Autocompromiso creativo

JesRICART
Mensajes: 380
Registrado: 15 Oct 2008, 23:45
Ubicación: world/ciberespacio
Contactar:

Autocompromiso creativo

Mensajepor JesRICART » 03 Oct 2018, 17:44

Autocompromiso creativo. JesRICART
Tengo interiorizado un autocompromiso con lo creativo o mejor dicho con la parte de lo que considero que es creatividad elaborativa que he tomado a mi cargo. Nadie, salvo yo mismo, me pide cuentas de ello. Quienes me conocen saben que tomo eso de escribir como el respirar, pero no se meten conmigo por lo que hago, me dejan hacerlo y algunos- pocos- algunas veces -pocas- me leen, raramente hay quien entra en debate. Vengo de un pasado con experiencias de no compromiso de los colectivos en los que participé que me dejaron tan tocado que deduje una lección que me ha venido acompañando desde entonces: si consideras que hay que hacer algo en una determinada dirección empieza a hacerlo, no esperes a reunir a los demás para hacerlo, ponte a caminar y los demás, quienes quieran, ya se irán sumando si eso es así; coincidencias futuras podrán reforzar tu elección y hasta confirmarla pero no sustituirla ni mucho menos tomar su veredicto como clave. El autocompromiso creativo es la opción que me parece más militante y por otra parte la que no se pone en función de las militancias o desidias ajenas.
He de advertir ante mi literatura movediza que a falta de textos que haya terminado como objetivos a priori para dar cuenta de una investigación conclusa he construido textos fragmentarios sin pretensión de objetivo para irlos juntado en dosieres que los compacten. Tengo más texto contante que capacidad para organizarlo y al reconocerlo estoy apuntando lo que me queda hacer con todo él. Todo lo que tengo, lo que sigo teniendo, son borradores. En el mejor de los casos los textos que tengo editados los he pasado por un revisor ortográfico automatizado (que no depura todos los errores gramaticales) Yo diría que el volumen de mis borradores es de tal magnitud que pronto me superará en tiempo y posiblemente en ganas para revisarlos haciéndoles lecturas totales y reactualizándolos. De cada título que tengo en el ciberespacio puedo decir que es un borrador, está pues en su momento base o momento 1 de edición. Para depurarlos debería pasar en primer lugar el corrector ortográfico a los que no se lo pasé y despumes por las fases, una de lectura/revisión y después, de reactualización y posiblemente ampliación. De tener tiempo para hacerlo, presupongo mas su ampliación que no su reducción. Todo eso podría quedar señalado en el cv de cada artículo en concreto como nota a pie de página o cuando menos de cada documento-dossier pero en la práctica no lo hago, la motivación de escribir mas y algo que pretendo sea distinto u original me puede más que el perfeccionamiento de lo hecho hasta ahora, es sin duda un síntoma.
Me digo que cada día debería dedicar tiempo a la corrección como una constante pero en la práctica no lo hago o no lo suficiente. El trabajo intelectual y específicamente la escritura es uno de los más arduos que hay o que mi biografía me ha permitido comparar con otras. Nunca se termina, siempre hay cosas que hacer. Cada opción artística tiene su singularidad y cada cual n oes desmerecedora de lo que haga o inferior a otras. Cada persona entregada a su arte particular sabe lo que le cuesta y la mucha dedicación que requiere de recogimiento y soledad. David Rieff, hijo y biógrafo de Susan Sontag1 dice de ella que soportaba muy mal la soledad siendo constantemente visitada por personas amigas y solo soportándola cuando estaba escribiendo. Soledad y creatividad están muy conectados. La una es la condición para la otra si de arte creativo personal se está hablando. En sí misma la soledad tiene mala prensa y se sostiene que es la cuna desde la que se acumulan rencores.
En la mía o según la vivo, en realidad no la experimento en modo alguno como factor limitante y menso aun trágico, más bien todo lo contrario. Estrictamente el ensayista solitario no existe porque aunque lo esté físicamente está trasegando constantemente con referencias de autores y de fuentes, es decir con recursos humanos aunque vengan en formas envasadas. La condición solitaria proporciona un escenario de liberación, liberación del otro, claro, en cuantiosas escenificaciones en las que ya se le conoce y en las que no se le quiere seguir asistiendo o compartiendo.
Lo cierto es que la creatividad o ese criterio irrenunciable de seguirse dedicando a ella por encima de todo termina por producir cuantiosos materiales, puede que una buena parte de ellos no salgan del propi o archivo o taller, forman parte del proceso lógico de depuración de uno mismo o de proceso hacia la excelencia. Esto no es más que una hipótesis o una autoimago. Finalmente uno es para sí mismo l oque no tiene porque ser para los demás. La autovaloración y la heterovaloración no tienen por qué coincidir. De hecho hay mas probabilidades de que no coincidan a qué coincidan.
Me he ido acostumbrando a mí mismo y a mi entorno a trabajar sin que nadie espere mis trabajos, ni siquiera quienes más conocen el amplio espacio que se llevan de mi tiempo y energía y que ocupan en mi espacio personal. He considerado repetidamente que sigo con este auto compromiso porque de dejar de hacerlo mi vida entera se quedaría sin sentido. Lo único que me sostiene es el ordenador –me he oído decir más de una vez-. Lo que no puedo decir a un interlocutor o en un espacio de interlocución sonoro y compartido me lo digo a mi mismo en un espacio privado de intralocución. He venido experimentado que los procesos introyectivos y proyectivos tienen un correlato parecido en l oque se refiere a un sentimiento de realización. Dicho de otra manera: la satisfacibilidad no la da el consentimiento o aprobación de otro en lo que se haga sino en la actuación misma.
Sigo teniendo mi cuota elaborativa diaria, tanto en extensión como en contenidos. La regularidad y perseverancia es el principal criterio aliado, por encima de la inspiración, el talento o los medios materiales. Por suerte nunca faltan recursos tanto de personas como de objetos. Ciertamente el mundo es una gran archivística que se puede estar constantemente consultando.
Me he acostumbrado a ir trabajando en mis líneas de ocupación sin esperar la cooperación ajena que no la busco. Hace tiempo que he cambiado los verbos buscar, pedir o esperar por los de encontrar, aceptar, donar y recibir.
Lo interesante de la experiencia de intralocución es que la sensación de acompañamiento colectivo es neurológicamente la misma que si se participa de una presencialidad. A partir de cierto momento dejé de ir a reuniones tanto de debate filosófico, como otras de orden poético, político y sociológico, porque contando lo que suponían desplazamientos y los ratos muertos para tragar chácharas estériles salía poco a cuenta. La satisfacción si había alguna era de orden relacional y sensorial más que intelectual, organizativo o productivo.
La compañía presencial no es una condición indispensable para la intelectualización creativa o para el debate, ni siquiera para facilitar proyectos con eficacia organizativa. (participo de proyectos colectivos que funciona sin que la mayoría de sus colaboradores acudamos a una sola reunión de ningun tipo). Se está asistiendo a un gran salto metodológico en lo que se refiere a la evolucion del concepto de real que no tiene por propiedad incondicional la presencialidad. Cuando se experimenta el mismo o mas rendimiento y la misma por no decir más satisfacción en el campo creativo individual, la presencia fisica del otro es básicamente requerida por la demanda narcisista y la parentación asociativa no por las ventajas reales de tal presencia. Por suerte para mi mismo no tengo que cumplir retos ni demostrar nada, tampoco llegar a una producción para cobrar a fin de mes, sin embargo una inexplicable fuerza interior me sigue empujando a hacer lo que hago.

Avatar de Usuario
subman
Mensajes: 1218
Registrado: 14 Sep 2015, 12:39

Re: Autocompromiso creativo

Mensajepor subman » 13 Oct 2018, 12:04

Solo he leído la primera línea de su panfleto, para descubrir que solo habla de sí mismo. Además ,como parece que ni tiene que rendir cuentas a nadie, y solo se compromete consígo mismo, lo correcto es que solo se lea usted mismo. No le voy a leer. Pero si le digo, por si no se le ha ocurrido nunca, que
Los muy inteligentes hablan sobre ideas. Lo inteligentes hablan de hechos y datos. Los estúpidos hablan de personas. Pero los estúpidos que sufren complejo de mesías o complejo de inferioridad, solo hablan de una sola persona, a saber, de SÍ MISMOS.

Tómese la pastilla que le hace falta.
----------------------------------
Los argumentos y datos sirven para demostrar que algunas doctrinas son falsas; pero no sirven para convencer de su falsedad a los seguidores de las mismas.


Volver a “Religión”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 6 invitados