Energía Erótica

Un poco de todo.
JesRICART
Mensajes: 395
Registrado: 15 Oct 2008, 23:45
Ubicación: world/ciberespacio
Contactar:

Energía Erótica

Mensajepor JesRICART » 01 Oct 2018, 20:14

Energía Erótica JesRICART
La asexualidad se cobra alguna factura sublimando la libido y reconduciéndola a otras formas de proyección. La energía sexual no gastada en el placer erótico puede ser reciclada a otros asuntos creativos además de proporcionar un tiempo extra para otros quehacer. La sexualidad necesita tiempo: tanto tiempo físico de dedicación anatómico como tiempo mental para la imaginación. El ser humano es más sexual de lo que se reconoce y de lo que se le permite. El ser humano es el animal que practica una mayor variedad de formas de contacto sexual si bien no alcanza la potencia y la posibilidad de otras especies. Hay animales hermafroditas1 y otros animales macho que necesitan muy poco tiempo de reposición pare reemprender penetraciones. La práctica sexual requiere un gasto energético pero repone otro. El número de actos sexuales tiene un límite pero en principio puede ser una constante diaria durante décadas seguidas siempre que concurran las condiciones estimulativas suficientes y el arte del hedonismo sepa no convertirlo en una rutina.
En Energía y Eros de James N.Powell parte de la idea de Alan Wats al que cita referente al secreto de la vida, como la capacidad de seguir sintiendo, de tal modo que las experiencias acumuladas no impidan la capacidad de maravillarse. Eso significa tener siempre abierta una puerta a lo que pueda venir o pueda suceder. La lucha por una sexualidad sana es también la lucha por la minimización de los prejuicios y una mayor tolerancia en los filtros de selección de los amantes. Esto es una verdadera lucha biográfica durante toda la vida ya que los motivos para cribar a los demás y para seleccionar los actos más sublimes no para de ir en aumento según se van acumulando años de vida.
La sexualidad con el otro empieza por una sintonía sensual. La sintonía en la respiración entre los amantes es importante. Después de un rato de relajación las respiraciones se coordinan. J.N. Powell ice que hay dos clases de sexo, el occidental, que valora más lo muscular y el sonido, es percusivo; y el de otras culturas en las que tiene más que ver con el rapto espiritual y el éxtasis. Cita la experiencia de la iniciación sexual de los púberes varones de 13 años con mujeres adultas experimentadas. El brujo practica una incisión en el pene del muchacho, cuando aun no está del todo cicatrizada va a tener su primera copula la cual debe ejercer con suavidad. A partir de ese momento el chico ya no volverá a la casa familiar sino que vivirá en la choza de los solteros donde será elegido por chicas para vivir períodos de medio año. Tras unas cuantas experiencias de este tipo elegirá a una compañera definitiva. Es muy significativo que el salto del niño al adulto se haga pasar socialmente por su capacidad erótica y reproductiva, algo que Occidente ha sepultado, poniendo las mayorías de edades a mucha distancia de las primeras menstruaciones de las chicas y aún a más distancia de los primeros orgasmos de los crios y de las crías.
El paso por una etapa de promiscuidad -sin aplicarle un significado peyorativo a esa palabra- es fundamental para poder elegir consecuentemente una relación más estable. Lejos de esa cultura permisiva, la actualidad ha retrocedido en sexología y conocimiento sexual práctico a lo que se ha practicado en siglos anteriores. No es que todo pasado fuera mejor que la modernidad, pero sí que es exacto decir que la modernidad lejos de venir a superar tiempos pasados los dictaminó pronto y rápido como caducos porque no convenían a las formas estandarizadas pensadas para las multitudes alienadas. De una parte el matrimonio y la familia nucleada ha convenido como cadena de transmisión del estado para sus propósitos además de ser la consecuencia un tanto natural de la evolución de los clanes y de las familias empresarial-patriarcales.
La energía erótica es una de las más importantes y raramente rechazada aunque no han faltado fanatismos (por no decir dogmatismos obsesivos de mentes enfermas) que la han negado, proscrito y perseguido. En la edad media varias sectas cristianas en Rusia y Europa practicaban la auto castración para librarse de las tentaciones de la carne y del diablo. Son conocidos los castrati en los que se implicaron las `propias familias a cambio de asegurarles un porvenir en el bel canto a sus hijos castrados. Tambien son conocidos los eunucos como subgrupo que podía tener tratos con los harenes por ser tratados como hombres inferiores incapacitados de ser competidores en relaciones sexuales.
Las biografías asexuadas son deficitarias aunque pueden compensar su falta de placer o su no placer retorico total con otras formas compensatorias. No hay tanta información ni tantos estudios acerca de la longevidad sexual. Se sabe que hay nonagenarios que la practican. Posiblemente se trata de una constante existencial mientras haya cuerpo para ello, que se mantiene o no según la valoración que se hace y por supuesto según sea el entorno en cuanto a excitación. Sigue siendo rigurosamente cierto que depende del parámetro estimular si se es reactivo o no. Hay figuras humanas que mueven a la desexualizacion y otras que reactivan la sexualidad con potencia. Esa estimulación es tanto por los elementos sensoriales parecidos como por el mismo discurso del placer de quien se gusta, está decidido a gustar y a sacar partido de los encuentros físicos.
No todos los contactos tienen que terminar en relaciones y la contactología es también el arte del jugo y placer efímero sin la responsabilidad de futuro.
Powell advierte del peligro de que las buenas relaciones establecidas se pueden desmoronar por la presión de las tradiciones culturales. Lo peor de la tradición cultural es cuando reaparece psíquicamente a partir de los antiguos pre-grabados del individuo sin que nadie directamente presione. La maximización del placer necesita desembarazarse de las tradiciones restrictivas, que suelen ser el producto de las inercias temerososas de otros que ni siquiera se les trató o conoció.
La energía erótica se incrementa por la pluralidad de contactos sexuales (siempre y cuando transmisiones víricas y enfermedades severas no la saboteen) aunque hay que decir que los contextos sociales de esos contactos consumen tiempos y escenas preciosos que en parte podrían ser evitados. Lo uno por lo otro. Los espacios de contacto (bailes, salones públicos, paseos, partys,...) que configuran toda una industria del ocio y de la relación hacen de lugares cantera y de preselección para encuentros que pasan a mayores.
Después de tantos milenios de sexualidad practica y de multitud de negocios empresariales en torno a facilitar la contactividad humana sigue siendo sospechoso que no haya una teoría universal consensuada que tome la sexualidad como fuente de energía induplicable. No existe porque la praxis de la sexualidad básicamente necesita dos personas que la practiquen sin más intervención del mercado. Redescubrirla como fuente de energía y de placer, objetivamente no es un buen negocio para el capitalismo.

Volver a “General”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado