encuentra al sapo con la boca cosida y en su vientre se depositan objetos pertenecientes a la persona hechizada?

RAMATÍS : El sapo está considerado por los hechiceros como un excelente condensador vivo, “bioeléctrico” y de gran éxito para los trabajos de la magia negra. Su sistema vital y nervioso es un poderosísimo captador de energías etéreo magnéticas del ambiente y delas personas , tal como sucede con el filtro de piedra que absorbe y retiene las impurezas de las aguas turbias. El sapo hechizado condensa los fluidos que vibran a su alrededor, pero después los rebaja vibratoriamente, como función de aparato vivo de filtración mórbida. Acicateando por el sufrimiento, exhala un aura fluídica residual y enfermiza en el medio ambiente donde lo colocan, cuya atmósfera magnética, densa y viscosa, alimenta la fauna psíquica inferior que acciona positivamente en el plano material. La atmósfera electromagnética inferior irradiada por el sapo y potencializada por el hechicero, poco tiempo después se transforma en un haz corrompido y nutritivo para las miasmas, embriones, bacilos, larvas y elementos primarios del astral inferior.

Los objetos colocados en las entrañas del sapo, robados a la víctima, funcionan como canales psíquicos o puntos de referencia, encausando las corrientes de fluidos hacia el aura del embrujado, los que accionan bajo la ley de “los semejantes atraen los semejantes”. Esos fluidos buscan, naturalmente , el aura de la víctima a través del rastro vibratorio dispuesto por el maleficio.

PREGUNTA: ¿Qué significa, “rastro”o “dirección” vibratoria hacia el hechizado?

RAMATÍS : El hechicero somete al sapo al proceso de “electricización” a fin de transformarlo en un campo magnético subversivo. Enseguida, coloca en su vientre los objetos robados o desmaterializados de la persona afectada, como ser botones, fragmentos de cigarros, fotografías, cabellos, monedas, medallas, anillos o agujas, que están impregnados del éter de la persona. Esos objetos sirven de vehículos, eslabón o dirección vibratoria para proyectar los impactos del hechizo, que vibran en las entrañas del sapo con la frecuencia común de su dueño.

Semejante a la ley física que disciplina el fenómeno de los vasos comunicantes, los fluidos semidensos emitidos por el sapo y yuxtapuesto a las emanaciones de los objetos de la víctima, tienden a buscar su fuente original, en un circuito cerrado con resultados perniciosos. Los “rastros vibratorios” son los objetos de la víctima colocados en el vientre del animalito que funcionan como señal del portador.

PREGUNTA: ¿De qué forma los fluidos atraídos por el sapo pueden formar las corrientes nocivas de fluidos, que más tarde se orientan en dirección al hechizado?

RAMATÍS : En otras oportunidades hemos explicado, que los objetos de la hechicería, impregnados de las emanaciones etéreo astrales del indicado, funcionan como si fuera un brújula, indicando la dirección donde se halla la víctima. El sapo preparado o “electrizado” en su naturaleza bioeléctrica, muy acentuada, debido al sufrimiento provocado por los elementos colocados en sus entrañas, condensa y atrae a los fluidos de electricidad primaria, existente en el ambiente. En virtud de hallarse con la boca cosida, se concentra en un espasmo mórbido y crucial, para luego aflojar el sistema nervioso y proyectar a la distancia la carga de fluidos deletéreos, la que es atraída preferencialmente por el aura del hechizado.

El sapo, después de ser preparado para la excéntrica función, se vuelve el basamento enfermizo por donde el hechicero controla a la víctima a entera satisfacción, análogamente a los aparatos que hoy funcionan a control remoto.

PREGUNTA: ¿No es contraproducente que la naturaleza permita esa extraña característica del sapo, funcionando como un condensador vivo y mórbido, afectando a otra criatura de su creación?

RAMATÍS : Es evidente, que Dios no creó seres y fuerzas para emplearlas específicamente en los trabajos de hechizo, así como el atomismo de las cosas del mundo, nada tienen que ver con el arrasamiento de las ciudades y aniquilamiento de millares de personas por medio de la bomba atómica. Eso es propio de la criatura humana, primaria y dañina, que invierte el sentido benéfico de las cosas creadas para el bien común, para emplearla con fines destructivos. La pólvora que rompe el granito y después se utiliza para embellecer las ciudades, también puede transformarse en un arma terrible, que destruye a los jóvenes en los campos de batalla. De igual forma sucede con el barco, que la Divinidad inspiró para que el hombre alcanzara el dominio de los mares, sin embargo, lo transformó en cruceros destructores y lanzaminas mortíferas; el avión, cual ave de acero fraterno con la finalidad de unir los continentes, se transformó en el monstruo halado que vomita huevos de fuego sobre mujeres, viejos y niños. La propia radio, que introdujo en los hogares la música cariñosa y la información amiga, también se idealizo como instrumento de muerte, ordenando la masacre y el hundimiento de los pacíficos navíos.

En consecuencia, ciertas disposiciones naturales magnéticas, eléctricas, vitales y orgánicas de los vegetales minerales y animales, como en el caso del sapo, sirven de recursos maléficos para que los hombres practiquen actos criminosos. Así como el médico utiliza el sapo para sus experimentos en los laboratorios, intentando mejorar las condiciones sanitarias del ser humano, el hechicero diabólico, lo sacrifica sembrando sufrimientos mediante la utilización de sus cualidades electromagnéticas.

En sentido opuesto, innumerables venenos extraídos de las serpientes, o el arsénico, que tanto suceso tuvo entre ciertos emperadores romanos y consagró el arte diabólico de los Borgias, hoy son elementos terapéuticos utilizados por la medicina terrena. El sapo, por lo tanto, no fue creado para la condición mórbida de condensar miasmas, larvas, bacilos y gérmenes del astral inferior sobre las personas embrujadas, sino, que fue el hombre perverso y dañino, que le impuso una finalidad tan negativa y repugnante.

PREGUNTA: ¿El sapo es el único animal adecuado para el proceso diabólico del hechizo?

RAMATÍS : Innumerables animales, insectos, reptiles y hasta seres humanos, son útiles para el trabajo de la magia negra
Y sirven como condensadores vivos o puntos de apoyo, para formar la brujería. A través de ellos la naturaleza expele y filtra su energía telúrica en forma de magnetismo vivo en varias frecuencias vibratorias, sirviendo, desgraciadamente, para las habilidades condenables de los hechiceros. Sin embargo, a pesar del gran número de animales, aves y reptiles de magnetismo favorable para la brujería, sigue siendo el sapo, en su indumentaria mórbida y repulsiva, el que mejor se presta a la combinaciones pervertidas del hechizo.

El hombre, todavía no utilizó ciertas y desconocidas cualidades de los insectos, aves y animales para fines inconfesables, porque aún no consiguió descubrir esos tremendos poderes ocultos. Felizmente, el hechicero, se preocupó tanto con el sapo, que olvidó a cierto animalito halado, mucho más propicio para el hechizo, puesto que tiene la sangre caliente cuando está activo y fría cuando reposa. Ese animal alcanza el estado de hibernación con más facilidad que otros mamíferos y puede colocarse en la heladera por que adormece ni bien desciende la temperatura de su cuerpo y su corazón disminuye el ritmo de pulsaciones por minuto. Es un animal mucho más resistente que el sapo y puede vivir con el corazón parado; tiene vida prolongada y vence con facilidad las peores molestias, repeliendo el contagio de la rabia y las infecciones de cualquier virus.

Es el único mamífero con el don de volar, pudiendo cargar dos veces su propio peso; aunque es ciego, emite pulsaciones ultrasónicas auscultando los sonidos a través de los dedos, en el conocido fenómeno del radar o sonar. Extraña mucho, que los hechiceros hayan optado por el sapo, y no experimentaran a uno de los más positivos potenciales vivos, en cuanto a magnetismo y electricidad biológica se trata.

PREGUNTA: Nosotros suponemos que la cobra debe ser un óptimo condensador para el hechizo, debido a que su condición electromagnética fascina a los pájaros y animales de pequeño porte, ¿Cuál es vuestra opinión?

RAMATÍS : En verdad, la cobra es un animal de fuerte electromagnetismo, mejor dotado, y más vibrátil que el sapo, dado que consigue fulminar los insectos que se interponen en su rayo de acción tóxica, emanada de su aura. Hipnotiza los pájaros , que involuntariamente marchan a su encuentro, apresurando su trágico fin. Sin embargo, la cobra es con más propiedad un cabo eléctrico y vivo, que debido a su configuración lineal, escapan rápidamente las energías a través de su cola, en el proceso común de “hilo a tierra”. Obedeciendo a la ley, donde la electricidad fluye por las puntas. En esa forma de cabo vivo, la cobra, como un conductor inestable de la electricidad y el magnetismo, no puede funcionar como depósito de fluidos con el fin de corromper la carga absorbida. El sapo, debido a su forma anatómica de “concha viva” retiene y conserva los fluidos absorbidos del ambiente, los cuales se descomponen por falta de renovación, como sucede con el agua de la cisterna por falta de uso. El flujo del éter físico y primario converge hacia el sapo, y en su forma excéntrica de condensador vivo, polariza y forma el aura magnética mórbida, puesto que no escapa por las extremidades, como es peculiar en el caso de la cobra.

El metabolismo nervioso del batracio, sobrecargado de electricidad biológica establece una especie de “reacción en cadena”, por fricción, volviéndse un campo llamado “dieléctrico”, capaz de acumular energías negativas. Pero, debido a la ley de los polos contrarios, atrae sobre sí las cargas positivas trabajadas por el hechicero. Además las ranas, pariente próximo del sapo, sirvió a Galván para comprobar la existencia de la electricidad animal. Por otra parte, el sapo es muy resistente a la falta de alimentación, sobrevive alejado de su hábitat y se adapta fácilmente a las modificaciones térmicas y climáticas , puesto que es un animal, cuya vida se nutre del gas metano de los pantanos fétidos. Dado que es imperceptible al olfato humano, es difícil verlo, además , se defiende de los ataques extraños en base al mecanismo “sui géneris “ de exudar líquido corrosivo y permanente en el lugar que es colocado, asegurando el trabajo innoble del hechicero, en base a la peculiaridad de “condensador” vivo y capaz de bajar las vibraciones defensivas del afectado, en este caso, la persona.

PREGUNTA: ¿Nos podéis dar una idea de la naturaleza electromagnética del sapo, por cuya cualidad acciona a través de la distancia?

RAMATÍS : El sapo acciona a la distancia sobre el incauto insecto que revolotea alrededor de un foco de luz y termina cayendo impiadosamente dentro de su boca abierta. ¿Cuál es la fuerza que acciona sobre ese imprudente insecto conduciéndolo hacia la boca? Es la fuerza “bioeléctrica” o capacidad atractiva del magnetismo animal. En muchas oportunidades se ha comprobado que el sapo permanece atento, observando al desprevenido insecto en sus contorneados vuelos, y aun mediando algunos metros de distancia, el batracio acciona casi en trance hipnótico arrastrando a la víctima hacia su garganta famélica.

Es evidente, que el sapo es un centro animal muy poderoso y atractivo, que exuda una potencialidad magnética, y que preparado científicamente se transforma en un foco de emanaciones fluídicas pestilentes. Hábilmente colocado cerca de las residencias, o enterrado en el camino por donde habitualmente pasa la víctima , que deja su rastro magnético, el infeliz batracio, exacerbado por el sufrimiento impuesto, excita sus espasmos “bioeléctricos” y desempeña la función mórbida de un núcleo vivo de atracción de fuerzas psíquicas adulteradas. Soportando en las entrañas la carga extraña de los objetos pertenecientes a la víctima, resulta ser el torturado dínamo, que a través de la ley de los “semejantes atraen a los semejantes” aumenta la cuota de energía inferior en dirección al hechizado.

PREGUNTA: ¿Por qué el sapo puede provocar enfermedades y cómo las transmite?

RAMATÍS : La atmósfera magnética condensada del sapo, bajo la preparación dinámica y mental del mago negro, es un alimento energético y vital para los gérmenes aerobios, diseminados alrededor de vosotros e invisibles para los ojos humanos. En los alrededores del batracio hechizado, el astral se corrompe, decae vibratoriamente y se transforma paulatinamente en una viscosidad etéreo magnética. Proliferan, entonces, las formas psíquicas inferiores, aliméntense de esa viscosidad las bacterias astrales y “bajan” hacia el plano objetivo, material, decayendo en sus vibraciones. Los objetos colocados en las entrañas del animal forman el rastro magnético para guiar a las colectividades patológicas , que emigran en masa, atraídas por el aura densa y la persona prefijada para ese mal.

Esas larvas, bacterias, miasmas, energías degradadeas y vibraciones psíquicas, constantemente alimentadas por la exudación fluídica del sapo, a través de la distancia, siguen la corriente fluídica, orientada por las “guías vibratorias”, penetrando poco a poco en el aura de la persona, alcanzando el acceso fisiológico a través del campo endocrino y del sistema nervioso.

PREGUNTA: ¿El hechicero, de qué forma potencializa las fuerzas degradantes en el sapo o en los objetos que sirven para el proceso del hechizo?.

RAMATÍS : Es de sentido común que en el mundo “nada se crea, nada se pierde, pero todo se transforma”. En todos los órdenes de la creación del Universo, la suma de las energías libres o aprisionadas en las formas físicas se mantienen constantes, pues fuera de Dios, ninguno puede aumentar o disminuir las energías cósmicas. Las mismas, existen hoy en la misma cantidad que existían hace millones de años y existirán en el futuro, sin la pérdida de un solo átomo , cuyas energías siempre se hallan a disposición de todos los seres, según sea su capacidad y entendimiento.

El Universo es un océano infinito de Prana o Fluido Vital, que a través del éter físico fluye y diseminase en todas las formas y seres, manteniendo, dinamizando y perfeccionando las variadas manifestaciones de la vida. El Éter Cósmico, la sustancia virgen y transmisible del prana, exudase a través de los mundos y de la naturaleza mineral, vegetal y animal, en forma de éter físico, atendiendo a las necesidades conforme al progreso del momento. Por medio de ese éter físico, que funciona herméticamente entre el mundo material y el mundo espiritual, el hombre va conociendo las diversas manifestaciones de la Energía Cósmica original, como son la luz, el calor, el magnetismo, la electricidad y ahora , en el presente, comenzó a indagarse sobre el éter como función, intermedia y cósmica. La verdad, es que el hombre va descubriendo nuevas modalidades energéticas o frecuencias vibratorias, que son más sutiles y afines a cada plano de vida, a medida que va desenvolviendo la mente y mejora la técnica de la experiencia humana.

Pero, como los científicos terrícolas, comúnmente desprecian las informaciones de los clarividentes pioneros que avanzan prematuramente mundo adentro no apresuran sus conquistas para obtener soluciones ciertas sobre lo imponderable, como es la existencia fundamental del éter físico en todas las manifestaciones de la vida en los mundos planetarios. Mientras la ciencia del mundo no conozca la energía contenida en el Éter, jamás verá la solución de los distintos fenómenos, hechos, supersticiones creencias, magia, hechizos, hipnosis, trance ectoplasmico, anestesia, radiestesia, psicometría e innumerables hechos más, que son de la esfera de los espiritualistas, devotos del estudio técnico del ocultismo.

A través del éter físico que a su vez proviene del Éter Cósmico y matizase con la influencia planetaria, es que los hechiceros potencializan en el sapo o en los objetos, las fuerzas degradantes que más tarde accionan perjudicialmente contra las personas. En realidad, utilizan al sapo como un proyector vivo, que atrae y convergen hacia él los fluidos etéreos y magnéticos previamente electrizados. Saben los científicos que una poderosa lámpara cuya luz es refractada por un espejo, sobrepasará las posibilidades lumínicas de un centenar de velas prendidas. El sapo imita esa misma relación fenoménica, funcionando cual lámpara viva que concentra los fluidos energéticos de baja frecuencia del medio ambiente, para luego proyectarlos en un solo y fuertísimo haz, en dirección a la víctima.

PREGUNTA: ¿Nos agradaría obtener mayores aclaraciones sobre la extraña facultad del sapo, que además de captar fluidos del ambiente, los refracta o proyecta contra la persona hechizada?

RAMATÍS : Ya hemos explicado, que el hombre es un núcleo “bioeléctrico” poderoso, que exuda a través de las auras física, astral, vital y mental, fuerzas y partículas radiactivas que dejan rastros y pistas de su éter físico en los lugares por donde pasa, vive o toca. Es un campo magnético “electroanimal”, que emite y recibe cargas positivas y negativas, cuyas reacciones varían conforme a su potencial energético en actividad. Tienen semejanza a un imán vivo que atrae las limaduras de hierro por su acción magnética por lo tanto, convergen hacia él las energías que son proyectadas a la distancia. En consecuencia, el hechicero dinamiza un campo vivo y magnético, desfavorable y hostil, que sirve para imantar las energías deletéreas o enfermizas del medio, transformándose en una fuente de carga nefasta a ser proyectada sobre la víctima.

De ahí entonces, que el sapo se presta óptimamente como “detonador vivo” de esa operación maléfica, dado que su naturaleza tanto atrae como emite los fluidos del mundo oculto, además de transformarlo en enfermizos y nocivos, conforme sea el grado de sufrimiento, impuesto por el trabajo de la brujería. Después que ha sido tratado, cumple con la “ley de los semejantes atraen a los semejantes” creando alrededor del hechizado una cortina fluídica de baja frecuencia vibratoria, que lo aísla de las buenas instrucciones de sus amigos espirituales, dejándolo vibratoriamente a merced de la orientación malévola de los espíritus al servicio del hechicero

PREGUNTA: ¿Qué otro ejemplo nos podéis dar sobre ese hecho tan perjudicial para la criatura humana?

RAMATÍS : Comúnmente la persona hechizada se queja de que su vida es azarosa, dado que todas sus cosas parecen retroceder, en tal forma, que se acostumbra a decir, que si se propusiera instalar una fábrica de guantes, las personas nacerían sin manos. Otros manifiestan , que sus negocios marchaban maravillosamente, y de la noche a la mañana, cayeron por tierra, dejándolo totalmente arruinado. De la misma forma deben afrontar accidentes en el hogar, en los trabajos , cuando no, surgen enfermedades insospechadas o padecen por causa de su descontrol mental y emotivo.

Esos fenómenos, únicamente se explican en el campo espiritual, debido a la presencia de la carga magnética negativa que satura el hogar, provocada por la presencia del sapo, proyector vivo de reacciones continuas, en tales casos, los guías no consiguen transmitir a sus protegidos las intuiciones o advertencias favorables. Mientras tanto, los espíritus malhechores se sienten a gusto dentro de la faja magnética de fluidos mórbidos, consiguiendo imponer fácilmente sus orientaciones subversivas al hechizado, a través de ese campo vibratorio e inferior.

Aunque todo cuanto sucede en la vida humana no se debe exclusivamente a lo citado anteriormente, puesto que también debemos recordar, que puede ser el fruto de un karma gravoso o de la imprudencia humana, pues es casi una costumbre crónica, que las personas cuyas vidas son inciertas, alegan estar embrujadas . Por otra parte, debemos recordar, que el hechizo aún es una cosa común para la vida de los terrícolas por que son espíritus primarios, tanto los encarnados como los desencarnados, pues son verdaderas fuentes de brujería, debido a su descontrol mental, precipitaciones emotivas y deseos irreprimibles, que incentivan la codicia, la agresividad verbal y activan las fuerzas inferiores.

Avatar de Usuario
Shoikan
Mensajes: 93
Registrado: 16 Ago 2008, 17:20

Mensajepor Shoikan » 24 Jun 2012, 02:03

A mi primo el otro día se le metió el espíritu de Hilary Clinton por el ojete y ahora estamos desesperados ya que nos ha subido los impuestos la muy cabrona.

¿Qué recomiendas Adolfodoq? Debemos desinfectar con Cucal? o a lo mejor necesitamos uns santero pancho?

Quedo a la espera de tu sabia decisión.
Todos somos ateos respecto a la mayoría de dioses en los que la humanidad ha creído alguna vez. Algunos simplemente vamos un dios más allá.
Cuando usted comprenda por qué es ateo respecto a todos esos dioses, comprenderá por qué yo soy ateo del suyo.

Adolfodoq
Mensajes: 257
Registrado: 25 Ene 2008, 18:21

Mensajepor Adolfodoq » 25 Jun 2012, 00:48

Hola Shoikan: mi recomendación es no desear para los demás lo que no quiero para mí, entonces no me gustaría que nadie dijera lo que yo le digo en privado, y más que lo dijera por este gran invento que es Internet, porque se enteraría todo el mundo. Por lo demás has lo que te de la gana, o di lo que quieras, es tu responsabilidad no la mía jejejej.

Saludos amigo Shoikan

Adolfodoq
Mensajes: 257
Registrado: 25 Ene 2008, 18:21

Mensajepor Adolfodoq » 25 Jun 2012, 00:58

HECHIZO A TRAVES DEL MUÑECO DE CERA

PREGUNTA: Cierta vez, la esposa de nuestro vecino, después de recurrir a los servicios de la Umbanda, encontró un muñeco de cera enterrado al pie de la ventana de su casa, el cual estaba adornado con una especie de cabellera. Tenía tres alfileres clavados; uno a la altura del riñón izquierdo, otro, en el estómago y el restante, en la zona del corazón. (1), Inexplicablemente, nuestro vecino se había operado del estómago y del riñón izquierdo , y a su vez era tratado por su afección cardiaca. ¿Qué nos podéis ilustrar del presente caso?

RAMATÍS : Si el hechizo produce efectos maléficos a través de objetos compactos, eso ha de ser mucho más fácil, si el proceso se realiza por la dinamización de un muñeco de cera virgen, producto elaborado por las abejas e impregnado de la poderosa energía de las flores. En la presente era moderna, la medicina aconseja usar la jalea real, extraída de la miel a fin de rejuvenecer a las personas orgánicamente, porque es pródiga en prana o vitalidad extraída del néctar de las flores.

Felizmente, el hechizo a través del muñeco de cera es menos utilizado, dado que exige al hechicero muchísima capacidad y experiencia, además es un arma de dos filos, puesto que se vuelve fácilmente contra el autor. Además los hechizos realizados a través de los muñecos de paño, cera o barro, no pasan de operaciones inofensivas y algunas veces , hasta ridículas, practicadas por legos o curiosos en el asunto. Tampoco la generalidad de los trabajos de hechicería, tienen éxito, pues los pseudos magos, muchas veces son inexpertos e intentan sacar muy buenos provechos a los clientes mal intencionados.

En los presentes trabajos mediúmnicos, hemos tratado de evidenciar la realidad del hechizo mental, verbal y a través de los objetos, pero os advertimos que este último proceso de hechizo es mucho más eficiente por parte de los espíritus desencarnados. Ellos se aprovechan con suma facilidad del descontrol mental y emotivo de los encarnados, esclavos a los hábitos y pasiones nocivas pudiendo materializar sus intenciones malignas y desgraciar la vida humana. Accionan a voluntad y despreocupadamente, porque disponen de la materia apropiada, ofrecida continuamente por las personas imprudentes y sordas a las enseñanzas del Cristo Jesús.

Además, con el actual clima hipersensible de “los tiempos son llegados” y el “juicio final”, que estáis viviendo, sumando la tensión peligrosa de la Bestia, tantas veces citada proféticamente, el mundo terreno se vuelve muy propicio para el trabajo decidido de los seres diabólicos de las tinieblas. La vieja estirpe animal se súper excita y acicatea al ser humano, sofocando los esfuerzos endebles que realiza para liberar a su debilitado espíritu; de ahí entonces, que las personas se buscan, presienten y sintonizase en la misma faja de degradación, por cuyo motivo crece la multitud de cínicos, pervertidos e inescrupulosos. La mujer se desnuda sin mayor preocupación de pudor y se presta a la propaganda audaz y sensual, estimulando los vicios comunes; las industrias del mundo fabrican toda clase, de sustancias alimenticias , pero con cierto tenor de vicios comerciales . La corrupción de Sodoma, Herculanum, Gomorra, Babilonia, Pompeya, Cartago y Roma, que en aquellas épocas fue un fenómeno local, ahora presenta las características de un hecho mundial, alcanzando a todas las latitudes geográficas del planeta. El alcoholismo desenfrenado, excita las pasiones , los entorpecí entes modernos aumentan la imbecilidad humana, la lujuria, en franco éxito, anula las fronteras de los prostíbulos, la juventud alegremente presenta sus conquistas, rotulándose de existencialistas, donde el menor emancipado resulta un delincuente y repudia a los padres, como vulgares y anacrónicos contrapesos de la vida moderna. La deformación ridícula e imbecilizada altera la esfera del arte , en donde el charlatán usufructa de la misma lisonja y tributo ganado por el mejor de los genios, la venalidad de la ciencia, esclavizada por el dominio militar, firma la sentencia funesta de la humanidad terrícola, que poco a poco, se ajusta al cortejo de dolores y desesperación señalados por las profecías milenarias.

Por esa causa, nuestros mensajes , no apuntan solamente a la enfermedad del espíritu, la obsesión o el hechizo indeseable, pues por sobre todas las cosas, aconseja y prescribe a las personas atribuladas al medicamento salvador y de urgencia, que ofrece la terapéutica sublime del Evangelio de Jesús. Pero, aún es tiempo, para que todas las criaturas de buena voluntad, se salven de la corrupción total y además , se exceptúen de la brujería nefasta, pues el hechizo, como un proceso de origen diabólico, medra en la sombra y se diluye en medio de la luz.

(1) NOTA, Del Médium: El vecino en cuestión, falleció un mes después de haberse encontrado el muñeco de cera. El espíritu del Padre Juan había identificado el hechizo, pero también había prevenido, que era muy tarde para salvar al hechizado, ¡pues el alfiler clavado en la zona del corazón ya estaba oxidado!

PREGUNTA: ¿Qué función tiene el muñeco de cera en el proceso de la brujería?

RAMATÍS : La cera virgen, producida por la abeja, es una sustancia fuertemente impregnada por el néctar de las flores, es decir, una energía vigorosa y prodiga del éter físico de la tierra, elemento esencial para la práctica de la hechicería. El hechicero hábil y experimentado, modela el muñeco de cera y lo mentaliza con los trazos fisionómicos de la víctima, agregándolo cabellos, fotografías u objetos personales de la víctima, a fin de afirmar el proceso negativo y vibratorio. Después, cumpliendo con la trama de la venganza, requerida por los encarnados o espíritus desencarnados , el hechicero pincha los alfileres en el muñeco de cera, en la región correspondiente al órgano que desea enfermar o mutilar en el citado trabajo. A partir de ese momento, el proceso, hacho a la distancia a través del muñeco, se desenvuelve y recrudece en su acción mortífera durante las fases de Luna llena, en cuyo periodo se excita la vegetación, los gusanos y humores, transformando a las personas en inquietas y excitadas. Pero, aun todavía, ese trabajo tormentoso es activado por los espíritus malévolos y adversos, que aprovechan las circunstancias para vengarse de la victima (2).

NOTA (2). Ese hecho es de fácil comprensión para los teósofos y clarividentes, porque el proceso se basa en el intercambio y en la acción sutil que se produce a través del éter. De esa forma entran en perfecta simbiosis las energías que se vinculan a los dobles etéricos del muñeco, de los alfileres y principalmente al de la víctima.

PREGUNTA: ¿Ese hechizo por medio del muñeco de cera, hecho a la distancia, es efectivo?

RAMATÍS : Tan efectivo, como si fuera el “sujet” sometido a la hipnosis, puesto que es sensible y pasible a las sugestiones del hipnotizador, así resultan un óptimo “objetivo” aquellos que viven dominados por las pasiones y vicios degradantes. El viciado es débil de voluntad, un esclavo del instinto inferior e infelizmente está subyugado a otra mente y voluntad superior. Pero, así desampara ante los impactos hechizantes, su fortalecimiento o liberación espiritual se puede conseguir acogiéndose a los recursos inefables del Evangelio de Jesús.

PREGUNTA: Conforme hemos comprobado, en el caso de nuestro vecino, él no tenía más salvación, porque los alfileres enterrados en el muñeco de cera, estaban oxidados. ¿Qué explicación tiene eso?

RAMATÍS : En base a que los fluidos de bajo éter físico son extremadamente corrosivos, al ser proyectados por el muñeco de cera preparado y que son atraídos y absorbidos por la víctima bajo la regencia de la ley física de los “vasos comunicantes”, los mismos tienden a oxidar los alfileres interpuestos en su pasaje energético corrompido. Los “viejos negros”, mestizos y demás entendidos, cuando tratan de “romper el hechizo” y comprueban la existencia de alfileres oxidados pinchados en muñecos de cera o en prendas femeninas, de orden íntimo, que hayan tenido trato con el período cataménico, saben que la carga fluídica hechizante lanzada sobre la víctima puede matarla o por lo menos impedirla físicamente. El alfiler pinchado sobre el muñeco de cera funciona a semejanza de un manómetro, puesto que va marcando la tensión o potencial de carga maléfica que transmite continuamente por su intermedio.

PREGUNTA: El hechicero, ¿puede accionar a la distancia hipnóticamente a punto de sugerirles intuiciones perniciosas o bien debilitarles su vitalidad en ciertos órganos de cuerpo?

RAMATÍS : Evidentemente, todo ello depende del poder hipnótico del hechicero y de la menor defensa de la víctima. En verdad, si hay personas que se dejan hipnotizar por los vicios y pasiones, a punto de confesar, que son impotentes para vencerlos, ¿por qué no podrían ser hipnotizadas por otra persona, tratándose de una voluntad al servicio de una poderosa razón? El cigarro, por ejemplo , ¿No es un cerebro que se impone inflexiblemente, obligando al “sejet” a tragar el humo porque siente un invencible automatismo? El pensamiento, hemos dicho, es una carga destructora o creativa, bajo el control y la voluntad dinámica de una persona consciente de su poder. Cuando es accionada a través de un mago experimentado, las energías mentales se transforman en dardos mortíferos que hieren a la distancia. Mientras tanto, insistimos en decir, que la persona evangelizada se haya resguardada de tales perjuicios, porque es de ley, que las sombras jamás conseguirán destruir la luz.

PREGUNTA: En cierta ocasión os habéis dicho, que el hechizo a través del muñeco de cera, se podría comprobar por el fenómeno de la hipnosis. ¿Nos podéis explicar ese aspecto?

RAMATÍS : Cualquier hipnotizador experimentado y que disponga de buena “sujet” podrá comprobar la acción a control remoto que el hechicero ejerce a través del citado muñeco. Al comienzo, el hipnotizador deberá convencer al “sujet” que su energía vital o doble etérico será transferido hacia el muñeco de género, barro o cera que dispone al momento Enseguida coloca dicho muñeco entre las manos del “sujet”, ordenándole imperiosamente que traslade su doble etéreo o prolongación energética. Después de esa providencia, ha de convencer al “sujet” que ha de empezar a sentir en su cuerpo carnal, los síntomas o afección física, que presenta en determinada región el citado muñeco, que a su vez, debe recordarse, está saturado de su propia vitalidad. La comprobación se da inmediatamente, puesto que el hipnotizador se distanciará bastante del “sujet” y comenzará a pinchar el muñeco en distintas partes, lo que será acusado instantáneamente (8).

Esa experiencia de imantar al muñeco vitalmente por el doble etérico del sujeto en hipnosis, no sólo comprueba la veracidad del hecho en sí, sino cuanto de verdad existe en esas prácticas de los hechiceros y sus secuaces desencarnados del espacio. Así como los toques practicados en los muñecos de tal experiencia hipnótica trasmiten y producen reacciones semejantes en el cuerpo físico del sujeto hipnotizado, obviamente las decisiones tomadas por el hechicero en un muñeco de cera imantado con la vitalidad del hechizado, también repercuten con la misma intensidad y fuerza.

(8) NOTA: DEL médium: En nuestras experiencias de hipnosis efectuamos esas comprobaciones a través de varios “sujet”, los cuales acusaron dolores en los pinchazos con los alfileres sobre los muñecos, o bien reían cuando hacíamos cosquillas en las partes sensibles, correspondientes al cuerpo humano, como ser, las plantas de los pies, y las costillas. En Curitiba hemos asistido a los extraordinarios espectáculos de Fasamann, un verdadero mago, en la acepción de la palabra, el cual entregaba al público un muñeco de paño para ser pinchado a voluntad, mientras que su esposa sentada en un palco, con los ojos vendados, acusaba dolorosamente los golpes efectuados en diversas partes del muñeco por parte de los espectadores. Sin lugar a dudas y con forme nos enseña Ramatís, el fenómeno es posible por la simbiosis del doble etéreo del sujeto, ínter ligado al doble etéreo del muñeco.

PREGUNTA: ¿Qué diferencia existe entre el hechizo del sapo y el muñeco de cera?

RAMATÍS : El hechizo hecho a través del sapo tiene por objetivo, atrasar la vida de la víctima, haciéndole sufrir vicisitudes y dificultades bajo la venganza de un tercero. Pero, en general, la brujería practicada por medio del muñeco de cera pretende mutilar al hechizado por medio de operaciones innecesarias, accidentes trágicos e inclusive llevarlo hasta la muerte. Lo cierto es, que los candidatos, a la brujería son estudiados minuciosamente en sus sentimientos, vicios y defectos que puedan ofrecer la vulnerabilidad para aplicarles el deficientísimo hechizo. Además, los espíritus veteranos acostumbran a orientar y hasta participar de las venganzas emprendidas por los neófitos, ayudándolos en sus acciones malignas y aconsejándolos cual ha de ser el hechizo más conveniente a cada caso.

Existe una gran diferencia entre la acción y los efectos de la brujería practicada a través de los muñecos de cera y el sapo, cuyos detalles no hacen el fondo de la presente obra, sino, que es alertar sobre los efectos trágicos que ocasionan.

PREGUNTA: ¿Por qué varían los tipos de hechizos, si la finalidad es perjudicar al prójimo?

RAMATÍS : existen personas susceptibles de enfermarse por la carga fluídica proyectada por el sapo, otras ceden fácilmente a la acción maléfica proyectada por los muñecos de cera o se desorientan bajo el impacto de éter físico de los objetos embrujados. Y aún existen otros tipos de personas, que soportan cualquier proceso de descargas fluídicas generadas en el mundo etéreo físico, pero se rinden ante la dirección hipnótica de los poderosos hechiceros desencarnados.

Las personas muy sugestivas y pesimistas son los blancos para las miras de los magos negros, experimentados en la hipnosis. Ellos pueden producir las enfermedades imaginarias por medio de la sugestión telepática, despertándoles aprensiones, temores y envenenándoles la mente ante la mínima vicisitud. Crean ideas falsas y “clisés” mórbidos en los sujetos encarnados, haciéndolos golpear la puerta en puerta con la esperanza de curarse de sus males imaginarios. En ciertos casos, debido a una hipnosis obstinada y malévola, esas personas se acondicionan de tal forma a la dirección enfermiza, que hasta parecen sentirse protegidas entre las sombras y tristezas, en una perfecta y mórbida simbiosis con sus obsesores.

Nos recuerda lo que sucede con los toxicómanos, que sabiendo de los prejuicios de la infelicidad que aporta su vicio, sólo alcanzan el equilibrio ingiriendo drogas. Hay individuos cuya mórbida mente es tan proclive al pesimismo, que jamás abandonan el paraguas, aunque el sol esplendoroso, brille en medio de un cielo diáfano.

Indudablemente, que si la carga de la brujería se adhiere con facilidad al aura de las personas pesimistas , sin embargo, encuentra sólida resistencia cuando es proyectada sobre espíritus optimistas y sanos, cuyo modo de pensar y vivir eufórico rechazan los fluidos enfermizos.

PREGUNTA: El hechizo, a través del muñeco de cera, ¿dónde y por qué se origina?

RAMATÍS : Desde tiempo remotos, se luchó por la sobre vivencia, en donde los débiles siempre fueron apartados o dominados por los fuertes. De ahí entonces, que pensaron la forma de evitar una lucha física y desigual, adoptando otra especie de arma compensadora y que fuera capaz de ayudarlos a la distancia, contra el invencible adversario. A través del metabolismo del éter físico y bajo la sugestión de los espíritus maquiavélicos, el proceso del hechizo se fue delineando palmo a palmo y evolucionando en sucesivos experimentos rituales. Los hechiceros, imbuidos de su poder excepcional sobre el mundo oculto, insistieron tenazmente hasta conseguir los primeros éxitos sobre sus poderosos adversarios y sin necesidad de enfrentarlos personalmente.

Ante la dificultad de mentalizar la figura de los guerreros adversarios y transformarlos en blancos directos de las fuerzas ocultas y demoledoras, los primeros brujos plasmaron la idea de hacer muñecos de palos y barro, a los efectos de acumular fuerzas negativas, para después refractarlas en forma de descargas electromagnéticas . La tribu se reunía bajo la pujanza de la luna llena, cuya acción hipnótica y magnética encrespa o eriza las zonas de los fluidos astralinos en la adyacencia de la tierra, entonces los pajes alineaban los muñecos representativos de los enemigos, que eran imposibles de derrotar en franca lucha física. Se elevaban los cánticos guerreros vibrando bajo un poderoso “mantram” colectivo, obstinado e implacable, de mal agüero; de ahí a poco, se forjaba la egrégora guerrera, alimentada por la sustancia mental virulenta, cual gigantesco ameba que extendía sus enfermizos fluidos en dirección a las víctimas electas para el holocausto traicionero.

Cada miembro de la tribu, minuto a minuto , noche tras noche, descarga su rabia y odio sobre los muñecos esculpidos sobre la madera o modelados en barro, canalizando sus fuerzas destructoras bajo la excitación electrizante de la ceremonia bárbara y belicosa. Nuevos guerreros substituían a los viejos y cansados; las maldiciones vibraban desde que comenzaba la luna creciente hasta el máximo apogeo de la luna llena, cuyos fluidos maléficos se esparcían con su carga demoledora sobre los muñecos representativos, de las tribus adversas. La furia salvaje bramaba excitando el éter físico del ambiente vurulento, transformándolo en un puente oculto que transfería la carga mortífera y generada por la mente vengativa. Allá a lo lejos, la tribu adversa y desprevenida, reposaba en el silencio de la noche, dado que confiaba en sus fuerzas físicas, mientras que despreciaban el recurso mórbido y hechizo de los débiles e ignoraban que la carga tenebrosa se generaba en un crescendo obstinado que se esparcía por la faja etérica, cual serpiente ondulante y aterradora. Entonces, la tragedia comenzaba, lenta pero inexorablemente; los guerreros fuertes y sanos, entontecían y tropezaban en medio de claudicantes e irregulares movimientos , para caer poco más tarde, postrados y debilitados por un vampirismo fluídico, que jamás podían comprender lo que estaba pasando. Anémicos y vampirizados caían al sueño, como azotados por un viento maligno y perverso. En verdad, eran aniquilados por un puñado de muñecos de palos y barro, grotescos y ridículos, pero que sembraban la muerte por la fuerza del odio y la sed de venganza, estimulados por el fabuloso poder de la mente humana.

Pero, como todo evolucionó en la tierra, los anticuados muñecos de madera o barro, fueron superados por otros de elementos apropiados a la época. Y los modernos hechiceros lo substituyeron por el eficiente muñeco de cera virgen, de mayor eficiencia magnética y super cargado del néctar de las flores, acumulado en la miel, que también se transforma en una fuente energética, capaz de abatir a la distancia a un grande y civilizado guerrero.


67

Adolfodoq
Mensajes: 257
Registrado: 25 Ene 2008, 18:21

Mensajepor Adolfodoq » 06 Oct 2012, 01:32

CAPÍTULO VII

EL HECHIZO A TRAVES DE LOS METALES ORGANOGENICOS


PREGUNTA: ¿Por qué causa, los objetos encontrados en el hechizo, como los botones de metal, medallas, anillos, agujas, clavos y otros metales más, pueden causar enfermedades a la distancia?

RAMATÍS : Es de conocimiento por parte de la ciencia médica, que además de las sustancias minerales que el hombre posee en estado orgánico y coexisten en su circulación sanguínea, como son el hierro, sodio, calcio, cobre, cadmio, sílice, potasio,, fósforo y otros más, diariamente debe ingerirse, como aspira expele, pequeñas e íntimas partículas de metales. Bajo nuestra visión espiritual, sabemos que la longevidad humana se fundamenta en el perfecto equilibrio entre el consumo y la cantidad estable en el cuerpo humano de esos metales, tal como sucede con la edificación de cemento y acero, que indudablemente ha de durar muchísimo tiempo más que la construida con madera.

El ser humano no es sano cuando le falta o tiene exceso de metales en su constitución orgánica y en las cuotas determinadas por su hereditariedad biológica. Conforme a su linaje ancestral, cada persona tiene un esquema de equilibrio biológico, el cual se compone de ciertas cantidades de vitaminas, calorías, hidratos de carbono, minerales metales orgánicos, agua y otras sustancias imponderables, como son el éter físico, que la ciencia aún desconoce energías que aún se hayan en descenso vibratorio hacia el cuerpo humano, variando en sus estados radiantes y astralinos.

El cuerpo humano, en su sabiduría innata, sabe movilizar y eliminar las cantidades de metales y minerales, conforme a las cuotas exactas para atender a las necesidades indispensables para su vida orgánica.

PREGUNTA: ¿Cuáles son esas necesidades orgánicas?

RAMATÍS : El hombre tiene aproximadamente 40 litros de agua, 20 kilos de carbón, 4 litros de amonio, 1 1\2 calcio, 800 gramos de fósforo, 50 gramos de sal, 100 gramos de azufre, 80 gramos de salitre, 50 gramos de magnesio, 7 1\2 gramos de magnesio, 1 gramo de aluminio, 20 centígrados de arsénico y algunas porciones menores de plomo, cobre, yodo serio, bromo, cadmio y hierro. El hombre consume 650 gramos de oxígeno por hora y produce 900 gramos de gas carbónico, y la hemoglobina que da coloración a la sangre, es una sustancia ferruginosa.

PREGUNTA: ¿nos podríais explicar del porqué de la presencia de esos metales en el cuerpo humano?

RAMATÍS : Además de las sustancias nutritivas y protectoras, como son las vitaminas, proteínas y sales minerales, existen otros tipos que tienen la misión de ofrecer el combustible indispensable, por así decirlo, para que el organismo mantenga la temperatura interna, como así también, las gorduras y los hidratos de carbono, derivados de azúcares y harinas. En invierno, el hombre necesita nutrirse con alimentos energéticos y de muchas calorías para enfrentar los fríos, predominando por excelencia el trigo, que es mayor fuente de minerales y metales orgánicos.

El hierro enriquece la sangre y da colores al rostro, además recompone y equilibra la voracidad de los gusanos, el fósforo fortifica el cuerpo y renueva los nervios; el calcio mantiene los dientes sanos y los huesos fuertes y ayuda la digestión; el azufre, unido al silicio, fortalece las uñas y fortifica los cabellos, dejándolos sedosos; el cloro ayuda a la composición de los jugos gástricos a los efectos de la digestión, el fluor deja los ojos brillantes y da buena vista, además de esmaltar y proteger los dientes contra las cariaes; el zinc y el magnesio ayudan al crecimiento, el yodo defiende al organismo contra las enfermedades; el potasio garantiza la estabilidad y elasticidad de los tejidos del cuerpo humano. El sodio neutraliza los venenos corporales y el magnesio unido al hierro mantienen la sangre roja y queman los residuos del organismo.

Todo ese acerbo de sustancias nutritivas, defensivas y protectoras que componen el cuerpo humano, existen en determinadas cuotas o límites máximos, afines al organismo, pues tanto la falta como el exceso causan perjuicios, perturbaciones y molestias. Es lo que sucede con los microbios, que son inofensivos mientras no pasan el límite de tolerancia. Cuando el cuerpo está amenazado por excesos de metales orgánicos, el mismo los expele rápidamente, en un trabajo afanoso a fin de volver al equilibrio requerido.

PREGUNTA: ¿Nos podéis dar algunos ejemplos sobre ese mismo asunto?

RAMATÍS : Uno de los casos más conocidos por la medicina terrena es el caso del cobre, el cual participa en la formación de la sangre, con el aporte de un décimo de gramo, mientras tanto, se vuelve muy venenoso cuando sobrepasa esa cuota.

El médico sabe que las personas ingieren cadmio asociado al zinc, en exceso a través de los caños galvanizados que transportan el agua. También absorben partículas de plomo volatizadas por el calor de los caños de escape de los automotores, incluyendo los factores minerales proveniente del humo del gas oil, del carbón mineral, del roce de los collares de metal, del toque de los metales niquelados colocados en las escaleras y pasamanos de los ómnibus y coches subterráneos, manijas de las heladeras, de las llaves de bronce, cobre o hiero, de las máquinas de escribir, de coser y calcular, herramientas y aparatos de arreglar los automotores y otros usos más, que sería demasiado largo enumerar.

Las personas, inadvertidamente, toman los alimentos con las sobrecargadas de restos de metales y sales minerales. Aún se encuentran los detergentes utilizados en la limpieza de la ropa, higienización de los artefactos sanitarios y de cocina, y por otra parte, los insecticidas aplicados en las plantaciones de tomates, frutales y cuanto cultivo existe para alimentar al hombre, cuya carga tóxica comienza por ingerirse en pequeñas cuotas hasta llegar a resultados peligrosos, siempre que el organismo no consiga eliminarlo a tiempo de la circulación. Entonces puede provocar síntomas conocidísimos, como son el cólico de los pintores, por las sustancias contenidas en las tintas y el mal de los mineros a causa del plomo blanco exudado en las minas.

Además, la medicina terrena ya descubrió que el cuerpo humano puede producir sus propias vitaminas y otros ingredientes semejantes, aun cuando el paciente no iniera el alimentos básico vitaminizado, exceptuando los casos de carencia muy graves, que es justamente, cuando necesita de la ayuda urgentes. Sin embargo, el cuerpo humano no consigue fabricarse , por así decir, metales orgánicos ni tampoco los desintegra atómicamente, cuya deficiencia requiere el abastecimiento del exterior.

PREGUNTA: ¿Nos podríais dar un ejemplo?

RAMATÍS : En Australia, los carneros se morían paralíticos y fue suficiente agregarles a la sal que constituía sus alimentos, una diminuta porción de cobalto para recuperarlos en su salud. Hoy, los criadores australianos y de otros países, saben que treinta gramos de cobalto, por año, pueden mantener a 100 carneros perfectamente sanos. La cantidad de hierro en el hombre adulto podría fácilmente conformar más de dos clavos grandes, dado que es el constitutivo esencial de la hemoglobina de la sangre y que transporta el oxígeno a través del cuerpo.

PREGUNTA: ¿Qué mecánica o proceso utiliza el hechicero, con los metales de los objetos, preparados para fines tan destructivos?

RAMATÍS : El mago negro o hechicero experimentado emplea “poderes invisibles para obtener efectos visibles”, conforme es el concepto de la magia. De la misma forma los científicos emplean los “poderes invisibles” de los ciclotrones, para desintegrar el átomo, como así también la bomba atómica, que más tarde produjo efectos visibles como fue la destrucción de Hiroshima, es decir, la más perfecta de las brujerías moderna y científica. Los hechiceros oficiales de la ciencia, también trabajan con las fuerzas ocultas, como es la energía atómica, accionando a través de los objetos adrede preparados como son los detonadores, puesto que controlan la carga maléfica a fin de hacerla estallar donde mejor les conviene. Los brujos y hechiceros, también usan algunos espíritus desencarnados , como si fueran “ciclotrones vivos” que los ayuda a dinamizar o acelerar el campo atómico de los objetos metalizados, como son las monedas, medallas, llaves , etc.

Las partículas fluídicas desprendidas de los metales de esos objetos y dinamizados como acumuladores de fuerza, penetran en el área psicofísica de la persona desprotegida a causa de sus reiteradas imprudencias y descontrol mental. Esas partículas se acomodan y condénsense, poco a poco, en su forma primitiva, tal como sucede con el azufre cuando se somete al proceso de sublimación. Eso estimula un campo magnético receptivo, donde el hechicero atrae y dinamiza nuevos elementos o partículas de cobre, hierro, cadmio, zinc o plomo.

De esa forma, la víctima recibe una carga de metal fluidificado por el hechicero y catolizado por sus secuaces desencarnados, cuyo hechizo, en la mayoría de los casos, es un trabajo exclusivo de los desencarnados. El aura de la víctima, bajo la frecuencia letárgica, nos recuerda algo parecido a la retorta usada en los laboratorios terrenos, que produce la elevación o la reducción de la temperatura, alcanzando las condiciones aconsejables para sublimar o condensar nuevamente las sustancias en experiencia. La materia sólida puede alcanzar el estado pastoso, gaseoso, radiante y fluídico, volviéndose invisible e inaccesible a los sentidos físicos siempre que fuese activada hasta alcanzar las temperaturas conocidas en las experiencias fisicoquímicas. Mientras tanto, en los cuerpos materiales fluidificados por los espíritus, también pueden regresar en forma decreciente a sus estados anteriores , como radiante, gaseoso, líquido y sólido, puesto que es del concepto científico, que la “materia es energía condensada”. La materia, por lo tanto, es la energía aprisionada, contrario a su verdadero estado natural de libertad y dinámica, motivo por el cual, escapa o huye constantemente hacia su mundo original, conforme se comprueba por las auras de desgastes de todo cuanto existe plasmado en las formas transitorias. Así como el estado gaseoso es la energía sublimada del agua, el hielo, es el estado antinatural de la misma.

El hechicero, p0or lo tanto, se sirve del aura de la víctima,, como si fuera la retorta fluídica que gradúa la vibración y el campo magnético, apropiado para la atracción y proyección del metal fluidificado, condensándolo, naturalmente en dirección al organismo físico.

PREGUNTA: ¿Nos podéis dar algunos ejemplos más precisos?

RAMATÍS : Las partículas radiantes de los metales que son proyectados sobre el campo áurico de la víctima hechizada, más tarde bajan vibratoriamente desde ese estado al líquido y sólido a través de la succión de los “chakras” o doble etérico, penetrado en la circulación sanguínea por el sistema nervioso y endocrino, íntimamente ligado al mundo “etereo astral”. Conforme a la intensidad de las partículas fluídicas del metal proyectado en el proceso de brujería, el chakra vital, esplénico, recibe el primer impacto reduce su metabolismo defensivo en el doble etérico. En seguida, el sistema nervioso conduce la carga mórbida, y en estado fluídico asta la glándula hipófisis, la regente de la organización humana, allí se polariza hasta convergir lentamente en dirección a las tiroides, hígado, suprarrenales, páncreas y adhiere a la sangre y bien alcanza el bazo.

De ahí en adelante comienza la enfermedad controlada por los propuestos de mal, sean de la tierra o desencarnados, que excitan y adensan el campo mental y emotivo de la víctima, incentivándoles toda clase de reacciones descontroladas. Como los objetos sacados a las víctimas tienen su vibración persona y continúan ligados a su aura psicofísica, ellos continúan aportando mayores cantidades de partículas fluidificadas de metal, ultrapasando las cuotas mínimas y soportables por el cuerpo, provocando los consiguientes disturbios orgánicos (1).

Las partículas de metaloides que fueron proyectadas a la distancia, terminan por materializarse en la circulación sanguínea, determinando a breve plazo, graves enfermedades. Conforme a la capacidad del hechicero y de sus secuaces en el mundo astral, la proyección de esas partículas fluídicas de metales y metaloides pueden alcanzar preferencialmente a ciertos órganos, cuyo motivo principal, es afectarlos, paralizarlos o destruirlos.

PREGUNTA: ¿Cómo se alcanza ese objetivo, que es dañar ciertos órganos de la persona?

RAMATÍS: Los hechiceros saben introducir Hábilmente sobre cargas de cierto tipo de metal en la corriente sanguínea, a fin de ultrapasar el límite aceptado por esos órganos. Cuando el cadmio sobrepasa su nivel de tolerancia en la sangre, se condensa y depositase en los riñones; bajo la misma hipótesis, el plomo se deposita en el hígado, el aluminio y el vanadio concentrase en los pulmones.

En el caso que el hechicero quisiera lesionar el riñón, entonces cataliza el objeto de cadmio y aumenta su cuota minima; para atacar los pulmones escoge el vanadio o aluminio, es decir, conforme a la necesidad de perturbar o dañar a la víctima, se escoge el metal indicado, APRA efectuar el proceso indicado anteriormente. Cuando se trata de un hechizo de mucha importancia, los hechiceros, espirituales y magos experimentados en esa tarea abominable, primeramente hacen un examen minucioso de la víctima. De ahí en adelante trantan de localizar su vulnerabilidad periespiritual y cuáles son los tipos de objetos y cosas que deben escogerse, a fin de activar las “partículas fluídicas” de metales y metaloides adecuados para la acción maléfica sobre los órganos debilitados. El trabajo de la brujería, comienza mucho antes de dirigir las cargas tóxicas contra la víctima.

Nota (1). “todos los objetos que usted ve formados por las sustancias fluídicas, se hayan fuertemente ligados o correspondidos por aquellos que fueron sus dueños”. Extraído del capítulo “Psicometría” de la obra En los Dominios de la Mediumnidad de André Luiz, por Chico C. Xavier.

PREGUNTA: No pudimos captar satisfactoriamente vuestro enunciado, ¿podríais aclararlo un poco más?

RAMATÍS : Suponiendo que los hechiceros consiguen objetos de plomo pertenecientes a la víctima, saben perfectamente que ese metal afecta particularmente al hígado y al intestino, cuando sobrepasa la cuota mínima de tolerancia orgánica. Su trabajo preliminar consiste en perturbar y desproteger al hígado, a los fines de volverlo impotente y vulnerable contra el impacto fluídico de esa partículas. Los espíritus, bajo la dirección del hechicero, tratan de entorpecer a la víctima por medio de emociones descontroladas que definitivamente incidan sobre el citado órgano. Interfieren en su vida doméstica acicateando o creando o creando conflictos entre sus familiares como también estimulan toda clase de apetitos y preferencias alimenticias que aunadas a las bebidas tóxicas, puedan afectar al órgano hepático.

PREGUNTA: El asunto es bastante complejo y rogamos se nos pueda esclarecer un poco más, sobre la incentivación realizada por los hechiceros para alterar la cuota mínima de los metales órgano génicos en el cuero humano.

RAMATÍS : Hay personas que se enferman cuando ingieren alimentos a base de huevos, leche, condimentos grasa de cerdo, conservas de pescado y carnes, o bien las frutas como el limón, ananás o el melón. Los espíritus malévolos, cuales verdaderos nutrologos mal intencionados, tratan de dirigir el deseo alimenticio de sus víctimas, de modo que lleguen a ingerir con cierta frecuencia los alimentos e ingredientes que les haga mal (2). Como el “fruto prohibido” siempre es el más deseado, e incita a la víctima a preferir aquello que le es alérgico a su constitución psicofísica. El excesivo, trabajo del hígado, ante la imprudencia de la glotonería o en la difícil drenación de las sustancias agresivas y complejas, aumenta el éxito del hechizo, puesto que lo debita para una mejor convergencia de los metales fluídicos, adrede preparados y especificados por los hechiceros del más allá.

Suponiendo, que en vez de lesionar al hígado, escojan el riñón, entonces pasan a catalizar partículas de metales cuyos objetos están formados por cadmio, si se tratara de los pulmones, sería el vanadio o aluminio y así consecutivamente, conforme al órgano que se quisiera afectar.

NOTA (2) de Ramatís: Los trabajadores obsesivos y de hechicería, por parte de los desencarnados, demanda tiempo, obstinación y conocimiento, cuyos equipos, bajo la dirección de veteranos diabólicos desenvuelven grandes planes a los fines de minar, al máximo posible, la resistencia de las víctimas. Como Dios no crea deliberadamente situaciones adversas y ofensivas para sus hijos, es muy necesario que los mismos redobles la vigilancia y se ajusten a una elevada conducta espiritual , especialmente, cuando percibe a su alrededor, hechos y cosas que nada tienen de normal, pero que se dan con mucha frecuencia.


PREGUNTA: Conforme a vuestro decir, ¿realmente, las personas afectadas por el hechizo, encuentran la protección necesaria acogiéndose a la oración y a los estados evangélicos?

RAMATÍS : La conducta superior siempre atrae a las entidades de orden superior a favor de los necesitados; mientras la oración eleva la frecuencia vibratoria del doble etérico de la persona. Los espíritus de las sombras encuentran mayores dificultades para ejercer sus actividades y llegan a cansare,. Cuando la víctima se reajusta continuamente a la frecuencia espiritual superior de la faja o zona vibratoria, donde ellos accionan. Repetimos, que no es nada fácil para los desencarnados alcanzar buenos resultados en sus acciones diabólicas en contra de los “vivos”, pues en caso contrario, la humanidad entera, habría estado esclavizada a los designios del mundo oculto y por ende, las personas serían incapaces de tener iniciativas y discernir racionalmente.

Como la irritación, cólera, injuria, impaciencia y aflicciones producen impactos violentos en el hígado, cuyos tóxicos, más tarde, se encaminan hacia los riñones y se drenan por la piel, en forma de eczemas, urticaria y otras dermatosis, debido a la insuficiencia renal, las personas que sufren tales condiciones incontrolables son las más atacadas por la hechicería y, todas aquellas, que en su vida tienen por norma ser tranquilas, pacientes tolerantes, confiadas tiernas, delicadas y humildes, que no se irritan ni sufren expurgaciones dañinas por la piel o afectan al hígado, son inmunes a los impactos de las entidades del mundo de las sombras.

Aunque la persona haya sido fijada para blanco de las proyecciones de los metales fluídicos y hechizantes, elimina con cierta facilidad sus afectos perniciosos en base a esa conducta evangélica. Todo lo contrario sucede con aquellos que estimulan y refuerzan el campo fluídico a favor del éxito de la brujería. El hombre que aprende a respirar a pleno plumón, es invulnerable a la fatiga provocada por los grandes esfuerzos , gozando de perfecta salud; el espíritu evangelizado también respira a grandes bocanadas el oxígeno espiritual que desintegra las miasmas, bacilos, tóxicos fluídicos y cargas hechizantes.

PREGUNTA: ¿El nivel de tolerancia del coeficiente máximo y mínimo que comprende a cada mineral que posee el cuerpo humano, siempre es el mismo?

RAMATÍS : La “cuota mínima” de metal órgano génico está de acuerdo con la latitud geográfica donde vive la persona, porque el doble etérico regula el metabolismo orgánico del ser humano, conforme al tipo y a la cantidad del éter físico extraído del medio. Además, sufre la influencia de las concentraciones fluídicas o energías de la región donde la persona se generó, variando conforme a la región polar, tropical o ecuatorial. Los entrenados clarividentes pueden informaros sobre la variante que corresponde a la densidad, el clima, la altitud y la distancia de los polos magnéticos donde vive el hombre, que no sólo comprende al campo físico del orbe, puesto que el campo fluídico, es mucho más próximo y sensible.

El éter físico absorbido del Sol y exudado por la Tierra, en sus cuatro aspectos, químicos vital, luminoso y reflector, también se ajusta a los diversos tipos de razas e individuos, dado que existen variantes entre sí, pues aunque el africano y el europeo son criaturas humanas, sin embargo presentan reacciones electromagnéticas de efectos casi opuestos. Si consideramos, que el campo de la electricidad biológica del ser humano se detecta positivamente, comprobándose las más desencontradas diferencias en lo que se refiere a las reacciones particulares, ¿Qué no se dirá, entonces, de la contextura íntima del doble etérico humano, vehículo imprescindible para las relaciones entre el cuerpo carnal y el periespiritu?

Por eso, el esquema biológico de ciertos pueblos difiere en sus “cuotas mínimas” en los metales organogénicos, cuya variante está sujeta a la latitud geográfica. De ahí entonces, que los magos y hechiceros desencarnados están obligados a poner en acción recursos diferentes sobre sus impactos maléficos en el trato con mentales y metaloides fluídicos, dependiendo, como dijéramos, a la región, al clima, y a la altitud en que viven sus víctimas.

PREGUNTA: ¿Nos podéis aclarar mejor ese aspecto?

RAMATÍS : El cadmio encontrado en los riñones de los habitantes de los pueblos del planalto africano, correspondía apenas a un quinto del nivel del mismo cadmio encontrado en los norteamericanos y a un octavo de esa cantidad en los organismo de los japoneses. Mientras tanto, los exámenes médicos revelaron que los africanos, en casos muy raros, acusaban presión alta, esclerosis de las arterias o afección al corazón, mientras que esas mórbidas condiciones predominaba entre los norteamericanos y en casi la mitad de los japoneses. Entonces, fue posible comprobar que la mayoría de los diabéticos, como sucede con los habitantes de los Estados Unidos, no tienen cromo orgánico, mientras que se da pocos casos de diabéticos en los países donde predomina el cromo en la circulación sanguínea.

En la era moderna, la medicina tiende a creer en la carencia de insulina en el organismo de ciertos diabéticos, sin embargo, lo que les perjudica es la mala calidad de la misma, cuya composición química y deficiente incide a la carencia de un metal orgánico, el que ya manifestáramos, varía de un pueblo a otro. Hay un metal o metaloide imprescindible y vital, que estabiliza la insulina común en ciertos diabéticos, a pesar de la destilación insulínica normal procesada en el páncreas. En los Estados Unidos y ciertos países de Europa mueren muchos más diabéticos que entre los pueblos asiáticos, cuyo índice de cromo es mucho más elevado.

Cuando los médicos dominen el aspecto del doble etérico del hombre, vehículo que absorbe del medio ambiente el prana o vitalidad, además de su función excepcional de relacionar al periespiritu con el cuerpo físico, entonces conseguirán solucionar las molestias difíciles y consecuente de la asimilación y excreción del cuerpo humano. Analizado minuciosamente el doble etérico, los médicos descubrirán los motivos porque las emanaciones radiactivas afectan la base química de las células, provocando la leucemia; el cuadro mórbido que presentan los seudo epilépticos, son provocados por el exceso de nicotina, amonio, arsénico y otras sustancias químicas, cuya carga excesiva obliga al sistema nervioso a un colapso y consecuente drenación tóxica por los poros de la piel y la saliva. ¿Por qué ciertas hierbas y medicamentos químicos curan determinados caso de afecciones cancerígenas, pero fallan en los casos más simples? ¿Por qué las personas conocidas como radiestesistas, encuentran fácilmente las vetas de agua con la vara de mimbre? ¿Por qué hay curanderos que eliminan los focos infecciosos y abichados en el cuerpo del ganado? ¿Por qué esas mismas personas, a la distancia “quiebran” el hechizo, eliminan verrugas o curan eczemas rebeldes?

PREGUNTA: Con todo lo expresado, nosotros comprendemos que el alimento y el agua, más o menos mineralizadas de ciertas regiones de nuestro planeta, influyen en las modalidades de las enfermedades. ¿No es verdad?

RAMATÍS : Vosotros habéis pensado alguna vez, ¿por qué el médico recomienda ciertas aguas minerales para algunos tratamientos orgánicos? Evidentemente, que ellos están sabiendo de la carencia mineralógica que establece el campo deficitario en el organismo y que favorece la proliferación de algunas enfermedades peligrosas. Las enfermedades cardiovasculares son frecuentes entre los pueblos o regiones donde se bebe agua liviana, resultando la apoplejía y hemorragia de las arterias cerebrales, mientras que las mismas, son bastante más raras en las zonas donde se utiliza el agua pesada (8).

Mientras el agua pesada reduce la muerte humana entre los pueblos de Nuevo México, las aguas livianas aumentan el índice de óbitos en Carolina del Sur y en el Nordeste de Japón. El agua liviana tiene la propiedad de disolver las partículas de los metales de plomo, titanio, rubidio, cadmio, cromo y zinc. En consecuencia, cuando los hechiceros pretendan provocar la muerte de personas en esas regiones, tendrán más éxito proyectando partículas de metaloides de plomo, cadmio, zinc y otros semejantes, a los efectos de ultrapasar las “cuotas mínimas” del organismo y sedimentar en los diversos órganos la electricidad mórbida.

En los sistemas donde se usa el caño galvanizado, el agua transporta trazos de metales que debilitan los vasos capilares o sistema sanguíneo. Todo ello sobrecarga el funcionamiento de la bomba cardiaca y provoca aumento de presión en el esfuerza in común de la irrigación orgánica. Mientras tanto, el agua de las fuentes naturales, es excelente y terapéutica para equilibrar las cuotas de metales órgano génicos alterados y proporcionar mejor índice de salud en el hombre.

Nota: (8). Agua pesada, obtenida por electrólisis de una solución acuosa diluida de hidróxido de sodio.


75


Volver a “Religión”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados