Desmontando a los Catalibanes y los Bulos del naZionalismo

Política española y de la UE
Avatar de Usuario
avr
Mensajes: 17423
Registrado: 17 May 2017, 12:56

Re: Desmontando a los Catalibanes y los Bulos del naZionalismo

Mensajepor avr » 15 Ago 2018, 20:54

Los separatas-nazionalistas siguen usando niños en sus aquelarres, como este ante la prisión de El Catllar....Una cría muestra una pancarta lazi...No tienen principios ni respetan la infancia....Pero luego dirán que no los adoctrinan.... :shock: :shock:
Imagen
Imagen

Avatar de Usuario
avr
Mensajes: 17423
Registrado: 17 May 2017, 12:56

Re: Desmontando a los Catalibanes y los Bulos del naZionalismo

Mensajepor avr » 16 Ago 2018, 13:47

Seguimos:
10. Cuentos y milongas buscando deslegitimar la legalidad española:
De todos sus ámbitos de propaganda e intoxicación, probablemente sea en este donde más de manifiesto queda la delirante mendacidad del movimiento separatista. Algunos ejemplos de su rocambolesco argumentario para disfrazar lo que en realidad es una actitud golpista, son los siguientes:

10.1. «La voluntad popular está por encima de la Ley»
Aunque aparentemente impecable, este axioma urdido y difundido por los separatistas es tan engañoso como burdo. Y encierra un perverso contrasentido. Porque en los regímenes democráticos ―y España lo es, reconocido oficialmente como tal por todos los países y organizaciones internacionales―, las leyes siempre surgen de la voluntad popular: o bien expresada directamente (por vía refrendaria), o a través de representantes políticos escogidos periódicamente en las urnas para legislar.
Pero incluso si lo diésemos por válido, tan burdo eslogan hace un flaco favor a los intereses de dicho movimiento político. Porque la única voluntad a tener en cuenta en cuestiones fundamentales, como son, un cambio en el modelo de Estado, la modificación de nuestras fronteras o la ruptura de la integridad territorial, es la del pueblo español en su conjunto, depositario de la soberanía nacional. Y sobre esos asuntos, los españoles ya nos pronunciamos el 6 de diciembre de 1978, cuando refrendamos la Constitución.
Imagen
Página del Boletín Oficial del Estado número 305, de 22 de diciembre de 1978, con la publicación de los resultados por provincias
del referéndum sobre el Proyecto de Constitución celebrado días antes.
Garante de nuestros derechos, piedra angular de nuestro orden jurídico y de la organización del Estado, la Constitución española fue ampliamente refrendada por el 87,78% (15.706.078 sufragios) de los votantes, en una jornada que registró una elevada participación del 67,11% (17.873.301) sobre el censo electoral. Cataluña, con una participación del 67,91%, superó la media española. Y fue una de las regiones que mayor respaldo otorgaron al proyecto de texto constitucional, mediante un 90,46% de votos afirmativos (2.986.790) de los 2.701.870 emitidos.
Imagen

Avatar de Usuario
avr
Mensajes: 17423
Registrado: 17 May 2017, 12:56

Re: Desmontando a los Catalibanes y los Bulos del naZionalismo

Mensajepor avr » 17 Ago 2018, 13:18

10.2. «La Constitución fue aprobada como rechazo al franquismo»
Falso: cuando el 6 de diciembre de 1978, el proyecto de texto constitucional fue refrendado por el pueblo español, Franco ya llevaba fallecido más de tres años (se considera como fecha oficial de su defunción el 20 de noviembre de 1975), los Principios Generales del Movimiento habían sido derogados y las Cortes franquistas se habían autodisuelto hacía tiempo.
Imagen

Avatar de Usuario
avr
Mensajes: 17423
Registrado: 17 May 2017, 12:56

Re: Desmontando a los Catalibanes y los Bulos del naZionalismo

Mensajepor avr » 17 Ago 2018, 20:05

El naZionalismo siempre ha sido un movimiento intolerante, violento y antiespañol...En este cartel pedían guillotina para la Casa Real....Pero te dirán que ellos son "revolucionarios de las sonrisas". :shock: :shock:
Imagen
Imagen

Avatar de Usuario
avr
Mensajes: 17423
Registrado: 17 May 2017, 12:56

Re: Desmontando a los Catalibanes y los Bulos del naZionalismo

Mensajepor avr » 18 Ago 2018, 13:20

Seguimos para bingo:
10.3. «Sólo un 35% de votantes de la Constitución vive aún»
Tomar en consideración semejante argumento cuestionaría la validez actual de numerosas cartas magnas del mundo anteriores (por varios siglos incluso, algunas de ellas) a la de nuestra nación. Como, por ejemplo, las de:

◦ Francia, aprobada en 1958.
◦ Costa Rica, aprobada en 1949 por la Asamblea Nacional Constituyente.
◦ Japón, promulgada en 1945.
◦ Irlanda, refrendada en 1937.
◦ México, promulgada en 1917.
◦ Australia: 1900.
◦ Argentina: 1853.
◦ Suiza: 1848.
◦ Bélgica: 1831.
◦ Noruega: 1814.
◦Y la considerada oficialmente como la más antigua todavía en vigor: la Constitución de los Estados Unidos de América, redactada en Filadelfia y refrendada por la ciudadanía en 1787 mediante convención de cada Estado miembro.

Podrá argüirse que algunas de esas constituciones han llegado hasta hoy con enmiendas y modificaciones. Como la última citada, por ejemplo, la ley de leyes estadounidense, que con el transcurrir de las épocas ha sido objeto de hasta diez enmiendas (conocidas en su totalidad como Bill of Rights, ‘Carta de Derechos’). Pero la verdad es que nada impide reformar también nuestra Carta Magna, al contrario: en su articulado están, perfectamente estipulados, los mecanismos y cauces legales a seguir. Y cada día que pasa sin que los separatistas consigan reunir una mayoría suficiente para cambiarla, nuestra ley de leyes sigue tan vigente en España como el primer día... :mrgreen:
Imagen

Avatar de Usuario
avr
Mensajes: 17423
Registrado: 17 May 2017, 12:56

Re: Desmontando a los Catalibanes y los Bulos del naZionalismo

Mensajepor avr » 19 Ago 2018, 12:35

11. La farsa de la ‘internacionalización del conflicto’:
La «internacionalización del conflicto —expresión copiada del lenguaje de ETA— entre Cataluña y España» es la última arma del nacionalismo, a ella está destinando ingentes recursos, tanto materiales como humanos, y básicamente consiste en reclamar el pretendido derecho de secesión ante organismos supranacionales y recabar apoyos en el exterior.
Con este fin, el 7 de marzo de 2009, unos 3.000 manifestantes —según los organizadores— viajaron para manifestarse en Bruselas, principal sede administrativa de la Unión Europea. Más recientmente, el pasado 8 de mayo de 2010, han repetido la experiencia ante la sede de la ONU en Ginebra, bajo el paranoico lema: «El mundo debe saber qué pasa en Cataluña».
El ardid es obvio, encima de victimista y ramplón: como España no escucha sus lamentos —argumentan ellos—, se ven abocados a recurrir a otras instancias. Mas todo apunta a que se trata de la visión colectiva de otro espejismo creado artificialmente, y no resulta muy probable que en el exterior encuentren su ansiado apoyo. En el seno de muchos países también se está sufriendo virulentos fenómenos separatistas. Y la secesión de Cataluña los alentaría, sentaría un peligroso precedente —tras el de las naciones surgidas de la ex Yugoslavia— capaz de precipitar a la geografía mundial en un impredecible efecto dominó: Canadá, por citar un ejemplo, tiene un serio problema de este tipo en Quebec; y Rusia lleva años siendo desangrada por el terrorismo checheno. En el Viejo Continente, Gran Bretaña padece los separatismos norirlandés, escocés y galés; Francia, el corso, bretón, alsaciano, occitano, vasco y —también allí— catalán; Italia, el sardo, padano y siciliano; Bélgica, el flamenco y valón; Suiza, el jurasiano; y en Portugal, pese a que el artículo 9º de su Constitución prohíbeexpresamente los partidos regionalistas o nacionalistas, se desarrollan movimientos políticos que propugnan la independencia del Valle de Miranda.
Por otra parte, y mal acostumbrados a la permisividad y las contemplaciones de los sucesivos gobiernos de España, los nacionalistas de Cataluña han demostrado su proverbial estupidez atacando a los intereses políticos y económicos de varias naciones, granjeándose sus antipatías. El 22 de abril de 2010, el embajador de Estados Unidos criticó duramente al gobierno de la Generalidad por la ley que obliga a Hollywood a doblar al catalán el 50% de sus películas. Y avanzó que las productoras están sopesando la posibilidad de reducir su oferta cinematográfica en la región catalana por falta de rentabilidad.
Peor fue el caso alemán. En 2008, el ex diputado de Esquerra Republicana de Catalunya, Joan Puig, calificó de nazi a Air Berlin desde su blog personal. Y hasta colgó en su blog un logotipo de la compañía con una esvástica. Era el colofón a un boicot desatado desde internet por centenares de radicales contra la aerolínea por no fomentar el uso del catalán en sus vuelos. La directiva anunció su gran malestar y la intención de emprender acciones judiciales contra el controvertido político separatista, conocido también por sus ataques y excesos verbales contra Extremadura, el asalto a la piscina del chalé del periodista Pedro J. Ramírez, y el encadenamiento de protesta ante la sede de la COPE que orquestó en Madrid a finales de noviembre del año 2005.
Tampoco el separatismo catalán parece contar con el aprecio de otro peso pesado de la Unión Europea: Francia. Aparte de tener que asistir a la anexión, a la apropiación virtual que en mapas, libros de texto y propagandas varias, los catalanistas han hecho de parte de su territorio del sudoeste (la célebreCatalunya Nord, y que no es otra cosa que el departamento número 66 de Francia: los Pirineos Orientales —Pyrénées-Orientales, en lengua gala—, integrado por la región del Rosellón y la comarca de la Fenolleda), encaja también agravios en otros ámbitos. Su Ministerio de Justicia ha elevado en 2010 una queja al Consejo General del Poder Judicial de España por el envío de sentencias en catalán a tribunales galos. La carta recuerda que se trata de una prolongada vulneración del reglamento de usos lingüísticos de este país vecino, el cual sólo acepta comunicaciones judiciales —además de en su lengua nacional— en inglés, italiano, alemán y español. El catalanismo considera tan opresor al Estado francés como al español, a ambos culpa del despedazamiento histórico de la presunta “nación catalana” (esa entelequia delirante de els Països Catalans). Y resulta infrecuente la concentración separatista donde, junto con la rojigualda, no se termine quemando también una bandera de Francia, mientras los manifestantes corean agresivas consignas contra el vecino país.
Además de todo lo expuesto, existe otra importante razón que convierte en muy improbable un apoyo internacional a la causa separatista catalana, una de caracter financiero: así como también hace el Banco Central Europeo con los países miembros de la Unión Europea, los Estados se compran deuda pública unos a otros —a diferentes intereses, en función de la solvencia de cada país emisor. Por ejemplo, y debido a la fortaleza de su economía nacional, el tipo que ofrece el bono alemán es tomado como referente para las inversiones de bajo riesgo por los principales inversores del mundo entero—. La casi totalidad de las emisiones de deuda pública es adquirida por inversores institucionales, en comparación con la pequeña porción que suscriben los particulares. Pues bien, la secesión de Cataluña muy probablemente desencadenaría —y casi al mismo tiempo— la de otras regiones españolas (como Vascongadas o Galicia). Con lo que España quedaría disgregada y en una muy difícil situación económica, que comprometería su capacidad de devolución de la deuda pública emitida hasta ese momento.
Imagen
Enmascarados prenden fuego a una bandera española y a otra francesa durante la celebración de la Diada,el 11 de septiembre de 2008, en Barcelona.
Imagen

Avatar de Usuario
avr
Mensajes: 17423
Registrado: 17 May 2017, 12:56

Re: Desmontando a los Catalibanes y los Bulos del naZionalismo

Mensajepor avr » 19 Ago 2018, 18:28

Joderrrr la que montan estos naZionalistas en cualquier sitio con los golpistas: :lol: :lol:
Imagen
Imagen

Avatar de Usuario
avr
Mensajes: 17423
Registrado: 17 May 2017, 12:56

Re: Desmontando a los Catalibanes y los Bulos del naZionalismo

Mensajepor avr » 19 Ago 2018, 20:37

Otro bulo mas: :mrgreen: :mrgreen:

Imagen
Imagen
Imagen

Avatar de Usuario
avr
Mensajes: 17423
Registrado: 17 May 2017, 12:56

Re: Desmontando a los Catalibanes y los Bulos del naZionalismo

Mensajepor avr » 20 Ago 2018, 12:41

Seguimos:
12. El engaño del nuevo Estado dentro de la Unión Europea:
Para ganar adeptos, promueven los separatistas la falacia de que si Cataluña se secesionase de España, automáticamente pasaría a ser un nuevo país miembro de la Unión Europea. Nada más falso. Incluso, utilizan esa mentira como reclamo en el enunciado de las papeletas de los referéndums ilegales que vienen celebrando desde aquel primero en Arenys de Munt, el 13 de septiembre de 2009, al formular la consulta en los siguientes términos: «¿Está usted de acuerdo con que Cataluña se convierta en un estado de derecho independiente, democrático y social integrado en la Unión Europea?».
Lo que no sólo no cuentan, sino que, además, ocultan, es que en el hipotético caso de que Cataluña se secesionase, quedaría fuera de la UE.
Cataluña, una vez independiente, debería ponerse en la larguísima cola de los países que aspiran formalmente a ingresar en la Unión Europea; y entre los que se cuentan, ahora en 2010, año de redacción de estas líneas: Croacia (en negociaciones desde 2003), Albania (desde 2003), República de Macedonia (2003), Serbia (2005), Turquía (2005), Montenegro (2006), Islandia (2009), y candidatos potenciales que están manteniendo contactos con la Unión para tal fin, como Bosnia-Herzegovina, Georgia y Kosovo.
Los criterios de adhesión fueron fijados por el Consejo de Copenhague de 1993 y el Consejo Europeo de Madrid de 1995, y establecen estrictos requisitos en materia de derechos humanos y respeto de las minorías, de estructuras administrativas, jurídicas, políticas y monetarias. Así como la exigencia de una economía viable, competitiva, y solvencia para respaldar las decisiones que adopte el Consejo Europeo.
Tampoco es cierto que, tal y como sostienen los separatistas, Cataluña podría acogerse a la Convención de Viena, de 1978, sobre la sucesión de Estados (procesos de descolonización) para conservar la responsabilidad de los acuerdos internacionales firmados por el Estado predecesor (España), y evitar así su salida de la Unión. La Convención de Vienasólo es aplicable a tratados internacionales sobre derecho, medio ambiente, diplomacia, comercio, etc. En 1986 se redactó un anexo que complementara el articulado de la anterior Convención y donde se regulasen las relaciones entre Estados y organizaciones internacionales, con el siguiente resultado:

1º Sólo es aplicable a tratados entre Estados, no entre Estados y organizaciones internacionales que no estén listadas en el texto.
2º No está vigente porque sólo lo han firmado 28 de los 35 Estados que, según su artículo 85, deben ratificarlo.

La realidad es que el Tratado de la Unión Europea establece en su artículo 49 que el ingreso de cada candidato, una vez sea sometido a estudio, cumpla todos los requistos y exista informe favorable de la Comisión, se aprueba por unanimidad de los Estados miembros. Si cualquiera de éstos (por ejemplo, lo que quedara de España) vetase la entrada de la recién surgida Cataluña independiente, quedaría fuera a perpetuidad.
Imagen
Papeletas favorables a la secesión en la consulta extraoficial celebrada en Arenys de munt, el 13 de septiembre de 2009... :mrgreen: :mrgreen:
Imagen

Avatar de Usuario
avr
Mensajes: 17423
Registrado: 17 May 2017, 12:56

Re: Desmontando a los Catalibanes y los Bulos del naZionalismo

Mensajepor avr » 21 Ago 2018, 12:58

13. La quimera de El Dorado:
Quedar fuera de la Unión Europea comportaría graves consecuencias políticas y económicas para la nueva nación. Entre éstas:

1º Sería expulsada del euro.
2º Toda exportación catalana a los países de la Unión Europea, incluida España, debería pagar caros aranceles.
3º Dichas exportaciones estarían limitadas en su cantidad o tonelaje por cuotas fijadas anualmente desde Bruselas.

A esto se debe sumar que Cataluña carece de recursos naturales importantes (petrólíferos, gasísticos, mineros, pesqueros, forestales). La riqueza que se crea en esta región proviene, principalmente, de la industria y del sector servicios (o terciario). Al quedar fuera del euro, Cataluña debería acuñar una moneda propia, pero continuaría teniendo que pagar las importaciones de materias primas para su producción industrial en euros o en dólares, con el consiguiente perjuicio económico.
Teniendo en cuenta estos factores, y el hecho de que actualmente la industria de Cataluña no es competitiva en el mundo, como lo prueban las dificultades que tiene para abrirse mercados en el extranjero y la constante deslocalización de multinacionales, que se marchan, la independencia sería catastrófica. Nada parecido al vergel que el secesionismo promete a los incautos. El Catedrático de Economía de la Universidad Complutense de Madrid, Mikel Buesa, ha glosado las nefastas consecuencias en este exhaustivo informe:

«Acaba de celebrarse un referéndum informal —por no calificarlo de ilegal— en 166 municipios acerca de la independencia de Cataluña, con una muy mediocre participación y un resultado evidentemente adulterado por la admisión al voto de los menores de edad y los inmigrantes extranjeros. Ello hace que ni siquiera la cuarta parte de la población censada en esos municipios —seleccionados por los organizadores de la consulta por ser los más nacionalistas de la región— se haya manifestado favorablemente a esa independencia. La valoración política que ello merece es que el nacionalismo ha fracasado en su intento de generar un problema institucional, pues no ha logrado el resultado abrumador que esperaba. No obstante, de ello no se infiere que las fuerzas independentistas no vayan a persistir en sus acciones propagandísticas destinadas a desestabilizar la democracia en España y, por esa vía, abrir la oportunidad de ejercer la secesión.
»En estas circunstancias, tal vez merezca la pena adentrarse en la economía de la secesión catalana para efectuar una estimación de los efectos que una eventual independencia de Cataluña con respecto a España podría producir para dicha región. La economía de la secesión ya la he estudiado para el caso del País Vasco, por lo que me ceñiré ahora a las pautas metodológicas que se establecieron en ese trabajo. Y, de entre todos los temas posibles, he escogido para este texto el de los efectos de la independencia sobre el comercio exterior catalán.
»Uno de los aspectos en los que los nacionalistas insisten cuando plantean sus proyectos secesionistas es el de la estabilidad institucional de las relaciones económicas, como si la cuestión de la independencia fuera sólo un asunto político carente de conexión con la economía. Ello se traduce en la idea de permanencia dentro de la Unión Europea, de manera que, en lo que atañe a las relaciones comerciales, no habría ningún cambio institucional con la secesión. Más en concreto, en el referéndum recién celebrado la pregunta planteada contiene esa premisa sin ningún eufemismo, tal como se desprende de su texto: “¿Quiere que la nación catalana se convierta en un Estado de derecho, independiente, democrático y social, integrado en la Unión Europea?”.
»Sin embargo, esa estabilidad institucional no es obvia debido a que:

◦ En primer lugar, la Unión Europea la forman Estados de manera que las regiones que forman parte de éstos se integran en el espacio europeo a través de ellos.
◦ Los tratados constitutivos de la Unión Europea no han previsto en ningún caso la posibilidad de la secesión de algún territorio, por lo que, de producirse ésta, la región que formara un nuevo Estado quedaría fuera de la Unión. El precedente establecido por Argelia —que formaba parte de Francia como un Departamento más cuando, en 1962, accedió a la independencia— lo señala con total nitidez; y así lo han declarado expresamente en el Parlamento Europeo tanto la Comisión como su Presidente.
◦ En consecuencia, la secesión de un territorio y la formación de un nuevo Estado implicaría para éste, si quisiera formar parte de la Unión Europea, la necesidad de proceder a la negociación de su adhesión. Tal negociación, en el caso más favorable —es decir, en el caso de que no hubiera ningún veto por parte de los Estados miembros de la Unión— requeriría un plazo no inferior a cinco años. Si además se planteara la entrada en la Unión Monetaria Europea —cuyos requisitos en cuanto a la estabilidad monetaria, el equilibrio de las cuentas públicas, la ausencia de devaluaciones y el mantenimiento de bajas tasas de inflación, establecidos en el Tratado de Maastricht, son muy estrictos— ese plazo podría fácilmente duplicarse.

»En resumen, al menos durante una década el Estado independiente de Cataluña se quedaría fuera de la Unión Europea. Y, en tal circunstancia, quedaría establecida una frontera económica, además de política, entre esa región y España, así como con respecto a los demás países de la Unión Europea. Y las fronteras económicas implican costes para las transacciones comerciales. Unos costes que afectan a la competitividad de las exportaciones y, por tanto, al nivel de éstas, lo que, a su vez se refleja en el Producto Interior Bruto (PIB).
»Veamos esos costes no sin antes aclarar algunas de las cifras fundamentales de la economía catalana y sus relaciones comerciales exteriores:

◦ El PIB de Cataluña en 2008, según el Instituto de Estadística de Cataluña (IDESCAT), fue de 216.923 millones de €.
◦ Cataluña exportó al resto de España 84.682 millones de € e importó 62.908 millones de € —cifras éstas que no proporciona el IDESCAT y que he estimado a partir de la Tabla input output de Cataluña correspondiente a 2001, proyectando las cifras hasta 2008 con la restricción de que el saldo correspondiente fuera el mismo que figura en la Contabilidad Regional publicada por dicho organismo—. El saldo es, por tanto, positivo e igual a 21.774 millones de €.
◦ Las exportaciones catalanas al resto del mundo fueron de 65.368 millones de € —de los que 35.911 correspondieron a los países de la Unión Europea— y las importaciones de 80.438 millones de € —correspondiendo 45.168 a la UE—, con lo que el saldo de estas operaciones fue negativo por un valor de -15.070 millones de €.
◦ Por consiguiente, el saldo comercial externo de la economía catalana —es decir, la suma de los saldos con el resto de España y con el resto del mundo— fue positivo por un valor de 6.704 millones de €.

»Pues bien, a partir de estas cifras se puede hacer un ejercicio de simulación acerca de lo que ocurriría en Cataluña si, como fruto de la independencia, aparece una frontera económica con España y la Unión Europea. Los supuestos de los que parte ese ejercicio son los siguientes:

◦ La frontera económica se traduce en la aplicación a las exportaciones catalanas a España y los demás países de la Unión de un arancel equivalente a la actual protección media de la economía española con respecto a las importaciones procedentes del territorio exterior a la UE. Esa protección fue, en 2008, del 1,07 %.
◦ Asimismo, la frontera implica la aparición de unos costes de transacción derivados de los trámites aduaneros, inspección de mercancías, tramitación de licencias, riesgo del tipo de cambio —dado que Cataluña estaría fuera del área del euro y su moneda dejaría de ser la divisa europea— y otros elementos habituales en las operaciones exteriores, equivalentes al 13 % ad valorem, cifra ésta que ha sido estimada por la OCDE para los países desarrollados.
◦ La elasticidad-precio —es decir, la relación entre la variación de las cantidades comerciadas y la variación en los precios de las mercancías y servicios— de las exportaciones e importaciones catalanas es la misma que el Banco de España ha estimado para las españolas. O sea, -1,3 en el caso de la exportación y -0,6 en el de la importación.
◦ El efecto frontera —concepto éste que alude a la intensidad de las relaciones comerciales de una región con todas las demás de España por comparación con cualquier otro país del mundo en condiciones de equivalencia de tamaño de las respectivas economías y distancia en kilómetros— se reduciría a la mitad, tal y como ocurrió en los casos de las viejas repúblicas soviéticas cuando se disolvió la URSS o en las repúblicas balcánicas cuando se deshizo Yugoslavia tras la muerte del mariscal Tito. Es decir, si actualmente Cataluña comercia con las demás regiones de España con una intensidad que es 22 veces mayor que con cualquier otro país del mundo a igualdad de tamaño y distancia, esa intensidad pasaría a ser de sólo 11 veces. Ello es equivalente a una reducción de la protección de esas relaciones internas a España con respecto a las exteriores desde el 53 % ad valorem hasta el 27 %. O lo que es lo mismo, la reducción del efecto frontera sería equivalente a la imposición de un arancel entre la Cataluña independiente y España del 26 % ad valorem.
◦ Finalmente, como es habitual se parte del supuesto de reciprocidad, de manera que el Gobierno de Cataluña respondería a la aparición de la frontera económica imponiendo a las importaciones procedentes de España y los países de la UE un arancel igual al vigente en estas naciones.

»Pues bien, con estos supuestos y haciendo las operaciones pertinentes cuyo detalle le ahorro al lector, se llega a los siguientes resultados en la simulación:

◦ Las exportaciones de Cataluña hacia España, como derivación de la reducción del efecto frontera, la protección arancelaria y los costes de transacción, experimentarán un aumento de precios del 40,07 %. Y, como consecuencia de tal aumento de precios su volumen acabará reduciéndose en 44.112 millones de €, trasladándose esta caída a la producción, de manera que el PIB se minorará en un 20,3 %.
◦ Las exportaciones catalanas hacia los demás países de la Unión Europea, en virtud del arancel y los costes de transacción, se encarecerán en un 14,07 %, con lo que también acabarán reduciéndose hasta una cifra de 6.568 millones de €. La traslación de este efecto negativo al PIB será equivalente al 3,1 % de su nivel actual.
◦ Por tanto, el PIB de Cataluña experimentará con la independencia una caída de 50.580 millones de € o, lo que es lo mismo, del 23,4 %. En términos por habitante, la Cataluña independiente registrará una reducción desde los 29.457 € per capita actuales a sólo 22.575 €. O sea, de ser una región más rica que la media española —que es de 24.020 € por habitante— pasará a ser una nación más pobre que esa media. O también se puede decir que los catalanes, salvo que una buena parte de ellos abandonen su nación, se empobrecerán hasta llegar a un nivel equivalente al que actualmente gozan los ciudadanos de Ceuta.
◦ Si aplicamos los supuestos antes señalados a las importaciones de Cataluña se llega al resultado de una reducción de las procedentes de España de 15.124 millones de €; y de las originarias de los otros países de la UE, de 3.183 millones de €. O sea, esas importaciones se verán disminuidas en una cifra equivalente al 8,8 % del PIB actual de la región.
◦ Y trasladadas todas esta cifras al cálculo de los saldos exteriores, se llega a este resultado: por una parte, el saldo con España pasará a ser deficitario por un valor de -7.124 millones de € —recuérdese que actualmente hay un superávit tres veces superior a esa cifra—; y, por otra, el saldo negativo con el resto del mundo aumentará su tamaño hasta alcanzar una cifra de -18.455 millones de €. En conjunto, el déficit exterior de la Cataluña independiente alcanzará los -25.669 millones de €, una cifra ésta que será equivalente al 15,4 % del PIB de la nación catalana.

»En otras palabras, la Cataluña independiente será la nación más deficitaria del mundo. Claro que, para llegar a ese déficit tendrá que encontrar a algún país que se lo financie, lo que, dado lo abultado de la cifra, seguramente será imposible. Y entonces, una crisis aún más profunda que la que las cifras anteriores describen se cernirá sobre la economía catalana empobreciendo aún más a sus habitantes. Serán éstos los que, en esa situación, descubrirán que el negocio que les propusieron los nacionalistas con su referéndum no era el de la felicidad sin límite, sino el de una espiral de pobreza, y que, por tanto, no merecía la pena.
»Este es el mensaje que, desde la economía de la secesión, puede transmitirse a los ciudadanos de Cataluña. Sin embargo, soy consciente de que un mensaje así nadie quiere recibirlo y que, como señaló Gabriel García Márquez en un pasaje de sus memorias alusivo al declive de Aracataca, «o nadie lo creía o nadie se atrevió a pensar en sus estragos». Fue el mismo García Márquez el que describió esos estragos señalando que la decadencia se llevó todo: «El dinero, las brisas de diciembre, el cuchillo del pan, el tiempo de las tres de la tarde, el aroma de los jazmines, el amor. Sólo quedaron los almendros polvorientos, las calles reverberantes, las casas de madera y techos de cinc oxidado con sus gentes taciturnas, devastadas por los recuerdos».
(«La independencia de Cataluña». Blog de Mikel Buesa, 16-12-2009).

Para quienes ha quedado claro que la independencia sí resulta un negocio redondo es para los caciques políticos que la están promoviendo. Para ellos, desde luego.... :mrgreen:
Imagen

Avatar de Usuario
avr
Mensajes: 17423
Registrado: 17 May 2017, 12:56

Re: Desmontando a los Catalibanes y los Bulos del naZionalismo

Mensajepor avr » 22 Ago 2018, 13:28

14. Sociología del nacionalismo catalán:
La mayoría de los catalanistas, de los integrantes de cualquier corriente extremista en realidad, podrían encuadrarse en alguna de las categorías de esta clasificación aproximada:

El cártel: todos, absolutamente todos tienen como denominador común que bienviven de cargos públicos o abultadas subvenciones. Son quienes mueven los hilos. Salvo en el caso de algún iluminado con notorios síntomas mistico-histéricos, suelen ser personas muy inteligentes y capacitadas. Se necesita serlo para montar un tinglado de semejante envergadura, que haría palidecer de envidia al timador profesional más imaginativo. Conforman una rancia estirpe cuyos orígenes se remontan al siglo XIX, cuando la oligarquía catalana, al calor del Romanticismo que recorrió Occidente (y que tuvo su más notable expresión cultural en Alemania, con el estallido del Sturm und Drang), inventó esto del catalanismo como fórmula para obtener del Gobierno de España ventajismo comercial y proteccionismo arancelario. Y ha perdurado hasta nuestros días dada su probada rentabilidad en casi toda época y régimen. Independientemente de que una crisis económica azote o no al país, los miembros del cártel siempre prosperan: hoy viven mejor que hace diez años, y hace diez años vivían mejor que hace quince. En este grupo no sólo estarían incluidos los caciques y mandamases de la región, sino una muy variada pléyade de personajes también: escritorcillos de medio pelo, pregoneros disfrazados de periodista, economistas tresporcientistas, historiadores fabuladores, intelectuales de alquiler, locutores de la onda única, actores del método, del método del trinque, editorialistas del mensaje oficial, articulistas de éxito sin lectores, taxistas retirados con imperio mediático, bufones televisivos, cantantes olvidados… y toda suerte de bien pagados trompeteros que, junto con la casta política, cada día se reparten el suculento pastel del camelo nacionalista.

Los lilas: una de las acepciones del Diccionario de la Real Academia Española para la palabra lila es la de ‘fatuo’, ‘tonto’. Y es lo que realmente son: tontos útiles, en el sentido marxista de la expresión. Utilizados a conveniencia por los conglomerados de poder referidos arriba, en ellos han hecho diana la intoxicación propagandística y las falsificaciones históricas. Son víctimas de la ignorancia y de la desinformación. Con irreductible convencimiento, han adoptado como dogmas todos los embustes del nacionalismo aquí desmantelados, así como otros muchos que resultaría tedioso enumerar. El lila muy rara vez ve monetariamente recompensados sus desvelos: lo suyo es entusiasta voluntariedad en pos de la causa. Ostenta un acentuado complejo de superioridad y vive instalado en el victimismo permanente que le han inculcado, compartiendo una visión maniquea y simplista del mundo consistente en una división entre buenos (ellos) y fascistas (los demás) que le hace fácilmente manejable a través de los mecanismos psicológicos adecuados.

Los arrimados: han pervivido en toda era y lugar. No tienen otra bandera que el oportunismo, ni más credo que el medrar. Arribismo puro. Son aquellos individuos que apuestan siempre a caballo ganador, que actúan por conveniencia, nunca por convicción o ideales. En cada época, en todo país, ha existido una determinada tendencia política dominante. Y ellos saben identificarla y aprovecharla como nadie. Si Franco hubiese devenido un portento de longevidad y todavía nos acompañase, en este momento estarían con el brazo alzado y cantando el Cara al Sol. Pues ésa es precisamente su especialidad: ponerse al sol que más calienta. Por ello precisamente han corrido a apuntarse los primeros al nacionalismo, porque es la fuerza pujante ahora en Cataluña. Son quienes antes se percataron de las muchas puertas que abre el llamarse Joan y Ferran, en lugar de Juan o Fernando. Y militando fervientemente en las filas catalanistas podemos encontrarles hoy. Al menos hasta que el signo político de los tiempos cambie, y vuelvan a travestirse ideológicamente.

Aunque no integran el movimiento nacionalseparatista en un sentido estricto, podríamos añadir una cuarta categoría a esta clasificación: la de quienes, por comodidad o cobardía, lo posibilitan con su inacción y pasividad. Quienes agachan la cabeza ante los atropellos del totalitarismo y optan por el confort del asentimiento. Son la clase de personas que dan la razón al escritor y político dublinés del siglo XVIII Edmund Burke, cuando sentenció que para que el mal triunfe sólo es necesario que los buenos no hagan nada.
Mas éstos últimos sufrirán un merecido castigo. Y uno terrible, además: que sus vidas terminen siendo dirigidas y mangoneadas por los individuos de las tres calañas antes descritas.
Imagen
Imagen

Avatar de Usuario
avr
Mensajes: 17423
Registrado: 17 May 2017, 12:56

Re: Desmontando a los Catalibanes y los Bulos del naZionalismo

Mensajepor avr » 27 Ago 2018, 12:55

Esto que decía Perich, ya se les olvidó... :lol: :lol:
Imagen
Imagen


Volver a “Política Nacional”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 11 invitados