Noticia desde el no-Contacto

JesRICART
Mensajes: 395
Registrado: 15 Oct 2008, 23:45
Ubicación: world/ciberespacio
Contactar:

Noticia desde el no-Contacto

Mensajepor JesRICART » 03 Oct 2018, 19:17

Noticia desde el no contacto.
JesRICART
Cuando viví en Euskadi advertí que la mentira social está estructurada en el mismo lenguaje. Las expresiones mas banales confunden un deseo con una falsa promesa. Lo vi en el uso generalizado del “hasta luego” a modo de despedida incluso en los casos en que de ambas partes se sabía que no habría un luego. Claro que “luego” es un término impreciso. En principio se refiere a un inmediato después, algo que va a suceder dentro del mismo día o a las pocas horas. Es un adverbio legítimamente utilizado para los lugares donde la probabilista de la coincidencia es alta, pero no tiene nada que ver con los encuentros fortuitos y aun menos con los encuentros de un solo contacto. Puede que la palabra encierre algo mistérico y se me escape. En un después a largo plazo sí habrá una reunión transanatómica de todos los seres en medio de la nada o del todo en forma de caldo molecular, pero no es bajo esa perspectiva que se saluda expresando el deseo o admitiendo la posibilidad de otro encuentro. En todo caso, expresar el deseo de otra coincidencia está expresando empatía e interés por el otro aunque sea un desconocido.
En la verdad estadística lo cierto es que un alto porcentaje de deseos de reencuentro no se van a dar y que dejar las relaciones para las coincidencias es como ponerles fin a esas relaciones. El mundo es demasiado grande y las ciudades demasiado densas como para facilitar las coincidencias, mucho más cuando se pertenece a ámbitos de intereses y culturales diferentes. Esto son obviedades. La hipótesis del contacto con el otro por quien no se hace ninguna gestión de localizarlo ni se su lado hace lo que le toque para localizarte, incluye tambien la hipótesis contraria: la del no contacto.
De la mayoría de gente con la que se ha va tratando a lo largo de la vida en distintos ambientes y círculos de relación, etapas biográficas, empresas y compromisos, cursos de formación, viajes o participación en efemérides, grupos conspirativos e inspirativos, tándemes de intimidad,…queda el no contacto. Ese no contacto libera la agenda de actividades tales como el quedar y verse pero deja el espacio de una ausencia en su lugar. Todo el esfuerzo comunicativo que haya podido hacerse y el nivel de empatía que haya podido alcanzarse no son suficientes para continuar con la relación de una manera protagonista, directa y en vivo.
La comunicación es un juego de palabras en la que cada parte le toca emitir las suyas. n cuanto una de las partes deja de hacerlo o manifiesta su confusión por continuar comunicando el juego se acaba. Se me ocurre que eso podría escenificarse en una partida de ajedrez sin normativa con respecto al tiempo en el que cada jugador se pudiera tomar el tiempo que quisiera para mover ficha pudiendo ser horas, días o años. Pues bien, el otro jugador en espera en vez de quedarse in situ esperando el movimiento de ficha seguiría con sus otros asuntos. En cuanto muevas ficha, si llegas a moverla algun dia, avísame -nos podríamos decir los unos a los otros en casi todas las relaciones que entran en una situación de stand by, de parálisis o de finitud.
Antes solía decir de mí que yo no era quien rompía las relaciones, pero es algo que ya no puedo decir con la misma firmeza. Puede que no tomara la iniciativa en romperlas, pero sí en consolidar la distancia. La gente –demasiada gente- me ha demostrado su sumo egoísmo al perder todo interés personal cuando no cumples sus expectativas sean políticas, productivistas, comerciales, cooperativistas o sentimentales.
En una relación comunicativa en profundidad el riesgo que se corre casi siempre al transparentar los verdaderos sentimientos y vitalidad es el de poner en fuga al otro, especialmente si espera de ti convertirte en su pareja fija o en su socio incondicional. La comunicación es una demanda para la que no todo demandante va a estar a su altura, tampoco quienes tratan de unir los conceptos de persona y justicia en el mismo paradigma universal para transformar las relaciones humanas hacia un estadio mejorado. Todas las relaciones humanas son conversaciones, es decir complementar versiones diferentes sobre unas mismas cosas. Eso lo dice Don Tapscott1 para un ámbito tan complejo como el económico, dice que los mercados son conversaciones. Y es que las relaciones personales, intimas y amigas no son tan diferentes de todas las demás relaciones humanas por lo que a las leyes que las regulan se refiere. Rubén Martínez dice de los actuales procesos productivos que su materia prima son la info, la cultura, las relaciones sociales y el saber, todo lo que soporta lenguaje y –añado- es soportado por este lenguaje. Las crisis de vació sobrevienen cuando se deja apostar por un lenguaje de aproximación. Cuando te quedas sin palabras para denominar eventos reduces tu cancha de experiencia para disfrutarlos o aprender de ellos.
Quedarse sin lenguaje para el otro, sea porque se interrumpe el contacto unilateralmente o porque todo lo que se había de decir ya fue dicho, fuera o no completamente entendido, te deja k.o a la vez que liberado. Manuel Machado dijo que su ilusión era tenderse sin ilusión alguna. Y es que la ilusión está contando con atribuciones del otro de las que ese otro no tiene por qué estar de acuerdo ni estar al corriente.
El intento comunicativo interhumano está condenado al fracaso, por eso tenemos la propensión a sustituirlo por sus formas más manejables que suelen ser las envasadas. Nadie está completamente solo por mucho que lo pretenda sin salir con nadie, sin llamar ni que le llamen para quedar. Está rodeado de libros, de música, de canales de emisiones, de pantallas, de archivos,…si todo eso no le basta porque forma parte de una vida de interiores (de puertas para adentro) no tiene más que ir de paseo por la naturaleza donde la vida vegetal y animal le darán estupendas lecciones sobre la existencia emancipada. La emancipación incluye la aceptación del no contacto. Cubrir la ausencia de uno con la creación de otros solo por sentirse acompañado es más de lo mismo en la entelequia del autoengaño.
Hay una gran observación en Elias Canetti en relación a la sucesión de cadenas sustituyendo unas por otras. Dijo que en las raras ocasiones en que los individuos se liberan de sus ataduras suelen caer inmediatamente después en las redes de otras. Eso se demuestra constantemente en partners que rompen para volver a reproducir cada uno por su lado aquello de lo que se separaban solo que con otras intimidades y en otros escenarios. En las relaciones humanas aspirar al grado de excelencia es sumamente difícil. Más bien la excelencia pasa por descargarse de no pocas de ellas siendo el no contacto una manera de reverdecer fuera de los excesos en los que se hubiera caído: repeticiones de palabras y actos constituidos para colmar egos errantes. Lo que José Emilio Pacheco2 dice con respecto a la poesía lo que la que no es excelente es despreciable se debería aplicar a absolutamente todo: a la comida, a los lugares y a las gentes, e incluso a uno mismo. Tan pronto uno deja de tener por retro su excelencia personal pasa a convertirse en parte del problema.

Volver a “Arte”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado