V I A J E A M A R R U E C O S (ABRIL 1993) (III) Hace un día muy agradable y luce el clásico "sol del

Política española y de la UE
Antonio García Fuentes
Mensajes: 5663
Registrado: 09 Nov 2006, 11:31
Ubicación: Jaén
Contactar:

V I A J E A M A R R U E C O S (ABRIL 1993) (III) Hace un día muy agradable y luce el clásico "sol del

Mensajepor Antonio García Fuentes » 15 Ago 2018, 09:44

V I A J E A M A R R U E C O S
(ABRIL 1993)
(III)


Hace un día muy agradable y luce el clásico "sol del Mediterráneo", navegamos por aguas tranquilas (cosa rara en este estrecho) y se divisan perfectamente las dos orillas de los dos continentes (Europa y África... "dos mundos diferentes, separados por menos de quince kilómetros"). Tardaremos dos horas en la travesía, la que se realiza felizmente, si bien al navegar ya por aguas del Atlántico, el barco "empieza a cabecear" y por tanto ello produce mareos y cierto malestar a algunos pasajeros, si bien a la mayoría no nos afecta (Ana se ve afectada por ello). En la travesía realizamos el control de pasaportes; para ello se ha instalado un miembro de la policía marroquí en el salón principal del barco y donde afortunadamente nos encontramos, ya que se forma una larguísima cola para la cumplimentación del trámite y entrega de unas "hojas policiales", que para tal efecto nos han entregado y donde deben constar todos los datos del pasaporte, "amén de a donde nos dirigimos y de donde venimos y que profesión tenemos" (estas hojas son de obligado cumplimiento y nos las van hacer rellenar en cada uno de los hoteles marroquíes) es claro que, "en este reino debe existir un control minucioso, para tratar de saber quien es quien" (recordemos que el actual monarca, ha sufrido varios atentados).

Como solo hay este funcionario de policía, es fácil comprender que "el control" dura toda la travesía y "algo más", se desprende ello por lógica y es el motivo de que la policía se encuentre "permanentemente en el barco", ya que es de bandera marroquí. Por lo ya expuesto, cuando llegamos al puerto de Tánger y el barco ha atracado en uno de sus muelles... "este funcionario sigue visando pasaportes". El barco lleva tiempo ya inmóvil y seguimos esperando a que nos dejen desembarcar, lo que por fin logramos realizar, no sin antes, mostrar de nuevo los pasaportes visados a dos funcionarios, que apostados a la salida del barco y antes de pisar la estrecha pasarela, se encuentran a tal fin y los que rechazan y vuelven hacia atrás, a aquellos que por lo que sea, no han visado sus pasaportes, cosa que ocurre a varios, como luego comprobamos en los de nuestro mismo grupo.
Cuando pisamos "suelo africano", son las doce horas "en la orilla de enfrente", pero aquí, los marroquíes se rigen por la denominada "hora solar", así en Tánger vuelven a ser las diez de la mañana, o sea, que "nuestro tiempo no ha contado, ya que volvemos a tener la misma hora que tuvimos en Algeciras, dos horas antes". También vamos a tener contratiempos, pues "se han perdido dos de nuestros compañeros de viaje". Pasado un tiempo -largo para nosotros- sabemos que son de los que no visaron los pasaportes y han tenido que sufrir las molestias y retrasos propios del caso. Posteriormente el autocar es sometido a un registro minucioso en la aduana... en resumidas cuentas, que perdemos casi otras dos horas en las instalaciones portuarias y nos encontramos ya, entre nerviosos y sumamente molestos por "este recibimiento", a quienes solo venimos a gastar nuestro dinero en este país.
Se nos va despertando el hambre "de la comida del medio día", la que mitigamos una vez que "han dejado libre el autocar" (el que por lo que han tardado en revisarlo, suponemos que le han mirado hasta en "el agua del radiador") y esa mitigación del hambre, la realizamos tomando un trago de vino y unas tapas, que "alguien previsor y caritativo" (Carlos) ha traído para "estos momentos" que seguro él ya esperaba... Un trago de vino "en bota" (fresquito, pues viene en la nevera del autocar) y unas aceitunas rellenas y unas tapitas de salchichón y jamón ("casi todo prohibido en el Islam")... nos ponen de mucho mejor humor, y nos "entonan" un poco, cosa que necesitábamos casi vitalmente, pues ha sido deprimente la arribada a este país, que por cierto..."se está promocionando en el turismo internacional"...?
Terminados todos los "ajetreos" ya mentados, sube al autocar el que (según pienso) "será el guía oficial" ("aquí todo se controla") y el que nos va a acompañar los ocho días de estancia en este país... "haciéndose cargo de la expedición turística".
Se trata de un hombre joven de unos 25 años (luego me enteraré de que cuenta 28, es casado y acaba de ser padre de su primer hijo) de buena talla (es alto) bien vestido a la "europea" (aquí ya visten así la mayoría de habitantes y se aprecian los atuendos occidentales, con gran profusión y salvo en los lugares más al interior, "brillan por su ausencia", los trajes típicos musulmanes) y de gran amabilidad, educación y simpatía; domina muy bien nuestro idioma y (luego lo demostrará) resulta un magnífico guía, cosa esta -desgraciadamente- bastante escasa en el turismo actual, el que en esto (como en tantas cosas) "está bastante prostituido".
Tras saludarnos cordialmente, se presenta y dice llamarse "Nordín" y nos aclara que la traducción de este nombre a nuestro idioma, significa..."Luz de la Religión"...?.
Este joven y mientras vamos "haciendo camino en el autocar"..."nos va cantando la excelencias de Marruecos"... se ve un hombre convencido de lo que es su patria, de la que se muestra enamorado, creo observar que es "un convencido del sistema actual y que gobierna Marruecos"... Nos pide que... "dejemos nuestra mente en blanco" y que veamos por nosotros mismos, sin ser influidos por ideas ya "pre-concebidas o manidas", que podamos traer como "cliché" de lo que luego no será. Si esto último me sorprende en principio, luego boy a comprobar por mi mismo que es cierto, "mucho de lo que con ello nos quiso decir"...Marruecos "es otra cosa" a lo que pensamos muchos de nosotros y yo entre ellos.
Nordín, nos sigue diciendo en un amplísimo preámbulo o introducción, que yo -al menos- le agradezco, pues sus explicaciones y aclaraciones me van a servir de mucho, para lo que yo pienso escribir y en base a "lo que yo vea, oiga, me ocurra o me cuenten"...
Digo, lo que nos sigue diciendo, nuestro joven guía, que..."Marruecos es en la actualidad, un país joven y pujante"... Que los veinticinco millones de habitantes con que cuenta hoy (creo que se queda corto, por lo que diré) el 60 % cuenta con menos de 25 años de edad y dentro de ese "sesenta por ciento", el 45 % tiene menos de quince años.
He dicho que quizá se queda corto en lo relativo a población, pues en otro corto viaje que realicé hace un par de años, a Casablanca, Agadir y Marrakech (en un crucero) la guía que nos acompañó, reconocía que "no saben los habitantes que hay", ya que no están censados todos y esa labor les llevará tiempo, pues las zonas apartadas de este extenso país y debido a sus costumbres ancestrales son difíciles de controlar, menos aún "la chiquillería", por la gran proliferación de la misma y la que quieren que se reduzca, mediante "campañas de control de natalidad" y que proliferen mucho menos los nacimientos, pues el gran problema de este país es que no hay trabajo ni para la mitad de la población y de ahí las emigraciones masivas, e incluso las trágicas muertes de esos desesperados que atraviesan el estrecho en frágiles barcas y donde se dejan la vida, muchos de ellos...lo que por si mismo ya es todo un canto u "odisea", de la realidad humana de muchas de estas gentes, que nacen y crecen mucho más deprisa que lo hace el país, el que "se está moviendo bien" y ello hay que destacarlo..."al menos yo lo he visto así y luego lo iré relatando"...como antes he dicho, o sea, en base a lo "oído, visto y escuchado...amén de intuido".- Pero prosigamos.
"Marruecos es un país eminentemente agrícola" (sigue diciéndonos Nordín) y que está en el camino del progreso... incluso nos recita -de memoria- un poema dedicado a este país por un escritor español ("Busto Gonzalves"...?) que estuvo aquí bastantes años y trabajó y escribió.- La verdad es que el poema canta todas las bellezas y bondades que "viera" el poeta, en este -indudablemente- país "misterioso y de contrastes enormes" y el que hay que ver aquí, para "aproximarse a ello".
Por fin ya viajamos en dirección a Larache, ciudad donde efectuaremos la comida "del medio día"... "no se cuantas horas después de la del día anterior en nuestra casa y con nuestras costumbres" (son gajes del viajar por tierras extrañas)... Carlos dice que "allí comeremos mejor que aquí" (se refiere a Tánger)..."amén"...¿-?...(pienso...¿será verdad ó existen "otros intereses ocultos, fáciles de imaginar?) y por tanto como se dice en el ejército..."carretera y manta".- Así y ya con el cuerpo bastante "estragado", recorremos los 87 km. que hay de distancia entre las dos ciudades y... cuando nos sentamos en la mesa del restaurante (bastante modesto, para nuestras instalaciones en España) son ya las quince horas en Marruecos y las "diecisiete en España" y como yo "me he levantado a las dos"... es fácil comprender que nuestros cuerpos se encuentran ya, bastante "dislocados" y nuestros estómagos (al menos el mío) parece que alberga en su interior... "varios gatos o gatas, hambrientos".
El restaurante es bastante acogedor y limpio (menos mal) se encuentra en el centro de la ciudad y está situado muy cerca de una iglesia de religión católica, lo que a mi me sorprende bastante (luego me aclarará Nordín, que existen en las principales poblaciones -o ciudades- marroquíes, iglesias como esta y sinagogas judías, junto a las mucho más numerosas mezquitas musulmanas, pero que paralelamente existe un respeto mutuo y una convivencia digna de ser resaltada... "esta explicación me lleva al recuerdo del período mas esplendoroso de nuestra Andalucía, donde los historiadores dicen que también existiera esa convivencia y tolerancias, mientras políticamente rigieron los reyes musulmanes...".- Luego vinieron o mejor dicho "entraron"... Dª Isabel y Dº Fernando ("los católicos"), y ya sabemos que se acabaron las tolerancias y al final... "los moros a África" y "los cristianos a quedarse con todo lo que perteneciera a los vencidos"... Pues ni los pactos escritos fueron cumplidos y de ello queda el recuerdo histórico de Granada, reino que no fue conquistado totalmente, si no "pactada una retirada honrosa y cuyos pactos (repito, escritos) fueron incumplidos totalmente"....¿Bueno, por donde iba yo?...¡Ah sí...íbamos a comer!...¡¡Por fin!!
Comemos relativamente bien y a base de pescado, el que en esta ciudad (importante puerto pesquero) es abundante; han tardado bastante en servir las mesas, los camareros que hay son insuficientes y no están preparados para atender "un grupo numeroso y extra" a sus habituales servicios, incluso el café que pedimos al final casi tuvimos que ir por el "a la cocina"; bebidas solo nos pudieron ofrecer agua y cerveza "sin alcohol", pues para servir "bebidas alcohólicas" no tienen licencia, según nos aclara el camarero que nos atiende; al parecer aquí "la venta de bebidas alcohólicas normales", necesita licencia especial y esta se grava con unos considerables impuestos... ("Salvo que tenga que ver algo en esto... la religión de Mahoma, que como sabemos, prohíbe el consumo de alcohol")... "mal se inicia nuestra primera parada y fonda en un país, que dice estar promocionando su turismo" y que incluso es productor -ya- de vinos de calidad aceptable, e igualmente fabrican cerveza, por lo que es absurdo lo que nos ha ocurrido en uno "de los mejores restaurantes de una capital marroquí", donde ni hemos podido tomar cerveza, ni vino, bebidas habituales "en medio mundo" para acompañar una comida... afortunadamente esto no nos va a ocurrir en la mayoría de establecimientos donde efectuaremos similares servicios, si bien lo que aquí nos ha ocurrido "se volverá a repetir en otros lugares, que por lo apartado de los mismos, es ello hasta comprensible".
En definitiva, que ni hemos comido bien ni mal, pero como hemos llegado con tanta hambre y al parecer no había otros lugares donde elegir, pues..."bueno...sea". ¿Los precios?... sinceramente pienso que bastante altos, para "el nivel de vida" y los precios de "las materias primas" en el mercado de aquí, pues hemos pagado alrededor de dos mil pesetas por persona y de "extras" solo hemos tomado agua o una cerveza "sin alcohol" (que en realidad tiene el uno por ciento...?) y un café de no muy buena calidad... "eso si, nos han aceptado y cobrado, en dinero español", ya que por lo ajetreado del viaje, ni nos ha dado tiempo a cambiar en la moneda oficial marroquí ("Dirham" - 12/13 ptas. al cambio y según donde, pues nuestra peseta, en estos momentos se balancea, a la baja y pese a las dos devaluaciones que llevamos ya, este año, pero "esto son otros cantares").
Y... por fin vino el café y hasta puedo fumarme un cigarro-puro con cierta tranquilidad, ya que "se nos ha concedido un tiempo de reposo, para la comida, lo que indudablemente agradecemos"... puesto que debido a todo lo acaecido, necesitamos esa "hora de tranquilidad", ya que tenemos que proseguir viaje.

Antonio García Fuentes
www.jaen-ciudad.es (aquí muchos más temas)
Jaén: 15 de Agosto del 2018
"No hagas a nadie nada que no quieras que a tí te sea hecho... ayuda lo que puedas... y vivirás y morirás feliz". AGF

Volver a “Política Nacional”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Google [Bot], Google Adsense [Bot] y 21 invitados