La praxis del ser

Un poco de todo.
JesRICART
Mensajes: 420
Registrado: 15 Oct 2008, 23:45
Ubicación: world/ciberespacio
Contactar:

La praxis del ser

Mensajepor JesRICART » 02 Nov 2010, 14:03

. La praxis del ser.JesRICART (notas)
Los acontecimientos corren más aprisa que la capacidad individual para procesarlos.

La vieja discusión entre Experiencia y Conocimiento ha sido una constante en la historia del pensamiento y de las ideas. Todavía hay linajes que ponen lo segundo en función de lo primero y ésta como todo aquello que se hace con la vida interactiva desde que se nace. Para definir exactamente el campo de experiencia hay que acudir a la que tiene el ser prenato pero sí concebido, durante su alojamiento claustral. Se nace al mundo ya con una experiencia en nutrientes y en influyentes sonoros. La idea se puede generalizar a los neonatos de probeta. Además de esa experiencia que de un modo físico existe desde el primer acto de vida y con el pulso detectado en un cigoto está bastante reconocido la existencia de un programa genético que influye no solo en la morfología sino también en las aptitudes y predisposiciones. Tanto la cultura (saber popular) como la biología (saber científico) coinciden en encontrar los rasgos de un progenitor u otro en los hijos y sus predisposiciones personales. A este conocimiento tanto el innato como el genético (comparativamente inferior al de otros animales que por instintividad se dice tiene mas claras las pautas de supervivencia) no se le puede definir exactamente como conocimiento (el conocimiento será la concienciación posterior a lo largo de la vida de la dotación con la que se vino al mundo que integrará el conocimiento de otras muchas cosas), se le puede considerar como tendencia o predisponentes. El ser viviente no parará de interaccionar con el medio y conseguir multitud de experiencias y desde luego aprenderá con ellas y destilará nuevos y variados conocimientos, pero hay que precisar sin que dé lugar a equívocos que ni todo el mundo tiene que pasar por las mismas experiencias para acceder a una misma clase de conocimientos ni el conocimiento es solo consecuencia de unas experiencias dadas, premisa esta, la segunda, que ya está implícita en la primera. Lo que para un interactuante pasa por poner la mano en el fuego para darse cuenta de que quema, para otro viendo la marca dejada en la mano de su vecino un tanto temerario evitará ponerla para que le pase lo mismo. El conocimiento a diferencia de la experiencia se nutre de esta, y eso implica de la experiencia ajena y múltiple, para no repetirla. La corriente que considera que el conocimiento solo se destila y progresa con la experiencia olvida que el mundo es un universo de canteras de las que no paran de emerger actos, también es un lugar con multitud de puestos de observación desde los que examinar y pensar (a lo lejos y a salvo si es necesario). Aunque, como observadores, quisiéramos no podríamos encontrar con un espacio existente nulo o desprovisto de experiencias. La tradición de cada lugar recoge las suyas.
La experiencia, es decir eldilatado campo de la empiria es muy rico en vetas de actividad. Todo es actuación (andar, moverse, comer, mirar, pero también hablar, pensar, escuchar,...). Eso hace dificil separar lo actuante de lo reflexivo, ya que estar en silencio, en medio de la soledad y de la oscuridad no quita una prodigiosa actividad mental con multitudde imagenes y de ideas. La curiosidad reflexiva es que se puede estar ubicacionalmente en una quietud durade3ra en unas coordenadas y estar intelectivamente en multitud de otros lugares y con muchos temas. Como que es tan dificil separar en un dicotomia lo activo de lo mental, al tratar de sparar la experiencia del conocimiento también se propende a la confusion, ya que al tratar mentalmente con conocimiento que se tiene acumulado y refelxionarlo se está haciendo una experiencia intelectual, por intima o privada que sea, dando lugar al ¡eureka!del descubrimiento sin que nadie haya venido a interrumpir la situacion ni se haya invitado a nadie a compartir la bañera. (es mejor bañarse en compoañia pero las bañeras no están para trotes y las duchas son lo predominante en una sociedad de urbanitas estresados que no tienen tiempo para pensar ni bajo el agua del chorro ni fuera de ella, como mucho cantan alguna vez oh sole mío). Se puede dar fe de que existe la experiencia intelectual que no para de producir ideas y nuevas formulaciones de antiguas ideas sin ir directamente a la practica o ejecución de ellas. Lo que es más: una parte considerable del conocimiento humano se destila de otros conocimientos sin construir una praxis como nexo entre ellos. Otra cosa es que cada vez que sale un nuevo producto en el mercado (la última version de cedlular, de portatil o de coche o de lo que sea) llegue a consumo público con una serie de deficiencias de lascuales ya se conoce la solucion tecnica para otra version que esta en mente pero deberá esperar algun tiempo en salir y eso es así porque el proceso de construccion de laversion deficitaria ha testimoniado los deficits sobre la marcha y en lugar de retirarlo por multiples razones (entre ellas, la amortización) tiene que pasar por la amortización. Esta claro que este ejemplo no es muy util porque hay productos que han llegado al mercado con défricits tan graves que se han prohibido a la venta y han tenido que ser retirados antes de que hagan algun mal a nadie.Lo que indica un proceso de hallazgo es que el mismo proceso enseña pautas para hacerlo de manera diferente si se empezara de nuevo. Es posible que pase con todo en la vida o al menos esa es la tnetativa: hacerlo mejor la proxima vez que se intenta una empresa y no solo en el cmapo de la técnica, también de las relaciones humanas. Conocer esta pauta no significa que cada vez que se acucde a la empiria la experiencia sea de mejor calidad a la anterior. Hay individuos y grupos enteros que se pasan la vida repitiendose en los mismos errores. Hay culturas nacionales que tampoco quieren implementar conocimientos alcanzados por otras porque temen perder su idiosincrasia o porque desvaloran los hallazgos de otros. La experiencia es la base del conocimiento cientifico pero esaverdad es tanto mas rotunfa cuanto que la experiencia incluye el ejercicio intelectual. Así como los observadores siguen sosteniendo que el sol es una bola de fuego del que desprende calor y nadie ha ido hasta él l osuficientemente cerca como Ïcaro para regresar desalado tampoco, en multitud de situaciones, es necesario participar en el protagonismo al que se convoca para dar con resultados deduicibles a priori. Esa capacidad de prevision además de intuitiva remite a la inteligencia. A mayor ingteligencia y concocimiento acumulado menor necesidad de hacer las cosas mal con formas tradicionales o de probarlas con formas equivocadas. Saul Bellow dice “si los humanos nacemos con inteligencia y tenemosla oportunidad de la educación deberiamos ser una raza de intelectuales”.


La idea del paraíso es eso: una idea. A los lugares más recónditos donde se vaya con la intencion de ubicar una vida bonita y en concordia, cocreativa y libre, limpia y ecológica, amorosa y armónica, sin estrés ni explotación (tampoco autoexplotación) ,nos encontramos con que siempre hay una huella del desquicio humano, de la falta de cuidado cuando no de la agresión al medio ambiente. Por si fuera poco tampoco falta quien esté ahí con el rol de amo diciendo que el espacio es suyo y que prefiere que no se haga nada en él a que se intenten formas de vida fecundas. El paraíso, se ha dicho, también pasa por una construcción interior, una postura personal ante los acontecimientos. Además del lugar más o menos idóneo, lejos de contaminaciones y de interferencias, es necesaria la firmeza personal dispuesta a tratar con los animales y las plantas como si fueran hermanos y con los elementos de la naturaleza como fuerzas aliadas. Quienes hemos vivido en cuevas y en bosques aislados, que hemos sido tratados como trogloditas y primitivos, más allá de los límites de lo normal hemos aprendido que la principal de las lichas no es contra el hàbitat sino contra sus usuarios que intervienen de modos lesivos malbaratando recursos potenciales y dejando todo perdido a su paso.Karl Jaspers.( psychopathologie générale) sostiene que la comprensión puede extenderse mucho más allá de las fronteras de lo normal y que la comprensión intersubjetiva puede alcanzar al mundo patológico en su esencia. Por esa vía, con el reconocimiento exacto de las consecuencias hirientes de cada comportamiento individual en el espacio global, se podrá pasar de la idea paradisiaca a realidades felices que hagan de modelos piloto para ser seguidos por otros en otras partes.

Entre que uno decide si preguntarle a Hamlet o a la calavera de la famosa pregunta shakesperiana lo que determina a un ser humano a que sea lo que desea ser no está tan determinado por sus atributos corporales como por sus convicciones existenciales. A la forma se la supedita a la esencia sin ignorar que a lo esencial se llega o no según la forma con que se presente. Eso es un circuito cerrado. Según el aspecto del otro la posición psicológica de admisión o exclusión ya está dada antes que se abran las bocas para hablar. El discurso de la antiforma (desde cabelleras de crestas de gallo a rastas pasando por cuerpos etiquetados/tatuados) ha generando nuevas formas uniformadas a partir de las cuales se pueden presuponer ideologías lo mismo que se las presuponían a quienes iban con chisteras y puros (viñetas estas que siguen ilustrando a los tipos que flotan con bolsas de oro, olvidando que Grouxo Marx también hizo de eso su indumentaria fílmica). En todo y para todo el aspecto cuenta, algo que nos disgusta a los hombres elefante, a los enanos, a los metroymedio sin por eso ser metrosexuales, a las mujeres de pectorales planos, a los feos de espanto, a los menos feos y a toda la fauna de gusarapos que reina el planeta de los monos que nos hemos atrevido a tomar la palabra y a apostar por nuestra inteligencia. El tamaño guarda una estrecha relación con la fuerza y esta con el poder de cambiar las cosas. El gimnasta procura aumentar el volumen de sus glúteos y bíceps a fuerza de ejercicio y las organización reivindicativa presume con cambiar el mundo el día que tenga suficiente base militante para imponer su voluntad a la historia y al resto de la sociedad. Sin embargo no siempre grandes tamaños consiguieron grandes cosas (ahí está el tradeunionismo de millones de personas apenas dispuestas a seguir las convocatorias de su propia organización). Hagamos una analogía entre el tamaño de los atributos sexuales (pene-culo-tetas fundamentalmente, pero también labios, ojos y cabellos) y el tamaño de los movimientos, de las sedes sindicales o de las empresas. Lo que se descubre en la intimidad es que no por tener más cuerpo (con exageraciones sensuales y suculentas) se experimenta siempre un mayor placer, asi como tener una gran organización significa tener tanto poder. Lo que varia es la percepción externa. El tamaño informa de un factor de seguridad y de fuerza, aunque no estén garantizadas. En definitiva se puede tener tamaños muy atractivos sin que se corresponda su sensualidad con una sexualidad efectiva y satisfactoria o disponer de siglas muy famosas sin que se corresponda con una capacidad de alternativa que sea referencial. Ser o no ser no pasa tanto por el tener o no tener (aunque algo hay que tener para poder ser) como por la voluntad autoafirmativa de no cesar en los propósitos de realización personal con parámetros de dignidad, honestidad, consecuencia, libertad y verdad.

La necesidad de afines es la de puertos seguros con los que no haya discrepancias. La necesidad de no coincidentes en la opinión ni en la posición ante el mundos es la de conocer otras perspectivas de la que aprender. Pertenecer a un séquito o claca que asienta y consienta en todo es comparativamente menos contributivo para la conciencia social y revolucionaria que estar bregando en pantanos de muchas suelas y en espacios de discusión muy diversos. Mientras el sí confirma una posición que se da por satisfecha, el no obliga a revisarla y replantearla de una manera más convincente.

La oralidad trae la escenificación y con esta la gesticulación. El flemático británico se distingue por reducir al mínimo su expresión corporal, el latino es mas aspaventoso. Con la forma de gesticular , incluso viéndola desde lejos del campo acústico de los que están hablando, se puede inferir el grado de pasión y de conflicto que se da entre los interlocutores. Para el sujeto público entrenado en hablar en auditorios en forma de mítines o agitacionistas la gesticulación es distinta a cuando lo hace para decir lo mismo ante las cámaras. Cualquiera puede comprobar en su propio cuerpo que la excitación de las palabras ,las informaciones y los conceptos alteran considerablemente su tono y forma gestual. A pesar de eso a una mente tranquila y a una hablante con vencido de lo que dice con absoluta firmeza le corresponde una menor cantidad de gestualidad que a otro que acaba de descubrir una verdad que lo pone eufórico o que le toca bregar con veleidad contra la mentira de otro.

El percepto (cada unidad de relato de lo percibido) está directamente influido por el concepto (la noción que a priori se tiene sobre el acontecimiento que se va a vivir). No hay una percepción unitaria ni libre. No es libre por la organización del pensamiento que a priori hace entender los colores, los olores y el conjunto de los datos fenoménicos (el rosa obligado en la ropa interior de determinados presidiarios USA tiene una lectura muy precisa. Como el rojo de las banderas o el caqui de los militares) según las ideas preestablecidas. El pre-concepto preexiste a la observación de lo observado por mucho que el observante quiera tomar su muestra lo más asépticamente posible y con el máximo de neutralidad. El pre-concepto preparada las condiciones para un pre-juicio que termine por desestimar lo percibido en sí mismo como algo independiente de un juicio dominante que reciba. La desigualación perceptiva en los/las observantes que ha dado lugar a la psicología diferencial (no hay una personalidad igual a otro como tampoco lo es un físico, pero lo que es más importante cada aparato psíquico, ese mecanismo que incluye los registros del pensar y del observar, es distinto) que demuestra la impresionante diversidad opinante. Para que el lenguaje nos sirva y el mundo de los hablantes pueda entenderse algo establece categorías y convenciones según las cuales son definidos los fenómenos y cada una de sus partes en la medida que se van descubriendo y categorizando. Para que la percepción que es una de las prestaciones del ser humano (pero no exclusiva, cada especie animal tiene su particular mecanismo) sirva para ponerse de acuerdo con los demás percibientes de lo que sucede es necesario acudir al código lingüístico que agrupe sensaciones y defina los estímulos percibidos. Lo que sale fuera de este acuerdo va desde la fantasía y la alucinación al delirio mostrando una completa paleta de distorsiones. Lo que el cuerdo le permite calificar al no cuerdo de loco es que ve, siente, oye, presiente cosas completamente fuera del campo perceptivo normal o mayoritario. Todo eso fuera de lo habitualmente observable no significa que no sea real (lo es para quien lo percibe. John Nach dijo que “los delirios son como un sueño del que no se despierta”. Si la onírica es ya una forma de real subjetivo que da pistas sobre la realidad medible y contable, cualquier forma de subjetividad por distorsionada que sea la sensorialidad con la que se mueve remite a una forma de realidad, algo en lo que no puede estar de acuerdo el statuquo mental dominante. Tanto es así que el sujeto es el primer condicionante en lo observable que hablar de realidad objetiva es una exageración científica y en todo caso una licencia literaria. Bem propuso la teoría de la autopercepción, en el marco del conductismo skineriano que consiste en la no aceptación de los procesos no observables donde se prioriza la actitud como autodefinición siendo la conducta la que determina la actitud. Explica el cambio de actitud sin relacionarla con estados intermediacionales. Los sujetos hacen inferencias de su propia conducta. En la casuística mas primaria alguien que siente frio presupone que los demás también tienen que sentirlo (los adultos que no se mueven y andan abrigados pretenden abrigar a sus vástagos que no paran de hacer actividad física y que no lo tienen). Sherif(estudió el efecto autocinético y de la importancia de la competitividad en la cooperación) demostró la influencia social en la percepción, la del grupo sobre el sujeto ( hizo un experimento de diapositiva con un punto en la que la elección de cada sujeto era la errónea por el dominio mayoritario compinchado en ese error. La percepción no es pues libre, está estrechamente ligada y condicionada al medio y a la ideología. Según se perciban las cosas se puede inferior la mentalidad que precede la valoración y el pensamiento que ordena el mundo.

JesRICART
Mensajes: 420
Registrado: 15 Oct 2008, 23:45
Ubicación: world/ciberespacio
Contactar:

Re: La praxis del ser

Mensajepor JesRICART » 10 Ene 2013, 22:30

Por altas que sean las cuotas recursivas de uno y grandes sus aptitudes si no tiene la firmeza de una actitud resuelta para ser consecuente con sus principios y pretensiones no llegará muy lejos en ninguno de sus proyectos.


Volver a “General”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados