Elixir de la eterna juventud

JesRICART
Mensajes: 387
Registrado: 15 Oct 2008, 23:45
Ubicación: world/ciberespacio
Contactar:

Elixir de la eterna juventud

Mensajepor JesRICART » 01 Oct 2018, 20:16

Elixir de la eterna juventud. La fugacidad de las excelencias corporales. JesRICART
¿De existir el famoso elixir de la eterna juventud iríamos todos tras él para asegurárnosla o por el contrario habría quien no querría vivir para siempre en lo más energético de sus vidas? Es una pregunta extraña y tendenciosa, ya que la respuesta está condicionada por la convicción de que esa pócima no existe y de momento no parece que las investigaciones apunten a la posibilidad de vivir todo lo que se quiera a voluntad y además hacerlo en el mejor estado anatómico y conservación de la salud. Es la ausencia de esta, las disfunciones orgánicos, el progresivo envejecimiento de los tejidos y todo ello aliándose y apuntando a la mortandad de lo que las literaturas andan llenos. Es literalmente imposible dejar de pensar en la finitud aunque no se la cite a cada paso y antes de ella en la degradación corporal. Desde el nacer al morir pasan muchas cosas, pero por muchas que sean quedan esquematizadas en unos pocos capítulos que cada cual organiza de acuerdo a su serial tipológico. Quien organiza su vida para perpetuarse como una belleza anatómica antes o después probará la experiencias del dolor y finalmente las finalísticas. Hay tiempo: dispones de toda una vida para prepararte en su inevitable tesitura de dejarla. La gran contradicción universal de todos los seres planetarios sin excepción es que a pesar de todas las quejas biográficas la muerte es lo último que se desea que ocurra. Eso está contradicho por las estadísticas de la muerte voluntaria que a pesar de ser cifras impresionantes no dejan de ser ínfimas en comparación al grueso de los vivientes. Se considera la juventud como la parte más atesorada de toda la vida. No hay cifras de edad consensuadas. Son mas definibles con exactitud las primera y segunda infancia, la pubertad y la adolescencia que la juventud que puede tener una década maravillosa la de los 20. A partir de los 30 empiezan los comentarios sobre la fugacidad del tiempo. Según vas cumpliendo años vas ampliando el umbral de las categorías. A mucha distancia de cumplir los 60 puede parecer la cifra de la vejez, una vez cumplidos salvo indicadores físicos de disfunciones concretas se puede poner la fecha de la decrepitud para 10 años después. En realidad el proceso de transformaciones orgánicas y de evidencia de los límites ha empezado mucho antes y es cuestión de cada cual aprenderlos a gestionar.
Todavía no hay un establecimiento en el que irse a inyectar con un elixir para rejuvenecer los tejidos y mantenerse en permanente estado de gracia y de gracilidad. De haberlo, tampoco creo que todo el mundo fuera a comprar sus dosis. Del mismo modo que no todo el mundo se cuida administrándose una dieta vegetariana u ocupándose en hacer deporte, respirar aire limpio o recibir hidro y helioterapia. Hay culturas más propensas al culto de la imagen que otras. Bi se de estudios psicológicos comparativos entre culturas tribales mas desinhibidas y culturas urbanitas occidentales mas pegadas a los escaparates. Aquí hay individuos teledirigidos desde sus infancias para que se preparen para gustar. Los cuidados corporales están pensados mas para constituirse en flores atractivas que para la salud. Antes de que venga un ofertante a comprar almas, las almas ya llevan mucho tiempo trucadas por la prioridad que se da a los cuerpos. Todo el mundo sabe que el elixir de la eterna juventud no existe, pero que la probabilidad de la longevidad es alta y que hay trucos y recursos para mantener la mayor parte de la vida bajo un canon atractivo. Mientras haya energía y la libido sea alta se aprovecha para disfrutar y ostentar esa vitalidad. En cuanto decrece, los cuidados para prevalecer sin que el cuerpo se rompa pasan a tener `prioridad sobre los cuidados del look o para gustar a los demás.
Prepararse físicamente para gustar al mundo es una de las premisas de la alienación subjetiva. Hacerlo para tener una mejor calidad de vida es una de las premisas para la integración natural al entorno. Vivir solo exclusivamente para cuidarse es sospechoso de personalidades narcisistas más preocupadas en ser admiradas que en dar opción al propio placer, por supuesto tampoco facilitárselo a los demás. A fuerza de buscar el complemento perfecto se pierden multitud de experiencias en el mundo de lo imperfecto, es decir en el mundo real.
No se ha establecido una correlación positiva entre juventud y mas creatividad o entre belleza e inteligencia. Más bien lo contrario. Se desarrolla tanto más el intelecto y las habilidades creativas cuantas más dificultades de adaptación existencial se tengan y mas necesidades de originales experimenta el sujeto. Detrás de las creaciones más excelsas pueden haber los adefesios más feos. El arte como sublimación artística lava todas las frustraciones que en la existencia social selectiva se les impone a los anormativos. Pero la belleza aun siendo ideal social no es precisamente lo normativo en tanto que lo más recurrente. La variedad de tipologías y el amplio abanico de edades hace que en términos absolutos prevalezcan las formas imperfectas, aunque en contabilidades relativas por sectores puede que sea al revés. La gente que practica deporte y que se cuida en la comida no pasándose con carne y tóxicos además de no ingerir alcohol y no fumar, dentro de un umbral de edad, es gente más bella que la que no cumple con esos requisitos.
Además de los autocuidados está el hecho de que cada cual tiene sus determinantes genéticas y morfológicas desde que nace. Tendrá que bregar con ellas toda la vida y aprender a reponerse si es asintótico con respecto a las tallas, pesos, colores, formas de todos los demás.
En cuanto al sujeto muy bello que solo admite tratarse con sus iguales, lo mismo que quien está en plena juventud y no quiera rodearse de viejos ¿Qué se puede decir? La idiocia no tiene límites. Ese tipo de personalidades son psicológicamente muy complejas y olvidan lo elemental: tanto el tiempo como la tersura son dones naturales con caducidad.
Hay físicos muy bellos cuyas personalidades advierten que ponen en fuga a posibles pretendientes que no quieren seguir con sus pretensiones de flirtear o de ir a compromisos mayores. Creen que es por complejo de inferioridad olvidando que hay otras razones por las cuales apartarse de ejemplares bellos: sus excesos de egolatría. El físico, sea el que seas, aún siendo lo primero que decide o no un contacto, pasa a un segundo plano cuando la potencia de un discurso relativiza todo lo demás. Como que la criba muchas veces es meramente en lo superficial cientos de millones de personas se están perdiendo a diario la comunicación con otras tantas por meros prejuicios estéticos. Para disuerte de los más bellos y jóvenes, son minoría dentro de una sociedad crecientemente longeva y heterogénea de las mas estrambóticas morfologías.

Volver a “Deportes”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados