Citas con el adefesio

JesRICART
Mensajes: 311
Registrado: 15 Oct 2008, 23:45
Ubicación: world/ciberespacio
Contactar:

Citas con el adefesio

Mensajepor JesRICART » 20 Sep 2010, 15:50


Citas con el adefesio.JesRICART

La belleza es definida. La forma es escrutada. En un espacio de nudismo (sin los textiles que cubren anatomías haciendo trampa) pronto se advierten las formas mas bellas y las menos. La belleza está relacionada a unas ratios de perímetros determinados de las distintas partes del cuerpo. Hay una discusión demagógica sobre ella apelando a que la verdadera belleza es interior. Sí, vale, cierto, pero dejemos esto, ya lo hemos consensuado. Hablemos de la belleza física, de sus limites, dónde empieza y dónde acaba. La belleza física es lo opuesto al adefesio y el adefesio es la forma grotesca, la que mueve sino a espanto a una cierta repulsión. La reacción es casi instintiva: los niños huían primero para mofarse después de los jorobados, y una cara quemada o devastada por alguna enfermedad ponia en ascuas a quien se encontraba con ella. La cultura ha educado a la gente y se aparenta disimular toda reacción lesiva y mal vista.
Un criterio de apertura y la adhesión a un derecho de igualdad no debe/ría supeditar las relaciones de intimidad al hecho físico, pero es estar de broma suponer que todo el mundo acepta a todo el mundo. Las discriminaciones empiezan prematuramente y se manifiestan con variedad de formas sutiles. Salvo las y los profesionales del sexo dispuestos a no hacerles ascos a nadie ya que para eso cobran por sus servicios eróticos y sus simulacros amorosos pero autenticidades placenteras (como mínimo del lado de su clientela), todos/todas sentimos mas o menos atracción por los otros según su atractivo corporal. Los mas guapos son o serían los que se las llevan a todas sin tener que hacer ningún esfuerzo, los menos se quedarrían con lo que quedara. Es una exageración, de acuerdo, y además falla por el lado del lenguaje lesivo que va prestando frases hechas de generación en generación para poner en evidencia lo grotesco de los demás. Es una lástima que prematuramente la gente se refiera entre si por sus aspectos físicos. Quien tiene la belleza en su haber tendrá la suerte de por vida de oír por repetido la palabrería que se la confirme. Quien no la tenga, en el mejor de los casos no será objeto de elogios sumiéndolo en la perplejidad del silencio y en el peor lo será de comentarios desoladores. Algo parecido a lo que podría ser una buena educación intentaría corregir las palabras y léxico involuntariamente destructivo. Pero esa educación no deja de quedarse en los aspectos formales, una educación de los sentimientos y de los deseos es la que sigue tan pendiente como siempre. ¿cómo educar sentimentalmente a alguien para que esté en disposición de apertura amorosa a todos a quienes conozca? ¿cómo educar el deseo para sentir deseo por todos los demás? No parece que esos sean parámetros posibles de consolidar ya que precondicionarían las respuestas castrando la libertad de elección de los individuos, pero en cambio sí sería posible una educación de la inteligencia emocional en la dirección de desacondicionarla de prejuicios. Lo que mueve al interés por el otro y específicamente al interés por su cuerpo, son imputs muy concretos que sin embargo no se conciencian siempre, y de parte de los que se hacen no se dicen por vergüenza o timidez. A los hombres se les cuestiona por mirar pronto y rápido los senos y culos de las mujeres, algo que hace sentir a algunas como cuerpos y no personas. La verdad es que la mirada del deseo traiciona al observador y antes de que le pueda poner palabras a una situacion su gestualidad ya lo descubre. Para el punto de vista de un idealismo integrativo a favor de la igualdad la postura cultural aceptará por un igual a la conversación y al trato relación a cualquier otro sea o tenga la que forma que tenga. Lo que cuenta es la comunicación haciendo del cuerpo un soporte o parte del escenario pero no lo esencial. De eso termina por no hablarse tanto aunque todo el mundo sabe quien tiene mejor aspecto y quien peor. Desde la industria de la moda a las propuestas estilísticas y estéticas, que conforman todas una industria del impacto visual, no paran de proponerse sugestiones para modificar el cuerpo y conseguir mejores resultados para la interrelación humana y dentro de ella para el placer. Los desengaños vienen luego cuando un mejor aspecto no consigue una mejor comunicación ni tampoco un mayor placer. Los límites del placer (donde empieza y donde acaba) son de orden subjetivo. Hay quien disfruta mas teniendo menos (menos volúmenes y menor voluptuosidad) y hay quien tiene verdaderos problemas de contacto fisico y corporal con el otro precisamente a causa de su deseabilidad a lo largo de una biografía merodeada por pretendientes pero sin ser elaborada psicológicamente.
El cuerpo humano tiene atributos preciosos aunque para ser honestos intelectualmente reconoceremos la preciosidad en multitud de formas vivas. Su recurrencia sin embargo no es tan sistemática como para que pueda ser tomada como un principio universal. Un grillo cae mejor que una cucaracha, un caracol que un gusano, una mariposa que una mosca, un olivo que un cactus y esa clase de comparaciones se pueden extender a toda clase de objetos animados o no, los minerales en su extensa polimorfía tambien los hay que son mas admirados que otros. Se dirá que hay una cultura predeterminante que condiciona poderosamente la visión pero la psicología evolutiva demuestra que unas formas para las que hay una predisposición aceptativa mayor que otras. Por lo general lo mas singular o excepcional es lo que crea más expectación. Esta puede llegar a extremos completamente distintos haciendo de la excepción el oprobio o el máximo elogio. No siempre lo mas bello es lo mas admirado, tambien puede ser lo mas rechazado (la escena de la estudiante de instituto odiada por sus compañeros a causa de su forma de vestir y de su belleza que terminó por suicidarse sigue sonando a muy terrible).
En las leyes de la supervivencia social aunque el cuidado de la imagen ha pasado a ser una de las cosas mas importantes todas las dedicaciones sumadas con la cirugía plástica, la cosmética y la moda no consiguen siempre los cuerpos perfectos. Por otro lado cada cuerpo perfecto o que así lo simula que se sostiene sobre esa clase de intervencionismo artificial tiene por usuario a alguien que sabe que miente sobre su externalidad. Como que la apariencia se lleva no pocos de los esfuerzos de la totalidad de dedicaciones profesionales, la performance del uno mismo forma parte de la regularidad de las conductas. La autodedicación de tiempo al propio loock es un indicador de la necesidad de un resultado segurizante para sentirse comodo en todas las situaciones. Las relaciones, sus ritmos y frecuencias, están condicionadas por ese sentirse bien con la propia imagen ante los demás. Como que afortunadamente uno no es solo una apariencia sino que es una vida portadora de valores y comunicaciones, la imagen puede pasar a un muy segundo plano ante otros factores como la sensibilidad o la originalidad. A groso modo no es la belleza la que mas cuenta en registros de poder, en la ciencia o en la mayoría de profesiones, aunque sin duda ayuda en todas partes. Se sabe que el factor belleza es el primero para conceder determinados puestos de trabajo. De hecho, la llamada buena presencia es exigible como un atributo indispensable para conceder un puesto de trabajo. La figura sin remedio para la restauración desarrolla otras aptitudes. Ahí donde no hay belleza no significa que no haya otros atractivos: inteligencia, sensibilidad, razonamiento, ecuanimidad, amistad... Es importante no sucumbir a la propia imagen ,sea la que sea, de hacerlo se estará atando el cuello a la rueda de molino que es ese espejismo. En cuanto uno valora antes que nada el aspecto fisico de los demás está perdido y subjetivamente quien se cree o se sabe feo/a y a partir de esto deriva descartarse de sus relaciones con lo demás o en determinados ámbitos.
Hay físicos rematadamente feos que han triunfado o triunfan en el mundo del espectáculo y no ostentan ninguna vergüenza por sus aspectos. Además han sacado puntas a sus lápices o partido a sus formas inventando nuevas gestualidades. Se de que en alguna parte han organizado concursos de feos consiguiendo fotogenias de las caras más horribles pero no por eso menos simpáticas. Diane Johnson dijo que la risa es la mermelada que sazona el pan de la vida, le da sabor , le quita sequedad y la hace mas llevadera. Hay una figura feísima y sipatiquísima en Delicatessen de la que un espectador no puede dejar de simpatizar.
La dialéctica de la bella y la bestia se va repitiendo a lo largo de los contelacionarios de distintas maneras. El perfil más guapo si se compara con otros admitirá un margen para las imperfecciones, y el más feo no tiene porque dejar a un lado sus placeres y ventajas del vivir si no se borra de en medio. Con este punto de vista el observador y el hablante no discrimina a los demás en virtud de su semblante sino que accederá y se dejará acceder por todo aquel que tenga algo que decir o sugerir. Eso puede conducir a un proceso en el que perceptualmente tenga mas contactos con adefesios pero interesantes que con bellezas pero no interesantes. Esa proporcionalidad será regulada porque él mismo como objeto observado sea a su turno discriminado por otras miradas en razón a su semblante no apetecible. En resumen, alguien abierto no exuberante pero tampoco definido por la fealdad, puede terminar teniendo mas citas con el adefesio que no con las figuras más bellas. Como que lo más significativo de las relaciones humanas no es la fotogenia compartida con figuras preciosas sino el grado de comunicación alcanzado con el otro, es mas importante la moderacion en todo pero insaciable en el amor por la ciencia, que dijera Maimónides, que no el accésit a las formas corporales extasiantes pero con las musas inspiratrices completamente ausentes.

Volver a “Humor”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 4 invitados